jueves, 16 de diciembre de 2021

Día 11 del juicio de Ghislaine Maxwell: La defensa inició la presentación de los testigos que buscan contrarrestar la narrativa de la fiscalía

   El juicio se reinició este jueves por la mañana después de tres días de descanso debido a conflictos de programación y otras razones.

Por Maibort Petit

  Tal como estaba previsto, la defensa de la socialité británica, Ghislaine Maxwell inició este jueves la segunda fase del juicio con la presentación de los primeros testigos de una lista de 35 personas que declararán para tratar de convencer al jurado que la acusada es un chivo expiatorio de los fiscales neoyorquinos que no pudieron enjuiciar al millonario, Jeffrey Epstein porque éste se quitó la vida en la cárcel antes que iniciara el proceso, donde se le acusaba de haber liderado una empresa criminal piramidal que abusaba de niñas y jóvenes en su intento de satisfacerse sexualmente.

Imágenes suministradas por la oficina de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

    Ghislaine Maxwell ha negado todos los cargos en su contra y la defensa ha sostenido reiteradamente que las mujeres que la acusan ( cuatro en total) han sido víctimas de lapsos de "memoria, manipulación y dinero".

La asistente personal de Epstein 

   La primera mujer que subió al estrado a testificar a favor de Maxwell fue Cimberly Espinosa, una ex-asistente ejecutiva de Epstein de 1996 a 2003. 

   La testigo señaló que trabajó con Ghislaine Maxwell prácticamente todos los días,  y que "la admiraba mucho".

 Espinosa afirmó que nunca vio a Maxwell involucrarse inapropiadamente con niñas menores de edad. 

    Entre las actividades laborales de Espinosa hacía para Epstein, estaba realizar las reservaciones de masajes tanto para Epstein como para Maxwell, pero advirtió que quienes los hacían eran profesionales. 

      A Espinosa le preguntaron sobre Jane, una de las acusadoras que sustentaba el caso contra Maxwell, y la testigo confirmó que conoció a la niña en la oficina de Epstein. Sostuvo que había adivinado que la joven tenía "unos 18 años" y pensaba que estaba en "una relación amorosa" con Epstein.

    De hecho, Espinosa dijo que la madre de Jane, una de las acusadoras de Maxwell, le había dicho que la joven "era la ahijada de Jeffrey".

   La supuestas víctima de Epstein, identificada con el seudónimo de Jane, testificó la semana pasada y sostuvo que le había dado masajes a Epstein que posteriormente se convirtieron en encuentros sexuales cuando tenía 14 años. 

   Jane acusó a Maxwell de "instruirla" sobre cómo le gustaba a Epstein que le dieran masajes y, a veces, de participar en los encuentros sexuales.

   Espinosa afirmó en el interrogatorio de la fiscalía que nunca había estado en la mansión de Epstein en Florida, donde tuvieron lugar muchos de los supuestos encuentros sexuales.

   La testigo afirmó que al inicio Epstein y Maxwell eran pareja, y ella pensaba que eran una pareja era muy coqueta, pero luego, con el tiempo, se alejaron, e inclusive, eran distantes cuando Maxwell salía con otros hombres. También aseguró que Epstein le ordenó que le enviara flores a Celina Midelfart, durante el tiempo que salía con Maxwell.

   Espinosa dijo que cuando se separaron Maxwell tuvo una relación con el empresario multimillonario estadounidense, Ted Waitt. Asimismo, sostuvo que Epstein sostuvo relaciones con otras mujeres que visitaban su oficina en Manhattan, como por ejemplo, la autora británica de libros infantiles Shelley Lewis y otra de sus asociadas, Gwendolyn Beck.

    La testigo repitió en varias  oportunidades que aprendió mucho de su relación con Maxwell y que inclusive, se divirtió trabajando para ella, a pesar de ser una jefa "exigente" en su trabajo como administradora de las propiedades de Epstein.

    Entre las tareas que realizaba Maxwell como empleada de Epstein estaba la organización de los viajes del magnate, administrar las casas abastecidas y mantener disponibles las comidas favoritas en las casas de Nueva York y Florida.

  Entre otros aspectos, Espinosa dijo que Epstein era un hombre generoso que pagó la matrícula de los hijos de sus empleados, y que incluso, en ocasiones entregó boletos gratis para ver "El Rey León" en Broadway a todo su personal.

    Cuando se le preguntó a Espinosa si alguna vez vio a Maxwell o Epstein "involucrados en alguna mala conducta" la mujer respondió "Nunca".

  Una vez que el abogado defensor de Maxwell, Christian Everdell terminó su interrogatorio, la fiscal federal adjunta Lara Pomerantz trató de convencer al jurado de que Espinosa era una testigo irrelevante preguntándole solo si alguna vez había trabajado en alguna de las casas de Epstein.

Una psicólogo

   En la segunda parte de la jornada, testificó la Dra. Elizabeth Loftus, profesora de psicología en la Universidad de California, Irvine, que explicó al jurado el proceso que viven las personas cuando sufren un trauma, suelen tener a posteriori recuerdos de eventos traumáticos, como los descritos por los acusadores de Maxwell, que a menudo se reconstruyen ellas mismas. Su investigación sugiere que las víctimas no recuperar esos recuerdos.

  Loftus sostuvo que las personas que sufrieron un trauma, que recuerdan recuerdos "con frecuencia nos recuerdan a nosotros mismos de una manera mejor de lo que tal vez sea exacto". 

   Asimismo, advirtió que la cobertura de los medios puede actuar como "una fuente de sugerencia posterior al evento traumático".

    Loftus explicó que los llamados "recuerdos periféricos" de un evento traumático pueden olvidarse, los "recuerdos centrales" del evento pueden, de hecho, hacerse más fuertes.

        En la presentación de la Dra. Loftus se informó al jurado que la profesional ha participado en más de 300 juicios de defensa criminal, en representación de clientes de alto perfil como Harvey Weinstein y  OJ Simpson

Demasiado frágil para testificar

   Ghislaine Maxwell, a través de un portavoz, ha informado que no tomará el stand para declarar en su propia defensa, porque su salud había empeorado y se siente demasiado frágil para testificar, según publicó el periódico Mirror del Reino Unido.

   La familia y sus abogados han denunciado en repetidas ocasiones que la tratan mal mientras está detenida y la mantienen en condiciones inhumanas, incluso han suplicando a las Naciones Unidas y al Fiscal General de los Estados Unidos para que intervenga y vigile las situación de su reclusión.

   En una declaración de la defensa se argumenta que Maxwell recibe malos tratos en la cárcel porque el gobierno necesita un chivo expiatorio por los delitos cometidos por Epstein, el exnovio y socio comercial de Ghislaine.

   Epstein fue condenado por delitos sexuales en el estado de Florida en 2008, pero murió por suicidio en la cárcel en 2019 mientras esperaba el juicio por cargos federales de tráfico sexual.

   Maxwell fue arrestada en Estados Unidos en julio de 2020 y enfrenta cargos de tráfico sexual y perjurio. Si es declarada culpable de los seis delitos que le imputan podría enfrentar una condena de 80 años en prisión.


miércoles, 15 de diciembre de 2021

Claves para comprender el caso de Nervis Villalobos Cárdenas

  Su nombre está asociado a diversas denuncias de corrupción en el sector eléctrico venezolano y en PDVSA, lo cuales han significado la pérdida de millones de dólares del erario público.

Por Maibort Petit

 

  Tal como lo hemos venido haciendo en las últimas entregas con los protagonistas de sonados casos de corrupción, presentamos en esta ocasión los puntos clave del caso criminal de Nervis Villalobos, el cual se ventila en la Corte del Distrito de Texas-División Houston.

Perfil de Nervis Villalobos Cárdenas

  Nacido en Maracaibo y casado con Milagros Coromoto Torres, Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas, es un ingeniero eléctrico egresado de la Universidad del Zulia, quien trabajó en Enelven, donde llegó a ocupar importantes cargos gerenciales.

  En la gestión de Alí Rodríguez Araque, fue designado director general de Energía del Ministerio de Energía y Minas y, luego, cuando el referido despacho fue asumido por Rafael Ramírez, Villalobos ocupó el viceministerio de Energía Eléctrica. Desde esta última posición, se encargó de desarrollar diversos planes de incremento de la generación eléctrica, entre ellos el de La Vueltosa en los estados Mérida y Táchira. Es por la presunta comisión de irregularidades en este y otros proyectos eléctricos, que su nombre empieza a protagonizar una serie de denuncias de corrupción.

   En 2003, la Consultoría Jurídica de la Fundación para el Desarrollo del Servicio Eléctrico (Fundelec), alertó sobre supuestas irregularidades en la ejecución de 8 mil millones de bolívares que el Ministerio de Energía y Minas destinó a un contrato para una campaña de concientización del ahorro energético destinada a varios canales de televisión. Villalobos Cárdenas habría suscrito dichos contratos sin tener facultades para ello. El caso también fue investigado por la Contraloría General de la República y el Ministerio Público.

En boca de Luis Tascón y amigo de los bolichicos

  El fallecido diputado oficialista, Luis Tascón, lo denunció en 2007 por contratar empresas que han incurrido en malversación de fondos en la construcción de la central eléctrica Fabricio Ojeda, conocida como La Vueltosa y acusó una presunta estafa de USD 60 millones en dicho proyecto.

  También el exembajador de Estados Unidos en Venezuela, Otto Reich, lo señaló de ofertar sobornos de parte de la empresa Derwick Associates ante el exministro Rafael Ramírez. Villalobos lo negó y sostuvo que su trabajo se limitaba a la asesoría.

  Igualmente, se le vinculó a supuestos hechos de corrupción en la construcción la planta de generación Termozulia IV, ubicada en el Complejo Termozulia, en el municipio La Cañada de Urdaneta de esa entidad.

Lluvia de denuncias

  Nervis Villalobos también figura entre los jerarcas del gobierno venezolano involucrados en los escándalos de el Banco Privado de Andorra y el Banco de Madrid, según refirió el diario El Mundo (España) en 2015.

  Se trataría de millonarias comisiones supuestamente obtenidas de las contrataciones irregulares la empresa española Duro Felguera que en 2009 para construir la central eléctrica El Sitio en los Valles del Tuy, Miranda, por más de USD 2.000 millones. El caso lo investiga la jueza de instrucción de delitos económicos, Canólic Mingorance Cairat, de la Sección de Instrucción Especializada I de la Bastilla de Andorra[1].

  También habría tenido que ver con el caso de los empresarios cubano-americanos Luis Díaz Jr. y Luis Javier Díaz, padre e hijo, sentenciados en Nueva York por ayudar a lavar millones de dólares a funcionarios y exfuncionarios del gobierno venezolano[2].

USD 1,5 en relojes

  Un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera d’Andorra (Uifand) fechado en septiembre de 2020, refiere que Nervis Villalobos Cárdenas gastó USD 1,5 millones en el año 2011 en la compra de relojes de las marcas Rolex, Cartier, Chopard y Breguet.

  El objetivo de la adquisición habría sido el banqueo de dinero a través de un joyero sometido a ahora a un proceso de investigación[3].

Los cargos

   En febrero de 2018, junto a Luis Carlos de León Pérez, César David Rincón Godoy, Alejandro Istúriz Chiesa y Rafael Ernesto Reiter Muñoz, Nervis Villalobos Cárdenas fue acusado en la Corte del Distrito de Texas-División Houston de la supuesta comisión de delitos de conspiración para cometer lavado de dinero; lavado de dinero; y conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.


   Estos exfuncionarios venezolanos habrían participado en un esquema internacional de lavado de dinero que involucra sobornos para asegurar contratos de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

  Luis Carlos De León Pérez, Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas, César David Rincón Godoy y Rafael Ernesto Reiter Muñoz, fueron arrestados en España en octubre de 2017 por las autoridades d e la nación ibérica en atención a las órdenes emitidas por el tribunal de Texas.

  Villalobos Cárdenas permanece bajo custodia española pendiente de extradición a los Estados Unidos.

Argumentos de la acusación

   Según la documentación de las autoridades estadunidenses, los cinco acusados se conocían como el "equipo de gestión" de PDVSA el cual conspiró entre sí y otros para solicitar a varios proveedores de petrolera estatal venezolana —entre algunos residentes de los Estados Unidos y con empresas de su propiedad y control— sobornos a cambio de la aprobación de contratos y asistencia en relación con su negocio con la empresa.

   Agrega la acusación que los co-conspiradores lavaron los ingresos del plan de soborno a través de una serie de transacciones financieras internacionales complejas, incluso a través de cuentas bancarias en los Estados Unidos, y, en algunos casos, los avances en el soborno ingresan a La forma de transacciones inmobiliarias y otras inversiones en EE. UU.

  La acusación refiere que Roberto Enrique Rincón Fernández y Abraham José Shiera Bastidas, enviaron más de USD 27 millones en pagos de sobornos a una cuenta en Suiza de la cual de León y Villalobos eran firmantes autorizados. Dichos fondos se transfirieron más tarde a otras cuentas también en Suiza. Tanto Roberto Rincón como Shiera se declararon culpables en el distrito sur de Texas a los cargos de FCPA en relación con un plan para sobornar a los funcionarios PDVSA.

Narcotráfico

   El 26 de marzo de 2020, la Administración para el Control de Drogas (DEA) acusó a varias personas cercanas a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, de mantener relaciones con el narcotráfico, pero Villalobos Cárdenas lo negó tajantemente.

"Ni he estado, ni estoy ni estaré investigado por narcotráfico", le aseguró a El Mundo, pese a que la DEA lo incorporó a un esquema en el que sitúa a los dirigentes chavistas que habrían convertido a Venezuela en "un narcoestado que auspicia el terrorismo, uniéndose a las FARC [antigua guerrilla colombiana] para exportar toneladas de cocaína a EEUU"[4].

Suiza le niega residencia

  En marzo de 2021, las autoridades de Suiza le negaron a Nervis Villalobos y su familia, un permiso de residencia que introdujo en 2016.

  La Secretaría de Estado de Migración recomendó al Tribunal Administrativo Federal de Suiza no admitir la solicitud, pues podría verse perjudicada la reputación del país y amenazar el orden y la seguridad interna en esa nación, en razón de que Villalobos es objeto de un proceso judicial por corrupción y lavado de dinero. El tribunal acogió la recomendación.

Testigo en caso de Modoro

  En septiembre de 2021, Nervis Villalobos declaró en calidad de testigo ante la Audiencia Nacional de España sobre el caso que en esa instancia judicial se investiga sobre el exembajador español en Venezuela, Raúl Modoro, quien supuestamente entre 2011 y 2015 habría recibido más de 4,5 millones de euros de PDVSA.

  Dijo que no conocía a Modoro hasta que la policía española lo contactó para pedirle ayuda sobre las presuntas comisiones de la petrolera venezolana PDVSA.

  Durante un allanamiento, la policía encontró en la residencia de Villalobos un contrato de los Modoro con PDVSA que, según Villalobos estaba en su poder porque se lo entregó la propia policía española en 2016 para que suministrara información sobre los firmantes.

REFERENCIAS

[1] Venezuela Política. “Así pasaron miles de millones de PDVSA a las cuentas bancarias del BPA de exfuncionarios chavistas”. 8 de mayo de 2018. https://www.maibortpetit.info/2018/05/asi-pasaron-miles-de-millones-de-pdvsa.html


 


[2] Venezuela Política. “Jurado declaró culpable a dos empresarios que ayudaron a lavar millones de dólares a funcionarios chavistas en Miami”. 16 de noviembre de 2017. https://www.maibortpetit.info/2017/11/jurado-declaro-culpable-dos-empresarios.html


[3] El Pitazo. “Nervis Villalobos: el exviceministro de Energía que busca EE. UU.”. 5 de noviembre de 2021. https://elpitazo.net/politica/nervis-villalobos-el-exviceministro-de-energia-que-busca-ee-uu/


 


[4] El Mundo. “El ex viceministro de Chávez se defiende de la acusación de EEUU: ‘Ni he estado, ni estoy, ni estaré investigado por narcotráfico’". 8 de abril de 2020. https://www.elmundo.es/internacional/2020/04/08/5e8c890721efa094668b46ce.html

martes, 14 de diciembre de 2021

Ghislaine Maxwell presentará 35 testigos ante el jurado del tribunal de Nueva York

  La defensa sostiene que los delitos que se le imputan a su cliente corresponden a Epstein y no a ella.

Por Maibort Petit

   La defensa de la socialité inglesa, Ghislaine Maxwell presentará frente al panel de jurados unos 35 testigos que explicarán por qué  las acusaciones de los fiscales federales de los Estados Unidos son falsas y la exnovia de Jeffrey Epstein es inocente, según se desprende de un documento presentado por los abogados a la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

  En el documento, la defensa encabezada por Bobbi Sternheim específica que contará con la testificación de 35 personas, cuyas identidades no serán reveladas por razones de seguridad. Los fiscales se oponen a dicha petición.

  El abogado de Maxwell alega que "el fallo del tribunal sobre este tema puede afectar la voluntad de estos testigos de testificar, comprometiendo así el derecho de la Sra. Maxwell a presentar su defensa".

   En los documentos de la corte no aparece la lista de los testigos que Maxwell plantea presentar para su defensa. 

  En las dos primeras semanas del juicio, los fiscales llamaron a 24 testigos que declararon contra Maxwell, incluyendo cuatro supuestas víctimas.

  Generalmente, en los juicios de este tipo, los fiscales presentan más testigos para que testifiquen debido a que es el gobierno, como parte acusadora, el que tiene que probar, más allá de toda duda razonable, que el acusado es culpable. 

  Este sería uno de los pocos casos en los que la defensa presenta más testigos que los fiscales. 

  En una carta enviada por los fiscales a la juez Alison Nathan, solicitaron que la corte ordene a la defensa que proporcione información sobre los testigos previstos para el jueves y viernes de esta semana.

    La fiscal del caso, Lara Pomerantz  recordó que el gobierno presentó ante el jurado el testimonio de cuatro supuestas "víctimas menores" de Maxwell. Aunque la juez Nathan dictaminó durante el juicio que sólo dos de las acusadoras de Maxwell podían ser considerados realmente "víctimas". Esas dos acusadoras, que testificaron usando los nombres de Jane y Carolyn, dijeron que tenían 14 años cuando Epstein y Maxwell abusaron de ellas.

   La juez le dijo al jurado que otras dos acusadoras, Kate y Annie Farmer, solo son testigos debido a las leyes sobre la edad de consentimiento en Londres y Nuevo México, donde tuvo lugar el presunto abuso de Epstein y Maxwell. Ambas mujeres testificaron que Epstein y Maxwell las obligaron a recibir masajes sexualizados con Epstein cuando eran adolescentes.

 Maxwell dice que es otra víctima de Epstein

    De las acusaciones en su contra, Maxwell se defiende declarándose como una víctima más del magnate condenado por tráfico de menores, una afirmación que contradicen las afirmaciones de cuatro mujeres abusadas por él, quienes aseveran que Maxwell se encargó de su reclutamiento, así como de engañarlas y someterlas a preparación antes de ser entregadas al hombre para ser abusadas cuando eran menores de edad entre 1994 y 2004.

  El Departamento de Justicia sostiene que Maxwell tenía conocimiento pleno de que las mujeres que reclutaba eran menores de edad, especificando que una de ellas tenía sólo 14 años. Tal testimonio contradice lo dicho por la defensa que, aunque admite el reclutamiento de masajistas sexuales, niega que sabía que se trataba de menores de edad.

   La supuesta sociedad entre Epstein y Maxwell habría permitido a esta constituir toda una red de tráfico sexual de menores de edad entregadas al disfrute del empresario. Los primeros señalamientos en contra de la socialité ocurrieron en julio de 2020, cuando se le acusó de incitación y conspiración para incitar a menores a viajar para participar en actos sexuales ilegales, transporte y conspiración para transportar menores con la intención de participar en actividades sexuales delictivas desde 1994 hasta 1997. A esta después se sumaron cargos por tráfico sexual, dado que se dijo que Maxwell mantuvo una relación con una niña de 14 años en varias ocasiones en la localidad de Palm Beach, Florida. Allí habría alentado a la menor a que participara en el reclutamiento de otras niñas para llevaran a cabo "masajes sexualizados" a Jeffrey Epstein.

   De ser encontrada culpable de los seis cargos por el jurado, Maxwell podría ser sentenciada hasta un máximo de 70 años de cárcel, al comprobarse que, efectivamente, dirigía una empresa de tráfico sexual en Manhattan y Palm Beach entre 2002 a 2005. Supuestamente abandonó la red cuando Epstein fue arrestado en julio de 2019.

  Los documentos judiciales señalan que supuestamente Maxwell se ganaba la confianza de las menores invitándolas a ir de compra o llevándolas al teatro. Cuando ya creaba los vínculos, persuadía entonces a las jóvenes para que dieran masajes a Epstein estando desnuda. Esto habría ocurrido en las residencias del hombre ubicadas en Londres, en Manhattan, Palm Beach y Nuevo México.

  Las acusaciones de los fiscales refieren que Ghislaine Maxwell estuvo directamente involucrada en algunos de los abusos que la Víctima Menor 1 alega haber sufrido. Esta última dice que conoció a Maxwell a la edad de 14 años y aseguró que fue abusada sexualmente por Jeffrey Epstein en sus propiedades en Nueva York y Florida.

  La demandada habría involucrado a la niña en los "masajes sexualizados" a Epstein, supuestamente se habría desnudado frente a la menor y habría presenciado cuando la Víctima Menor 1 se desnudó frente al empresario.

    Entretanto, la Víctima Menor 2 habría viajado a Nuevo México en 1996 al rancho de Epstein, donde presuntamente esta habría abusado de ella. En este caso, Maxwell habría preparado a la niña con un masaje no solicitado cuando se encontraba medio vestida. La demandada habría alentado a Víctima Menor 2 a darle un masaje a Epstein.

  Pero por instrucciones de la juez Nathan, el jurado deberá tener presente que no podrá condenar a Ghislaine Maxwell sustentándose en el testimonio de la conducta sexual entre Epstein.  

   Víctima Menor 3, una mujer que para el momento de los hechos tenía 17 años, es decir una edad por encima de la establecida como de consentimiento, sería determinante para probar el cargo de conspiración general para atraer a menores a participar en una conducta sexual ilegal. Esto en razón de que Maxwell se habría hecho amiga de ella y la habría preparado para su encuentro sexual con Epstein en Londres.

   Entretanto, Víctima Menor 4 supuestamente conoció a Maxwell cuando tenía 14 años, edad en la que habría sido reclutada por la demandada para que le suministrara masajes sexualizados a Epstein en Palm Beach. Esto habría ocurrido entre 2001 y 2004, y la Víctima Menor 4 habría recibido cientos de dólares en efectivo como pago.

¿Quién es Ghislaine Maxwell?

  Nació en Maisons-Laffitte, Francia, el 25 de diciembre de 1961 y su nombre de pila es Ghislaine Noelle Marion Maxwell, educada en la Universidad de Oxford, Inglaterra, habla varios idiomas y posee las nacionalidades británica, estadounidense y francesa.

   Es una socialité, integrante del jet set británico, hija menor del multimillonario Robert Maxwell a cuya muerte en 1991, se mudó a los Estados Unidos, donde conoció y se relacionó con Jeffrey Epstein. En razón de que desde joven cultivó amistades en la clase alta, habría sido ella quien le presentó a Epstein a sus amigos ricos y poderosos.

 En principio, Maxwell y Epstein se habrían vinculado sentimentalmente, pero luego esta relación se transformó a la de asistente y confidente. Cuando el hombre fue acusado, comenzó a alejarse de él.

El arresto

  Ghislaine Maxwell fue arrestada en New Hampshire el 2 julio de 2020[1], fecha desde la cual ha sido mantenida en custodia.

  La detención corrió por cuenta del FBI, el cual derribó la puerta de una casa ubicada en 156 acres en Bradford, New Hampshire, lugar al que llegaron siguiendo la señal de su teléfono celular. La casa habría sido comprada durante un viaje de Maxwell de dos horas unos meses después de la muerte de Epstein en 2019. La negociación se haría realizado en efectivo a través de una empresa.

  Lo cierto es que sobre su dirección se han tejido muchas conjeturas, ubicándola en diversos escenarios. Pero, al parecer su residencia estaba en Manchester-by-the-Sea, Massachusetts, en la costa de Boston.

  Con lo que, se deduce, se ocultó manteniéndose a la vista todo el tiempo, pues eran comunes las reseñas de prensa sobre ella en diversos sitios y situaciones. "Ella no estaba huyendo de la policía", dijo su hermano Ian, pero la fiscalía asegura que, entre 2017 y 2020, tomó "al menos 15 vuelos internacionales" al Reino Unido, Japón y Qatar.

  Se sabe que en 2016 vendió una casa adosada en el 116 East 65th Street de Nueva York por unos USD 15 millones. Se trata de una propiedad registrada a nombre de una empresa.

Los cargos

   Conspiración para atraer a menores a viajar para participar en actos sexuales ilegales; Seducir a un menor de edad para que viaje y participe en actos sexuales ilegales; Conspiración para transportar a un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; Transporte de un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; tráfico sexual de menores; y conspiración de tráfico sexual.

  Además, Maxwell enfrenta dos cargos de perjurio, pues el gobierno sostiene que mintió bajo juramento al momento de ser consultada previamente sobre asuntos relacionados con Epstein. En total, son ocho cargos federales, habiendo decidido el tribunal de causa abordar los dos cargos perjurio en un juicio aparte.

Cuatro negativas de fianza

   En cuatro oportunidades Ghislaine Maxwell ha solicitado el beneficio de libertad bajo fianza — la última de ellas el pasado 9 de noviembre—  habiendo sido todas denegadas, en razón de que la demandada es poseedora de múltiples ciudadanías, entre ellas la del Reino Unido, "una nación que no parece extraditar a sus ciudadanos".

  En su reiterados intentos por lograr que se le otorgue la fianza, Maxwell ofreció renunciar a sus ciudadanías extranjeras, poner su dinero bajo supervisión, pero la corte se ha negado.

  La juez del caso ha argumentado para su negativa la "capacidad extraordinaria para evadir la detección" que posee la demandada, un razonamiento que se sustenta en el hecho de que durante años se desconoció su paradero, aunque esencialmente estuvo a la vista todo el tiempo.

   Es bueno apuntar que la juez de la causa, Alison Nathan, manifestó su firme decisión de mantener el juicio por buen camino. Desde su designación en el caso, ha emitido una serie de fallos , entre ellos, permitir que los fiscales utilicen la palabra "víctima" al hablar de los acusadores de Maxwell, así como permitir que dichos acusadores testifiquen de forma anónima utilizando seudónimos.

  Además de sus negativas de fianza, Alison Nathan se ha dedicado a revisar minuciosamente cada documento presentado tanto por fiscales como por defensores. Le concedió a Maxwell mantener en secreto la información "sensacional" no revelada contenida en los documentos judiciales y las transcripciones. Igualmente ha limitado algunas de las redacciones propuestas por los fiscales

En la cárcel vigilada

  Así que, Ghislaine Maxwell, en virtud de las negativas del Tribunal de concederle la libertad bajo fianza, ha permanecido desde su arresto y así seguirá por lo menos durante los días que dure el juicio, en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn en la ciudad de Nueva York.

  Allí es vigilada permanentemente por los custodios, quienes la iluminan con una linterna para certificar que no haya tomado la misma decisión que su compañero Jeffrey Epstein, quien se suicidó en el mismo penal el 10 de agosto de 2019.

  Maxwell, a través de sus abogados, ha denunciado infrahumanas condiciones de reclusión, argumentando que no se puede comunicar adecuadamente con sus defensores y que tampoco recibe su correo con prontitud, además de que las condiciones del lugar donde se encuentra son desalentadoras, insalubres e inseguras.


Claves para entender el caso criminal de Clíver Alcalá Cordones

   De ser uno de los colaboradores más cercanos del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez, el mayor general en situación de retiro ahora se expone como fuerte enemigo del heredero del militar golpista. Quien enfrenta cargos de tráfico de drogas como miembro del Cartel de los Soles, fue excluido de la lista de “capos del narcotráfico” por el Departamento del Tesoro.

Por Maibort Petit
   A continuación, presentamos una serie de puntos claves que servirán a los lectores de Venezuela Política para entender el caso del mayor general, Clíver Alcalá Cordones, que se ventila en el Tribunal para el Distrito Sur de Nueva York.

¿Quién es Clíver Alcalá Cordones?

  Fue uno de los militares que acompañó a Hugo Chávez Frías en la asonada golpista con el gobierno de Carlos Andrés Pérez el 4 de febrero de 1992.

  Clíver Antonio Alcalá Cordones nació en Tinaco, estado Cojedes, Venezuela, el 21 de noviembre de 1961. Alcanzó el grado de mayor general, luego de haber egresado como oficial de la Academia Militar de Venezuela.
   Ocupó puestos claves en claves en la administración de Chávez, habiendo encabezado en 2002, la intervención de la Policía Metropolitana, entonces bajo el mando del alcalde Alfredo Peña. En 2008 fue jefe de la Guarnición de Valencia y después fue líder de la Guarnición de Maracay. Fue señalado por el exmagistrado del Tribunal Superior de Justicia, Eladio Aponte Aponte, de estar incurso en delitos de narcotráfico. En 2013 fue comandante general de la Región de Defensa Integral Guayana (REDI-Guayana).

La entrega

  Clíver Alcalá se entregó ante la Dirección Nacional de Inteligencia de Colombia el 27 de marzo de 2020, un hecho que ocurrió luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo integrara a la lista de solicitados y ofreció USD 10 millones de recompensa por su captura.

  Finalmente, Alcalá Cordones se entregó a la DEA y fue extraditado a Nueva York para ser procesado judicialmente.

La acusación

   El 26 de marzo de 2020, Clíver Alcalá Cordones, fue acusado por el gobierno de los Estados Unidos por supuestamente participar, junto a Nicolás Maduro y otros altos jerarcas de su régimen y aliados ideológicos —Diosdado Cabello, Hugo Carvajal, Luciano Martín Arango, alias “Iván Márquez”, y Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich”— de participar en delitos de narcotráfico.

  En total, fueron acusados 14 funcionarios venezolanos, indicándose que Clíver Alcalá era uno de los lugartenientes de Maduro que actuaba —con todo el clan— para “inundar Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar de nuestra nación. Maduro usó cocaína de forma muy deliberada como arma”, de acuerdo a lo argumentado por los fiscales.

Ante la justicia: Los cargos

   Los cargos en contra de Alcalá Cordones —a consecuencia de la pandemia por Covid-19— se le dieron a conocer por vía telefónica el 31 de marzo de 2020 ante el juez accidental de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Paul E. Davison, habiéndose declarado inocente de los mismos, pero manifestó su disposición a colaborar con la justicia estadounidense, lo que dio inicio a su proceso judicial.

   En junio de ese año 2020, los fiscales solicitaron reprogramar la fecha de la audiencia de presentación de Alcalá Cordones, prevista para el 26 de junio del citado año. Ante el juez de la causa, Alvin K. Hellerstein, solicitó un abogado de oficio por no tener dinero para pagar una defensa privada y el 2 de agosto el juez lo aprobó, pero le pidió demostrar que, ciertamente, no dispone de los medios económicos para pagar los abogados que lo venían representando.

   Los cargos presentados contra Clíver Alcalá Cordones son: (1) participar en una conspiración de narcoterrorismo, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 20 años y un máximo de cadena perpetua en prisión; (2) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, lo que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años y un máximo de cadena perpetua; (3) usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos en apoyo de las conspiraciones de narcoterrorismo e importación de cocaína, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 30 años y una pena máxima de cadena perpetua; y (4) conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover las conspiraciones de narcoterrorismo e importación de cocaína, que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua en prisión.

De socios a enemigos

   De participar en la asonada militar y luego del oficialismo chavista que se instituyó en Venezuela desde el ascenso de Hugo Chávez al poder, de compartir con su heredero, Nicolás Maduro, supuestamente, en actividades de narcotráfico a través del Cartel de los Soles, Alcalá Cordones se declaró enemigo del dictador venezolano.

  Quien fuera uno de los hombres de confianza del finado expresidente, Hugo Chávez, se habría deslindado de su sucesor a quien ahora combate desde todas las instancias.

  De hecho, él y otros exministros de Hugo Chávez conformaron la “Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana” y se pronunciaron en contra de Maduro, advirtiendo el “avance gradual pero sostenido y permanente en la limitación y eliminación de los derechos constitucionales de los ciudadanos y ciudadanas y de las organizaciones del pueblo venezolano”[6].
  Tras el deslinde con el régimen de Maduro, Clíver Alcalá huyó a Barranquilla, Colombia, donde vivió dos años hasta el 27 marzo de 2020, fecha en la que se entregó a las autoridades de ese país para ser extraditado a los Estados Unidos. Entonces, acusó al mandatario de emprender una campaña de destrucción en su contra.

Los hechos y argumentos de la acusación

  Las actividades de narcotráfico entre Alcalá Cordones y Nicolás Maduro habrían comenzado —de acuerdo a los documentos del tribunal— en 1999 y se extendieron hasta 2020, por lo que la supuesta ruptura con el mandatario tendría que haber ocurrido para esta última fecha.

   Los imputados, según la acusación, participaron en una conspiración narcoterrorista corrupta y violenta de la que formaron parte el Cartel de los Soles venezolano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Este última se convirtió en uno de los mayores productores de cocaína del mundo y perpetró actos de violencia contra ciudadanos y bienes de Estados Unidos. Entretanto, el Cartel de los Soles es una organización venezolana de narcotráfico compuesta por funcionarios venezolanos de alto rango que corrompieron la institucionalidad para facilitar la importación de toneladas de cocaína a EE. UU.
  Maduro, Alcalá Cordones, Carvajal barrios, Cabello Rondón actuaron como líderes y gerentes del referido Cartel de los Soles y la conspiración narcoterrorista de las FARC.

  La acusación describe una serie de eventos desarrollados a partir de las instrucción que en 2005 el finado Hugo Chávez dictó a Nicolás Maduro, para entonces diputado de la Asamblea Nacional, así como a jueces —juez que se negara debía ser destituido—y otros altos funcionarios para que protegieran a las FARC. Ese año Venezuela finalizó su colaboración con la DEA.

    En 2006 Chávez nombró a Maduro como Canciller y ese mismo año las FARC le pagaron a este USD 5 millones en ingresos provenientes de la droga, a través de un tercero, en relación con un esquema de lavado de dinero que formaba parte de la conspiración del narcoterrorismo. En 2008, Diosdado Cabello, Hugo Carvajal y Clíver Alcalá acordaron en una reunión que este último asumiría funciones adicionales coordinando las actividades de narcotráfico del Cartel de Los Soles y las FARC.

Apoyo a Guaidó

  Dos días antes de su arresto en Colombia, las autoridades neogranadinas incautaron un arsenal de armas que, supuestamente, estaba destinado a una operación para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro.

  Presuntamente, Clíver Alcalá Cordones participó en este movimiento en el que también formó parte Juan Guaidó quien con Juan José Rendón suscribió un contrato con un mercenario estadouninense para que comandara la operación de derrocamiento[1]. Juan Guaidó negó tener relación con Cliver Alcalá y el armamento en Colombia[2].

Proceso judicial accidentado

  Desde su inicio el juicio contra Clíver Alcalá Cordones en la Corte del Distrito Sur de Nueva York ha sufrido múltiples demoras y aplazamientos.

   En varias oportunidades se ha anunciado la reprogramación de las conferencias de estado en que las partes deben comparecer ante el juez de la causa.

   El 29 de julio de 2021, el Juez de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Alvin K. Hellerstein, ordenó el aplazamiento de la conferencia de estado inicialmente programada para el 4 de agosto de 2021, hasta el 23 de agosto de 2021 a las 12:00 p.m.

  El 19 de agosto de 2021, Alvin K. Hellerstein, juez para el Distrito Sur de Nueva York, ordenó el aplazamiento de la conferencia que previamente había sido programada para el 23 de agosto de 2021 a las 10:30 a. m. y la reprogramó para el 27 de septiembre de 2021 a las 10:30 a.m., quedando excluido el tiempo hasta esta última fecha, en interés de la justicia.

  El 29 de septiembre de 2021, el juez del Distrito Sur de Nueva York, Alvin Hellerstein, estableció el cronograma de acciones a seguir en proceso judicial. Programó para el el 1 de diciembre de 2021 la ptesentación de mociones por el gobiern, mientras que el acusado debía deberá presentar cualquier oposición a esa moción a más tardar el 8 de diciembre de 2021. El magistrado fijo el 13 de diciembre de 2021 como la fecha tope para el Alcalá Cordones presente cualquier otra moción, además de un calendario de sesiones informativas.

  Lo cierto es que mientras todos estos aplazamientos tenían lugar, se especuló fuertemente que Clíver Alcalá Cordones negociaba con la fiscalía su supuesta declaración de culpabilidad a cambio de información que ayude al gobierno de Estados Unidos a estructurar el caso contra Nicolás Maduro y Diosdado Cabello[3]. El militar negó la especie[4], pero el pasado 1 de diciembre de este año 2021, el Departamento del Tesoro de EE. UU. retiró al exgeneral venezolano de la lista de “capos del narcotráfico”, según informó el periodista Joshua Goodman, con lo que podrían presumirse avances en las negociaciones, aun cuando en el tribunal, el militar no haya dado indicios de admitir sus culpas[5].

REFERENCIAS

[1] Venezuela Política. “Se inicia en Nueva York el proceso judicial contra Cliver Alcalá Cordones, presentación inicial se hizo vía telefónica”. 31 de marzo de 2020. https://www.maibortpetit.info/2020/03/se-inicia-en-nueva-york-el-proceso.html


[2] Venezuela Política. “Conoce los últimos detalles del caso de Cliver Alcalá Cordones en corte de Nueva York”. 29 de junio de 2020. https://www.maibortpetit.info/2020/06/conoce-los-ultimos-detalles-del-caso-de.html


[3] Venezuela Política. “Cliver Alcalá Cordones pide a la corte un abogado de oficio porque no tiene dinero para pagar los privados”. 29 de junio de 2020. https://www.maibortpetit.info/2020/06/cliver-alcala-cordones-pide-la-corte-un.html


[4] Venezuela Política. “Juez de Nueva York ordena a Cliver Alcalá Cordones demostrar que no tiene dinero para pagar su defensa”. 2 de julio de 2020. https://www.maibortpetit.info/2020/07/juez-de-nueva-york-ordena-cliver-alcala.html


[5] Department of Justice. “Nicolás Maduro Moros and 14 Current and Former Venezuelan Officials Charged with Narco-Terrorism, Corruption, Drug Trafficking and Other Criminal Charges”. 26 de marzo de 2020. https://www.justice.gov/opa/pr/nicol-s-maduro-moros-and-14-current-and-former-venezuelan-officials-charged-narco-terrorism


[6] Policía Nacional de Colombia. “Incautamos un gran cargamento de armas de fuego”. 25 de Marzo de 2020. https://www.policia.gov.co/noticia/incautamos-gran-cargamento-armas-fuego


[7] Infobae. “El general venezolano Clíver Alcalá Cordones se entregó en Colombia y será extraditado a los Estados Unidos”. 27 de marzo de 2020. https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/03/27/el-general-venezolano-cliver-alcala-cordones-se-entrego-en-colombia-y-sera-extraditado-a-los-estados-unidos/


[8] El Nacional. “Juan Guaidó negó tener relación con Cliver Alcalá y el armamento en Colombia”. 29 de marzo de 2020. https://www.elnacional.com/venezuela/juan-guaido-nego-tener-relacion-con-cliver-alcala-y-el-armamento-en-colombia/


[9] El Nacional. “Clíver Alcalá Cordones discute declararse culpable en Estados Unidos”. 17 de septiembre de 2021. https://www.elnacional.com/venezuela/cliver-alcala-cordones-discute-declararse-culpable-en-estados-unidos/


[10] El Nacional. “Clíver Alcalá Cordones no tiene intención de declararse culpable”. 27 de septiembre de 2021. https://www.elnacional.com/venezuela/cliver-alcala-cordones-no-tiene-intencion-de-declararse-culpable/

[11]  Departamento del Tesoro de EEUU saca a Cliver Alcalá Cordones de la lista ‘capos del narcotráfico. 1 de diciembre de 2021. 

domingo, 12 de diciembre de 2021

Tribunal ordena a PDVSA pagar deuda de 63.5 millones de dólares a Red Tree Investment

  Por Maibort Petit

  Un juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York condenó a Petróleos de Venezuela (PDVSA) a pagar casi 63.5 millones de dólares a Red Tree Investments LLC por concepto de una deuda e intereses por servicios prestados y que no fueron pagados de acuerdo a lo establecido en los contratos firmados por la petrolera venezolana.

 Red Tree Investments LLC demandó a PDVSA en 2019 por incumplimiento en el pago de 182 millones de dólares en préstamos.

  Según el dictamen del juez Kevin Castel, PDVSA  no cumplió con el pago de las obligaciones legales que contrajo con Red Tree Investment LLC.

  El juez Castel sostiene en su dictamen que la deuda impaga de PDVSA con Red Tree está por el orden de los 63,5 millones de dólares más intereses devengados por el tiempo que duró el proceso cuyo monto se calculará cuando emita un fallo final.    

  La estatal petrolera venezolana fue demandada por USD 118,4 millones por el incumplimiento de pagos de préstamos que, originalmente, fueron otorgados por General Electric Capital en 2015 y 2016 a PDVSA.

  Red Tree Investments LLC compró los préstamos de GE Capital en enero de 2019, de acuerdo a documentos judiciales.

   PDVSA fue demandada el 22 de febrero de 2019 por incumplimiento de un contrato de préstamos y Red Tree Investments LLC compró los compromisos de deuda y presentó dos demandas en el tribunal de Manhattan contra PDVSA y el garante PDVSA el 15 de febrero de 2019. La juez le dio el visto bueno a la demanda pese a las objeciones presentadas al respecto por PDVSA[1]

Red Tree reclama compensación con CITGO.

   El abogado Steven F. Molo advirtió en una moción al tribunal que hubo errores de procesamiento que perjudicaron a Red Tree. Destacó que, 2020 acreedores de PDVSA y PDVSA Petróleo procedieron y recibieron sentencias contra la República de Venezuela. Subrayó que, como ha señalado Estados Unidos, el principal activo disponible para satisfacer esa deuda incumplida es el interés indirecto de PDVSA a través de su compañía controladora, PDV Holding, en CITGO. 

  Recordó que el Distrito de Delaware ordenó el año pasado que “procederá a realizar la venta de las acciones de PDVSA en PDV Holding por un monto suficiente para satisfacer la sentencia que Venezuela debe” a otro acreedor y también denegó la solicitud de PDVSA de suspender ese proceso de venta en espera de una apelación.

[1] El Planeta. “Juez de Nueva York permite a acreedor de PDVSA continuar demanda para cobrar deuda por $118 millones”. 24 de enero de 2020. http://elplaneta.com/news/2020/jan/24/juez-de-nueva-york-permite-acreedor-de-pdvsa-conti/




 

sábado, 11 de diciembre de 2021

Décimo día de juicio: Annie Farmer asegura que Ghislaine Maxwell le dio un masaje y frotó sus senos en el rancho de Jeffrey Epstein

   La cuarta acusadora de Maxwell dijo que el magnate se metió en su cama para abrazarla y frotar su cuerpo contra ella cuando sólo tenía 16 años.

Por Maibort Petit

   Durante el décimo día de juicio de Ghislaine Maxwell acusada de cargos de tráfico sexual en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, la cuarta de sus acusadoras, Annie Farmer, describió cómo la demandada desde el primer día en que la conoció, mantuvo una actitud de acoso sexual contra ella.


   La jornada del viernes en la Corte del Distrito Sur de Nueva York se inició con el llamado que la fiscalía hizo a la mujer, para que contara al jurado los pormenores de su experiencia con la demandada y Jeffrey Epstein.

   Se trata de la única de las presuntas víctimas acusadoras de Maxwell y el finado Jeffrey Epstein que asume su identidad en este juicio.

¿Ve a alguien en esta sala del tribunal que alguna vez le haya dado un masaje? — preguntó la fiscal Lara Pomerantz.

— Sí, lo hago —contestó Farmer— Está usando un suéter marrón y sentada al otro lado de la habitación, a la derecha.

— Dejemos que el registro refleje que el testigo ha identificado a la acusada —subrayó Pomerantz.

— ¿Qué edad tenías cuando la Sra. Maxwell te dio un masaje?

— Tenía 16 años.

   Con anterioridad a la subida de Farmer a rendir declaración, la juez Alison Nathan manifestó a los miembros del jurado que se espera que la testigo acusadora cuente su experiencia sobre el contacto sexual que tuvo con Epstein y Maxwell en Nuevo México. Les advirtió que no debían considerar el contacto en Nuevo México como "actividad sexual ilegal", pues así lo establecen las leyes de esa entidad.

  La testigo acusadora, que en la actualidad cuenta con 42 años de edad y se desempeña como psicóloga inició sus declaraciones presentándose al jurado y a la corte: “Mi nombre es Annie Farmer”, le dijo a la sala entretanto subía al estrado para luego, en detalle, deletrear su nombre en voz alta a efectos del registro de la audiencia.

   Contó que conoció a Epstein y a Maxwell cuando tenía 16 años, en la primavera de 1996, cuando creyó que el magnate financiero podía ayudarla a pagar su educación universitaria. Detalló que lo conoció a través de su hermana María en Nueva York, donde esta se desempeñaba como artista y estudiante de postgrado y trabajaba para el financiero. El encuentro fue en una exhibición de arte durante la cual el magnate manifestó interés en una de sus obras. Epstein luego de este primer encuentro, habría ofrecido ayudar a Annie Farmer a ingresar a la universidad.

¿Llegó un momento en que conociste a Epstein en ese viaje? —preguntó la fiscal Lara Pomerantz.

— Sí —contestó Annie Farmer.

¿Cuántas veces viste a Epstein en ese viaje? —volvió a preguntar la fiscal.

— Dos veces diferentes que recuerdo.

   Los hechos en Nuevo México, en el rancho propiedad de Epstein, le resultaron sumamente incómodos —dijo— porque ya en una ocasión anterior en Nueva York, cuando estuvieron en un cine, Jeffrey Epstein le había tomado la mano —el magnate se sentó entre las dos hermanas—y se la había acariciado contra su voluntad y sin que María Farmer lo notara.

— Me senté junto a Epstein... [mi hermana] estaba sentada a su otro lado —explicó la testigo acusadora.

  La fiscal le pidió explicar qué sucedió después y, entonces refirió: “Las luces se apagaron y en algún momento él se acercó y puso su mano en el reposabrazos en el asiento y comenzó a tomar mi mano y a acariciarla.

— Él estaba sosteniendo mi mano y entrelazando su mano con la mía —refirió— Estaba frotando la suela de mi zapato y frotando la planta de mi pie y mi pierna. Yo estaba muy sorprendida y muy nerviosa.

  Explicó que percibió que cuando Epstein interactuaba con su hermana asumía otro comportamiento, pero tan pronto dejaba de hablar con María, volvía a tocarla a ella.

  Consultada acerca de por qué no contó nada a su hermana de lo sucedido, dijo que porque “estaba muy confundida por lo que había sucedido y sabía que ella era muy protectora, y si él había hecho algo que me incomodaba… él era su jefe, podría perder su trabajo y sería malo para ella".

   Después vino el viaje a Nuevo México, cuando Epstein le pagó el pasaje en un vuelo comercial. Contó que no quería ir dada su experiencia anterior, pero razonó en aquel entonces que el magnate seguramente no se atrevería a nada más en razón de que en el rancho estaría también Ghislaine Maxwell, la pareja romántica del financiero. Por ello, dijo, aceptó viajar al rancho. Además, se suponía que era una actividad de un programa educativo al que asistirían otras jóvenes. Pero al llegar se dio cuenta que era la única que había asistido.

   La llevaron de compras y le regalaron unas botas vaqueras de más de USD 100. También la invitaron al cine y aunque no quería ir al principio, accedió dada la presencia de Maxwell.

Pero las cosas no habrían sucedido según sus supuestos.

— Fue muy similar a la primera vez que fui al cine con Epstein —dijo— Inmediatamente comenzó a tomar mi mano y acariciarla y frotar mi pie y mi brazo.

   Cuando se le pidió describir esto, dijo: “Yo diría que fue muy similar, pero diría que fue más descarado, él no se detuvo".

  Después refirió cuando regresaron al rancho: “Regresamos a la residencia y se decidió que le daría a Epstein un masaje en los pies.

— Maxwell quería mostrarme cómo frotarle el pie, porque eso era algo que ella pensó que debería aprender a hacer. Me sentí muy incómoda, no quería tocar su pie. Quería detenerme y esperaba que terminara rápidamente —refirió.
  Después, Ghislaine Maxwell le pidió que se dejara dar un masaje y que se desnudara antes del mismo. Luego, durante el masaje, Maxwell le pidió que se volteara y comenzó a frotar sus senos.

Los hechos habrían ocurrido así:

— Ella bajó la sábana y expuso mis senos. Ella comenzó a frotarme el pecho y la parte superior de los brazos— explicó.

¿Maxwell te dio un masaje? —preguntó Pomerantz.

— Sí. Puso una mesa en la habitación donde me estaba quedando. Era una camilla de masaje estándar que era portátil, se puede extender y tiene un patrón en la parte superior.

¿Qué estabas vistiendo? —preguntó la fiscal.

— Nada —contestó Farmer.

¿Por qué no vestías nada?

— Ella me dijo que me desnudara.

¿Qué pasó durante el masaje?

— Ella comenzó a frotar mi cuerpo y frotarme la espalda y las piernas y ella estaba hablando trivialmente, y en algún momento durante el masaje me hizo dar la vuelta para que me tumbara de espaldas —explicó la testigo acusadora.

Y entonces refirió:

— Ella bajó mi sábana, expuso mi pecho y me frotó el pecho y la parte superior de mis senos. Cuando bajó la sábana, me sentí un poco congelada, ya que no tenía sentido para mí que eso sucediera. Me sorprendió.

  Dijo que, aunque Epstein no estaba en el lugar, ella sentía que estaba cerca y observaba.
  Dijo que, después, específicamente al día siguiente, cuando ya se encontraba en cama, Jeffrey Epstein abrió la puerta de la habitación y, “en broma”, le dijo que quería un "abrazo". Entonces, el magnate se metió en su cama y "presionó su cuerpo en mí".

  La testigo acusadora dijo al jurado que mientras esto sucedía, ella se sentía "congelada del miedo".

  Para evadir la situación, dijo que tenía que usar el baño para así lograr alejarse de Epstein. "Quería estar allí el tiempo suficiente para que, con suerte, toda esta situación terminara".

— Solo quería que terminara el fin de semana.

Refirió:

— Pensé que me habían traído allí por una serie de razones: pensé que ambos estaban interesados en mí como estudiante y todas estas experiencias me hicieron sentir que tenían intereses muy diferentes en mí y estaba desorientado y quería terminar con eso —dijo al jurado.

La defensa ataca

  La abogada defensora, Laura Menninger, interrogó a Annie Farmer sobre sus recuerdos de su tiempo en Nuevo México con Epstein y Maxwell en 1996. La defensa en todo momento ha intentado demostrar que los recuerdos de las acusadoras se han corrompido con los años y por diversos intereses.

  La abogada se refirió al diario que Farmer mantenía cuando era adolescente y en el que hacía referencia sobre su viaje a Nueva York, oportunidad en la que conoció a Jeffrey Epstein, pero le observó que en dicho diario no existe mención alguna a su viaje a Nuevo México.

  Llevó el interrogatorio en dirección a que, en varias oportunidades, Farmer le refiriera al jurado que, durante el primer encuentro de la mujer con Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell no había estado presente.

  Laura Menninger interrogó a Annie Farmer sobre si su relato del viaje a Nuevo México no era más bien un "recuerdo reconstruido", a lo que la mujer reconoció que, efectivamente, había buscado varias veces en Internet y había hablado con amigos acerca de otros hechos que ocurrieron en el momento de su viaje con el objeto de refrescar su memoria sobre exactamente cuándo tuvo lugar el viaje.

   La defensa ha insistido en que las acusaciones de las cuatro mujeres contra su cliente, han estado motivados por el dinero de un fondo de compensación para las víctimas de Epstein. Annie Farmer recibió USD 1.5 millones, según le dijo a dijo a los fiscales.

Otros testigos

  La fiscalía también llamó a declarar a la madre de Annie Farmer y al exnovio de esta en la escuela secundaria con el objeto de corroborar el testimonio de la acusadora.

  Janice Swain, la madre, contó que habló con Jeffrey Epstein antes de que su hija se fuera de viaje y este le aseguró que unas dos docenas de estudiantes visitarían su rancho en esa ocasión.

  Agregó que Epstein le dijo que su "esposa", Ghislaine Maxwell, estaría presente y acompañaría a las jóvenes que asistieran.

   David Mulligan, el exnovio, recordó que Annie Farmer le contó acerca de su viaje a Nuevo México y cuando Ghislaine Maxwell supuestamente le tocó los senos durante un masaje a la edad de 16 años.

   Luego de estos testimonios que se produjeron en horas de la mañana, la fiscalía anunció un descanso por 10 días.
  
   Ghislaine Maxwell se declaró inocente de ocho cargos en su contra.

   Durante las últimas dos semanas, los fiscales trataron de presentarla como cómplice de Epstein, un delincuente sexual, llamándolos "socios en el crimen" que había construido "un esquema piramidal de abuso".

    Epstein fue condenado por delitos sexuales estatales en Florida en 2008, pero se suicidó en la cárcel en 2019 mientras esperaba el juicio por cargos federales de tráfico sexual.