martes, 12 de enero de 2021

Conozca los bloques de contención que usa el régimen para evitar que el pueblo se levante en su contra

 El control social es estratégico para evitar el desbordamiento de la sociedad.

Por Maibort Petit

   Existe todo un sistema de dominio mediante el cual el gobierno chavista control y manipula al pueblo venezolano, de manera de evitar que este se enfrente al régimen y lo saque del poder. Para ello se vale de cinco bloques de contención que actúan en su favor y, desde todos los flancos, sirven de diques que frenan cualquier intento de desbordamiento.

   Quien sostiene esto es Eduardo E. Hurtado, ex-integrante de la Fuerza Aérea Venezolana y veterano de guerra del Ejército de Estados Unidos quien formó parte de una unidad especial de inteligencia geoespacial. Hurtado es Licenciado en Seguridad Estratégica y Gerencia de la Protección, y también es Licenciado en Tecnología Electrónica, con una Maestría en Administración Empresarial (MBA). 

   En su libro “La franquicia cubana: una dictadura científica”, explica cómo los hermanos Castro desarrollaron una metodología en conjunción con el gobierno de Rusia para implementarlo en Latinoamérica, logrando la manipulación de las masas con el fin de perpetuarse en el poder de manera indefinidamente.

  Según Eduardo Hurtado, la dictadura científica “es un proyecto que tiende a modificarse según la geopolítica del país y que apunta al uso de métodos psicológicos y físicos para lograr el completo adoctrinamiento de sus ciudadanos volviéndolos a todos sumisos y resignados ante el dictador. Para lograr ese adoctrinamiento se ejecutan un conjunto de técnicas y estrategias perfectamente estudiadas y que se van reajustando según la reacción de los ciudadanos, para ello se usa la ingeniería social, la cual hace un solapamiento con la programación neurolingüística, la inteligencia emocional y el lenguaje corporal”.

  Para influir y modificar el comportamiento de la sociedad del país que haya comprado la franquicia, se valen de la ingeniería social y el resultado, en el caso de Venezuela, es que los ciudadanos comenzaron a ver como “indeseable” a quien difiera del gobierno socialista. La ingeniería social es común en los regímenes autoritarios que imponen sus creencias políticas a la ciudadanía, obligándola a creer que su propuesta es la única salida a todos los males.

  Refiere Hurtado que el gobierno cubano vende un paquete de asesoría que él a ha denominado “Franquicia Cubana”, la cual comprende la aplicación de técnicas de ingeniería social, así como temas en materia de invasión, inteligencia, espionaje, contrainteligencia, narcotráfico, lavado de dinero, psicología, torturas entre otros procedimientos. Esta franquicia la vendieron e implementaron con éxito en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y México. Así se vendió a Hugo Chávez como el mesías, quien comenzó pregonando la “igualdad social” en razón de que el término socialismo no era bien visto en el país.

   El gobierno venezolano construyó la “big data” que le permite medir el comportamiento de la masa, a través del denominado “carnet de la patria” el cual no es otra cosa que un mecanismo de control social.

Los bloques de contención

  Sostiene Eduardo Hurtado que para que un sistema de dominio estratégico sea perfecto, es necesario crear niveles de control y manipulación en los que existe una combinación entre el uso de la fuerza, la demagogia, la inteligencia y el populismo.

 Estrategias éstas que el gobierno venezolano aplica a modo de laboratorio de guerra psicológica, al tiempo que analiza los resultados y establece maniobras de acuerdo a las reacciones.

  Refiere que el pueblo en crisis lucha mientras espera una intervención interna de las Fuerzas Armadas, las cuales no terminan de reaccionar a favor de la constitución y el interés nacional. Entretanto, el pueblo sigue en su lucha en contra de una dictadura, pero se agota física y mentalmente cada día más.

  Explica que existen cinco 5 muros o bloques de contención que permiten contrarrestar a la población enardecida. Estos bloques deben cumplir con al menos tres pasos fundamentales para ser exitosos, a saber: 1) Crear una coalición organizada con múltiples líderes de las fuerzas de oposición; 2) estudiar el modus operandi del dictador para así conocer sus debilidades y fortalezas; 3) planificar de manera estratégica las acciones basadas en las debilidades del estado dictador.

  La experiencia cubana es utilizada para sacar de combate a cualquier líder emergente que trate de organizar una rebelión.

  A los cinco bloques que hasta ahora se conocen, se espera que se adicionen los estudiantes universitarios, quienes serán endulzados con estrategias populistas de parte de los alcaldes y gobernadores donde estén ubicadas las principales sus universidades. Una forma de lograr esto puede ser ayudar a rescatar las deterioradas sedes de estas casas de estudios superiores. Para el gobierno es fundamental poner a los estudiantes, toda vez que sabe que son ellos quienes encienden las protestas contra la dictadura.

  Como ejemplo de esto último, Eduardo Hurtado pone como ejemplo el caso de Ricardo Sánchez Mujica, quien fue uno de los líderes de la Universidad Central de Venezuela que luchó en contra del gobierno y, luego, terminó de aliado de la dictadura.

  Hurtado indica que el primer bloque de contención lo conforman: El pueblo simpatizante con el gobierno; el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); la Guardia Nacional Bolivariana (GNB); la Policía Nacional y algunas Policías Municipales; la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB);  el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN); los Servicios de Inteligencia y Contrainteligencia; los Círculos Bolivarianos; la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

  Entretanto, el segundo bloque de contención lo integran: los colectivos (La Piedrita/Fuerzas Revolucionarias Bolivarianas); los grupos de guerrilla (Tupamaros); los milicianos; los presidiarios; la Guardia Nacional Bolivariana-Infiltrados (Falso personal portando uniforme de la Guardia Nacional); el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC); el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN); los servicios de Inteligencia y Contrainteligencia: la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

  En el tercer bloque de contención están una serie de grupos que son financiados en dólares: Grupo Avispas Negras (Fuerzas Especiales de Cuba); Euskadi Ta Askatasuna Española (ETA); Hezbollah; Al-Qaeda; Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN); las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); los carteles narcotraficantes; Hamas (Palestino).

  El cuarto bloque de contención #4, igualmente pagados en dólares, lo integran: el Comité de Seguridad del Estado Ruso (KGB); el G2 Cubano; el Ministerio de Seguridad del Estado de China (MSS); el reemplazo estratégico (Agentes pasivos); el servicio de espionaje activo; los miembros significativos de las Fuerzas Armadas Bolivarianas; los miembros significativos de la política venezolana.

  Por su parte, el quinto bloque de contención (también financiado en dólares)  lo conforman: la Mesa de la Unidad Democrática (MUD); el Tribunal Supremo de Justicia; los ministerios estratégicos; la Organización de Naciones Unidas (ONU); las Altas Comisiones para los Derechos Humanos; la Organización de los Estados Americanos (OEA); las altas personalidades políticas extranjeras (cómplices); el Consejo Nacional Electoral (CNE); la fuente de inteligencia abierta (OSINT- Open Source Intelligence).

Sobre la MUD

  Apunta Eduardo Hurtado que en lo atinente a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se encuentra presente en casi todas las barreras de defensa del estado venezolano.

  Se trata, pues, de un engaño al país que extiende de manera sustantiva el periodo de vida del gobierno, un tiempo que es necesario para consagrar el plan psicológico de control de masa y para pacificar las protestas cuando éstas se salgan de control y representen peligro al régimen. Serán esos momentos en que entrarán en modo de negociación con el gobierno haciendo creer que ellos son los salvadores.

  Es decir, con la MUD el pueblo acude a un organismo estratégicamente infiltrado que detiene su furia con falsas promesas de democracia y paz, así como con mensajes de no a la violencia dirigidos a enfriar los ánimos de la población que ansía cambios.

  Estima Eduardo Hurtado como un hecho positivo, el hecho de que, con todos los acontecimientos ocurridos, la ciudadanía ya ha identificado la traición de todos los dobles agentes de la política.

Sobre la OSINT

 Igualmente, Hurtado destaca el caso de la fuente abierta de inteligencia, el cual es un ejército que no se ve, pero que controla las redes sociales y se encarga de desacreditar cualquier fuente de información confiable.

Son los encargados de investigar, sabotear, confundir, hackear, etc.

  Explica que existe una sala situacional en diferentes lugares de Venezuela y en el extranjero, donde se dedican diariamente a crear o desvirtuar/sabotear noticias a favor del régimen.

 Esta fuente abierta de inteligencia crea fuentes de información opositoras al estado, de modo de dar la impresión de credibilidad en la población y para que la gente sienta confianza en estos medios de información que luego usaran en determinados momentos para sembrar las noticias que ellos quieran manipular en momentos de crisis.

 Estas salas situacionales también se encargan de sabotear a quienes traten de herir el sistema castrista a través de las redes sociales.


lunes, 11 de enero de 2021

Venezuela cedió a Trinidad comercialización del gas del campo Loran-Manatí

   Inexplicablemente el gobierno venezolano renunció a la parte de la actividad que más beneficios económicos brinda.

Por Maibort Petit

   A raíz de la cancelación por parte de Trinidad y Tobago del acuerdo que mantenía con Venezuela para el desarrollo conjunto de un campo de gas natural en parte de la frontera marítima que ambas naciones comparten, el gobierno venezolano cedió a la isla la comercialización del hidrocarburo en el mercado interno trinitario. Así lo revela el documento que puso fin al referido acuerdo, del cual un fragmento llegó a nuestras manos.

  El fin del acuerdo se debió a las sanciones que la administración de los Estados Unidos impuso a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) una de las encargadas de las operaciones.

 A principios del mes de febrero de 2020, el primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, anunció que los dos países explotarían de manera independiente los 10,04 billones de pies cúbicos del campo Loran-Manatí.

  En esa ocasión, el gobernante de trinitario dijo que las sanciones “inhiben a las empresas estadounidenses de hacer negocios con la petrolera venezolana PDVSA”, lo que obstaculizaba, por tanto, el acuerdo firmado por Venezuela y Trinidad en 2013[1].

  El Campo Loran-Manatí es una superficie de 209.42 kilómetros cuadrados integrado por el Bloque 2 de la Plataforma Deltana venezolana, cuya superficie es de 169.07 kilómetros cuadrados, así como por una parte del Bloque 6d en el Área Marina Suroeste de Trinidad y Tobago, el cual tiene una superficie de 48, 35 kilómetros cuadrados. Allí, donde Venezuela posee la mayor parte, las administraciones de ambos países acordaron llevar a cabo, las actividades de exploración, las cuales estarían, primeramente, en manos de PDVSA y después, de la estadounidense Chevron, la cual era propietaria de un 60 por ciento. Estas actividades exploratorias determinaron la existencia de una cantidad sustancial de gas en el campo Loran.

  En el año 2005, Chevron/BG eran dueñas del 50 por ciento cada una del Bloque 6, el cual comprende el Sub-bloque 6b y el Sub-bloque 6d, donde se descubrió el campo Manatí. Posteriormente una evaluación técnica de Chevron, BG (ahora Shell), PDVSA y MEEI estableció que los campos estaban integrados. Tiempo después, Chevron vendió su participación en el Bloque 6 a Shell, la cual posee el 100 por ciento en el bloque.

  Los gobiernos de Venezuela y Trinidad suscribieron un acuerdo de unidad para Loran-Manatí el 16 de agosto de 2010, estableciéndose que la República de Trinidad y Tobago participaría con la República Bolivariana de Venezuela en el intercambio de instrumentos de ratificación con respecto al Tratado Marco y la ejecución del Acuerdo de Unidad de Préstamo-Manatí específico sobre el terreno.

  Esto permitió ejecutar el Acuerdo de Unidad de Loran-Manatí respecto al campo de Loran-Manatí, del cual 26,94 por ciento está en el área marítima perteneciente a Trinidad y Tobago y el 73,06 por ciento en la venezolana.

  Pero dado que las sanciones impuestas por EE. UU. impiden a las empresas de ese país negociar con PDVSA, Chevron se ve imposibilitada de participar en cualquier desarrollo del Loran-Manatí, lo que llevó al gobierno de la isla antillana a acordar con el de Venezuela, emprender la explotación y el desarrollo del Campo Loran-Manatí, separadamente[2].

El documento                  

  En tal sentido, se decidió la rescisión del Acuerdo de Unidad para la explotación y el desarrollo de los yacimientos de hidrocarburos del Campo Loran-Manatí y, seguidamente, las partes establecieron un nuevo acuerdo que establece las pautas del desarrollo del campo Loran-Manatí de manera separada e independientemente.

  Es en este nuevo acuerdo donde observamos que, a pesar de Venezuela desarrollará los trabajos de explotación en el área de mayor tamaño que es de su propiedad, entregó al gobierno de Trinidad y Tobago encargarse de “la venta de volúmenes de gas natural de la participación venezolana del Campo de Loran-Manatí en el mercado nacional en Trinidad y Tobago y en el mercado internacional”.

  El documento refiere los derechos y obligaciones de las partes en la nueva modalidad de explotación del Campo Loran-Manatí de acuerdo a “las prácticas internacionales de la industria petrolera”.

  El gobierno de Trinidad y Tobago determinó como requisito en materia de suministro de gas natural, tanto en su territorio como en los mercados internacionales, la definición de las pautas que regirán la actividad a partir de la finalización del acuerdo, entre las cuales destaca la insólita cesión que Venezuela hace de la parte de la actividad que más rinde beneficios económicos, la comercialización.

REFERENCIA

[1] Reuters. “Trinidad cancela acuerdo de gas por sanciones de EEUU a venezolana PDVSA”. 3 de febrero de 2020. https://lta.reuters.com/article/idLTAKBN1ZX2Q0

[2] BNAmericas. “Declaración sobre acuerdo para el desarrollo del campo Lorán-Manatee”. 7 de febrero de 2020. https://www.bnamericas.com/es/noticias/declaracion-sobre-el-acuerdo-para-el-desarrollo-del-campo-loran-mantee 

sábado, 9 de enero de 2021

Clíver Alcalá Cordones podría enfrentar más cargos ante la justicia de EE. UU.

   Pese a que la acusación actual en su contra versa sobre operaciones de narcotráfico que habría llevado a cabo junto a Nicolás Maduro y otros funcionarios venezolanos, el militar retirado ahora se presenta como un enconado adversario del dictador.

Por Maibort Petit

   A los cuatro cargos de narcotráfico que ya enfrenta el ex Mayor General del Ejército, Clíver Antonio Alcalá Cordones, en la Corte del distrito Sur de Nueva York, ahora podría sumársele una nueva acusación federal, de acuerdo a lo revelado por abogados luego de que tuviera lugar el pasado 6 de enero del presente años 2021, durante una conferencia previa al juicio ante el juez de la causa, Alvin K.Hellerstein.

   Sin embargo, no hubo revelación acerca de la naturaleza del nuevo cargo del que se conoció de boca de los abogados que participaron en la audiencia, pero podría estar relacionado con las operaciones que en marzo de 2020 fueron develadas acerca de un plan para derrocar a Nicolás Maduro.

   El militar retirado fue acusado, junto a Nicolás Maduro y otros altos jerarcas de su régimen, por hechos de narcotráfico, pero ahora estaría siendo objeto de una nueva investigación que podría sumarle otros cargos a la acusación por la que próximamente se sentará en el banquillo de la corte de Manhattan.

  Los otros funcionarios venezolanos presuntamente involucrados en la trama son Diosdado Cabello; el exdirector de Inteligencia Militar, Hugo Carvajal; y a los colombianos Luciano Martín Arango, alias “Iván Márquez”, y Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich”,

  La cita del 6 de enero tuvo lugar online, en razón de que los tribunales federales se encuentran cerrados debido a la pandemia de COVID-19. La comparecencia de la Clíver Alcalá Cordones la hizo a través de un teléfono desde la prisión. Para ello requirió de la asistencia de un intérprete.

  En contra de Alcalá Cordones —señalado por la justicia de los Estados Unidos de formar parte del denominado Cártel de los Soles— se le acusa de actuar desde una posición de liderazgo dentro de la referida organización integrada por funcionarios venezolanos, junto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

  Los cargos presentados contra Clíver Alcalá Cordones son: (1) participar en una conspiración de narcoterrorismo, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 20 años y un máximo de cadena perpetua en prisión; (2) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, lo que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años y un máximo de cadena perpetua; (3) usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos en apoyo de las conspiraciones de narcoterrorismo e importación de cocaína, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 30 años y una pena máxima de cadena perpetua; y (4) conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover las conspiraciones de narcoterrorismo e importación de cocaína, que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua en prisión. Todos en violación del Título 21 del Código de los EE. UU., Secciones 960a y 963, y el Título 18 de EE. UU. Code, Secciones 924 y 2[1].

De socios a enemigos

 De compartir los mismos ideales políticos y de juntos, supuestamente, estar incursos en actividades de narcotráfico a través del Cartel de los Soles, Alcalá Cordones y Maduro ahora son enemigos.

  Quien fuera uno de los hombres de confianza del finado expresidente, Hugo Chávez, se habría deslindado del actual dictador venezolano y se ha declarado abiertamente adversario de su gobierno.

 Los supuestos negocios de narcotráfico entre Alcalá Cordones y Nicolás Maduro habrían comenzado —según refieren los documentos que procesa la corte— en 1999, habiéndose extendido estos hasta 2020, aunque la supuesta ruptura con el mandatario habría ocurrido antes de esta última fecha.

 Clíver Alcalá Cordones y otros exministros de Hugo Chávez, agrupados en la que denominaron “Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana”, se pronunciaron en contra de Maduro y advirtieron a através de un documento público acerca del “avance gradual pero sostenido y permanente en la limitación y eliminación de los derechos constitucionales de los ciudadanos y ciudadanas y de las organizaciones del pueblo venezolano”[2].

 Esta ruptura lo llevó a huir a Barranquilla, Colombia, donde vivió dos años hasta el 27 marzo de 2020, cuando se entregó a las autoridades de ese país para ser extraditado a los Estados Unidos.

 En esa ocasión, Alcalá Cordones acusó al régimen de Maduro de emprender una campaña de destrucción en su contra.

 Dos días antes, las autoridades colombianas incautaron un arsenal de armas que, supuestamente, estaba destinado a una operación para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro[3]. El hoy acusado ante la corte de Nueva York habría participado en este movimiento en el que habría tenido participación Juan Guaidó quien con JJ rendón habría suscrito un contrato con un mercenario estadounidense, propietario de la una empresa de seguridad en la Florida, que estaría al frente del movimiento.

“Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente (Juan) Guaidó, el señor JJ Rendón, el señor (Sergio) Vergara y asesores norteamericanos’, dijo, en referencia al operativo colombiano que el martes secuestró 26 fusiles de asalto AR-15 y diferentes accesorios en la carretera entre las ciudades de Barranquilla y Santa Marta. ‘El señor Guaidó también firmó ese contrato’, agregó. ‘Desde hace muchos meses venimos trabajando la conformación de una unidad por la libertad de Venezuela. Hemos tenido mucho tropiezo de la oposición, de los testaferros de la oposición que coinciden con los testaferros del Gobierno, llámese César Omaña’, agregó“, recoge una nota de Infobae[4].

[1] Department of Justice. “Nicolás Maduro Moros and 14 Current and Former Venezuelan Officials Charged with Narco-Terrorism, Corruption, Drug Trafficking and Other Criminal Charges”. 26 de marzo de 2020. https://www.justice.gov/opa/pr/nicol-s-maduro-moros-and-14-current-and-former-venezuelan-officials-charged-narco-terrorism

[2]https://www.reuters.com/article/us-usa-venezuela-dea-exclusive/alleged-maduro-accomplice-surrenders-to-u-s-agents-will-help-prosecution-sources-idUSKBN21E3IQ

[3] Policía Nacional de Colombia. “Incautamos un gran cargamento de armas de fuego”. 25 de Marzo de 2020. https://www.policia.gov.co/noticia/incautamos-gran-cargamento-armas-fuego


viernes, 8 de enero de 2021

ANÁLISIS DE UN DÍA DESPUÉS DE LOS EVENTOS DE VIOLENCIA EN EL CAPITOLIO DE EE. UU.

Las cuatro fases de la Revolución silenciosa en los Estados Unidos

   Las cuatro fases de la Revolución silenciosa que enunciadas hace 40 años por un desertor de la KGB, adquieren vigencia al verse materializadas.

Por Maibort Petit

  La aparición de una entrevista hecha en 1985 a Yuri Bezmenov en un videojuego, ha despertado el interés de muchos, dado que mucho de lo allí narrado es fácilmente identificable en los últimos tiempos que corren.

  La “Revolución silenciosa”, “Subversión ideológica” o “Medidas activas” es un proceso de lavado de cerebro a mediano y largo plazo que, estructurado en cuatro fases básicas, tiene por objetivo el debilitamiento del sistema de libertades, valores y democracia occidental en general y, particularmente, el de Estados Unidos.

   El exagente desertor de la KGB, Yuri Bezmenov, explicaba en una entrevista que se realizó en 1985, el procedimiento que desde el marxismo-leninismo se proponía para desestabilizar una nación a través del adoctrinamiento y la desmoralización de las personas. Unas declaraciones que fueron incluidas en el videojuego “Call of Duty: Black Ops Cold War” que salió al mercado recientemente.

  El desertor soviético dio a conocer el funcionamiento de la subversión ideológica marxista para cumplir con su objetivo de socavar a los gobiernos y las sociedades rivales, lo cual lleva a cabo a través del adoctrinamiento ideológico táctico dirigido a universitarios, artistas y referentes culturales a quienes catalogó como "idiotas útiles".

  Y es que a juicio de Bezmenov, agencias como la KGB tienen como tarea actividades que van más allá de la inteligencia, puesto que solamente un 15 por ciento del presupuesto, del tiempo y mano de obra de estas organizaciones se dedica al espionaje como tal. El restante 85 por ciento, tiene que ver con la “Subversión ideológica” o “Medidas activas” que no es otra cosa que “Guerra psicológica” destinada a “cambiar la percepción de la realidad de todo americano hasta tal extremo de que a pesar de la abundancia de información, nadie sea capaz de llegar a conclusiones sensibles en el interés de defenderse a sí mismos, a sus familias, su comunidad y su país”.

 Bezmenov enumeró cuatro fases: Desmoralización; Desestabilización; Crisis; y Normalización, las cuales al ver el desarrollo de los acontecimientos de los últimos tiempos, es posible ver cómo se han cumplido.

La desmoralización

   La primera de estas fases, la desmoralización, la cual toma toma entre 15 y 20 años, se propone desmoralizar a una nación. Explica que este tiempo se debe a que es el número mínimo de años requerido para educar una generación de estudiantes en el país del enemigo, exponiéndolos a la ideología que se quiere implantar, a saber, el marxismo-leninismo.

   Así ha ocurrido con varias generaciones de estudiantes americanos, sin que como contrapeso se les haya desafiado ni contrarrestado con los valores básicos de occidente.

  El resultado fue al ahora poder ver cómo personas que fueron estudiantes fracasados o intelectuales mediocres, ahora ocupan posiciones de poder.

  Se trata de personas a las que es prácticamente imposible hacerles cambiar de opinión, incluso exponiéndolos a información auténtica y mostrándoles las pruebas. En otras palabras, el proceso de desmoralización es completo e irreversible.

  Combatir esta situación requiere de otros 15 o 20 años, de manera de poder educar a una nueva generación de personas con sentido común y mentalidad patriótica que actúen en favor y en el interés de la sociedad de los Estados Unidos y de occidente en general.

  Advertía Yuri Bezmenov que solamente cuando estas personas se topen de frente con una realidad opuesta a los ideales que les han inculcado, caerán en shock psicológico al constatar que la hermosa sociedad de la igualdad y la justicia social que les promovieron, no existe. Sólo que, para ese entonces, cuando decidan desertar, serán intolerables para marxismo-leninismo.

  El problema será que, a diferencia de Estados Unidos, ya no habrá lugar para disidentes en la futura América comunista.

La desestabilización

  Entretanto, la segunda fase, la desestabilización, un periodo que se dedica al ataque de la economía, el sistema político y la cultura de la población objetivo, sin que la población desmoralizada pueda ahora defenderse.

  La desestabilización toma entre 2 y 5 años, un tiempo en el que la población desmoralizada creerá las críticas —sean del calibre que sean— a su propia sociedad, cuyos defensores son vistos como sus enemigos. A su vez, los enemigos declarados de Estados Unidos y de occidente, se convierten en sus aliados naturales.

  La sociedad desmoralizada deja de creer en su nación, en su historia e ideales, es decir, pierden la fe los unos en los otros.

La crisis

  La fase siguiente es la crisis, la cual lleva solamente unas 6 semanas en las estimaciones de Bezmenov para aquel entonces, pero que, en la actualidad, dados los adelantos tecnológicos, como el internet, podría tomar menos tiempo.

  En crisis la sociedad desmoralizada y desestabilizada abandona sus protecciones legales e ideales constitucionales. Se trastocan absolutamente los valores. Se deslegitima el sistema.

La normalización

  La crisis aterroriza a parte de la sociedad, especialmente a la clase media, la cual terminará aceptando la agenda política hostil a sus intereses, teniendo lugar entonces la cuarta fase, la normalización. Su duración puede ser indefinida.

“La normalización es una expresión cínica de la propaganda soviética”, advirtió Yuri Bezmenov, al hacer referencia a cuando los tanques soviéticos se movieron hacia Checoslovaquia en 1968 y el gobernador dijo: “Ahora la situación en la hermana Checoslovaquia está normalizada”.

   En este tiempo se ofrece y promete a la sociedad todo tipo de bienes y el paraíso sobre la tierra para desestabilizar la economía, para eliminar el principio de competencia del mercado libre y poner un gran gobierno tipo Gran Hermano. Después de esto, poco importará si se cumplen o no las promesas.

   Igualmente, en esta fase la mayoría de los políticos, los medios de comunicación y el sistema educativo se encargará de entrenar a la nueva generación de la sociedad, a objeto de que crean que viven en una época de paz, lo cual, obviamente es totalmente falso.




Prácticas irregulares convierten a PDVSA en la empresa petrolera más peligrosa del mundo, según informe

   La serie de estratagemas a las que ha recurrido el régimen de Nicolás Maduro ponen en riesgo los mercados, la seguridad y a la actividad marítima.

Por Maibort Petit

   Sin ambages, un informe correspondiente al mes de octubre de 2020 el cual describe las acciones y las prácticas irregulares a las que ha recurrido el régimen de Nicolás Maduro y Petróleos de Venezuela S.A. para evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos, han convertido a la industria petrolera venezolana en la más peligrosa del mundo.

   Explica el reporte que el régimen de Maduro ha implementado, a través de ejecutivos y aliados de PDVSA que llevan a cabo los manejos, las cuales han alcanzado niveles de irregularidad a los cuales es imprescindible ponerles atención y correctivo.

   En primer término, el informe da cuenta de las negociaciones que los nuevos ejecutivos de PDVSA han entablado con empresas fantasma, de las cuales apenas se les conoce dirección que suele ser falsa o un simple sitio web en construcción.

  Entre estas empresas de fachada hace mención, a Libre Abordo y a Schlager Business Group, las cuales son propiedad de los aliados mexicanos de Nicolás Maduro, siendo ellas el punto de inició de una práctica —cada vez más frecuente— consistente en comerciar con empresas desconocidas.

  Apunta el informe que, en el SAP de PDVSA, casi la totalidad de estas operaciones irregulares con las empresas fantasmas —o todas— figuran sin que los registros de estos cargamentos y ventas, contemplen el nombre del comprador.

    Del mismo modo el informe advierte que tan pronto el Departamento de Estado de los Estados Unidos dio a conocer las irregularidades cometidas por PDVSA a través de las empresas Libre Abordo y Schlager Business Group, se procedió a la conformación de nuevas empresas de fachada con la ayuda de diferentes bufetes de abogados.


   Tales compañías de maletín son las que le permiten al régimen de Nicolás Maduro y a PDVSA, para evitar y eludir las sanciones y mantener un perfil bajo en sus operaciones comerciales y de envío.

  Seguidamente, el reporte pasa a hacer mención a otras de estas empresas fantasmas, a saber, Kalinin Business, Xiamen Logistics, Wanneng M Unay, Kazeriyan, Yongtang Fung, Proton, Delta Liability, Retino Maritime, Ztianjin Business Trade, Karaznbas, entre otras.



   Refiere el informe que de acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo para los investigadores, muchas de estas empresas registradas en Turquía, Dubai, Rusia y Ucrania, son propiedad del empresario ruso Sergey Basov, lo que ayudaría a demostrar que todas estas compañías están vinculadas y representan un solo grupo de personas.

Los buques

  Por otra parte, el informe hace referencia a la dinámica de transportación marítima implementada por el régimen venezolano y PDVSA, la cual desafía la seguridad y la transparencia.

   Se indica en el reporte que las embarcaciones navegan y mantienen apagados la señal de los transpondedores de ubicación, lo cual se conoce como "viaje oscuro". El transpondedor transmite los detalles únicos de un barco, el origen, el destino y la carga a un satélite. La práctica consiste de en apagar estos aparatos o sistema AIS como también se le conoce, al ir, salir o realizar operaciones en Venezuela, una situación que debe ser revisada. Incluso, apunta el informe, algunas embarcaciones pasan meses sin señal AIS. Estas prácticas van en contra de las políticas de la Organización Marítima Internacional para (OMI).

    Se asegura que las empresas fantasmas se valen de nombres falsos de buques e, incluso, pintan el casco de las embarcaciones para cubrir los nombres, algo que probó una investigación de Reuters. Cita entonces el caso del buque MT Vinland, asignado para cargar en octubre y noviembre de 2020 en la Terminal Jose en Puerto La Cruz bajo fletamento con Ztianjin Business Trade y luego para Karaznbas. Sin embargo, el nombre real de la embarcación es MT Knut, y Vinland, un buque para chatarra que se está en un astillero en Turquía. Hay muchos ejemplos probados como este con muchos otros buques.

  Se afirma que muchos buques que van a Venezuela han sido comprados por personas aliadas del régimen de Nicolás Maduro. Se hace mención al venezolano-iraní, Salar Ataie Bandari, vinculado a la empresa OCM Maritime, quien supuestamente ha comprado embarcaciones como el Antares Shine, MT Almada, entre otros.

   El objetivo, subraya el informe, es presuntamente conformar su propia flota y fortalecer su posición de régimen, sus relaciones con aliados y la actividad de contrabando de narcóticos, armas y oro.

  Finaliza el informe alertando acerca de la necesidad de tomar acciones firmes contra estas dinámicas, pues afectan el comercio de petróleo y gas pues, al navegar sin controles y de manera irregular, los barcos podrían estar siendo utilizados para transportar materiales nocivos o ilegales.