lunes, 7 de noviembre de 2016

Primer Día del juicio de los sobrinos de Cilia Flores: "Fueron suficientemente estúpidos para caer en la celada de los informantes "

Hoy testificaron ante el jurado un oficial de la policía de Haití, que arrestó a los dos imputados y el agente especial de la DEA, Sandalio González.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Hoy se celebró la primera audiencia del juicio de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas acusados de traficar para 800 kilos de cocaína desde Caracas, vía Honduras, a los Estados Unidos. Ambos fueron arrestados el 10 de noviembre de 2015 en Haití.


En la apertura de la sesión, la fiscalía hizo la presentación de los cargos contra los dos acusados frente al jurado, destacando las conexiones políticas que tenían ambos, antes de ser arrestados. Aseguró la fiscalía que los acusados presumían tener el control completo del aeropuerto venezolano y de no requerir ayuda de los militares para hacer los envíos.

El fiscal Preet Bharara estuvo presente en la sala para dar las instrucciones del caso a los fiscales asistentes. El fiscal adjunto, Emil Bove prometió al jurado que escucharían a los acusados ​​hablando claramente de enviar cocaína a Honduras y que  ambos sabían que la droga estaba destinada a los Estados Unidos.

Bove mostró al jurado la foto de Campo Flores manipulando un ladrillo de cocaína, al igual que reveló que la droga objeto de la conspiración provenía de la Farc, según lo confesó el mismo Campo Flores

En la declaración de apertura, Bove dijo que los acusados sabían lo que estaban haciendo, se sentían poderosos y apoyados por el gobierno de Venezuela. Comentó que los acusados confesaron que una parte del dinero de la negociación de droga sería para pagar la campaña de la primera dama, Cilia Flores a las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

Por su parte, la defensa aseguró que la operación falló y que estaba llena de errores de toda naturaleza. En este caso no hay droga, "cero cocaína" dijo uno de los abogados.

La defensa de Campo y Flores acusaron a la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) de apuntar a sus clientes debido a su estrecha relación familiar con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la primera dama Cilia Flores, a la vez que advirtió que no es ningún secreto que el gobierno venezolano no es aliado con el de los Estados Unidos"

El abogado John Zach descalificó la investigación, a los informantes y a los agentes de la DEA que participaron en la operación, y advirtió que el hecho de que el gobierno nunca obtuvo cocaína era razón suficiente para que el jurado tuviera " una duda razonable".

La defensa insistió en que los dos hombres eran inexpertos, y estúpidos para tomar decisiones estúpidas, y que los tres informantes confidenciales se encargaron de explotar la inexperiencia de los sobrinos de Nicolás Maduro para lograr su cometido. 

La defensa dijo que los informantes apuntaron a sus clientes porque vieron una gran recompensa y explotaron su ingenuidad, y su absoluto desconocimiento del mundo del narcotráfico.

Según los abogados de los dos acusados, el caso por el cual son procesados, es el resultado de una conspiración elaborada por el gobierno de los EEUU con objetivos de política internacional, que incluyó un plan de entrampamiento, en el cual informantes y testigos confidenciales cumplieron órdenes de la DEA para incitarlos a cometer un delito por el que pudiesen ser juzgados en los EEUU. 

En ese sentido, los seis defensores de los dos venezolanos acusados de narcotráfico: Randall W. Jackson, John T. Zach, Joanna C. Wright, David M. Rody, Michael D. Mann y Elizabeth A. Espinosa han establecido los siguientes elementos para probar ante los miembros del jurado la no culpabilidad de sus clientes.

1) Campo Flores y Flores de Freitas fueron víctimas de una trampa por parte de agentes del Gobierno estadounidense. Los acusados no pueden ser condenados por los delitos imputados en la acusación porque fue el mismo Gobierno quien les dio a los imputados la idea de cometer el crimen, y fue también quien les convenció para cometer la conspiración en la forma necesaria para que dicho evento calificara como un delito federal, inclusive antes de que los agentes del Estado se comunicaran por primera vez con los demandados.

2) Los sujetos vinculados al gobierno norteamericano (Informantes confidenciales, testigos confidenciales y agentes de la DEA) trabajaron de manera coordinada para incitar a los acusados a cometer el delito, y a dejar las huellas necesarias para que fueran juzgados en los términos que ellos mismos plantearon al inicio del complot.

Para que los acusados puedan demostrar que fueron inducidos a cometer el delito, deben demostrar que existe alguna evidencia de que el Gobierno puso en marcha el crimen. En ese caso, el jurado debe decidir si la fiscalía estaría en capacidad de probar- más allá de toda duda razonable- que antes de que los agentes del gobierno se acercaran por primera vez a los acusados,  Campo Flores y Flores de Freitas estaban predispuestos, listos y dispuestos a cometer la conspiración en la forma necesaria para que se constituyera un crimen bajo la ley federal. 

Por su parte, el Gobierno tiene que probar  que los acusados tenían una predisposición a cometer el delito de importar narcóticos a los Estados Unidos.

Otro aspecto que han alegado los abogados de los sobrinos del Nicolás Maduro es que el gobierno de los Estados Unidos no puede demostrar -más allá de toda duda razonable- que los acusados entraron en la conspiración que supuestamente se discutió en octubre de 2015, y que implicaba transportar un cargamento de 800 kilos de cocaína de Venezuela a Honduras, con la intención de que una parte de esa cocaína fuera importada a los Estados Unidos.

Los abogados intentan demostrar que "el gobierno inyectó unilateralmente el elemento de que el supuesto envío de droga iba a los Estados Unidos". Es decir, que los acusados  no tenían conocimiento de ese asunto, ni manifestaron su intención a los informantes de querer participar en la acción específica, voluntaria, afirmativa de dirigir las actividades de una conspiración hacia los Estados Unidos. 

Para probar este aspecto en particular, los defensores planean instar al jurado a realizar un juicio sobre el testimonio de los testigos, aliados al gobierno, que participaron en la operación con la intención que los mismos sean descalificados, a saber: 

1) CW-1 actuó como testigo cooperante en la operación y fue el primer contacto con los acusados. Su testimonio no se puede escuchar en vivo porque éste sujeto fue asesinado Honduras el 4 de diciembre de 2015.  Su identidad fue confirmada por la DEA, este hombre se llamaba Carlos Amilcar Leva Cabrera. 

La defensa sostuvo que los informes presentados por CW-1 no pueden ser sometidos como evidencias porque carecen de valor probatorio. De hecho, los acusados habían pedido al juez de la causa, Paul Crotty bloquear cualquier testimonio relativo a una reunión 1ue sostuvieron los acusados  con ese testigo cooperante en Honduras el 4 de October de 2015. El juez lo negó. 

Igualmente, ambos acusados intentaron que la corte no aceptara como evidencia la fotografía tomada a las afueras del restaurant en Honduras donde se hizo el primer encuentro. En relación a esa imagen, que fue la única que CW-1 envió al agente especial de la DEA, Sandalio González, luego de tres solicitudes, los abogados de Campo Flores y Flores de Freitas dice que fue alterada. El juez negó la petición y la foto fue mostrada en la audiencia.

La fotografía en discusión es una de las pruebas que reseñó el informante (CW-1) del encuentro en San Pedro Sula, Honduras.  El encuentro no fue grabado ya que -según el reporte del testigo confidencial- no se sentía seguro de llevar los aparatos a ese primer encuentro con los acusados. La foto fue tomada a las afueras del restaurante rústico por una mujer que acompañó a CW-1 cuyo nombre no se conoce.


En la búsqueda del objetivo de desacreditar a los informantes de la DEA, los abogados de Campos Flores hicieron algunos señalamientos sobre este tema, entre los que destacan:

1- Si el jurado escucha el testimonio de uno de los testigos  propuestos por el gobierno, que fue condenado previamente de un crimen, castigado con más de un año en la cárcel. Esta condena anterior pone en evidencia que se debe considerar una la evaluación sobre la credibilidad de dicho testigo. Se debe tener en cuenta el hecho de que los testigos que declararon son delincuentes convictos para decidir qué parte de su testimonio se debe aceptar y qué peso se le debe dar.

2- Si un testigo ha declarado falsamente con respecto a cualquier hecho material, o si encuentra que un testigo previamente ha testificado falsamente bajo juramento, el jurado  podría rechazar el testimonio del testigo en su totalidad, o puede aceptar solamente las partes del  mismo que crea que son veraces y que puedan ser  corroboradas por otras pruebas independientes.

3.-Si se ha oído el testimonio de testigos, que previamente se han declarado culpables del delito de hacer declaraciones falsas a las autoridades, se debe advertir al jurado que el testimonio de estos testigos debe ser visto con cautela y se pesar con gran cuidado. El jurado puede decidir qué parte de este testimonio  desea creer. Si se cree que un testigo que ha dado falso testimonio en relación con cualquier asunto importante,  entonces se puede desconfiar del testimonio del testigo respecto a otras cuestiones. El jurado puede rechazar todos los testimonios o puede aceptar partes del testimonio que se crean puedan ser verdaderas y darle tanto peso como piensa que merece, dice el documento. 


sábado, 5 de noviembre de 2016

Sobrinos de Cilia Flores no quieren que el jurado vea sus fotos portando "grilletes" cuando subían al avión de la DEA en Haití

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín  Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitaron al juez Paul Crotty prohibir al gobierno presentar ante el jurado las fotografías correspondientes a la reseña policial de los dos acusados en Haití. Asimismo, no quieren que se muestren en las audiencias, unas imágenes que recrean el momento en que los dos acusados suben al avión de la DEA en Puerto Príncipe y desembarcan en Nueva York, ya que en las mismas los dos hombres portaban grilletes, lo cual conllevan a "una fuerte sugerencia de peligrosidad y criminalidad implícita", según advierte la defensa.

La idea del gobierno con esas fotografías es dejar claro ante el jurado, que ni los oficiales de la policía haitiana ni los agentes de la DEA abusaron físicamente de los dos acusados, tal como lo aseguran, en una de las confesiones juradas, Campo Flores y Flores de Freitas.

De acuerdo a la tesis de la defensa, los acusados fueron obligados por los agentes de la DEA a realizar los interrogatorios luego de ser arrestados, cuando se encontraban en el avión que los trasladó a Nueva York.  Ambos imputados dijeron que habían sido objeto de abusos y presiones por parte de los representantes del gobierno de EEUU, y que los habían obligado a firmar los derechos Miranda.

En la misiva, entregada a la corte este viernes, Campo Flores y Flores de Freitas piden al tribunal que no admita que el gobierno muestre las 4 fotografías, que de acuerdo a sus abogados tiene muy poca carga probatoria.

Las pruebas documentales que la defensa no quiere que vean los miembros del jurado son las fotos de ambos acusados tomadas en la reseña de la policía de Haití, con el número de su caso, llamadas "Placas frontales" y las que muestran a los acusados en perfecta forma física, abordando y desembarcando el avión de la DEA el 10 de noviembre de 2015.

Para la defensa de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro la admisión de esas fotografías sería inapropiada, ya que las mismas no son pruebas relevantes del caso, y solo generarían confusión en el jurado. "Las dos tomas policiales de los acusados ​​son completamente innecesarias para identificarlos, puesto que el jurado -seguramente- sabrá quiénes son los acusados cuando se haga referencia a ellos". 

Asimismo, los abogados aseguran que las fotos de los acusados cuando suben y desembarcan del avión de la DEA son irrelevantes, ya que no prueban ninguna de las cuestiones fácticas reales para el juicio. 

Argumentan que los acusados no van a cuestionar que volaron en un jet de la DEA desde Haití a Nueva York. Además, las fotos no revelan nada sobre las circunstancias del interrogatorio que es la prueba que se va a discutir.

Dicen que las fotos del avión, pudieran tener una relevancia mínima, que sería que los acusados no mostraban signos de abuso físico. Sin embargo, los demandados no pretenden sugerir ni en el cuestionamiento ni en el argumento, que los agentes del Estado abusaron físicamente de ellos, por lo tanto, las fotografías no cumplen con la prueba de pertinencia de la Regla 401.

La defensa sostiene que las imágenes tienen poco valor probatorio pero mucho riesgo de prejuicio injusto. "Los tribunales de primera instancia piden excluir las tomas frontales de la policía de las evidencias, ya que con las mismas se pretende hacer creer que la persona es "mala", y por lo tanto, puede ser un elemento injustamente perjudicial", acotan.


Sostienen que el impacto visual de una foto policial puede referenciar a una condena anterior, "puede dejar un impacto duradero, aunque ilegítimo, en el jurado". Por consiguiente, el uso de las fotos de reseña policial es altamente desfavorecedor, "ya que podría eliminar efectivamente la presunción de inocencia y reemplazarla con una insignia inconfundible de la criminalidad", argumentan finalmente los defensores de Campo flores y Flores de Freitas. 

Sobrinos de Cilia Flores piden al juez que no se estipule la cantidad de cocaína envuelta en la conspiración en la hoja de veredicto

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas pidieron al juez Paul Crotty que la corte que adopte el formulario de veredicto propuesto por sus abogados, en lugar del propuesto por la fiscalía de Nueva York. Igualmente piden que no se especifique en la hoja la cantidad de la cocaína envuelta en la conspiración, que equivale a 800 kilos.

Los dos acusados se oponen a los términos planteados por la parte acusadora, a saber:

1) El Gobierno sugiere que el formulario incluya "culpables" antes de "no culpable"; 
(2) El Gobierno solicita el uso de un formulario de veredicto especial, donde se establezca la cantidad de droga involucrada en el caso, a pesar de la indicación de los demandados de que se estipularía que cualquier conspiración, si existía, implicaba cinco o más kilogramos de cocaína. 

Campo Flores y Flores de Freitas pidieron a la Corte Federal que rechace la propuesta del gobierno y adopte la presentada por sus abogados, exponiendo -entre otras razones- el hecho que el gobierno debe probar los cargos imputados, y los demandados se presumen inocentes a lo largo de todo el proceso. En la medida que hay una disputa que parte del hecho que los acusados son inocentes, debe colocarse  en la hoja de veredicto "No culpable" primero  posteriormente y "Culpable".

Dicen que la mayoría de los formularios usados en Colorado, por ejemplo, listan "No Culpable" antes de "Culpable" para todos los cargos. Igualmente, sostiene que en los tribunales estatales de Nueva York se ha institucionalizado este razonamiento sobre la la hoja de veredicto que se sugieren para todos los casos penales.

Los sobrinos de Cilia Flores afirman en una carta enviada a la corte este viernes, que "no hay razón lógica para poner "Culpable" antes de "No culpable". Más adelante señalan que "Es incorrectamente sugerente y contrario a la instrucción del Tribunal de Justicia -según la cual- la presunción de inocencia se extiende a lo largo del proceso, y por encima de la acusación del gobierno" . 

Igualmente, Campo Flores y Flores de Freitas exigen que no se utilice el número de kilos de cocaína en la hoja de veredicto, ya que según ellos "estipular la cantidad (800 kilos) es contrario a la ley". Los acusados piden que se coloque cinco kilos o más en lugar de la cantidad que envuelve la supuesta operación.

La razón por la cual los sobrinos de Nicolás Maduro piden ese cambio es que  las formas de veredicto especiales "son sugestivas, y la presunción constitucional de la inocencia debe extenderse a cada componente del caso hasta el veredicto final". 

La carta señala que Campo Flores y Flores de Freitas "tienen profundas preocupaciones sobre la confusión del jurado sobre múltiples conspiraciones", indicando que la forma especial de veredicto sugerida por el Gobierno puede  ampliar la confusión y el riesgo de que los jurados no comprendan las instrucciones del Tribunal sobre la conspiración por la cual han sido acusados".


jueves, 3 de noviembre de 2016

Corte nombra el jurado que emitirá el veredicto unánime en el caso de sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En la audiencia celebrada este jueves 3 de noviembre, la corte del Distrito Sur de Nueva York culminó con el proceso de selección de los 12 jurados y 4 alternos  que tendrán la responsabilidad de emitir un veredicto unánime que declarará -culpable o no culpable- a los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas acusados de conspirar para traficar  800 kilos de cocaína a los Estados Unidos vía Honduras.

El jurado quedó conformado por 10 mujeres y 6 hombres, entre quienes se encuentran, en su mayorías, ciudadanos afroamericanos. También hay dos latinos, una asiática y el resto son blancos.

El proceso de selección del jurado se realizó de manera rutinaria. Se dió en seis rondas. De un total de unas 94 personas, se seleccionaron 70, que luego fueron evaluadas hasta culminar con la escogencia de las 16 individuos, que servirán en las próximas dos semanas en el juicio que se le sigue a los dos hombres venezolanos acusados de violar las leyes antinarcóticos de los EEUU.

El juez Paul Crotty se aseguró que los miembros del jurado juraran ser imparciales en su veredicto, para lo cual entrevistó a cada uno de ellos sobre diversos aspectos relacionados con sus vidas, la frecuencia con la que suelen leer periódicos, escuchar noticias y, especialmente, sobre su conocimiento sobre lo que ocurre actualmente en Venezuela.

Crotty preguntó a varios jurados si tenían alguna opinión sobre el gobierno de Venezuela. Ninguno de los entrevistados dijo tenerla, sólo una mujer asiática confesó que sabía que era un gobierno dictatorial y de inmediato fue eliminada de la lista.

Dentro de los miembros del jurado hay un arquitecto, un economista, una profesora de la Universidad de Columbia,  una terapeuta, una ama de casa, y hasta un conductor de camiones que viaja de carga, por todo el territorio americanos transportando comida.

La próxima cita será este lunes 7 de noviembre de 2016, a las 9:30 am, cuando se dará inicio al juicio que durará por dos semanas, 10 días días hábiles. El juez Crotty indicó que desea que el proceso termine antes del Día de Acción de Gracias, y que el veredicto del jurado debe ser unánime, tal cual lo establece la ley.

Campo Flores y Flores de Freitas estuvieron presentes en la audiencia de hoy ataviados con corbata y trajes de vestir. Ambos lucían bastantes relajados. Como siempre, Campo Flores estuvo sonriente y en comunicación constante con sus tres abogados, en especial John Zach. Por su parte, Flores de Freitas estaba pensativo, atendido todo el tiempo por su defensora latina Elizabeth Espinosa, y David Rody. 

En la audiencia de hoy también estuvo presente junto a los fiscales del caso, el agente especial Sandalio González, quien cumplió un rol protagónico en la operación que condujo al arresto de los dos hombres en Haití el pasado 10 de noviembre de 2015.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Empezó proceso de selección del jurado para el juicio de los sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Este miércoles se inició en la Corte del Distrito Sur de Nueva York la selección del jurado para el juicio de los dos sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, quienes están siendo acusados de conspirar para transportar 800 kilos de cocaína a los Estados Unidos.

Durante una larga jornada en la que la defensa de los Flores, junto a los fiscales y el juez recibieron a unos 94 potenciales jurados, el tribunal excusó inicialmente 24 personas y unas 70 se presentaron para responder al cuestionario presentado por el Juez del caso, Paul Crotty.

Los sobrinos sin uniforme 

Tal como lo habíamos  informado, el juez autorizó a los dos hombres a presentarse a la corte sin el usual uniforme de prisión, por lo que en la jornada de hoy estuvieron ataviados con ropa de vestir, corbata, y suéteres gris y azul.

El juez Crotty cuestionó a los posibles miembros del jurado sobre sus antecedentes e intereses, así como su conocimiento de la política venezolana, del país y sobre el uso de los medios de comunicación y las redes sociales.

Después de varias rondas de eliminación de candidatos, están siendo considerados como posibles jurados un arquitecto, un enfermera, una terapeuta y un empleado de un centro de telefonía.

El jurado final consistirá en 12 jurados más cuatro suplentes. La selección del jurado se reanudará el jueves en horas de la mañana.




Juez Paul Crotty niega todas las mociones in limine solicitadas por abogados de sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El juez del Distrito de Nueva York, Paul A. Crotty negó este miércoles todas las mociones in limine solicitadas por la defensa de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas. El gobierno podrá hacer uso de todas las evidencias obtenidas por los informantes, los testigos confidenciales y los agentes de la DEA que participaron en la operación que culminó con la captura de los dos hombres acusados de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos.

Las mociones entregadas por los defensores al tribunal pedían que ciertas pruebas no fueran presentadas al jurado durante el juicio. Las llamadas mociones in limine, generalmente, abordan cuestiones que serían perjudiciales que el jurado escuche en la audiencia pública.  Los defensores pueden pedir que algunas evidencias no sean admitidas porque serían más perjudicial que probatoria. Durante la audiencia de este 2 de noviembre, el juez Crotty denegó todas las mociones pedidas por los abogados de Campo Flores y Flores de Freitas, con lo cual dejó abierto el camino para que el gobierno utilice todos los elementos en su poder para que demuestre más allá de la duda razonable que los acusados cometieron el delito del cual se les acusa.

De no haberse admitido todas las evidencias, el contenido de las mismas no hubiese podido ser mencionado delante del jurado, sin antes acercarse al juez fuera de la audiencia y obtener permiso. La violación de una moción in limine puede dar lugar a que el tribunal declare nulo un juicio.

La defensa pidió en las mociones in limine que el gobierno no haga referencia a los siguientes aspectos:

-Riqueza y estilo de vida de la que gozaban los acusados antes de ser apresados, y en especial, sobre los medios legítimos o ilegítimos con los que ambos imputados pagaban dicha riqueza.

-La referencia a las Farc como proveedora de la droga que los acusados estaban negociando en la conspiración.

-Las referencias sobre el uso del dinero de la droga para el pago de la campaña parlamentaria de la madre de Campo Flores, Cilia Flores a una curul de la Asamblea Nacional.

-La imagen y referencia del kilo de polvo blanco (cocaína) que los acusados mostraron como prueba a los informantes en el encuentro del 27 de octubre en Caracas.




martes, 1 de noviembre de 2016

Juicio del caso Diosdado Cabello Vs. Wall Street Journal será en abril de 2018

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El juicio para dirimir la demanda por difamación interpuesta por el diputado venezolano, Diosdado Cabello Rondón contra el periódico estadounidense Wall Street Journal se realizará en abril del 2018, de acuerdo a un calendario procesal dado a conocer por la juez del Distrito de Nueva York, Katherine B. Forest en una comunicación enviada a las partes en conflicto. Dicho juicio será con jurado, según consta en el documento aprobado por las partes y que se puede apreciar en la siguiente imagen.

No obstante a ese calendario procesal, durante una conferencia previa al juicio inicial celebrada el pasado 25 de octubre de 2016, los abogados del Wall Street Journal indicaron que tenían la intención de desestimar la segunda demanda enmendada presentada el 21 de octubre de 2016 por los abogados de Cabello Rondón, basada en la renovación de la petición anterior donde se argumentó que, el segundo hombre fuerte del régimen venezolano no había sido capaz de probar que eran falsas las investigaciones que supuestamente cursan en las cortes federales norteamericanas que lo vinculan con el narcotráfico y el lavado de dinero.

La jueza Forest aprobó las siguientes fechas:

1. Wall Street Journal presentará una moción para desestimar la segunda queja enmendada a más tardar el 14 de noviembre de 2016.

2. Diosdado Cabello Rondón deberá presentar cualquier oposición a la moción  a más tardar el 14 de diciembre de 2016.

3. WSJ deberá presentar cualquier respuesta en apoyo de la moción de desestimar la demanda a más tardar el 6 de enero de 2017.

4. El Tribunal se pronunciará sobre dicha moción dentro de las seis semanas posteriores a la entrega.
PD: 
Aunque puede observarse que en el documento se establece las fechas para el año 2017 y el juicio para el 2018, pareciera que habría una confusión con el año, y que el juicio correspondería definitivamente para abril de 2017. No obstante, el documento oficial señala claramente que será el abril de 2018, tal cual se publica en esta entrada.