martes, 7 de junio de 2016

Conoce el abogado que lleva la demanda de Diosdado Cabello en Nueva York

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Tal como hemos informado en otras entradas, el segundo hombre fuerte del régimen de Venezuela, Diosdado Cabello Rondón demandó el pasado 6 de mayo, al diario The Wall Street Journal, WSJ por difamación y calumnia, a raíz de un artículo en el que se indicó que el político venezolano era investigado en EEUU por delitos de narcotráfico.

El abogado contratado por Cabello para interponer la querella jurídica contra Dow Jones y News Corp. es Gary Steven Redish del escritorio jurídico Winne, Banta, Hetherington, Basralian & Kahn, P.C.  Esta firma jurídica está basada en el estado de Nueva Jersey pero sus profesionales están autorizados para ejercer en la ciudad de Nueva York, jurisdicción del pleito por el cual Cabello aspira obtener más de 75 mil dólares por daños y perjuicios.

Winne Banta Basralian y Kahn, P. C. fue fundada en 14 de febrero de 1921 por Walter G. Winne, y Horacio F. Banta, y en la actualidad es uno de los bufetes de abogados más antiguos de Nueva Jersey y una de las mayores empresas de servicio completo en el condado de Bergen.

Sus socios fundadores fueron "dos de los miembros más prominentes de la comunidad legal en su tiempo" dice su página web. 

Gary S. Redish es un abogado de negocios cuya práctica se concentra en bienes raíces comerciales, litigios comerciales, comercial, corporativa, bancaria y el derecho internacional.

Redish se graduó en la Universidad de Rutgers, y tiene un postgrado en Planificación Urbana en la Universidad de Connecticut. Redish está autorizado para ejercer el derecho en las siguientes jurisdicciones: 

New Jersey
New York
U.S. District Court, District of New Jersey
U.S. District Court for the Southern District of New York
U.S. District Court for the Eastern District of New York
U.S. Bankruptcy Court for the Southern District of New York
U.S. Bankruptcy Court for the Eastern District of New York
U.S. Court of Appeals for the Second Circuit
U.S. Court of Appeals for the Third Circuit
U.S. Supreme Court


Redish ha representado a clientes en todos los aspectos de bienes raíces comerciales, incluyendo la adquisición, venta, financiación y desarrollo de negocios. Es representante de varias compañías internacionales, nacionales y cerca llevadas a cabo y ha manejado todos los aspectos del trabajo legal para muchas empresas cerca llevada a cabo con éxito, incluyendo asuntos corporativos, litigios, compra y venta de negocios, estrategias de salida y otros asuntos comerciales asegura la página web de la empresa.

Actualmente se desempeña como asesor de entrenamiento en el norte de Nueva Jersey para los créditos comerciales con problemas.

Redish ha sido asesor y miembro del consejo de administración de Inter Lotto (UK) Limited, una compañía que organiza loterías de caridad en todo el país en el Reino Unido. También representó el mismo cliente en relación con la concesión de licencias y el funcionamiento de las loterías de caridad en Hungría, la ex Unión Soviética, la República Dominicana y Guatemala.

No se ha encontrado record alguno que vincule la firma de abogados con empresas del Estado venezolano, tales como Pdvsa o Citgo.



¿Es el diálogo, una salida a la tragedia que vive Venezuela o una simple herramienta para que el régimen gane tiempo?

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Frente al incremento de los conflictos sociales, el gobierno ha decidido dar una respuesta militarizada, con lo cual incurre en la violación de los derechos humanos. Es esa la razón por la que el régimen no quiere someterse a un escrutinio.

En los últimos 17 años, la comunidad internacional y los sectores políticos del país han planteado la estrategia del diálogo como método para solventar la crisis de gobernabilidad que vive Venezuela.  El diálogo es el método pacífico -ideal- para disminuir la conflictividad. No obstante, requiere de la buena voluntad de los sectores en pugna.  En la era chavista, todos los intentos de diálogo han fracasado y el actual llamado, parece no ser diferente a los anteriores.

Hay una enorme barrera para concretar un diálogo en el país: El gobierno no quiere dialogar ni acepta ser escrutado. El diálogo sería la vía más factible para un entendimiento nacional pero lamentablemente la cúpula oficial se niega al reconocimiento y al respeto del oponente. 

En Venezuela existe desconfianza entre las partes y ese factor priva para concretar un entendimiento que permita disminuir la conflictividad. Para nadie es un secreto que una amplia mayoría de la sociedad venezolana desconfía del gobierno y de los militares. A su vez, el gobierno desconfía de la oposición y de los sectores sociales empeñados en un cambio democrático. Por su parte, la oposición conoce los verdaderos objetivos del oficialismo y de los "mediadores o facilitadores" escogidos por el régimen para liderar la conciliación.

Si bien recordamos, el primer intento de diálogo se produjo cuando Hugo Chávez estaba al frente del gobierno, con la mediación del colombiano, César Gaviria en la llamada Mesa del Diálogo, cuyos resultados nunca se cumplieron(2002-2003). Luego, hubo otro intento de "diálogo" con el grupo de Unasur encabezado por Ernesto Samper, que tampoco resultó (2014), y ahora con el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero (2016).

Un país descarrillado al borde del abismo

El escenario actual de Venezuela muestra una descomposición social, económica y política cuya solución requiere del esfuerzo de todos los sectores, sin exclusión alguna. Es tan grave el grado de conflictividad que necesariamente todos  aquellos interesados en un cambio real debemos actuar, dejando de lado los intereses particulares para centrarnos en un sólo objetivo: detener la crisis humanitaria que se avecina y la inminente explosión social, que traerá como resultado la actuación de las fuerzas armadas y, por ende, bajas importantes en la población civil.


Hay que hacerlo antes que sea demasiado tarde

Es urgente concretar un verdadero acuerdo nacional en el que prive una sola meta: sacar a Venezuela del abismo y reconstruirla en base a un plan país donde todos extremos se reconozcan, de ta manera que se pueda trabajar en conjunto para recomponer las instituciones. Tenemos que proponernos zanjar las profundas heridas que ha dejado en cada uno de nosotros la experiencia del modelo chavista. 

Un instrumento para quedarse

Frente a la explosiva realidad, el diálogo aparece (para la mayoría del país) como un instrumento usado por el gobierno para ganar tiempo y evitar -a toda costa- que se realice el referendo revocatorio en 2016. La  idea del gobierno es seguir manipulando los actores políticos, presionando para que el colectivo obedezca y acepte la autoridad por la fuerza. Hoy como ayer, el régimen pretende hacerle creer a la comunidad internacional que está dispuesto a "sentarse a dialogar con la oposición" y que los violentos son los del lado contrario.
 La actuación de los jerarcas del régimen refleja que no existe un sentimiento de buena voluntad por parte de quienes ostentan el poder para buscar una salida a la crisis.
Por su parte, la oposición, a pesar de los extraordinarios esfuerzos que se han hecho para fortalecer la unidad,  mantiene sus divisiones (radical, moderada y extremadamente moderada-llamada colaboracionista por algunos) que son propias de la cohesión de varios grupos políticos con visiones diferentes sobre el país. 

Para dialogar, la MUD pide condiciones mínimas que el gobierno rechaza de plano. Frente a los dos bandos en pugnas aparece un mediador cuya objetividad está comprometida, entre otras cosas, porque ha mantenido relaciones políticas y comerciales con gobierno desde hace varios años. La relación de compromiso con el oficialismo anula la posibilidad de José Luis Zapatero para acometer -de manera objetiva- la enorme tarea de sentar al gobierno y a la oposición en una mesa y hacer un esfuerzo para que ambos sectores reconozcan al oponente, los respeten y  acepten dar lo mejor de sí para crear una negociación efectiva para solventar la crisis. 

La naturaleza de la conflictividad política y social que vive el país requiere de medios efectivos para canalizar una resolución del conflicto. 

El no reconocimiento de la oposición por parte del gobierno hace que sea extremadamente difícil que haya diálogo. El gobierno es de naturaleza autoritaria, y por tanto, trata de resolver la crisis a través de la implementación de fuerza.

 No hay solución rápida

La búsqueda de un desenlace inmediato de la tragedia nacional es un anhelo de grupos opositores. ¿Sacar del poder a Maduro y sus colaboradores significaría el fin del conflicto?. Si bien es un factor clave para el remedio, un mero cambio de cúpulas no es la culminación del caos, sino una parte de un proceso de transformación mucho más complejo.

La solución al conflicto venezolano compromete varias generaciones y un arduo trabajo que podría durar varias décadas y cuyo éxito va a depender de varios factores, entre ellos, el compromiso  y la visión del grupo que asuma el poder a futuro y la naturaleza del acuerdo.

El liderazgo político actual y aquél que asuma las riendas de la transición, debe ser responsable al comunicar la magnitud del problema y la complejidad de la solución. La politiquería y la demagogia debe dar paso a la cordura y a la seriedad.




Un acuerdo nacional con gente comprometida con Venezuela

El problema del país va mucho más allá del autoritarismo del régimen y los anhelos de cambio de una población agotada de los abusos reiterados del poder a lo largo de más de tres lustros. El conflicto que vive Venezuela exige un acuerdo nacional sobre un modelo de país diferente al actual, basado en principios diferentes a los fracasados. La solución incluye un alianza entre los sectores civiles, académicos, políticos y, en especial, una concientización de la casta militar, en cuyo seno existe un enorme grado de descomposición, cuyos rangos altos y medios se han acostumbrado al pillaje, a la corrupción y muchos han establecido vínculos con el narcotráfico. 

En estos momentos, las fuerzas armadas están divididas en dos bandos, uno de los cuales está dispuesto a levantar las armas contra el pueblo para evitar el cambio.

Lo posible

Por ahora, hay que seguir apostando a una salida pacífica, constitucional y democrática. Hay que seguir presionando (nacional e internacionalmente) para que se logre un compromiso real para la reconstrucción del país. La gravedad de la situación nos obliga a concertar para evitar lo peor.

Los factores que produjeron el Caracazo, 20 años atrás, están presentes y potenciados en el escenario actual. La masa hambrienta está dispuesta a salir a saquear, y el Estado está listo para aplicar el monopolio de violencia. 

Las Fuerzas Armadas Nacionales parecieran estar dispuestas a masacrar al pueblo.


**** Zanjar las heridas, producto de los odios impulsados por Hugo Chávez y sus sucesores, requiere de tiempo, de re-educación y de un compromiso social  firme y desinteresado. 

****Todo indica que el tiempo se está agotando. No hay concientización por parte de los jerarcas del gobierno y del algunos actores políticos sobre la urgencia de buscar una solución a la crisis. 

****Un diálogo sincero necesita que previamente se acepten condiciones mínimas, tales como: libertad de los presos políticos, cumplimiento de la ley, realización del referendo, aceptación de la ayuda humanitaria, parar la violación de los derechos humanos.

****El oficialismo cerró la ventana al entendimiento, y lejos de bajar la presión, ha tomado acciones que han encendido más el conflicto, haciendo que la situación el país sea inmanejable y se constituya un caldo de cultivo perfecto para otro tipo de peligrosas aventuras .

¿Se requiere la actuación internacional?

Si hace falta un arbitraje internacional. Se necesita con urgencia un mecanismo que obligue al entendimiento, para lo cual es indispensable que los mediadores gocen de la confianza de los sectores en pugna, que a su vez permitan que las partes acepten transigir en pro de la consecución de un acuerdo razonable que implique una convivencia mínima tolerable. 

****Por ahora no hay muestras que oficialismo vaya a cambiar su estrategia perversa de usar la represión, el miedo, el terror, y los ataques de los brazos armados legítimos e ilegítimos, para mantener el poder.

****

La experiencia en los últimos años, es que cuando el régimen desea "imponer el diálogo", el resultado es mayor conflictividad. No existe diálogo impuesto. La imposición es un engaño, es el  uso de una valiosa herramienta de la negociación de conflicto para que un bando pueda mantenerse en el poder, ganar tiempo y apostar a que ocurra otro evento que le permita disuadir a la población y retomar el control que por ahora parece haber perdido.






domingo, 5 de junio de 2016

Abulia colectiva, una epidemia que padece la población venezolana

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Definitivamente para vivir hay que tomar partido, actuar, opinar, tener una posición política. Esa es la regla de la vida. Lo contrario es ser abúlico, un parásito que se alimenta de los miedos, un indiferente que se detiene frente a la actividad. Por años, los abúlicos se han convertido en el peso que sumerge a las sociedades en el abismo, a merced de un solo hombre, o de un grupo, que le roba la voluntad al colectivo para hacer lo que se le venga en gana. Los abúlicos son una especie de cáncer que corroe el entusiasmo y la acción de cambio, el ancla que logra anquilosar a un pueblo y lo lleva a su autodestrucción...cómo quisiera que hubiese el remedio universal contra la indiferencia. 


Preparados para entregar la voluntad 

Por aquellos tiempos se corría el rumor de cambio a lo largo y ancho del país. 1998, el Congreso, que para la época era bicameral y en su seno se hacían leyes, discutía sobre los escenarios futuros que se configuraban a una velocidad galopante. Recuerdo que conversé con Pepe Rodríguez Iturbe, amigo, tutor y profesor. Hablamos sobre los cambios que se imponían en el país, y sobre la incapacidad de la sociedad de advertir los peligros que llevarían al traste las libertades democráticas y la institucionalidad que se había edificado en Venezuela, y que a pesar de los desaciertos de los gobiernos de la segunda mitad del siglo XX, permanecía aún con posibilidad de ser rescatada y mejorada. Pepe me comentó que temía lo peor y yo estuve de acuerdo con él. El país marchaba a su autodestrucción. Años después observaríamos que el cambio que se empezó a ejecutar desde 1999, empezaba a dar sus frutos. Poco a poco una gran parte de la sociedad se fue fosilizando, padeciendo una epidemia de abulia, de noluntad, que nos llevó convertirnos en un país atrofiado, paralizado, tullido. 

Hoy, Venezuela es un perfecto ejemplo de dejadez.  Una sociedad que aprendió a aguantar, que desarrolló un nivel incomprensible de tolerancia a la crueldad. Un país donde millones de personas no saben a dónde van, qué hacer y a dónde pertenecen. La sociedad venezolana pasó a ser un arcoiris emocional, una generación frustrada que vive  en un país que no reconoce, donde no encaja, y donde poco a poco se le ha quitado valor a la vida. 

En el proceso de cosificación del país, una gran parte de la sociedad perdió la capacidad de reacción, la voluntad de actuar para defenderse de los abusos del poder.

¿Qué es la abulia colectiva?
Una epidemia que se roba la voluntad de actuar

Pareciera que la población venezolana asiste impasible a su propia destrucción. Inerte ante los hechos que día a día se suceden y trastocan el desenvolvimiento normal de cualquier sociedad, en Venezuela, el pueblo —salvo algunos episodios en los que parece reaccionar a manera de espasmos— se mantiene inmutable, casi inconmovible ante el escenario en el que su propia ruina tiene lugar.

El diccionario recoge una definición que, a juicio de algunos, define perfectamente este comportamiento —o falta de él— del venezolano: la palabra “abulia”, derivada del griego aboulia que se refiere a la “ausencia patológica de voluntad, sin que exista un trastorno somático ni intelectual”. Siendo que por abúlico se tiene a quien padece de abulia, estaríamos, por tanto en Venezuela, según el rigor de los términos, frente a una población abúlica.

Ya en términos neurológicos, la abulia está referida a la falta de voluntad o iniciativa y de energía. Se trata de uno de los trastornos de disminución de la motivación y forma parte de los trastornos de la motivación disminuida, como son la apatía, siendo menos extrema, y el mutismo acinético, que es más grave que la abulia. 
Así tenemos que un paciente con abulia será una persona incapaz de actuar o tomar decisiones de forma independiente y cuya patología presenta varios estadios que pueden ir de lo sutil hasta lo abrumador. 

A la abulia —también conocida como la enfermedad de Blocq— fue considerada desde un principio como un trastorno de la voluntad, una alteración patológica de ésta. Quien padece de abulia puede experimentar una ausencia total o parcial de la voluntad, que se expresa en la incapacidad para tomar decisiones y ejecutarlas. 
En la práctica educativa este término se suele aplicar a ciertos estados transitorios de inadaptación del niño, como pueden ser los estados de indecisión, inercia, pereza, etc.

El padecimiento de la abulia lleva a quienes la sufren a ser incapaces de tomar una decisión frente a un dilema siendo que, incluso, aun a sabiendas de que algo es lo más deseable o adecuado, son incapaces de afrontarlo.

La psiquiatría acuñó el término en Francia durante la primera mitad del siglo XIX y el primero en emplear la palabra en castellano fue Elías Zerolo, filólogo y traductor español establecido en París, en su Diccionario enciclopédico de la lengua española, quien la definió así: “Especie de locura en que domina la ausencia de voluntad”.

Sin embargo, quien popularizó el término en español fue Ángel Ganivet, un escritor y diplomático que vivió entre 1865 y 1898, quien acusó que la crisis de fin de siglo XIX que sufrió España era consecuencia de un problema colectivo fundamental: la abulia.

"Si yo fuese consultado como médico espiritual para formular el diagnóstico del padecimiento que los españoles sufrimos (porque padecimiento hay y de difícil curación), diría que la enfermedad se designa con el nombre de 'no querer', o en términos más científicos, con la palabra griega ‘aboulía’, que significa eso mismo: ‘extinción o debilitación grave de la voluntad”.
Conformarse con lo que hay, ya que nada puedo cambiar
Refería Ganivet la existencia de una forma vulgar de abulia común en el grueso de la población, pues todos, incluyéndose, en algún momento de nuestra vida la hemos podido experimentar.  “¿A quién no le habrá invadido en alguna ocasión esa perplejidad de espíritu, nacida del quebranto de fuerzas o del aplanamiento consiguiente a una inacción prolongada, en que la voluntad, falta de una idea dominante que la mueva, vacilante entre motivos opuestos que se contrabalancean, o dominada por una idea abstracta, irrealizable, permanece irresoluta, sin saber qué hacer y sin determinarse a hacer nada?” (Idearium español, pp. 162-63).

Otro escritor español que echó mano del concepto  —como lo hicieron varios de la generación del ‘98— fue Miguel de Unamuno, aunque lo utiliza acentuándolo en la “i”, abulía, queriendo así respetar la pronunciación griega. “Hay abulía para el trabajo modesto” (En torno al casticismo, V, OC, III, 295).

Coincide con Ganivet en los síntomas del mal en el capítulo de uno de sus escritos titulado “Sobre el marasmo actual de España”, al tiempo que aplica términos sinónimos —aunque con matices distintos— como nicodemismo, noluntad y gana. El primero de ellos referido al personaje bíblico Nicodemo, que aparece reseñado en el Evangelio (Juan, 3.1-15), cuando se acercó a Cristo de noche por miedo a que le descubrieran los fariseos, lo que a juicio de Unamuno denota la grieta entre la decisión de emprender un camino y el miedo a dar el paso necesario.

También Unamuno aplica el término noluntad para referirse a la abulia. 
La noluntad, según la Real Academia de la Lengua Española, es el “acto de no querer”.
“España es una nación abúlica y, como tal, está a la defensiva… Esto no es querer algo, no es voluntad, es no querer, es noluntad, o si se quiere, abulia” (1914, XI, 332-33). 

En toda la obra de Unamuno es posible encontrar la gana: el deseo voluntarioso que da saltos irresponsables o no se plasma en acción.

Sobredosis de marasmo

El socialismo o izquierdismo chavista, por llamarlo de alguna manera, pareciera haber inyectado en la sociedad venezolana una sobredosis de marasmo a través de la dádiva oficializada en misiones, ayudas, sinecuras, pensiones, becas, subvenciones y pare de contar, que ha dejado como cosecha un pueblo incapaz de reaccionar ante el abuso gubernamental. Una población “achinchorrada” que pregunta con desgano frente a la serpiente que viene a inocularle su veneno “qué es bueno para la picada de culebra” en lugar de huir.

Un país casi cataléptico.

La situación es grave, pues estamos en presencia de una sociedad que, al parecer, se ha decantado por alienar su papel de defensor de los valores democráticos.

No hay “nosotros” sin un “yo” que lo anteceda, pero es precisamente allí donde decide actuar el comunismo totalitario en aras de un supuesto colectivo que se supone por encima del individuo.

Y es que la variante violenta del socialismo —precisamente, la que se ha implantado en Venezuela— desde la segunda mitad del siglo XX no son otra cosa que tiranías militaristas  que están al servicio de la nueva clase que ostenta el poder. Tal estado conduce a la idiotización de los pueblos.

En tales circunstancias —y dada la política de terror aplicada por los gobiernos totalitarios— el miedo comienza a expandirse y la población a callar. Con el tiempo, el silencio y la inacción se conforman como parte de su ser, de su idiosincrasia.

Las cotidianas colas para comprar los pocos alimentos y medicinas que se consiguen no son un fenómeno exclusivo de Venezuela. No. Eso ocurrió en la Unión Soviética, en el Chile de Allende y en la Cuba de los Castro, por nombrar sólo tres casos. La fórmula es sencilla: un pueblo con hambre es un pueblo que no protesta, que no se queja y acepta impávido la realidad que le circunda.




jueves, 2 de junio de 2016

Caso Flores: Conoce cuánto deben pagar los prisioneros de las cárceles federales de EEUU

Por Maibort Petit
@maibortpetit


El caso de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas ha acaparado la atención de la opinión pública internacional. Entre las curiosidades que me llegan de los lectores de este blog, están varias consultas sobre los gastos en los que incurren los presos en las cárceles federales norteamericanas. Un joven estudiante llamado José P, de la Universidad Católica Andrés Bello preguntó lo siguiente: ¿Los primos Flores están viviendo en la cárcel federal de NY a "costillas" del gobierno de los Estados Unidos o ellos tienen que pagar, por ejemplo, la comida o lo que cobraron los abogados públicos que usaron y luego despidieron para contratar a los privados?....porque allá todo se paga. 

La respuesta a esta pregunta es afirmativa. En los Estados Unidos las cárceles son privadas y los prisioneros -que son condenado por violaciones de las leyes- deben pagar por los servicios recibidos. Inclusive, muchos deben correr con los coste de honorarios de los defensores públicos si el juez de la causa lo considera conveniente. 

En estos momentos, los "sobrinos presidenciales", acusados por el gobierno federal de querer importar 800 kilos de cocaína a los Estados Unidos se encuentra en prisión preventiva desde el 10 de noviembre de 2015. Ambos están recluidos en una celda en el Metropolitan Correctional Center de Manhattan. Mientras estén en prisión preventiva, el gobierno cubre los costos de reclusión, lo que indica que los primos Flores no tiene que pagar por su estancia en esa prisión sino que el gobierno corre con los gastos hasta que se produzca la sentencia. De llegar a ser condenados, los sobrinos de Cilia Flores deben pagar por muchos de los servicios recibidos, incluyendo su celda y la comida. Para costear las deudas pueden optar por trabajos remunerados en el mismo sistema carcelario, tal como ocurre con ciento de miles de prisioneros en las cárceles norteamericanas o, en pocos casos, aceptar donaciones de familiares o terceros.

Nada es gratis...todo se paga tarde o temprano

El sistema carcelario norteamericano es uno de los más costosos del mundo y en la mayoría de los casos, los reos deben pagar por la totalidad de los días que pasen tras las rejas. En ciudades como Nueva York, por ejemplo, y de acuerdo al reporte del Departamento de Prisiones Federales 2014, los presos cuestan anualmente $60.000 dólares. En otros estados el costo es menor. Antes de la condena, los presos sólo pagan por sus servicios personales y las tarifas legales. Luego de ser condenados, están obligados a pagar costes legales, multas, las deudas de reclusión y otros gastos relacionados que la corte considere.

El grueso de la población carcelaria paga su celda, (Pay-to-stay) y la comida. Inclusive, muchos deben pagar el sistema de monitoreo y alarmas que usan para salir en libertad bajo fianza o condicional. Por ejemplo, el brazalete para monitorear los movimientos del expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel Melo (quien está siendo acusado por 11 delitos en los EEUU, y se encuentra en libertad bajo fianza desde el pasado mes de marzo en su residencia de la Florida) cuesta $300 dólares mensuales aproximadamente. Estar en libertad condicional cuesta a entre $80 y $100 al mes. 

En el caso de los sobrinos de Cilia Flores, que no han sido condenados aún, están obligados a pagar una parte de sus gastos personales. El sitio de reclusión de los Flores, el MCC, tiene uno de los precios más altos de las cárceles del país para los siguientes servicios: papel toilet, co-pagos de seguros médicos, prescripciones, servicios dentales, comida, uniformes, artículos de higiene, llamadas telefónicas, Internet, pruebas de drogas, honorarios de visitas, gastos de reserva, y otros en los que incurran los  internos antes del juicio. 

El informe realizado por el Departamento de la Justicia estadounidense del año 2014 estima que 10 millones de personas deben pagar más de $50 mil millones en deudas resultantes de su participación en el sistema justicia penal. En las últimas décadas, las tasas adicionales por los servicios que se le cobran a los prisioneros en las cárceles federales, estatales y municipales han proliferado, como por ejemplo el recargo por delito graves.

Los cobros a los reclusos son el resultado del aumento de la población carcelaria y el descontrolado incremento de los presupuestos que ha generado un alto déficit en las administraciones estatales, locales y en la federal de prisiones. Como resultado, los reos que son ciudadanos estadounidenses salen con deudas que al no ser pagadas aumentan por las multas adicionales. En el caso de los extranjeros, las deudas deben ser canceladas a su salida del recinto.

A pesar que muchos abogados y familiares de los presos han solicitado eliminarlas esos cargos, alegando que dichos cobros podrían violar la cláusula de castigo cruel e inusual de la Octava Enmienda, hasta el momento las cortes no se han pronunciado al respecto y consideran que los cobros son legales y no violan la constitución del país.










lunes, 30 de mayo de 2016

Ratifican calendario procesal propuesto por la fiscalía para el caso de los sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

De acuerdo al registro de actas de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, las fechas propuesta por la fiscalía y que sirven de ruta para el proceso judicial de los sobrinos de Cilia Flores fueron ratificadas, quedando fijados los siguientes días como fechas topes para los actos procesales correspondientes al caso de Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas:

  1. Las mociones presentadas por la defensa: 1 de julio de 2016
  2. Respuestas de la parte acusadora a las mociones de la defensa: 22 de julio de 2016
  3. Respuestas sobre mociones de la defensa a la fiscalía: 5 de agosto de 2016. 
  4. El juicio con jurado comenzará (si es necesario) el lunes 7 de noviembre de 2016. 

Llama la atención que en las actas se establece un inciso en la fecha de inicio del juicio, con una acotación que deja abierta la posibilidad de cambios o de no realización. 


Vale destacar que en los juicios de esta naturaleza, se suele aprobar un calendario procesal que no limita las posibilidades de actuación de la fiscalía  y de los acusados. Por lo general, la parte acusadora ejerce presión sobre los acusados para que cambien su declaración de no culpabilidad a culpable, a cambio de una reducción de los años de condena. 

Tal como lo hemos escrito en este blog, en los Estados Unidos un 97 por ciento de los acusados por delitos de narcotráfico se declara culpable para recibir sentencias menos severas, mientras que un 3 % va a juicio y es condenada a más años de prisión. De acuerdo al último reporte de 2015, las penas para los que se declararon culpables y no fueron a juicio fue de 5 años 4 meses aproximadamente (dependiendo del número de delitos y de las negociaciones que hicieron sus representantes legales) y los que fueron a juicio obtuvieron sentencias de 16 años y 5 meses en promedio.

En la última aparición pública ante el juez Paul Crotty, ocurrida el 12 de mayo de 2016, los acusados Campos Flores y Flores de Freitas respondieron a las preguntas del Fiscal Preet Bharara en el procedimiento conocido como Audiencia Curcio. 

En esa conferencia previa al juicio  Campos Flores apareció representado con sus abogados John T. Zach y Randall W. Jackson mientras que su primo, Flores De Freita estuvo representado por sus abogados David M. Roday y Michael D. Mann. Como intérpretes en el idioma español estuvieron Humberto García y Mirta Hess.

Ambos acusados aceptaron que conocían que había un potencial conflicto de intereses que podía perjudicar la garantía establecida en la Sexta Enmienda Constitucional que otorgar el derecho a una defensa sin conflicto, motivado a que un tercero paga los costes legales de ambos imputados. No obstante a la advertencia del gobierno, los Flores decidieron continuar con sus respectivos representantes legales a lo largo del proceso. Asimismo, los Flores renunciaron a un juicio rápido y sus defensores aprobaron el calendario en movimiento establecido ante juez por la fiscalía. 

Metropolitan Correctional Center ubicado en 150 Park Row NY
Campos Flores y Flores de Freitas siguen en prisión preventiva en la cárcel federal conocida como Metropolitan Correctional Center. ubicada en la isla de Manhattan. El próximo 10 de junio, los dos sobrinos de la pareja presidencial venezolana cumplirán 7 meses apresados, acusados de conspirar para traficar a los Estados Unidos 800 kilogramos de cocaína, desde Venezuela, vía Honduras.





jueves, 26 de mayo de 2016

Designan al juez John G. Koeltl para atender demanda de Diosdado Cabello contra WSJ en la Corte de Nueva York

Por Maibort Petit
@maibortpetit


El veterano juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York,  John G. Koeltl será el encargado de dirimir la demanda presentada por el diputado chavista Diosdado Cabello contra al diario The Wall Street Journal, WSJ por difamación y calumnia, a raíz de un artículo en el que se indicó que el político venezolano era investigado en EEUU por delitos de narcotráfico.

Cabello presentó la demanda el pasado 5 de mayo de 2016, a través de su abogado Gary Steven Redish del escritorio jurídico Winne, Banta, Hetherington, Basralian & Kahn, P.C. y con la que aspira obtener una suma superior a $75 mil dólares por supuestos daños y perjuicios causados por la información inexacta y falsa del artículo publicado el 18 de mayo de 2015.

El juez John G. Koeltl, un abogado de 71 años, es graduado en  la escuela de leyes de la Universidad de Harvard y fue designado, en 1994, por el expresidente Bill Clinton en su actual cargo de juez de distrito sur de Nueva York.

Koeltl es ampliamente conocido en los medios estadounidenses por haber tomado una polémica decisión que favoreció a la abogada y activistas de la izquierda, Lynne Stewart quien fue condenada a 10 años de cárcel por haber colaborado en transmitir mensajes desde celda de la cárcel de su cliente el terrorista, Omar Abdel Rahman en Minnesota, a una célula radical en Egipto.

Omar Abdel Rahman fue condenado a cadena perpetua por conspirar para volar varios monumentos en la ciudad de Nueva York, entre ellos el World Trade Center y la oficina de FBI en Manhattan, en 1993.  Stewart fue acusada por el gobierno de los EEUU de actuar como una cómplice de conspiración del terrorismo.

Stewart fue liberada antes de tiempo porque enfermó de cáncer durante su reclusión y su estado de salud pasó a ser terminal. Luego del parte médico, Koeltl decidió darle la libertad por lo cual recibió duras críticas de varios sectores del país.

Otro actuación del juez que fue ampliamente reseñada en la prensa fue el caso que involucró Raffaello Follieri en 2011, quien se declaró culpable de conspiración, fraude y lavado de dinero en relación con la adquisición de una propiedad para la Iglesia Católica. El caso Follieri recibió mucha publicidad, debido a que estaba relacionado con las celebridades de Hollywood, especialmente con Anne Hathaway y varios políticos, entre ellos el ex presidente Bill Clinton y  el candidato presidencial republicano John McCain. 

Otro caso que generó duras críticas contra el juez  John G. Koeltl fue el controvertido fallo a favor de una campaña de carteles que se hizo en los autobuses y trenes subterráneos de la ciudad de Nueva York que decían: "Matar Judíos es un culto que nos acerca a Alá", junto a la imagen de un joven con un pañuelo a cuadros. "Esta es Su Yihad. ¿Lo que es tuyo?".

Koeltl decidió que no podían prohibir los avisos, argumentando las garantías para la libertad de expresión. La decisión  del juez fue contraria a la posición del organismo que administra el sistema de autobuses y subterráneas de Nueva York que habían advertido que la campaña incitaba a la violencia contra los Judíos. 


En el calendario del juez John G. Koeltl aún no ha sido fechado el caso de Diosdado Cabello con el WSJ, pero siguiendo con con los procedimientos del sistema se espera que el mismo aparezca en la agenda en el mes de junio del 2016.



miércoles, 25 de mayo de 2016

Conoce los detalles de la demanda interpuesta por Diosdado Cabello contra The Wall Street Journal (WSJ)

Por Maibort Petit
@maibortpetit


En la demanda que el diputado venezolano, Diosdado Cabello Rondón interpuso contra The Wall Street Journal exigió, resarcir los daños y perjuicios que ha sufrido en lo personal y lo económico, por la publicación de un artículo en su contra donde se le relaciona con el tráfico de drogas y el lavado de dinero. En la reclamación no aparece un monto de dinero específico, aunque se establece que la suma será superior a los $75 mil dólares.

Cabello interpuso la demanda el 5 de mayo de 2016 en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, donde acusó a dos comunicadores del diario The Wall Street Journal (WSJ) de difundir declaraciones falsas y difamatorias en un reportaje publicado en mayo de 2015, donde se informó que estaba siendo investigado por los fiscales de Estados Unidos bajo la sospecha de estar vinculado al tráfico de cocaína y lavado de dinero a través de Venezuela.


La demanda de Cabello Rondón contra Dow Jones & Company, Inc.  y News Corporation y establece lo siguiente:

La naturaleza de la acción

1. Se trata de una acción por difamación que surge de la publicación en The Wall Street Journal de un artículo titulado: "Funcionarios venezolanos sospechosos de estar volviendo al país en el centro global de la cocaína," y subtitulado: "EE.UU. investiga al Nº 2 del gobierno, Diosdado Cabello, y a otros oficiales, bajo la sospecha de tráfico de drogas y lavado de dinero" firmado por José de Córdoba y Juan Forero.

Leer el artículo objeto de la demanda aquí

2. Por información confiable, las alegaciones contenidas en el artículo son inexactas y distorsionadas, al transmitir información basada en fuentes no identificadas que supuestamente había dado a conocer los datos a los acusados. Por el contrario, el artículo se basan en las cuentas inexistentes o inexactas de supuestas investigaciones legales en curso.

3. El artículo contiene acusaciones falsas y difamatorias en las que asegura que el demandante ha estado involucrado en actividades delictivas relacionadas con el tráfico de drogas y lavado de dinero.


4. El acusado News Corp., a través de su filial de Dow Jones, publicó el artículo el 18 de mayo de 2015, en The Wall Street Journal, diario insignia de Dow Jones. 

Aproximadamente el mismo día, los acusados ​​difundieron el artículo en todo el mundo, mediante su publicación en la World Wide Web a través de la página web oficial de The Wall Street Journal, donde permanece actualmente accesible. Véase id., Disponible en http://www.wsj.com/articles/venezuelan-officials-suspected-of- girando el país-en-global-cocaína-hub-1431977784 (consultado la última vez el 18 de abril de 2016).

5. Con la publicación, los demandados permitieron que el artículo fuera ampliamente difundido y comentado en todo el mundo, con lo cual han causado y continúan causando un enorme daño a la reputación del Sr. Cabello y a su buen nombre, tanto en lo personal como en su calidad de miembro clave de la Asamblea Nacional de Venezuela. El Sr. Cabello también ha sufrido daños económicos sustanciales como consecuencia de la publicación del artículo y su posterior difusión.


6. Muchas de las declaraciones falsas y difamatorias contenidas en el artículo fueron publicadas nuevamente por otros medios de comunicación internacionales. Esas nuevas publicaciones han agravado los daños a Sr. Cabello causados ​​por la publicación original.

7. El demandante reclama daños y perjuicios, incluidos los daños punitivos, así como los costes legales, contra todos los acusados.

Las partes


8. El demandante Sr. Cabello es residente y ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela. Sr. Cabello es un funcionario, un servidor público consumado del gobierno venezolano que sirve y ha servido, en un número de posiciones de alto rango dentro del gobierno venezolano. Entre otros puestos clave que se describen a continuación, el Sr. Cabello es un miembro actual de la Asamblea Nacional de Venezuela, después de haber sido presidente de la Asamblea Nacional,  desde el 5 de enero de 2012 hasta el 5 de enero de 2016. También se desempeña como vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela  ( "PSUV"), y en esta capacidad, se refiere a menudo como"número dos" del país.

9. El acusado, Dow Jones, es una corporación existente bajo las leyes del estado de Delaware,  su sede central y centro de actividad principal se encuentra en este distrito, en 1211 Avenue of the Americas, Nueva York, Nueva York 10036. Dow Jones es un proveedor global de noticias e información de negocios.

10. El Wall Street Journal ("Wall Street Journal") es el producto insignia de los medios de comunicación del acusado Dow Jones. El Wall Street Journal, está disponible en forma impresa, en línea ya través de múltiples dispositivos móviles, tablets y dispositivos de lectura electrónicos." Forma Ver News Corp. 10-K de fecha 13 de agosto de 2015. WSJ cubre noticias nacionales e internacionales y proporciona análisis, comentarios y opiniones sobre una amplia gama de temas, incluyendo la evolución de los negocios y tendencias, la economía, los mercados financieros, inversión, ciencia y tecnología, estilo de vida, la cultura y los deportes. 

Sobre la base de los datos más recientes que se pueden obtener en la bolsa, Wall Street Journal "tiene una impresión promedio y las ventas digitales de emisión de aproximadamente 2.197 millones, incluyendo la impresión del medio y las suscripciones digitales de aproximadamente 1.897.000. WSJ.com, que ofrece tanto contenido libre y de alta calidad, un promedio de más de 72 millones de visitas al mes para los 12 meses que terminaron el 30 de junio de 2015.

11. El acusado News Corp. es una corporación existente bajo las leyes del estado de Delaware, con su sede central y centro de actividad principal se encuentra en este distrito en 1211 Avenue of the Americas, Nueva York, Nueva York 10036. Como empresa de servicios de medios de comunicación y de la información centrada en la creación y distribución de contenido autorizado y atractivo para los consumidores y empresas en todo el mundo ", de News Corp. distribuye contenidos de las marcas propiedad Wall Street Journal a través de su subsidiaria, la acusada Dow Jones. 

Jurisdicción y Competencia

12. Esta Corte tiene jurisdicción sobre la diversidad de esta acción bajo la ley 28 USC § 1332 (a), ya que la cantidad en controversia excede los $75,000, sin incluir los intereses y costes, y esta controversia es entre los ciudadanos de un Estado y un ciudadano o sujeto de un estado extranjero.

13. El lugar adecuado es en este distrito bajo la norma 28 USC §§ 1391 (b), ya que una parte sustancial de los actos u omisiones que dieron lugar a las reivindicaciones de este documento que se produjeron en este Distrito.

Denuncias generales


14. El Sr. Cabello es un esposo devoto y padre de cuatro hijos.  Sr. Cabello es un miembro distinguido del poder político venezolano, de alto rango de las fuerzas armadas, y un ingeniero profesional. Él es un graduado de la renombrada Universidad Bolivariana Militar de Venezuela ("West Point" de Venezuela).

15. Como vicepresidente de Venezuela, durante un fallido golpe de Estado en 2002, Sr. Cabello sirvió como presidente interino, asumiendo temporalmente la Presidencia del país.

16. El Sr. Cabello pronto dejó la Vicepresidencia y pasó a ser la cabeza del Ministerio del Interior y de Justicia a partir de 2002 a 2003, y el Ministerio de Infraestructura, de 2003 a 2004. Entre 2004 y 2008, el Sr. Cabello fue elegido para servir como gobernador de la estado Miranda, el segundo estado más poblado del país. Después de su éxito como gobernador, Sr. Cabello encabezó Ministerio de Infraestructura de Venezuela, más tarde rebautizado como Ministerio de Obras Públicas y Vivienda, hasta 2010, cuando fue elegido como candidato a diputado / representante del Estado Monagas.

17. Actualmente, el Sr. Cabello es un miembro activo de la Asamblea Nacional de Venezuela, después de haber servido como el Presidente de la Asamblea Nacional del 5 de enero de 2012 hasta el 5 de enero de 2016.

18. El 18 de mayo de 2015, Dow Jones y News Corp. publicaron un artículo del Wall Street Journal titulado: "Funcionarios venezolanos sospechosos de estar volviendo al país en el centro global de la cocaína"Fue subtitulado "EE.UU. investiga al Nº 2 del gobierno Diosdado Cabello y a otros oficiales, bajo la sospecha de tráfico de drogas y lavado de dineroPor información confiable, el título y el subtítulo, en la medida en que se mencionan y que se refiere el Sr. Cabello, eran una descripción inexacta de la investigación.

19. Por información confiable, el artículo presenta, de forma errónea, citas de fuentes no identificadas, y/o atribuidas a fuentes desconocidas que nunca fueron hechas, cuando:
a. El artículo afirmaba que las autoridades estadounidenses están investigando Sr. Cabello bajo la sospecha de que había convertido a Venezuela en "un centro mundial para el tráfico de cocaína y lavado de dinero"; y segundo, que citó a un funcionario anónimo del Departamento de Justicia diciendo que hubo una amplia evidencia para sugerir que el Sr. Cabello era "no una de las cabezas, sino  la cabeza, del cartel."

20. El artículo también informa de manera falsa e inexacta, sin fuente alguna, que el Sr. Cabello era el "objetivo principal" de la investigación

21. El artículo también cita a las personas que no participaron en ningún procedimiento oficial de investigación.

22. Uno de ellos, un supuesto ex oficial de la Guardia Nacional de Venezuela, declaró que "[l] es clara la implicación de altos funcionarios del gobierno de Venezuela en el tráfico de drogas." Esta afirmación se incluyó en la publicación de una manera tal que se podía inducir a una persona razonable creer que la supuesta fuente se refería al Sr. Cabello. 

23. El artículo también afirmó que "las personas familiarizadas con el caso" había dicho que Leamsy Salazar habían informado a las autoridades de Estados Unidos que fue testigo que Sr. Cabello supervisó la puesta en marcha de un gran cargamento de cocaína en la Península de Paraguaná en Venezuela".

24. Por información confiable, los acusados ​​Dow Jones y News Corp. obtuvieron esa cita de un artículo publicado varios meses antes en el periódico español ABC.


25. Por información confiable, los acusados ​​Dow Jones y News Corp. no obtuvieron la información con respecto a la acusación de Salazar, de cualquier persona involucrada en cualquier investigación oficial.

26. Por otra parte, los demandados Dow Jones y News Corp. obtuvieron la información con respecto a la acusación de Salazar de alguien involucrado en una investigación oficial, indicaron erróneamente la fuente sustancial de la declaración.


27. El artículo de WSJ con información difamatoria contra el Sr. Cabello generó un tsunami de nuevas publicaciones por varios medios estadounidenses e internacionales.

28. Los acusados ​​Dow Jones y News Corp. han doblado expresamente hacia abajo en sus acusaciones difamatorias por la reedición del artículo original que es usado como referencia en informes posteriores. Ver José de Córdoba, "EE.UU. Antiguos altos directivos del gobierno de Venezuela con cargos de tráfico de drogas, "The Wall Street Journal 2 de octubre de 2015, disponible en la parte superior http://www.wsj.com/articles/us-charges--ex-venezolanfuncionarios-con-drogas-trafficking 1443828347 (consultado el 18 de abril de última, 2016)  ("en una historia a principios de este año, The Wall Street Journal informó que los fiscales de Nueva York y Miami, así como una unidad de élite de la DEA en Washington, están construyendo casos de drogas contra funcionarios líderes venezolanos, incluyendo, a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, quien es ampliamente considerado el segundo hombre más poderoso del país.").

29. Oportunistas mal intencionados han utilizado, y  continúan utilizando, el original de artículo difamatorio publicado por los demandados y la multitud de reediciones que ha dado lugar tanto en los EE.UU. y como en los medios de comunicación internacionales como una plataforma de lanzamiento para instigar una venganza brutal contra el carácter del Sr. Cabello y su buen nombre en la opinión pública.  Ver, por ejemplo, Nicholas Casey y William Neuman, "Venezuela Pudo Haber Indirectamente Asistido por nosotros Investigación de Oficial," NY Times, 16 de diciembre de 2015, disponible en http://www.nytimes.com/2015/12/17/world / América / Venezuela-puede-tener-indirecta auxiliado por nosotros en la investigación-de-official.html _r = 0 (consultado el 18 de abril de última, 2016)?; Jackson Diehl, "El poder de un cartel de drogas en Venezuela," THE WASHINGTON POST 24 de mayo de 2015, disponible en https://www.washingtonpost.com/opinions/a-drug-cartels-power-in- Venezuela / 2015/05 /24/9bc0ff14-ffd6-11e4-8b6c-0dcce21e223d_story.html (consultado el 18 de abril de última, 2016).

30. Todas las condiciones previas para la presentación de esta acción se han realizado y han sido objeto de renuncia, o de otro modo sería inútil llevar a cabo la demanda.

31. El Sr. Cabello alega en los párrafos 1 al 30 los términos de la demanda del presente documento.


32. Dow Jones y News Corp. hicieron declaraciones falsas y difamatorias de hecho en relación con el Sr. Cabello en el artículo, tal como se identifica específicamente en los párrafos citados arribas 18-26.

33. Dow Jones y News Corp. publicaron estas declaraciones falsas de terceros, y también lo hizo sin ninguna autorización o privilegio.

34. Estas declaraciones falsas, escritas, constituyen difamación per se porque, sin limitación  acusan Sr. Cabello de cometer uno o más delitos graves, es decir, el tráfico de drogas y lavado de dinero que son delitos federales; y / o (2) tienden a dañar el Sr. Cabello, en su
profesión como funcionario del gobierno venezolano de alto nivel. 


35. Dow Jones y News Corp. hizo estas declaraciones falsas con real malicia, es decir, con conocimiento de que las declaraciones eran falsas o con imprudente indiferencia de si eran falsas o no.

36. Por otra parte, en la medida en que los demandados no hicieron estas declaraciones falsas con real malicia, las mentiras difamatorias propugnados no se refieren a la conducta oficial del Sr. Cabello, en cualquiera de sus papeles como un servidor público de Venezuela, y los demandados realizaron estas falsos declaraciones al menos por negligencia.

37. El Sr. Cabello ha sufrido daños como consecuencia de la conducta ilícita de los Demandados. POR LO TANTO, el demandante, Diosdado Cabello Rondón exige la apertura de un juicio contra los acusados ​​por daños y perjuicios, daños punitivos, los costos y las demás medidas que el Tribunal considere justa y apropiada.