miércoles, 6 de julio de 2011

El “cáncer” de Chávez


Relanzar la figura de Hugo Chávez en el ámbito nacional, de cara a las elecciones presidenciales del 2012, y frente a un panorama internacional nada halagador, representaba un reto para los asesores de imagen del desgastado caudillo, quien luego de 12 años de estar el poder, sólo puede exhibir un caos económico, político y social sin parangón en la estropeada historia contemporánea de Venezuela. 


Ayer…

Chávez ha sido capaz de todo. Desde su penosa aparición en la vida pública de los venezolanos, en aquel fallido golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, hasta su llegada a Miraflores a través de las elecciones en 1998, este militar de izquierda ha utilizado todas las técnicas existentes para hacerse notar, para manipular, burlarse de las elites políticas de la época y para imponerse en el escenario nacional e internacional, contrayéndose un liderazgo pagado con la renta petrolera para lograr sus objetivos oscuros.

Desde el inicio, Chávez ha  jugado con la buena fe de la sociedad venezolana, y  ha utilizado las  debilidades y malformaciones culturales, políticas e institucionales de la Venezuela de finales del siglo XX, para imponerse como la deidad del siglo XXI, infalible e invulnerable.

Una vez que asumió en poder, echó por tierra lo que quedaba de institucionalidad, destruyendo a su paso todo lo que encontró, y medio construyendo, de manera torpe pero consistente, un modelo de sociedad que no comulga con los intereses de los venezolanos, ni con su idiosincrasia.
Durante 12 largos años, la sociedad venezolana ha sido sometida a una especie de pesadilla mediática y verbal, que ha logrado trágicos frutos. 

Los enormes logros de Hugo Chávez –lamentable- no se pueden exhibir en lo económico, en lo educativo, lo social, ni en salud ni en avances tecnológicos. No. Los grandes alcances de la “revolución chavista” se miden en los niveles de odio que se han engendrado en la sociedad, en el incremento del clientelismo, en la manipulación de las capas bajas de la población que han sido víctimas de las tretas sicológicas comunistas. Chávez ha sembrado en la mente del colectivo paradigma de una anti sociedad donde no existen valores, ni ética, ni responsabilidad social ni honestidad. Persisten dos Venezuela encerradas en un solo territorio abrumado por la incertidumbre de un futuro incierto. 

Las viejas técnicas decimonónicas de manipulación de masas, reforzadas por los nefastos gobiernos totalitarios y autoritarios del siglo XX, fueron usadas magistralmente por Chávez para sembrar dependencia y sumisión, en la mente de una parte de la sociedad que carece de educación y de cultura. 

En base de la manipulación de los pobres,  la división de la clase media, la “extirpación” de oposición, la corrupción, la amenaza, la expropiación, la persecución y la imposición del miedo y el terror- como herramientas políticas- Chávez logró controlar el poder y gobernar a su antojo. Su temperamento, su disposición, su ambición y su megalomanía lo empujaron por perversos caminos que le garantizaban una “gloria internacional”.   

A lo largo el trayecto, Chávez ha dejado ver sus flaquezas y sus debilidades, especialmente en aquellas oportunidades en las que las exigencias son superiores a su talento. Chávez ha dejado escapar su miedo y cobardía en algunas circunstancias en las que el caudillo ha preferido “enconcharse” o mantenerse en silencio, para pasar la marea.
El caudillo sabe de sobre que tiene un impresionante talento como manipulador, y que ha logrado con éxito trasformar fracasos en victorias políticas. Esta vez, no es diferente. 

La enfermedad como escudo salvador 

Chávez se ha atrevido -nuevamente- a capitalizar a su favor, la lástima del pueblo. “Su terrible enfermedad” es usada como herramienta para neutralizar la enorme lista de desafueros que se ha cometido su gobierno. Desesperadamente busca apagar las pasiones de sus demonios, llamando a una unidad que “únicamente él” puede garantizar. 

Venezuela esta entrampada y frente a un abismo. Este es el resultado por la irresponsabilidad de una sociedad que lo aplaudió y lo dejó actuar a sus anchas. Para buscar una salida nos toca ponernos creativos, utilizar los mejores talentos e imponer la cordura como único elemento para sobrevivir al cáncer social que Chávez inyectó -sin vacilaciones- al país y que lo mantienen en estado moribundo, y al borde del abismo.   

viernes, 1 de julio de 2011

La Revolución de Chávez en las “manos de Dios”



 Por Maibort Petit 

        A pesar de sus prolongadas y férreas peleas con la religión,  Hugo Chávez y sus seguidores le entregaron a “Dios” la continuidad de la revolución. Y es que la enfermedad “inesperada” de Hugo Chávez compromete  el futuro de un proyecto político que, entre otros males, sufre las secuelas generadas por la omnipresencia del líder todopoderoso que copó la escena nacional e internacional y que secuestró todos los poderes públicos de la otrora democracia venezolana.

        De nada valió en manejo de campañas de desinformación, de marketing político, y los videos que, grabados con alguna torpeza, intenta convencer a los  venezolanos y al mundo que Hugo Chávez está en capacidad de gobernar al país desde La Habana. 

    Lamentablemente, el panorama que se vive  Venezuela está muy lejos de parecerse al que Chávez, Fidel y sus otros de sus socios pudieran desear para garantizar el mantenimiento de un sistema de gobierno implantado desde 1999.  

    Las consecuencias de un régimen personalista se están sintiendo en Venezuela, que tras la ausencia del caudillo, se convirtió en un país paralizado por completo. 

      El cáncer que padece Hugo Chávez hizo metástasis en el chavismo que ha dado pruebas fehacientes de su enorme  incapacidad para gobernar a un país infectado con problemas de toda naturaleza, y que parece sucumbir ante los desafíos que se heredan de unas de las más nefastas administraciones que haya tenido Venezuela desde de independencia.

      Los cuadros chavistas no han reaccionado aun ante la grave enfermedad de su Comandante. ”El Invulnerable” luce agotado, preso de un mal que le dejará secuelas, y que le niega toda la posibilidad de volver con éxito a ponerse al frente  de un gobierno que con él o sin él, se encuentra absolutamente descontrolado e incapaz de dar respuesta satisfactorias, a una ciudadanía cada vez más impaciente  y  dispuesta a producir un cambio que le permita, de alguna manera, rescatar algunos de sus derechos.   

       La cúpula de poder en Venezuela sufre de anomia. La noticia del cáncer los ha dejado huérfanos, y ha desatado los demonios ocultos en los nada “filántropos revolucionarios” que ven más cerca ahora, el camino de  ponerle las manos a lo poco que queda de la famosa gallina de los huevos de oro, pero que no encuentra la vía para actuar sin “despertar” los demonios de sus compañeros de partido.

       Las peleas entre las facciones chavista han contribuido a agudizar la depresión y la crisis interna que sufre el caudillo. Chávez apela a Dios para salvarse de su mal, y se entrega, sin complejo alguno, a la “medicina cubana” que si bien los hermanos Castros la han vendido como “el milagro de la Revolución Comunista de Cuba”, se encuentra en una etapa de decadencia, con un atraso tecnológico palpable.

        El caudillo de Sabaneta quedó enredado en sus propias trampas, y acosados por las “karmas” se refugia en los brazos de su adoptivo padre que ve con preocupación que su “hijo” tiene los días contados, y que con la enfermedad del otrora “dueño de la hacienda venezolana”, sucumbe a su vez la sostenibilidad del miserable  régimen castrista que ha sobrevivido en la última décadas gracias a “benevolencia y la corrupción” de Hugo Chávez. 


        Los venezolanos no habían imaginado este nuevo capítulo de la historia del país.  Tanto las jaurías chavista que empiezan a saborear el poder desde varios flancos, como los mismos opositores, no estaban preparados para el reto que representa la caída de un régimen autoritario por la enfermedad del máximo jefe. Inmovilizados, los jefes del chavismo aun no consiguen hilvanar una acción definitiva que asemeje a un “cierto control de la situación”. 

        El miedo es libre, y se siente en un  ambiente donde huele a traición, y donde se desempolvan candidatos moribundos “expertos en maniobras políticas”, que mantienen contactos con personajillos de la elite destituida a finales del siglo pasado, capaces de todo por recuperar su espacio en la escena. Muchos son “ los espíritus soliviantados”  que  “prometen”  a los desconcertados chavistas servir de puente para evitar que el “aluvión” se los lleve a todos por igual en la movediza e inestable situación que vive la sociedad venezolana.


        La crisis carcelaria, la inseguridad, el problema  eléctrico, la escasez de productos de la cesta básica, el pésimo estado en que se encuentran los hospitales, las escuelas, las vías, el transporte público,  hacen que el panorama se convierta en una fotografía segura de caos e ingobernabilidad.

       La ausencia del líder manipulador y altanero dejó a la revolución desnuda. Pareciera que el tiempo de “esplendor revolucionario” quedó atrás, y las graves consecuencias de las políticas de Hugo Chávez empiezan asfixiar repentinamente. La escena nacional luce patética y descontrolada. ¿El internacional? Peor aún, los castigos por violar sanciones y por haberse aliado a los peores gobiernos del mundo no se hacen esperar. PDVSA ya ha sido sancionada por los EE.UU y EU por ayudar al régimen de la República Islámica de Irán a violar las resoluciones del Consejo de Seguridad. 


    Chávez arrastró a Venezuela al barranco del terrorismo internacional, al establecer alianzas y convenios estratégicos con Estados forajidos,  y con las principales organizaciones terroristas del planeta como Hezbollah, ETA, Euskadi Ta Askatasuna, FARC, Hamas, Frente Popular de Liberación de Palestina, Aj-Jihadm entre otros. Las sanciones por tan maléficas asociaciones han tardado pero vienen seguras. La próxima semana, Venezuela ocupará nuevamente los titulares de la prensa mundial, esta vez, no por las discursos y las confesiones del líder moribundo encuevado  en La Habana, sino por las medidas que en contra de Venezuela se tomarán en el Congreso de los Estados Unidos por los vínculos del gobierno de Hugo Chávez con el grupo terrorista Hezbollah y su estrecha colaboración con  Mahmoud Ahmadinejad, quien ha utilizado empresas y bancos del Estado venezolano para hacer sus negocios en territorio prohibido y acceder a las materias primas como el “polvo amarillo” que le permiten hacerse de armas nucleares que amenazan a Occidente.

  Pareciera que el cáncer de Chávez se expandió por toda Venezuela y que dicho mal puso bajo tierra los megalómanos objetivos del paliducho paciente, que ruega a Dios que lo mantenga con vida hasta que el cuerpo aguante.
  



lunes, 16 de mayo de 2011

Expropiaciones: La respuesta de Hugo Chávez ante las erráticas políticas alimentarias venezolanas

Maibort Petit 
 
Nuevamente Hugo Chávez Frías amenaza con expropiar a las cadenas privadas de distribución de alimentos. Apoderarse de estas empresas le otorgaría el control de un aspecto fundamental de la economía y, por ende, de la población. Pero esto también revela la inmensa incapacidad del gobierno en la materia, cuyas políticas no han podido garantizar la seguridad alimentaria de los venezolanos.


El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías ha hecho nuevas amenazas de expropiación a las grandes cadenas privadas de distribución de alimentos que pretendan especular y acaparar los alimentos que consume la población. 

Chávez aseguró que dichas cadenas, serían intervenidas o expropiadas de manera inmediata por el régimen, con la participación de sus trabajadores y consejos comunales. La intención final es lograr el control absoluto de la distribución de alimentos en Venezuela, en virtud de que lo que se vislumbra a través del discurso del gobernante de izquierda, es que las nuevas expropiaciones incrementarían las redes de distribución socialistas. 

Pareciera que la próxima cadena que pasará a control de la revolución es Central Madeirense, que actualmente atraviesa problemas internos con sus trabajadores.

Hacia el control de la producción y distribución 

De acuerdo a lo establecido en la lista de metas del gobierno de Hugo Chávez, para finales del 2011, el gobierno debería tener el control de “aproximadamente un 50 por ciento de la producción, importación y distribución de alimentos en Venezuela”. 
 
Y en su visión de mediano plazo, está el control absoluto de la alimentación de la población, para lo cual ha generado una estructura organizativa, que de no ser por la corrupción y la ineficiencia, amenazaría  a los venezolanos con una de las  necesidades básicas en nombre del socialismo.

Gracias a la expropiación

El Ministro del Poder Popular para la Alimentación, Carlos Osorio Zambrano, ha asegurado reiteradamente  que el Gobierno Bolivariano continuará trabajando para fortalecer el sistema de distribución de alimentos del Estado, puesto que, según el titular de ese Ministerio “fue un error en el pasado entregarlo al sector privado”.

Osorio Zambrano destacó que la alimentación es un tema estratégico para el Estado, razón por la cual, durante este año se ha venido adelantando un proceso de nacionalización de áreas e industria claves, para ofrecer respuestas eficientes y contundentes ante cualquier contingencia.

Según este funcionario, el sector privado se mantiene al menos en un 80% como dueño de la industria productora de alimentos, razón por la cual, el gobierno tiene previsto el fortalecimiento de controles  y supervisión, que permitan al Estado, luchar contra la especulación, el acaparamiento.

Para lograr la meta, el gobierno invirtió 5 mil 268 millones de bolívares en el suministro de alimentos por las redes socialistas de alimentos, a través de las cuales se alcanzó según las cifras del oficiales: Un millón 951 mil toneladas de comida distribuidas a lo largo del 2010. El gobierno tiene actualmente 19 mil 178 puntos de colocación de alimentos.


Metas no alcanzadas
En un informe presentado por el Centro de Estudios del desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, Cendes, se asegura que las políticas agrarias desarrolladas en  los años de gobierno de Chávez no han alcanzado las metas diseñadas y revela contradicciones internas, ilustradas por la disminución de la población rural. 

Dice que los abundantes petrodólares han propiciado innumerables programas y proyectos que luego no se continúan, o se ejecutan en coordinación con otros programas cuyos objetivos pudieran ser distintos y hasta contradictorios.
En Cendes sostiene que, en términos estructurales, casi diez años de bolivarianismo no han podido conjurar una estructura económica que repite los mismos vicios del pasado: el crecimiento de la producción y el del consumo se alejan crecientemente uno de otro. El creciente consumo es satisfecho por la renta petrolera que financia nuestras importaciones.

Financiamiento político

El financiamiento a los pequeños productores y a las formas asociativas estimuladas por el Estado, como los saraos, fundos zamoranos y los núcleos de desarrollo endógeno, ha sido muy considerable a lo largo de estos años.
Pero los créditos otorgados por el gobierno y la banca privada no fueron destinados a la producción. Además, según  el Fondo de Desarrollo Agropecuario Pesquero Forestal y Afines, Fondafa, el monto de los créditos no recuperados subió de poco más de 200.000 millones de bolívares en 2005, a cerca de 740.000 millones en 2006, pasando del 18 al 65 por ciento del total de la cartera de créditos. 

Por razones políticas, Fondafa ha venido condonando la deuda con los productores. Se señala asimismo que la información disponible sobre la distribución de las tierras recuperadas por el INTI indica que sólo el 9 por ciento (168.000 has.) ha sido entregado a fundos zamoranos, mientras el 59 por ciento es explotado individualmente.
Sobre las cooperativas, únicamente existe información general, que señala las mismas tendencias observadas en otras formas de la economía social: se ha producido un crecimiento exponencial del número de unidades y de recursos otorgados por el Estado.

Pero, según las mismas fuentes oficiales, sólo un 30 por ciento de las cooperativas está activo. La producción agrícola ha crecido, pero se debe particularmente a la producción de cereales, y especialmente al maíz. En otros rubros importantes se registra un decrecimiento. En forma similar, también se ha venido dando un declive de la producción de carne bovina.

Precaria revolución agraria

Estos indicadores dan muestra de la precariedad del desarrollo de la revolución agraria emprendida a lo largo de estos años por el Gobierno. Concurren un conjunto de factores que permiten explicar por qué esto ocurre. En primer lugar es necesario poner de relieve el desorden institucional. Muchas instancias, sin la debida coordinación entre ellas, tienen responsabilidades en el sector. 

Por otra parte, tampoco se han compatibilizado dos objetivos estrechamente vinculados entre sí, como lo son la producción agrícola y la seguridad alimentaria. En procura de la segunda se hacen importaciones compulsivas que afectan negativamente al sector agrícola nacional.

El agrícola es un sector complejo, más aún en un país de economía moldeada por la renta petrolera. Muchas iniciativas y medidas no parecieran responder a una comprensión cabal de esa complejidad. Y un aspecto que pareciera absolutamente crucial para alcanzar el buscado desarrollo rural integral es producir estrategias sostenidas de corto, mediano y largo plazo para la capacitación, formación e inculcación de valores cónsonos con los objetivos del modelo socialista.

País importador de alimentos


En una sociedad marcadamente urbana y consumista, la red de distribución de alimentos del Estado venezolano, Mercal, sólo atiende al 30 por ciento de la población, según el Centro Sociológico y Antropológico. Si Venezuela dejara de comprar comida en el exterior, sólo tendría reservas alimentarias para 4 ó 5 meses. 

A lo largo de mas de una década de gobierno chavista se ha incrementado la compra de productos de la cesta básica en el exterior. El Informe Económico de 2010, presentado  por el Banco Central de Venezuela, revela que en el país se incrementó 47 por ciento la compra de alimentos a otras naciones; cuando en 2009, el aumento había sido de 26 por ciento.

Venezuela destinó, en 2008, 44 millardos de dólares para comprar insumos básicos en el exterior, sobre todo alimentos. Las importaciones venezolanas superan, incluso, a la de países latinoamericanos más grandes como Argentina, que destinó 40 millardos de dólares por el mismo concepto.

En el caso de la importación de alimentos, el BCV ofrece la siguiente explicación en su informe: “Las limitaciones de oferta presentes explicaron en gran parte el nivel de inflación registrado en 2008. El rápido crecimiento de la demanda interna implicó un alto nivel de importaciones, los cuales exhibieron un significativo encarecimiento durante la mayor parte del año”.

Según la memoria y cuenta presentada por el Ministerio de Alimentación ante la Asamblea Nacional, los productos importados son carne, leche, pollo, maíz, trigo, arroz, entre otros. Esta semana, el Ministerio de Finanzas informó que sólo en el caso de las importaciones procedentes de Europa, en el 2010, la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) ha autorizado el pago de 1.113 millones de dólares, equivalente al 3,71 por ciento de las reservas internacionales, sólo por este concepto, sin contar las importaciones suramericanas y de otras partes del mundo.

Los principales proveedores de alimentos de Venezuela, según reportes del BCV, son Estados Unidos, 30,6%; Colombia, 10,2%; Brasil, 10,1%; México, 5,9%; China, 4,9%; y Panamá, 4,8%. 
El Informe Económico emitido por el BCV aclara que las importaciones en el país se destinan para el mantenimiento de los programas sociales que ejecuta el Gobierno nacional como Mercado de Alimentos (Mercal) o la Productora y Distribuidora de Alimentos (Pdval).

El Ministerio de Alimentación detalla que 58% de la oferta de comida de la red Mercal durante 2008 provino de las importaciones. El año pasado, la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA) importó para Mercal 1.071.048 toneladas de alimentos, un alza de 44,4% con respecto a 2007, cuando se importaron 741.581 toneladas de alimentos.

En cuanto a Pdval, adscrita a la industria petrolera, en 2010, el Gobierno invirtió 2,2 millardos de dólares en la importación de 975.000 toneladas de alimentos, principalmente en productos como arroz, azúcar, leche en polvo y pollo. Esas cifras contrastan con otros datos más reveladores presentados por el Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, adscrito a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia, que demuestran que estas misiones sólo tienen una penetración real no mayor de 30% en la población venezolana.

Ya en abril de 2010, el gobierno aseguraba que el objetivo final en materia de la política alimentaria y agrícola, era consolidar el control sobre el 100% del suministro de alimentos del país, para lo cual utilizaría los mecanismos de expropiación para consolidar ese control sobre la cadena alimentaria nacional.


Control de la alimentación: Control de la población
Muy a pesar de las ambiciosas metas del régimen, la realidad muestra que  cada parcela de tierra, empresa de alimentos, almacenes y empresas de transporte que el régimen ha confiscado hasta la fecha, se convierte en improductivas, con lo cual solo se agudiza en caos en el proceso de producción y se afianza las importaciones y por ende la dependencia del exterior en materia alimentaria.
Un pueblo con hambre, cuyo acceso a la alimentación es controlado por el Estado, puede ser intimidado y coaccionado con mayor facilidad.
De igual forma, mediante el control de las importaciones de alimentos, el Gobierno aumenta también su control sobre las empresas privadas.
En material alimentaria, los planes del gobierno han sido variados, pero las conclusiones muy escasas.  Por televisión, Chávez anuncia la creación de areperas y carnicerías móviles; nuevos hipermercados que una vez creados e inaugurados por el jefe de estado, pasan a ser un modelo de absoluto fracaso económico, debido a la incompetencia, la ausencia de talentos y de profesionales formados en las diversas áreas de la industria alimentaria.

Por otra parte, las importaciones de alimentos también están ejerciendo acción sobre las presiones inflacionarias, ya que los precios mundiales de los alimentos han aumentado a su nivel más alto en décadas. Sin embargo, desde enero de 2011 los suministros de muchos productos alimenticios se están reduciendo, debido a que Cadivi no está aprobando dólares a Bs.F.4,30$, hasta tanto sean utilizadas los inventarios de productos importados a Bs.F.2,60:$.
En los próximos meses, los venezolanos estarán enfrentando un recrudecimiento de la escasez y desabastecimiento de alimentos a corto plazo, porque se necesitan por lo menos dos meses, en promedio, entre el momento en que se contratan las importaciones de insumos de alimentos y productos hasta que se coloca el producto en los mercados al detal. 

A mediano plazo,  la insuficiencia de alimentos se agravará en la medida en que el régimen amplíe su control sobre el Sector Alimentario. La destrucción sistemática de la cadena alimentaria del país pareciera  ser la política “correcta”, desde la perspectiva del régimen, si se logra el objetivo central bolivariano de imponer estrictos controles sociales, económicos y políticos sobre la población.
Sin criterio técnico
Sobre la maquinaria agrícola, un rubro donde por un acuerdo entre ambos países la Argentina colocó equipos por casi US$ 300 millones, el presidente de Fedenaga también denunció que se favoreció a los amigos del poder. "Se las entregó a la gente de él, sin pensar si iban a ser bien utilizadas; las cosas se han manejado muy políticamente".

Pese a la proclamada defensa de Chávez de la seguridad alimentaria de Venezuela, en la práctica parece no haber tenido demasiado éxito. Según la Federación de Ganaderos, Fedenaga, el país pasó de ser autosuficiente a importador de carne. "En 2003 éramos autosuficientes de carne; producíamos el 99 por ciento de la carne que consumíamos, pero en 2010 pasamos a importar el 52 por ciento", señala el organismo.

En Venezuela, Chávez vino realizando en los últimos años diversas expropiaciones o, como menciona Heredia, "intervenciones" de tierras. Pero según Fedenaga, muy pocas hectáreas de las intervenidas por el gobierno venezolano están productivas.

Compromisos con el extranjero 

Venezuela  tiene firmados Memorándum de entendimiento en materia de Seguridad Alimentaria con Nicaragua, Cuba, Brasil, Argentina, Paraguay y Ecuador.

Asimismo, dentro de los convenios firmados con Irán, se encuentra la supuesta creación de 11 plantas para la producción y el procesamiento de leche y maíz, según anunció el mismo Chávez en la edición 372 del programa Aló Presidente. 

Las entidades donde estarán establecidas estas plantas serán Táchira, Guárico y Bolívar, mientras que las procesadoras de maíz se ubicarán en Portuguesa, Bolívar y Guárico indicó el Jefe de Estado, quien también destacó que está previsto inaugurar 15 industrias más con Argentina, dos con Belarús y una gracias a los convenios suscritos con el Gobierno de China. 

La justificación

La Ministra de Comercio, Edmée Betancourt, señaló que en el caso puntual de las importaciones, han sido utilizadas como herramienta sólo para cubrir el déficit en rubros específicos, donde la producción nacional no alcanza a cubrir los niveles de consumo de la población.

 
Afirmó que bajo el lema “Comercio Justo”, se están fortaleciendo las políticas actuales de distribución de alimentos, con el objetivo de garantizar al pueblo venezolano el acceso oportuno a los bienes y servicios, mediante la adecuación e incremento de la Red Socialista de Distribución, integrada por Mercal, Pdval, Comercio y Abastos Bicentenario.
Milagros Valera, diputada al Consejo Legislativo del estado Miranda, quien afirma que el origen de los alimentos que consumen los venezolanos en su dieta básica, en el recorrido pudo comprobar que el 70% de la comida que se consume en el país es importada.

“Evidenciamos la falsedad del plan del Ministerio de Alimentación, son producidos en Venezuela. En este mismo plan de alimentación 2011-2012; CASA, que es la Corporación de Abastecimiento de Servicios Agrícolas, dice que su visión es ser “el gran importador y suplidor de las redes alimenticias en Venezuela”.

Mencionó que los acuerdos de la Alianza Bolivariana de las Américas (Alba) beneficia a Nicaragua, debido a que Venezuela le compra el 80% de las caraotas que consumimos, “nuestros hermanos nicaragüenses están contentos porque exportaran 20 mil toneladas de caraotas, se beneficiaran 40 mil productores y se podrán crear entre 4 mil y 5 mil fuentes de empleos en ese país”.

El 40% del arroz que consumimos viene de los Estados Unidos y otros países, la carne es importada en un 60% de Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Nicaragua y Chile. 

Sobrepasar la capacidad: Alimentos podridos 
     
Sin embargo, son numerosos los reportes desde distintos puntos del país que informan de la pérdida de aceite, arroz, azúcar, carne, granos, harina de trigo, leche en polvo, mantequilla, pollo, tomate enlatado y hasta semillas de papa.
Un informe de gestión de Pdval fechado en junio de 2010 dice que parte de sus importaciones estaban destinadas a la reserva estratégica, a cargo del Ministerio de Alimentación, pero que el traspaso nunca se concretó. 

La filial de Pdvsa tuvo que quedarse con toda la mercancía, que rebasaba su capacidad de distribución, para comercializarla a través de su red de establecimientos. 

Mientras 122.000 toneladas de alimentos se descomponían en almacenes y puertos, el Ministerio de Alimentación seguía sin completar la reserva estratégica. 

El presidente Hugo Chávez y otros voceros del Gobierno han intentado minimizar el problema de los alimentos dañados, con la afirmación de que la cantidad encontrada representa una mínima parte de lo que el Estado importa cada año para comercializar a precios bajos a través de las redes Mercal y Pdval. 

Pero, el documento entregado por el Ministerio de Alimentación a los diputados revela que 122.000 toneladas no es una cifra tan insignificante. 

Con esa cantidad de alimentos, en el supuesto de que sea de un mismo producto, las autoridades pueden garantizar el consumo nacional de algunos rubros por meses e incluso años. 

Ello equivale a un 17% de la reserva estratégica que las autoridades han estado formando en los últimos años como parte de su política para garantizar la soberanía alimentaria. 
Para ocultar esta situación el gobierno recurrió a la estrategia de incinerar los alimentos descompuestos. Sólo que esto fue descubierto y la verdad salió a la luz pública.

Por la pérdida de alimentos solamente tres funcionarios están detenidos. Están en juicio por los presuntos delitos de boicot y corrupción. Desde junio esperan por el proceso judicial. Ocho diferimientos se sucedieron hasta que el caso fue radicado en Caracas, tras estar en Puerto Cabello sin avances legales.

Investigaciones oficiales

La Contraloría General de la República (CGR) detectó que existe un faltante de 116.080 toneladas de alimentos básicos adquiridos por Bariven entre 2008 y 2010, pero que jamás entregó a Pdval para su distribución al público, reseña Ultimas Noticias.

Del análisis hecho por la CGR, se logró verificar que entre 2008 y 2010 Venezuela importó 266.517 toneladas de alimentos básicos: leche en polvo, aceite, harina de trigo, arroz, azúcar y carne, entre otros. De esa cantidad, 143.866 toneladas – equivalentes al 54%- fueron entregadas a Pdval, 5.843 T -que constituían 2%- habían sido distribuidas y 116.808 T (44%) no llegaron a entregársele a la Pdval.

Parte de ese tonelaje de alimentos que Bariven no entregó a Pdval para su oportuna distribución, quedaron represadas en los puertos de La Guaira y Puerto Cabello, y el Complejo Criogénico de José (Anz), circunstancia que condujo a su descomposición. “Esta situación se presenta porque el proceso de recepción estaba en manos de una empresa encargada del agenciamiento, la cual recibió los productos y no concilió periódicamente con las almacenadoras”, señala el informe presentado ante la Asamblea Nacional por el contralor Clodovaldo Russián.

Encima de eso, Bariven, filial de Pdvsa, violó la Ley de Licitaciones al adjudicar directamente la compra de alimentos, señala el análisis de la Contraloría. Y al observar a las empresas contratadas, la Contraloría observó “debilidades en la recepción de ofertas”.

De acuerdo a lo investigado por el Ministerio Público, Bariven era la encargada de procesar los requerimientos de Pdval. Para ello remitía tal petición a Pdvsa Service INC, con sede en Houston en los Estados Unidos, quienes realizaban el proceso de procura internacional de los alimentos. “Cada proveedor contratado procedía a enviar, a través de distintas navieras, los embarques de contenedores contentivos con los alimentos considerados de primera necesidad solicitados por Pdval”, dice la Fiscalía.

martes, 5 de abril de 2011

El Nuevo Autoritarismo en América Latina

Por Maibort Petit

El nuevo Autoritarismo, representado por Hugo Chávez y otros jefes de gobierno que han calcado su modelo, dista mucho de ser DEMOCRATICO, PLURALISTA Y REPRESENTATIVO aunque, éstos utilicen los mecanismos ideados por la democracias, incluyendo sus instituciones y conceptos, para lograr concretar sus proyectos políticos ligados al socialismo y al comunismo de corte castrista.


Chávez dejó claro cuáles eran sus concepciones políticas cuando atentó contra las instituciones democráticas representativas el 4 de febrero de 1992. Su fallido golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez rebeló su tendencia militarista, autoritaria y de desprecio a la democracia y a las normas.


Luego de su fracaso, de sus estancia en prisión y de sus tutorías con Castro, Chávez utilizó los mecanismos democráticos para llegar al poder, ganó las elecciones sin trampa en diciembre de 1998, y ascendió al poder en 1999. Desde el mismo momento que se hizo del poder, arremetió en contra del institucionalismo, cerró con el Congreso electo en noviembre de 1998 por votación popular, y la Corte Suprema de Justicia, violó la Constitución Nacional de 1961, creó una Asamblea Constituyente conformada por sus acólitos, transformó al país a su antojo, cambió la historia y los símbolos patrios, destruyó la economía privada, enterró al institucionalidad de las Fuerzas Armadas, persiguió a sus opositores enviándolos a la cárcel, al cementerio o al exilio, elaboró leyes a su antojo, impuso las bases de un modelo socialista que los venezolanos desaprobaron, cometió delitos de corrupción, de malversación, de lesa patria, dividió al país en dos bandos, creo grupos de violencia subvencionados por el Estado para arremeter contra ciudadanos desarmados, medios de comunicación, Iglesia católica, periodistas, y opositores a sus ideas. Confiscó bancos, haciendas, empresas, clínicas, etc. Entre otros delitos, consiguió imponer la reelección indefinida, gracias a la cual amenaza con quedarse en el poder hasta su muerte. Paralelamente, se impuso como único poder, quitándole la independencia al poder legislativo y al poder judicial, colocando en puestos claves a militares y civiles partidarios de una revolución bolivariana por la que nadie votó en 1998.


Con 11 años en el poder, Hugo Chávez ha sido la antitesis a la democracia, a la pluralidad y al Estado de derecho. Su escaso respeto a las leyes y a la constitución convierten su gobierno en un régimen de carácter autoritario, A PESAR QUE DURANTE MAS DE UNA DECADA HA UTILIZADO EL SISTEMA DE ELECCIONES PARA LEGITIMAR CADA UNA DE LAS ACCIONES, Y PARA LAVARSE LA CARA ANTE LA CADA VEZ MAS COMPLICE COMUNIDAD INTERNACIONAL, REPRESENTADA POR ORGANISMO DESCALABRADOS, BUROCRATICOS Y ARRODILLADOS AL DINERO Y A LOS INTERESES, Y GOBIERNOS QUE ACOJEN EL SILENCIO PARA EVITAR LoS CONFLICTOS Y LOS INSULTOS DE CHAVEZ.


Con su amplio historial antidemocrático y como violador de las libertades públicas, no puede HUGO CHAVEZ haberse convertido en democrático tras unas elecciones parlamentarias que estuvieron llenas de irregularidades, desde el mismo inicio, pero que la oposición aceptó, y los venezolanos que votaron también como único mecanismos existente para tratar de parar a esta pesadilla macabra y abusiva que convirtió un país petrolero en una hacienda personal poblada por millones de pobres, desempleados, acosados por la delincuencia, la inflación, la decadencia de los servicios públicos, los odios y las divisiones sociales y un caos político sin precedentes.


Las elecciones parlamentarias de septiembre 26 de 2010, legitimaron a Hugo Chávez y su régimen. Si. Y lamentablemente, ese acto usado por los venezolanos con consciencia democrática, para demostrar que son la mayoría y que están hartos del chavismo, trajo como consecuencia una LEGITIMACION INTERNACIONAL DEL REGIMEN AUTORITARIO DE HUGO CHAVEZ.






Desde su llegada al poder, Hugo Chávez ha realizado


4 referendos, y más de 10 elecciones, lo cual NO SIGNIFICA QUE CHAVEZ SEA UN DEMOCRATA. NO. Este historial absurdo de elecciones y referendos representan UNICA Y EXCLUSIVAMENTE EL CARÁCTER MANIPULADOR QUE EJERCE CHAVEZ para legitimar sus aspiraciones, leyes e intenciones de mantenerse en el poder por siempre. Es obvio, que el sistema de elecciones es un arma usada por el oficialismo para cubrirse las espaldas.

Santos, Chávez, Makled y los Estados Unidos

Por Maibort Petit  

Definitivamente la entrevista realizada por Casto Ocando (presentada en exclusiva en Univision,  el  domingo 3 de abril) al narcotraficante  Walid Makled García, terminó de encender el polvorín en la Casa de Nariño, y ha puesto en jaque al presidente Juan Manuel Santos, quien en menos de 10 días, tendrá   que decidir si cumple con la palabra empeñada a mejor amigo, Hugo Chávez, o procede   con la solicitud hecha por los tribunales de los Estados Unidos para juzgar al tercer narco más buscado del mundo, e investigar  las denuncias que vinculan a importantes miembros del régimen de Caracas con las poderosas redes de droga del continente.


Santos tendrá que hacer  una compleja  jugada diplomática para evitar que el traslado de un reo, ligado al narcotráfico, se convierta en una tormenta política que puede tocar los intereses económicos y geopolíticos de Colombia.  Y es que Walid Makled no es un narcotraficante cualquiera, Hugo Chávez no es un vecino ni un aliado político convencional, y los intereses que mueven a los Estados Unidos están ligados a aspectos que van más allá de un simple juicio contra los criminales de las drogas.


Todos, a estas alturas del juego,  saben que Makled tiene información que compromete al menos 40 altos oficiales del gobierno de Hugo Chávez, además de diputados activos, gobernadores oficialistas, familiares del presidente y personajes muy cercanos al círculo político del Palacio de Miraflores. Serian nefastas para Colombia, y quedaría como un antecedente peligroso, que se compruebe a futuro que existe un narco-estado en Venezuela y que el gobierno colombiano no colaboró  para sacar a flote la verdad. 

Santos sabe el peso político que tendrá “cumplir la palabra empeñada a su nuevo mejor amigo “ y debe estar claro que el envío de Makled a Venezuela incluiría el entierro de las denuncias contra el gobierno de Chávez, que por su gravedad y alcance deben tener inquietos a los miembros de las fuerzas militares.  Queda claro que la justicia en Venezuela es absolutamente dependiente del presidente, y que es en Miraflores y no en los tribunales donde se deciden los casos que afectan a la revolución y a sus corruptos miembros.

Es obvio que Chávez bloquearía cualquier investigación, y como en otras oportunidades ha ocurrido, un levantamiento de presos comunes en las cárceles le podría fin a las denuncias y al denunciante.   Mientras la oposición ha empezado a pedir un juicio público, los personajes del gobierno no han dado una señal coherente de lo podría ocurrir cuando llegue el narco a su suelo patrio.


Makled ha asegurado que pagó sobornos a funcionarios y allegados al gobierno venezolano para realizar, sin problemas, varios de los negocios que manejaba y dijo tener pruebas de los pagos, ante lo cual Chávez ha dicho, que las denuncias son parte de un complot contra su gobierno, en el que estaría implicado Estados Unidos, asimismo ha asegurado que la oposición está utilizando a Makled para descalificar su administración y sus planes para combatir las drogas.

Firaz El Aissami, hermano del ministro de Interior y Justicia; Hugo Carvajal, director de la Dirección de Inteligencia Militar; Mota Domínguez, comandante de la Guardia Nacional Bolivariana; Néstor Reverol, director de la Oficina Nacional Antidrogas; Luis Felipe Acosta Carles, ex gobernador de Carabobo; Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro, y Félix Antonio Velásquez, exjefe de la Guarnición de Bolívar, entre otros funcionarios del régimen señalados no le perdonarían al jefe de la revolución que permita que procedan las investigaciones en su contra.


Con los Estados Unidos, Santos tiene una agenda de intereses, que van desde lo comercial hasta el geopolítico.  Es tan espinosa la decisión que en Colombia ya se especula que el jefe de Estado colombiano se reuniría con su homólogo norteamericano, Barack Obama  en la Casa Blanca el jueves 7 de abril. Santos es inteligente y está informado sobre la importancia que tiene Makled  para Estados Unidos,  y el valor de las pruebas que el narco prometió y que ayudarían a desenmascarar una supuesta relación de dirigentes chavistas con la mafia de las drogas  y la guerrilla colombiana. 



El 9 de abril, sin embargo, es la Cumbre entre Santos y Chávez, (suspendida la pasada semana a raíz de la imposibilidad del mandatario venezolano de llegar  Cartagena). La cancillería venezolana ha hecho hincapié que el caso Makled es fundamental en la agenda.


Si la política internacional colombiana mantiene su línea seria, probablemente Santos podría extraditar a Makled a los Estados Unidos, donde hay un sistema judicial más equilibrado, y donde seguramente, se realizaría una investigación sigilosa de las denuncias  y las pruebas que  el capo ha hecho, y que envuelven  negocios fraudulentos, relaciones con narcotraficantes y el gobierno de Venezuela.  



No obstante, la decisión final, según la canciller colombiana María Ángela Holguín, se dará a conocer  “muy posiblemente” antes que finalice el plazo del 15 de abril de 2011. 


Holguín dijo que la determinación que tome el gobierno colombiano “será una decisión respetuosa del Estado de Derecho y de las leyes colombianas y se hará en cualquier momento de aquí al 15 de abril”.
Santos ya había adelantado al inicio de este escándalo,  que cumplirá con su palabra de entregarlo a la justicia venezolana.

"Yo le di mi palabra al presidente Chávez de que una vez se surtan los trámites jurídicos, a los cuales estamos obligados, nosotros le entregaríamos a este individuo a las autoridades venezolanas. Yo siempre he creído que la palabra hay que cumplirla y la voy a cumplir."

Muchos creen que la estrategia de Santos, en cuanto a Venezuela, ha sido la de generar confianza y que, aunque Santos considera a Estados Unidos un aliado estratégico, el mandatario colombiano no le está apostando a esta sola relación.  El jefe de la Casa de Nariño entiende que la petición hecha por EE.UU. es válida,    pese a que Obama demostró en su gira que no tiene una agenda fluida con Colombia y que no es un socio estratégico. 



También existe en problema de la tardanza en la aprobación del TLC entre EE.UU y Colombia, aunque desde ayer se empezó a mover nuevamente el tema en el Congreso Norteamericano.

Igualmente,  Santos sostuvo hace unos meses, una reunión con el representante republicano estadounidense Connie Mack, quien le pidió enviar a Makled a suelo norteamericano.  Mack, que sería un aliado importante para Colombia y sus intereses con el gobierno de Obama, calificó a Makled como "importante para la seguridad regional".


Los congresistas   estadounidenses dijeron que  sería visto negativamente en el Congreso de Norteamericano que Colombia entregue el  narcotraficante a Venezuela.

Makled alias “El Turco”, fue capturado el 19 de agosto de 2010 en el caserío de Los Patios, en las afueras de la ciudad de Cúcuta, ubicada a corta distancia de la frontera con Venezuela.

Hace tres semanas, la Corte Suprema de Justicia de Colombia avaló su extradición y dejó en manos del gobierno la decisión sobre el país al que será enviado el venezolano.

Por su parte, la Policía colombiana lo considera como uno de los presuntos responsables del asesinato del narcotraficante colombiano Wílber Varela, alias “Jabón”, cometido en enero de 2008 en Venezuela, en tanto, la Fiscalía General de Venezuela solicitó el pasado viernes, a un tribunal local, la extradición de Makled desde Colombia.

Makled es conocido como ‘El Arabe’  y en los círculos sociales de Venezuela es  llamado seudo empresario que acumuló una fortuna, llegando  a administrar y ser poseer de la línea  aérea Aeropostal, y  a acumular una riqueza representada en una empresa de transportes terrestre, cercana a 400 tracto-camiones, gracias a sus conexiones con los militares y funcionarios civiles ligados a Chávez. 

Datos de la última entrevista televisiva 

En la entrevista hecha por Casto Ocando, Makled dijo que Venezuela es un "narcoestado", con zonas desde donde "salen aviones cargados con cocaína" hacia Honduras, México y EE.UU. a la vez que reiteró que sus denuncias sobre la  implicación directa de militares de alto rango venezolanos en operaciones de tráfico de drogas.

Aseguró  que desde San Fernando de Apure, salen diariamente cinco o seis aviones cargados con cocaína hacia Honduras", de ahí hacia México, y de México hacia EE.UU. Y que es clara la relación entre las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el Ejército venezolano".

El capo comentó haber tenido estrechas  conexiones con diputados oficialistas de la Asamblea Nacional y del partido del presidente venezolano y denunció haber entregado dos millones de dólares para el funcionamiento.

Con los militares, dijo que sostuvo relaciones  cercanas y de colaboración: "De generales de división a generales de brigada. Había como una nominita, como de un millón de dólares", una nómina que incluía "cuarenta generales, pero hay muchos más -precisó-, coroneles, mayores..."


No obstante, Mackled explicó que durante los años que hizo negocios con el Gobierno venezolano jamás conoció a Chávez. "Al presidente (Chávez) no (lo conocí), pero sí a familiares de él, sí muy cercanos a él".


También se refirió a los laboratorios para la producción de cocaína que se hallan situados en San Fernando de Apure, algo que, dijo, "no es un secreto", igual que funcionan en Maracaibo, en territorio venezolano, y que "son resguardados por el Gobierno venezolano".


En cuanto a las acusaciones de difamación y mentira vertidas contra él por el Gobierno venezolano, el presunto narcotraficante dijo que estas quedan refutadas con las pruebas que ha aportado sobre este asunto.

"Te estoy sacando pruebas. Cómo es que yo tenía el puerto más importante de Venezuela? Cómo es que yo tenía la concesión de un aeropuerto internacional? Cómo es que se me otorgaron los permisos? Quién los otorgó? Fue el Gobierno, para yo poder operar", señaló Mackled.

En ese contexto dijo que tiene "muchas cosas y pruebas contundentes" para hacer caer al gobierno de Chávez. Agregó que sus denuncias son el resultado de las amenazas de muerte que ha recibido en Venezuela: "Por eso es que estoy haciendo todas estas denuncias. Si llega a pasar algo... No Venezuela, sino todo el mundo, sepa lo que está pasando".

No quiso responder a la pregunta de si mantuvo o no relaciones en Venezuela con algún grupo terrorista como Hezbolá, pero indicó que existen operaciones en el país suramericano de esta organización.
"Yo lo que tengo entendido es que ellos laboran en Venezuela, verdad?, hacen dinero y todo ese dinero lo mandan para el Medio Oriente", precisó.


Desmentidos y acciones

Walid Makled habría desmentido a su abogado Miguel Ramírez, quien informó que su defendido quiere ser extraditado a Venezuela. Según Ramírez el temor que tiene su defendido es que no se adelante el proceso de sus hermanos hasta tanto no llegue a Venezuela.

No obstante,  periodista Casto Ocando ha asegurado que Makled le dijo que desea ser enviado a Estados Unidos y le indicó que se encuentra en reuniones con voceros norteamericanos en Bogotá.

.

Oposición venezolana se moviliza

Diego Arria, férreo opositor del Hugo Chávez,  solicitó al presidente Santos que la extradición del presunto narcotraficante, Walid Makled se produzca a una jurisdicción con garantías procesales confiables y él sabe que la de Venezuela, dichas garantías no existen.

En una carta Arria asevera que cumplir con su promesa sería "inexcusable", pues considera que Venezuela está comprometida con una de las redes criminales más poderosas del narcotráfico, es decir, las FARC. Ante eso, "no puede aducir ignorancia".


Por su parte, diputado opositor venezolano, Miguel Ángel Rodríguez ha declarado que ante la inminente la extradición de Makled a Venezuela, debe crearse  una comisión calificada de veedores para un juicio que "debe arrojar respuestas creíbles para los venezolanos". 


Señaló que prefiere que el juicio arroje que son falsas las declaraciones hasta ahora dadas por el presunto capo de la droga, porque los venezolanos tendrían la tranquilidad de no estar bajo la influencia de un "narco-Estado". 


Otro parlamentario opositor, Henry Ramos Allup, sostuvo que está seguro de la cercanía de Makled con funcionarios venezolanos. “Walid Makled así como su hermano Abdala, quien fue candidato a la Alcaldía de Valencia en 2008, no han podido amasar una fortuna como la que tienen sin la complicidad de funcionarios de este gobierno”.

Los 10 días que le quedan a Santos de plazo, serán días de especulaciones, de negociaciones, de encuentros y de propuestas. Las cartas están echadas, las supuestas pruebas listas para hacerse públicas y la comunidad internacional está atenta a este escándalo que salpica a Hugo Chávez y su círculo de poder. En tanto que Santos tiene  prohibido equivocarse y dejar a los colombianos libre de sospechas.



miércoles, 30 de marzo de 2011

El antiperiodismo de la Universidad de la Plata

Por Maibort Petit 

El mundo, y en especial, los venezolanos, nos hemos sorprendido por la decisión de Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de la Plata de otorgar el Premio Rodolfo Walsh a la comunicación, a Hugo Chávez, un presidente antidemocrático que ha violado la libertad de expresión, ha encarcelado periodistas, ha creado leyes contra la libre información y ha cerrado medios opositores en Venezuela.

La decisión  es absolutamente vergonzosa y representa  un duro golpe en contra de los postulados de libertad y democracia que deberían enarbolar  las instituciones universitarias donde, por lógica,  se supone reina el debate libre, la discusión de ideas, la amplitud de criterios y el ejercicio de la crítica sana como factor fundamental en el proceso de formación de los individuos.
Lo más lastimoso es que  el premio fue diseñado   a la medida del proyecto político de Hugo Chávez.  


La parodia de la Universidad de La Plata se convierte en una pieza  del realismo mágico latinoamericano y  una prueba de las contradicciones culturales y educativas que vive nuestros pueblos, encadenados a los viejos fantasmas comunistas y populistas, que trascendieron de siglos pasados para posarse en las elites  políticas que se niegan acercarse al desarrollo. El premio al antiperiodismo es ideado y otorgado,  con el ánimo  de lograr beneficios del irresponsable parlanchín, Hugo Chávez, que ha sido capaz de despilfarrar la enorme fortuna petrolera de Venezuela, comprando falsos afectos en el mundo. 



La Universidad de la Plata engavetó su prestigio, y se dejó seducir por la palabrería vacía del disparate ideológico del Socialismo del Siglo XXI, y se sumó al grupo de arrodillados que, en América Latina, buscan conquistar el afecto y la atención  del populista caudillo venezolano, que sin un ápice de dignidad, se engolosinó ante las cámaras de televisión,  para recibir un premio de periodismo  por su enorme contribución a la destrucción de las libertades y  del ejercicio de la comunicación en Venezuela. 


Que bochornoso que los jóvenes de la facultad de periodismo de la Universidad de la Plata tengan tan limitada su formación, y que no estén en capacidad de distinguir entre un  sistema de libertades, y un proyecto político personalista, donde se violan los derechos más elementales a los ciudadanos y se les arrebata  la posibilidad de escoger, siendo obligados a  ver, a través de las cadenas interminables del  megalómano gobernante, sus vulgares show televisivos que le cuestan una fortuna a la empobrecida y desdibujada Venezuela.  


Los estudiantes que intentan ser periodista en el futuro, y que se graduarán con enormes deficiencias en su  formación  intelectual, en la Universidad de la Plata, deberían informarse por diversas fuentes, y no por  los medios del gobierno venezolanos (que equivalen al 80 por ciento del espectro nacional),  que Hugo Chávez ha perseguido periodistas, los ha encarcelado, y hasta en momento es  el gobernante que ha acumulado el mayor número de denuncias en la Comisión Interamericana  de los Derechos Humanos, por persecución, violación, expropiación de medios de comunicación. También deberían saber que  el "premiado presidente" ha  malversado fondos del tesoro nacional venezolano para crear un canal de televisión (Telesur) que expande el proyecto político autocrático que intenta manipular las conciencias de los pueblos, por medio de un periodismo arrodillado y mentiroso. 



Los estudiantes de la Facultad de Periodismo de la universidad de la Plata deben ampliar sus horizontes, leer e informarse sobre los eventos que ocurren en los países de Suramérica, y el mundo. También deben estudiar la situación de caos que se vive en la Venezuela  de Hugo Chávez,  donde se experimenta un triste proceso de  involución cultura, política, económica y ética, y una férrea lucha entre los ciudadanos  que rechazan  la imposición de un  proceso -abusivo- de transformación, que pretende borrar el sistema democrático, para edificar uno, de carácter autoritario, inspirado y coordinado por el anquilosado sistema comunista-castrista de Fidel y Raúl Castro.

martes, 1 de marzo de 2011

Chávez, Ortega y Fidel defienden lo indefendible

Por Maibort Petit



Caminando al revés del mundo, los tres ganadores del Premio Internacional por los Derechos Humanos “Muammar Al Gaddafi”: Fidel Castro (1998), Daniel Ortega (2009) y Hugo Chávez (2004) han puesto sus maquinarias mediáticas para tratar de justificar el genocidio d el pueblo libio en manos de régimen dictatorial asesino.







El lado absurdo de la política abre nuevamente sus páginas para mostrar las afinidades de tres líderes, que marchan contra la corriente mundial y pretenden, desde su desdibujado discurso, convencer al mundo y, a ellos mismos, sobre la legitimidad de un gobierno de Gaddafi.






El absurdo político también toca (mas no con la misma intensidad a otros jefes de gobierno, que si bien olvidaron los actos terroristas de Gaddafi, para favorecer los negocios petroleros, frente a la matanza del pueblo libio y decidieron unirse a la condena mundial de semejante atrocidad.