Mostrando entradas con la etiqueta victimas Jeffrey Epstein. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta victimas Jeffrey Epstein. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de diciembre de 2021

Día 11 del juicio de Ghislaine Maxwell: La defensa inició la presentación de los testigos que buscan contrarrestar la narrativa de la fiscalía

   El juicio se reinició este jueves por la mañana después de tres días de descanso debido a conflictos de programación y otras razones.

Por Maibort Petit

  Tal como estaba previsto, la defensa de la socialité británica, Ghislaine Maxwell inició este jueves la segunda fase del juicio con la presentación de los primeros testigos de una lista de 35 personas que declararán para tratar de convencer al jurado que la acusada es un chivo expiatorio de los fiscales neoyorquinos que no pudieron enjuiciar al millonario, Jeffrey Epstein porque éste se quitó la vida en la cárcel antes que iniciara el proceso, donde se le acusaba de haber liderado una empresa criminal piramidal que abusaba de niñas y jóvenes en su intento de satisfacerse sexualmente.

Imágenes suministradas por la oficina de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

    Ghislaine Maxwell ha negado todos los cargos en su contra y la defensa ha sostenido reiteradamente que las mujeres que la acusan ( cuatro en total) han sido víctimas de lapsos de "memoria, manipulación y dinero".

La asistente personal de Epstein 

   La primera mujer que subió al estrado a testificar a favor de Maxwell fue Cimberly Espinosa, una ex-asistente ejecutiva de Epstein de 1996 a 2003. 

   La testigo señaló que trabajó con Ghislaine Maxwell prácticamente todos los días,  y que "la admiraba mucho".

 Espinosa afirmó que nunca vio a Maxwell involucrarse inapropiadamente con niñas menores de edad. 

    Entre las actividades laborales de Espinosa hacía para Epstein, estaba realizar las reservaciones de masajes tanto para Epstein como para Maxwell, pero advirtió que quienes los hacían eran profesionales. 

      A Espinosa le preguntaron sobre Jane, una de las acusadoras que sustentaba el caso contra Maxwell, y la testigo confirmó que conoció a la niña en la oficina de Epstein. Sostuvo que había adivinado que la joven tenía "unos 18 años" y pensaba que estaba en "una relación amorosa" con Epstein.

    De hecho, Espinosa dijo que la madre de Jane, una de las acusadoras de Maxwell, le había dicho que la joven "era la ahijada de Jeffrey".

   La supuestas víctima de Epstein, identificada con el seudónimo de Jane, testificó la semana pasada y sostuvo que le había dado masajes a Epstein que posteriormente se convirtieron en encuentros sexuales cuando tenía 14 años. 

   Jane acusó a Maxwell de "instruirla" sobre cómo le gustaba a Epstein que le dieran masajes y, a veces, de participar en los encuentros sexuales.

   Espinosa afirmó en el interrogatorio de la fiscalía que nunca había estado en la mansión de Epstein en Florida, donde tuvieron lugar muchos de los supuestos encuentros sexuales.

   La testigo afirmó que al inicio Epstein y Maxwell eran pareja, y ella pensaba que eran una pareja era muy coqueta, pero luego, con el tiempo, se alejaron, e inclusive, eran distantes cuando Maxwell salía con otros hombres. También aseguró que Epstein le ordenó que le enviara flores a Celina Midelfart, durante el tiempo que salía con Maxwell.

   Espinosa dijo que cuando se separaron Maxwell tuvo una relación con el empresario multimillonario estadounidense, Ted Waitt. Asimismo, sostuvo que Epstein sostuvo relaciones con otras mujeres que visitaban su oficina en Manhattan, como por ejemplo, la autora británica de libros infantiles Shelley Lewis y otra de sus asociadas, Gwendolyn Beck.

    La testigo repitió en varias  oportunidades que aprendió mucho de su relación con Maxwell y que inclusive, se divirtió trabajando para ella, a pesar de ser una jefa "exigente" en su trabajo como administradora de las propiedades de Epstein.

    Entre las tareas que realizaba Maxwell como empleada de Epstein estaba la organización de los viajes del magnate, administrar las casas abastecidas y mantener disponibles las comidas favoritas en las casas de Nueva York y Florida.

  Entre otros aspectos, Espinosa dijo que Epstein era un hombre generoso que pagó la matrícula de los hijos de sus empleados, y que incluso, en ocasiones entregó boletos gratis para ver "El Rey León" en Broadway a todo su personal.

    Cuando se le preguntó a Espinosa si alguna vez vio a Maxwell o Epstein "involucrados en alguna mala conducta" la mujer respondió "Nunca".

  Una vez que el abogado defensor de Maxwell, Christian Everdell terminó su interrogatorio, la fiscal federal adjunta Lara Pomerantz trató de convencer al jurado de que Espinosa era una testigo irrelevante preguntándole solo si alguna vez había trabajado en alguna de las casas de Epstein.

Una psicólogo

   En la segunda parte de la jornada, testificó la Dra. Elizabeth Loftus, profesora de psicología en la Universidad de California, Irvine, que explicó al jurado el proceso que viven las personas cuando sufren un trauma, suelen tener a posteriori recuerdos de eventos traumáticos, como los descritos por los acusadores de Maxwell, que a menudo se reconstruyen ellas mismas. Su investigación sugiere que las víctimas no recuperar esos recuerdos.

  Loftus sostuvo que las personas que sufrieron un trauma, que recuerdan recuerdos "con frecuencia nos recuerdan a nosotros mismos de una manera mejor de lo que tal vez sea exacto". 

   Asimismo, advirtió que la cobertura de los medios puede actuar como "una fuente de sugerencia posterior al evento traumático".

    Loftus explicó que los llamados "recuerdos periféricos" de un evento traumático pueden olvidarse, los "recuerdos centrales" del evento pueden, de hecho, hacerse más fuertes.

        En la presentación de la Dra. Loftus se informó al jurado que la profesional ha participado en más de 300 juicios de defensa criminal, en representación de clientes de alto perfil como Harvey Weinstein y  OJ Simpson

Demasiado frágil para testificar

   Ghislaine Maxwell, a través de un portavoz, ha informado que no tomará el stand para declarar en su propia defensa, porque su salud había empeorado y se siente demasiado frágil para testificar, según publicó el periódico Mirror del Reino Unido.

   La familia y sus abogados han denunciado en repetidas ocasiones que la tratan mal mientras está detenida y la mantienen en condiciones inhumanas, incluso han suplicando a las Naciones Unidas y al Fiscal General de los Estados Unidos para que intervenga y vigile las situación de su reclusión.

   En una declaración de la defensa se argumenta que Maxwell recibe malos tratos en la cárcel porque el gobierno necesita un chivo expiatorio por los delitos cometidos por Epstein, el exnovio y socio comercial de Ghislaine.

   Epstein fue condenado por delitos sexuales en el estado de Florida en 2008, pero murió por suicidio en la cárcel en 2019 mientras esperaba el juicio por cargos federales de tráfico sexual.

   Maxwell fue arrestada en Estados Unidos en julio de 2020 y enfrenta cargos de tráfico sexual y perjurio. Si es declarada culpable de los seis delitos que le imputan podría enfrentar una condena de 80 años en prisión.