Mostrando entradas con la etiqueta secuestro de sobrinos de Cilia Flores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta secuestro de sobrinos de Cilia Flores. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de octubre de 2016

Narcosobrinos no quieren que se nombre a las Farc frente a los jurados

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos del presidente Nicolás Maduro, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas exigieron a la Corte del Distrito Sur de Nueva York que no admita en las pruebas que se presentarán en el juicio las referencia a los testimonios dados luego de su arresto en Haití, en especial la mención que se hace del grupo terrorista colombiano Farc en las declaraciones post arresto de los acusados y las supuestas informaciones dadas por el testigo cooperante CW-1 (El Sentado) al principio de la investigación.
En una nueva solicitud de moción previa al juicio, los acusados piden al juez Paul Crotty impedir que se admita la prueba de la fiscalía donde Campos Flores hace referencia a las Farc como proveedora de la droga que intentaba traficar a los EEUU.

Dice el documento que los demandados no quieren que se admita una supuesta referencia a las Farc en las declaraciones dadas a los agentes de la DEA durante el vuelo que los trajo desde Puerto Príncipe a Nueva York, "ya que las Farc no cumplieron ningún papel en la supuesta conspiración de este caso".

Campos Flores y Flores de Freitas señalan que "como con la supuesta evidencia no se alega que los acusados sean miembro asociados a las Farc, dicho elemento no tiene  ningún valor probatorio mínimo" aunque sí sería una posibilidad sustancial para generar un prejuicio injustificados contra los demandados por parte del jurado.

Sostienen que el gobierno no debería incluir tampoco las supuestas declaraciones hechas por el testigo cooperante CW-1 o El Sentado (asesinado) donde éste individuo habría relatado las supuestas declaraciones de los acusados que los inculpan.  "Esas evidencias no deben ser admitidas ya que las mismas ofrecen declaraciones falsas que nunca fueron hechas por los demandados" dice el documento.

Los abogados reiteran que el tribunal, apegado a las leyes, debe excluir la admisión de cualquier referencia a las supuestas declaraciones de Campos Flores a los agentes de la DEA donde el acusado dijo que un hombre llamado "El Gocho" le dijo que la cocaína que -presuntamente- era el tema de la conspiración, pero que nunca fue distribuida, venía de las FARC".

También piden que se elimine una nota colocada por el gobierno en en el escrito presentado a la corte, donde se coloca que la organización guerrillera colombiana fue designada por el departamento de Estado en octubre de 1997, como una organización terrorista extranjera de conformidad con la Sección 219 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, ya que ese hecho no tiene relevancia para cualquier cuestión relacionada con las peticiones previas al juicio. 

Continúan señalando que la decisión del Gobierno de resaltar el nombramiento de las Farc supone una preocupación para los demandados, ya que la admisión indebida de las pruebas relacionadas con las FARC puede crear prejuicio en su contra por la opinión del jurado.

Resaltan que no hay evidencia que ninguno de los acusados haya hablado con algún miembro de ninguna organización terrorista, ni que los acusados estén asociados con las Farc. "En este caso nunca se produjo el hecho, nunca fue visto por ningún informante del gobierno y no hay pruebas que puedan ser presentadas en el juicio de una relación que nunca existió. Las Farc no tenían ningún papel en los acontecimientos relacionados con esta investigación."

Advierten que el nombre de la Farc es bien conocido por muchos miembros del jurado quienes saben que es una organización responsable de innumerables actos de terrorismo en el hemisferio occidental, y que han sido nombrados en los medios en los últimos días por los intentos de llegar a un acuerdo de pacificación, llevados a cabo por el Premio Nobel de la Paz, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Por las razones expuestas, Campos Flores y Flores de Freitas consideran que cualquier referencia a las Farc en el juicio es innecesaria y  los expone a un riesgo extraordinario de perjuicio frente a los miembros del jurado, quienes podrían entender -de manera errónea- que cualquier referencia a ese grupo está ligado al caso.

En consecuencia, los acusados solicitan al tribunal eliminar los siguientes elementos del juicio: 

1) Las Declaraciones hechas por el informante conocido como CW-1 o "El Sentado"a los agentes  de la DEA y otras personas.
2) Declaraciones del agente especial Sandalio González donde se refiere a las supuestas declaraciones dadas a finales de septiembre de 2015 fue contactado por un testigo cooperante (CW-1) donde indica que había unas personas que querían enviar aviones a Honduras cargados de cocaína.
3) Las menciones de las Farc





sábado, 24 de septiembre de 2016

Fiscalía de Nueva York denuncia fuertes contradicciones en declaraciones de sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La fiscalía de Nueva York advirtió a la corte que existen fuertes contradicciones en las declaraciones hechas por los sobrinos de Cilia Flores, Efraín Antonio Campos Flores y  Franqui Francisco Flores de Freitas después de su arresto el 10 de noviembre de 2015; las entregadas por sus abogados a la corte federal el 2 de Julio de 2016, y las grabaciones que posee el gobierno sobre las reuniones celebradas en Honduras, Haití y Caracas.

En un documento entregado por el fiscal Preet Bharara en julio de 2016, se señala que el caso Flores es estrictamente una acusación por tráfico de drogas, que incluye dos demandados que fueron arrestados por fuerzas de seguridad foránea y entregados a la DEA una vez que fueron reseñados en la policía de Puerto Príncipe, y expulsados de territorio haitiano. Por esta razón –sostiene- que las afirmaciones hechas por un funcionario público venezolano, son inexactas porque parten de la falsa premisa que los demandados fueron “secuestrados” en Haití. Es inadmisible que esta falsa declaración se pretenda usar como estrategia de defensa, acota.

Bharara expresa en el documento que es improcedente la tesis del secuestro expuesta por la defensa, ya que está suficientemente sustentado, probado y verificado que fueron las fuerzas del orden de la Oficina de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Estupefaciente de Haití ("BLTS") las que entraron en el restaurante del hotel donde se hizo la reunión de los acusados con un testigo confidencial de la DEA. Los agentes haitianos se identificaron plenamente y se llevaron a los acusados en custodia apegados a las leyes de ese país, reza el informe.
Entre las contradicciones planteadas resaltan las siguientes:

1) Situación financiera de los dos demandados: Antes de ser arrestados, los acusados informaron en varias oportunidades que poseían propiedades en Venezuela y Panamá, que habían hecho negocios donde ganaron miles de millones de dólares con el petróleo,  que poseían una flota de vehículos, un carro de lujo Ferrari, consumían productos costosos, vivían rodeados de lujo y estaban en capacidad de viajar a varios países en jets privados.

Contrariamente, cuando fueron interrogados por los agentes de la DEA durante el trayecto del vuelo Haití-Nueva York y luego de haber leído, entendido y firmado los derechos Miranda, los acusados informaron que entraron al negocio del narcotráfico porque querían dinero, porque no tenían a su nombre ni siquiera 10 mil dólares y porque esperaban ganar 20 millones de dólares con el envío, para luego dedicarse a otras actividades lícitas, e inclusive, mudarse a los EEUU. 

Asimismo señala que Franqui Francisco Flores de Freitas dijo no tener capacidad financiera para costear un abogado privado en Noviembre de 2015 en la corte de Nueva York, para luego pasar a ser representado por defensores privados. Lo mismo ocurrió en abril de 2016 con Campos Flores.

2) Es la primera vez que están involucrados en el negocio del narcotráfico: 

Durante los encuentros con los testigos confidenciales, Efraín Antonio Campos Flores dijo que la cocaína era de su propiedad y por ello él estaba costeando los costes del operativo de llevar la droga desde Caracas hasta Honduras, llegando a pagar inclusive $900 mil dólares en efectivo al testigo cooperante CW-1 en un encuentro que tuvo lugar en Honduras en octubre de 2015. 

Asimismo, Campos Flores informó que había hecho negocios ligados al narcotráfico con los franceses, que tenía contactos directos con los grupos de la Farc, que eran los que le proveían el producto y que personalmente manejaría los envíos de la droga desde Caracas.

No obstante, dice el informe, en las declaraciones consignadas a la corte el 2 de Julio de 2015, donde se solicitan la eliminación de las evidencias en las que el gobierno basa su acusación, los dos acusados aseguran que nunca se habían involucrado con el narcotráfico, que no conocían cómo era la apariencia de la cocaína, no sabían cómo funcionaba el negocio por dentro, ni cómo conseguir la droga, ni cómo transportarla. También dijeron que tenían medios para trasladar la droga desde el centro de origen hacia los Estados Unidos porque nunca antes habían trabajado en narcotráfico y no poseían la infraestructura para hacerlo, eran unos novatos sin experiencia. 

Preet Bharara califica de inverosímil lo expuesto en la declaración jurada de los acusados, en la cual acusan al gobierno de los Estados Unidos de haberles tendido una trampa para culparlos por razones de política internacional. 

Las contradicciones están clara y reflejan que hay dos versiones que buscan generar un clima de victimización a favor de los demandados.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Gobierno de EEUU pide a la corte limitar solicitud hecha por defensa de narcosobrinos para audiencia de prueba

Por Maibort Petit
@maibortpetit


La fiscalía de Nueva York, encabezada por Preet Bharara, estableció una serie de limitaciones a la defensa de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas para la audiencia prevista para el 8 y 9 de septiembre, según explica un documento entregado a la corte el 31 de agosto de 2016.


El Gobierno sostiene en un documento de 13 páginas que la solicitud de la defensa de los Flores es excesivamente amplia, en especial lo relacionado con la anulación de las evidencias principales de la acusación aprobada por el Gran Jurado y la petición de restringir el alcance de cualquier testimonio de fuentes confidenciales de la DEA en la audiencia de supresión prevista el 8 de septiembre y 9 de septiembre de 2016. 

Bharara dice que en la audiencia, que se realizará por separado, sólo se tocarán aquellos temas que son necesarios para solucionar las reivindicaciones de expoliación hechas por los acusados.

La fiscalía neoyorquina solicitó formalmente al tribunal una serie de limitaciones para las audiencias de pruebas que tendrán lugar el 8 y 9 de septiembre, en la cual los primos Flores serán confrontados por los fiscales del gobierno para evitar que se produzca la eliminación de las evidencias que sustentan la acusación.

Bharara dice que en la próxima audiencia, el Gobierno establecerá la veracidad de las pruebas a través de documentos y testimonios de testigos de los siguientes aspectos de la investigación: 

(i) Los acusados fueron detenidos en Haití por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley extranjera que se identificaron como tales, y que ambos fueron expulsados por el gobierno de Haití, detenidos por la DEA, y transportados rápidamente a Nueva York donde se le presentaron los cargos pendientes con rapidez establecida en la ley.

(Ii) Durante el vuelo de Haití en los Estados Unidos, los acusados confesaron su participación en la conspiración para importar cocaína a los EEUU y se les interrogó después que ambos renunciaran a sus derechos Miranda a sabiendas, voluntariamente, inteligente, y por escrito.

(iii) La DEA no perdió ni destruyó ninguna prueba, por lo cual la solicitud de los acusados en relación a la expoliación no tiene validez.

En el documento, el Fiscal Bharara señala que la solicitud de la defensa se extralimita a lo establecido en la ley, y que las peticiones de ambos acusados no podrán ser acordadas a su favor, motivado a que las mismas se sustentan en eventos reales, apegados  a la ley y que son parte importante de la acusación.

Entre la solicitud de la defensa se pidió que fueran eliminadas las confesiones de los dos acusados ofrecidas a los agentes de la DEA en el avión que los trasladó desde Haití a Nueva York, y donde los Flores admitieron que habían cometido el delito del que se les acusa.


La Fiscalía advirtió que no es posible revelar las identidades de  los informantes confidenciales de la DEA, quienes son protegidos por su seguridad e integridad.

Aparece en los documentos de la fiscalía las citaciones de los testigos citados a declarar, a la vez que se explica que las peticiones de la defensa a los testigos, entre ellos la entrega o muestra de correspondencias electrónicas o en papel, memorandos y otros aspecto de comunicación que representan evidencia del caso no serán entregados.

La Fiscalía reiteró que la defensa de los sobrinos de Cilia Flores se ha extralimitado en la solicitud de información y que la información entregada en la etapa de descubrimiento es suficiente para que los abogados de los acusados se preparen para el juicio que fue fijado para el 7 de noviembre de 2016.

Especificaciones de la fiscalía
De acuerdo a lo expresado por el fiscal Bharara en la próxima cita con los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela en la corte de Manhattan se discutirá con el juez Paul Crotty los aspectos jurídicos que determinarán por qué las confesiones de los dos acusados con los agentes de la DEA no podrán ser eliminadas de las evidencias que llevarán al juicio.

Asimismo, el ente acusador dejó claro que no está previsto que se produzca la eliminación de las pruebas en las cuales el hijastro de Nicolás Maduro manipula un paquete de cocaína, ni las conversaciones que sostuvieron en las reuniones con los socios y los narco que llevarían la droga a los EEUU.

Asimismo, la fiscalía adelanta la posibilidad de negación de la llamada Ley de Particulares solicitada por la defensa para desmontar la acusación del gobierno contra los dos familiares del la pareja presidencial venezolana. 

La intención de la fiscalía es dejar en claro desde el punto legal que a los acusados nunca se le vulneraron sus derechos, que ambos hicieron las declaraciones con conocimiento de los derechos Miranda, según los cuales, entre otras cosas,  se acepta declarar al oficial sin el asesoramiento de un abogado. 

La parte acusadora sostiene que las dos audiencias de prueba deben limitarse al estudio por parte de la corte de los aspectos que se requieren para que quede claro que el proceso está ajustado a derecho, que no hubo violación de las normas  y que los derechos de los acusados han sido respetados en su totalidad por el gobierno. 

Bharara sostiene que los métodos usados por los agentes de la DEA, investigadores y testigos son legales y aceptados por los tribunales, y que los mismos se ajustan a lo establecido en las normas, negando toda posibilidad que los mismos hayan sido manipulados o expoliados, tal como refirió la defensa en un documento entregado a la corte el 2 de julio de 2016.

En el documento del fiscal se recuerda además que los agentes de la policía de Haití y los agentes de la DEA se identificaron a la hora de producirse el arresto el 10 de noviembre de 2015. Que todo el procedimiento se hizo apegado a la ley haitiana y que luego fueron entregados a las autoridades norteamericanas y trasladados a Nueva York, tal como procedía en estos casos.

Las confesiones hechas por los acusados en el avión tiene absoluta validez, las mismas no fueron hecha bajo coerción sino de manera voluntaria tal como expresan los anexos en los que se destaca los documentos de los Derechos Miranda firmados de puño y letra de los acusados dice el reporte.

Igualmente aclara que el gobierno no expolió pruebas, no desapareció evidencias tal como lo señala la defensa.

El documento señala que las solicitudes de documentos de los acusados en relación a los testigos confidenciales debe ser limitada por el tribunal. 








miércoles, 10 de agosto de 2016

El "secuestro" de los sobrinos de Cilia Flores, una historia desmontada con las evidencias de la DEA

Por Maibort Pett
@maibortpetit

A sólo 6 días de que los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas fueron arrestados en Puerto Príncipe y trasladados a Nueva York en un avión de la DEA, el entonces presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, calificó el hecho como un "secuestro de la DEA".Ver declaración aquí. 

"Yo no lo veo como una detención, en verdad, fue un avión a Haití, iba con seis personas y secuestraron a dos personas (…) el procedimiento fue totalmente irregular", dijo Cabello en aquella oportunidad en una entrevista en la cadena Globovisión.

Cabello dijo además que el caso era "un expediente normal" de la agencia antidrogas de EE.UU: "Secuestrar gente, ya lo han hecho y no nos extraña para nada".

Comentó que el arresto de los familiares de la primera dama buscaba "tratar de hacerle daño a la campaña electoral y a la revolución (bolivariana)".  Por ese tiempo, empezaba la campaña para las elecciones  parlamentarias del 6 de diciembre, donde la tía -mamá- de los acusados de haber cometido delitos de narcotráfico estaban compitiendo por un curul parlamentario. Los resultados de aquel proceso comicial fueron desfavorable al chavismo.


Cilia Flores repite la tesis de secuestro


El 12 de enero de 2016, dos meses después que sus sobrinos estaban bajo custodia de las autoridades norteamericanas, la primera dama venezolana y actual diputada, Cilia Flores repitió la tesis lanzada por el segundo hombre fuerte del chavismo en noviembre de 2015. Flores aseguró que tenía "pruebas en sus manos" que probaban que sus familiares habían sido secuestrados por la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos.

"Tenemos documentos, tenemos las fotos de quiénes son los funcionarios de la DEA que incurrieron en delito aquí en Venezuela en este caso que es de secuestro y venganza", comentó la primera dama venezolana.

Dijo además que esperaría los resultados de la justicia y que debían respetar los tiempos porque es un juicio."Allí están las partes. En respeto a la justicia que salga la verdad y se aclare toda esa situación del secuestro, lo de la violación de nuestro territorio por parte de la DEA. Se violentó la soberanía, eso forma parte de un juicio que uno tiene que respetar para no empañar. Creemos en la justicia, vamos a esperar".


—"Vamos a esperar que la justicia hable y después tendremos mucho para hablar. Sí tenemos muchas cosas que decir, pero tenemos que esperar por respeto a la justicia y no perturbar un proceso que debe transcurrir sin obstáculos ni perturbaciones" (..). comentó sobre el tema a un medio venezolano.

Abogado de oficio de Campos Flores niega tesis de secuestro

Kafahni Nkrumah fue el único abogado público de Efraín Antonio Campos Flores, hijastro de Nicolás Maduro. Fue designado el 17 de diciembre de 2015, cuando el acusado "despidió" al costoso escritorio jurídico Squire Patton Boggs, representantes legales de Citgo Corporation, Pdvsa y el BCV en los Estados Unidos.

En su primera y única aparición como abogado de Campos Flores, Kafahni dijo lo siguiente:“No tengo de las declaraciones de la Primera Dama. No he recibido nada aún. Así que no puedo hacer ningún comentario sobre ello”.

Destacó que no refutará las declaraciones de Flores pero admitió que la detención fue sospechosa. “No voy a refutar lo que la Primera Dama alega; la forma en la que sus sobrinos fueron arrestados es sospechosa, por decir lo menos. Pero tampoco puedo decir que fueron secuestrados sin revisar profundamente los tratados internacionales y todo lo demás”.

“No puedo comentar más sin revisar. Es decir, no puedo asegurar que hubo secuestro, pero sí que la detención es sospechosa”, agregó.

La detención de los acusados a cargo del gobierno de Haití

En la mañana del 10 de noviembre de 2015, los acusados y otros cuatro hombres (incluidos los pilotos) volaron en el avión privado siglas YV2030 desde Caracas hasta Port-au-Prince, Haití. Campos Flores y Flores de Freitas acudieron a una reunión con el supuesto socio (calificado por la DEA como CS-1) quien debía entregar a los demandados los millones de dólares acordados para movilizar el cargamento de drogas cuyo destino final sería los Estados Unidos. La idea de los sobrinos de la pareja presidencial era proceder con el envío de la droga el domingo 15 de noviembre en horas de la mañana.


El hecho 


Campos Flores y Flores de Freitas llegaron acompañados por sus "socios" al restaurante de un hotel cercano al aeropuerto de la capital haitiana. En ese encuentro, el agente de la DEA (CS-1) describió la ruta de importación de la droga a través de Miami y aseguró que era en los EEUU donde estaba y se movía el negocio, a lo que los acusados respondieron que "ya [tenían] todo listo" y que la primera carga de la cocaína se enviaría al aeropuerto el 15 de noviembre de 2015.

Un reporte del fiscal de Nueva York, Preet Bharara deja claro que durante aquel encuentro entre los socios y confidentes de la DEA, Campos Flores y Flores de Freitas fueron arrestado por los agentes de la Oficina de Lucha contra el Tráfico ilícito de Estupefacientes ("BLTS"), quienes "entraron en el restaurante, se identificaron y se llevaron a los acusados en custodia". 

El fiscal aclara en su informe, entregado a la corte el 22 de julio de 2016, que "los agentes haitianos se identificaron antes de proceder al arresto, cumpliendo con lo establecido en las leyes de ese país".  

Señala además que "Parte del personal de BLTS, presentes durante la detención llevaban cascos, mascarillas (para proteger su identidad por razones de seguridad) pero sus uniformes contenían parches oficiales y varios de ellos también llevaban placas de pecho con la palabra "policía", como se muestra en la siguiente fotografía que se tomó tras la detención el 10 de noviembre de 2015:

Después de haber sido detenidos por los BLTS, los acusados fueron entregados a la DEA, cumpliendo lo establecido en los tratados internacionales y basado en una solicitud del gobierno de los Estados Unidos. Las autoridades de la isla expulsaron esa misma tarde a Campos Flores y Flores de Freitas de su territorio según consta en el memorando del Ministro de Justicia y Seguridad Pública de Haití y que atendía a una orden de detención contra los dos acusados emitida por la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, donde se lleva actualmente esta causa. 


Los acusados fueron posteriormente entregados a la DEA y trasladados al aeropuerto internacional del condado de Westchester en White Plains, Nueva York. Así, dice el fiscal, no hubo secuestro sino un arresto que cumplió con lo establecido en la legislación norteamericana y en la haitiana respectivamente.

Los abogados defensores plantean tesis del secuestro

El 2 de julio de 2016, los dos abogados de Campos Flores, Randall Jackson y John T. Zach, asociados a la firma Boies, Schiller & Flexner conjuntamente con los defensores Michael D. Mann y David M. Rody de la firma Sidley Austin LLP presentaron a la corte una solicitud para la supresión de mociones que la fiscalía incluyó en el expediente para ser usadas durante el juicio.

Los abogados aseguraron que una serie de evidencias  habrían sido obtenidas mediante métodos ilegales. En esa misma entrega de documentos, los defensores se plegaron a la tesis de secuestro difundida a principios del caso por Diosdado Cabello, otrora expresidente de la Asamblea Nacional y por la madre-tía de los acusados, Cilia Flores.

En las audiencias de pruebas, previstas para el 8 y 9 de septiembre de 2016, se podrá observar con mayor detalle las evidencias de la fiscalía para terminar de descartar la tesis de secuestro, que fue denegada por Bharara y por los agentes de la DEA encargados de la operación.  Ahora tiene la palabra el Juez Paul Crotty.