Mostrando entradas con la etiqueta narcotrafico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta narcotrafico. Mostrar todas las entradas

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo: Defensa desnuda bondades del acuerdo de cooperación del testigo de la fiscalía

Durante la jornada número 12 del juicio, salieron a la palestra historias de amor y de venganza entre narcotraficantes colombianos, pagos millonarios a senadores y representantes colombianos y una serie de revelaciones que dejaron a la fiscalía en la cuerdas tras ser dadas a conocer las finanzas declaradas de uno de los testigos del gobierno.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo", intentó hoy desacreditar el testimonio del testigo Germán Rosero, un abogado colombiano que actuaba de enlace entre cárteles, cuestionando su honestidad y también su memoria.

La representación legal de Guzmán acorraló al testigo de la fiscalía, obligándolo a confesar que no ha pagado ni un día de cárcel desde que se entregó a las autoridades en junio de 2009, tras haber pertenecido al cártel del Norte del Valle y que el gobierno de los Estados Unidos no le confiscó ninguna propiedad, cuentas bancarias y dinero en efectivo que, según el abogado Eduardo Balarezo, superaban los USD 5.058.000,00.

Germán Rosero es un abogado colombiano, que fue defensor público y que luego pasó a trabajar con Juan Carlos Ramírez, alias “Chupeta”. Desde junio de 2009 colabora las autoridades estadounidenses entregando información sobre los negocios de narcotráfico de los carteles mexicanos y colombianos.

En el interrogatorio de la defensa, Balarezo sacó la declaración jurada que Rosero entregó a la fiscalía al momento de firmar su acuerdo de cooperación que incluyó varias cuentas bancarias en Estados Unidos y México, bienes inmuebles y dinero en efectivo, riquezas que nunca fueron confiscada y congeladas por las autoridades norteamericanas.

La defensa reveló al jurado que Rosero en 2009 tenía una cuenta en el Bank Of America, sucursal Balas Harbour Florida con un saldo de USD 500.000,00; otra en la sucursal de la misma institución financiera en Boca Ratón, Florida con USD15.000,00; una en Banamex con USD 30.000,00; Banco Ma de México USD 8.000.00, las cuentas en la banca mexicana estaban a nombre de Juan Manuel Organista, que era el falso nombre con que se identificaba en México.

Balarezo también mostró al jurado una hoja donde Rosero decía tenía en efectivo USD 550.000,00.

— ¿Usted no entregó ese dinero? ¿Usted hizo con ese dinero lo que quiso porque el gobierno no se lo congeló?

— Sí —respondió el testigo.

Rosero tenía varias propiedades inmobiliarias, una de ellas era una casa en Guadalajara, la cual está valorada en USD 400.000,00; otra residencia en Colima que costaba USD 180.000,00; un apartamento en Puerto Vallarta a un costo de USD 430.000,00. Asimismo, en Colombia, en la ciudad de Calí, poseía una que costaba USD 200.000,00. Ninguna de estas propiedades les fue confiscada. La fecha de la declaración jurada es julio de 2008.

Balarezo destacó que luego que se declaró culpable en 2009, apenas pagó a la fiscalía USD 100.000,00 y jamás entregó los documentos de propiedad. 

Del mismo modo, el testigo contestó afirmativamente cuando el defensor de Guzmán le preguntó si había vendido las propiedades en México por un monto de USD 1.500.000,00 y si había enviado ese dinero mediante transferencias desde México a Colombia a nombre de su esposa.

— ¿Usted no reveló esas transferencias a la fiscalía? —inquirió el abogado.

El abogado también cuestionó a Rosero por dos vehículos Toyota (Sienna y Land Cruiser) y una motocicleta BMW.

— ¿Usted se quedó con ellos? ¿Compró nuevos carros? 
— Sí —dijo el hombre.

Líos de faldas con el sobrino de Pablo Escobar

En el contrainterrogatorio de la defensa del Chapo Guzmán, salió a relucir que cuando Germán Rosero era joven, había tenido un lío de faldas con otro narcotraficante colombiano llamado Juan Carlos Ortiz Escobar, alias “Cuchilla”, quien es sobrino de célebre capo Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, quien está cumpliendo 25 años fallecido.
Balarezo preguntó si “Cuchilla” lo había querido matar [al testigo] porque le gustó Claudia Bedoya, a lo que Rosero respondió que no, que él tenía una novia, Ana Agudelo, y que luego de que ambos habían terminado su relación con ella, la joven había empezado una relación con Cuchilla, quien estaba celoso. 
“¿Ese no es un cuento que se inventó usted?”, preguntó Balarezo a lo que el exnarcotraficante  respondió que estaba celoso, pero que él se fue de Cali a Bogotá. Comentó que no sabía que Cuchilla lo había mandado matar por otras razones distintas a la de su trabajo como abogado público.

Testaferro de Chupeta

El agresivo abogado del Chapo Guzmán preguntó a Rosero si era el testaferro de Juan Carlos Ramírez Abadía y esto lo negó rotundamente.

— ¿Entonces usted trabajaba para Chupeta como pagador de sobornos a funcionarios del gobierno, policías de la prisión, senadores, representantes?

Respondió que sí había pagado coimas por órdenes del exlíder del cártel del Norte del Valle cuando estaba en prisión en 1996.

Las "putas" 

Seguidamente, Balarezo le consultó acerca de si el pago de sobornos estaba destinado a asegurarle a Chupeta mejor calidad de vida en la cárcel.

— ¿Le tenía que llevar alcohol, buena comida, y "putas" a la prisión?
El testigo respondió que personalmente no llevó alcohol y que había sobornado a los oficiales para que Ramírez Abadía recibiera visitas especiales, entre quienes se encontraban dos o tres parejas permanentes a quienes se les permitía permanecer en el lugar por más tiempo, "esas tres parejas no eran prostitutas" aclaró Rosero. 

Sobornos a congresistas

Rosero admitió haber pagado a cada uno de los senadores colombianos USD 100.000,00 y a los representantes USD 42.000.00 para que aprobaran la figura de la extradición sin retroactividad, de tal manera que los narcos que estaban en proceso se beneficiaran de la norma. 
El testigo sostuvo que los pagos se hacían desde una habitación de un hotel que alquilaba para recibir a los legisladores que buscaban sus coimas en sobres. "Fueron como 5 o 6 millones".

Secuestro ordenado por el Chapo

Durante el interrogatorio de la fiscalía, Germán Rosero confirmó que  en ciudad de México 'el Chapo' Guzmán había ordenado el secuestro de dos hombre del cártel del Norte del Valle liderado por Juan Carlos Ramírez Aladía. "Por un error del 'Gordo' ordenaron el secuestro de Juan Carlos Ortiz Escobar 'Cuchilla' y de Sergio Ramírez 'Pechuga'.

Encuentros con Guzmán

Rosero informó al jurado que se había reunido con el acusado  7 ó 8 veces. A finales de febrero de 2002 fue a verlo en una casa finca en Culiacán y que ese encuentro se había dado gracias a los oficios de Alfredo Vasquez que era uno de los hombres de Guzmán. Comentó que desconocía si esa propiedad donde se reunieron era del Chapo.

Ese rancho con una puerta de madera muy bonita se encuentra en las montañas, en la sierra en el llamado "Triángulo dorado", conformado por los estados de Sinaloa, Durango y Chihuaha y la reunión fue en una palapa, término usado para describir a una enramada. 

El testigo afirmó que para aquel tiempo el Chapo estaba vestido con ropa normal y una gorra de beisbol y que su gente estaba armadas con fusiles AK-47 y pistolas.

Comentó que él estaba cumpliendo una orden de Sergio Ramírez y Juan Carlos Ramírez para que hablara de envíos de cocaína y le dijeron que Guzmán era muy efectivo en el transporte de drogas desde México a Estados Unidos. Rosero dijo que le había comunicado al acusado que querían enviar unos 2 mil kilos de cocaína por lanchas rápidas y que la droga fuera recibida en la playa.

Acotó que en ese momento, se había ordenado desde Colombia que la droga del cártel del Norte del Valle solo fuera llevada a México y no Estados Unidos "Solo hablamos de la intención y que luego haríamos el envío".

Hubo otras reuniones y conversaciones teléfonos con Guzmán y contó que luego se habían mandado exitosamente algunos de los cargamentos. En julio de 2002 llegó exitosamente la droga a México.


Rosero alias "Barbas" aseguró que una de esas ocasiones  que se juntó con Guzman fue en el rancho de los hermanos Beltrán Leyva. En ocasiones el acusado vestía traje camuflado.












lunes, 3 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo Guzmán: Narcotraficante 'Chupeta" asegura que envió 10 mil kilos de cocaína al cártel de Sinaloa desde Venezuela

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El ex narcotraficante colombiano, Juan Carlos Ramírez Abadía, alias “Chupeta”, dijo durante su testimonio en el juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que en 2004 envió un cargamento de 10 mil kilos cocaína desde Venezuela a México por vía marítima, una droga que —según afirmó— pertenecían al cártel de Sinaloa.

Ramírez Abadía, quien es testigo del gobierno de Estados Unidos en el juicio de Guzmán Loera, busca probar la vinculación del Chapo con el cártel de Sinaloa y convencer al jurado de la enorme actividad criminal del acusado, la cual incluye 18 años de negocios con "Chupeta".

El exnarcotraficante preso en Nueva York desde su extradición en 2007, aseguró que huyó a Venezuela porque había una presión muy fuerte para extraditarlo a los Estados Unidos. "El gobierno norteamericano había ofrecido una recompensa de USD 5 millones por mi captura y lo habían hecho público con una foto mía", recordó a la vez que advirtió que había tratado de sobornar a varios agentes de la Agencia Antidroga DEA que operan en la Embajada de los Estados Unidos en Colombia, a través de unos agentes de la Unidad Especial de Investigación SIU-DIJIN que trabajaban con los federales. "Los agentes estadounidenses nunca recibieron dinero", aclaró.

Cómo funcionaba su cártel

En el décimo día del juicio, Ramírez Abadía explicó cómo funcionaba el cártel del Norte Del Valle. En su larga exposición, el testigo comentó que había trabajado directamente con Guzmán Loera y que también había proveído droga a otros carteles, incluyendo el cártel de los hermanos Arellano Félix contra quien Guzmán y la organización criminal sinaloense habían librado una cruenta guerra que dejó varios muertos.

Las Juanitas

Igualmente, Juan Carlos Ramírez Abadía hizo referencia a la manera cómo había organizado 10 operaciones que denominó "Juanitas", las  cuales tuvieron lugar entre 2002 y 2005. Explicó que esos envíos se registraron en un libro de contabilidad que fue mostrado por los fiscales al jurado este lunes. Dichas evidencias fueron aceptadas por el juez Brian Cogan, a pesar de la protesta de la defensa que había solicitado durante la mañana una moción para que en el juicio de Guzmán no entraran testimonios de operaciones a ocurridas después del año 2004.

En las planillas mostradas por los fiscales aparecen los registros de ganancias de cada operación, quiénes eran los responsables de la inversión y del recibimiento de la mercancía. El cártel de Sinaloa y Guzmán aparecían repetidamente en las planillas.

Juanita 1: Se exportó exitosamente a Estados Unidos entre 3.600 a 3.800 kilos.

Juanita 2: 6.465 kilos de cocaína, fue recibida por Beltrán Leyva y su lugarteniente, Álvaro Paleo alias "Olfato". En  el registro de este envío, Chupeta usaba un código para sí mismo: Yamilet. En este envío el cártel de Sinaloa invirtió 3 mil kilos de cocaína.

Juanita 3, llevó 6.485 kilos de cocaína y el Juanita 4, contenía 8 mil kilos de droga de los cuales, 3 mil eran del Chapo cuyo código en los reportes de contabilidad era CHA.

Juanita 4 con 8 mil kilos de cocaína salió de Colombia y regresó porque fue abordado por la Guardia Costera de los Estados Unidos y aunque no lograron detectar la droga, Ramírez Abadía prefirió cambiar la embarcación por otra, lo cual incrementó en unos USD 60 el kilo de cocaína.

Juanita 5 llevaba 10 mil kilos de cocaína que fue recibido en México por Beltrán Leyva y Olfato. Juanita 6 llevaba 10 mil kilos de los cuales el cártel de Sinaloa tenía una inversión de 2.500 kilos.

Juanita 7  fue enviada desde Venezuela y recibida por Nacho Coronel en México. El cártel de Sinaloa tenía una inversión de 2.500 kilos.

Juanita 8  fue coordinada desde Brasil llevaba 10.250 kilos de cocaína, mientras que Juanita 9 transportaba 12 mil kilos. Juanita 10 eran 3200 kilos.

De las 10 operaciones, 7 llegaron a México y de allí eran transportadas a los Estados Unidos exitosamente, mientras que 3 fueron incautadas por las autoridades en alta mar (Juanita 8, 9 y 10). "Eso fue una tragedia para mí como narcotraficante, me habían confiscado 22.500 kilos de cocaína en las embarcaciones pesqueras".

Los submarinos

Luego de esas confiscaciones decidió cambiar el transporte "de pesqueros a submarinos" que viajan sumergidos en el mar y que no eran fáciles de detectar ni por los aviones ni por las fragatas de las autoridades. Logró entregar al cártel de Sinaloa entre 8 a 10 submarinos cargados con entre 4.000 y 5.000 kilos de droga, aproximadamente.

Cuando empezaron a confiscar los submarinos regresó a los aviones pequeños de pistón llamados entre ellos “cometas”, los cuales salían de Colombia y llegaban a Centroamericana, específicamente a Guatemala, desde donde el cártel de Sinaloa recogía la carga y la llevaba a Estados Unidos.

Cada avión “cometa” llevaba entre 600 a 800 kilos de cocaína. Chupeta dijo que envió unos 10 aviones con cargamento en esta etapa de su carrera criminal, pero no todos llegaron a ser “coronados”, sino que algunos fueron interceptados.

Por último, dijo que había enviado droga a Estados Unidos, con el cártel de Sinaloa por trenes. Debido a las confiscaciones había una demora en el pago de la cocaína por parte de la organización de Guzmán y, por ello, utilizaron la vía de los trenes, pero un cargamento que se envió en una carga de aceite vegetal a Nueva York en 2003, también fue confiscada por las autoridades. En encargado de este envío era Tilso Martínez alias "el Futbolista", a quien Ramírez había conocido en los años 1990-1991 en Ciudad de Juárez, cuando trabajaba con Amado Carrillo Fuentes.

Fue una operación que llevaba entre 3.600 a 3.800 kilos de cocaína y llegó exitosamente a México.

Una vez logrado el envío con éxito, empezó a planear el tercer envío que le llevó unas 3 o 4 semanas. Para realizar estas operaciones trabajó con la guerrilla y/o los paramilitares para coordinar. Refirió que pagaba sobornos a funcionarios de la Naval de Colombia para que le informaran dónde estaban las corbetas de los Estados Unidos en el Océano Pacífico, de manera de evitar que los cargamentos fueron interceptados.

Debido al número de incautaciones de cocaína de que había sido objeto, decidió cambiar los mecanismos de transporte de embarcaciones pesqueras a lanchas rápidas. Esos barcos eran hechos por él mismo, con su dinero. Precisó que se reunieron con un contador llamado Esteban Manuel Rentinera y con Sergio Ramírez.

En el libro de contabilidad, llamado caja mayor, aparecían todos los gastos que se estaban haciendo en las “Juanitas” y cómo se fueron organizando. “Chupeta” revisaba los reportes contables semanalmente.

Entre abril y mayo de 2004 se tuvo que ir de Colombia porque había salido una solicitud de extradición por una acusación formal que cursaba en la Corte Federal de Washington DC.  Es por ello que decidió irse a Venezuela, desde donde continúo manejando la organización criminal del Cártel Del Norte Del Valle.

Ramírez Abadía envió desde Venezuela 10 mil kilos de cocaína al cártel de Sinaloa en una operación que denominó “Juanita 7” y cuya contabilidad fue presentada en la audiencia. 

Chupeta dijo que tenía un lugarteniente en Venezuela que era el responsable de revisar sus cuentas y que estaba en contacto con el constantemente.

De Venezuela se fue a Brasil y desde ese país continúo manejando su cártel.

Desde Brasil realizó los envíos de Juanita 8, 9 y 10. De todos esos cargamentos guardaba un registro pulcro y comentó que sus empleados le enviaban la información por correos humanos que portaban stickers de memorias con la información detallada.


domingo, 2 de diciembre de 2018

Conoce los detalles de la vida criminal de Joaquín 'el Chapo' Guzmán

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El 4 de abril de 1957 —otros señalan el 25 de diciembre de 1954— vio la luz por primera vez en La Tuna —un poblado de Badiraguato, en el estado de Sinaloa, en México— Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, quien años después pasaría a conocerse y hacerse tristemente famoso con el alias de “El Chapo Guzmán”. Un apelativo que en el mundo entero ha llegado a ser sinónimo de la muerte y destrucción que el flagelo del narcotráfico trae consigo. Sus padres, dos campesinos, Emilio Guzmán Bustillos y María Consuelo Loera Pérez, quienes le dieron diez hermanos: siete hombres y tres mujeres, todos criados bajo la mayor pobreza.

Este hombre que hoy se cara a cara con la justicia de los Estados Unidos —la nación que tal vez se ha visto más afectada por su oscuro negocio de narcotráfico— heredó el protagonismo luego del arresto del exlíder del Cartel del Golfo, Osiel Cárdenas, el 14 de agosto de 2003 en Matamoros, estado de Tamaulipas, por efectivos del ejército mexicano y de la Procuraduría General del país azteca. Desde entonces, la actividad delictual del Chapo comenzó a expandirse y crecer de manera vertiginosa hasta convertirse el segundo criminal más buscado, después de Osama Bin Laden, de acuerdo a un record elaborado por la revista Forbes en 2010[1]. A la muerte del terrorista, el mexicano pasó al primer lugar[2].

Curiosamente, el jefe del Cartel de Sinaloa no integra la lista de los más buscados de la Oficina Federal de Investigaciones, como erróneamente han asegurado medios de comunicación en todo el mundo. Esto en razón de que la persecución de narcotraficantes no es la principal tarea del FBI (por las siglas en inglés de Federal Bureau of Investigation), correspondiendo su rastreo a la agencia antidrogas (DEA)[3].

No se conocen muchos datos de su infancia, sólo escasa información en la que unos dicen que estudió hasta tercer grado de primaria, mientras que hay quien afirma que lo hizo hasta sexto. Algo que parece incierto si se toman en cuenta las aseveraciones de Ángel Robles Bañuelos, expresidente municipal de Badiraguato y profesor rural, quien advirtió que los años cincuenta y sesenta del siglo 20, la educación en la zona era casi un hecho extraordinario, en donde los niños no asistían a la escuela y si lo hacían era de manera intermitente, por lo que muy probablemente el Chapo nunca haya estudiado. El trabajo era lo más apremiante para las familias que vivían prácticamente en la miseria.

Sus primeros pasos en el narcotráfico

A la edad de 15 años habría comenzado a sembrar marihuana que tenía buena venta en Culiacán, primeros pasos estos que haría de la mano de su tío Pedro Avilez Pérez.

Fue para esa época cuando por su pequeña estatura comenzaron a llamarlo El Chapo.

Ya en los años ‘80 comenzó a trabajar con el principal narcotraficante de cocaína en México para ese entonces: Miguel Ángel Félix Gallardo, alias “El Padrino”, cabecilla del Cartel de Guadalajara y de quien se convirtió en su lugarteniente. De él aprendió el manejo del oficio a gran escala, toda vez que Gallardo fue pionero en el tráfico de cocaína y marihuana mediante el uso de aviones grandes —como el Boeing— desde Colombia a los Estados Unidos[4].

Cuando Félix Gallardo fue arrestado y procesado judicialmente en 1989, la organización pasó a manos de dos hermanos, los Arellano, entre quienes los conflictos y diferencias se volvieron el pan de cada día. Vino la división y Joaquín Guzmán se fue a Culiacán y fundó el Cartel de Sinaloa. Los Arellano crearon el Cartel de Tijuana y, con los años, vino la rivalidad.

Joaquín Guzmán se impone y logra el control de Guadalajara y luego comienza a traficar la droga a través de túneles entre Sonora y Arizona.

Su primera captura se produjo en 1991 cuando la policía en México lo detiene pero, tras sobornar al jefe de la policía, pudo salir libre.

En 1993, específicamente el 24 de mayo, tuvo lugar un cruel enfrentamiento entre el cartel comandado por los Arellano y el de Guzmán, un evento que dejó siete muertos en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara. Entre las víctimas se encontraba el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. El procurador General para la época, Jorge Carpizo MacGregor, dijo que el prelado perdió la vida a consecuencia del fuego cruzado entre las dos bandas. Pocos meses después aseguró que los catorce disparos que tenía el cuerpo eran consecuencia de haberlo confundido con el Chapo Guzmán[5]. Muchas conjeturas y diatribas surgieron acerca de las razones de la muerte del cardenal, entre ellas que este conocía los nexos de políticos mexicanos con el crimen organizado. También se responsabilizó al Chapo del hecho. Muchos años después, Benjamín Arellano Félix dijo desde prisión que el cardenal estaba ayudando a conseguir armas a los grupos guerrilleros[6].

En el año 1997 el Chapo Guzmán fue condenado a 21 años de presidio y el hermano del narcotraficante, Arturo Guzmán, alias “El Pollo”, toma el control de la organización criminal hasta que también es detenido.

Captura y fuga

El Chapo Guzmán fue capturado por las autoridades en el río Suchiate, Guatemala, desde donde es enviado a México y es condenado a 12 años de prisión. Se determinó primero como lugar de reclusión el penal de Almoloya y luego el de Puente Grande en Jalisco.

Un encarcelamiento que duró hasta 2001, cuando logró evadirse de la cárcel. Esto ocurrió el 18 de enero cuando, al parecer, Joaquín Guzmán salió del penal escondido en un carro de lavandería. Con la ayuda de un empleado de la cárcel se escabulló envuelto entre ropa sucia atravesando seis puntos de control internos de seguridad. Tiempo después se determinó que en la fuga participó, no una, sino 71 personas, entre ellas 15 funcionarios del sistema penitenciario.

Y si bien hasta ese momento se conocía poco, o prácticamente nada de él, Joaquín Guzmán Loera pasó a ser a partir de su evasión de la mayor cárcel de seguridad de México, el narcotraficante más buscado del mundo. Incluso, el gobierno de Estados Unidos ofreció USD 5 millones de recompensa por su captura[7].

El gobierno mexicano también ofreció recompensar con 60 millones de pesos a quien suministrara información fidedigna sobre dónde encontrarlo[8].

Pero su paradero se volvió un auténtico misterio, al menos eso parecía, puesto que para el año 2008, un hijo del Chapo, a saber Edgar Guzmán publicó un video en YouTube en el aseguró que "todos en Sinaloa saben dónde está el Chapo en cualquier momento, excepto los policías". Al año siguiente, 2009, la Policía Federal de México encontró un escondite en el estado de Durango donde el narcotraficante guardaba armamento, marihuana y dinero. El destino de vástago sí fue ampliamente difundido al poco tiempo de su publicación: lo asesinaron en un centro comercial[9].

Recapturado y vuelto a fugar

La Armada mexicana se anotó una victoria cuando el 22 de febrero de 2014, logró recapturar al Chapo Guzmán en Mazatlán, Sinaloa.

Por 13 años, un mes y tres días, Joaquín Guzmán Loera se había mantenido prófugo de la justicia. Las autoridades mexicanas, encabezadas por el presidente Enrique Peña Nieto confirmaron el hecho y explicaron que entre el 13 y el 17 de febrero habían descubierto que el narcotraficante se valía del drenaje de Mazatlán para escapar, así como de siete casas que se comunicaban a través de túneles. Ya para la fecha, el Chapo contaba con 56 años de edad.

Desde Estados Unidos, el fiscal Eric Holder, catalogaba la captura como un éxito y anunció que su gobierno pediría la extradición del capo, para cuya detención se habría contado con la colaboración de la DEA y del servicio de alguaciles de los EE. UU[10].

El narcotraficante fue trasladado al penal de máxima seguridad El Altiplano, en Almoloya de Juárez, estado de México[11]. Un lugar en el que hizo sentir su presencia al llevar a cabo protestas, huelgas de hambre y denunciar malos tratos, hacinamiento e insalubridad[12].

La alegría de las autoridades duró poco, pues durante la noche del 11 de julio de 2015, el Chapo Guzmán volvió a evadirse del penal[13]. Un hecho que el gobierno trató de silenciar pero del que la prensa alertó horas después de producirse.

Nuevamente se valió de un túnel para escapar, esta vez uno localizado en la ducha, exactamente en un punto ciego que no era captado por las cámaras de vigilancia del lugar. Cuando las autoridades notaron que la ausencia del narcotraficante se prologaba más de lo normal, se activaron los protocolos de seguridad que sirvieron para constatar la fuga.

Todo comienza nuevamente

La nueva hazaña del Chapo llevó a que todo reiniciara. Se reactivaron los operativos de búsqueda en la zona y carreteras, aeropuertos.

Su fuga había dado lugar a un debate en México en que se aseguraba la complicidad de las autoridades penitenciarias. Se supo entonces de la gran cantidad de privilegios de los que disfrutaba y que iban desde el no haberle cortado el cabello de igual manera que al resto de los reos, hasta las visitas que recibía sin control por parte de su esposa, familiares y hasta de la diputada Lucero Guadalupe Sánchez, entre otras prebendas.

Otra vez atrapado

Enrique Peña Nieto tomó la palabra el 8 de enero de 2016 para anunciar que Joaquín Archivaldo Guzmán Loera había sido recapturado en un operativo de la marina mexicana en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa y llevado nuevamente a la cárcel de El Altiplano.

Pero la información gubernamental esta vez llevaba un nuevo elemento que se dio a conocer el 20 de mayo a través de la cancillería, el anuncio de la decisión de extraditar al capo de la droga a los Estados Unidos donde era ampliamente solicitado.

La extradición

El 20 de enero de 2017 se materializó la extradición a los Estados Unidos de Joaquín Guzmán Loera, un hecho que ocurrió luego de un año en que sus abogados se valieron de todos los recursos que las leyes mexicanas le otorgaban y de batallar duramente ante los tribunales para evitar que esto sucediera. Finalmente, el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México le negó un amparo y Guzmán Loera debió someterse al traslado.

México y Estados Unidos suscribieron un tratado que permite la extradición y este acuerdo fue el que permitió la decisión. La condición básica del gobierno mexicano para aprobar el pedido estadounidense fue uno solo: La garantía de que Guzmán Loera no fuera condenado a la pena capital.

“El Gobierno de la República el día de hoy entregó al señor Guzmán Loera a las autoridades de los Estados Unidos”, reza un comunicado de la Procuraduría General de México.

El destino de Joaquín Guzmán en tierra estadounidense era la ciudad de Nueva York, donde  a su arribo fue trasladado al Centro Correccional Metropolitano, una cárcel federal ubicada en el distrito de Manhattan. Pero otros cinco estados lo reclaman también para procesarlo judicialmente por narcotráfico, lavado de dinero y asesinato.

Desde 2009, la fiscal Loretta Lynch había entregado a una corte federal del distrito este en Brooklyn un gran cúmulo de denuncias que responsabilizan a Joaquín Guzmán de introducir desde 230 kilos hasta 23 toneladas de cocaína a Estados Unidos por más de diez años.

La familia del Chapo

En la actualidad Joaquín Archivaldo Guzmán Loera está casado con Emma Coronel Aispuro, una exreina de la belleza de Durango, sobrina de un viejo socio del capo, a saber, Ignacio Nacho Coronel, muerto en un enfrentamiento ocurrido en 2010, en Zapopan, Jalisco.

Con Emma Coronel, el Chapo Guzmán tiene dos hijas gemelas nacidas en agosto de 2011 en Los Ángeles, California, María Joaquina y Emali Guadalupe.

Pero antes de esta unión, estuvo casado en dos oportunidades, una con Alejandrina María Salazar Hernández, con quien procreó cuatro hijos: César, Jordan, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo. A su vez, con Griselda López Pérez, también conocida como Karla Pérez Rojo, tuvo otros cuatro hijos: Joaquín, Édgar, Ovidio y Griselda Guadalupe.

A Alejandrina Salazar la detuvieron por intentar traficar droga y al salir de prisión decidió crear y registrar la marca “Chapo” de cuyas regalías se dice que ahora vive.

A Edgar Guzmán, lo mataron —como señalamos líneas arriba— en un centro comercial de Culiacán, Sinaloa, en mayo de 2008. Tenía 22 años.

Entretanto, a Iván Archivaldo Guzmán Salazar, también conocido como “El Chapito”, lo arrestaron en 2005 en Zapopan, Guadalajara, acusado de lavado de dinero para la organización dirigida por su padre. Lo liberaron en 2008 luego de que la fiscalía fallara en acreditar su culpabilidad[14]. Él y Jesús Alfredo fueron secuestrados en Vallarta por un comando del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Ovidio también formaría parte de la organización criminal de su padre.[15]

Por su parte, la DEA incluyó entre su lista de narcotraficantes más buscados a otro vástago del Chapo: Jesús Alfredo Guzmán, alias “Alfredillo”, señalado de conspirar para distribuir sustancias controladas[16].

Finalmente a juicio

Desde su presentación ante la justicia de los Estados Unidos y la formulación de cargos en su contra por parte de la fiscalía, la defensa Joaquín Guzmán Loera ha presentado toda clase de recursos para obstaculizar o detener el proceso.

De hecho se ha visto pospuesto el inicio del juicio en dos ocasiones en razón de las acciones emprendidas por los abogados para retrasar que el juez de la causa, Brian Cogan, titular de la Corte del Distrito Este de Nueva York dé comienzo al proceso.

Un juicio con una duración estimada de unos cuatro meses en torno al cual se ha establecido todo un conjunto de medidas de seguridad dirigidas, en primer término, a evitar la fuga del acusado, y segundo, para garantizar la vida de todas las personas que se verán involucradas en el mismo.

Así, los nombres de los jurados no se harán públicos, como tampoco la fiscalía ha revelado la identidad de los testigos que presentará a rendir declaración y entre quienes, se cree, figuran antiguos colaboradores del acusado.

Ya el jurado está conformado luego de un estricto proceso de selección, y lo que resta es que el juez Cogan dé el martillazo inicial y declare abierta la sesión del catalogado por muchos como el juicio del siglo.










[1] El Mundo (España). “Joaquín 'El Chapo' Guzmán y Bin Laden, los más buscados”. 13 de mayo de 2010. https://www.elmundo.es/america/2010/05/13/mexico/1273783147.html

[2] Univisión. “'El Chapo' Guzmán ahora es el más buscado del mundo”. 6 de mayo de 2011. https://www.univision.com/noticias/narcotrafico/el-chapo-guzman-ahora-es-el-mas-buscado-del-mundo

[3] CNN en español. “¿Por qué 'El Chapo' Guzmán no está en la lista de los más buscados del FBI?”. 23 de febrero de 2014. https://cnnespanol.cnn.com/2014/02/23/por-que-el-chapo-guzman-no-esta-en-la-lista-de-los-mas-buscados-del-fbi-2/

[4] Infobae. “Cronología de la vida de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el capo de la droga mexicana”. 20 de enero de 2017. https://www.infobae.com/america/america-latina/2017/01/20/cronologia-de-la-vida-de-joaquin-el-chapo-guzman-el-capo-de-la-droga-mexicana/

[5] Nación. “Cronología del caso Posadas Ocampo”. 24 de mayo de 2018. http://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/cronologia-del-caso-posadas-ocampo

[6] La Silla Rota. “Claves del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo”. 24 de mayo de 2018. https://lasillarota.com/cardenal-posadas-ocampo-quien-mato-chapo-guzman-arellano-felix-salinas-gortari/224306

[7] BBC Mundo. “El Chapo en 2001: la fuga que cambió al narcotráfico en México”. 12 de julio de 2015. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150712_mexico_chapo_guzman_narcotrafico_primera_fuga_wbm

[8] Proceso. “Siedo: “El Chapo” estuvo en Los Cabos; hay cuatro detenidos”. 12 de marzo de 2012. https://www.proceso.com.mx/300752

[9] RT. “Preguntas y respuestas: todo lo que se sabe de 'El Chapo' y sus cinematográficas fugas”. 9 de enero de  2016. https://actualidad.rt.com/actualidad/196315-arresto-escape-chapo-guzman-mexico

[10] WebCite. “US Officials: Sinaloa drug kingpin 'El Chapo' Guzman arrested in Mexico”. 22 de febrero de 2014. https://www.webcitation.org/6NajwvvNs?url=http://www.elpasotimes.com/news/ci_25204120/officials-chapo-guzman-arrested-last-night-mexico?source=rss

[11] Excelsior. “Capturan a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán; terminan 13 años de fuga del narcotraficante”. 23 de febrero de 2014. https://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/02/23/945160

[12] El Mundo (España) “Mil presos en huelga de hambre junto a 'El Chapo' Guzmán”. 22 de julio de 2014. https://www.elmundo.es/america/2014/07/22/53ce36be22601de03b8b4572.html

[13] Nación. “El ‘Chapo’ vuelve a fugarse”. 12 de julio de 2015. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/2015/07/12/el-chapo-guzman-vuelve-fugarse

[14] Expansión. “La historia familiar de ‘El Chapo’: ¿Quiénes son sus hijos y sus esposas?”. 123 de julio de 2015. https://expansion.mx/nacional/2014/02/23/la-historia-familiar-de-el-chapo-donde-estan-sus-hijos-y-sus-esposas

[15] Unión Jalisco. “Los negocios de los hijos del Chapo”. Sin fecha. http://www.unionjalisco.mx/articulo/2018/05/07/seguridad/los-negocios-de-los-hijos-del-chapo

[16] Forbes. “Hijo de ‘El Chapo’, entre los narcos más buscados por la DEA”. 13 de septiembre de 2018. https://www.forbes.com.mx/hijo-de-el-chapo-entre-los-narcos-mas-buscados-por-la-dea/

Juicio del Chapo Guzmán revela cómo el negocio de la droga no puede funcionar sin sobornos a funcionarios públicos

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Uno de los elementos que se han encargado de dejar claro los testigos que han testificado en el juicio de Joaquín "El Chapo" Guzmán ha sido la vinculación y estrecha dependencia del negocio de los carteles de la droga con la política. 

Hasta ahora los tres cooperantes del gobierno de Estados Unidos en este caso, Jesús "el Rey" Zambada, Miguel Ángel Martínez Martínez "el Gordo" y  Juan Carlos Ramírez Abadía "Chupeta" han sostenido que durante el tiempo que participaron en la actividad criminal pagaron millones de dólares a funcionarios de gobierno de México y Colombia para poder realizar con éxitos sus actividades.

El pago de sobornos iba desde millones de dólares a funcionarios de seguridad de alto rango de los gobierno de Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador cuando este era alcalde de Ciudad de México, hasta vigilantes de las cárceles donde el Chapo estuvo preso, destacando a uno que el Rey Zambada dijo había comprado a por unos $ 300,000 al mes, para que Guzman contara con un escolta policial tras haber escapado de prisión.


Zambada dijo que el secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), Genaro García Luna había recibido millones de dólares en sobornos para que protegiera a Guzmán, a sus drogas y al cártel.

Asimismo sostuvo que habían pagado coimas a un exfuncionario de la secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador (2000-2005) de nombre Gabriel Regino.

Por su parte  Miguel Ángel Martínez Martínez, compadre del Chapo Guzmán, dijo en su testimonio que las cárceles de Mexico tenían funcionarios que prestaban sus servicios a los cárteles, inclusive dijo que cuando fue a visitar con Guzmán a uno de los grandes jefe del cártel Juan José Esparragoza alias "el Azul" en la prisión había unas fiestas donde los funcionarios servían como staff y que inclusive  en la cena de aquella noche "Había música en vivo y tenían todo lo que quisieras comer. Whisky, cognac, cerveza" y que además un menú donde los comensales podían elegir entre langosta y solomillo y faisán.

El último testigo que ha pasado por el estrado, Juan Carlos Ramírez Abadía "Chupeta" sostuvo que sin corrupción política no podían operar los carteles y que su organización criminal Cártel del Norte Del Valle tenía en su estructura un fuerte de corrupción que se encargaba de pagar sobornos a políticos y policías. Dijo que el Cártel de Sinaloa también tenía una estructura similar lo que permitía que los cargamentos y las personas de las organización gozaran de seguridad y protección.







Explosivas revelaciones se esperan durante la cuarta semana del juicio del 'Chapo' Guzmán

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El segundo día del  testimonio del ex narcotraficante colombiano, Juan Carlos Ramírez Abadía, alias "Chupeta", previsto para el lunes 3 de diciembre, ha generado grandes expectativas entre los que realizan la cobertura del juicio de Joaquín Guzmán Loera que tiene lugar en la Corte del Distrito Este de Nueva York. En su primera aparición ante el jurado fue sorprende. El jurado quedó atónito ante la presencia del hombre que se cambió por completo los rasgos de su cara para no ser advertido por las autoridades de Brasil y Colombia, y quien usó pasaportes falsos con diversas identidades y cédulas de identidad venezolanas (documentos emitidos por el gobierno de Hugo Chávez) para iniciar una "nueva vida" en Sao Paolo desde donde manejó su imperio de drogas y de violencia.  

 "Chupeta" llegó el jueves 29 de noviembre al tribunal ataviado de una gruesa chaqueta de invierno negra, guantes de lana y unos jeans. De verbo directo, y sin tapizas de ninguna naturaleza, el hombre de 55 años dijo ante el jurado que reconocía a Guzmán, a quien identificó frente al jurado, y admitió que trabajó en asociación con el Chapo por unos 18 años, y que el acusado le había prestado uno de los servicios más rápidos para el traslado de la droga desde México a Estados Unidos de una manera rápida y segura, lo que lo diferencio de los otros traficantes mexicanos.
Cuando el juez de la causa, Brian Cogan anunció al testigo de la fiscalía, Ramírez Abadía dijo que tenía ciertos problemas médicos y que necesitaban hacer unos arreglos en la sala para lo cual sacó al jurado unos cinco minutos. Cuando  "Chupeta" entró se escuchó un silencio sepulcral y se notó un cierto espanto en las caras de los presentes. Guzmán se quedó mirándolo acucioso y sin que probablemente pudiera reconocer su aspecto, puesto que el narco colombiano se hizo cirugías en el rostro que cambiaron por completo su apariencia y no sólo eso. Las fotos que se dieron a conocer tras su captura el 9 de agosto de 2007, no tienen similitud con el rostro mostrado en noviembre de  2018, que refleja un cambio radical en las facciones, en los pómulos y en los ojos del sentenciado y otrora poderoso capo de la droga.

Ramírez Abadía dijo que su Cartel del Valle del Norte traficó unos 400,000 kilos de cocaína hacia los Estados Unidos durante sus dos décadas con la organización. Y aseguró que el cartel mexicano que lideraba Guzmán fue el que más contrabandeó su cocaína a  Estados Unidos.

En las primeras dos horas y media de testimonio Ramírez Abadía contó los pormenores de los negocios de droga hechos desde 1988 hasta su captura en 2007. Una larga historia de criminalidad que sacó a flote la estrategia usada por los carteles para escabullirse de las autoridades antinarcóticos y lograr con éxito mover miles de toneladas de cocaína desde Colombia a México y desde allí a Estados Unidos a través de la extensa frontera entre los dos países. También reveló los procesos de producción, los secretos para lograr una cocaína de óptima calidad que se distinguiera entre los adictos al producto en Los Angeles, Nueva York, Chicago, Miami y otras urbes cuyos habitantes se deleitan por el consumo de la variedad de productos alucinógenos que con tanto profesionalismo producen las organizaciones criminales suramericanas y mexicanas.

Antes del testimonio de  "Chupeta" habían estado en el estrado dos oficiales de la marina norteamericana y el agente de la DEA, Scott Schoonover quienes había participaron (en diversos roles) en varias incautaciones de cocaína ocurrida en embarcaciones en el océano pacifico.

Uno de los momentos claves de la audiencia fue cuando Schoonover sacó una bolsa pesada contenida de kilos de cocaína que sonó cuando golpeaba la mesa de la fiscalía. La droga formaba parte de una operación de incautación de las autoridades de Estados Unidos.


El crimen y la corrupción en el cartel de Ramírez, como el de Guzman, también involucraron el asesinato. Ramírez admitió haber ordenado el asesinato de unas 150 personas, incluidos los estadounidenses, y dijo que él personalmente disparó y mató a alguien.

Ramírez está detenido en los Estados Unidos por cargos de narcotráfico. Como parte de su acuerdo de extradición con Brasil, donde fue capturado por primera vez, no deberá cumplir más de 30 años de prisión. Sólo podrá librarse de 5 años si los fiscales quedan satisfechos luego de su testificación.

Este lunes Ramírez Abadía seguirá con sus revelaciones y se espera que las mismas incluyan el reconocimiento de la cocaína que el agente Schoonover puso a ante los ojos del jurado, la cual tiene la marca Xtra, que en un principio no fue nombrada por el testigo, aunque este dijo que eran tantas las marcas que le ponía a su cocaína para evitar que el cartel Del Valle del Norte fuera identificado en caso de incautaciones, que no se podría acordar de todas.






jueves, 29 de noviembre de 2018

Proveedor de cocaína colombiano asegura que trabajó con el Chapo Guzmán por 18 años

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Cuando el tedio del juicio empezaba a subir por las largas horas de testimonios de agentes de la ley norteamericana,  apareció en escena uno de los líderes del cartel del Norte Del Valle de Colombia, Juan Carlos Ramirez Abadia alías "Chupeta" y el ambiente de la sala de la corte se transformó. Aquel hombre de cara reconstruida, con acento norteño y desenfadado causó conmoción cuando empezó a explicarle a los jurados que sostenía una relación de larga data con Joaquín el Chapo Guzmán y que el acusado traficó más de 400 monedas de la droga que fueron ingresadas a los Estados Unidos por la frontera mexicana.

Ramírez Abadia(55), "Chupeta" fue arrestado en Brasil en 2008 y deportado a Estados Unidos. Lleva 11 años y medio en la cárcel. Durante su espeluznante testimonio dijo que, desde 1998 hasta 2007 aproximadamente, había traficado unos 400 mil kilos de cocaína a Estados Unidos y que había sido el responsable de al menos 150 muertes, una de las cuales había sido ejecutada por él mismo y que  matando a un hombre a tiros directamente en la cabeza y en la cara.

Aseguró que fue el jefe del cartel del Norte Del Valle y que por más de dos décacas se dedicaba a transportar cocaína desde Colombia a los Estados Unidos. Acotó que su cartel tenía cinco frentes:

1) El brazo armado que brinda protección a la organización, a la vida de los miembros de su familia, de los cargamentos de cocaína, para eliminar enemigos, informantes y proteger los negocios y se hacía a través de sicarios.

2) El frente de la corrupción se usaba para comprar funcionarios del gobierno a cambio de su trabajo.

3) La caja mayor que se encarga del manejo del dinero sucio de la organización. 

4) Lavado de dinero.

5) El brazo operativo que se encarga de cargar la cocaína y de preparar los envíos.

El hombre con el rostro desfigurado afirmó que ordenó matar unas 150 personas aproximadamente entre 1989 y 2007 y que mató a una personalmente en 2004. Dentro de las muertes había unas víctimas en los Estados Unidos, por las cuales se declaró culpables.

20 años de trabajo con el cártel de Sinaloa

Ramírez Abadia aseguró que trabajó para el cártel de Sinaloa por 17 ó 18 años y que la organización de Guzmán Loera tenía similitudes con la suya, como por ejemplo, el el fuerte de corrupción para recibir y enviar mi cargamento de cocaína y un brazo armado para operar.

En 1990 empezó a trabajar con el Chapo Guzmán, antes traficó con otros miembros del cártel, ya que enviaba cocaína a los Estados Unidos por México desde aproximadamente 1986 ó 1987.

Comentó que desde 1985-1986 viajó a Estados Unidos en 3 ó 4 veces a Miami, Los Angeles y Nueva York para recibir su cocaína y  luego distribuirla y venderla en las calles. Aseguró que en oportunidades procesaba la cocaína en un laboratorio en Miami, Florida y luego la enviaba a Nueva York en camiones, con mulas, en aviones y por otras vías. El dinero que ganaba de la venta de la droga era enviado a Colombia y una parte se quedaba en México para pagar algunos gastos.

Aseguró que su cartel tuvo estructura y operaba en Los Angeles, Nueva York principalmente  en Chicago, Houston, y Fenix, Arizona. esas estructuras las creo en 1986-1987 y las mantuvo hasta 1996-1997.  

En 1988 fue la última vez que estuvo en Estados Unidos porque cuando intentó regresar, presentó un pasaporte falso y lo enviaron de vuelta a Colombia el mismo día y fue preso por un mes. "Pagué corrupción para desaparecer mi expediente". Pagó  para destruir todas las fotos de que existían de su persona en las oficinas del gobierno colombiano, y borrar todos los rastros, incluyendo su cédula de identidad. "Los desaparecí completamente para evitar que las autoridades tuviesen información de mi y así poder facilitar mis actividades".

El hombre sostuvo que supervisaba "personalmente" sus operaciones en Colombia, iba inclusive a los laboratorio para asegurarse que su cocaína fuera de "alta calidad" y que se reputación como proveedor creciera no solo en México sino con sus clientes en los Estados Unidos.

Explicó cómo envolvían la cocaína y las diferencias que había en los embalajes para los envíos que iban por avión y los que iban por barco, señalando que las que enviaban por transporte marítimo requerían de una envoltura de caucho para protegerla del mar.

Reunión con el Chapo

Ramírez Abadía contó cómo había ocurrido su primer encuentro con Guzmán en  ciudad de México, en el lobby de un hotel a principios del 1990. En ese encuentro al que asistió él, Guzmán Loera, Ismael 'Mayo' Zambada, Arturo Guzmán 'el Pollo', "el Gordo', su lugarteniente,  Sergio Ramírez, 'Pechuga"  se habían acordado los  primeros envíos de cocaína desde Colombia a México.

Antes- afirmó- había tenido una reunión con 'Mayo' Zambada en Tijuana a finales de 1989. Para esa época era uno de los jefes del cártel de Sinaloa que también se le conocía como al Federación. 

Luego del primer encuentro con Guzmán se organizó la logística y se enviaron los primeros 5 aviones cargados de unos 4 mil kilos de cocaína que fueron recibidos en México y transportados a Los Angeles en un tiempo récord de una semana. Admirado comentó que nunca antes había trabajado con traficantes mexicanos tan rápidos como Guzmán.

Admitió que las ganancias del cártel de Sinaloa eran de un 40 por ciento de su cocaína, y que él y su organización se quedaban con un 60 por ciento. Guzmán cobraba más que los otros carteles que usualmente cargaban un 37 por ciento, pero que el servicio que ofrecía era más rápido y que garantizaba la protección de la carga en México.

Ramírez Abadia sostuvo que los cargamentos recibidos por Guzmán eran transportados en ocasiones por la misma policía federal mexicana y por la gente del Chapo, y que los funcionarios policiales también participaban en la descargas de los aviones.


El narcotraficante, quien es ahora testigo del gobierno, que empezó a trabajar con el cártel Del Valle del Norte,  le aclaró que era la primera vez que colaboraba con la fiscalía en un caso. En el año 2010 se declaró culpable en la Corte del Distrito Este de Nueva York y hasta ahora no ha sido condenado en Estados Unidos. 

En Brasil, Ramírez Abadia fue declarado culpable de lavado de dinero, corrupción, conspiración y uso de documentos falsos. También fue obligado a pagar una multa de $ 2.5 millones. Su extradición se aprobó bajo la condición que la condena en el tribunal estadounidense no supere los 30 años, es decir, que no podrán sentenciarlo a cadena perpetua, como las acusaciones federales recomiendan.

El testimonio de Ramírez seguirá el próximo lunes 3 de diciembre.

Moción de los fiscales contra abogado del Chapo

Este jueves, los fiscales sometieron a la consideración del juez Brian Cogan una moción donde sostiene que un tweet de la cuenta particular del abogado de Guzmán, Eduardo Balarezo @balarezolaw habría sido diseñado para generar temor en el jurado. 

El tweet enlaza a una canción llamada "Puño de tierra" que de acuerdo al testigo Miguel Ángel Martínez Martínez fue tocada por una banda por más de 20 veces una noche antes del cuarto intento de  homicidio ordenado por el Chapo cuando este estaba en la cárcel en México con dos granadas que explotaron en su celda. 

Los fiscales solicitaron al juez Cogan que "amoneste" a los abogados de Guzmán por tuitear sobre el juicio, a la vez que argumentan que varios tweets recientes del defensor "crean un riesgo sustancial de que interfieran con un juicio justo".






martes, 27 de noviembre de 2018

Miles de dólares en sobornos para que el Chapo tuviera teléfono en la cárcel y relaciones sexuales con sus esposas

Por Maibort Petit
@maibortpetit


A lo largo de la audiencia de este martes en el juicio de Joaquín "El Chapo" Guzmán el testigo de la fiscalía Miguel Ángel Martínez Martínez explicó cómo el acusado transformó su vida durante el llamado "boom de la cocaína" de los años noventa. También detalló que gracias al pago de un soborno, de unos USD30 mil a USD 40 mil mensuales, a una persona ligada al director de la cárcel del Altiplano en México cuando el Chapo estaba preso en 1993 para que el acusado tuviera un celular y pudiera tener relaciones sexuales con sus esposas.
Comentó que consiguió -gracias al pago de sobornos- también metió comida gourmet, zapatos, ropa y otras facilidades. Las coimas al funcionario se pagaron por entre 6 u 8 meses, dijo el ex miembro del cártel de Sinaloa.

Los jalapeños

Martínez, el segundo ex miembro del cártel de Sinaloa que testificó como testigo colaborador del gobierno estadounidense. En su segundo día en el estrado dió a conocer nuevos detalles de cómo Guzmán transportaba "de 25 a 30 toneladas" de cocaína al año en los Estados Unidos en latas de jalapeños  antes de  el método fue descubierto en 1993 por las autoridades norteamericanas.

Martínez explicó a los jurados los entretelones de las peripecias de la vida del acusado en México, las riquezas logradas con la venta de cientos de toneladas de cocaína en los Estados Unidos. 

Según el testigo, Guzmán empezó a incrementar su fortuna en 1990 con la sofisticación de los métodos para pasar la droga desde México a Norteamérica, a través de túneles, trenes, latas de jalapeños y camiones doble fondo, entre otros.

Guzmán empezó adquirir propiedades inmobiliarias en México, el balnearios de las playas, compró 4 jets, ranchos y llegó  un momento en el que decidió comprar un rancho en Gualadajara que transformo en un zoológico particular donde logró poseer tigres, leones, panteras, venados, trenes de paseo por las amplias hectáreas de terreno. Asimismo, viajó por el mundo, desde Macao, Tailandia, Hong Kong y Japón a todos los países de Europa, incluida Suiza, donde pagó los tratamientos en una clínica "donde ponen algunas células en ti para que te mantengas joven". disfrutó de comodidad y las ganancias eran tales que daba regalos costosos. 

Dijo que el Acapulco se había comprando una casa que valía $ 10 millones, con canchas de tenis, piscina, donde atracaba un yate llamado "Chapito".

Martínez dijo que Guzmán había ganado tanto dinero que obsequió a sus empleados unos 50 vehículos que tenían un costo de entre USD 30.000,00 y USD 35.000.00 por unidad.  Al testigo le regaló un reloj Rolex de diamantes.

Martínez Martínez trabajó muy cerca de Guzmán desde 1986 hasta 1998, cuando se produjo el ascenso del líder en el cártel de Sinaloa. Durante el testimonio, el testigo explicó cómo se inició la guerra entre el cártel de Sinaloa y el de Jalisco, con los hermanos Arellano Felix.

Escuchas

El testigo explicó que entre las estrategias usadas por Guzmán para espiar a sus rivales, a los compadres, novias y amigos el acusado se había comprado en Estados Unidos una máquina que permitía clonar teléfonos, una alta tecnología de escuchas y equipos de monitores que le permitió ser uno de los hombres mejor informados. 

Martínez Martínez comentó que el Chapo quería saber qué pensaba de él su gente su gente y sus enemigos "Sus enemigos, sus amigos, sus competidores, a quien él quisiera" incluyendo a las novias.

Manifestó que la organización de Guzmán había clonado las latas, etiquetas, y cajas de una compañía real, La Comadre para evitar el escrutinio de la FDA. Le dijo al fiscal que habían usado ese mecanismo porque era mas fácil trabajar con una marca que ya tenía los permisos para exportar los jalapeños a los Estados Unidos. 

Ese método lo usaron por un tiempo y comentó que empacar entre 600 y 700 latas con ladrillos de un  kilo de cocaína era muy difícil para los trabajadores. Inclusive, comentó que los empleados se habían intoxicado ya que cuando presionaban la droga en la lata expedía en el aire la cocaína.

Los envíos en las latas de jalapeños también le crearon problemas con los proveedores colombianos, en especial con Juan Carlos Ramírez Abadía alias "Chupeta" porque este decía que la cocaína perdía pureza  y reactividad cuando era empacada con presión en los envases de metal. Esta queja obligó a que hubiese un cambio de producción a ladrillos de medio kilo rodeados de arenilla para reproducir el peso y la sensación del agua y de pimientos reales sin comprometer la calidad.

El testigo dijo que en la medida que se mejoraban los envíos, Guzmán lograba ganancias en efectivo millonarias, a tales extremos que Martínez Martínez se veía obligado a depositar entre $ 10 y $ 12 millones al mes en bancos mexicanos para lo cual pagaba sobornos a los empleados de las entidades financieras. 

También explicó que Guzmán tenía almacenado fajos de billetes en residencias privadas.

Cuando el Chapo fue arrestado le pidió a Martínez que se encargara de atender a una de sus esposas llamada Griselda y sus hijos Edgar, Joaquín, Ovidio y una niña. El testigo les prestó seguridad, le dió casa, dinero y les regalaba carros. "Nada les faltaba", dijo el testigo.

También mencionó a otra de las esposas llamada Alejandrina y sus hijos César, Archivaldo, Alfredo y una niña.

Martínez también describió cómo el cartel de Sinaloa estaba introduciendo de contrabando toneladas de cocaína en los Estados Unidos, a través de túneles excavados debajo de la frontera, en camiones cisterna con compartimientos secretos. De regreso a México los camiones iban repletos de decenas de millones de dólares en efectivo que se quedaba en Tijuana, donde Guzmán enviaría sus jets privados cada mes para recogerlos. En promedio, cada avión llevaría hasta $ 10 millones, dijo el testigo.

Guzmán, de 61 años, fue extraditado enero de 2017 y está acusado de utilizar la intimidación y la violencia para dirigir una empresa criminal que traficó miles de toneladas de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas logrando ganancias que según el gobierno estadounidense rondan por  $ 14 mil millones. Se espera que el juicio dure cuatro meses.

martes, 20 de noviembre de 2018

Juicio del 'Chapo' Guzmán: 'El Rey' Zambada asegura que el cártel pagó millones de dólares en sobornos a funcionarios del gobierno de Felipe Calderón y de López Obrador cuando era alcalde de Ciudad de México

Millones de dólares en coimas a altos funcionarios del gobierno de México en 2005 y 2006 [Vicente Fox y Felipe Calderón ] para evitar que las fuerzas del orden tocaran al célebre cártel de Sinaloa salieron a relucir en la audiencia de la corte de este martes 20 de noviembre.

Por Maibort Petit
@maibortpetir

El cártel de Sinaloa pagaba sobornos a políticos de alto nivel y a policías en México para la protección de sus negocios de tráfico de drogas y la seguridad de sus líderes, según aseguró el testigo de la fiscalía, Jesús 'el Rey' Zambada García en el quinto día del juicio de Joaquín el 'Chapo' Guzmán que se celebra en la ciudad de Nueva York.
A la derecha Joaquín 'el Chapo' supuesto líder del cártel de Sinaloa  y a la izquierda Jesús 'el Rey' Zambada García ex contralor de la misma organización criminal y ahora testigo del gobierno de los Estados Unidos  en el juicio de Guzmán.
En las explosivas afirmaciones del ex narcotraficante conocido como el 'Rey' Zambada, [hermano de Ismael 'el Mayo' Zambada], quien respondió a las preguntas del abogado de la defensa, William Purpura, este confirmó que era verdad que la organización había tenido interés en la figura de Genaro García Luna entre los años 2001-2002, cuando este era Director General de la Agencia Federal de Investigación de México. 

Vale destacar que el 1 de septiembre de 2001, durante gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, se ordenó la creación de la Agencia Federal de Investigación (AFI), y se nombró a García Luna como su titular

Purpura interpeló al 'Rey' Zambada ¿Es cierto que entre los dos 2005-2006, García Luna era el encargado de la Seguridad pública?, "Si" dijo. En efecto, García Luna fue nombrado el 1 de diciembre de 2006, Secretario de Seguridad Pública del gobierno de México durante el gobierno de Felipe Calderón y según Zambada— él y el abogado del cártel, Oscar Paredes se reunieron con el funcionario.

En marzo de 2007, el alto miembro del ejecutivo nacional presentó la Estrategia Integral de Prevención al Delito y Combate a la Delincuencia.

Cuando el abogado de Guzmán presentaba un documento con las declaraciones del 'Rey' Zambada que correspondía a las conversaciones que sostuvo el testigo con el juez, los fiscales y agentes de aplicación de la ley [F.B.I y la D.E.A] para lograr un acuerdo de colaboración con el gobierno norteamericano, encuentros ocurridos en 2013. Zambada García acotó que dichas actas tenían "errores de interpretación".

Zambada García respondió afirmativamente cuando Purpura le preguntó sí se había  reunido con García Luna en un restaurante para sobornarlo con una maleta conde US$ 3 millones de dólares y que el dinero era de parte de su hermano 'el Mayo' para que éste nombrara a un nuevo jefe de la Policía de Culiacán. ¿García Luna recibió el soborno de parte de su hermano 'el Mayo'? interrogó y el testigo dijo nuevamente "Si. Correcto". 

En la segunda reunión del 'Rey' con el funcionario (cuando era Secretario de Seguridad Pública), el ahora testigo de la fiscalía afirmó que le llevó una maleta con "entre 3 ó 5 millones de dólares". Era el dinero de 'Mayo' en 2007 ¿Correcto?, y el testigo dijo: "si. Correcto".

Asimismo, Purpura preguntó sí García Luna tenía un compromiso con el narcotraficante Arturo Beltran Leyva, y el Rey dijo  otra vez: "correcto", a lo que el abogado de Guzmán replicó que el dinero era para que no interfiriera en sus actividades de narcotráfico y para evitar que 'el Mayo' fuera arrestado.

A finales de 2005 y principios de 2006, Héctor Beltrán Leyva, alias "H", Edgar Valdez Villarreal "La Barbie" y José Gerardo Álvarez Vázquez, 'El Indio' habrían entregado 50 millones de dólares a Genaro García Luna para que le prestara seguridad y protección al cártel de Sinaloa, cuando el funcionario les había vendido la idea que sería el nuevo secretario de Seguridad Pública del gobierno federal.

Otros sobornos  a funcionarios de López Obrador

En 2005 Purpura prosiguió —usted entregó dinero a Gabriel Regino García cuando este era el subsecretario de Seguridad Pública del Distrito Federal [cuando el actual presidente, Manuel Andrés López Obrador era el alcalde de esa entidad] y el testigo acotó 'si'.

Purpura preguntó al 'Rey' ¿Qué relación tenía Gabriel Regino García con López Obrador?, la fiscalía se opuso a la pregunta y el juez sostuvo la moción por lo cual el abogado del Chapo reformuló su pregunta diciendo: ¿Por qué le daban ese dinero? y 'el Rey' dijo "¿En 2005? No estoy seguro pero eran varios millones de dólares a Regino porque él había dicho que iba a ser secretario de Seguridad.

Seguidamente, Purpura trajo a colación nuevamente a todas las personas que supuestamente colaboraron con Ismael el Mayo Zambada y que habían muerto. Nombró a Héctor Beltrán Leyva, Nacho Coronel, Arturo Guzmán. Le dijo al 'Rey' Zambada si sabía dónde estaba Héctor Beltrán Leyva y el testigo dijo que estaba preso y su hermano 'el Mayo' "probablemente en las montañas", entonces la defensa dijo que la única persona que está aquí viva es el Chapo.

Purpura también se refirió en su interrogatorio al 'Rey' Zambada a la declaración financiera hecha por el testigo ante el gobierno de los Estados Unidos y le preguntó al testigo que como contador sabía ocultar dinero "Conozco algunos medios" dijo.

¿Usted sabe cómo establecer cuentas bancarias  en el extranjero con alias? "Si" afirmó Zambada.

¿ Usted dijo a los fiscales que no tenía cuentas bancarias en el extranjero, tarjetas de crédito, cuentas bancarias, instrumentos financieros. Aseguró que sólo declaró dos vehículos y unas propiedades y USD 10 millones de dólares que le debía un narcotraficante por una deuda de drogas. ¿Usted sabe lo que es una caleta? acotó y 'el Rey' dijo "si"

¿Cómo contador usted tiene una caleta?  "No".

La próxima cita es el lunes

Motivado a las festividades del Día de Acción de Gracia las audiencias del juicio de Guzmán quedaron suspendidas hasta el lunes 26 de noviembre cuando continuará el interrogatorio de los fiscales a los agentes de la D.E.A.  que participaron en operativos de incautación de drogas vinculados al Chapo. Hoy en la tarde estuvo como testigo el agente antinarcóticos Thomas Lenox.