Mostrando entradas con la etiqueta juicio "Tony Hernández". Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta juicio "Tony Hernández". Mostrar todas las entradas

viernes, 18 de octubre de 2019

El hermano del presidente de Honduras es declarado culpable por delitos de narcotráfico por un jurado en NY

Por Maibort Petit
@Maibort Petit 

Un jurado de nueve mujeres y tres hombres emitió este viernes un veredicto de culpabilidad contra Juan Antonio "Tony" Hernández, ex-diputado hondureño y el hermano del presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández, acusado por el gobierno de Estados Unidos  por delitos de tráfico de drogas, posesión de armas de fuego para operar sus negocios de narcotráfico y por haber mentido a las autoridades estadounidenses.

  Juan Antonio 'Tony' Hernández escuchó el veredicto, que lo llevará a permanecer tras las rejas por décadas, sin mostrar grandes emociones. Cerró los ojos rápidamente, se acomodó su traje negro, luego le dió la mano a su abogado Michael Tein. De inmediato se volteó y miró a su madre que estaba sentada en la segunda banca de la sala, le sonrió y luego miró intensamente al juez Kevin Castel quien -desde lo alto -observaba al jurado y al resto de los presentes en la sala 11D del tribunal del bajo Manhattan.

   Hernández será sentenciado el 17 de enero de 2020. Enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 30 años de cárcel y una condena máxima de cadena perpetua.

  Después de haber culminado la audiencia, un nutrido grupo de ciudadanos hondureños se apostaron a las afueras de la corte federal ubicada en el 500 Pearl Street de Nueva York. Estaban exaltados, portaban pancartas y gritaban que querían la extradición y enjuiciamiento del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. 

   El abogado defensor de Hernández, Michael Tein dijo que aunque respetaban el juez y el veredicto del jurado, consideraba que el resultado del mismo no era consistente con los hechos. Ratificó que su cliente es inocente y que las evidencias no fueron contundentes. Anunció que luego de la sentencia seguirán la batalla legal con un recurso de apelación.

    El otro defensor, Omar Malone, confirmó que el veredicto sería llevado apelación en nombre de Hernández y anunció que la batalla legal "continuaría". 

   El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández salió a relucir como co conspirador en este caso de narcotráfico. Los fiscales sostienen que Tony Hernández y el mandatario hondureño recibieron dinero del narcotráfico para ampliar su poder político y que convirtieron a Honduras en un Estado patrocinado por los carteles de la droga.

  El presidente Hernández ha negado todos los señalamientos hechos en su contra señalando que es víctima de una venganza de los narcotraficantes hondureños a quienes su gobierno buscaba extraditar. 

    Los fiscales estadounidenses aclararon que ninguno de los cinco  testigos cooperantes que testificaron en el juicio fueron extraditados por el mandatario, ya que  tres de ellos se había entregado voluntariamente a la justicia y dos fueron extraditados por las autoridades de Guatemala.

  Una vez se conoció el veredicto, el jefe de Estado hondureño colgó un tweet en su cuenta en el que asegura: "En nombre de mi familia, y personalmente, recibo con gran tristeza las noticias del fallo en Nueva York". 

    El mandatario rechazó "en nombre del Gobierno de Honduras y de sus instituciones se rechaza cualquier falsa e irresponsable versión que busca manchar el nombre de Honduras a raíz de este fallo".

   Asimismo señaló: "¿Qué se puede decir sobre una condena basada en testimonios de asesinos confesos, y argumentos que varios de estos testigos no fueron extraditados por Honduras si Estados Unidos nunca los pidió en extradición?.

  Hernández también dijo a través de su cuenta Twitter que respetaría el debido proceso en los tribunales de justicia de Estados Unidos. "Nadie puede estar por encima de la ley, caiga quien caiga" haciendo referencia al caso de su hermano Tony Hernández.
      
     El mandatario dijo que el veredicto de su hermano no es un contra el Estado de Honduras y que es increíble la capacidad de los criminales que fueron a testificar en el juicio mintieran descaradamente. "En lugar de armas y proyectiles ahora intentan usar sus mentiras contra los que tomaron acciones en contra de los narcotraficantes".

   Los fiscales del gobierno norteamericano basaron el caso de Hernández en 5 evidencias duras y cinco testimonios de testigos cooperantes, entre los cuales se destacó el de narcotraficante Leonel David Rivera Maradiaga, ex líder del cártel de los Cachiros quien se entregó a las autoridades norteamericanas y colaboró con la DEA registrando reuniones en audio y video de los investigados, entre quienes se encontraba el convicto Tony Hernández. 

   La fiscalía sostuvo que Tony Hernández y sus asociados traficaron desde Honduras a los Estados Unidos más de 200 mil kilos de cocaína que fueron enviadas desde Colombia, vía Venezuela, hasta Honduras para luego pasarlas con ayuda de la policía y los militares hondureños a la frontera de Guatemala, de allí a México para luego ser introducida al territorio norteamericano.

   La fiscalía sostuvo que Tony Hernández y su hermano presidente, junto a otros conspiradores voltearon el gobierno de Honduras contra el pueblo y lo utilizaron para el tráfico de drogas patrocinado por el Estado. Este argumento del fiscal Emil Bove durante el cierre del juicio generó que el gobierno de Honduras emitiera una nota  una nota diplomática al gobierno estadounidense donde se quejó de que la Fiscalía neoyorquina se refiera a ese país centroamericano como un narcoestado. 


miércoles, 16 de octubre de 2019

Fiscalía califica a Tony Hernández como un narcotraficante, asesino, violento y mentiroso

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Durante el cierre de argumentos, la Fiscalía calificó a Juan Antonio Hernández como un narcotraficante  asesino, violento y mentiroso, que utilizó el poder político y al presidente de un país para proteger sus negocios de las drogas. "Llegó la hora que este hombre pague por sus crímenes".
En el 8vo día del juicio las dos partes presentaron al jurado los argumentos finales del caso. Por dos horas y media el fiscal Emil Bove hizo un resumen del caso, señalando que Tony Hernández había traficado 200 mil kilos de cocaína a los Estados Unidos.

Juan Antonio Hernández está acusado de 4 cargos vinculado a la conspiración para traficar  cocaína a los Estados Unidos, uso y porte de armas para operar el narcotráfico y haber mentido al gobierno norteamericano.

Bove dijo que cada kilo de cocaína representa unas 8 mil dosis de droga que consumen los ciudadanos  americanos. El fiscal totalizó un total de 1.6 billones de dosis de cocaína que el acusado había ayudado a traficar a los EE. UU. , cada una de las cuales causaba un igual número de tragedias a la sociedad norteamericana.

Sostuvo que el acusado usó al presidente de Honduras, su hermano Juan Orlando Hernández, la policía y el ejército de ese país para brindar protección a los envíos de su cocaína y a los narcotraficantes con los que estuvo asociado desde 2004 hasta que fue arrestado en noviembre de 2018.

Bove dijo que "Tony Hernández pudrió las instituciones públicas de Honduras.  Su partido Nacional perdió las elecciones en 2005 y prometieron no volver a perder nunca más. Usaron dinero de las drogas para financiar las campañas  del partido Nacional en 2009, 2013 y 2017.  Esos fueron los sobornos", acotó.

El fiscal aseguró que el acusado había usado la policía de Honduras para sus negocios de narcotráfico. El acumuló dinero. Para el 2006 era proveedor y fabricante con conexiones en Sur América. Puso sus iniciales en los kilos de cocaína, agregó,

Bove manifestó que Tony Hernández volteó el gobierno de Honduras contra la gente. Al principio el acusado se basó el manzanas podridas, pero para el 2010, Hernández y sus asociados ya controlaban el gobierno. "El tráfico de drogas era patrocinado por el Estado". 

Más adelante el fiscal sostuvo que a partir del 2010, "el presidente de Honduras desplegó el ejército a la frontera con Guatemala para proteger a los narcotraficantes".

Recordó que en 2013, Joaquín 'el Chapo' Guzmán viajó a Honduras e n dos oportunidades, esto a pesar que era uno de los narcotraficantes más buscados del mundo. "El Chapo le dió al acusado un millón de dólares para que su hermano, Juan Orlando Hernández fuera elegido presidente  a cambio de protección para los envíos de drogas que llegaban desde Colombia a Honduras, para luego ser enviados por el territorio de ese país hasta Guatemala, de allí a México para ser enviados a los Estados Unidos".

El fiscal destacó que cuando el acusado fue elegido como diputado al Congreso de Honduras (2013) continúo con el tráfico de cocaína.

El fiscal cuestionó que el gobierno de Honduras no haya investigado ni arrestado a los narcotraficantes que gozaban de protección por haber pagado sobornos a los políticos.

"Delitos a gran escala requieren de apoyo oficial y eso fue lo que proporcionó el acusado Él sofocó a Honduras en la corrupción y eso es lo que demostró en este juicio", sostuvo.

En relación a los testigos cooperantes, el fiscal dijo que la defensa señalaba que esto "es un acto de venganza". No estamos aquí para responder por los cooperantes pero el acusado los eligió como sus socios por su narcotráfico patrocinado por el Estado. 

Argumentó que sólo los criminales de ese nivel pueden decir lo que hicieron con el acusado, sin embargo "ellos vinieron a los Estados Unidos y admitieron  sus crímenes, asesinatos, torturas. No tienen sentido que los cooperantes vengan a los EE. UU. para testificar contra el acusado.No. Es falso que estas personas hayan sido extraditadas por Juan Orlando Hernández".

Afirmó que de los cinco testigos cooperantes que testificaron  en el juicio de Tony Hernández tres se entregaron voluntariamente a la justicia y dos de ellos fueron extraditados por el gobierno de Guatemala a los Estados Unidos.

Comentó que los narcotraficantes que pagaban sobornos y costeaban las campañas gozaban de absoluta impunidad y ni fueron no investigados, ni arrestado ni extraditados por el gobierno del hermano del acusado.

La defensa niega todos los cargos

Por su parte, el abogado de Tony Hernández, Mike Tein basó su estrategia en la descalificación de las evidencias y de los testigos cooperantes a quienes calificó de asesinos que habían matado muchas personas, eran unos mentirosos que habían inventado la historia de su relación con el acusado en venganza porque su hermano, el presidente de Honduras había acordado en Miami, en 2013 hacer enmiendas a la constitución de ese país para aprobar la extradición a los Estados Unidos de ciudadanos hondureños envueltos en delitos de narcotráfico.

Le pidió al jurado no creer en ninguno de los testigos que habían mentido frente al jurado para lograr que los fiscales le dieran la carta 5K que le permitiría bajar sus condenas y no pasar toda la vida en las cárceles de Estados Unidos.

Sostuvo Tein que el agente de la DEA, Sandalio González,quien estuvo a cargo de la investigación y de la entrevista que se le hizo a Tony Hernández cuando fue arrestado en noviembre de 2018  en Miami. Sostuvo que González había jugado un juego en el cual el jurado no podía creer por lo que pidió que leyeran las transcripciones de la entrevista (video) completa para que entendieran que Tony Hernández no había mentido a las autoridades norteamericanas y que no había contradicción con lo que había dicho en 2016 y en 2018.

Sostuvo el abogado defensor que Hernández fue a Miami en 2016 a reunirse voluntariamente con los agentes de la DEA,  porque no tenía nada que esconder y "fue a limpiar su nombre". Este argumento fue rebatido por la fiscal Amanda Houle al señalar que el acusado había venido porque era "increíblemente arrogante" ya que gozaba de absoluta impunidad en Honduras y pensó que aquí había lo mismo, y "es por eso que estaba sentado en ese juicio".

El jurado fue instruido por el Juez

Una vez concluidos los argumentos finales de la fiscalía y la defensa, el juez Kevin Castel instruyó al jurado sobre la ley y las evidencias presentadas por la fiscalía para probar más allá de la duda razonable la culpabilidad del acusado. 

Para este jueves se tiene previsto el inicio de las deliberaciones hasta que el jurado, conformado 9 mujeres y 3 hombres lleguen por unanimidad a un veredicto que declare culpable o no culpable al acusado.


martes, 8 de octubre de 2019

Tony Hernández confesó a la DEA que recibió regalos de varios narcotraficantes

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El ex diputado hondureño, Juan Antonio Hernández confesó a un agente de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) que había recibido regalos de los narcotraficantes Víctor Hugo Díaz Morales, alias "el Rojo" y de Carlos Mauricio Toledo por "agradecimiento". Entre los obsequios nombrado por el acusado están una yegua peruana, dos pistolas y un reloj Rolex de unos 4 ó 5 mil dólares.
La confesión de Hernández, quien es el hermano del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ocurrió el 23 de noviembre de 2018, cuando fue arrestado en a su llegada a los Estados  Unidos en el Aeropuerto Internacional de Miami, en el estado de la Florida.

Juan Antonio Hernández es acusado por el gobierno estadounidense de conspirar para traficar cocaína a los Estados Unidos, uso de armas para operar con el narcotráfico y de mentir a la justicia. En el quinto día del juicio, la fiscalía llamó al testificar al Agente Especial de la DEA, Sandalio González, quien estuvo al frente de la operación que involucró a Tony Hernández y a sus asociados, algunos de los cuales aún no han sido capturados por las autoridades.

Desde el estrado, el agente González explicó —acompañado por el video grabado el día del arresto en Miami— que había seguido todos los procedimientos establecidos en la ley para un arresto, destacando que había leído al acusado los derechos Miranda en español, y que habían llamado en varias oportunidades al abogado  Manuel Retureta pero que éste no había respondido.

El agente González  aseguró que había mostrado a Tony Hernández la orden de arresto judicial, y le informó sobre los  delitos de  narcotráfico. Asimismo, le dijo que tenía la opción de cooperar con las autoridades o no, de declararse culpable o no. La respuesta del acusado fue que estaba listo y que tenía disposición de cooperar ampliamente con el gobierno de los Estados Unidos.

El jurado pudo ver el video donde Tony Hernández dice que a su pueblo natal, Lempira llegaron muchos narcotraficantes que manejaban "el negocio", y que iban a reclutar jóvenes. Su mejor amigo, Carlos Mauricio Toledo, quien vivía en su casa en Tegucigalpa, empezó a trabajar con el narcotráfico. "Cuando el tenía necesidad de dinero iba a San Pedro de Sula y trabajaba con Don H (Héctor Emilio Fernández Rosa)  y el Rojo", dijo señalando a dos narcotraficantes que operaban en la zona.

Aseguró que "Carlitos" (Carlos Mauricio Toledo) era su mejor amigo y con el tiempo varios de sus coterráneos entraron al negocio del narcotráfico como Marío José Calix, otro narcotraficante que es primo de Soraya Cálix, jefa de la dirección de Lucha contra el Narcotráfico del gobierno de Honduras.

Tony Hernández manifestó que "el Rojo" le había dicho en una oportunidad que la droga tenía que pasar por Honduras para ser enviada a los Estados Unidos, "porque no podía quedarse en territorio hondureño porque traía muchos problemas".

Sostuvo el acusado que al narcotraficante Héctor Emilio Fernández Rosa, alias "Don H", le había hablado dos veces para saludar. El agente de la DEA le preguntó ¿Nunca le pasaste información a esa gente? Y Tony Hernández respondió: "Yo le decía a Carlos y él me explicaba cómo aterrizaban con unas luces que parecían de Navidad".

Fue entonces cuando Tony Hernández confesó a la DEA que "Carlitos" le había regalado una yegua peruana "por una plata que él me había debiendo del alquiler de una casa". Afirmó además que recibió un reloj rolex, y comentó que "Carlitos" era trabajador del Rojo, pero que los regalos eran por una gratificación de su amigo. ¿Y usted las aceptó?, requirió  el agente González y Tony admitió: "Yo acepté los regalos, las dos pistolas del Rojo".

El agente de la DEA también mostró a Tony Hernández una foto de su teléfono celular  de un kilo de cocaína con la marca TH y le preguntó ¿Qué es esto? Y el acusado dijo "supuestamente es Tony Hernández..cómo van a poner las iniciales en un kilo, un paquete de supuesta droga", a la vez que se reía visiblemente nervioso. 

¿Cuándo empezó usted en el negocio del narcotráfico? preguntó el agente, y Tony Hernández dijo que no había participado directamente "Yo no sabía para dónde iba, por dónde pasaba". Y ¿por qué no hizo nada?, entonces argumentó "yo era un simple mortal, pasaba tranquilo".

Sandalio González le dijo "era el hermano del presidente y eso es poder en Honduras". 

Le preguntó cuáles narcotraficantes conocía y mencionó los siguientes: "El Rojo", Mario José Calix, Los Cachiros, Los Nachos, los hermanos Luis y Miguel Valle Valle,  Miguel Pinto y a su hermano de Copán, los Mata y uno que fue alcalde en Copán "Chante" [Alexander  Ardón] "que tenía sitiado todo el pueblo, con cámaras por todos lados" y a su hermano Hugo Ardón.

El juicio continuará el jueves 10 de octubre con el testimonio del agente González debido a que este miércoles se celebra el Yom Kipur y no habrá actividades en la corte.

Al término de la sesión el juez Kevin Castel denunció que unos sujetos habían tomado fotografías a los miembros del jurado (cuya identidad permanece sellada) a su salida de la corte. EL magistrado ordenó a los alguaciles de los Estados Unidos vigilar las afueras del tribunal y advirtió que el hecho representa una delito federal (que podría conllevar a una declaración de juicio nulo), lo cual es calificado como obstrucción a la justicia.

Castel dijo que los responsables serían castigados con todo el peso de la ley porque no estaba dispuesto a permitir que esto ocurriera en su sala y en un caso bajo su conducción.