Mostrando entradas con la etiqueta evasión de sanciones EEUU. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta evasión de sanciones EEUU. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de junio de 2020

Régimen de Maduro negocia con Avior gigantesco Airbus 340-300 para crear puente aéreo con Irán

  La última información señala que el avión ya está de Conviasa. En el contrato la entrega de la nave aparece como "Adjudicación en pago o la dación en pago" que es la acción de entregar un bien a cambio de saldar una deuda pendiente".​ Se refiere, por tanto, al acto por el cual el deudor realiza, a título de pago, una prestación distinta de la debida al acreedor, quien acepta recibirla en sustitución de ésta.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   El régimen de Nicolás Maduro está negociando con Avior Airlines un gigantesco Airbus 340-300. Un avión de este tipo permite hacer la ruta Caracas-Teherán, Rusia, Turquía u otro destino similar sin escalas, lo que evita el riesgo de captura.
    El régimen de Maduro necesita adquirir aeronaves que le permitan volar directo a los países aliados, evitando que se repita lo acontecido con Alex Saab, quien fue detenido en Cabo Verde, luego que el avión donde viajaba hiciera una parada técnica para reabastecerse de combustible "por no tener el rango suficiente para volar sin escalas". 

   Los representantes de Maduro están buscando comprar aeronaves de largo rango, pero son pocas las empresas que están dispuestas a vender aeronaves al gobierno de Venezuela o a sus aerolíneas estatales por temor a ser sancionados. 

La negociación

   "Nicolás Maduro requiere una aeronave de largo rango y gran capacidad de carga para reforzar el puente aéreo con el estado islámico de Irán, con quien mantienen un acuerdo de asistencia en todos los sectores y quien es el principal receptor del oro y el uranio venezolano", dijo una fuente conocedora de la negociación que declaró bajo condición de anonimato. 

   La fuente explicó que Avior Airlines C.A., a través de sus directores y accionistas, Jorge Añez, Jorge Luis Añez y su presidente Juan Bracamonte, está negociando con una entidad desconocida (presuntamente de Saab) designada por el Gobierno venezolano, la compra de un Avión Airbus 340-300 de la flota de Avior para ser operado por la aerolínea estatal Conviasa. 

   "El 340-300 de Avior, serial fabricación número 199, tiene un rango de 13,500 Km, puede ser configurado hasta 440 pasajeros y tiene capacidad de peso máximo de despegue de doscientas setenta y cinco (275) toneladas", acotó. 

    Fuentes internas del INAC y de Avior, confirmaron que, a la fecha, se han realizado varias reuniones del área financiera y técnica "donde Añez, desde su residencia en Miami, instruye a Jorge Alva, su vicepresidente de finanzas, para que reúna con autoridades del gobierno venezolano, todo coordinado por Juan Bracamonte".  
   
   "Conviasa aprobó la adquisición de la aeronave que será llevada a Irán donde se le realizará un servicio mayor de mantenimiento antes de incorporarla a la flota de la estatal", aseguró. 

     La fuente sostiene que Avior "pidió al gobierno que el avión fuera expropiado para no quedar en evidencia ante el mundo", pero los representantes del régimen "se negaron para evitar escándalo". En consecuencia, acordaron seguir con la venta y Avior puso dos condiciones: 
1) Que sean removido del avión cualquier imagen de Avior antes de salir de Venezuela. 
2) No recibirá el pago en divisas, para tratar de eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos al régimen. En su lugar, se acordó recibir el pago en especie, es decir, mediante créditos en combustible con PDVSA y créditos con otras entidades del gobierno a las que AVIOR hace  pagos  regularmente con ocasión a su operación. 

   La fuente afirma que "este plan de negocios fue estructurado por Bracamonte, quien mantiene relaciones con varios funcionarios de Caracas". 

  Agrega que "Los Añez y Bracamonte viven en el Sur de la Florida". de hecho, "la esposa actual de Jorge Añez, Rebeca García Teppa, se encuentra en Estados Unidos con una visa F1 de estudiante, y vive actualmente en el Doral. Juan Bracamonte, por su lado, está residenciado en Weston y posee más de tres propiedades en Florida".

lunes, 16 de marzo de 2020

Criminales de cuello blanco: La inusual jornada del veredicto del juicio del banquero Ali Sadr Hasheminejad

   El juicio de Ali Sadr Hasheminejad, propietario del extinto Banco Pilatus, concluyó con un veredicto unánime que lo declaró culpable de evadir las sanciones económicas de EE. UU. enviando ilícitamente más de $115 millones a través del sistema financiero norteamericano. También es culpable de fraude bancario y de conspirar para lavar dinero.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  A lo largo del juicio que duró 11 días, Ali Sadr Hasheminajed se mostró sonriente, seguro de sí mismo y confiado de que había convencido al jurado de su historia, que incluyó algunas lágrimas y aseveraciones que lo presentaban como un gran admirador y seguidor del expresidente Barack Obama, un enemigo del régimen de los Ayatolas islámicos, un torturado 'física y mentalmente' por el gobierno del Mohammad Khatami y perseguido por el exmandatario Mahmoud Ahmadinejad. Pero todos esos cuentos no fueron creídos por el panel de jurados que se centró únicamente en las evidencias presentadas por la fiscalía y no en las incoherentes confesiones de Sadr y los rimbombantes argumentos de sus abogados: Reid Weingarten, Brian Hebeling y Bruce Bishop de Steptoe.  
   Sadr siempre estuvo impecable. Bien vestido, afeitado y peinado. Se mostraba risueño y muy cariñoso con sus abogados a quienes abrazaba constantemente. Estuvo acompañado por cinco mujeres a lo largo de las dos semanas del juicio que celebran con sonrisas y miradas cómplices cada logro que obtenían sus acuciosos y muy diligentes defensores. Su esposa se le veía altanera. Miraba con menosprecio a la prensa. Sus hermanas Pegah y Negarin estaban siempre atentas, dando soporte emocional al hermano que estaba bajo escrutinio federal. Su madre también estaba allí, algunas veces lloraba y otras sonreía. Sadr siempre las abrazaba.


    El acusado se mostraba dulce y amable frente al jurado. Pero su conducta cambiaba radicalmente con los fiscales a quienes miraba con desprecio y arrogancia. Cuando el fiscal Especial, Garrett Lynch le hizo el contra-interrogatorio, Sadr le respondió todas las preguntas con displicencia. Sadr es un hombre inteligente. Por un momento pensó que su estrategia había triunfado. Pero se equivocó. Las palabras de la jueza Nathan, cuando decía "culpable, culpable, culpable" le amargaron el rostro y le transformaron por completo su mirada. Su prepotencia desapareció. Quedó impávido, pálido. Sus afanosos abogados también cambiaron su expresión y de pronto se les vió aturdidos. La familia estaba compungida y triste. Los defensores alcanzaron a decir a la jueza Nathan que no querían que lo 'encarcelara' en el acto (como de hecho correspondía), le rogaron que le diera la oportunidad de pasar con su esposa e hijos los próximos cinco meses, 'en libertad', y que le mantuviera las condiciones otorgadas por el tribunal ( tras el pago la millonaria fianza de $38 millones) que le permitieron moverse desde Washington DC a Nueva York con mucha comodidad. Los fiscales Michael Krouse y Garrett Lynch objetaron la petición (sin éxito). Krouse recordó que Sadr es millonario, que es ciudadano de Irán,  que es un país con el que los Estados Unidos no tienen tratado de extradición y que el gobierno advertía que había un alto riesgo de fuga. La jueza no escuchó a la fiscalía sino que inmediatamente aprobó la petición de Sadr y lo dejó ir con su mujer, no sin antes advertirle que si rompía las condiciones tendría que pagar las graves consecuencias, que incluyen nuevas acusaciones del gobierno estadounidense. El gesto de desagrado de Krouse y Lynch fue evidente. Protestaron nuevamente, pero fueron silenciados por la jueza que ofrecía un trato extremadamente cordial al acusado, ahora convicto. 
***
  Una de las cosas que nos llamó la atención por la rareza del hecho fue cuando la jueza estaba leyendo el veredicto entregado por el presidente del jurado. De pronto paró. Justo cuando leyó el cargo número tres. Hizo una expresión difícil de calificar. Llamó a la defensa y a los fiscales a un lado del podium. No se pudo escuchar lo que decían pero era obvio que no fue del agrado de los fiscales federales.  Seguidamente continuó leyendo de manera casi automática. Nathan le preguntó a cada miembro del jurado que verificara su voto en el veredicto. Luego salió de la sala para confirmar el voto de las dos personas ausentes a través de una videollamada. Regresó, agradeció a los miembros del panel y los despidió. No es usual que los jurados deliberen o verifiquen los votos por videoconferencia. No. Esta vez hubo una excepción porque en la ciudad de Nueva York hay una emergencia sanitaria. La jueza informó que uno de los jurados debió salir antes de la corte y el otro porque está enfermo y se vio obligado a deliberar remotamente. Al final del proceso, ni los abogados de la defensa, ni Ali Sadr, ni sus familiares quisieron emitir una comentario a la prensa. Sólo advirtieron que apelarán el resultado del veredicto en los próximos días.

El fiscal de pronuncia


   Por su parte, el el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, anunció que Ali Sadr Hasheminejad fue condenado hoy después de un juicio con jurado de dos semanas.

  Berman dijo que el jurado comprendió como Sadr H. organizó un plan de varios años para canalizar más de $ 115 millones en pagos relacionados con un proyecto de construcción en Venezuela, a través del sistema financiero de los EE. UU., para beneficio de la empresa familiar iraní de Sadr, en violación de las sanciones de los EE. UU. contra Irán. 

  El fiscal sostuvo que "el Gobierno estableció en el juicio que estos pagos beneficiaron a las personas y entidades iraníes, incluida la Compañía de Vivienda Internacional de Irán y su propietario iraní, Mohammad Sadr Hasheminejad (padre de Sadr)". 

  Berman dijo: “El jurado descubrió que Ali Sadr Hasheminejad creó una red de compañías y cuentas bancarias para enmascarar los negocios iraníes en Venezuela y evadir las sanciones de Estados Unidos. Durante años, Sadr utilizó compañías de fachada en Suiza, Turquía y San Cristóbal y Nieves para ocultar el hecho de que $ 115 millones en pagos que eran realmente para su negocio familiar y parientes en Irán. La condena de Sadr muestra que las sanciones económicas de Estados Unidos contra Irán son reales, y los infractores serán expuestos y procesados".

  Según la acusación, la evidencia presentada durante el juicio,  los documentos judiciales y las declaraciones en audiencia pública el gobierno logró demostrar lo siguiente:

  A partir de 1979, el presidente de EE.UU., de conformidad con la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia ("IEEPA"), encontró repetidamente que las acciones y políticas del gobierno de Irán constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior y la economía de los Estados Unidos y declaró una emergencia nacional para hacer frente a esa amenaza. De acuerdo con estas declaraciones presidenciales, Estados Unidos ha instituido una serie de sanciones económicas contra Irán y entidades iraníes. Este régimen de sanciones prohíbe, entre otras cosas, las transacciones financieras que involucren a los Estados Unidos o personas de los Estados Unidos destinadas al Gobierno de Irán o entidades y personas iraníes.

  En agosto de 2004, los gobiernos de Irán  y Venezuela (Hugo Chávez Frías) celebraron un acuerdo, mediante el cual acordaron cooperar en ciertas áreas de interés común. Al año siguiente, ambos gobiernos complementaron el Acuerdo mediante la celebración de un Memorando de Entendimiento sobre un proyecto de infraestructura en Venezuela, que consistiría en la construcción de unidades de vivienda en Venezuela.
  El Proyecto fue liderado por Stratus Group, un conglomerado iraní controlado por Sadr y su familia con operaciones comerciales internacionales en las industrias de la construcción, la banca y el petróleo. 

   En diciembre de 2006, Stratus Group incorporó una compañía en Teherán, que entonces se conocía como la Compañía de Vivienda Internacional de Irán (IIHC). IIHC fue responsable de la construcción del Proyecto en Venezuela. 

   Posteriormente, IIHC celebró un contrato con una subsidiaria de la compañía energética estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), que solicitó a IIHC que construyera 7,000 unidades de vivienda en el estado Zulia a cambio de aproximadamente $475 millones. Stratus Group creó el Comité del Proyecto Venezuela en Teherán para supervisar la ejecución de dicho Proyecto. Ali Sadr fue miembro fundador del Comité y fue responsable de administrar las finanzas del Proyecto.
  En relación con su papel en el Proyecto, Sadr tomó medidas para evadir las sanciones económicas de Estados Unidos y defraudar a los bancos estadounidenses al ocultar el papel de las partes iraníes en los pagos en dólares estadounidenses enviados a través del sistema bancario estadounidense. Por ejemplo, en 2010,  Sadr y un co-conspirador, usaron los pasaportes de San Cristóbal y Nieves y una dirección de los Emiratos Árabes Unidos para incorporar dos compañías de fachada fuera de Irán para recibir pagos en dólares estadounidenses relacionados con el Proyecto en nombre del IIHC. 
La primera entidad, Clarity Trade and Finance, se incorporó en Suiza, y la segunda, Stratus International Contracting, J.S.,  alias "Stratus Turkey", se registró en Turquía. Ambas empresas de fachada eran propiedad y estaban controladas por Ali Sadr y por los miembros de su familia en Irán, incluido su padre Mohammad Sadr.
  Posteriormente, Sadr y otros llevaron a cabo una serie de transacciones financieras internacionales utilizando a Clarity y  a Stratus Turkey en beneficio de las partes iraníes de una manera que ocultaba el nexo iraní a los pagos, en violación de las sanciones económicas de los EE. UU. Específicamente, entre abril de 2011 y noviembre de 2013, PDVSA, bajo la dirección de Sadr y otros conspiradores, realizó aproximadamente 15 pagos a IIHC a través de Stratus Turkey o Clarity, totalizando aproximadamente $ 115 millones.

  Durante ese tiempo, Sadr tomó varias medidas para ocultar a los beneficiarios iraníes de estos fondos, incluyendo: (1) cambiar el nombre de la Compañía de Vivienda Internacional de Irán a solo las iniciales, IIHC; (2) ordenar a los empleados que eliminen sitios web y artículos de Internet donde aparecía el nombre de Irán o Iranian; (3) mentir sobre los propietarios de las empresas de fachada cuando los bancos lo solicitan; y (4) alterar los comprobantes de pago y los contratos anteriores para engañar a los bancos sobre la fuente de los fondos. Sadr y otros conspiradores, también ordenaron específicamente que los pagos se enrutaran a través de bancos en los Estados Unidos a las cuentas bancarias de Stratus Turquía o Clarity en una institución financiera en Suiza (Hyposwiss Private Bank AG). 
  La mayoría de los fondos se transfirieron luego a otra entidad offshore ubicada en San Cristóbal y Nieves, que había sido incorporada por Ali Sadr y Mohammad Sadr en 2009. 
Mohammad Sadr Hasheminejad padre del banquero convicto por crímenes financieros y
violación de las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

  Entre 2011 y 2013, las compañías principales de Sadr enviaron más de $ 8.6 millones directamente a los Estados Unidos. Algunos de esos fondos se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California en beneficio de la familia Sadr.

El convicto

  Ali Sadr, de 40 años, nació en Irán. Fue condenado en el juicio por un cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, un cargo de conspiración para violar la IEEPA, un cargo de fraude bancario, un cargo de conspiración para cometer fraude bancario y un cargo de lavado de dinero. Sadr fue declarado no culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero. 

   A continuación se muestra un cuadro que contiene los cargos y las sanciones máximas. La sentencia de Sadr será determinada por la jueza Alison Nathan.
   El fiscal Berman elogió los esfuerzos de investigación pendientes de la Oficina Federal de Investigación y agradeció a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York por sus contribuciones y asistencia con esta investigación y juicio.

  El procesamiento de este caso está a cargo de la Unidad de Terrorismo y Narcóticos Internacionales. Los fiscales federales adjuntos Michael K. Krouse, Jane Kim, Stephanie Lake y el fiscal especial adjunto estadounidense Garrett Lynch, de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York, están a cargo de la acusación.



lunes, 9 de marzo de 2020

Juicio de Ali Sadr Hasheminejad: Un error de PDVSA en un pagó a la empresa del iraní alertó a las autoridades sobre la presunta violación de las sanciones de EE. UU. contra Irán

    En este juicio el poder del dinero se siente. Hay en escena media docena de los mejores abogados litigantes del país acompañados de paralegales, asistentes y expertos que evalúan cada palabra pronunciada por los testigos de la fiscalía para demolerlos en los contrainterrogatorios. La jueza, Alison Nathan es acuciosa, determinante y evita que haya atropellos entre las partes. El esquema de violación de las sanciones que el gobierno de los Estados Unidos impuso a Irán, y los mecanismos de lavado de dinero de este caso no son muy diferentes a otros que han sido juzgados previamente y que he tenido oportunidad de cubrir. En este en particular la diferencia es el despliegue exuberante de recursos. En la audiencia del viernes 6 de marzo, se pudo apreciar al acusado sonriente, 'triunfador' cuando su defensor puso contra las cuerdas al testigo experto en sanciones del Citibank, uno de los bancos víctimas de esta trama, según la fiscalía. A continuación les cuento parte de la jornada del proceso que se desarrolla en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.
  Era la quinta audiencia del juicio. Los diligentes abogados de Ali Sadr Hasheminejad estaban organizados para empezar la jornada. Los fiscales federales dispusieron a dos testigos para el día que representaban a los dos bancos víctimas del esquema de lavado de dinero, fraude bancario y violación de las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos contra la República Islámica de Irán, cargos por los cuales es procesado el millonario empresario, cuyo padre es el dueño de un gran emporio de empresas de construcción e infraestructura, Stratus International Group Holding, que —según la fiscalía y los testigos— ha recibido contratos millonarios para la reconstrucción de la infraestructura de Irán, desde que concluyó a la guerra con Irak. 

  Ali Sadr Hasheminejad y su familia trabajaron para el régimen de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro a través de la empresa Iranian International Housing Co., ejecutando un contrato para supuestamente construir 12 mil viviendas financiadas por PDVSA a través de Ducolsa. El proyecto formó parte de los acuerdos firmados por la República Bolivariana de Venezuela y la República Islámica de Irán acordados en 2006, en el cual se incluyó un convenio para el Desarrollo Habitacional Nueva Ciudad Fabricio Ojeda, ubicado en el municipio Lagunillas del estado Zulia. Hugo Chávez Frías y el presidente iraní para la época, Mahmoud Ahmadineyad, contrataron a la empresa de los Sadr, IIHC, para lo cual previeron un presupuesto de US.475,734,000,00. Por años todo el proceso se desarrolló 'sin inconvenientes' con la justicia, hasta que en 2013 y 2014, un error en unas órdenes de pago que PDVSA envió a sus bancos en Nueva York, JP Morgan Chase y Citibank, en las cuales colocaron el nombre de la empresa como beneficiaria [Iranian International Housing Company (IIHC)] .
La palabra "iranian" prendió las alarmas y las transacciones fueron bloqueadas y reportadas por los bancos a la Oficina de Control de Activos del Departamento del Tesoro (OFAC), a la unidad que se encarga de investigar las violaciones de las sanciones estadounidenses. 'Las palabras "Irán" o "iranian" son tóxicas', dijo la defensa y por ello, Ali Sadr registró empresas en otros países, compró la nacionalidad de San Cristóbal y Nieves (junto a su padre y hermanas), y abrió cuentas en un banco suizo. Todas éstas acciones le permitirían obviar las alertas de las autoridades y escapar de las sanciones que por 40 años EE. UU. ha impuesto contra Irán, buscando que haya un cambio de conducta en el régimen encabezado por el líder Supremo, el ayatolá, Alí Jamenei. 
   Entre las cientos de comunicaciones que los fiscales mostraron al jurado a lo largo de la jornada —con el objetivo de demostrar, más allá de la duda razonable que Ali Sadr es culpable de los seis cargos que se le imputan— nos llamó la atención que en varios de los correos enviados en julio de 2010, se menciona en varias oportunidades— al millonario argentino Diego Marynberg —señalado de ser uno de los hombres que ayuda al régimen de Maduro a mover capitales por el mundo y las empresas Mercantil Valores Uruguay, Pinnacle Investment SA de Venezuela y Finanzas S.A. de Suiza.  

  Debido a los problemas que tenían con la empresa que aparecía originalmente en el contrato con los regímenes de Irán y Venezuela era Iranian International Housing Company (IIHC) —y la palabra Iranian es objeto de alarmas a las autoridades financieras Ali Sadr y su padre Mohammad Sadr Hasheminejad decidieron registrar dos firmas para sacudirse ese problema: Straturk International JS en Istambul, Turquía y Clarity Trade en Suiza. ¡Asunto arreglado¡

  Asimismo, los Sadr abrieron una cuenta en el banco helvético Hyposwiss Private Bank AG. para lo cual, padre e hijo usaron los pasaportes que compraron en la isla del Caribe, San Cristóbal y Nieves y una dirección de residencia en Dubai. Con esos 'elementos' desaparecían los problemas con las autoridades estadounidenses, y ponían fin a los miedos que había generado en el acusado y a su familia la posibilidad que fueran a ser enjuiciados por mover el dinero a través del sistema financiero norteamericano, rompiendo las reglas establecidas desde 1979 y reforzadas por varias órdenes ejecutivas hasta la actualidad.

Fiscales pueden concluir con la presentación de testigos

  Este lunes, 9 de marzo, se espera que la Fiscalía de los Estados Unidos concluya con la lista de testigos para probar el caso contra  Ali Sadr Hasheminejad.

 El domingo 8 de marzo, la fiscalía sometió a consideración de la corte varias mociones que buscan  excluir a dos testigos expertos que la defensa de Hasheminejad propuso para ser presentados al jurado el martes. La fiscalía sostiene que uno de los candidatos a testificar es Trita Parsi, ex presidente y fundador del National Iranian American Council, una organización sin fines de lucro "dedicada a fortalecer la voz de los estadounidenses iraníes y promover una mayor comprensión entre el pueblo estadounidense e iraní".

   Los fiscales sostiene que Parsi no cumple con los requerimientos de la ley para ser testigo y por tanto carece de legitimidad para discutir el concepto de "eliminación del riesgo". 

 Los documentos de la fiscalía señalan que Parsi "nunca ha trabajado para un banco o en cumplimiento bancario, ni había publicado ningún artículo ni llevado a cabo ningún estudio científico sobre cómo eliminar riesgos". 

 La defensa de Sadr Hasheminejad asegura que la supuesta experiencia de Parsi en "eliminar riesgos" viene de la experiencia que éste ha acumulado durante los años en los que ha participado en discusiones personales con iraníes-estadounidenses.

  Los fiscales aseguran que Parsi sólo puede referirse a un asunto técnico que requiere conocimiento basándose en sus anécdotas, lo cual obviamente le resta veracidad, y es contrario a lo que establecen las leyes para calificar a alguien de experto.

  Otro de los testigos de la defensa que fue rechazado por la fiscalía es el  abogado del bufete Crowell Moring, Robert Burns, ya que de acuerdo al gobierno Burn nunca ha trabajado en bancos, o en departamentos de cumplimiento bancario, y no cumple con los requisitos para calificar como experto en "reducción de riesgos" de acuerdo a las normas de la corte.

Evidencias que generan problemas

 En la audiencia de este lunes 9 de marzo se discutirán los problemas que han surgido con una evidencia presentada por la fiscalía, y que no formaba parte del material 3500 que los acusadores deben entregar a la defensa antes de juicio. Se trata de la pieza marcada como GX 411 que corresponde a una comunicación sobre una divulgación voluntaria que el Banco-1 realizó a OFAC después de liquidar un pago de una entidad afiliada con PDVSA en Venezuela a favor de Stratus International Contracting, que fue una de los entidades  usadas por Ali Sadr para  recibir los pagos en nombre del IIHC. El correo tiene fecha del 16 de junio de 2011 y en banco señala que había procesado el Pago el 4 de abril de 2011, pero que lo marcó como posible lavado de dinero después de las acciones ocurridas, el 20 de abril de 2011. 

El banco había alertado que luego se una investigación se supo que “Stratus se fundó en 1978 en Teherán, Irán; Stratus International se especializa en proporcionar servicios de contratación para proyectos de infraestructura tales como carreteras, ferrocarriles, presas, túneles, aeropuertos y edificios; Stratus está trabajando actualmente en un Proyecto de Desarrollo de Viviendas de la Unidad de Apartamentos 7000 "Nuevo Ojeda" en Venezuela". 

Asimismo, se reveló en la comunicación de la fiscalía que el 12 de mayo de 2011, el Banco-1 recibió una respuesta a su consulta al banco remitente, indicando, en suma y sustancia, que la dirección de Stratus se encuentra en Turquía, está registrada en Turquía, se encuentra en construcción, entre otros lugares, Venezuela, y el pago fue por la "construcción de un proyecto de 7000 unidades de apartamentos" en Venezuela. Bank-1 concluyó que "Aunque Stratus no figura como SDN, y el pago no indica ninguna participación directa de Irán o con Irán, debido a la información contradictoria entre el sitio web y la respuesta enviada por el banco en Caracas, considera apropiado compartir esta información con OFAC ya que Stratus puede ser una compañía iraní. 

La discusión sobre este tema, que es clave en el caso se dará durante la audiencia de hoy. 

Seguiremos informando.


domingo, 16 de febrero de 2020

125 años de cárcel podría enfrentar el banquero iraní que logró evadir las sanciones de EE. UU. contra Irán a través de contratos con el gobierno de Hugo Chávez Frías

Juicio en Nueva York revela esquema internacional de lavado de dinero de PDVSA  para favorecer a Irán

Por Maibort Petit

   El juicio de un ciudadano iraní, que se iniciará el 2 de marzo de 2020, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, expone un complejo esquema internacional de lavado de dinero proveniente de Petróleos de Venezuela S.A. que utilizó sofisticados mecanismos de inversiones para blanquear millones de dólares y violar las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la República Islámica de Irán.
   El Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a Ali Sadr Hashemi Nejad de haber usado un conglomerado de empresas de fachada para ejecutar un plan que les permitió evadir las sanciones estadounidenses y blanquear más de $476 millones a través de una subsidiaria de PDVSA que se encargaba construir viviendas en Venezuela.

  El juicio de Ali Sadr se iniciará el 2 de marzo de 2020. Los fiscales dijeron que existen un voluminoso expediente que permitirá al jurado comprender el complicado esquema criminal del acusado.
Ali Sadr elaboró y ejecutó un esquema de lavado de dinero para blanquear capitales provenientes de los contratos firmados
por Hugo Chávez son su homólogo, Mahmoud Ahmadinejad en Caracas y que lograron violar las sanciones impuestas por EE. UU. a la República Islámica de Irán.

   Ali Sadr, nació en Irán, fue arrestado el 19 de marzo de 2018 en el aeropuerto de Dulles en Washington, DC. Según los documentos federales, él y su madre se dirigían a Londres para celebrar el año nuevo persa con su familia. Sadr, es acusado de seis cargos de fraude bancario e intrigas para evadir las sanciones del Departamento del Tesoro.
  De acuerdo a la acusación, Iranian International Housing Corporation (IIFC) fue la empresa de construcción incorporada en Teherán por el principal holding de la familia Sadr, Stratus Group. 

  El expediente señala que en 2007, IIHC celebró un contrato de $ 476 millones con la subsidiaria de PDVSA, Desarrollos Urbanos S.A. (DULCOSA) para construir miles de unidades de vivienda de un programa del gobierno de Hugo Chávez.

  Ali Sadr estableció una red de empresas fachadas y cuentas bancarias en varios países para poder ocultar la participación de las compañías de Irán en el acuerdo. Para evitar llamar la atención de las autoridades, el acusado utilizó pasaportes de San Cristóbal y Nieves, y de Malta.

  Sadr forma parte de los fundadores de una compañía en Suiza, Clarity Trade and Finance y otra en Turquía llamada Stratus International Contracting.

  La acusación asegura que la sucursal de JPMorgan en Nueva York fue la entidad usada como el banco intermediario. JP Morgan forma parte del juicio en calidad de víctima. 

  Dentro de las evidencias se menciona una comunicación enviada a DULCOSA, que era el ente supervisor del proyecto de viviendas sociales. En la carta, fechada el 22 de julio de 2011,un director de IIHC solicitó que los pagos del contrato se hicieran a una cuenta bancaria en Hyposwiss Private Bank Ltd, con sede en Zurich, a nombre de Clarity Trade and Finanzas.

  Los fiscales aseguran que Sadr registró múltiples compañías en Malta, Suiza, Hong Kong, Chipre, el Reino Unido y los Estados Unidos, y que en ninguno de los registros corporativos el acusado reveló su origen iraní, a pesar de que mantiene un vínculo con los sectores de la banca y la construcción en Irán a través de su padre, Mohammad Sadr Hashemi Nejad, fundador del primer banco privado de la República Islámica de Irán, Eghtesad Novin Bank, en 2001. Actualmente, Mohammad Sadr Hashemi Nejad es presidente Stratus Holding Group, uno de los mayores conglomerados de la construcción  de viviendas y carreteras de Irán.

  Sadr y otros ordenaron que los pagos se hicieran a través de bancos estadounidenses a las cuentas bancarias de Stratus Turquía o Clarity en el banco en Suiza. La mayoría de los fondos se transfirieron a otra entidad offshore ubicada en las Islas Vírgenes Británicas, que fue incorporada por Sadr y otros en 2009. El 1 de febrero de 2012, Clarity transfirió más de $ 2,000,000 de ganancias del Proyecto directamente a los Estados Unidos. Esas ganancias se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California.

  Tras ser arrestado, el gobierno le confiscó propiedades de Sard en Maryland, Washington, DC; Malibú (California), incluyendo unas granjas de pistachos en ese estado. 

  De ser hallado culpable, Sard enfrenta una condena máxima de 125 años de cárcel y una millonaria sentencia de dinero. 

lunes, 18 de noviembre de 2019

Rosneft logra mayor control del negocio petrolero venezolano tras la entrega de campos en la zona occidental del país

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  La empresa Rosneft sigue avanzando en el control de la Petróleos de Venezuela (PDVSA) dominando más del 50 por ciento del negocio petrolero venezolano. Desde la segunda semana de noviembre, los negocios de la gigante petrolera rusa se ampliaron al lograr la entrega para su explotación de ricos campos ubicados en el occidente del país.
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, a la derecha, blandió una espada que le regaló Igor Sechin, director ejecutivo de Rosneft, después de firmar un acuerdo de suministro de energía en agosto de 2019. Foto © Bloomberg
   PJSC Rosneft Oil Company Rosneft Oil Company (Rosneft) es una corporación petrolera integrada rusa fundada en 1995 para buscar, explorar, extraer, procesar, transportar y vender petróleo, gas y condensado de gas a nivel local e internacional. La estatal JSC Rosneftegaz (50%) es el accionista mayoritario. 

   Los registros internos de PDVSA muestran que hasta el mes de octubre de 2019, Rosneft tiene participación directa (empresas mixtas) en los campos de producción petrolera: Petromonagas (40%), Petrovictoria (40%), Boquerón (26,67%); Petromiranda (32%), Petroperija (40%),  Petrozamora y 10% de Petropiar pero el 12 de noviembre de 2019 recibió el visto bueno para que le sean otorgados los campos petroleros Boscán y Costa Oriental del Lago. 

     Paralelamente —gracias a la modificación de un acuerdo de cooperación de Venezuela con Rusia de fecha 29 de octubre de 2019— Rosneft consiguió la aprobación para desarrollar dos campos de gas natural en alta mar. El decreto autoriza la creación de condiciones favorables para la ejecución de proyectos de desarrollo en los campos de Patao y Mejillones, dos concesiones de gas en la costa este de Venezuela otorgadas a Rosneft en 2017.

   Rosneft se ha convertido en un aliado clave para PDVSA luego de las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump a la estatal petrolera venezolana en los esfuerzos hechos por Washington DC para sacar del poder a Nicolás Maduro, quien es acusado de ser el responsable de colapso económico del Estado venezolano y el principal protagonista de la corrupción masiva y de las violaciones de derechos  humanos que ocurren en el país suramericano.

  De acuerdo a fuentes internas de Petróleos de Venezuela, Rosneft se lleva de Venezuela un promedio de 15 cargamentos de crudo mensual, con un promedio de 15 millones de barriles

  Asimismo, Rosneft lleva a Venezuela 10 cargamentos mensuales de productos, según reportes internos de PDVSA.

  Rosneft, en su proceso de adecuarse a las sanciones y sacar el mejor provecho económico de ellas, no sólo logra grandes descuentos con las autoridades de PDVSA, sino que utiliza la debilidad de otras empresas petroleras —que se niegan a violar las sanciones estadounidenses para apoderarse de la logística que dejan vacantes las corporaciones salientes. 

   Un ejemplo de ello —sostienen la fuente— es que Rosneft está pagando 20% adicional a la corporación Cygnus I Special Maritime Enterprise, empresa dueña de un grupo de barcos y a su operador Maran Tankers Management por el uso de los barcos Maran Triton (IMO: 9237632), Maran Cygnus (IMO: 9227479) y Maran Geminis (IMO: 9174218).

  Otro ejemplo del esquema que está usando Rosneft es el otorgamiento de tres millones de fueloil a precio especial —con un gran descuento— a la empresa Ay Logistic.

   La fuente señala que para la transportación de los 3 millones de fueloil, Ay Logistic presentó dos tanqueros: 1) Oceano (IMO 9038749) con bandera  de Panamá, que anteriormente tenía de nombre de Ocean Elegance (IMO: 9038749)  pero se le cambió porque fue sancionado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por transportar crudo desde Venezuela a Cuba entre finales de 2018 hasta marzo de 2019. Ver sanción de la OFAC aquí y 2) el Hong Kong que anteriormente era de Valero. 





lunes, 5 de agosto de 2019

Grupo de transnacionales viola las sanciones de EE UU a PDVSA a través de empresas fantasmas

Un informe recomienda que Estados Unidos sancione a las empresas infractoras para evitar que el régimen de Nicolás Maduro siga utilizando el dinero de Venezuela para sostenerse en el poder.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En enero de 2019 el gobierno de los Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC), de conformidad con la orden ejecutiva 13850, amplió las restricciones a las operaciones de Petróleos de Venezuela S.A., prohibiendo a personas y empresas valerse del sistema financiero estadounidense para adquirir petróleo de la estatal, así como también llevar a cabo una serie de transacciones con PDVSA[1]. En junio el Departamento de Estado advirtió que vendrían nuevas sanciones sobre la petrolera y la exportación petrolera[2]. Sin embargo, un informe en nuestro poder, revela que un grupo de compañías transnacionales estarían violando tales restricciones para negociar con la petrolera venezolana, para lo cual se valdrían de la utilización de empresas de maletín inscritas de manera exprés en PDVSA, entre otros mecanismos usados para burlar el cerco.
Las empresas que habrían incurrido en la violación de las restricciones son Novum Energy Trading, Repsol, Tipco Asphalt PCL, Vitol, Reliance y Trafigura, para las cuales el reporte recomienda al gobierno de EE UU imponer sanciones dirigidas a evitar que el régimen de Nicolás Maduro siga utilizando el dinero de Venezuela para sostenerse en el poder.

Se explica en el informe que Novum Energy Trading es manejada desde Houston por estadounidenses que continúan negociando con el gobierno venezolano pese a las sanciones. Se indica que esta compañía vende productos y realiza intercambios de los mismos por otros productos o petróleo, un trueque que deja grandes ganancias y comisiones a funcionarios de PDVSA. Se refiere también que, supuestamente, Novum habría extraído cargamentos de fuel oil de Venezuela que nunca fueron pagados.

Entretanto, el reporte indica que Repsol continúa haciendo negocios con PDVSA y menciona que la compañía rusa se burló de los Estados Unidos cuando una de sus vocerías aseguró que había paralizado sus negocios con estatal venezolana, pues por el contrario, ambas mantienen sus intercambios. Como prueba de ello, el informe refiere que durante la segunda semana de julio, Repsol le compró a PDVSA un cargamento de DCO y otro de Merey, aparte de entregar dos cargamentos de gasolina.

En razón de que las sanciones dejaron a PDVSA sin cuentas bancarias en el mundo mediante las cuales pueda recibir y hacer pagos, representantes de Vitol, Reliance, Trafigura y Tipco recurrieron al mecanismo de valerse de un conjunto de compañías fantasmas o de maletín inscritas de manera exprés en PDVSA, las cuales sirven para que las referidas empresas obtengan el crudo de Petróleos de Venezuela y luego le pagan a terceros, según la lista de facturas suministradas por la estatal venezolana.

Se trata, pues, de una triangulación de pagos en los que algunas de las facturas corresponden a compromisos como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el programa de la administración de Maduro para proporcionar alimentos a la población —denunciado por irregularidades recientemente— o para comprar material anti motín, así como otros destinados al pago de los socios terroristas, tal es el caso de cancelaciones a Irán a través de bancos turcos. Un ejemplo de este último citado en el informe, tiene que ver con la empresa de Irán Marine Industrial Company. Otros pagos estarían supuestamente dirigidos a compañías propiedad del ministro del Poder Popular para el Petróleo y presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, y a otros altos funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro.

El informe menciona que otra modalidad de pago sería mediante la entrega de productos y derivados a PDVSA, a Cuba y a centros de almacenamiento privados, para después venderlos en el mercado ordinario.

Algunas negociaciones

El informe cita como ejemplo de estas negociaciones encaminadas a burlar las sanciones de los Estados Unidos a PDVSA, el caso de las asignaciones de 10 millones de barriles de petróleo Special Hamaca Blend (SHB), Morichal 16 y Zuata 300, que en abril PDVSA asignó a las compañías fantasmas Vanquish Associates y Grupo Iveex Insat, por USD 600 millones.

Vanquish Associates y Grupo Iveex Insat —de acuerdo al reporte— son controladas por Vitol y para llevar a cabo la operación descrita, estas empresas cargaron el crudo en barcos Suezmax de 1 millón de barriles en el Puerto de Jose del estado Anzoátegui y luego lo transportaron cerca de Trinidad, donde fue trasvasado a barcos de 2 millones de barriles con destino a Asia. Se indica en el informe que en la actualidad, Vitol está pagando facturas a terceros en nombre de PDVSA.

El segundo caso descrito, precisa que en abril, la empresa Rosneft compró crudo a PDVSA y se lo vendió a la Refinería Relene Petrochemichal, controlada por Reliance. Se procedió de igual manera que lo hizo Vitol y ahora Reliance se encuentra pagando a terceros facturas de PDVSA.

Mediante estos esquemas, se realizan las entregas de hidrocarburos a Cuba. De hecho, a finales del mes de abril se entregó un cargamento de DCO, uno de Fuel Oil, uno de Gasoil y dos de lubricantes.

Por su parte, Tipco, una empresa con sede en Tailandia y con refinería en Malasia, desde hace 10 años mantenía un contrato de compra con PDVSA de 900 mil barriles mensuales de crudos Boscán y Bachaquero para producir asfalto. Cuando tuvieron lugar las sanciones que dejaron a PDVSA sin cuentas bancarias internacionales, el presidente de la estatal venezolana, Manuel Quevedo, "convirtió a Tipco en una especia de caja chica internacional de PDVSA y del gobierno de Nicolás Maduro", dice el informe.

Las operaciones de Tipco

Entonces el informe procede a explicar las modalidades de negociación mediante la cual opera Tipco.

Primero, se le incrementó a Tipco el volumen de petróleo de 900 mil barriles mensuales a 5 millones, aun cuando se trata de una cantidad que sobrepasa su capacidad de procesamiento, pues la refinería en Malasia solamente está en capacidad de procesar un máximo de 23 mil barriles diarios, es decir, 690 mil barriles mensuales.

Segundo, PDVSA le concede a Tipco una fórmula especial de precios de petróleo que le permiten obtener ganancias superiores a los USD 10 millones por cada cargamento de un millón de barriles, una cifra que en nada se compadece con los USD 300 mil por cargamento que está establecido como promedio mundial de ganancia por cargamento. El descomunal margen de diferencia obedece al propósito de que Tipco pague facturas a terceros.

Tercero, Tipco revende el excedente de petróleo recibido de PDVSA en el mercado asiático.

Cuarto, en razón de que PDVSA carece ahora de cuentas abiertas en el sistema bancario internacional, no puede recibir el pago de Tipco, por lo que entonces la estatal petrolera venezolana le indica qué facturas debe pagar en su nombre. Las personas encargadas de coordinar esta operación de asignación de pagos son, por un lado, Fernando Del Quintal, Director de Finanzas de PDVSA y, por el otro, Javier Colmenares, representante de Tipco en Venezuela.

Quinto, dado que PDVSA no puede cobrar el petróleo que vende en el mercado internacional debido a las sanciones financieras, entonces procede a reconducir su pago a través de un “poder” que PDVSA le otorgó a Tipco, habilitándola legalmente para recibir las cancelaciones. En tal sentido, Petróleos de Venezuela ha procedido a instruir a sus empresas deudoras de todo el mundo para que le paguen a Tipco el petróleo entregado.

Sexto, Tipco ahora convertida en la Caja Chica internacional de PDVSA en Malasia —país donde no existen restricciones por las sanciones— es usada para pagar las listas de facturas que le entrega Fernando Del Quintal, promediando estas operaciones de pago los USD 250 millones mensuales. Advierte el reporte, que muchas de estas facturas tienen un contenido “raro”, puesto que no pertenecen a PDVSA o a alguna institución del gobierno de Nicolás Maduro, sino que están dirigidas a pagos a empresas fantasmas vinculadas a funcionarios del gobierno, es decir, una nueva forma de robo masivo en PDVSA. Se alerta que Tipco no cuestiona ni objeta facturas, sino que se limita a pagarlas, lo cual es su compromiso.

En último lugar, el informe cita el contrato que mantiene el gobierno venezolano de suministrar petróleo a Cuba a cambio de apoyo militar y de inteligencia para sostener la dictadura, el cual se ha visto dificultado de cumplir por las sanciones aplicadas por Estados Unidos. En tal sentido, PDVSA resolvió el inconveniente usando a Tipco para cumplir con tal fin. PDVSA le compra el petróleo a Argelia para que se lo entregue a Cuba y dado que PDVSA no puede pagarle directamente al país africano, le ordena a Tipco que realice el pago.

*****

Para la realización de esta nota intentamos comunicarnos con las empresas  mencionadas en el informe y hasta a la hora del cierre no logramos ninguna respuesta.


Citas


[1] U.S. Department of the Treasury. “Issuance of a New Venezuela-related Executive Order and General Licenses; Venezuela-related Designation”. 28 de enero de 2019. https://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/OFAC-Enforcement/Pages/20190128.aspx

[2] El Impulso. “EEUU advirtió a Pdvsa sobre nuevas sanciones petroleras”. 7 de junio de 2019. https://www.elimpulso.com/2019/06/07/eeuu-advirtio-a-pdvsa-sobre-nuevas-sanciones-petroleras-7jun/

martes, 9 de abril de 2019


PDVSA sigue operando con su Flota Propia o Controlada mediante alquileres de barcos a largo plazo.


Por Maibort Petit

Petróleos de Venezuela (PDVSA) sigue operando con su Flota Propia o Controlada mediante alquileres de barcos cargueros a largo plazo. A continuación se mostrarán los barcos que se encuentran activos burlando las sanciones impuestas por el Departamento del  Tesoro de los Estados Unidos

.

1. CLARITY: Cargando en CDN 130 Kbls de GSP95 y 120 Kbls de de Diesel Oil con destino El Palito.

2. DIGNITY: Fondeado en estación de piloto Guaranao para proceder a BGD para descargar 70 Kbls de GSP95, 90 Kbls de GSP91 y 70 Kbls de Diesel Oil.

3. HONESTY: Fondeado en lastre en Amuay. Autorizado por sus armadores para hacer operaciones. Sin asignación de viaje.

4. QUEEN  ZENOBIA: Cargando en Jose 70 Kbls de C3 y 90 Kbls de NC4 con destino a ELG-LSN. 

5. AFRA HAWTHORN: Finalizó carga en Amuay de 180 Kbls de Slop (Light Cracked Material) con destino Amuay STS (barco a barco) con el VICTORY I. En toma de combustible.

6. CARABOBO: Fondeado en Amuay para descargar en operación STS (barco a barco) con el AYACUCHO 600 Kbls de Santa Bárbara  y 400 Kbls de Anaco Wax.



7. AYACUCHO: Fondeado en Amuay para cargar en operación STS (barco a barco) con el Carabobo 550 Kbls de Santa Bárbara  y 400 Kbls de Anaco Wax. 

8. AFRAMAX RIVER: Amadrinado en Amuay STS (barco a barco) con el M/T Ottoman Sincerity descargando  500 Kbls de crudo Boscán
.
9. EUROPRIDE Cargando en PLC 600kbls de Recón con destino a El Palito.

10. EUROSEA: Descargando en El Palito 300 Kbls de crudo RECON, en tránsito 49kbls de Pedernales.

11. ADAMAS I: Buque OFF HIRE fondeado en Amuay. Esperando autorización de Capitán de Puerto de Las Piedras para poder realizar Operaciones debido a fallas presentadas por el buque con los generadores.

12 FELICITY: Finalizó operaciones de carga en Güiria con la gabarra Inmaculada de 18 Kbls de Pedernales. Esperando inicio de operaciones de 340 Kbls de Corocoro a través de la gabarra Inmaculada con destino AMY STS (barco a barco). El Armador está solicitando permiso OPL en Curazao para realizar cambio de Bandera, autorizado por la VP de C&S. 



13. ICE ENERGY: Descargando en Cardón 3000 Kbls de VGO 1.2% S y 70 Kbls de Fuel Oil 1.9%S; en tránsito 30 kbls Fuel Oil 1.9%S con destino Amuay. El Armador está solicitando permiso OPL en Curazao para cambio de Bandera, autorizado por la VP de C&S. 



14. MORNING GLORY: Cargando en LSN 400 Kbls de BCF 22 con destino a Amuay STS (barco a barco).

15. LUISA  CACERES  DE ARISMENDI: Navegando con destino a CRN para descargar 120 Kbls de GSP95 y 150 Kbls de GSP91. 



16. NEGRA  HIPOLITA: Cargando en Amuay 40 kbls de GSP95, 20 kbls de GSP91, 23 kbls de Diesel Oil y 60 kbls de Jet Fuel. 



17. NEW PAROS: Fondeado con carga de 700 Kbls de Special Hamaca Blend en Amuay STS (barco a barco). Sin confirmación operacional del STS (barco a barco). 



18. PARAMACONI: Fondeado en Jose para descargar en el TAECJAA 512 Kbls de HVN. Espera de instrucciones de atraque por parte del terminal. 



19. PERICLES: Fondeado en BGD para cargar 500 Kbls de crudo Boscan con destino Amuay STS (barco a barco). Espera de instrucciones de atraque por parte del terminal. 



20. PETION: Fondeado en CDN para cargar 500 Kbls de Fuel Oil Diluent con destino a Amuay. En espera de instrucciones de atraque por parte del terminal. 



21. SANDINO: Reentregado a sus armadores. OFF HIRE dique programado. 



22. TESEO: Fondeado con 500 Kbls de Boscan en BGD destino Amuay STS. Sin confirmación de estimado de iniciar descarga del buque debido a que posee certificado P&I vencido. 



23. THEODOROS IV: Fondeado en lastre en Amuay. Sin asignación de viaje. 

24. YARE: Fondeado con 800 Kbls de DCO en Amuay. Programado para STS (barco a barco). Sin confirmación de estimado de iniciar descarga del buque debido a que posee certificado P&I vencido. 



martes, 5 de junio de 2018

Juez de NY otorga libertad bajo fianza al banquero que evadió sanciones de EE. UU. contra Irán con dinero del erario público venezolano

Por Maibort Petit
@maibortpetit

A pesar que gobierno de los Estados Unidos se oponía, un juez de Nueva York concedió libertad bajo fianza al propietario del Pilatus Bank, Ali Sadr Hasheminejad, acusado de haber violado las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro a Irán con dinero proveniente de planes de viviendas del régimen de Venezuela. El multimillonario pagó un aval de más de $34 millones de dólares en diversos instrumentos financieros. 

El acusado estará sujeto a un monitoreo electrónico y un toque de queda nocturno de 7 p.m.

Asimismo, el demandado se vió obligado a entregar todos los pasaportes. El juez prohibió además la tramitación de nuevos  y no podrá obtener ninguno nuevos documentos de viaje. 

Ali Sadr Hasheminejad, de 38 años, fue acusado de evadir las sanciones impuestas por los Estados Unidos al régimen de Irán y canalizar más de $ 115 millones pagados en virtud de un contrato de construcción de viviendas para pobres con el gobierno de Nicolás Maduro, a través del sistema financiero estadounidense.

En la orden del juez también dice que Hasheminejad deberá renunciar a cualquier derecho a impugnar la extradición desde cualquier país extranjero.

Hasheminejad fue arrestado en marzo de 2018 en Virginia tras ser acusado de infringir sanciones contra Irán, fraude bancario y lavado de dinero. 

De acuerdo a la decisión del tribunal, el demandado sólo podrá movilizarse entre los distritos del sur y del este de Nueva York, el distrito este de Virginia, el distrito de Maryland y el distrito de Columbia.

El juez aseguró además que Hasheminejad no podrá reclamar los fondos depositados en sus dos cuentas bancarias congeladas en Chipre. Si el acusado no cumple con las condiciones de la fianza y huye del territorio norteamericano los fondos se mantendrán en posesión del tribunal.

La defensa presentó un paquete de fianzas de dinero y bonos por un total de $ 34 millones, que incluyen 40 bonos de familiares, amigos y colegas por valor de $ 14 millones aproximadamente. 

Según el documento, los bonos puestos en garantías para lograr la libertad del acusado incluyen un compromiso de la familia y los amigos del banquero. La defensa argumentó que si su cliente decidiera no presentarse ante el tribunal, Hasheminejad causaría un daño significativo a sí mismo y a su entorno más cercano.

El fiscal del caso, Geoffrey Bearman, se opuso al paquete de fianza y acusó a Hasheminejad de haber establecido el Banco Pilatus en 2013 con ganancias criminales directamente vinculadas al proyecto del gobierno de Venezuela para supuestamente construir viviendas para pobres. Dijo ademas que los dólares estadounidenses que usó el demandado salieron ilegalmente del país y tiene un origen criminal.

Según el gobierno de los Estados Unidos, la riqueza de Hasheminejad que incluye un capital de $ 12.9 millones en Pilatus Bank . 

Los bienes del banquero en territorio norteamericano fueron decomisados por el gobierno. Entre las propiedades retenidas está una apartamento de Washington DC, valorado en $ 1.5 millones de dólares y unas granjas de producción de pistachos que tienen un valor de $ 5.7 millones en California.