Mostrando entradas con la etiqueta crisis de Venezuela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crisis de Venezuela. Mostrar todas las entradas

martes, 31 de marzo de 2020

Ni Maduro ni Guaidó: Un Consejo de Estado para servir a la transición que conlleve a elecciones libres y justas

  El representante de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams escribió un artículo en el Wall Street Journal donde propone la creación de un Consejo de Estado para hacerle frente a la crisis humanitaria que tiende agravarse como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Ver original aquí.

Acá les dejo el artículo de Abrams:

  A medida que el coronavirus se propaga por todo el mundo, es fácil olvidar el sufrimiento del pueblo venezolano a manos del régimen de Nicolás Maduro. La administración Trump no lo ha hecho. Hoy anunciamos un Marco de Transición Democrática para ayudar a los venezolanos a escapar de la crisis nacional que la caída de los precios del petróleo y el coronavirus han profundizado.

  Presentamos este marco como un camino para que Venezuela emerja de años de represión y conflicto político. Propone que tanto Maduro, el ex presidente que se ha aferrado al poder, como Juan Guaidó, el presidente interino, se hagan a un lado para que los miembros electos de la Asamblea Nacional de ambos lados puedan crear un Consejo de Estado para servir como la transición de gobierno que celebraría elecciones presidenciales libres y justas. En las negociaciones del año pasado, el equipo que representaba al Sr. Guaidó y la Asamblea Nacional propusieron este camino hacia la restauración de la democracia.

La democracia no se trata solo de elecciones. Un Consejo Nacional Electoral nuevo, equilibrado e independiente también es crítico, y una Corte Suprema independiente debe reemplazar al actual, que no es más que un brazo del régimen de Maduro. Una democracia vibrante también exige medios libres e independientes con el fin de la censura generalizada del régimen.

Estados Unidos no apoya a ningún partido político en particular en Venezuela. Apoyamos el retorno a la democracia y creemos que todos los partidos, incluido el partido del régimen, el PSUV, deberían poder competir en igualdad de condiciones en elecciones libres y justas. Esto significa el fin de los enjuiciamientos injustos que han dejado a decenas de miembros del Parlamento en el exilio, cuatro en prisión y muchos más excluidos de postularse para un cargo, incluido el Sr. Guaidó, que continuaría como presidente de la Asamblea Nacional hasta nuevo parlamentario y elecciones presidenciales. Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, sin importar qué partido gane; a lo que nos oponemos es al abuso del poder del estado que le permite a una de las partes gobernar indefinidamente.

Para el régimen de Maduro, los profundos recortes en los ingresos debido a la caída de los precios del petróleo agravan la crisis de un sistema médico que llevó al colapso lento durante dos décadas. La presión de Estados Unidos no ha impedido que los alimentos o las medicinas lleguen a los venezolanos. El propósito de las sanciones es privar al régimen de los ingresos que utiliza para la represión, o robar a través de la gran corrupción, y obligar al régimen a aceptar las elecciones presidenciales. Maduro nunca ha negociado de buena fe sobre ese tema central. Las elecciones a la Asamblea Nacional por sí solas no constituyen una solución política.

Los militares desempeñarán un papel esencial para lograr un cambio pacífico y dar forma al futuro de Venezuela. Los soldados venezolanos, junto con los agentes de policía, sufren como los civiles; apenas pueden permitirse alimentar a sus familias y no pueden pagar la atención médica o los medicamentos. Venezuela enfrenta un gran desafío de seguridad por parte de narcotraficantes, grupos terroristas y bandas criminales, y necesita fuerzas de seguridad mejor pagadas, capacitadas y equipadas para asegurar las fronteras de la nación y mantener la paz. Los militares y la policía deben abandonar el papel que el régimen de Maduro les ha forjado: llevar a cabo la represión del pueblo venezolano. Los militares también deben unirse para expulsar a los agentes de inteligencia cubanos que los espían a ellos y a todos los ciudadanos y sirven como el verdadero escudo del régimen. El apoyo de las fuerzas armadas al Marco de Transición Democrática sería un paso clave en esta dirección.

Las elecciones presidenciales libres y justas son el camino para salir de la crisis de Venezuela. Debido a que no se puede confiar en el Sr. Maduro para organizarlos, establecer el Consejo de Estado es un paso esencial. Estamos preparados para trabajar con todos los venezolanos y con otras naciones y levantar las sanciones cuando se cumplan las condiciones necesarias. El Marco de Transición Democrática allana el mejor camino hacia la restauración de la democracia a través de la participación justa de todas las partes y el fin de la brutalidad, la represión y la agitación política que han marcado el pasado reciente de Venezuela.

Hasta que se logre ese objetivo, nuestra presión se fortalecerá. Esperamos con ansias el día en que se celebren elecciones, se establezca un nuevo gobierno democrático y se puedan levantar las sanciones. Esperamos restaurar las que alguna vez fueron relaciones cercanas entre Venezuela y los Estados Unidos, para ayudar a los migrantes y refugiados venezolanos desplazados por la crisis a regresar a su querido país, y para ver a los niños de Venezuela compartir nuevamente la generosidad natural de su país.

* Elliot Abrams es representante especial para Venezuela en el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Titulares de bonos globales 2034 demandaron a Venezuela por impago de la los intereses adeudados

Empresas de Islas Caimán, Luxemburgo y Delaware exigen al tribunal un juicio monetario por el monto del principal de los bonos en circulación en poder de los demandantes más todos los intereses acumulados y no pagados hasta la fecha de la sentencia.

Por Maibort Petit
@maibortpetit 

Los propietarios de un gran porcentaje de Bonos globales venezolanos 2034 demandaron a la República Bolivariana de Venezuela en Nueva York por el incumplimientos desde enero de 2018, de las obligaciones establecidas en esos instrumentos financieros. 

 
Las empresas que aparecen en la demanda contra Venezuela son: ACL1 Investments LTD, ACL2 Investments LTD, JORVIK Multistrategy Master Fund, L.P.,  LDO XVII Inc., Macrosynergy Trading Master Fund Limited, NN (L) Emerging Markets Debt (Hard currency); NN (L) Emerging Market Debts Opportunities;  NN (L) Frontier Markets Debts (Hard Currency); York Capital Management, L.P; York Credit Opportunities Fund, L.P., York Credit Opportunities Investments Master Fund, L.P, y York Multi-Strategy Master Fund, L.P.

La querella señala que los Bonos Globales de la serie ISIN No. US922646BL74  fueron emitidos por Venezuela de conformidad con un Acuerdo con la Agencia Fiscal fechado el 6 de agosto de 1998 y modificado por primera vez el 14 de enero de 2004, con una segunda enmendada el 29 de septiembre de 2004

Señala la demanda que "Venezuela no ha realizado los pagos adeudados por dichos instrumentos financieros desde enero de 2018, razón por la cual los titulares de los bonos decidieron ejercer su derecho de aceleración de conformidad con los términos de la FAA y lo establecido en el registro de seguridad global". 

Solicitan que todos los intereses principales adeudados y no pagados y los que se vencen próximamente se deben cancelar de inmediato. "En la medida que los montos continúan creciendo a medida que Venezuela persiste en su incumplimiento con el pago de las obligaciones". 

Los demandantes:

ACL1 Investments Ltd. y ACL2 Investments Ltd. son dos compañías exentas con responsabilidad limitada organizadas bajo las leyes de las Islas Caimán. Son beneficiarias efectivo de un sustancial monto de los bonos globales. 


Jorvik Multi-Strategy Master Fund, L.P. es una empresa registrada bajo las leyes de las Islas Caimán. Es el beneficiario efectivo de un monto sustancial de los bonos.

LDO XVII Inc. es una corporación organizada bajo las leyes de Delaware. Ese propietaria beneficiaria de una cantidad sustancial de los Valores. 

Macrosynergy Trading Master Fund Limited es una compañía registrada bajo las leyes de las Islas Caimán. 

NN (L) es una sociedad anónima ("société anonyme") organizada bajo las leyes de Luxemburgo y calificada como una compañía de inversión abierta con capital social variable (société d’investissement à capital variable (SICAV)) con múltiples Subfondos. En este caso, la empresa actúa en nombre de sí misma y en nombre de tres de sus subfondos: NN (L) Deuda de mercados emergentes (moneda fuerte), NN (L) Deuda de mercados emergentes Oportunidades, y NN (L) Frontier Markets Deuda (moneda fuerte). Cada uno de los tres subfondos no tiene personalidad jurídica según la ley aplicable y no puede actuar por sí solo. NN (L) actúa a nombre de cada uno de los tres subfondos que son propietarios beneficiarios de  una cantidad sustancial de los bonos globales y han sido autorizados para tomar cualquier acción que un titular sea derecho a tomar bajo los términos de los Valores o la FAA.

York Capital Management, L.P., es una sociedad limitada organizada bajo las leyes de Delaware. Es el propietario beneficiario de una cantidad sustancial de los Valores. 

York Credit Opportunities Fund, L.P., es una sociedad limitada organizada bajo las leyes de Delaware. 

York Credit Opportunities Investments Master Fund, L.P., es un sociedad limitada exenta organizada bajo las leyes de las Islas Caimán. 

York Multi-Strategy Master Fund, L.P. es una entidad limitada exenta de asociación organizada bajo las leyes de las Islas Caimán. 

La demanda señala que "Venezuela es un estado extranjero como se define en la Sección 1603 (a) de la Ley de inmunidades soberanas extranjeras, y no tiene derecho a inmunidad sino que por contrario, establece, en la parte pertinente, que un estado extranjero no será inmune de la jurisdicción de los tribunales de los Estados Unidos".

Argumentan los demandantes que "Venezuela firmó un Acuerdo con la Agencia Fiscal en el cual acuerda no reclamar, y ​​renunciar "irrevocablemente" a la inmunidad soberana con respecto a "cualquier demanda, acción o procedimiento contra él o sus propiedades, activos o ingresos con respecto a este Acuerdo, cualquier Seguridad o un cupón correspondiente". 

Venezuela comercializó y ofreció los bonos en los Estados Unidos para lo cual invocó la jurisdicción de los tribunales y las leyes de los Estados Unidos para inducir a los inversores a comprar y mantener los bonos, y ha dirigido las acciones de su Agente Fiscal ubicado dentro del territorio norteamericano, por lo cual la corte del Distrito Sur de Nueva York tiene amplia jurisdicción.

Una copia de la querella fue entregado en el Consulado de Venezuela, ubicado 7 East 51st Street, Nueva York, Nueva York 10022, como su agente autorizado para el servicio del proceso. 1998 FAA.

Los instrumentos financieros establecen que Venezuela pagará la suma principal adeudada el 13 de enero de 2034, así como también sostiene que el emisor pagará intereses sobre la suma principal cada seis meses a partir del 14 de enero de 2004, a una tasa del 9.375% anual, hasta que se pague el capital o esté disponible para pago. 


Los términos y condiciones de los bonos establecen que si ocurre un "evento de incumplimiento", entre otras cosas, "Venezuela no pagará el monto principal de ninguna Garantía cuando vence y  si dicha falla continúa por un período de 30 días "o si" Venezuela no paga los intereses u otros montos adeudados en cualquier valor cuando vencen y tal incumplimiento continúa por un período de 30 días ". 

En los términos y condiciones de los Bonos se establecen -además- que si se produce un incumplimiento “ocurrirá y continuará con respecto a los bonos, los tenedores de un 25% o más pueden demandar por escrito a Venezuela, en la oficina del Agente Fiscal,  que declarará los Bonos  inmediatamente vencidos y pagaderos ".

Desde el 13 de enero de 2018, Venezuela no hizo el pago de intereses adeudados y el incumplimiento continuó por un período de más de 30 días; de hecho, esta cantidad permanece impaga hasta la fecha en que se introdujo la demanda.  Asimismo incumplió con los pagos del 13 julio de 2018.

El 6 diciembre de 2018, el monto principal pendiente de la serie presentó una demanda por escrito ante el Banco de Nueva York Mellon y al Agente Fiscal de los Valores, declarando los Bonos inmediatamente vencidos.

Aseguran que los demandantes están conscientes de la inestabilidad económica y política que se vive en Venezuela. Sin embargo, esta inestabilidad no ha impedido que otros acreedores busquen sus pagos. En particular, Crystallex International Corporation que logró que el Tribunal del Tercer Circuito autorizara a cobrar un laudo arbitral contra Venezuela confiscando acciones de la empresa matriz de Citgo.


Estas lamentables circunstancias, combinadas con la continua negativa de Venezuela a pagar, obligaron a los demandantes a presentar la presente acción para preservar sus derechos como beneficiarios reales de los Bonos.

Como inversionistas en Venezuela, los Demandantes están vitalmente interesados en el futuro de la nación.

La demanda exige un juicio monetario por el monto del principal agregado de los bonos en circulación en poder de los demandantes más todos los intereses acumulados y no pagados hasta la fecha de
juicio, incluidos, entre otros, intereses sobre capital impago, intereses sobre intereses impagos, y todas las demás cantidades adeudadas hasta la fecha de la sentencia.

viernes, 10 de junio de 2016

Henri Falcón clama en Nueva York por un gobierno de Unidad Nacional para Venezuela (con chavistas incluídos)

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Al responder a la pregunta,( fuera de micrófonos) sobre con quién o quiénes del gobierno actual podría él establecer un diálogo, nombró al vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz y a  Ernesto Villegas a los que considera funcionarios que están dispuestos al entendimiento.

Para el gobernador del Estado Lara, Henri Falcón, la salida a la grave crisis que enfrenta el país pasa por la constitución de un gobierno de unidad nacional que aglutine a todos los sectores políticos que hacen vida en Venezuela. 


“Nosotros hemos venido sosteniendo que la Venezuela de hoy reclama un gobierno de unidad nacional en el marco de la salida constitucional que plantea el referendo revocatorio que ha iniciado la Mesa de la Unidad Democrática”.

En poca palabras, un gobierno conformado por chavistas y no chavistas, aunque él advierte que no prefiere no sectorizar de este modo e insiste en la denominación de “unidad nacional”. 

Esta consideración la hizo el mandatario regional durante una intervención en la Sociedad de la Américas/Consejo de las Américas (Americas Society Council of the Americas, AS/COA), en Nueva York, institución que desarrolla un grupo de trabajo sobre Venezuela.

Subraya, eso sí, que el chavismo es una realidad en Venezuela, por lo que se hace necesario que en el país la coexistencia política comience a verse como un hecho normal. “A la política no se viene a buscar enemigos (…) No es la política de la guerra, es la política de la democracia. A la política se viene a diferir, a construir”.

Cabe destacar que fuera de micrófonos se refirió a la posibilidad de establecer un diálogo con los actuales jerarcas del gobierno nacional, entre ellos el vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz y Ernesto Villegas, siendo una condición para este “entendimiento” el llegar a un acuerdo en el que la oposición en un próximo gobierno desista de castigar los delitos cometidos durante la administración chavista.

En pocas palabras, cualquier a acuerdo pasa irremediablemente por dejar impune la  corrupción y la violación de los derechos humanos que han caracterizado los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Falcón inició su intervención destacando las potencialidades y grandes recursos y fortalezas del país que, lamentablemente, se encuentra sumido en una crisis estructural de tal dimensión, magnitud y trascendencia, que ha hecho que los ojos del mundo fijen su atención en Venezuela. 

“Esta crisis estructural es tal, que ya no solamente causa preocupación en el mundo por los bajos niveles de desarrollo económico, sino por las grandes niveles de descomposición social que hoy atraviesan fundamentalmente los sectores más pobres”.

En tal sentido, el mandatario larense refirió que la crisis institucional y la confrontación política permanente, obliga a toda la dirigencia venezolana a actuar con responsabilidad frente a las nuevas generaciones que se están levantando.

“El gobierno nacional tiene una seria responsabilidad, fundamentalmente en abrir espacios para viabilizar salidas que permitan aliviar la gran tensión social que hoy vive la república”. 

Entretanto, dice Falcón, desde la oposición venezolana representada en la Mesa de la Unidad Nacional, MUD, vienen trabajando en alentar la que consideran la solución más expedita, democrática y constitucional que, por demás, es apoyada por la mayoría de la población y que no es otra que el referendo revocatorio presidencial. 

Pero subraya, que si el gobierno nacional que preside Nicolás Maduro cambia la actitud mantenida hasta ahora y se suma al esfuerzo por hacer frente de manera efectiva a los graves problemas del país expresados en hambre, una elevada tasa de mortalidad, de criminalidad y decadencia de servicios, entre otros, entendiendo su responsabilidad más allá de las conveniencias políticas y apuntando hacia admitir que el modelo de gobierno está agotado, entonces la solución de la crisis se podría encontrar en el camino del diálogo nacional y sin exclusiones que propicie un gran acuerdo entre todos los sectores.

Esta vía del diálogo, del entendimiento y del acuerdo nacional permitiría, estima Henri Falcón, recuperar la productividad perdida en el país y afianzar elementos dentro del marco institucional que generen confianza que atraiga nuevas inversiones, al tiempo que se trabaje en un plan complementario que atenúe la descomposición que caracteriza, principalmente, a los sectores más deprimidos de la sociedad.

Al ser consultado en torno a su percepción acerca de la factibilidad de que efectivamente se pueda producir un referendo revocatorio este año, dado todos los esfuerzos y escollos que el gobierno nacional y, en general, chavismo están interponiendo a esta vía, Henri Falcón echó mano de los datos que arrojan la casi totalidad de las encuestas realizadas en el país que reflejan el sentir de la mayoría de los venezolanos pertenecientes a todos los estratos sociales y de todas las tendencias políticas que apoyan la salida refrendaria.

“Los últimos estudios de opinión que, por cierto, le dan un nivel de aprobación muy bajo al desempeño del gobierno, de entre el 12 y 14 por ciento, recogen una expectativa creciente en la población de que el 85 por ciento del país reclama una salida y está conteste y apoya la salida del referendo revocatorio”.

Asimismo, refirió que desde diversos puntos del mundo, países que están atentos al acontecer venezolano, se han pronunciado por una salida electoral a la crisis del país.

Es por ello que Falcón advierte que al haberse cumplido todos los pasos y lapsos establecidos en la Constitución y las leyes, no existe razón alguna para que en el corto plazo no se lleve a cabo la consulta popular.

De tal forma que el gobernador Falcón alerta que de insistir el gobierno nacional en su actitud obstaculizadora del referendo revocatorio, que es una salida democrática, pacífica y constitucional, podrían abrirse cauces para que la presión social desencadene un estallido como los que ya ha vivido Venezuela en tiempos anteriores. 

Reflexiona Falcón que la explosión vivida en el país en el año 1989 y que se conoció como el Caracazo se constituyó en una tragedia nacional que dejó más de 3 mil muertos, aun cuando se circunscribió a Caracas, Guarenas y Guatire. Agrega que si bien ese evento se dio en un país altamente productivo, lo que podría ocurrir en la Venezuela actual caracterizada por una crisis económica sin precedentes y por el deterioro casi total del aparato productivo, podría desencadenar en un suceso aún peor que igualmente llevaría al país a la mesa del diálogo y a la concertación “pero con un peso tan doloroso y lamentable que no podremos justificar ante la historia y el país”.

Y aunque se vea expuesto a críticas provenientes, incluso, de sectores de la oposición de lo acusan de haberse devuelto a las filas del chavismo o de ser un agente del oficialismo, Henri Falcón insiste en el diálogo nacional que instituciones como la ONU, la OEA, Unasur y el Vaticano, hoy en día alientan en Venezuela, pues subraya que sería lamentable que al entendimiento se llegara como lo hizo El Salvador después de haber sufrido más de 100 mil muertes. “Actuemos con sabiduría (…) hoy con humildad tenemos que abogar porque el diálogo nos conduzca, a pesar de las dificultades, a un gran acuerdo para poder recuperar la senda democrática de nuestro país”.

Ante la crisis, que sostiene es estructural, y que se manifiesta con la escasez, el desabastecimiento, tanto de alimentos como de medicinas e insumos médicos, la paralización del  aparato productivo y un largo etcétera, el gobernador del Estado Lara llama a asumir el problema sin complejos. Para él esto pasa por asumir en conjunto, gobierno y sector privado, la decisión de proceder a la instrumentación de las soluciones que pasan obligatoriamente por el desmontaje de los controles —de precios y de cambio— y el cambio del modelo económico instrumentado en los tres últimos quinquenios.

“Hay que dejar el complejo ideológico y permitir que la ayuda humanitaria internacional fluya hacia Venezuela. Cuál es el complejo si tenemos un pueblo muriendo de hambre y a las puertas de los hospitales. Nos ha hecho mucho daño no solamente la polarización sino también el complejo ideológico. Lo que vive Venezuela no es un problema de ideologías, de partidos, se trata de un problema humano, de la gente, se trata del país”.

Y apelando nuevamente al diálogo, Henri Falcón llama a la concertación de todos los sectores, sumando a los mejores cada una de las partes, así como al empresariado, para diseñar un programa económico que permita la recuperación del país sin afectar a los más pobres, al tiempo en que se instrumenta también un plan de recuperación de la democracia en Venezuela. 

Pero advierte y recuerda para finalizar, que el diálogo unilateral no existe, por lo cual es imprescindible la participación activa de todas las partes. “El diálogo, primero, tiene que ser respetuoso, concreto y con resultados. Si no, es una burla. Si se habilita el diálogo como una estrategia para ganar tiempo con el interés de imponer la visión individual, eso no es diálogo. El diálogo supone pretensiones y cesiones de las partes”.