Mostrando entradas con la etiqueta crímenes sexuales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crímenes sexuales. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de diciembre de 2021

Ghislaine Maxwell presentará 35 testigos ante el jurado del tribunal de Nueva York

  La defensa sostiene que los delitos que se le imputan a su cliente corresponden a Epstein y no a ella.

Por Maibort Petit

   La defensa de la socialité inglesa, Ghislaine Maxwell presentará frente al panel de jurados unos 35 testigos que explicarán por qué  las acusaciones de los fiscales federales de los Estados Unidos son falsas y la exnovia de Jeffrey Epstein es inocente, según se desprende de un documento presentado por los abogados a la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

  En el documento, la defensa encabezada por Bobbi Sternheim específica que contará con la testificación de 35 personas, cuyas identidades no serán reveladas por razones de seguridad. Los fiscales se oponen a dicha petición.

  El abogado de Maxwell alega que "el fallo del tribunal sobre este tema puede afectar la voluntad de estos testigos de testificar, comprometiendo así el derecho de la Sra. Maxwell a presentar su defensa".

   En los documentos de la corte no aparece la lista de los testigos que Maxwell plantea presentar para su defensa. 

  En las dos primeras semanas del juicio, los fiscales llamaron a 24 testigos que declararon contra Maxwell, incluyendo cuatro supuestas víctimas.

  Generalmente, en los juicios de este tipo, los fiscales presentan más testigos para que testifiquen debido a que es el gobierno, como parte acusadora, el que tiene que probar, más allá de toda duda razonable, que el acusado es culpable. 

  Este sería uno de los pocos casos en los que la defensa presenta más testigos que los fiscales. 

  En una carta enviada por los fiscales a la juez Alison Nathan, solicitaron que la corte ordene a la defensa que proporcione información sobre los testigos previstos para el jueves y viernes de esta semana.

    La fiscal del caso, Lara Pomerantz  recordó que el gobierno presentó ante el jurado el testimonio de cuatro supuestas "víctimas menores" de Maxwell. Aunque la juez Nathan dictaminó durante el juicio que sólo dos de las acusadoras de Maxwell podían ser considerados realmente "víctimas". Esas dos acusadoras, que testificaron usando los nombres de Jane y Carolyn, dijeron que tenían 14 años cuando Epstein y Maxwell abusaron de ellas.

   La juez le dijo al jurado que otras dos acusadoras, Kate y Annie Farmer, solo son testigos debido a las leyes sobre la edad de consentimiento en Londres y Nuevo México, donde tuvo lugar el presunto abuso de Epstein y Maxwell. Ambas mujeres testificaron que Epstein y Maxwell las obligaron a recibir masajes sexualizados con Epstein cuando eran adolescentes.

 Maxwell dice que es otra víctima de Epstein

    De las acusaciones en su contra, Maxwell se defiende declarándose como una víctima más del magnate condenado por tráfico de menores, una afirmación que contradicen las afirmaciones de cuatro mujeres abusadas por él, quienes aseveran que Maxwell se encargó de su reclutamiento, así como de engañarlas y someterlas a preparación antes de ser entregadas al hombre para ser abusadas cuando eran menores de edad entre 1994 y 2004.

  El Departamento de Justicia sostiene que Maxwell tenía conocimiento pleno de que las mujeres que reclutaba eran menores de edad, especificando que una de ellas tenía sólo 14 años. Tal testimonio contradice lo dicho por la defensa que, aunque admite el reclutamiento de masajistas sexuales, niega que sabía que se trataba de menores de edad.

   La supuesta sociedad entre Epstein y Maxwell habría permitido a esta constituir toda una red de tráfico sexual de menores de edad entregadas al disfrute del empresario. Los primeros señalamientos en contra de la socialité ocurrieron en julio de 2020, cuando se le acusó de incitación y conspiración para incitar a menores a viajar para participar en actos sexuales ilegales, transporte y conspiración para transportar menores con la intención de participar en actividades sexuales delictivas desde 1994 hasta 1997. A esta después se sumaron cargos por tráfico sexual, dado que se dijo que Maxwell mantuvo una relación con una niña de 14 años en varias ocasiones en la localidad de Palm Beach, Florida. Allí habría alentado a la menor a que participara en el reclutamiento de otras niñas para llevaran a cabo "masajes sexualizados" a Jeffrey Epstein.

   De ser encontrada culpable de los seis cargos por el jurado, Maxwell podría ser sentenciada hasta un máximo de 70 años de cárcel, al comprobarse que, efectivamente, dirigía una empresa de tráfico sexual en Manhattan y Palm Beach entre 2002 a 2005. Supuestamente abandonó la red cuando Epstein fue arrestado en julio de 2019.

  Los documentos judiciales señalan que supuestamente Maxwell se ganaba la confianza de las menores invitándolas a ir de compra o llevándolas al teatro. Cuando ya creaba los vínculos, persuadía entonces a las jóvenes para que dieran masajes a Epstein estando desnuda. Esto habría ocurrido en las residencias del hombre ubicadas en Londres, en Manhattan, Palm Beach y Nuevo México.

  Las acusaciones de los fiscales refieren que Ghislaine Maxwell estuvo directamente involucrada en algunos de los abusos que la Víctima Menor 1 alega haber sufrido. Esta última dice que conoció a Maxwell a la edad de 14 años y aseguró que fue abusada sexualmente por Jeffrey Epstein en sus propiedades en Nueva York y Florida.

  La demandada habría involucrado a la niña en los "masajes sexualizados" a Epstein, supuestamente se habría desnudado frente a la menor y habría presenciado cuando la Víctima Menor 1 se desnudó frente al empresario.

    Entretanto, la Víctima Menor 2 habría viajado a Nuevo México en 1996 al rancho de Epstein, donde presuntamente esta habría abusado de ella. En este caso, Maxwell habría preparado a la niña con un masaje no solicitado cuando se encontraba medio vestida. La demandada habría alentado a Víctima Menor 2 a darle un masaje a Epstein.

  Pero por instrucciones de la juez Nathan, el jurado deberá tener presente que no podrá condenar a Ghislaine Maxwell sustentándose en el testimonio de la conducta sexual entre Epstein.  

   Víctima Menor 3, una mujer que para el momento de los hechos tenía 17 años, es decir una edad por encima de la establecida como de consentimiento, sería determinante para probar el cargo de conspiración general para atraer a menores a participar en una conducta sexual ilegal. Esto en razón de que Maxwell se habría hecho amiga de ella y la habría preparado para su encuentro sexual con Epstein en Londres.

   Entretanto, Víctima Menor 4 supuestamente conoció a Maxwell cuando tenía 14 años, edad en la que habría sido reclutada por la demandada para que le suministrara masajes sexualizados a Epstein en Palm Beach. Esto habría ocurrido entre 2001 y 2004, y la Víctima Menor 4 habría recibido cientos de dólares en efectivo como pago.

¿Quién es Ghislaine Maxwell?

  Nació en Maisons-Laffitte, Francia, el 25 de diciembre de 1961 y su nombre de pila es Ghislaine Noelle Marion Maxwell, educada en la Universidad de Oxford, Inglaterra, habla varios idiomas y posee las nacionalidades británica, estadounidense y francesa.

   Es una socialité, integrante del jet set británico, hija menor del multimillonario Robert Maxwell a cuya muerte en 1991, se mudó a los Estados Unidos, donde conoció y se relacionó con Jeffrey Epstein. En razón de que desde joven cultivó amistades en la clase alta, habría sido ella quien le presentó a Epstein a sus amigos ricos y poderosos.

 En principio, Maxwell y Epstein se habrían vinculado sentimentalmente, pero luego esta relación se transformó a la de asistente y confidente. Cuando el hombre fue acusado, comenzó a alejarse de él.

El arresto

  Ghislaine Maxwell fue arrestada en New Hampshire el 2 julio de 2020[1], fecha desde la cual ha sido mantenida en custodia.

  La detención corrió por cuenta del FBI, el cual derribó la puerta de una casa ubicada en 156 acres en Bradford, New Hampshire, lugar al que llegaron siguiendo la señal de su teléfono celular. La casa habría sido comprada durante un viaje de Maxwell de dos horas unos meses después de la muerte de Epstein en 2019. La negociación se haría realizado en efectivo a través de una empresa.

  Lo cierto es que sobre su dirección se han tejido muchas conjeturas, ubicándola en diversos escenarios. Pero, al parecer su residencia estaba en Manchester-by-the-Sea, Massachusetts, en la costa de Boston.

  Con lo que, se deduce, se ocultó manteniéndose a la vista todo el tiempo, pues eran comunes las reseñas de prensa sobre ella en diversos sitios y situaciones. "Ella no estaba huyendo de la policía", dijo su hermano Ian, pero la fiscalía asegura que, entre 2017 y 2020, tomó "al menos 15 vuelos internacionales" al Reino Unido, Japón y Qatar.

  Se sabe que en 2016 vendió una casa adosada en el 116 East 65th Street de Nueva York por unos USD 15 millones. Se trata de una propiedad registrada a nombre de una empresa.

Los cargos

   Conspiración para atraer a menores a viajar para participar en actos sexuales ilegales; Seducir a un menor de edad para que viaje y participe en actos sexuales ilegales; Conspiración para transportar a un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; Transporte de un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; tráfico sexual de menores; y conspiración de tráfico sexual.

  Además, Maxwell enfrenta dos cargos de perjurio, pues el gobierno sostiene que mintió bajo juramento al momento de ser consultada previamente sobre asuntos relacionados con Epstein. En total, son ocho cargos federales, habiendo decidido el tribunal de causa abordar los dos cargos perjurio en un juicio aparte.

Cuatro negativas de fianza

   En cuatro oportunidades Ghislaine Maxwell ha solicitado el beneficio de libertad bajo fianza — la última de ellas el pasado 9 de noviembre—  habiendo sido todas denegadas, en razón de que la demandada es poseedora de múltiples ciudadanías, entre ellas la del Reino Unido, "una nación que no parece extraditar a sus ciudadanos".

  En su reiterados intentos por lograr que se le otorgue la fianza, Maxwell ofreció renunciar a sus ciudadanías extranjeras, poner su dinero bajo supervisión, pero la corte se ha negado.

  La juez del caso ha argumentado para su negativa la "capacidad extraordinaria para evadir la detección" que posee la demandada, un razonamiento que se sustenta en el hecho de que durante años se desconoció su paradero, aunque esencialmente estuvo a la vista todo el tiempo.

   Es bueno apuntar que la juez de la causa, Alison Nathan, manifestó su firme decisión de mantener el juicio por buen camino. Desde su designación en el caso, ha emitido una serie de fallos , entre ellos, permitir que los fiscales utilicen la palabra "víctima" al hablar de los acusadores de Maxwell, así como permitir que dichos acusadores testifiquen de forma anónima utilizando seudónimos.

  Además de sus negativas de fianza, Alison Nathan se ha dedicado a revisar minuciosamente cada documento presentado tanto por fiscales como por defensores. Le concedió a Maxwell mantener en secreto la información "sensacional" no revelada contenida en los documentos judiciales y las transcripciones. Igualmente ha limitado algunas de las redacciones propuestas por los fiscales

En la cárcel vigilada

  Así que, Ghislaine Maxwell, en virtud de las negativas del Tribunal de concederle la libertad bajo fianza, ha permanecido desde su arresto y así seguirá por lo menos durante los días que dure el juicio, en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn en la ciudad de Nueva York.

  Allí es vigilada permanentemente por los custodios, quienes la iluminan con una linterna para certificar que no haya tomado la misma decisión que su compañero Jeffrey Epstein, quien se suicidó en el mismo penal el 10 de agosto de 2019.

  Maxwell, a través de sus abogados, ha denunciado infrahumanas condiciones de reclusión, argumentando que no se puede comunicar adecuadamente con sus defensores y que tampoco recibe su correo con prontitud, además de que las condiciones del lugar donde se encuentra son desalentadoras, insalubres e inseguras.


jueves, 2 de diciembre de 2021

Cuarto día de juicio: después de Jeffrey Epstein las órdenes las dictaba Ghislaine Maxwell, revela exgerente de la casa del magnate en la Florida

   La acusada habría instruido a un exempleado del magnate a que nunca debía mirarlo directamente a los ojos. Precisó que Maxwell coordinaba los masajes.

Por Maibort Petit
   El cuarto día de juicio de Ghislaine Maxwell en el Tribunal de Distrito Sur de Nueva York compareció como testigo Juan Alessi, exgerente de la casa de Jeffrey Epstein en Palm Beach, Florida, quien trabajó para el magnate entre 1990 y 2002. Encargado del mantenimiento y administración de la residencia, este hombre le refirió a la fiscal Maurene Comey que Maxwell era la segunda a bordo después de Jeffrey Epstein, habiendo recibido órdenes de ella mientras se desempeñó en dicho cargo.
  Alessi describió a Ghislaine Maxwell como una “mujer bonita, una morena alta” a la que conoció en 1991, pero hizo cambiar la relación que hasta entonces había mantenido con su patrono.

 La fiscalía procuraba demostrar que Ghislaine Maxwell estaba involucrada en todos los aspectos con la Jeffrey Epstein, describiéndola ante el jurado como la “mejor amiga y mano derecha de Epstein”, además de asegurar que ambos eran "socios en el crimen".

La fiscal Comey interrogó a Juan Alessi:

Aparte del señor Epstein, ¿quién más, si es que hubo alguien, le dio instrucciones sobre sus responsabilidades laborales durante su empleo?

— La señora Maxwell— respondió el testigo.

La identificó como la pareja de Jeffrey Epstein cuando se le requirió que explicara la figuración de la acusada en la vida del financista. “La señora Maxwell era la novia del señor Epstein, tengo entendido que era la dueña de la casa".

  Refirió que Ghislaine Maxwell estaba a cargo de la casa de Palm Beach.

— Desde el día en que llegó a la casa, enseguida se hizo cargo y me dijo que iba a ser la dueña de la casa. Además, estaba a cargo de otras casas, otras propiedades— explicó el testigo.
   Narró que Epstein lo convenció para que dejará a sus otros clientes y trabajara a tiempo completo con él. Sin embargo, la relación habría cambiado luego de que aceptara la propuesta, después de la llegada de Maxwell.. “Pasó gradualmente de ser cordial a más profesional”.

  Le correspondía asegurarse que la casa pareciera un hotel 5 estrellas para cuando Epstein llegara, incluso, debía disponer de billetes de cien dólares en cada uno de los carros de magnate.
  Y comenzó a marcar distancia. “Nuestras conversaciones con él eran cada vez menores”.

¿Qué le dijo la señora Maxwell, si es que le dijo algo, acerca de si podía hablar directamente con el señor Epstein? —requirió la fiscal Comey.

— Solo se suponía que yo debía hablar con el señor Epstein cuando me hiciera preguntas.

Y entonces hizo una instrucción insólita que le habría dictado Maxwell:

— Al final de mi estadía, hubo un momento en que ella dijo: “A Jeffrey no le gusta que lo miren [a] sus ojos”.

Según Juan Alessi, Ghislaine Maxwell lo instruyó:

— “Nunca debes mirarle a los ojos. Solo mira otra parte de la habitación y respóndele”, dijo.

  Precisó que le Epstein y Maxwell le dieron una larga lista de instrucciones y tareas que describió como "muy degradante", además de que se trataba de trabajo para unos diez hombres.
   Y la advirtieron en la lista una instrucción que decía: “No veo nada. No decir nada”.

— ¿Qué entendía que significaba? — preguntó la fiscal.

— Se suponía que yo era ciego, sordo, por no decir nada.

   Precisó que desde que Ghislaine Maxwell llegó a la casa de Epstein se hizo cargo de la misma como su dueña y agregó que ella estaba con el financista en sus visitas a la propiedad el 95 por ciento del tiempo.

  Se conoció que, en una entrevista con la policía de Palm Beach en 2005, Alessi contó que como parte de su trabajo debió lavar los vibradores y un pene de goma largo luego de las visitas de una niña que daría un masaje a Epstein. Igualmente debía arreglar la cama después de cada masaje.
Recordó las visitas de dos niñas que parecían menores de edad.

  Cuando la fiscal le mostró una foto de “Jane”, enseguida la reconoció, como también identificó a Virginia Roberts, quien sostiene que Jeffrey Epstein le presentó al príncipe Andrés para que tuviera sexo con él cuando sólo tenía 17 años de edad, algo que él royal niega.
  Sobre “Jane” dijo que se la presentó Ghislaine Maxwell en la casa de Palm Beach. Dijo que él la recogía y llevaba según instrucciones de Epstein.

   También, Juan Alessi dijo recordar haber llevado a Maxwell, Epstein y Jane a abordar el avión del empresario y haberlos vistos subir juntos a la aeronave. Del mismo modo recordó que conoció a Victoria Roberts en un viaje al club de Donald Trump, Mar-a-Lago, al que fue con Ghislaine Maxwell.
   En esa ocasión, Maxwell le ordenó parar el carro cuando vio a Victoria Roberts bajar por una rampa del lugar. “Paré el auto y ella abrió la puerta y se dirigió hacia esta chica que bajaba por la rampa. Ella parecía joven. Tenía el pelo rubio y vestía un uniforme blanco como una enfermera”.

  Después de eso, Alessi vio a la muchacha en la casa de Palm Beach ese mismo día y varias ocasiones posteriores. Dijo que se trataba de una joven de unos 16 años.

  Como ocurrió con “Jane”, Juan Alessi dijo que también debió conducir a Maxwell, Epstein y Roberts al avión y verlos abordar juntos.
  La fiscalía le interrogó acerca de los supuestos masajes sexuales de Jeffrey Epstein, a lo que Juan Alessi contestó que “Al principio recibía alrededor de uno (al día). Al final (de mi empleo) recibió tres masajes al día”.
   Según dijo, sería Ghislaine Maxwell quien se encargaba de programar dichos masajes, como también a veces lo hacía el propio Epstein y, en otras, la oficina de este en Nueva York.

“Fue en todo momento. Masajes por la mañana, masajes por la tarde, algunos masajes después de la cena, después del cine. Eran las 10, las 11 de la noche”, refirió Alessi.

  La fiscal le mostró una copia del libro negro de Jeffrey Epstein, usado para registrar los contactos para sus amigos famosos y Alessi dijo que se parecía a una versión posterior del que usó. Precisó que había en el mismo una “página con masajistas” que incluía el nombre de “Jane”.

Dijo que este libro era usado por Epstein y Maxwell.
  Agregó que vio como muchas mujeres asistían a la piscina en la casa de Palm Beach, donde andaban en topless casi todo el tiempo.

  Al ser consultado por la fiscal sobre la relación entre Epstein y Maxwell, Juan Alessi dijo que eran novios.

Otros testigos

   Los fiscales llamaron al estrado a Paul Kane, quien funge como director de finanzas de Professional Children’s School en el barrio neoyorquino Upper West Side. Se trata de una exclusiva escuela a la que asistió quien este proceso se presenta como “Jane” —nombre ficticio que utiliza para proteger su identidad—, una de las supuestas cuatro víctimas de Jeffrey Epstein y la acusada.
   Entre los exalumnos de dicha escuela preparatoria se encuentran Uma Thurman y Paris Hilton. Allí, “Jane” habría cursado su último año, luego de que llegara a Nueva York desde Palm Beach, Florida, de donde se mudó.

   La fiscalía solicitó a Paul Kane examinar una solicitud dirigida a la institución, presuntamente de “Jane”. Debía el director la autenticidad de la comunicación en la que Jeffrey Epstein asumía la "responsabilidad financiera" de su educación.

  Cuando se le pidió que leyera el nombre del financista de los estudios de “Jane” dijo: “Señor Jeffrey Epstein”.

  También fue convocada como testigo, Lisa Rocchio, psicóloga clínica y forense con experiencia en estrés traumático y violencia interpersonal, a quien se le pidió describir el concepto de "acicalamiento", término como se conoce a las tácticas y estrategias de que se valen los abusadores sexuales de niños.
 La experta explicó que los depredadores sexuales de menores "explotarán cualquier vulnerabilidad que hayan identificado en un niño".

  Rocchio indicó que los masajes y los regalos, podrían ser claves para la preparación de la etapa posterior.

  Son “tácticas de manipulación” que corresponden a las cinco etapas de preparación de una víctima infantil para el abuso, las cuales explicó.

  Dijo que era común que las víctimas tardaran en revelar los abusos, especialmente si eran jóvenes.