Mostrando entradas con la etiqueta caso narcosobrinos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caso narcosobrinos. Mostrar todas las entradas

martes, 12 de septiembre de 2017

Narcosobrinos rechazan evidencias de la fiscalía sobre asesinatos y desmembramiento de cuerpos

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Fraqui Francisco Flores de Freitas enviaron sendas comunicaciones a la oficina de Libertad Condicional negando toda vinculación con el asesinato y desmembramiento de dos hombres ocurridas en Caracas en junio de 2015, y que de acuerdo a las evidencias presentadas por la fiscalía al tribunal, son de la responsabilidad intelectual de los dos hombres acusados de delitos de narcotráfico en los EEUU.
En misivas separadas, Campo Flores y Flores de Freitas explican al oficial de Libertad Condicional Smyla Jones y a la Unidad de Cortes de los EEUU, Daniel Patrick Moynihan que ambos acusados rechazan los alegatos expresados en el informe  previo a la sentencia emanado de esa instancia judicial donde se pide que por la gravedad del delito cometido, Campo Flores y Flores de Freitas deben ser condenados a cadena perpetua.
En las misivas los dos sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro presentaron una serie de objeciones a la divulgación inicial del Informe de Investigación de Presencia (PSR), emitido el 18 de mayo de 2017.

He aquí los alegatos expuestos por los dos sujetos hallados culpables de delitos de narcotráfico.

1. Señalan que los acusados se oponen  en general a la recitación factual de la conducta del delito en la medida en que se basa en una supuesta conducta extranjera no imputada porque no se demostró en el juicio, motivado a la preponderancia de la evidencia que ni siquiera probó los delitos imputados. 

2. Campo y  Flores se oponen a las constataciones de la "Obstrucción de la Justicia" expuestas en el Informe Previo a la Sentencia por el hecho de que el Gobierno no demostró con evidencias ningún intento voluntario y específico de obstruir la justicia por parte de los acusados.

Asimismo, los acusados se oponen al aumento de su nivel de delito basado en una supuesta cantidad superior a 450 kilogramos de cocaína, cantidad que fue enteramente inventada por los informantes del Gobierno y nunca fue entregada por los acusados. De hecho, el Gobierno no demostró por una preponderancia de la evidencia que los acusados ​​entregaron cocaína en este caso. Por lo tanto, en todo caso, la evidencia demostró que los acusados ​​"no eran razonablemente capaces de proporcionar" la cantidad supuestamente acordada. 

4. Los acusados se oponen al aumento de dos niveles basado en la presunta posesión de una arma peligrosa en relación con el delito de condena. El informe previo a la sentencia  no hace ninguna mención de la posesión de una arma peligrosa en relación con el delito de convicción-precisamente porque no había evidencia aducida en el juicio que los acusados poseían una arma peligrosa en relación con el delito de convicción.

5. Campo y Flores se oponen al aumento de dos niveles en la sentencia basado en el supuesto uso de la violencia o una amenaza creíble de utilizar la violencia en relación con el delito de condena. Una vez más, en el juicio no hubo evidencia de que los acusados hubieran utilizado la violencia, hecho una amenaza creíble de usar la violencia o dirigido el uso de la violencia en relación con el delito de convicción.

6. Los acusados se oponen al aumento de dos niveles basado en su sentencia por la supuesta importación de una sustancia controlada que utiliza una aeronave que no sea una compañía aérea comercial regular. La sección no se aplica que no se importó realmente cocaína a los Estados Unidos. 

7. Los acusados se opone al aumento de dos niveles en la tabla de sentencia basado en el soborno, o el intento de sobornar a un oficial de la ley para facilitar la comisión del delito. El Informe Previo a la Sentencia no especifica a qué agente de la ley, si existe, los acusados presuntamente sobornaron o intentaron sobornar para facilitar la comisión del delito. Asimismo, argumentan que la evidencia en el juicio fue insuficiente para demostrar que los acusados estuviesen comprometido en tal conducta. Las pruebas presentadas en el juicio demostraron sin lugar a dudas que en el presente caso no se produjo ninguna importación real de sustancias controladas.


9. Los acusados se opone al aumento de cuatro niveles en la escala de sentencia por el papel que desempeñaron en la conspiración que establece que los demandados actuaron rol de organizador, líder, gerente o supervisor de uno o más participantes.  La evidencia en el juicio no demostró por una preponderancia que los acusados ejercieron un papel de dirección o supervisión con respecto a cualquier otro participante en la conspiración acusada.

10. Los acusados sostienen que el aumento de 16 niveles en el nivel de delito base aumenta exageradamente la seriedad del delito de convicción y es una medida particularmente pobre de la culpabilidad de los acusados en este caso. 

Campo y Flores no tienen antecedentes penales, no pueden ser equiparados a los peores de los peores acusados ​​que merecen una pena de cadena perpetua. En un caso de picadura seca en el que no se recuperó ninguna droga, no hubo víctimas identificables, y no se aportó evidencia de que los acusados ​​usaron armas o violencia en relación con el delito, por tanto es inadecuado sugerir que las Directrices dictan que la pena de cadena perpetua debe ser impuesto.

11. Los acusados se oponen a cualquier mejora basada en la "muerte". No hay evidencia que apoye la caracterización de los hechos como asesinato y desmembramiento "en relación con esfuerzos para cobrar una deuda" o como parte de la misma conducta como delito de convicción. No hay evidencia de que esta (o cualquier otra) muerte fuera causada por Campo o Flores de Freitas de alguna manera.


jueves, 7 de septiembre de 2017

Defensa de narcosobrinos pide al juez prorrogar fechas de las sentencias

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitó al Juez Paul Crotty una prórroga en el calendario de la lectura de las sentencias previstas para el 12 y 13 de septiembre respectivamente.
En una carta entregada al tribunal el 6 de septiembre, los defensores se refieren a las comunicaciones entregada por las dos partes involucradas en el caso, y rechazan el hecho de que el gobierno busque una sentencia de cadena perpetua contra los  dos acusados ​​sin antecedentes penales, en una supuesta conspiración donde no hubo droga incautada y ni siquiera se alegó violencia, mucho menos probada, en relación con la delito de convicción. 

La defensa afirma que la petición de cadena perpetua contra Campo y Flores es un hecho extraordinario en ese Distrito y sin precedente.

Acotan que las solicitudes de condena del gobierno no podían ser más altas para los demandados.

- En consecuencia, pedimos respetuosamente a la Corte que establezca un calendario que permita al tribunal y a las partes trabajar las complejas cuestiones legales y fácticas que son comunes para los dos demandados, en relación con las numerosas mejoras de las Directrices expuestas en el Informe previo a la sentencia (PSR). 

Después de que se hayan discutido, las partes pueden proceder con las sentencias individuales para los acusados en un tiempo conveniente para todos.

Acotan que los acusados no van a ninguna parte y que mientras el Gobierno busca acelerar el proceso, "creemos que estas cuestiones son demasiado importantes para tal prisa".

martes, 29 de agosto de 2017

Claves para entender la solicitud de cadena perpetua hecha por la fiscalía de NY en el caso de los narcosobrinos

La defensa de los acusados rechaza todos los argumentos de la fiscalía y de la Oficina de Libertad Condicional y pide al juez negarlos en su totalidad

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El gobierno de los Estados Unidos solicitó a la corte del Distrito Sur de Nueva York condenar a los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas a cadena perpetua exponiendo para tal petición, nueve alegatos que a juicio de los fiscales acreditan que los dos hombres sean sentenciados a prisión de por vida.
En los Estados Unidos la sentencia de los reos la decide el juez de la causa basada en una tabla de sentencia, en las conclusiones de la Oficina de Libertad Condicional y en las evidencias presentadas por la fiscalía de Distrito (que es la parte acusadora en los casos federales) en relación al caso.

En el caso de Campo Flores y Flores de Freitas las conclusiones presentadas por la Oficina de Libertad Condicional coinciden con el informe previo a la sentencia del caso presentado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

En gobierno sostiene que los sobrinos del presidente Nicolás Maduro deben ser condenados a cadena perpetua porque cumplen los requisitos establecidos en la regla de sentencias para la máxima pena. 

Entre los elementos mencionados en el informe destacan los siguientes:

1) Tráfico de cocaína superior a los 450 kilogramos.

La acusación contra los dos sujetos señala que conspiraron para transportar 800 kilos de la droga en un vuelo privado que saldría de Caracas a Honduras el 15 de noviembre de 2015. Ambos fueron arrestados en Haití el 10 de noviembre de ese mismo año y trasladados a Nueva York para ser procesados.

2)Los acusados estaban directamente envueltos con la sustancia controlada. 

El informe indica que Campo y Flores estaban comprometidos en conseguir la cocaína, trabajaron para ello,  indujeron, y procuraron conseguir la droga para hacer el envío. Ambos confesaron a los agentes de la DEA que eran ellos los que estaban a cargo del negocio, y que no había otros involucrados, sólo su equipo de seguridad.

3)Uso de un avión privado para el traslado de la droga.  

La fiscalía destaca para sostener este argumento las conversaciones y planes de vuelo presentados en el juicio como evidencia que los acusados participaron en la búsqueda de la aeronave para hacer el envío de cocaína a Honduras y cuyo destino final eran los EEUU. También señalan el vuelo hecho a Honduras en una aeronave privada piloteada por Marco Tulio Uzcategui Contreras.

4) Obstrucción a la justicia por parte de los acusados, atentando o impidiendo que la administración de justicia realizara la investigación correspondiente. 

La fiscalía sostiene que Campo y Flores mantuvieron una conducta obstructiva alegando sobre este punto el hecho de que  la corte declinó acreditar las declaraciones juradas de los acusados en relación a la moción antes del juicio.

5) Líderes de la conspiración que organizó la actividad criminal, para lo cual la regla establece que debe haber 5 o más participantes. 

El gobierno señala que Campo y Flores actuaron en calidad de líderes de la conspiración, gerenciando las actividades requeridas para cometer el delito. Mencionan a quienes supuestamente participaron en la conspiración, a saber: Pepero, Roberto de Jesús Soto García, Carlos González, el Gocho, Hamudi, Jesfrán Josnel Moreno Sojo (tortuga) junto al equipo de seguridad (Félix, Semilla y Neike), Gilson Barroeta Flores, César Orlando Daza Cardona y el piloto Marco Tulio Uzcategui Contreras.

Por el lado del gobierno aparecen: Carlos Amilcar Leiva Cabrera (El Sentado), CS-1 (José Santos Peña), CS-2 ( José Santos junio) y CS-3 (Juan Gómez)

6) Uso de armas de fuego en la conspiración.

La fiscalía sostiene este argumento con las comunicaciones obtenidas en los celulares de los dos acusados cuando conversaban  con Gilson Barroeta Flores sobre la supuesta compra de unas Mini Uzi  y otras armas en Miami.

7)El uso de la violencia en conexión con el delito juzgado.

El gobierno alega la supuesta participación de los Demandados en una trama violenta de cobro de deudas con traficantes de drogas y  la supuesta sugerencia de Campo de que secuestraría y pediría a CS-1( José Santos Peña) que asesinara a cualquiera que interfiriera con un envío de cocaína en una conversación sostenida el 26 de octubre de 2015.

El gobierno establece una conexión entre la trama de cobro de deudas y el delito juzgado. Refieren a un sujeto de nombre "Javier" como participante en la supuesta trama de cobro de deudas que estuvo involucrado en conductas violentas.

8) Pago de sobornos a autoridades extranjeras encargadas de la seguridad.

La fiscalía también sostiene que los acusados intentaron sobornar a la autoridad en aras de cometer el delito de conspiración, haciendo referencia al supuesto pago de sobornos a la policía del aeropuerto internacional de la isla  Roatán en Honduras,(Juan Manuel Gálvez International Airport) a donde llegaría el cargamento de droga en el vuelo planificado por los acusados para el domingo 15 de noviembre de 2015 en horas de la tarde.

La fiscalía sostiene que Campo y Flores intentaron  sobornar a un oficial de la ley para facilitar la comisión del delito relacionado en este caso a los agentes de la ley extranjeros (no en los EEUU)

La defensa alega que no hay ninguna evidencia de que los acusados hayan sobornado o intentado sobornar a un oficial de la ley estadounidense, ya que no tuvieron contacto con ninguno de los oficiales de la ley estadounidenses hasta el momento de su arresto en Haití. 

8) Asesinato o muertes

La fiscalía refiere que los dos acusados estarían involucrados en los asesinatos de dos personas y el descuartizamiento de los cuerpos ocurridos en Caracas en junio de 2015, para lo cual presenta unas serie de fotografía de cadáveres desmembrados acompañados de varios textos de la conversación sostenida entre Campo Flores Y Flores de Freitas. Ver detalles aquí.

9) Perjurio 

El gobierno sostiene que los acusados mintieron en las declaraciones juradas ofrecidas a los agentes de la DEA en el avión que los trasladó desde Haití a Nueva York el 10 de noviembre de 2015 y las presentadas por la defensa en marzo de 2016 donde se contradecían en la descripción de los eventos, y en la información presentada. También refieren a la declaraciones juradas sobre situación financiera de los acusados al momento de pedir abogados públicos por su incapacidad para pagar unos privados.

La defensa de Campo Flores y Flores de Freitas NIEGAN todos los argumentos de la fiscalía y de la Oficina de Libertad Condicional que coinciden en solicitar cadena perpetua para los dos familiares del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Para cobrar una deuda, narcosobrinos habrían asesinado a dos personas en Caracas en 2015

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas estarían vinculados al asesinato y desmembramiento de dos personas, sucesos ocurridos en junio de 2015 en Caracas, de acuerdo al informe previo a la sentencia entregado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York al juez Paul Crotty.
El reporte del gobierno está basado en las conversaciones (chats) que Campo y Flores sostuvieron en junio de 2015, cuando ambos se enviaron una serie de fotografías de dos cadáveres desmembrados por la mensajería de blackberry junto a un texto en el que los acusados supuestamente discutían sobre los asesinatos cuyo móvil habría sido el cobro de una deuda.

La defensa rechazó los alegatos de la fiscalía y dijo que nada de estos mensajes establece remotamente que Flores o Campo estaban involucrados en el asesinato, sino que se limitan simplemente a discutir algo que recibieron de otros. 

Los abogados de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela argumentaron que el mero hecho de que los demandados intercambiaron fotos de partes del cuerpo desmembradas no demuestra que estuviesen involucrados en el crimen.

La mera presencia de estas fotografías y textos en los teléfonos de los acusados no puede apoyar de manera creíble el argumento de que Campo y Flores cometieron asesinatos y desmembramientos, y mucho menos que lo hicieron "en relación con los esfuerzos para cobrar una deuda" o como parte del mismo curso de conducta como delito por el cual se les condena, alegaron los defensores.

La defensa considera "alarmante" que la Oficina de Libertad Condicional y el Gobierno piensen que hubo participación de los dos acusados en los asesinatos.

Destacan que no hubo pruebas en el juicio para apoyar una constatación de que los demandados estaban personalmente involucrados de alguna manera en la muerte de las personas en las fotografías. Tampoco existía evidencia de que los acusados participaron en ninguna otra muerte. El Gobierno no ofreció ninguna prueba, y la Corte no hizo ninguna constatación de una relación causal o de un nexo entre el fallecimiento y la conducta de cualquiera de las partes demandadas, acota la defensa en un informe presentado al tribunal el 25 de agosto de 2017, dicen los abogados en el memorando.

La defensa sostiene que la afirmación de que los demandados estuvieron involucrados en una trama de cobro de deudas violenta que resultó en la muerte "se basa en una combinación inverosímil de mensajes de texto elegidos y fotografías tomadas fuera de contexto para ajustarse a lo que evidentemente es la teoría ofrecida por el Gobierno".

_ Después de un examen detenido, estos textos y fotos no se acercan a establecer de manera creíble que los acusados estaban involucrados en cualquier muerte. A lo sumo, muestran que Campo y Flores eran conscientes de que ciertos asesinatos habían ocurrido en Venezuela, conocido como un lugar violento y peligroso. Por ejemplo, en un intercambio de WhatsApp del 21 de junio de 2015, Flores explicó que "ellos" -como otras partes- habían matado a alguien porque "ellos" sospechaban que la víctima había contado sobre ellos, señalan los abogados.


--La escasez de cualquier hallazgo relevante en el expediente del ensayo habla mucho. No se hizo ninguna mención durante el juicio de cualquier supuesto "complot violento de cobro de deudas". No se presentó evidencia, ni se produjo ningún testimonio, que involucrara tal complot, acotan.


Los hechos aquí no podrían ser más diferentes a la realidad y es que Campo y Flores no tienen antecedentes de delito o uso de violencia y el expediente no contiene evidencia creíble que indique que planeaban usar armas o cualquier otra forma de violencia en relación con el delito de convicción.

Cadáveres desmembrados en Caracas

En referencia a los señalamientos de la fiscalía consultamos las páginas de sucesos de las fechas mencionadas en el informes y coincide con reportes de prensa sobre dos cadáveres desmembrados aparecidos en la región capital. 

Las referencias periodísticas locales mencionan que un cadáver desmembrado fue hallado la madrugada del jueves 16 de junio de 2015 en el kilómetro 16 de la vía que comunica a Mamera con El Junquito, en Caracas y que las autoridades identificaron como Carlos Rafael Galindez Graterol, de 27 años, alias "Carlos Breaker". Detalles aquí.

El segundo cadáver fue hallado el 18 de junio de 2015 en la calle San Antonio con calle El Colegio en la parroquia El Recreo. Se trataba de un hombre de tez morena, contextura delgada, cabello corto ondulado negro, que vestía ropa deportiva oscura y zapatos deportivos oscuros. Su edad oscila entre 30 y 32 años, dice la reseña de prensa del diario El Universal.
Ver detalles aquí.
















jueves, 2 de marzo de 2017

Narcosobrinos: Fiscalía advierte que la Corte no debe usurpar la función del jurado

Gobierno de EEUU rechaza la petición de los sobrinos de Nicolás Maduro de impugnar el juicio por el testimonio del testigo confidencial de la DEA que participó en el reuniones en Caracas y Haití.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La Corte debe rechazar la petición de los demandados, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, de que el testimonio de CS-1 (José santos Peña) debió ser "totalmente desestimado" para los propósitos del análisis de suficiencia que sirve como argumento para solicitar la anulación del juicio que concluyó con un veredicto de culpabilidad, asegura la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en un documento presentado al juez de la causa Paul Crotty.

Tal como se ha venido informando, los defensores de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela pidieron al tribunal  que se haga un nuevo juicio o que se dicte una sentencia absolutoria argumentando que los derechos de los acusados fueron vulnerados en el proceso.

La fiscalía dice que acusados ​​buscan que el tribunal admita que el testimonio ofrecido por uno de los informantes de la DEA, Santos Peña "debió ser desestimado y nunca presentado ante el jurado". El gobierno norteamericano apela -para sostener su posición- al criterio "estricto" de la Regla 29 que "impide cualquier sustitución por parte del tribunal para la determinación de la credibilidad de los testigos por parte del jurado." 

La fiscalía dice que la defensa usó como argumento para la solicitud lo expuesto en la Regla 33, que es más amplio, lo que permite a la Corte "sopesar las pruebas y -al hacerlo- evaluar por sí misma la credibilidad de los testigos".

Más adelante sostiene que un "tribunal de distrito debe encontrar un equilibrio entre sopesar la evidencia y la credibilidad de los testigos y no usurpar completamente el papel del jurado", tal cual se plantea en Ferguson, un caso usado en derecho norteamericano como referencia en materia de jurisprudencia para sustentar los argumentos sobre este tema en particular. 

En el caso Estados Unidos v. Truman, el Segundo Circuito ofreció orientación sobre la manera en que ese equilibrio debe ser alcanzado invirtiendo la decisión de un tribunal de distrito de encontrar un testigo "increíble como una cuestión de ley", bajo circunstancias que tienen algunas similitudes con CS- 1 en este caso, afirma la fiscalía.

En el juicio, la Corte instruyó adecuadamente al jurado que era "totalmente libre de rechazar todo o parte del testimonio de CS-1". Habiendo permitido a los jurados llevar a cabo esta tarea, "no hay base válida para rechazar su trabajo" advierten los fiscales.

Tratando de despejar cualquier elementos usado por la defensa para que el juez ordene un nuevo juicio, la fiscalía sostiene que el caso Flores no se trata de un caso en el que las pruebas presentadas por el Gobierno se apoye en el testimonio del informante CS-1. "Aquí las evidencias apoyaron abrumadoramente el veredicto  de culpabilidad emitido de manera unánime por el jurado".

Agrega que el veredicto del jurado en este caso no es "altamente dudoso" porque está fuertemente apoyados por pruebas independientes. 

El testimonio de CS-1 no fue la piedra angular del caso presentado por el Gobierno. 

-La impugnación de los acusados ​​ante la opinión de CS-1 respecto a la cocaína es débil y sus otras acusaciones de perjurio no atacan el testimonio de CS-1 con respecto a su conducta ofensiva o los elementos de su crimen. Por lo tanto, para resolver la moción de los acusados, de conformidad con el artículo 33, la Corte no tiene por qué considerar si rechazará la totalidad del testimonio de CS-1 como cuestión de derecho. 

Recuerdan que en este caso los acusados ​​confesaron sus crímenes. Las evidencias registraron varias de sus reuniones relacionadas con el delito, además de las pruebas encontradas en las comunicaciones electrónicas  tomadas de los teléfonos celulares donde se observa cómo promovieron el delito.

La fiscalía advierte que en caso de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro "no existen circunstancias excepcionales que justifiquen usurpar el papel del jurado en la evaluación de la credibilidad de los testigos, cuando considerables partes del testimonio de los testigos fueron corroboradas por vídeos y audios". 

Argumenta que el Gobierno ni siquiera introdujo las grabaciones a través de CS-1. "Las grabaciones se recibieron en prueba, sin objeción, durante el testimonio" acotan los fiscales.

Dicen que las grabaciones de las declaraciones de las fuentes contra los acusados muestran claramente que los dos hombres sabían  el destino final de la cocaína -por lo tanto ellos tenían conocimiento y entendimiento ​​de que la droga que negociaban estaba destinada a los Estados Unidos. Fue en este aspecto en el que el Gobierno se centró. 

"Esta evidencia no implica una evaluación de la credibilidad de CS-1. Es cuestión de escuchar las cintas y ver lo que hay en la página". Así, como se explicó anteriormente, los testigos cruciales del Gobierno en el juicio fueron el Agente Especial Sandalio González, el Agente Especial Daniel Mahoney, el analista Daniel Ogden y los expertos en traducción.

La cuestión pertinente en virtud de la Regla 33 es si una prueba competente, satisfactoria y suficiente en el presente informe apoya la constatación del jurado" en este caso.

Como la respuesta a esta pregunta es afirmativa, y es competencia del jurado determinar qué partes del testimonio de un testigo aceptar o rechazar, no se justifica ninguna exención en virtud de la Regla 33.

martes, 21 de febrero de 2017

Narcosobrinos empezaron la conspiración para traficar drogas a EEUU en mayo 2015

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Un documento sometido por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York al tribunal dice que Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas empezaron la conspiración por la cual fueron juzgados en los Estados Unidos desde mayo de 2015. Es la primera vez desde que el caso es público que el gobierno señala esa fecha como inicio de las diligencia de los dos acusados para tramitar los envíos de drogas desde Caracas a Honduras para luego ser llevado a norteamérica.

En el documento se lee que los acusados ​​se unieron a la conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos desde el segundo cuatrimestre de 2015, al destacar que los argumentos hechos por la defensa para quitarle fuerza a las evidencias presentadas por la fiscalía no tienen mérito alguno.

Recuerda el fiscal que los argumentos presentados por la defensa para solicitarle a la corte un nuevo juicio fueron los mismos que hicieron en el juicio y que todos fueron rechazados por el jurado por buenas razones. 

Sostiene la fiscalía que las alegaciones de los acusados ​​son frívolas cuando se consideran contra el peso de las pruebas presentadas en el juicio.

La evidencia demostró que los acusados ​​se unieron a la conspiración junto con otros, como miembros de la Organización Sombrero, Pepe, Gocho, Daza, Soto y Carlos González, para violar la Sección 963, advierte el documento del fiscal.

Señala además que solamente al enfocarse en el acuerdo de los acusados ​​tenían con cada uno de los co-conspiradores  es una razón  suficiente para ser condenados. Con esos elementos nada más, el jurado podía inferir que los acusados ​​estaban trabajando juntos, ya en mayo de 2015, para armar a sus equipos de seguridad en preparación para obtener todo lo necesario para proceder con los envíos de grandes cargas de cocaína.

Recuerdan que Campo Flores ya había solicitado  una "Mini uzi", un "rifle" y estaba procurando  "silenciador". Asimismo, Campo Flores había expresado en esa época su preocupación por las huellas dactilares en las armas.

Asimismo, para ese tiempo Campo había informando a Flores que la "mini uzi" no fue introducida de contrabando en Venezuela. 

El fiscal asegura que existe jurisprudencia relacionada con casos en que las armas de fuego son admisibles como evidencia directa en los casos de narcóticos como instrumentos del oficio. 

Al menos hasta agosto de 2015, los acusados ​​estaban trabajando con "Pepe" y miembros de la Organización Sombrero para enviar varias toneladas de cocaína desde Venezuela a los Estados Unidos. El 3 de octubre de 2015, los acusados ​​viajaron a Honduras para reunirse con Daza y "El Sentado" para discutir el negocio de tráfico de cocaína, y recibieron a los presuntos jefes de El Sentado (CS-1 y CS-2) para tres reuniones en Caracas poco después. Esos elementos, dice son suficientes para demostrar la culpabilidad de los dos hombres del delito por el cual serán condenados.

Durante la reunión del 23 de octubre, Campo describió a Flores como su compañero. Los acusados ​​usaron esas reuniones para resolver los detalles del envío de cocaína a Honduras y dar detalles de sus experiencia en la industria del narcotráfico.

La fiscalía rechazó nuevamente el argumento presentado por la defensa según el cual el kilogramo de cocaína que trajeron a la reunión del 27 de octubre en Caracas no era cocaína.

También se opone al hecho que los acusados ​​argumentaron en el juicio que las armas que estaban en las fotogra fotografías extraídas de los teléfonos de los dos hombres "eran armas de Paintball Pellets las llamadas  armas "Airsoft ".

No hay evidencia que respalde esa afirmación que no sea una fotografía sin fecha de Barroeta con lo que el abogado defensor afirmó (sin una base probatoria) que era "un equipo de personas del equipo de paintball y la bandera venezolana."

Igualmente se menciona en este punto el testimonio hecho frente al jurado de Daniel Ogden, quien sirvió en los Marines durante seis años y ha trabajando con agente que aplica de la ley durante 22 años. El agente de la DEA testificó que las fotografías parecían representar armas de fuego reales. 

Las solicitudes de Campo para una "Mini uzi" y un "rifle", junto con las preocupaciones de Barroeta sobre dejar huellas dactilares en las armas y viajar con ellas, apoyan firmemente la evaluación del agente Ogden. 

El documento hace referencia a que a principios de noviembre de 2015, Campo Flores y Flores de Freitas ​​demostraron su mutuo acuerdo y compromiso con el plan que discutieron en Caracas para intentar  en dos oportunidades enviar pilotos a Honduras para finalizar la logística para llevar la cocaína al aeropuerto de Roatán. 

Cuando los esfuerzos de enviar a los pilotos fracasaron, el 6 de noviembre de 2015, el propio Flores de Freitas viajó a San Pedro Sula y acordó en nombre de los acusados ​​enviar el envío de cocaína a Honduras el 15 de noviembre de 2015, llegando aproximadamente entre las 16:30 y las 17:20 horas. De hecho, Flores de Freitas llegó a preguntar cuándo los acusados ​​podrían enviar el segundo cargamento de cocaína.

Recuerda además que los acusados ​​viajaron a Haití juntos el 10 de noviembre 2015 esperando recoger millones de dólares, algunos de los cuales planeaban usar para financiar el envío de cocaína. 

Cuando los acusados ​​fueron arrestados, ambos admitieron que estaban de acuerdo -incluyendo unos con otros- para enviar la cocaína a Honduras, y que CS-1 les había dicho que la cocaína estaba destinada a los Estados Unidos. Con base en esta evidencia, incluyendo la totalidad de las declaraciones de los acusados ​​en las grabaciones y en la DEA, quedó más que demostrado que Campo Flores y Flores de Freitas son culpables de conspirar para traficar y distribuir al menos 800 kilos de cocaína desde Venezuela hasta los Estados Unidos.

domingo, 22 de enero de 2017

Socio de los Narcosobrinos llegó a un acuerdo de cooperación con los EEUU

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El socio hondureño de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Roberto de Jesús Soto García, preso en una cárcel hondureña, acordó colaborar con las autoridades del gobierno de los Estados Unidos, aseguró una fuente de alto nivel ligado al caso.
Un acuerdo de cooperación le permitirá al acusado lograr una pena menos severa a cambio de suministrar información sobre las organizaciones criminales para las que prestó servicio como recibidor de los cargamentos de droga en Honduras.

El demandado es uno de los hombres que trabajaba en conjunto con los controladores aéreos del aeropuerto internacional de la isla de Roatán  y las autoridades de la isla para recibir los vuelos cargados de droga provenientes de Venezuela y otros países de América del Sur. 

Soto García está acusado por la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York de conspirar para traficar drogas a los Estados Unidos. Su nombre está ligado al caso de Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas.

El acusado fue capturado por agentes de la Policía Nacional en Flower Bay, en Roatán, el 28 de octubre de 2016, y desde esa fecha se encuentra cumpliendo los trámites para el proceso de extradición a los Estados Unidos.

De acuerdo a la acusación de la corte neoyorquina, Roberto de Jesús Soto García se asoció con Campo Flores y Flores de Freitas para recibir cientos de kilos de cocaína proveniente de Venezuela, para ser trasladadas a los Estados Unidos, vía México.

La acusación señala que Roberto de Jesús Soto acordó participar en una conspiración para transportar drogas a norteamérica a sabiendas que dicha actividad era ilegal. 

Soto García se comprometió a recibir el cargamento de cocaína de los Flores en el Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez de Roatán, según se escucha en los videos y audios grabados por agentes de la DEA que participaron en la operación que llevó a la captura de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro.

El hombre de nacionalidad hondureña usaba sus contactos en el aeropuerto de Roatán, donde sostuvo una asociación con Carlos González, un controlador aéreo que ya se encuentra encarcelado en la ciudad de Nueva York, y quien compareció como testigo de la fiscalía en el juicio de Campo Flores y Flores de Freitas realizado en noviembre de 2016.

El documento del gobierno de los EEUU dice que Soto García acordó suministrar información sobre los horarios del aeropuerto, ayudar a recibir el avión cargado de cocaína que enviarían los sobrinos presidenciales el 15 de noviembre de 2015. Asimismo, debía retirar la droga de la aeronave y colocarla con sus asociados en lanchas que la llevarían a México.

El acusado acudió a una reunión el 6 de noviembre de 2015 a donde acudió el sobrino de Nicolás Maduro, Franqui Francisco Flores de Freitas en San Pedro Sula.

El gobierno de los EEUU destaca en su acusación destaca que la influencia de Roberto de Jesús Soto le permitía evitar la detección del cargamento por parte de las autoridades policiales y de aduanas del aeropuerto de Roatán, ya que pagaba sobornos a los policías de la isla en componenda con su asociado, Carlos González.

La acusación señala que Soto García era uno de los operadores más importantes que tienen los cárteles sudamericanos para mover la droga, incluyendo a los sobrinos de Nicolás Maduro, Campo Flores y Flores de Freitas.

De acuerdo a la investigación realizada por las agencias federales, el acusado se encargaba de la logística, horarios y traslado.

Soto García es el acusado número 14 que será extraditado a los EEUU por cargos de narcotráfico. Su última asistencia a la corte hondureña, donde el juez evaluó las pruebas presentadas el gobierno de EEUU fue el 18 de noviembre de 2016, el mismo día que los sobrinos del presidente Nicolás Maduro fueron declarados culpables de conspirar para traficar, a suelo estadounidense, 800 kilos de cocaína de alta pureza proveniente del grupo terrorista colombiano Farc.

Roberto de Jesús Soto García trabajó con otros cárteles entre los cuales se encuentra el Cártel de los Soles y el Cártel del Atlántico.

Hasta el momento no se sabe cuándo se procederá con la extradición del acusado, ni los términos de dicho acuerdo.



sábado, 5 de noviembre de 2016

Sobrinos de Cilia Flores piden al juez que no se estipule la cantidad de cocaína envuelta en la conspiración en la hoja de veredicto

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas pidieron al juez Paul Crotty que la corte que adopte el formulario de veredicto propuesto por sus abogados, en lugar del propuesto por la fiscalía de Nueva York. Igualmente piden que no se especifique en la hoja la cantidad de la cocaína envuelta en la conspiración, que equivale a 800 kilos.

Los dos acusados se oponen a los términos planteados por la parte acusadora, a saber:

1) El Gobierno sugiere que el formulario incluya "culpables" antes de "no culpable"; 
(2) El Gobierno solicita el uso de un formulario de veredicto especial, donde se establezca la cantidad de droga involucrada en el caso, a pesar de la indicación de los demandados de que se estipularía que cualquier conspiración, si existía, implicaba cinco o más kilogramos de cocaína. 

Campo Flores y Flores de Freitas pidieron a la Corte Federal que rechace la propuesta del gobierno y adopte la presentada por sus abogados, exponiendo -entre otras razones- el hecho que el gobierno debe probar los cargos imputados, y los demandados se presumen inocentes a lo largo de todo el proceso. En la medida que hay una disputa que parte del hecho que los acusados son inocentes, debe colocarse  en la hoja de veredicto "No culpable" primero  posteriormente y "Culpable".

Dicen que la mayoría de los formularios usados en Colorado, por ejemplo, listan "No Culpable" antes de "Culpable" para todos los cargos. Igualmente, sostiene que en los tribunales estatales de Nueva York se ha institucionalizado este razonamiento sobre la la hoja de veredicto que se sugieren para todos los casos penales.

Los sobrinos de Cilia Flores afirman en una carta enviada a la corte este viernes, que "no hay razón lógica para poner "Culpable" antes de "No culpable". Más adelante señalan que "Es incorrectamente sugerente y contrario a la instrucción del Tribunal de Justicia -según la cual- la presunción de inocencia se extiende a lo largo del proceso, y por encima de la acusación del gobierno" . 

Igualmente, Campo Flores y Flores de Freitas exigen que no se utilice el número de kilos de cocaína en la hoja de veredicto, ya que según ellos "estipular la cantidad (800 kilos) es contrario a la ley". Los acusados piden que se coloque cinco kilos o más en lugar de la cantidad que envuelve la supuesta operación.

La razón por la cual los sobrinos de Nicolás Maduro piden ese cambio es que  las formas de veredicto especiales "son sugestivas, y la presunción constitucional de la inocencia debe extenderse a cada componente del caso hasta el veredicto final". 

La carta señala que Campo Flores y Flores de Freitas "tienen profundas preocupaciones sobre la confusión del jurado sobre múltiples conspiraciones", indicando que la forma especial de veredicto sugerida por el Gobierno puede  ampliar la confusión y el riesgo de que los jurados no comprendan las instrucciones del Tribunal sobre la conspiración por la cual han sido acusados".


martes, 25 de octubre de 2016

Gobierno de EEUU instruye al jurado para emitir un veredicto unánime en el caso de los sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El gobierno de los Estados Unidos presentó  a la corte del Distrito Sur de Nueva York  una serie de instrucciones para los miembros del jurado que actuarán en el juicio contra los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, acusados de haber violado las leyes antinarcóticos estadounidenses.



Un documento de 52 páginas, fue sometido a consideración del juez Paul Crotty por el fiscal del caso Preet Bharara. Allí se plantea, de conformidad con la Regla 30 de las Reglas Federales de Procedimiento Penal, las instrucciones habituales para que jurado pueda cumplir con su rol en un caso calificado -única y exclusivamente- como una acusación de carácter criminal que envuelve la violación a las leyes antinarcóticos de los Estados Unidos. 

El fiscal Bharara establece que se incluyan las siguientes materias:

a. Funciones de la corte y el jurado
b. Declaración de la corte y de la defensa de no evidencia
c. Reglas de evidencia y objeciones
d. Pruebas y Presunción de inocencia
e. Duda razonable
f. El gobierno es tratado como cualquier otra parte
g. Definiciones y ejemplos de directa o circunstancial evidencial 
h. Credibilidad de los testigos 
i. Interés en el resultado
j. Derecho a ver exposiciones y tener testimonio Leer durante las deliberaciones
k. Juramento como miembros del jurado
l. El castigo no debe ser considerado por el jurado
m. Veredicto de culpabilidad o inocencia debe ser unánime
n. Deberes del jefe del jurado y Retorno de la Forma veredicto

El documento de la fiscalía aclara que Campos Flores y Flores de Freitas están formalmente acusados del cargo de (1)conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos, y (2)de fabricar o distribuir cocaína a sabiendas y con la intención de que se sería importada a los Estados Unidos, en violación del Título 21, del Código de Estados Unidos, Secciones 952 (a), 959 (a), y 963.

Bharara señala que los miembros del jurado deben saber que hay dos acusados en este caso y que cada acusado debe ser tratado por separado, por lo que se debe emitir un veredicto por separado sobre cada acusado.

En el documento, el fiscal informa a los jurados que al llegar al veredicto, se debe tener en cuenta que la culpa es personal e individual. Por lo que el veredicto de culpable o inocente debe basarse únicamente en la evidencia acerca de cada acusado.

Primer Cargo: elementos del delito

Para sostener la carga de la prueba con respecto a la acusación de conspiración contenida en el documento emanado del Gran Jurado, el gobierno debe probar -más allá de toda duda razonable- los siguientes elementos:

En primer cargo: la existencia de una conspiración, a partir de agosto de 2015 hasta alrededor de noviembre de 2015. Esto significa que durante ese tiempo, se produjo un acuerdo o entendimiento entre dos o más personas para:
(i) Importar una sustancia controlada a los Estados Unidos o 
(ii) la producción o distribución de una sustancia controlada, a sabiendas y con la intención de que al menos alguna de esas sustancias controladas sería importada a los Estados Unidos.

Segundo: que el acusado consideró cometer el delito relacionado con la acusación de manera consciente e intencionada y que con ese conocimiento se unió a la conspiración.

Para probar el cargo de la existencia de la conspiración el Gobierno debe probar -más allá de toda duda razonable-  la existencia de la conspiración. 

¿Qué es una conspiración? 

Una conspiración es una especie de asociación criminal o una combinación en base a un acuerdo de dos o más personas para unirse para lograr algún propósito ilegal. Aquí, el propósito o los objetos de la conspiración ilegal son:

(1) La importación de una sustancia controlada a los Estados Unidos 
(2) La fabricación o distribución de una sustancia controlada, a sabiendas y con la intención de que al menos alguna de esas sustancias controladas sería importada a los Estados Unidos.

Por esencia, el delito de conspiración es un acuerdo ilegal o la comprensión entre dos o más personas para lograr algún propósito fuera de la ley. Este acuerdo o entendimiento deben ser entre dos o más individuos que no operan al amparo del dirección del Gobierno en el momento del acuerdo. 

El documento explica a los jurados que el éxito final de la conspiración, o la comisión real del crimen que es el objeto de la conspiración, no es necesario. El caso de conspiración se refiere a una ofensa enteramente distinta y separada de la operación de importación o la distribución o fabricación de una sustancia controlada.

En las conclusiones, el fiscal señala que la función de los miembros del jurado es evaluar la evidencia en este caso y determinar la culpabilidad o no culpabilidad de los acusados ​​con respecto a cada cargo en la acusación.

Explica que el veredicto debe estar basado únicamente en la evidencia y que los jurados están obligados a seguir las instrucciones establecidas por la ley.

El veredicto debe representar el juicio ponderado de cada miembro del jurado. Con el fin de emitir un veredicto, es necesario que cada miembro del jurado esté de acuerdo con ello. El veredicto debe ser unánime.

Es su deber, como miembros del jurado, consultar con los otros miembros, para deliberar con el fin de llegar a un acuerdo, sin violencia.  

Dice que en el curso de sus deliberaciones,  los miembros no deben dudar en volver a examinar sus propios puntos de vista, y cambiar una opinión, si está convencido que la misma es errónea.