Mostrando entradas con la etiqueta blanqueo de capitales Venezuela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta blanqueo de capitales Venezuela. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de diciembre de 2021

Conozca las razones de la orden de detención de Víctor Vargas en Panamá y cómo son sus operaciones de lavado de dinero

  Una denuncia por blanqueo de capitales e insolvencia punible interpuesta ante la fiscalía general panameña, pone en evidencia la estructura fraudulenta del grupo financiero y una serie de empresas relacionadas propiedad del banquero venezolano.

Por Maibort Petit


    
Recientemente se conoció que la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada de Panamá ordenó la aprehensión y conducción del banquero venezolano, Víctor Vargas Irausquín, por la presunta comisión de un delito contra el orden Económico/ financiero[1]. La decisión judicial obedece a una demanda interpuesta contra el banquero y su grupo financiero que reclama el pago de acreencias en el Banco del Orinoco NV. Vargas tiene graves problemas con muchos ahorristas que aseguran fueron estafados por el banquero en cuentas del Banco Orinoco NV, pero también en AllBank, BOI Bank de Antigua y Barbuda, Bancamérica de República Dominicana, entre otros.

  La orden de detención contra Víctor Vargas Irausquin emitida por la Fiscalía de Panamá está relacionada con una demanda presentada en julio de 2020, ante el Ministerio Público donde fue denunciado penalmente en su carácter de accionista principal de la Sociedad Anónima Cayfloor Inc., por la presunta comisión del delito de contra el orden económico en las modalidades de blanqueo de capitales e insolvencia punible.

   La denuncia, formulada por una entidad cuyo nombre se mantiene en reserva está sustentada en lo expuesto en los artículos 254, 255 y 282 del Código Penal de Panamá, refiere que los afectados abrieron —a exigencia de la entidad bancaria— cuentas en el Banco del Orinoco NV (BONV) a principios del año 2012, con el objetivo de garantizar los montos de los préstamos que le fueron otorgados y que fueron pagados en su totalidad.

   Se trataba de cuentas en el referido Banco del Orinoco NV, en su sede de Curazao, las cuales para septiembre de 2019 —fecha de su intervención— tenían saldos, una de ellas, de USD 6.351.413,58; y la otra, de USD 886.761,21; sumando ambas USD 7.238.174,79.

  Desde entonces, los titulares de dichas cuentas han diligenciado el acceso y disposición de los fondos confinados en la entidad bancaria y, por acciones arbitrarias de los directivos, accionistas y beneficiarios del banco, así como de empleados ejecutivos de alto nivel del mismo, no ha sido posible acceder a los recursos.

  Se indica que estos depósitos en el Banco del Orinoco NV tenían la finalidad exclusiva de ser custodiados y que devengaran intereses producto de dicha custodia, pero la entidad bancaria —en despliegue doloso— se apoderó indebidamente de los fondos, al negarse a entregarlos a su legítimo propietario bajo ninguna forma o figura bancaria —cheque de gerencia o transferencia cuenta a cuenta— y sin que se rindan cuentas y brinden explicaciones sobre las razones del ilícito uso y apoderamiento arbitrario, a pesar de las múltiples solicitudes efectuadas por los titulares de las cuentas y propietarios de los dineros confiados.

  La denuncia asegura que esta situación descrita se repite con la mayoría de los depositantes, no solamente del Banco del Orinoco NV en Curazao, sino también en el AllBank Corp. de Panamá y en el BOI Bank de Antigua y Barbuda, donde a pesar de las denuncias, reclamos e, inclusive, sentencias a favor de los depositantes y agraviados, no ha sido posible la recuperación de sus dineros. Advierten los denunciantes que se trata de actividades ilícitas que repiten un mismo esquema en distintas jurisdicciones.

   Se apunta que el Banco Central de Curazao informó que el Banco del Orinoco NV presentó ante esa entidad supervisora de la actividad bancaria y financiera de ese país, documentación falsificada sobre supuestos custodios que han manifestado no tener títulos valores pertenecientes al BONV. También refirió el BCC que el BONV realizó transferencias de clientes sospechosos de actividades delictivas violándose con ello las regulaciones antilavado de dinero y contra el financiamiento del terrorismo. Igualmente, el BONV habría presentado información falsa correspondiente a dominios de correos electrónicos.

   La denuncia hace referencia a la decisión del 9 de septiembre de 2019 adoptada por la Superintendencia de Bancos de Panamá, de intervenir las operaciones del AllBank Corp. como consecuencia directa de la intervención del Banco Central de Curazao al BONV, propiedad de Víctor Vargas Irausquín, quien igualmente es accionista principal de la citada entidad panameña, en razón de que el Banco del Orinoco NV posee la cuarta parte de los activos líquidos de AllBank y, al mismo tiempo presta custodia a una tercera parte de su portafolio de inversiones.

La acusación ante el fiscal

   En razón de la falta de respuesta por parte de las autoridades del Banco del Orinoco NV a todas las solicitudes de información, de restitución de fondos y de prohibición de renovación de los CD´s de las cuentas, los denunciantes decidieron denunciar los hechos aquí narrados ante el Fiscal General de Curazao, Roger Boss, acusando directamente a Víctor Vargas como artífice de la ejecución de múltiples maniobras financieras para ocultar sus recursos y los confiados a su persona y sus empresas.

  Se le advierte al fiscal que Vargas busca con esto evadir el cumplimiento de sus obligaciones con sus acreedores, además de blanquear capitales de manera deliberada y dolosa, a través de sus conglomerados financieros y terceras partes estructuradas para tal fin.

  Apuntan que el grupo financiero de Vargas utiliza como mecanismo de banqueo de capitales una multiplicidad de estructuras societarias/empresariales constituidas en diversas jurisdicciones con la intención deliberada de captar fondos legítimos provenientes de clientes bancarios, tanto en el BONV en Curazao, como en el BOI Bank de Antigua y Barbuda, y AllBank Corp. en Panamá, para luego transferirlos y canalizarlos a través de estos, pretendiendo borrar la trazabilidad de los mismos.

  Sostienen los denunciantes que Víctor Vargas y su equipo oculta a los entre contralores y reguladores de las respectivas jurisdicciones donde operan sus bancos, la existencia, totalidad y vinculación directa, activa y operacional de las empresas grupo financiero.

  La denuncia resalta que AllBank Corp. pertenece al Holding All Financial Group, propiedad de Vargas Irausquín, el cual controla directa e indirectamente el resto de las empresas que lo conforman.

Empresas del grupo

  La denuncia identifica una serie de empresas como parte del esquema criminal de blanqueo de capitales que encabeza Víctor Vargas. Irausquín.

  Así tenemos, el BOI Bank Corporation, en Antigua y Barbuda, con Vargas Irausquín como director y con un control accionario del 98,7252 por ciento de las acciones; Day corp Holding Inc.; DFX Capital Managers Inc.; Hyannis Holdings Inc.; ICP Consulting LTD, donde Víctor Vargas figura como director; Investrading Finance Corp.

  Igualmente, National Leasing and Financial Corporation; NLFC Holding LTD; Onecreek Inc.; Opening Holdings Inc.; Silver Lock Inc.; Invest Real Estates Inc.; Casy Overseas Corp.; Firgoe Company Inc.; Traspan Holdings S.A.; Sandcorp Enterprises S.A.; Percy One Corp.

  También están vinculadas a Vargas, Northmile Intertrade S.A.; Operal Investment Inc.; Servicios Aéreos Padaall S.A.; Tesica Services LTD.; Moralis Corporation; Cecve Services LTD.; Planesa Services LTD.; Sigmore Holdings Inc.; Latin America Asset Management Corp.

  Los denunciantes identifican como empresas panameñas utilizadas para obtener préstamos de las mismas instituciones bancarias, estando relacionadas a la estructura y accionar financiero de Víctor Vargas a Directores y Gestores Comerciales S.A.; Futuro de las Américas S.A.; Inversión Total Line S.A.; Stawide Comodities INC.,; Inversiones del Golfo S.A.; Old Brompton Corp.; Wise Company 510 S.A.

Tilburg International S.A.

  Especial mención se hace en la denuncia a la empresa Tilburg International S.A., constituida el 1 de julio de 2015 y en la que figura Cayfloor INC.como director/presidente.

  Estas empresas —Tilburg y Cayfloor— integran el entramado de que se vale Víctor Vargas para adquirir un inmueble —una casa— en la Romana, República Dominicana, por USD 40.000.000.

  Se trata de villa La Serenísima, en el complejo turístico Casa de Campo, una de sus últimas adquisiciones, la cual es su actual residencia. El dueño anterior de la casa era Gustavo Cisneros.

  La operación de compra-venta se ideó a través de un fideicomiso constituido en Panamá y un entramado de empresas, todo destinado a ocultar la identidad de Vargas como comprador.

Sin licencia

  El banco Central de Curazao y Saint Maarten revocó la licencia bancaria del Banco del Orinoco NV el 2 de septiembre de 2019, por la múltiples violaciones a la normativa en dicha jurisdicción.

  Concluyeron las autoridades financieras que el BONV incurría en delitos penales, incluido el lavado de dinero.

Sobre la insolvencia punible

  Los denunciantes, al referirse al delito de insolvencia punible de que acusan a Víctor Vargas Irausquín, acusan las maniobras instrumentadas por este para ocultar un bien inmueble de su propiedad con la intención de evadir o sustraerse del pago de sus obligaciones hacia sus acreedores.

  En particular, la entidad denunciante, afectada por las maniobras del Banco del Orinoco NV del cual es beneficiario final Vargas Irausquín, refiere que éste ocultaba su propiedad a través  de la Sociedad Anónima panameña Cayfloor INC. Todo con el objeto de evitar que sus acreedores reclamaran en dicho inmueble el pago de sus dineros.

  Cayfloor INC, fue protocolizado su Pacto Social el 28 de mayo de 2015 e inscrita el 2 de junio de 2015 en el Registro Público panameño. En esta última fecha, también se emite el certificado Nº 1 de Cayfloor INC. en el que se señala que Víctor. Vargas Irausquín es dueño de la totalidad de las acciones, representadas en 10 mil acciones con valor nominal de USD 1 cada una, del capital de la firma.

   El 13 de agosto de 2015, sesionó la junta directiva de Cayfloor INC. en reunión extraordinaria para emitir una serie de autorizaciones que permitían la apertura y cierre de cuentas, hacer movilizaciones, consultas, pago de préstamos, pago a proveedores, afectando las cuentas de la la sociedad mantenía en All Bank Corp.

  El 27 de enero de 2017, se protocolizó la renuncia de la junta directiva de Cayfloor INC. y designándose a una nueva.

   Le refieren al fiscal que el ocultamiento de bienes opera a través del uso de empresas y sociedades anónimas con distintas jurisdicciones, siendo que el citado inmueble —la casa— en La Romana, República Dominicana, figura como propiedad de Inmobiliaria Pedrasa S.A.

   El 2 de julio de 2015 se protocolizó la constitución de Tilburg International S.A. en el Registro Público de Panamá, donde Cayfloor INC. figura como director/presidente.

  Cayfloor INC. de Víctor Vargas suscribió el 20 de octubre de 2015 como fideicomitente y comprador, el Fideicomiso Tilburg con Verwood Investments S.A. (fideicomitente vendedor).

  En este fideicomiso, ambas empresas manifiestan su interés de comprar  y el otro vender, el 100 por ciento de las acciones de Tilburg International S.A., la cual a su vez es accionista directa e indirecta de otras entidades jurídicas, filiales y/o subsidiarias y, por ende, de los bienes muebles e inmuebles que conforman sus respectivos patrimonios.

  El objetivo de esta negociación no es otra que los USD 40 millones de contraprestación representados en el inmueble.

  Alrededor de este fideicomiso giran también otras entidades jurídicas que, a saber, son Moville Investments Limited y Ramelton Investments Limited constituidas en Barbados; Baseterre Investments 2015 S.L y Kiet Investments 2015 S.L, constituidas en España; Inmobiliaria Pedrasa S.A., constituida en República Dominicana, propietaria primaria del inmueble.

  El 16 de noviembre de 2017 Cayfloor INC. emitió algunas autorizaciones para actuar en nombre del Contrato de Fideicomiso de Garantía Fideicomiso Tilburg, suscrito en Panamá el 20 de octubre de 2015.

  El 24 de noviembre de 2017, se ejecuta el Fideiocomiso Tilburg y el comprador Cayfloor INC. se convierte el propietaria de Tilburg International S.A. y de las 10 mil acciones totalmente pagadas y liberadas del capital social autorizado.

  En este sentido, los denunciantes le apuntan al fiscal que estas 10 mil acciones que representan la totalidad del capital, las recibe Cayfloor en su condición de beneficiario y con ello los bienes que le corresponden, es decir, las acciones de las empresas y sus bienes, entre ellos, la propiedad del inmueble —la casa— en La Romana, República Dominicana.

  De este modo, Tilburg International S.A. recibió como aporte de capital de su accionista Verwood Investments S.A., las acciones de este en Baseterre Investments 2015 S.L. y Kiet Investment 2015 S.L.

  El 29 de enero de 2016, la junta directiva de Tilburg International S.A. traspasó sus acciones en Baseterre Investments 2015 S.L y Kiet Investments 2015 S.L. a dos sociedades en Barbados, con lo que Moville Investments Limited y Ramelton Investments Limited quedaron como únicos accionistas de las empresas en España.

El esquema de propiedad del inmueble

  En consecuencia, Víctor Vargas Irausquín es el titular real de Baseterre Investments 2015 S.L. y de Kiet Investments 2015 S.L., las cuales tienen como único socio a Moville Investments Limited y Ramelton Investments Limited.

Así, Vargas Irausquín tiene la titularidad de cuatro empresas.

  Dado que Baseterre Investments 2015 S.L. es la única propietaria de Inmobiliaria Pedrasa S.A., propietaria a su vez de la casa en La Romana, República Dominicana, entonces Víctor Vargas es el dueño de la Inmobiliaria Pedrasa y, por tanto, propietario de la casa.

La petición a la fiscalía

  Los denunciantes pidieron al fiscal panameño revisar la estructura financiera y operacional de los bancos de Víctor Vargas Irausquín, Banco del Orinoco NV (BONV) en Curazao; el Banco Occidental de Descuento (BOD) en Venezuela; AllBank Corp. en Panamá; Bancamerica en República Dominicana; BOI Bank Corporation en Antigua y Barbuda.

  Asimismo, pidieron investigar a las empresas Cartera de Inversiones Venezolanas C.A. (Venezuela) con el control accionario de Banco Múltiple de las Américas (República Dominicana) en conjunto con Víctor Vargas; Plus Capital Market; Plus Capital Market INC.; National Leasing & Financial Corporation.

  Los denunciantes tasaron en USD 10 millones la cuantía provisional del daño que se le ocasionó, monto que se corresponde al total de los fondos depositados en las cuentas bancarias en el BONV y sus intereses devengados o por generar. Se advierte que la suma se cuantificará debidamente en el momento procesal oportuno por intermedio de los elementos de convicción probatorios.

REFERENCIAS

[1] Venezuela Política. “Fiscalía de Panamá ordena arresto de Víctor Vargas Irausquin y Santos Alonso Ramos”. 21 de diciembre de 2021. https://www.maibortpetit.info/2021/12/fiscalia-de-panama-ordena-arresto-de.html

martes, 21 de agosto de 2018

Trama de lavado de dinero a través de empresa de Malta involucraría a Nicolás Maduro

Aunque en las informaciones que se han dado a conocer acerca de los papeles que se manejan en la Corte de Miami donde cursa el caso no han hecho mención del mandatario venezolano hasta el momento, fuentes ligadas a la investigación aseguran que Maduro, sus asociados y familiares, están involucrados en la operación de legitimación de capitales provenientes de contrataciones irregulares de PDVSA. 

Por Maibort Petit
@maibortpetit


La Unidad de Análisis de Inteligencia Financiera de Malta (FIAU por las siglas en inglés de Financial Intelligence Analysis Unit) es una agencia del gobierno maltés encargada de recopilación, procesamiento, análisis y difusión de información con el fin de combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. Se trata de una oficina que surge a la luz de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales de esa nación. Este despacho en la actualidad se encontraría ojeando con su lupa la gestión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, así como a otros altos funcionarios y voceros de su administración por la presunción de que habrían lavado cientos de millones de dólares provenientes de fondos gubernamentales que habrían sido supuestamente transferidos a una firma maltesa entre finales de 2014 y principios de 2015, de acuerdo a documentos oficiales que cursan en una corte de Miami donde fue presentada una demanda penal por el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos recientemente. Los papeles que se manejan el tribunal indican que cuantiosas sumas asignadas a la estatal Petróleos de Venezuela S.A. habrían sido esquilmadas bajo un refinado esquema de corrupción.

La empresa en cuestión sería Portmann Capital Management Limited —un asunto que se había tratado de mantener en estricto secreto—, de acuerdo a las indagaciones que han realizado fuentes involucradas en la vigilancia de la industria de servicios financieros malteses. 

La referida empresa de inversiones[1] registrada bajo el N° C 51740 tiene su sede en "Il-Piazzetta" B-73, Tower Road, Sliema, SLM1605, Malta. Sus teléfonos son  27333290 y 27333291, mientras su correo electrónico es info@pcml.biz. La compañía es propiedad de los asesores financieros suizos Kurt e Yves-Alaine Portmann, quienes figuran como sus directores, de acuerdo al portal Finance Malta[2] y a la investigación desarrollada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, ICIJ, que además señala a Vincent Camilleri como secretario, director y representante judicial; a la empresa Ernst & Young Malta Limited como auditora; y a XPCT Limited como accionista[3].

Las investigaciones por parte del FIAU sobre la firma, comenzaron en 2017, tal como lo refirieron las fuentes a medios locales malteses, encontrándose con una serie de irregularidades. Portmann Capital Management Limited fue multada por el organismo con 350 mil euros. Los informantes advirtieron, sin embargo que para aquel entonces no había conocimiento acerca de la supuesta estafa venezolana. Tampoco Nicolás Maduro ha sido identificado o señalado en los papeles que se manejan en la corte estadounidense hasta el momento. Las menciones sobre el mandatario provienen de medios que han citado a sus fuentes y estas han hecho mención del presidente, miembros de su administración y familiares.

El Times of Malta[4] refirió que la empresa maltesa confirmó al FIAU que es la compañía anónima de la que hablan los medios internacionales como presuntamente involucrada en la legitimación de capitales en representación de Nicolás Maduro. Los voceros de la Portmann dijeron que se habían enterado del asunto a través del “alboroto” que los medios formado con sus informes.

Preocupación de la oposición maltesa

Desde la oposición maltesa, voceros políticos han expresado su preocupación por las informaciones que involucran al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y varios de sus funcionarios y familiares en la trama de corrupción que significa el lavado de dinero de fondos que superan los 511 millones de euros.

Adrián Delia, un político maltés líder de la oposición de esa nación mediterránea, estimó que el gobierno de Malta no tomaba en serio la protección y seguridad en los servicios financieros[5].

Algunos detalles de la demanda en Miami

La demanda penal que cursa en tribunales de Miami impulsada por el Departamento de Seguridad Nacional versaría sobre las cuantiosas sumas que PDVSA asignó mediante contratos fraudulentos y habrían sido legitimados a través de la referida empresa maltesa.

En la demanda se barajan nombres como el de José Vicente Amparan Croquer[6], abogado venezolano reiteradamente mencionado en el litigio, a quien el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha señalado, junto a otros seis venezolanos, de conspirar para cometer lavado de dinero malversado de PDVSA “usando bienes raíces en Miami, Florida y complejos esquemas de inversión falsa”[7].

Un agente de Seguridad Nacional en una declaración jurada dijo que Amparan Croquer está asociado con varios conspiradores, así como con una empresa inmobiliaria que en realidad es un agente de lavado de dinero. Este hombre estaría relacionado con la firma maltesa de la cual se valió para sus operaciones de legitimación de capitales.

En los papeles que se manejan en el tribunal de Miami también ha surgido el nombre de la firma Eaton Capital, una empresa de maletín con sede en Sliema —localidad turística ubicada en la costa este de Malta—  que mantiene vínculos con Portmann Capital Management Limited. Las investigaciones adelantadas han llevado a estimar que Eaton Capital tiene un papel fundamental en la trama de lavado de dinero investigada por agentes federales de los EE. UU.

Portmann Capital sostiene que no ha estructurado ninguna inversión fraudulenta y que tampoco recibió sobornos que, se dice, estarían en el orden de los 20 millones de euros por su supuesta participación en la estafa. Y es que documentos manejados en el tribunal de la Florida señalan que la empresa maltesa habría recibido la citada cifra —USD 20 millones— por lavar el dinero, una cifra que equivaldría al 4 por ciento del total de la operación[8].

Igualmente niega conocer a los hijastros de Nicolás Maduro relacionados con la trama.

Fuentes relacionadas con la investigación dijeron que Portmann informó a las autoridades que había llevado a cabo una minuciosa revisión de sus archivos para identificar a clientes sospechosos y había marcado a aquellos que supuso podrían haber tenido que ver con el asunto. Las cuentas fueron congeladas. La empresa maltesa también informó a las autoridades sobre las sumas de dinero movidas en transferencias electrónicas.

Lo que si habría resultado altamente significativo para las autoridades de la Unidad de Análisis de Inteligencia Financiera de Malta, es que Portmann Capital Management Limited insiste en negar que entre sus clientes se encuentren personas ligadas a PDVSA, una afirmación que no concuerda con los hallazgos de la investigación. Y es que fuentes informativas indicaron que la firma admitió que un abogado venezolano — José Vicente Amparan Croquer— era un cliente de Portmann.

El FIAU había investigado a Portmann Capital Management Limited con anterioridad y se habían encontrado con varias irregularidades que tenían que ver con la debida identificación de la clientela, sus propiedades y controles sobre los mismos, entre otras. Estimaba —y así se lo dio a conocer a la firma y por ello la multó— que no poseía adecuados procedimientos de evaluación y gestión de riesgos.

Cuando se conoció la acción legal que se adelanta en los Estados Unidos, las autoridades de Malta instaron al banco a detener todas las transacciones de todos sus clientes, a la par que solicitaron una declaración de los activos y fondos que posee la empresa en cuestión.

La trama

Entretanto, las investigaciones federales desarrolladas en los Estados Unidos se conocen con el nombre de Operación Money Flight que comenzó como una averiguación sobre ahorros de los demandados por el orden de los USD 78 millones, pero atando cabos llegaron a un asunto mucho sofisticado, una trama de corrupción que se inició en 2014.

Las autoridades creyeron encontrarse con una supuesta conspiración que involucraba operaciones que permitieron malversar 600 millones de dólares mediante el sistema de control de cambio imperante en Venezuela y que provenían de PDVSA a través de sobornos y contrataciones fraudulentas.

Uno de los involucrados terminó convertido en un informante confidencial de las investigaciones.

Determinaron las averiguaciones que ya para mayo de 2015, los dineros malversados alcanzaban la suma de USD 1.200 millones.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Juez de NY acepta evidencias de la fiscalía en caso de empresarios lavadores de dinero de funcionarios chavistas

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El juez de Distrito, William H. Pauley III aceptó la solicitud hecha por la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York de presentar evidencias de fondo y de contexto en el caso que se le sigue a los empresarios del sur de la Florida Luis Javier Díaz y Luis Díaz, acusados de haber usado una empresa de venta de materiales de construcción como un banco para lavar más de 100 millones de dólares a funcionarios del régimen venezolano.

El juicio contra los dos empresarios se iniciará en el 6 de noviembre, para lo cual ya se han realizado las acciones pertinentes a la escogencia del jurado y la preparación de los testigos y las pruebas. 

El gobierno de los Estados Unidos presentó al tribunal las llamadas mociones in limine que buscaban que el juez autorizara la testificación de un experto en los controles de cambio que se han aplicado en Venezuela desde el inicio del gobierno de Hugo Chávez y que el actual mandatario ha mantenido. 

Asimismo, la fiscalía pidió al tribunal que acepte dentro de las evidencias un libro mayor de contaduría donde aparecen registradas las transacciones que se hicieron a lo largo de la conspiración que según los documentos federales se inició en 2009 y duró hasta el 2016.  La corte se reservó para los próximos días la admisión de este instrumento.

En las mociones in limine, la Fiscalía argumentó que con los argumentos del experto,  Daniel Lansberg-Rodríguez los miembros de jurado pudiesen entender cómo marcha el proceso de controles de cambio en Venezuela y el daño que le ha hecho a la economía del país sudamericano. 

En una carta el  fiscal neoyorquino, Joon H. Kim dijo que esperaba que el testigo pudiera ayudar al jurado a identificar a funcionarios y exfuncionarios vinculados a este esquema de lavado de dinero, entre quienes mencionó a  Fidel Ramírez Carreño, (hermano del expresidente de Pdvsa y actual embajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez Carreño); Enrique Rafael Cid, (un contratista que fungió como asesor del exministro de Industria Energía Eléctrica, Jesse Chacón) y el ex viceministro de Energía Eléctrica, Nervis Villalobos Cárdenas.

El juez Pauley ordenó admitir las mociones in limine del gobierno que buscan la presentación a los jurados de evidencia de fondo del contexto, motivación y los efectos de los crímenes por los cuales están siendo acusados Luis Díaz y  Luis Javier Díaz.

Los acusados se les imputa de cuatro cargos, todos derivados de la operación de un negocio de transmisión de dinero sin licencia a través de su empresa exportadora, Miami Equipment, desde aproximadamente 2010 hasta al menos 2016.

Los cargos de que se los acusa son, a saber:

1) Conspiración para operar un negocio transmisor de dinero sin licencia, en violación del Título 18, Código de los Estados Unidos, Sección 371;

2) Operación de un negocio transmisor de dinero sin licencia, en violación del Título 18, Código de Estados Unidos, Sección 1960;

3) Conspiración de lavado de dinero, en violación del Título 18, Código de los Estados Unidos, Sección 1956;


4) Lavado internacional de dinero, en violación del Título 18, Código de los Estados Unidos, Sección 1956 (a) (2) (A).

Seguiremos informando...

viernes, 13 de octubre de 2017

Venezuela se convierte en centro neurálgico del lavado de dinero

Convertido en un coto cerrado en el cual cada vez es más difícil establecer mecanismos de vigilancia y control, Venezuela se ha transformado en centro para la legitimación de capitales derivados del narcotráfico y otras actividades delictivas.

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Aunque el narcotráfico es, a nivel mundial, una actividad ilícita fuente para que cientos de miles de millones de dólares sean dirigidos a los sistemas bancarios y financieros para obtener apariencia de legalidad, la corrupción no puede perderse vista como semillero para que grandes capitales sucios adquieran apariencia de legalidad y reingresen a la economía contaminando las finanzas mundiales.
Es el caso de Venezuela, país en el que ambas actividades ilícitas —narcotráfico y corrupción— han experimentado tal auge, que se ha convertido en un centro neurálgico del que emanan cantidades exorbitantes de dinero mal habido, rumbo a los sistemas financieros para hacerse de una apariencia legal que le permita circular libremente y engrosar así los bolsillos de narcotraficantes y corruptos que terminan moviéndose alegre e impunemente por el mundo.

La advertencia proviene de Robert Mazur, un ex agente encubierto de Estados Unidos y experto en el tema de lavado de dinero, quien en un reportaje publicado el 25 de septiembre de 2017 en The Edge Malaysia Weekly, alerta sobre los avances que se han hecho en esta materia.

Subraya Mazur que en el caso venezolano, la imposibilidad de los Estados Unidos para aplicar la ley dado los múltiples obstáculos emanados de las hostiles relaciones surgidas entre los gobiernos de ambos países en los últimos dieciocho años, han convertido al país suramericano en un foco atractivo para narcotraficantes y lavadores de dinero.

El experto hace notar que en las vigentes condiciones emanadas de tal carácter de relaciones, las autoridades de EE. UU. nunca tendrán acceso a los registros bancarios que permitan identificar los distintos casos de legitimación de capitales. En pocas palabras, mientras el actual gobierno socialista de Nicolás Maduro, sucesor del de Hugo Chávez, se mantenga en el poder, será imposible enfrentar el flagelo del lavado de dinero en la nación. La política adquiere, pues, preponderancia a la hora de atacar o no el delito.

Y es que para Mazur la voluntad política es un elemento clave a la hora de combatir el flagelo de la legitimación de capitales. En tal sentido, refiere que tanto los entes reguladores como los agentes del sector bancario del mundo entero, hacen notar que las regulaciones en los Estados Unidos se han convertido en una especie de saludo a la bandera.

— Mientras mantengan a los reguladores contentos al tener esas cosas en el lugar que los reguladores perciben como importantes, eso será lo más importante antes que detener el lavado de dinero.

El especialista hace referencia a las estadísticas emanadas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, las cuales dan cuenta de que las ventas de drogas ilegales ascienden a 400.000 millones de dólares anuales. "Cuando se combinan con dinero de otras actividades ilícitas, ya sea de armas, robo de tesorería, evasión de impuestos y fraude de cuello blanco, la cifra suma 1.7 billones de dólares al año buscando el secreto de los gobiernos y los servicios de lavado de dinero".

Robert Mazur denuncia una especie de permisividad derivada de la actitud de los altos funcionarios y agentes con altas responsabilidad, ante quienes los lavadores de dinero actúan de mala manera pese a que sus actividades y mala praxis están bien documentadas por los medios.
— Si nos fijamos en Venezuela, hasta ahora ha habido una docena o más de figuras políticas, fiscales, militares u oficiales de inteligencia que han sido acusados de tráfico de drogas o delitos de lavado de dinero por parte de las autoridades estadounidenses.

Sin embargo, efectivamente contra ellos poco es lo que se ha hecho.

Entretanto, el narcotráfico y el lavado de dinero se desarrollan en diferentes puntos del orbe. Malasia, por ejemplo, es un punto de transbordo para las drogas ilícitas provenientes del triángulo de oro de Asia —conformado por Myanmar, Laos y Tailandia— con destino a Europa. "Eso es porque no existe un mercado lo suficientemente grande para el suministro de drogas que salen del Triángulo de Oro", dice.

Pese a todo lo pernicioso que conlleva el tráfico de drogas. Robert Mazur estima que las drogas no son el mayor peligro para las sociedades pues, a su parecer, la corrupción atenta mayormente contra el mundo.

— Esto es porque la corrupción socava el libre albedrío del pueblo y de los gobiernos legítimos. Si nos fijamos en los cárteles de la droga en Europa, Venezuela se ha convertido en un lugar de trampolín para las drogas destinadas a los países de África Occidental. Así, usted verá muchos países en vías de desarrollo en África Occidental cuyo liderazgo está siendo constantemente tentado con la corrupción por los cárteles.

Nuevas vías para la legitimación de capitales

Robert Mazur asegura que de la aplicación de controles para evitar que se produzca el lavado de dinero, han surgido en el seno de las organizaciones criminales internacionales nuevas vías para lograr el objetivo de lavar las fortunas derivadas del narcotráfico y otras actividades ilícitas.

En afán de convertir en lícito el dinero mal habido es una preocupación permanente de los entes criminales, los cuales mantienen una búsqueda permanente para innovar en la legitimación de capitales. Para ellos es imprescindible inyectar a los sistemas financieros a la mayor brevedad el dinero manchado. Transformar miles de millones de dólares provenientes del narcotráfico y de otras actividades ilícitas en dinero legítimo es una necesidad imperiosa para quienes requieren transferir estos capitales sin el temor de que puedan ser confiscados.

Eso sí, Mazur advierte que no existe una fórmula mágica, un método único para identificar el lavado de dinero, sino una serie de mecanismos que permiten seguir la ruta de los fondos de manera más eficiente.

En el reportaje de The Edge Malaysia Weekly, Robert Mazur da a conocer cuáles son los avances que se han experimentado en esta materia y para ello cita el escándalo surgido en torno al banco 1Malaysia Development Bhd (1MDB), donde las investigaciones han llevado a estimar que más de 1 mil millones de dólares ingresaron a las cuentas bancarias personales del primer ministro de Malasia, Najib Razak, provenientes en su mayor parte del fondo de inversión estatal 1MDB. El político ha negado todas las acusaciones en su contra pero la situación ha dado pie a  una crisis política de gran envergadura en el país asiático. Del mismo modo, el banco 1MDB niega también las irregularidades y se muestra dispuesto a cooperar con las autoridades.

Se trata de un caso que, en consideración de Mazur, guarda muchas similitudes con un escándalo que tuvo lugar en 1991 con el Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI) de Luxemburgo, una entidad con sucursales en más de 70 países y el cual sirvió para blanquear dinero proveniente de narcotraficantes colombianos.

Para ilustrar esta creencia, Mazur indica que el caso de 1MDB se asemeja con el BCCI en virtud de que en el expediente del banco de Luxemburgo se demuestra que  lavaron fondos robados de la tesorería, lo cual involucró a varios funcionarios afiliados con BCCI, quienes terminaron apoderándose ilegalmente de cientos de millones de dólares. El ex agente estima que muchas de las técnicas que operaron en el BCCI pueden haber sido utilizadas en el 1MDB.

Refiere Mazur que en el del BCCI las personas involucradas crearon un sinnúmero de situaciones e inversiones en torno a activos sobreevaluados. Luego, los beneficiarios de los fondos involucrados en la conspiración, tomaron el dinero excedente y se lo repartieron con los oficiales del banco.

El BCCI emitió préstamos a dos entidades extraterritoriales sustentados en su solvencia financiera, pero en realidad no eran más que corporaciones offshore sin activos. En esta operación se llevaron a cabo movimientos de dinero para beneficiar a los altos oficiales del banco y, de esta manera, lavaron el dinero del tesoro del banco que dirigieron a sus bolsillos.

Otra manera de retirar el dinero fue mediante préstamos ficticios que se redireccionaron a Pakistán para financiar su proyecto de armas nucleares, apunta Mazur.

— Pero era una mina de dinero que el BCCI controlaba, la cual es muy parecida a 1MDB, donde algunas de las personas con control tenían una mala intención y participaron en esquemas para robar activos de sus fondos. Para mí, hay un paralelo entre los dos.

Mazur se desempeñó en el Servicio de Impuestos Internos (IRS), el Servicio de Aduanas que en la actualidad es parte del Departamento de Seguridad y la Agencia de Control de Drogas en los Estados Unidos donde llegó a tener especial figuración en una de las más grandes operaciones encubiertas de todos los tiempos. Este hombre logró infiltrarse durante dos años en el cartel de Medellín que controlaba el capo colombiano Pablo Escobar en la década de los ochenta. Mazur se hizo pasar por un hombre de negocios de New Jersey. También es autor (2009) del libro “The Infiltrator: My Secret Life dentro de los Dirty Banks” (El infiltrado: Mi vida secreta dentro de los bancos sucios)

Reitera que no existe una “bala de plata”, una fórmula que facilite identificar el lavado de dinero. "Hay cientos de técnicas de lavado de dinero. Eso es lo que hace que sea tan difícil de identificar. No tengo una bala de plata para decir que esa es la única manera”.

Poner la mirada en China

Robert Mazur llama a poner los ojos en China, país que se ha vuelto sumamente atractivo para los legitimadores de capitales, pues allí los controles de capital han dado lugar a que los ricos procuren distintas maneras para sacar su dinero de la nación asiática a través del mercado negro.

Subraya que China es en la actualidad una de las más grandes zonas de libre comercio, lo cual la convierte en una meca para el lavado de fondos ilícitos que, a menudo, se configuran en efectivo.

También cita a Macao y Hong Kong como otras zonas atractivas para esta actividad de legitimación de dinero, pues en ellos es sumamente fácil deshacerse del efectivo y son ideales para la realización de transacciones por capas, las cuales permiten transferir dinero de China a través de Hong Kong con facilidad para la compra de bienes.

El experto dice que China es igualmente atractiva para el lavado de dinero, por cuanto allí las compañías farmacéuticas carecen de rigurosos controles, lo que facilita que los precursores químicos que se utilizan para el procesamiento de drogas puedan adquirirse con facilidad.

En opinión de Mazur, China ocupa un puesto peligroso respecto al lavado de dinero en la historia del submundo de la droga, aunque por otro lado se posiciona bien por cuanto los narcóticos no están destinados a ser distribuidos en esa nación asiática, sino en Europa y las Américas.

Por tanto, China sólo es atractiva para los narcotraficantes como un centro de lavado de sus capitales a través de la compra de bienes. También interesa China al mundo criminal por la posibilidad de comprar productos falsos que luego son muy bien vendidos en el mercado latinoamericano obteniendo excelentes ganancias.

Para la policía occidental es sumamente difícil obtener registros bancarios detallados de los clientes dado la complejidad de su sistema legal. "Es un poco más fácil en algunas de las jurisdicciones más tradicionales, como Panamá, con las cuales han desarrollado.

La vigilancia es importante

En el mundo del lavado de dinero existen muchos factores de confluencia, por lo que es fundamental mantener una vigilancia permanente, en virtud de que sus protagonistas innovan constantemente y cuentan con gran cantidad de recursos y experiencia convirtiéndolos en un adversario difícil de hacerle seguimiento.

Por otra parte, al servicio de la legitimación de capitales actúa una gran cantidad de profesionales de todo tipo, como abogados, banqueros, proveedores de servicios financieros, entre otros. Esta industria criminal está dispuesta a pagar muy bien por las mejores mentes que les ayuden a realizar actividades de mucha sofisticación para enmascarar las operaciones de lavado de miles de millones de dólares.

Del mismo modo, Robert Mazur apoya el desarrollo de los sistemas de seguridad cibernética para el control del lavado de dinero, pues sin ellos, sería una "pesadilla" para las instituciones financieras combatir el flagelo.

Mazur reitera que la vigilancia y el control son fundamentales para detectar el lavado de dinero y a sus protagonistas, puesto que es una actividad criminal muy tentadora que cada vez logra atraer a más y más personas que se suman a esta actividad delictiva.

“La vigilancia constante es necesaria... con el fin de tratar de educar al sector financiero sobre la importancia del programa de cumplimiento contra el blanqueo de dinero. Al mismo tiempo, es muy importante que las instituciones financieras tomen una mirada realista respecto a lo que se están haciendo cuando hay un problema de esta naturaleza".

En Asia los bancos han sido receptivos a estos llamados y están implementando programas contra el lavado de dinero y están cumpliendo con los procedimientos. De hecho, se ha establecido que el gasto anual de los bancos en Singapur, Malasia, Indonesia, China y Hong Kong alcanza los 1.500 millones dólares en sistemas de monitoreo de transacciones de lavado de dinero.

Y en Venezuela, ¿qué se está haciendo para enfrentar el delito de legitimación de capitales?