Mostrando entradas con la etiqueta Victor Vargas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Victor Vargas. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de noviembre de 2019

Estas fueron las recomendaciones que se formularon para salvar al Banco del Orinoco en Curazao

Cuatro fueron los escenarios propuestos por los expertos, quienes planteaban desde la venta y transferencia de las acciones a un tercero, el traspaso a otros bancos en el grupo, la liquidación de la entidad o su conversión en una entidad extranjera.


Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un memorando confidencial elaborado por expertos pertenecientes a una reconocida firma de abogados de Curazao, fue presentado a las autoridades del Grupo Financiero BOD, planteando la posibilidad de aplicar alguno de los cuatro escenarios que recomendaron para salvar al Banco del Orinoco N.V., entidad que, finalmente, fue intervenida y liquidada por el Banco Central de Curazao y San Martín.
   El documento fue elaborado por HBN Law[1], un bufete de abogados fundado en 1938 en Curazao, líder tanto en esa isla como en el resto del Caribe.

El memorando

Un borrador de memorando confidencial fechado el 5 de octubre de 2018 y elaborado por los abogados Eric R. de Vries[2] y Chris van Amersfoort[3] de la firma HBN Law, estaba dirigido a Jesús Escudero, director legal del Grupo Financiero BOD cuyo contenido planteaba los distintos escenarios que ese despacho visualizaba  con relación al Banco del Orinoco N.V.

   Refería el memorando, en primer término, que el  BDO se encontraba establecido en Curazao gracias a una licencia de institución de crédito internacional otorgada por el Banco Central de Curazao y San Martín (CBCS) bajo la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994, P.B. 1994, Nº 4, estando registrada como un banco internacional no consolidado.

  La comunicación planteó cuatro escenarios proporcionando una visión general de alto nivel de los requisitos legales y reglamentarios para cada uno de ellos.

   Dichos escenarios planteaban, primero, una venta y transferencia de todas las acciones del capital del BDO a un tercero comprador; segundo, (i) una transferencia de acuerdos con clientes más grandes a otros bancos en el grupo BDO, (ii) una terminación de acuerdos con clientes más pequeños del BDO seguido del pago del saldo de cuentas a dichos clientes; y (iii) que el BDO continuara como un banco de inversión/crédito documental para ciertos clientes comerciales; tercero, (i) y (ii) del escenario 2, (iii) una liquidación de BDO; y cuarto, una conversión del BDO en una entidad extranjera.

   Para la elaboración del documento, los abogados de HBN Law revisaron la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito y sus actualizaciones; la licencia bancaria emitida al Banco del Orinoco (Bonaire) N.V. de fecha 12 de septiembre de 1994, número 94-11.502; las versiones en inglés y en español del BDO sobre los términos y condiciones generales de la entidad; los términos y condiciones de los certificados de depósito de BDO; los estatutos de BDO modificados por última vez el 5 de marzo de 2009; otras leyes o reglamentos de aplicación general en Curazao que estimaron relevantes.
   Se advirtió que el memorando no describe ningún aspecto fiscal o laboral de los escenarios.

Primer escenario

  La venta y transferencia de acciones en BDO es el primer escenario planteado por HBN Law, para lo cual debía cumplirse con una serie de requerimientos y requisitos legales y reglamentarios.

  Los requerimientos legales contemplaban, primero, la venta y transferencia de acciones, lo cual en instituciones tipo N.V. puede ocurrir a través de una escritura privada o notarial de transferencia de acciones y el reconocimiento de la misma por parte de la compañía o la notificación de la transferencia a la compañía por orden judicial.

  Luego, refería que de acuerdo a los estatutos del Banco del Orinoco, la venta y transferencia de sus acciones por parte de un accionista estaba sujeta al otorgamiento del permiso respectivo por parte del Banco Central de Curazao y San Martín; así como a la obligación de ofrecer dichas acciones a los coaccionistas, si correspondiera.

  En el orden reglamentario, los requisitos estaban referidos, primero, a lo establecido en el artículo 23 (2) (c) de la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994, que prohíbe vender o transferir acciones directa o indirectamente en una entidad de crédito sin la aprobación previa del Banco Central.

  Se remitieron a un memorando de política sobre la venta o transferencia de acciones emitido por el Banco Central de Curazao y San Martín referido a las instituciones de crédito supervisadas, las cuales requieren de la aprobación previa. En tal sentido, explicaron que una venta o transferencia de acciones en una entidad de crédito supervisada se encuentra sujeta a la aprobación previa por escrito del Banco Central.

  Desde el banco en cuestión, la oficina de administración debe informar por medio de una carta al CBCS su intención de vender o transferir acciones de los actuales accionistas, ofreciendo detalle de las razones por las cuales las acciones se venden o transfieren, así como acerca de la contraprestación pagada por acción por los nuevos accionistas.

  El Banco Central debía revisar los antecedentes y planes de los posibles accionistas quienes serían evaluados de acuerdo a los estipulado en el artículo 3 (2) (d) de la ordenanza relativa a la identidad, posición financiera y las referencia e historial de los mismos.

Se indica que existen tres tipos de accionistas:

a. Los nuevos accionistas siendo personas físicas, quienes individualmente no pueden tener más del 5 por ciento de las acciones en circulación de un banco y más del 25 por ciento en total para todas las personas físicas, a menos que el Banco Central otorgue una dispensa. Los aspirantes a nuevos accionistas deben enviar un cuestionario personal al CBCS, un certificado de buena conducta y referencias bancarias de instituciones donde hayan mantenido una relación de larga data.

b. Los nuevos accionistas como empresas o instituciones no bancarias, las cuales para convertirse en accionistas de una institución de crédito, deben someterse a los requerimientos del Banco Central, tales como cuestionarios personales de sus directores gerentes; estados financieros auditados de los últimos tres años de la empresa/institución; estatutos sociales; un cuadro de grupo que contenga un resumen de todas las empresas e instituciones del grupo, incluida la empresa matriz y los beneficiarios finales.

c. Nuevos accionistas siendo una entidad de crédito supervisada, las cuales deben presentar al CBCS una declaración de la autoridad supervisora del país de origen que indique que no tiene objeciones contra la inversión de la institución bajo su supervisión en un banco establecido localmente y que ejerce una adecuada supervisión consolidada de la entidad de crédito. Igualmente debe entregar los estados financieros auditados de los últimos tres años y un cuadro de grupo con la información al Banco Central.

   Por otra parte, el Banco Central de Curazao y San Martín puede solicitar información adicional de los nuevos accionistas si estimare que la información presentada es insuficiente para formar y una opinión adecuada sobre la identidad, la situación financiera y los antecedentes de los posibles accionistas.

Segundo escenario

  HBN Law plantea como segundo escenario la transferencia/terminación de acuerdos con clientes y la continuación del Banco del Orinoco NV.

   Para llevar a cabo la transferencia de acuerdos con clientes es necesario que los acuerdos puedan ser pasados por una parte a otra mediante una escritura privada que requiere el consentimiento de la contraparte.


     Tal como ocurre con la mayoría de las instituciones de crédito, el BDO establece en sus términos y condiciones generales una disposición en la cual la contraparte brinda su cooperación por adelantado para una transferencia asignación (parcial) de la relación de crédito. Así ocurre con los certificados de depósito del BDO. El despacho de abogados advirtió que al momento de redactar el memorando, no habían revisado aún la cuenta modelo de los acuerdos de depósito que el BDO usa con sus clientes, pero alertaron que la redacción de dicha disposición y los hechos y circunstancias dados de la transferencia de los acuerdos, requieren determinar si la cooperación que se ha brindado de antemano es suficiente.

    En caso de que el BDO no hubiera incluido dicha disposición en el acuerdo con sus clientes, podría considerar transferir los acuerdos con sus grandes clientes a su afiliado sobre la base de un "consentimiento implícito". De este modo, solamente los clientes que se opongan a dicha transferencia dentro de un cierto plazo se excluirían de la transferencia. Advierten que si algunos clientes lleguen a oponerse posteriormente a una transferencia al haber expirado el plazo, dicha transferencia puede no considerarse válida.

  Este segundo escenario contempla también la terminación de cuentas de clientes y certificados de depósito, para lo cual, en el primer caso, el BDO podría cerrar en cualquier momento cualquier cuenta mantenida por el cliente después de haber enviado un aviso por escrito cinco días hábiles  —o el período requerido o permitido por ley— a partir de la fecha en que el cliente recibió o se considera que recibió dicha notificación. Tanto el cliente como el BDO tienen derecho en todo momento a notificar la finalización de la relación.

  Respecto a los certificados de depósito, el BDO se reserva el derecho de decidir unilateral y discrecionalmente sobre la precancelación o la no renovación del depósito sin la necesidad de explicar las razones para hacerlo sin responsabilidad u obligación de compensar. El Banco del Orinoco pondrá a disposición del cliente el monto del depósito más los intereses generados hasta la fecha.

   Se alerta de que aun cuando los términos y condiciones generales del BDO permitían la terminación de la relación y el cierre de cuentas por parte de la entidad, al igual que también lo contemplaban los términos y condiciones de los certificados de depositario y la jurisprudencia lo dicta en función de los hechos y circunstancia, el Banco del Orinoco debía tener una base convincente para dicha terminación.

    Para llevar a cabo las transferencias de cuentas de clientes debían cumplirse una serie de normas, tal como lo establecido en el artículo 23 (1) (e) de la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994, que prohíbe que una entidad de crédito proceda a una reorganización corporativa o financiera sin la aprobación previa del Banco Central de Curazao y San Martín. El CBCS podía establecer algunas condiciones para aprobar la transferencia.

   Se observa que la ordenanza y las notas explicativas de la misma no especifican lo que corresponde a una "reorganización corporativa o financiera". Partiendo de que la legislación holandesa contiene una disposición similar a la de la ley de Curazao, se establece que la reorganización corporativa debía contemplar una situación en la que las actividades de una entidad de crédito se transfieren a una nueva estructura corporativa, es decir, una escisión de una parte de la empresa en una nueva subsidiaria.

  Refirieron que por analogía con la legislación holandesa, la transferencia de ciertos clientes depositarios a otros bancos dentro del grupo BDO requeriría probablemente la aprobación previa por escrito del Banco Central, ya que esto podría calificar como una reorganización financiera o corporativa.

 En caso de terminación masiva de cuentas de clientes probablemente requerirá la aprobación previa del Banco Central por escrito, sobre la base de que esto puede calificar como una reorganización financiera o corporativa.

  Se preveía que siempre que el BDO continuara cumpliendo con los requisitos de la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994 y su licencia bancaria, podía continuar haciendo negocios como un banco de inversión/crédito documental para ciertos clientes comerciales.

Tercer escenario

   Seguidamente, el memorando de HBN Law a Jesús Escudero hacía referencia al tercer escenario, el cual contemplaba la transferencia/terminación de acuerdos con clientes y la liquidación del Banco del Orinoco N.V.

  Para ello regirían algunos de los requisitos legales y reglamentarios referidos en el escenario anterior, mientras que la liquidación se llevaría a cabo de acuerdo a lo pautado en la legislación y las normas del Banco Central de Curazao y San Martín.

     El memorando indica que una institución tipo N.V. solo se puede disolver si hay fondos suficientes para pagar a todos los acreedores y asumir todos los costos de liquidación. En caso de que la empresa no pudiera pagar a todos sus acreedores, los accionistas debían proporcionar medios financieros adicionales. Se advertía que en caso de que durante la liquidación, los liquidadores se dieran cuenta de que las deudas de la compañía exceden los activos y, en consecuencia, que algunos acreedores permanecerían impagos, estarían en la obligación de informar la quiebra de la compañía al Tribunal en Primera Instancia, a menos que todos los acreedores conocidos de La compañía acuerden por escrito la continuación de la liquidación.

    Explicaba el documento que los procedimientos de liquidación del BDO se iniciarían mediante una decisión de la junta general de accionistas, lo que requeriría de un voto mayoritario de las tres cuartas partes de la misma, así como también de no menos de 3/4 del capital social emitido del  Banco del Orinoco.

    Señalaba el documento que la decisión de los accionistas de liquidar la empresa debía incluir, entre otras cosas, la fecha a partir de la cual la empresa entraría en liquidación; los nombres de los liquidadores si no son las mismas personas/entidades que los directores gerentes de la compañía; las tareas y poderes especiales para los liquidadores, si los hay.

    Agregaban que, los directores gerentes de una empresa también pueden actuar como liquidadores, en particular si los accionistas no habían designado otros liquidadores, quienes pueden ser bien individuos o personas jurídicas. Se indicaba que los liquidadores tendrían poderes similares a los de los directores gerentes, a menos que los estatutos de la empresa o la naturaleza misma de las tareas de los liquidadores indiquen lo contrario.

   Correspondería a los liquidadores, pagar a todos los acreedores y resolver los asuntos de la empresa, por lo que al cumplimiento de dicho fin deberían dirigirse todas sus acciones.

   HBN Law refirió que los liquidadores debían seguir una serie de pasos para llevar a cabo su labor, tales como registrar su nombramiento como liquidadores y la fecha en que la liquidación comenzaría en el Registro de Comercio de Curazao; anunciar la liquidación y su fecha en la Gaceta Nacional; presentar una "cuenta de finalización" o "plan de distribución" al Registro de Comercio de Curazao; y asegurar que a partir de la fecha de liquidación, la compañía agregara las palabras "En liquidación" después del nombre de su empresa en todas las publicaciones, correo, etc.

   Del mismo modo, los documentos a presentar al Registro de Comercio de Curazao debían en incluir la leyenda "Cuenta de finalización" si solo hay un accionista o un "plan de distribución" si la empresa cuenta con más de un accionista. Se debía incluir una confirmación de que se pagaría a todos los acreedores y que el excedente de liquidación, de corresponder, se distribuiría al accionista o accionistas en proporción a sus acciones.

  La liquidación pudiera finalizar tan pronto como todos los acreedores fueran pagados y los asuntos de la empresa se hubieran resuelto adecuadamente.

   Se advirtió que la finalización de la liquidación de la empresa no significaría automáticamente el final de la empresa, pues esta sobreviviría mientras hubiera activos ocultos.

   El liquidador podía decidir pagar una distribución anticipada si la posición financiera y los estatutos de la empresa lo permitían.

  Los liquidadores deberían indicar en las cuentas finales, el nombre y la dirección de un custodio de los libros quien deberá mantener estos y los registros de la empresa durante un período de al menos diez años después de la finalización de la liquidación.

  HBN Law refirió en el memorando que la liquidación debía regirse de conformidad con el artículo 26 de la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994, estando el BDO obligado a notificar por escrito al Banco Central sobre una decisión de liquidación total o parcial o sobre la liquidación o la venta directa o indirecta de su establecimiento en Curazao y ejecutar dicha decisión bajo la supervisión y de acuerdo con las instrucciones del CBCS.

Cuarto escenario

   Por último, el memorando de HBN Law se refirió al cuarto escenario relativo a una conversión del Banco del Orinoco N.V., lo cual debe cumplir con una serie de requerimientos legales entre ellos la exigencia de la legislación de Curazao, que plantea que una entidad puede convertirse en una entidad extranjera, lo cual es conocido también como una conversión saliente. Para ello, la compañía continuaría existiendo en la forma de compañía elegida según las leyes extranjeras aplicables.

    Los abogados explicaron que una conversión de salida requiere, primero, que la junta general de accionistas así lo decida unánimemente sobre una propuesta del consejo de administración. De este modo, tres cuartas partes de la junta directiva del Banco del Orinoco N.V. debía votar a favor, siempre y cuando igualmente, no menos de 3/4 del capital social emitido del banco estuviera representado.

   Igualmente, sería necesario elaborar una escritura notarial que contemple la toma de decisión de la conversión saliente, acompañada de un documento emitido por una persona u organismo autorizado bajo las leyes de la entidad extranjera para establecer la conversión saliente en una entidad extranjera o la incorporación de dicha entidad extranjera, cuyo documento contiene los estatutos o reglas similares que gobernar la entidad extranjera después de la conversión.

  También debe presentarse una declaración que indique el "requisito de continuación" firmada por la persona u organismo u otro experto en el área de derecho de la entidad extranjera.

   Un notario de derecho civil en Curazao, a más tardar tres meses y después de cinco semanas antes de la ejecución de la escritura de conversión, debía notificar la conversión prevista en un periódico curazoleño y en la Gaceta Nacional de Curazao. Este requisito podía obviarse cuando el interés corporativo de la empresa lo requiera.

   Un notario de derecho civil en Curazao debería depositar la escritura y los anexos en el Registro de Comercio de Curazao y cancelar el registro de la empresa en el mismo.

  Apunta el memorando que la conversión saliente se vuelve inviolable cuando la empresa se da de baja del Registro de Comercio de Curazao, a menos que luego se compruebe que no cumplió con el "requisito de continuación", lo que se tomará como que la conversión no se hubiera producido.

   Luego de un mes de haberse producido la notificación y haya aparecido el anuncio de conversión saliente en el periódico local y en la Gaceta Nacional, cada acreedor o contraparte contractual de la empresa tiene derecho a presentar una objeción a la conversión ante el Tribunal de Primera Instancia en Curazao sobre la base de que se les perjudicaría en su posición de acreedor o contraparte contractual. Esta solicitud debe indicar qué garantía, cambio de contrato, disolución o compensación es exigida y el Tribunal determinará lo aplicable.

   Se subrayó que el tribunal podía imponer una obligación a la compañía de pagar una compensación con respecto a un cambio o disolución del contrato para que entre en vigencia a partir de la fecha de conversión en adelante.

   Se alerta que aunque no existen disposiciones reglamentarias específicas relativas a una conversión saliente de una entidad de crédito, está se estima que esté regida por el artículo 23 (1) (e) de la Ordenanza de Supervisión de Instituciones Bancarias y de Crédito 1994 que prohíbe una reorganización corporativa o financiera sin el aprobación previa del Banco Central y requerir permiso de este en vista de la modificación de los estatutos sociales derivada de la conversión, lo cual, de otra manera está prohibida.

    Finalmente, HBN Law refirió que el Banco Central de Curazao y San Martín trata una conversión saliente de la misma manera que un cese de actividades, aplicando por ello las políticas aplicables sobre la conversión saliente tanto como sea posible.











[1] HBN Law. https://hbnlaw.com/

[2] HBN Law. Eric de Vries. https://hbnlaw.com/eric-de-vries/

[3] HBN Law. Chris van Amersfoort. https://hbnlaw.com/chris-van-amersfoort/

martes, 19 de noviembre de 2019

Auditoría pone en evidencia un enorme esquema de irregularidades en el Banco del Orinoco N.V. propiedad de Víctor Vargas Irausquín

 Víctor Vargas renunció al Consejo Supervisor del Banco del Orinoco NY el 4 de octubre de 2018, pero eso no impidió que siguiera ejerciendo el poder para autorizar 'singularmente' las transacciones de las inversiones de la institución financiera intervenida.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Un informe de auditoría ordenado por las autoridades del Banco Central de Curazao y San Martín sobre los activos de inversión del Banco del Orinoco N.N, propiedad 100 por ciento del banquero Víctor Vargas Irausquín, revela un esquema de irregularidades e inconsistencias que conllevaron a la intervención de la institución financiera alegando violación de las Disposiciones y Directrices sobre la Detección y Disuasión del Blanqueo de Capitales y la Financiación del Terrorismo para Instituciones de Crédito de ese país.  
   Un documento en nuestro poder muestra el conjunto de inconsistencias encontradas en el Banco del Orinoco NV,  que fueron reflejadas en informe de auditoría realizado por  la firma un Ernst & Young Services Ltd. para determinar el estado real de todos los activos de inversión de BONV. Los resultados de esta auditoría fueron fundamentales a la hora de decidir la intervención del banco filial del Grupo Financiero BOD en la isla antillana.

   En enero de 2019, el Banco Central de Curazao y San Martín (CBCS) contrató a la firma Ernst & Young Services Ltd. (EY)[1] con el objetivo de que revisara e investigara la situación del Banco del Orinoco N.V. (BONV), cuyo informe final se presentó poco tiempo después, en mayo del citado 2019, en el que quedaron en evidencia una serie de irregularidades con respecto a los dominios de correo electrónico de los custodios de la entidad bancaria.

   EY es una empresa del Reino Unido especializada en servicios de aseguramiento, impuestos, transacciones y asesoramiento perteneciente al grupo EY Global Limited destinados a “generar confianza en los mercados de capitales y en las economías de todo el mundo”.

El informe final

   Se explica que en fecha, 19 de septiembre de 2018, la empresa KPMG Curazao que actuaba como auditora del Banco del Orinoco NV (BONV), dio a conocer que esa institución presentaba una serie de inconsistencias y contradicciones en la información de seguridad, razón por la cual no podrían completar la auditoría sobre las declaraciones financieras del BONV del año 2017. En tal sentido, KPMG se remitió a la normativa que rige a las auditorías y solicitó que se llevara a cabo una investigación sobre los flujos de inversión del BONV.
   Este pedido igualmente fue remitido al Banco Central de Curazao y San Martín, por lo que el ente emisor, solicitó el 21 de septiembre de 2018 una prueba de la existencia de todos los activos de inversión de BONV a través de un tercero independiente. El mismo día, el BONV remitió un informe de fecha 6 de septiembre de 2018 emitido por la empresa contratada el Banco del Orinoco llevado a cabo por la firma auditora venezolana BDO Martínez, Perales & Asociados.

   El 8 de octubre de 2018, el Banco Central de Curazao y San Martín advirtió al BONV que el informe emitido por BDO Martínez, Perales & Asociados no ayudaba a determinar la existencia y la propiedad de los activos invertidos.

    Por ello fue contratada la firma Ernst & Young Services Limited (EY) por parte del CBCS el 2 de enero de 2019 para que llevara a cabo una revisión independiente y validación de inversiones mantenidas por el Banco del Orinoco NV (BONV), con los distintos custodios extranjeros responsables de su gestión de los valores de inversión.

   El trabajo encomendado a Ernst & Young Services Limited (EY) consistía en revisar y validar las inversiones del Banco del Orinoco NV con los tres custodios extranjeros, TMF Grupo H Pte. Ltd. (Singapur), Vistra S.A. (Ginebra) y Welden Securities S.A. (Uruguay).

   El CBCS solicitó a EY el 8 de enero de 2019 incluir un custodio extranjero adicional, a saber, Farringdon Asset Management Pte. Limited (Singapur).

   Para llevar a cabo su evaluación, EY supervisó el alcance, los plazos, los protocolos de comunicación y los factores críticos de éxito; revisó la información de custodia disponible para comprender la naturaleza y los valores relativos de las carteras de seguridad de inversión de cada entidad de custodia; revisó los estados financieros 2016 (auditados) y 2017 (borrador), cartas de gestión, así como la correspondencia entre BONV y sus (antiguos) auditores, KPMG Curazao; revisó los acuerdos contractuales disponibles entre BONV y los cuatro custodios; revisó la documentación disponible en relación con las transferencias de carteras de seguridad entre custodios; obtuvo cartas de autorización de CBCS y BONV para contactar a los custodios directamente; comparó las confirmaciones independientes firmadas recibidas de cada custodio con las confirmaciones y cronogramas previamente proporcionados a CBCS por BONV en diciembre de 2018; visitó el All Bank Panamá, donde se encuentra la función de Tesorería del BOD Financial Group, para entrevistar a personas clave y para obtener y revisar la documentación original en relación con los valores de inversión y los acuerdos de custodia; se revisó y conciliaron las confirmaciones de inversión de custodia y los estados de cuenta de efectivo con los respectivos tickets de negociación y los cronogramas de inversión proporcionados por BONV a CBCS para el año 2018.

   EY contactó a Evert Rakers, director gerente de TMF Group, Curazao; a Kim Leng Siaw, director gerente de TMF Group, Singapur; a Bertrand Kirszbaum, Director de relaciones de Vistra Group, Ginebra; a Ana Isabel González, jefe de inversiones de Farringdon Asset Management; a Carlos Casarotti, propietario de Welden Securities.

    Igualmente se entrevistó a Joel Santos, director del BONV; René Römer, director gerente local de BONV; Santo Alonso, director de BONV; Marvin Pacheco, gerente de tesorería de BOD Financial Group; Domingo Infante, soporte de operaciones corporativas de BOD Financial Group; y a Jesús Escudero, director legal del BOD Financial Group.

    El reporte advierte que su objetivo es únicamente proporcionar información al Banco Central de Curazao y San Martín (CBCS), por lo que EY no asumirá ninguna responsabilidad ante ningún otro usuario del mismo, alertando que “Cualquier otra persona que elija confiar en nuestro informe lo hace bajo su propio riesgo”.

    También alertan de que las personas entrevistadas en el CBCS y BONV para la realización del informe, son las únicas responsables de las respuestas dadas a las consultas; por tanto subrayan que en razón de muchos de los documentos revisados por EY eran copias escaneadas de originales, no están en capacidad de determinar que sean “una verdadera representación de los originales”. Refieren que a la fecha de la elaboración del informe, había documentos pendientes de ser recibidos, lo cual “ha afectado negativamente nuestra capacidad de concluir nuestra observación/hallazgos en algunas áreas”.

Comienzan los hallazgos

   EY indica que sobre la revisión y validación independiente de las inversiones del BONV con cuatro custodios con sede en Singapur, Suiza y América Latina, se constató que al 31 de diciembre de 2018, la entidad bancaria tenía valores de inversión por el orden de USD  1.16 mil millones, de los cuales solamente se pudieron confirmar USD 854 millones de dicho saldo.

  Así el valor de mercado de la inversión de cartera del BONV la apreciamos a continuación, al igual que el porcentaje que cada una de las inversiones representa:

   EY, ante el hecho de que solamente pudieron confirmar parte de la inversión, amplió la revisión hasta el 31 de enero de 2019.

   Se obtuvieron confirmaciones firmadas de forma independiente en relación con la existencia, el valor y el título de las inversiones, directamente de los representantes principales designados de cada custodio.

Los resultados fueron:
   La Directora Gerente de TMF, Kim Leng Siaw, entregó un cronograma en el que se confirman los valores de inversión (USD 339,9 millones), pero reveló que los bonos estaban en manos de la firma Cartera de Inversiones y no del BONV.

   Entretanto, el CEO de Farringdon, Martin Young, confirmó los valores de inversión (USD 114,7 millones) e informó que los bonos se mantienen a nombre de BONV.

  Por su parte el director gerente de Vistra, Walter Stresemann, confirmó que los valores de inversión (USD 578,8 millones) y que los bonos se mantienen a nombre de BONV.

   El director de Welden, Carlos Casarotti, también confirmó que los valores de inversión (USD 116,5 millones) y los bonos estaban a nombre del BONV.

   La inconsistencia, por tanto la representan los valores en manos de TMF por USD 339,9 millones.

   Asimismo, el equipo del Banco del Orinoco declaró que el resto del portafolio A de TMF con un valor nominal de USD 356 millones, fue transferido a Farringdon el 23 enero de 2019 y que los valores estaban en manos de la referida empresa a nombre de BONV.

Validación de Farringdon

   En fecha 15 de marzo de 2019, el CEO de Farringdon, Martin Young confirmó que el valor nominal de la cuenta Nº BDO0002817, el cual era de era de USD 468 millones al 31 de enero 2019. Dijo que los valores eran propiedad de BONV.

   EY comparó la declaración de confirmación de Farringdon al 31 de enero de 2019 con el valor de transferencia del portafolio TMF de USD 356 millones del 23 de enero de 2019 proporcionado por BONV. Los valores nominales de los valores transferidos se conciliaron con los valores enumerados en la confirmación de Farringdon.

   Dado que TMF ya no es un custodio de inversiones de BONV, EY confirma haber recibido validaciones independientes e independientes en las relaciones con los tres custodios en curso de la cartera de seguridad de inversiones de BONV.

   Vistra con 48 por ciento, Welden con 13 por ciento y Farringdon con 39 por ciento.

Problemas de control

  La empresa auditora refiere que durante la validación de inversiones, notaron varios problemas de control importantes, los cuales podrían afectar la supervisión y la gestión de los valores de inversión de BONV.

    En primer lugar indican que Víctor Vargas renunció al Consejo de Supervisión de BONV el 4 de octubre de 2018, por lo que no tiene ahora posición de dirección en relación con BONV. Sin embargo advierten que, con base en los acuerdos de custodia provistos, Vargas aún tiene el poder de autorizar singularmente las transacciones de inversiones de BONV en relación con los fondos administrados por Vistra de Welden, aunque ya no tiene ningún estatuto con el Banco del Orinoco NV.

   Con relación al contrato entre BONV y TMF, EY precisa que aunque se proporcionó un formulario de cuenta de custodia a nombre de BONV, el acuerdo de servicio real proporcionado es entre la empresa matriz de BONV, Cartera de Inversiones Venezolanas C.A. y TMF Singapore H Pte. Ltd, en oposición a un acuerdo directo con BONV para la gestión de la cartera de inversiones.

   Sobre el contrato entre BONV y Farringdon, EY encontró que de acuerdo al Registro Comercial de la Cámara de Comercio e Industria de Curazao, el BONV está registrado con el número 64808 con su sede legal en Curazao. Sin embargo, el acuerdo inicial de gestión de Farringdon proporcionado por BONV declaró inexactamente que la entidad bancaria está incorporada y existe según las leyes de Antigua registrada con el número 2367. EY recibió el 12 de abril de 2019, un acuerdo de gestión revisado con fecha del 26 de marzo de 2019, que indica que BONV está incorporado y existe según las leyes de Curazao, registrada con el número 64808 (0).

   Vistra entregó un acuerdo de mandato como un formulario de cuenta de apertura pero no se ofreció información acerca de la naturaleza de los servicios de gestión de inversiones que esta empresa proporcionará al Banco del Orinoco, ni ningún detalle sobre su papel como custodio/administrador de fondos.

    EY se percató de que el acuerdo de mandato proporcionado por BONV fechado el 30 de noviembre de 2017, está a nombre de Vistra International SA, aunque el formulario de cuenta estaba a nombre de Vistra (Ginebra) SA). Kirszbaum, director de Relaciones de Vistra Ginebra SA, verificó que la firma del acuerdo de mandato pertenecía a Walter Stresemann, Director Gerente de Vistra. Se supo que Vistra International es una subsidiaria directa de Vistra Ginebra.

   Con relación a la declaración que revela que los valores de TMF no están en manos de BONV sino de Cartera de Inversiones, el Banco del Orinoco no pudo proporcionar ningún documento que comprobara tal afirmación.

  Por otra parte, EY observó que Carlos Casarotti es el único corresponsal de Welden Securities en todos los correos electrónicos, contratos y confirmaciones proporcionados con relación a la cuenta de custodia, presumiéndose que también sobre él recaiga la supervisión y revisión de la información de la cuenta proporcionada.

  Alerta EY que para realizar la verificación no se le entregaron documentos originales, sino copias escaneadas y capturas de pantalla de elementos clave. Igualmente denuncian inconsistencias en el formato de algunas de las confirmaciones de custodia proporcionadas previamente a Banco Central de Curazao y San Martín por el BONV.

  Se advierte que el Director de BONV pareciera ser el único responsable de tomar decisiones de inversión y que el monitoreo de las estrategias de inversión y demás operaciones se lleva a cabo posteriormente a que se realicen las transacciones.

  Refieren que Santo Alonso gira instrucciones verbales con respecto a la compra, venta o transferencia de valores de inversión.

   Entretanto, el Gerente de Tesorería declaró que los tickets del acuerdo se firmaron una vez que se completaron las transacciones, pero no entregó evidencia de acuerdo firmados en relación con la compra o venta de los valores de BONV.

Supervisión de inversiones

   El informe de EY hace mención a que algunos saldos mensuales de las carteras de seguridad de inversión de terceros incluidas en las actas de ALCO no coincidían con los saldos respectivos que figuran en las confirmaciones de custodia.

  También había inconsistencias en algunos de los valores de compra y venta enumerados en las minutas de ALCO en comparación con los cronogramas de inversión proporcionados por el Banco del Orinoco.

    La separación de funciones en la tesorería del BONV es limitada, en razón de que las actividades de las lleva esencialmente el director de la entidad y el gerente de tesorería de manera verbal.

   Se constató que en el último estado financiero auditado de BONV fue el correspondiente al 31 de diciembre de 2016. Igualmente, desde el 14 de noviembre de 2018, no opera el Consejo de Supervisión.

  Inconsistencias también se observan en la información de contacto personal proporcionada por BONV respecto al personal designado por los custodios, a quienes se debe contactar para informar sobre las cuatro carteras de inversión bajo revisión.

Calidad de la cartera de inversiones

   EY evaluó la calidad de los valores de inversión declarados por el BONV al 31 de enero de 2019 y se observó que 57 por ciento —USD 517 millones— de la cartera no tiene grado de inversión.

  Advierte que los mayores riesgos asociados con estas inversiones podrían tener implicaciones significativas en los cálculos de pérdidas crediticias esperadas por el Banco del Orinoco, de acuerdo a los instrumentos financieros.
   El Banco del Orinoco NV respondió —luego de que EY presentara el 19 de marzo de 2019 un borrador de su informe al Banco Central de Curazao y San Martín— que "si bien hemos tomado nota del contenido del informe, limitaremos nuestros comentarios sobre el alcance acordado".
  Así, el BONV continuó reiteró que EY recibió validaciones independientes en relación con los tres custodios en curso de los valores de inversión de esa entidad.

  El Banco del Orinoco se limitó a decir que tomarían las medidas apropiadas a ser implementadas respecto al resto delos hallazgos de EY.

El BOD Financial Group

A continuación se presenta la conformación del BOD Financial Group:

 Víctor Vargas aparece como el propietario beneficiario final del 100 por ciento del Banco del Orinoco, N.V.
    Como ya se apuntó, el Departamento de Tesorería del Grupo BOD solamente entregó copias escaneadas y capturas de pantalla a EY para realizar la validación y verificación de las inversiones del BONV.

   También se alertó que algunos documentos clave, como la contractual, parecía estar incompleta.

   EY observó inconsistencias entre los documentos recibidos y algunas de las confirmaciones de custodia proporcionadas previamente al Banco Central de Curazao y San Martín por el por BONV.

   Por ejemplo, notaron problemas con la autenticidad del logotipo en confirmaciones anteriores (octubre de 2018) proporcionadas por TMF al CBCS. Las confirmaciones presentadas del 31 de enero de 2018 al 30 de junio de 2018, igualmente carecían de logotipos.

Procesos de aprobación

   Se refiere en el informe que el 20 de febrero de 2019, EY mantuvo una reunión con el director del BONV, de apellido Alonso; con el gerente de tesorería del Grupo BOD, Pacheco; y el director legal del Grupo BOD, apellidado Escudero, para informarse acerca de los procesos y procedimientos de BONV en materia de compra, venta o transferencia de valores de inversión.

  Allí se conoció que Alonso giraba instrucciones verbales al Gerente de Tesorería con respecto a esto, puesto que no se requerían aprobaciones formales por escrito. Se entendió que Santos es el único responsable de tomar estas decisiones de inversión. Las tareas de monitoreo de las operaciones se llevan a cabo luego de realizadas.

  Se conoció que luego de que el gerente de Tesorería recibe las instrucciones verbales de Santos, se genera un ticket de acuerdo al que se le hace una captura de pantalla y el físico va al archivo.

  El Gerente de Tesorería precisó que los tickets del acuerdo se firman luego de completarse las transacciones, pero no proporcionaron pruebas de ello.

  El reporte indica que en fecha 18 de enero de 2019, el BONV remitió una lista de personas de cada uno de los cuatro custodios, a objeto de contactarlos y recabar información sobre las inversiones.

  EY notó que para el Grupo TMF, el BONV declaró que Toini Niekoop sería el punto de contacto, pero desde agosto de 2018 en adelante esta persona ya no trabajaba en TMF.

  Otra inconsistencia captada fue que las direcciones de correo electrónico proporcionadas por BONV para Toini Niekoop, toini.niekoop@tmfsingapore.com no coincidían con el dominio oficial del Grupo TMF que es "tmf-group.com".

   Se observó que  para Vistra, la dirección de correo electrónico que figura en parte de la correspondencia enviada a CBCS por el Director de Relaciones de Vistra Ginebra, Bertrand Kirszbaum, era Bertrand.kirszbaum@vistragroup.net en lugar del custodio de dominio normal, "vistra.net".

  Entretanto, para Farringdon, la dirección de correo electrónico utilizada en las cartas enviadas por BONV al custodio del Director de Inversiones, Ana Isabel González, era anaisbel.gonzalez@farringdonam.com en lugar del dominio normal del custodio "farringdon.com.sg".

Evaluación de la cartera del BONV

  La Tesorería del Grupo BOD entregó el 2 de febrero de 2019, un programa de inversiones declaradas del BONV al 31 de enero de 2019.

  Esta información se usó para evaluar la calidad de los valores de inversión declarados de BONV al 31 de enero de 2019, basándose en los niveles de calificación crediticia establecidos por las principales agencias (Moody's, S & P y Fich).

   Esto permitió constatar que el 57 por ciento —USD 517 millones— de la cartera no es de grado de inversión, lo cual podría tener implicaciones significativas en los cálculos de pérdidas crediticias esperadas de BONV.
Sobre TMF Singapore H Pte Ltd

  El reporte de EY informa que TMF Singapur H Pte. Ltd. es una organización global ubicada en 83 jurisdicciones en todo el mundo que ofrece servicios para empresas, mercados de capitales, así como soluciones de riqueza para empresas familiares.

   Al 31 de diciembre de 2018, TMF gestionaba el 28 por ciento del total de los valores de inversión de Banco Del Orinoco N.V. (BONV), los cuales se mantuvieron en una cuenta TMF llamada Cartera A. Esta cuenta estaba identificada con el número 358365-793.

  Otra cuenta custodia de TMF para Cartera De Inversiones Venezolanas C.A, denominada Portafolio B, era la identificada con el número 358365-795. A criterio de EY, la Cartera B contenía valores de inversión mantenidos por terceros y, como alternativa, no se incluyó en la cartera de seguridad de inversión de BONV como se informó al CBCS.

   Al 31 de diciembre de 2018, los saldos de las cuentas eran, para 358365-793, Cartera A de USD 325 millones (valor de mercado) y de USD 339 millones (valor nominal).

  Entretanto, la cuenta Nº 358365-795, Cartera B, tenía un valor de mercado de USD 73 millones y un valor nominal de USD 97 millones.

Preocupaciones sobre el contrato entre TMF y BONV

  EY consultó acerca de los contratos/acuerdos relativos a la gestión y el control de los valores de inversión del Banco del Orinoco gestionados por TMF y recibió una serie de documentos entre los cuales están, a saber, el acuerdo de servicio entre Cartera De Inversiones Venezolanas C.A. y TMF Singapore H. Pte. Ltd.; el alcance de los servicios y tarifas, que detalla los servicios y tarifas que se proporcionarán a BONV; el formulario de cuenta de custodia donde se muestra información básica del cliente para BONV en relación con la cuenta de custodia Nº 358255-793, Portafolio A.

  EY determinó que el acuerdo de servicio es entre la empresa matriz de BONV, Cartera de Inversiones Venezolanas C.A., y TMF Singapore H Pte. Ltd., en oposición al acuerdo directo con BONV para la gestión de la cartera de inversiones. La participación de BONV solo se menciona en parte de la documentación que detalla las tarifas y la emisión de la carta de confirmación.

  Se indica que si bien no recibieron el acuerdo de servicio BONV, sí le entregaron un "Formulario de cuenta Custody" a nombre de BONV que indica que "TMF Singapur actuará como administrador y custodio de la cuenta bancaria". También declaró que "los activos depositados en la cuenta de custodia pertenecen al patrimonio del Bank in Curazao".

  De acuerdo con el formulario de cuenta de custodia, los firmantes autorizados eran Víctor Vargas, Santos Alonso (Director del BONV) y Marvín Pacheco (gerente de tesorería del Grupo BOD).

   El 20 de febrero de 2019, EY le consultó al Director Jurídico del Grupo Financiero BOD,  Jesús Escudero, si había algún acuerdo adicional de servicio del TMF relacionado directamente con BONV, a lo que respondió que lo entregado eran los únicos acuerdos archivados.

   EY contactó el 28 de enero a la Directora Gerente de TMF Singapur, Siaw, para confirmar de forma independiente los valores y títulos de los valores de inversión en poder de TMF al 31 de diciembre de 2018 para la Cartera A (cuenta Nº 358365-793).

  Siaw respondió el 11 de febrero de 2019 que "Banco del Orinoco no es nuestro cliente en nuestros registros y, por lo tanto, no recibimos instrucciones de ellos para divulgar información". Siaw le solicitó a Santos Alonso, Director de BONV que aclarar el malentendido.

  El 13 de febrero de 2019, Siaw entregó a EY un cronograma que confirmaba los valores de inversión del 31 de diciembre de 2018 para Portafolio A, cuenta Nº 358365-793 el cual indicaba que los valores estaban en manos de Cartera de Inversiones Venezolanas.

  Los días 19 y 20 de febrero, el Banco Central de Curazao y San Martín solicitó que TMF confirmara a nombre de quién se mantienen los valores de inversión dentro de la Cartera A.  Siaw reiteró que “los valores están en manos de Cartera de Inversiones Venezolanas, C.A. para el Banco del Orinoco N.V.

  El 20 de febrero de 2019, EY le preguntó a Joel Santos y Santos Alonso, directores de BONV y a representantes clave del Grupo Financiero BOD, acerca de los valores de inversión de TMF a nombre de Cartera de Inversiones Venezolanas CA y confirmaron que el acuerdo es entre esta última y TMF. Sin embargo, los valores de los inversores están a nombre de BONV en el extracto bancario.

   EY no recibió documentación física de las transacciones para respaldar que las inversiones fueron a nombre de BONV.

   La empresa auditora estableció que el valor nominal de los valores en la confirmación de la Cartera A, cuenta Nº 358265-793, a saber USD 339.882.700, coincide con los valores nominales en la lista de cartera de inversiones proporcionada a CBCS de BONV para diciembre de 2018.

  Se observó que la Cartera A tenía una pequeña variación en los precios generales del mercado (variación promedio del 0.2 por ciento, es decir, USD 744.274) debido a diferencias en los precios individuales de mercado utilizados por valor en la confirmación del Grupo TMF recibida el 13 de febrero de 2019, como en comparación con la lista de la cartera de inversiones proporcionada al CBCS para diciembre de 2018. Esto tal vez obedezca a diferencias de tiempo en el precio de mercado utilizado.
  EY revisó detalladamente y concilió las confirmaciones de inversiones de custodia/estados de cuenta de efectivo, tickets de negocios y programas de ventas/compras de inversiones proporcionados por la Tesorería del Grupo de BOD, con los respectivos programas de inversiones proporcionados por BONV a CBCS para el año 2018.

   Se observó que para la Cartera A, cuenta Nº 358265-793, las inversiones vistas en las confirmaciones de custodia durante el período de enero a diciembre de 2018, coincidieron con los valores comprados, vendidos y transferidos durante el mismo período.

TMF Singapur H Pte. Ltd

   Se dice en el reporte de EY que TMF rescindió su contrato con Cartera de Inversiones Venezolanas C.A. de acuerdo con las representaciones hechas por BONV.

  Al 31 de diciembre de 2018, TMF transfirió cuatro valores a Farringdon Asset Management, confirmando esta última que dichos valores son propiedad exclusiva de BONV. El resto de la cartera se transfirió en enero de 2019.

   Sobre la finalización de servicios se indica que el 27 de junio de 2018, el director de BONV, Santos Alonso, fue informado por parte del director de relaciones de TMF, que los servicios finalizarían 90 días a partir de dicha fecha.

   El 8 de octubre de 2018, TMF envió una carta formal a Cartera Inversiones Venezolanas C.A. para informar que el acuerdo de servicio finalizaría y que el último día para el contrato de servicio era el 8 de enero de 2019. Se envió una carta similar a BONV haciendo referencia a un acuerdo de servicio hecho el 2 9 de enero de 2018.

  La finalización de los servicios fue confirmada de forma independiente por Siaw en un correo electrónico de fecha 13 de febrero de 2019.

  Por otra parte, entre noviembre y diciembre de 2018, TMF transfirió cuatro valores a Farringdon Asset Management por un total de USD 115 millones de valores a Serbia por USD 13 millones, a Egipto por USD 30 millones, a Guatemala por USD 31 millones, a El Salvador por USD 41 millones.

   EY notó que estas transferencias se documentaron en informes de inversión semanales enviados al CBCS desde el BONV. También confirmó este valor de transferencia en la confirmación de Farringdon de diciembre.

  Agrega que según las cartas proporcionadas por BONV, la transferencia final de la cartera de TMF ocurrió el 23 de enero de 2019. Las cuentas receptoras fueron para Portafolio A, la Nº 358265-793 por USD 356 millones. Para el Portafolio B, la cuenta Nº 358265-795 por USD 77 millones.

   De acuerdo al criterio de EY, existen varios problemas con la información proporcionada sobre la transferencia de valores de TMF a Farringdon, como el hecho de que la carta formal de terminación enviada por esta última el 8 de octubre de 2018 hace referencia a un acuerdo de servicio con fecha del 28 de enero de 2018, pero el único acuerdo de servicio proporcionado hasta la fecha por BONV tenía fecha del 30 de noviembre de 2016.

  A la fecha del informe, EY no había recibido confirmación independiente sobre las transferencias de enero de 2019 del saldo de Cartera A y B, con valores nominales de USD 356 millones y USD 77 millones, respectivamente, desde TMF hasta Farringdon.

  EY pidió información adicional de TMF respecto a la transferencia anterior, pero Siaw de TMF manifestó que Carteras de Inversiones Venezolanas C.A. no la autorizó a ponerse en contacto con un tercero y que no responderían a correos electrónicos adicionales.

Farringdon Asset Management Pte. Ltd.

   El informe pasa a referirse a Farringdon Asset Management Pte. Ltd., una organización con sede en Malasia y Singapur que ofrece soluciones de gestión de activos externos a sus clientes. Esta firma se convirtió en custodio de BONV el 21 de noviembre de 2018.

   Desde esa fecha hasta diciembre de 2018, Farringdon recibió transferencias de cuatro valores previamente administrados por TMF.

   Al 31 de diciembre de 2018, Farringdon administraba el 10 por ciento del total de la cartera de inversiones de BONV en la cuenta de custodia BDO 0002817, con un valor de mercado de USD 108 millones y un valor nominal de USD 115 millones.
   EY entiende que en enero de 2019, el saldo del Portafolio A de TMF (valor nominal USD 356 millones) junto con el Portafolio B de TMF (valor nominal USD 77 millones) se transfirió de TMF a Farringdon.

   Cuando EY consultó sobre los contratos/acuerdos aplicables entre BONV y Farringdon en relación con la gestión o supervisión de los valores de inversión del Banco del Orinoco, recibió una copia del acuerdo de gestión entre BONV y Farringdon fechada el 22 de noviembre de 2018.

   En este acuerdo se observó que según el Registro Comercial de la Cámara de Comercio e Industria de Curazao, el BONV está registrado con el número 64808 con su sede legal en esa isla, pero el acuerdo de gestión entre BONV y Farringdon establece que BONV es "una compañía debidamente constituida y existente bajo las leyes de Antigua, registrada bajo 2367". A esto, BONV declaró que se trataba de un error involuntario, ya que la misma plantilla utilizada para abrir la cuenta de otro banco dentro del Grupo Financiero BOD domiciliado en Antigua se usó inadvertidamente en la configuración de este acuerdo. Farringdon ha sido informado y actualmente se está evaluando una versión revisada.

   El 12 de abril de 2019, EY recibió un acuerdo de gestión revisado de BONV con fecha del 26 de marzo de 2019 que incluía cambios en el número de registro, corregido a "64808 (0)" de acuerdo con el número de registro comercial real de BONV.

 El acuerdo ahora establece que BONV es una compañía debidamente constituida y existente bajo las leyes de Curazao, que tiene su sede legal en Curazao.

Víctor Vargas fue removido como firmante autorizado para actuar en nombre del banco.

  Le preocupa a EY respecto al contrato entre Farringdon y BONV, que según los acuerdos de gestión previstos (del 22 de noviembre de 2018 y el 26 de marzo de 2019), los firmantes autorizados para actuar en nombre del banco son Víctor Vargas, Rene Römer, Santos Alonso y Marvín Pacheco.

Problemas con la propiedad de las inversiones

     EY se contactó el 28 de enero con la Directora de Inversiones de Farringdon Asset Management, la señora González, para confirmar de forma independiente los valores y títulos de los valores de inversión en poder de esa firma al 31 de diciembre de 2018 dentro de cuenta Nº BDO 0002817.

   En fecha 18 de febrero de 2019, Joyce Kam, Gerente de Cumplimiento y Operaciones de Farringdon Asset Management remitió una carta firmada por su CEO, Martin Young, la cual incluía un cronograma adjunto que confirmaba los valores de inversión del 31 de diciembre de 2018.

   Young confirmó que, "según nuestro conocimiento, todos los valores mostrados en esta declaración son propiedad del Banco del Orinoco", y que Farringdon tiene, "ningún conocimiento de reclamos de terceros" de estos activos. Sin embargo, EY apunta que las inversiones transferidas desde TMF se mantuvieron previamente a nombre de Cartera de Inversiones Venezolanas C.A.

   El 20 de febrero de 2019, Joel Santos y Santos Alonso, junto con representantes clave del Grupo Financiero BOD fueron consultados sobre la transferencia entre TMF y Farringdon y el título de los valores de inversión. La respuesta fue que todos los valores de TMF habían sido transferidos a Farringdon antes del 23 de enero de 2019, y los valores estaban a nombre de BONV. Como respaldo de las transferencias proporcionaron correspondencia enviada desde BONV a TMF y Farringdon los días 22 y 23 de enero de 2019 junto con otra información proporcionada semanalmente informes de inversión enviados al CBCS desde BONV.

    Al comparar las declaraciones de confirmación recibidas de Kam y Young, EY observó que el valor nominal de los valores en la confirmación de la cuenta de custodia Nº BDO 0002817 por USD 114.725.000, coincide con los valores nominales en la lista de cartera de inversiones proporcionada a CBCS de BONV para diciembre de 2018.

   Respecto a la Cartera A, EY observó una pequeña variación en los precios generales del mercado debido a diferencias en los precios individuales de mercado utilizados por valor en la confirmación de Farringdon Asset Management recibida el 18 de febrero de 2019, en comparación con la lista de la cartera de inversiones proporcionada al CBCS para diciembre de 2018.

  EY notó que para la cuenta de custodia Nº BDO 0002817, las inversiones vistas en las confirmaciones de custodia durante el período de enero a diciembre de 2018, coincidieron con los valores comprados, vendidos y transferidos durante el mismo período.

   Pese a que  Young también confirmó que "todos los valores mostrados en esta carta son propiedad del Banco del Orinoco y no tenemos conocimiento de ningún reclamo de terceros sobre estos activos al 31 de enero de 2019", EY notó que las inversiones transferidas desde TMF se mantuvieron previamente a nombre de Cartera de Inversiones Venezolanas C.A.

   Al comparar el estado de cuenta de confirmación de Farringdon de la cuenta Nº BDO 0002817 al 31 de enero de 2019, con la confirmación de la Cartera TMF A del 31 de diciembre de 2018 proporcionada por Siaw de TMF Group Singapore, se observa que el valor nominal del 31 de enero de 2019 de la cuenta era de USD 468.829.700, que difiere del valor nominal de la lista de cartera A proporcionada por TMF al 31 de diciembre de 2018 por USD 128.947.000.

   Según la confirmación proporcionada, esta variación se relaciona con los valores mantenidos o vendidos en España, Rusia, Colombia y Estados Unidos por un valor nominal neto de USD 14.222.000 que pudieron haber sido comprados o vendidos entre la fecha de la confirmación de TMF y la fecha de la transferencia de los valores. También tiene que ver con valores transferidos de TMF a Farringdon antes de la confirmación del 31 de diciembre, es decir, valores mantenidos en Egipto, El Salvador, Guatemala y Serbia, que ascienden al resto de la variación por USD 114.725.000.

Sobre Vistra Geneva SA

    Vistra Geneva SA integra una organización global presente en 46 jurisdicciones en todo el mundo, que ofrece una gama de servicios para clientes corporativos, administradores de fondos, clientes privados y dueños de negocios.

   Al 31 de diciembre de 2018, Vistra administraba el 49 por ciento de la cartera de inversiones del Banco Del Orinoco N.V. en una cuenta de custodia Nº 58974199. A dicha fecha los saldos eran: Valor nominal de USD 578 millones y un valor de mercado de USD 573 millones.
   El punto de contacto que BONV proporcionó en Vistra fue el Director de Relaciones a cargo de la cuenta, Bertrand Kirszbaum.

  EY manifestó su preocupación respecto al contrato entre Vistra y BONV refiriendo que solicitaron al BONV todos los contratos/acuerdos aplicables entre ambas entidades en relación con la gestión y supervisión de los valores de inversión del Banco del Orinoco y este entregó un formulario de "Cuenta de apertura" entre BONV y Vistra (Ginebra) SA, fechado el 10 de octubre de 2017.

   EY advirtió que el documento proporcionado es una solicitud para abrir una cuenta de Vistra en lugar de un acuerdo contractual formal entre las partes; que no hubo descripción de los honorarios o servicios que proporcionaría Vistra (Ginebra) SA; que no se entregaron los términos y condiciones que regían la relación entre las partes.

   El Director Jurídico del Grupo Financiero BOD, informó que el formulario de cuenta de apertura del 10 de octubre de 2017 era todo lo que estaba disponible pero posteriormente entregó al Banco Central de Curazao y San Martín un "Acuerdo de mandato" de fecha 30 de noviembre de 2017 que estaba a nombre de Vistra International SA.

  EY observó que los signatarios autorizados que figuran en el formulario de cuenta de apertura y el acuerdo de mandato provisto, con fecha 10 de octubre de 2017 y 30 de noviembre de 2017, respectivamente, eran:
   EY le solicitó al Director de Relaciones de Vistra Ginebra SA, Kirszbaum, que confirmara los valores y títulos de los valores de inversión en poder de esa firma al 31 de diciembre de 2018 en la cuenta Nº 58974199 y este remitió un cronograma firmado por Walter Stresemann, Director Gerente de la empresa y una comunicación firmada por Kirkrbaum en la confirmaba que "según nuestro conocimiento, todas las inversiones y saldos de efectivo son propiedad al 100% de BDO".

  El 20 de febrero de 2019, los directores del BONV confirmaron que todos los valores de inversión administrados por Vistra están en manos de BONV.

 EY determinó que el valor nominal de los valores en la confirmación de la cuenta Nº 58974199, USD 578.796.800, coincide con los valores nominales en la lista de cartera de inversiones proporcionada a CBCS por BONV para diciembre de 2018.
   EY observó una pequeña variación en los precios generales del mercado debido a diferencias en los precios individuales de mercado utilizados por valor en la confirmación de Vistra Geneva SA recibida el 15 de febrero de 2019 en comparación con el listado de cartera de inversiones proporcionado al CBCS para diciembre de 2018.

  La empresa auditora revisó y concilió las confirmaciones de inversiones de custodia/estados de cuenta de efectivo, tickets de negocios y programas de ventas/compras de inversiones de inversión proporcionados por la Tesorería del Grupo de BOD, con los respectivos programas de inversiones proporcionados por BONV a CBCS para El año 2018 y notó que para la cuenta Nº 58974199, las inversiones vistas coincidieron con los valores comprados, vendidos y transferidos durante el mismo período.

Sobre Welden Securities S.A.

  Desde el 10 de febrero de 2016, Welden Securities S.A. se convirtió en custodio de BONV y, al 31 de diciembre de 2018, administraba el 13 por ciento de la cartera de inversión general de BONV en la cuenta de custodia Nº 1815.

   Los valores nominales y de mercado a dicha fecha eran de un valor nominal de USD 160.498.000  y un valor de mercado de USD 156.245.743.

El punto de contacto que BONV proporcionó en Welden es el Director, Carlos Casarotti.

  EY determinó que Welden Securities opera desde oficinas en Uruguay y Paraguay.
   El contrato entre Welden y el BONV provisto es un documento resumido de una página firmado por Carlos Casarotti (Director de Welden Securities S.A.) y Joel Santos (Director de BONV).

Actuaban en nombre de las partes:
    EY contactó a Casarotti para confirmar los valores y títulos de los valores de inversión en poder de Welden al 31 de diciembre de 2018 dentro de la cuenta Nº 1815 y este ofreció un calendario confirmando los valores de inversión, así como una carta en la que revelaba que "se declara que las inversiones y los saldos de efectivo descritos en los documentos adjuntos son propiedad exclusiva de Banco Del Orinoco NV".

   EY observó que el único corresponsal de Welden Securities en todos los correos electrónicos, contratos y confirmaciones proporcionados a EY y CBCS en relación con la cuenta de custodia Nº 1815 ha sido Carlos Casarotti, quien pareciera ser el único responsable de la supervisión y revisión de la información de la cuenta proporcionada. Esta persona, según lo indagado, es el único director y propietario de Welden Securities.

  El 20 de febrero de 2019, los directores del BONV junto con representantes del Grupo Financiero BOD confirmaron que todos los valores de inversión administrados por Welden están en manos de BONV, como se indica en la carta de confirmación proporcionada por Casarotti.

 Se determinó que el valor nominal de los valores en la confirmación de la cuenta Nº 1815, USD 160.498.000, coincide con los valores nominales en la lista de cartera de inversiones proporcionada a CBCS de BONV para diciembre de 2018.

   Igualmente, EY observó una pequeña variación en los precios generales del mercado debido a diferencias en los precios individuales de mercado utilizados por valor en la confirmación de Valores Welden recibida el 13 de febrero de 2019 en comparación con la inversión listado de cartera proporcionada al CBCS para diciembre de 2018.
    Se determinó que en la cuenta Nº 1815, las inversiones vistas en las confirmaciones de custodia durante el período de enero a diciembre de 2018, coincidieron con los valores comprados, vendidos y transferidos durante el mismo período.