Mostrando entradas con la etiqueta Venezuela narcotráfico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Venezuela narcotráfico. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Piloto venezolano, dueño de la empresa Aeroquest LLC, pagó condena en EEUU por narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Una falsa información que corrió como pólvora en las redes sociales el pasado 12 de diciembre, daba cuenta de una supuesta picadura que habrían hecho en conjunto la DEA y la DNCD (Dirección Nacional Contra Drogas) en República Dominicana. La nota destacaba el uso de un avión perteneciente a la empresa Aeroquest LLC en el cual habrían encontrado 450 panelas de cocaína. Una llamada para confirmar los datos nos permitió conocer que la operación relatada en la prensa nunca se produjo. Igualmente,  logramos obtener un informe donde se citan las actividades irregulares del piloto venezolano, Alberto Ignacio Ardila Olivares, dueño de la mencionada corporación, registrada en Weston, Florida el 22 de mayo de 2014 bajo el N-L14000083319. La vinculación del piloto con el gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora no fue confirmada por ninguna de las fuentes, ni por los documentos a los tuvimos acceso. 

Ver información aquí.
Pudimos observar que Alberto Ignacio Ardila Olivares se presenta en el ciberespacio como piloto certificado por la FAA. El informe señala que es el protagonista de una exitosa campaña de lavado de imagen cibernética, cuyos asombrosos resultados pueden desviar cualquier investigación que se haga sobre su persona en la red.

Nuestra fuente en República Dominicana nos advirtió que necesitaría tiempo para investigar al sujeto, ya que en las búsquedas de Google aparecían unos 218 mil resultados que vinculan su nombre (como palabra clave) a dominios poderosos que van desde Google news hasta el mismísimo The New York Times. Cuando se hace click a esos más de doscientos mil links, nos lleva a más información falsa sobre Ardila Olivares, la cual está premeditadamente configurada para que el contenido positivo ,generado artificialmente, salga en los primeros lugares y la información real se pierda en el ciberespacio.

Descubrimos fue que Alberto Ignacio Ardila Olivares fue extraditado desde Colombia a los Estados Unidos, donde fue condenado por delitos de narcotráfico y luego deportado a Caracas en 2010. Igualmente, el ahora dueño de la empresa Aeroquest de Weston (Florida), fue acusado de tráfico de armas y de dólares en el caribe. Lo más escandaloso aún, es que Ardina Olivares se le negó uno de los entrenamientos para pilotear aviones grandes, ya que la agencia norteamericana TSA consideró que "es un hombre peligroso para la seguridad de los Estados Unidos".

El documento dice que Ardila Olivares se presenta como piloto certificado de la FAA norteamericana, y con una empresa registrada en los EEUU a pesar que su estatus migratorio no lo permite, motivado a que fue extraditado del país cuando concluyó su condena. En el informe se señala que Ardila Olivares vive en Caracas, Venezuela y tiene dirección fiscal en el estado de la Florida.

Un secreto que el piloto quiere borrar de la internet

En el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia aparece el caso 15-1001, a cargo del juez Harry T. Edward, en el cual se confirma que este hombre de 48 años, fue extraditado desde Medellín, Colombia a los Estados Unidos acusado por delitos de narcotráfico en el año 2006.

Con la firma de la abogada Jason Goldstein del bufete Richards Goldstein LLP, se explica que Alberto Ignacio Ardila Olivares, venezolano, se postuló para asistir a una escuela de aviación certificada por la Administración Federal de Aviación ("FAA") en Francia, para obtener una certificación piloto para volar aviones grandes registrados en Estados Unidos. 

Después de realizar una verificación de sus antecedentes, la Administración de Seguridad del Transporte ("TSA") determinó que Ardila Olivares era un riesgo para la aviación y la seguridad nacional de los Estados Unidos  y se le negó su solicitud de entrenamiento. 

Cuando la TSA determina que un extranjero representa un "riesgo para la aviación o la seguridad nacional", entonces se prohíbe a los instructores de vuelo, escuelas de piloto y centros de entrenamiento de aviación entrenar a ese extranjero, evitando así que los sujetos considerados "peligrosos" puedan certificarse en el pilotaje de aeronaves  grandes registradas en los Estados Unidos. 

En el documento se señala que Ardila Oliveros no es elegible para ser certificado por FAA para volar este tipo de aviones. Ante la negativa del gobierno estadounidense a darle permiso para obtener esa certificación,  Ardila Oliveros contrató a un bufete de abogados que apeló en su nombre ante el tribunal, bajo el argumento que "la TSA no cumplió con los requisitos legales cuando inicialmente rechazó su solicitud de entrenamiento debido a que la agencia no dio motivos para denegar la petición". 

Ver apelación completa aqui.

Asimismo, los abogados aseguraron que la acción de TSA fue "arbitraria, caprichosa, y abusó de discrecionalidad no conforme a la ley". 

Obviamente, durante la querella, la agencia del gobierno norteamericano presentó al tribunal documentos internos, que incluyen las conclusiones de una investigación hecha por la TSA sobre los antecedentes de Ardila Oliveros, así como comunicaciones con respecto a la solicitud del piloto venezolano. 



Dentro de la documentación presentada aparece un reporte de la TSA en la que se señala lo siguiente:

1)Para volar aviones grandes, los pilotos deben obtener una certificación adicional conocida como Clasificación de Tipo 14 C.F.R. § 61.31 (a) (1). 

2) Los extranjeros que buscan capacitación y certificación para operar aviones grandes registrados en los Estados Unidos deben primero obtener autorización de la TSA. 

3) Si la TSA "determina que [un solicitante extranjero] representa un riesgo para la aviación o la seguridad nacional", entonces ese solicitante no es elegible para recibir la capacitación necesaria que
asegure una clasificación de tipo de avión grande de la FAA. 


4) Alberto Ignacio Ardila Olivares es un  piloto extranjero que anteriormente vivió y trabajó en los Estados Unidos. El 14 de febrero de 2007, fue condenado en un tribunal federal de conspiración para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas (cocaína) en violación de 21 U.S.C. § 846. Fue condenado a 80 meses de prisión, seguido de 60 meses de libertad vigilada. 

5) El 17 de diciembre de 2007, la FAA envió a Ardila Olivares una carta revocando su certificación de piloto, efectiva el 7 de enero de 2008. El peticionario fue posteriormente deportado el 3 de marzo de 2010.

6) Después de ser deportado, Ardila Olivares trabajó como piloto en Venezuela. En 2011, se le ofreció la oportunidad de volar un avión grande  registrado en los Estados Unidos, lo que le obligó a recibir la capacitación para obtener la Calificación de Tipo apropiada y luego buscar la certificación apropiada de la FAA. Para lograr estos objetivos, Ardina Olivares solicitó su admisión en una escuela de aviación certificada por la FAA en Francia.  La TSA entonces llevó a cabo una investigación de antecedentes del peticionario. 

7) A pesar de que TSA descubrió la condena por drogas de 2007 de Ardila Olivares,  la TSA le concedió permiso para asistir a la escuela de vuelo. El solicitante completó con éxito la escuela de vuelo y obtuvo su Calificación de Tipo así como varias otras certificaciones de la FAA.

8) En 2012, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos ("GAO") publicó un informe criticando las investigaciones de fondo de los pilotos extranjeros de la TSA. 

9) Si un solicitante no es elegible para admisión en los Estados Unidos y está buscando permiso para asistir a un programa de entrenamiento de vuelo certificado por la FAA fuera de los Estados Unidos, la TSA lleva a cabo una investigación más detallada para determinar si el solicitante presenta un riesgo para la aviación o la seguridad nacional.


9) En 2014, Ardila Olivares recibió otra oportunidad para pilotar un avión grande registrado en Estados Unidos. Aunque sus credenciales generales de la FAA siguieron siendo válidas, la Clasificación de Tipo del Solicitante había expirado. Como antes, Ardila Olivares solicitó permiso para asistir a una escuela de vuelo certificada FAA en Francia, y TSA llevó a cabo -nuevamente- una investigación de antecedentes. 


10) De acuerdo con los nuevos procedimientos de la TSA, la investigación de la agencia indicó que el peticionario era inadmisible para ingresar a los Estados Unidos debido a su condena por drogas de 2007. Como resultado, la solicitud fue remitida para investigación adicional. 


11) La investigación adicional reveló que, además de su condena por drogas de 2007, Ardila Olivares había sido acusado de tráfico de armas de fuego en 1998 en Aruba.  La TSA también descubrió que, a pesar de que había sido deportado sin derecho a regresar a los Estados Unidos, el peticionario mantuvo una dirección local en Massachusetts por casi una década.


12) La TSA canceló la solicitud de capacitación, alegando el estado de inmigración de Ardila Olivares.  El peticionario respondió de inmediato a la TSA, explicando que él trató de asistir a la escuela de vuelo en Francia y no en los Estados Unidos.


13) La TSA realizó una investigación adicional que concluyó que Ardila Olivares era una "Amenaza al Transporte / Seguridad Nacional". El 5 de noviembre de 2014, la agencia envió un correo electrónico negando su solicitud, basada en lo establecido en el Título 49 del Código de Reglamentos Federales [§] 1552.3 (e).

14) El 5 de enero de 2015, Ardila Olivares presentó su petición de revisión ante este tribunal. El 26 de marzo de 2015,  la TSA respondió con todos los detalles de la investigación, incluyendo, entre otros elementos, que en octubre de 2014, Ardila Olivares  presentó la Solicitud de Entrenamiento # 565192, buscando entrenar en Flight Safety International - Paris Learning Center del 10 de noviembre al 17 de noviembre de 2014.

15) La nueva investigación reveló que en 2007,  Ardila Olivares se declaró culpable de conspiración de poseer con la intención de distribuir sustancias controladas y el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Illinois le condenó a ochenta (80) meses de prisión. La condena del peticionario lo hizo inadmisible a los Estados Unidos y llevó a la revocación de su Certificado de Piloto de FAA.  Ardila fue deportado a Venezuela, en marzo de 2010.

16) Igualmente se supo que Ardila Olivares era un traficante internacional de armas de fuego. Hubo pruebas de que Ardila Olivares había participado anteriormente en la exportación de armas y de divisas estadounidenses desde Venezuela, usando para ello aviones privados. "Fue el segundo piloto de un avión que transportaba varias armas y 500.000 dólares que fueron incautados por las autoridades locales en Aruba. Uno de sus asociados fue arrestado en Aruba por el contrabando de armas de fuego", dice el informe.

17) La investigación federal también planteó la preocupación de que Ardila Olivares pueda utilizar su entrenamiento de vuelo para promover los intereses de una empresa criminal, que podría incluir una empresa que intente hacerle daño a los Estados Unidos.

18) LA TSA, a través del programa AFSP (Alien Flight Student Program) negó su solicitud de entrenamiento el 5 de noviembre de 2014 y el tribunal de apelaciones negó definitivamente la solicitud del piloto venezolano.

El informe dice además que cuando Alberto Ignacio Ardila Olivares estuvo ligado a otro piloto venezolano de nombre Henry Wood Alcalá. Asimismo, se hace referencia a un expediente de la justicia venezolana, sellado en el folio Nº 92 y 93 de la Oficina Nacional de Antidrogas (ONA), donde se reporta el caso del avión N-900SA, DC-9/15- que fue detenido con un cargamento de drogas y donde estaba involucrado un tercer piloto, Harry Wood Alcalá. El avión transportaba 5.5 toneladas de cocaína.

A continuación les dejo las imágenes de las búsquedas de Google donde aparece la estrategia de limpieza de imagen puesta en marcha por Alberto Ignacio Ardila Olivares para desviar investigaciones en su contra y esconder así su relación con el narcotráfico y sus intríngulis con su certificación de la FAA.








sábado, 23 de julio de 2016

DEA asegura que un testigo cooperante que participó en primer encuentro de sobrinos de Cilia Flores en Honduras fue asesinado

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En una declaración jurada, el agente Sandalio González, quien participó en el arresto de los sobrinos de Cilia Flores en Haití, dijo que uno de los testigos cooperantes involucrados en el caso de Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, identificado como "CW-1", fue asesinado en el mes de diciembre de 2015 en Honduras. 

González, un agente asignado a la  la División de Operaciones Especiales de la DEA ubicada en Virginia, dijo bajo juramento que alrededor de mayo de 2015, un testigo cooperante (que fue acusado de un delito de drogas en el Distrito Sur de Nueva York, pero que no estaba bajo custodia de los EEUU) comenzó a proporcionar información y ayudar a la DEA en un esfuerzo por obtener un acuerdo de cooperación y, en última instancia, la indulgencia de su sentencia.

González aclaró que el testigo cooperante (CW-1), quien era un traficante de drogas en Honduras y quedó confinado a una silla de ruedas como consecuencia de un accidente, nunca portó equipos de grabación proporcionados por la DEA.

El agente especial antinarcóticos comentó que el 3 de octubre de 2015, el testigo cooperante (CW-1) le informó que un hondureño había lo puesto en contacto con dos venezolanos que estaban interesados ​​en participar en la empresa del tráfico de cocaína. 

En la declaración jurada, González comenta que CW-1 indicó que iba a reunirse con los dos venezolanos en Honduras en aproximadamente 24 horas.  Debido a la poca antelación que CW1 nos dió de la reunión y que dicho encuentro se  iba a realizar lejos de la oficina de la DEA en Tegucigalpa, Honduras, donde por cierto había una movilidad limitada, "no se pudieron hacer los arreglos para proporcionarle a CW-1 un dispositivo de grabación adecuado".


González negó que hubiese autorizado al testigo cooperante o a otro individuo para grabar la reunión, tal como aseguran los abogados de los sobrinos de Cilia Flores. De hecho, en las comunicaciones- sentenció- CW-1 indicó que había intentado grabar la reunión USMG un teléfono celular, pero después informó que no registró el encuentro.
El único testigo cooperante autorizado por la DEA en el primer encuentro de Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas el 4 de octubre de 2015 en Honduras, y que está en la silla de ruedas fue asesinado en diciembre de 2015 en Honduras. El gobierno de los EEUU no reconoce otros informantes en esa reunión.

En la declaración de González aparece la fotografía anexa sobre la cual señala lo siguiente: CW-1 me envió una foto alrededor de octubre de 2015, donde aparecen CW-1, los acusados Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas con otras personas que no conozco y que parecen estar presentes en la reunión. 

El agente de la DEA agrega que "CW-1 no le proporcionó ningún dato u otras fotografías o grabaciones relativas a su primer encuentro con los acusados".

Alrededor del 4 de diciembre de de 2015, se me informó que "CW-1 había sido asesinado".

Según González "ninguna de las otras personas que asistieron a la reunión que se muestra en la foto, actuaron bajo la dirección del gobierno de los Estados Unidos."

Contradicciones del caso

La defensa de los primos Flores pidió suprimir como evidencia las pruebas del encuentro del 4 de octubre de 2015 en Honduras. Aseguró que -según las confesiones de Campos Flores y Flores de Freitas- en esa reunión había varios informantes del gobierno de los Estados Unidos que grabaron con teléfonos celulares.

Los abogados defensores solicitaron a la corte  que obligara al gobierno norteamericano a revelar las identidades de los testigos protegido o informantes que participaron en ese encuentro.

La DEA señala ahora que el único testigo autorizado en ese caso, y que no contaba con equipos de grabación fue asesinado en Honduras en diciembre de 2015. 

La próxima palabra es del juez de la causa Paul Crotty.

miércoles, 13 de julio de 2016

Fiscalía de NY presenta cargos a nuevos implicados en tráfico de cocaína desde Venezuela a EEUU, vía Honduras

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Este miércoles fue bastante movido en la Fiscalía de Nueva York y la Corte del Distrito Sur. Por un lado se informó que en los próximos días se espera que el gobierno de Honduras proceda con la extradición de un acusado en el caso de los sobrinos de Cilia Flores, primera dama de Venezuela. Se trata del ciudadano hondureño Roberto de Jesús Soto García, quien de acuerdo a las evidencias que posee el gobierno norteamericano, fue captado  en diversas grabaciones negociando el traslado de drogas desde Honduras a los Estados Unidos.

Roberto de Jesús Soto García socio de los sobrinos
de Cilia Flores  y Nicolás Maduro
Se conoció que el gobierno de lo Estados Unidos afinó todos los detalles para que su par en Honduras haga entrega del acusado que enfrenta los mismos cargos por los cuales serán juzgados los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Flores de Freitas.

De acuerdo a la acusación del fiscal Preet Bharara, Roberto de Jesús Soto García es un personaje ligado a una poderosa red de tráfico de narcóticos.

Tantos los sobrinos de Cilia Flores como Soto García enfrentarán cargos en los Estados Unidos por conspirar para importar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

El ciudadano de nacionalidad hondureña habría participado en noviembre de 2015 en conversaciones con Flores de Freitas y Campos Flores donde se comprometió a trabajar para que la operación para enviar cientos de kilos de cocaína de alta pureza a territorio norteamericano.

La droga pertenecía a la organización criminal que opera entre Colombia, Venezuela y Honduras, y cuyas cabecillas estarían relacionadas con personajes claves del gobierno venezolano.

La acusación contra Soto García dice que en las reuniones grabadas por la policía, éste accedió a proporcionar información sobre el horario del aeropuerto de la isla hondureña de Roatán, y que cuidaría los detalles para la llegada del avión que transportaba la cocaína.

El documento señala además que Soto García habría acordado tomar medidas para evitar ser detectados por las aduanas de Honduras y aplicación de la ley. 

Fueron presentados cinco hondureños acusados de narcotráfico

Por otro lado, en fiscal Bharara anunció este miércoles que las autoridades estadounidenses tienen en custodia a cinco agentes de la Policía Nacional de Honduras acusados de tráfico de drogas y otros delitos relacionados con armas de fuego. 

Cinco de los seis agentes de policía de Honduras  habían sido acusados anteriormente de conspirar  junto con el hijo del ex presidente de Honduras, Porfirio Lobo para importar cocaína a los Estados Unidos. Los agentes se encuentran recluidos en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York.

Bharara anunció que cinco miembros de la Policía Nacional de Honduras, fueron acusados el 29 de junio de 2016 y a penas dos semanas después, se han entregado a las autoridades para enfrentar cargos.

Los cinco acusados, que llegaron en la tarde de este martes a Estados Unidos y fueron presentados ante el juez federal, Frank Maas esta tarde son: Mario Guillermo Mejía Vargas, Juan Manuel Ávila Meza, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores, y Jorge Alfredo Cruz Chávez. El coacusado  en este caso, Ludwig Criss Zelaya Romero sigue en libertad.

Bharara dijo: "A menos de dos semanas después que se anunciaron cargos contra seis oficiales de  la policía nacional hondureña por participar en una conspiración masiva de drogas, cinco de esos oficiales están bajo custodia en Manhattan. Por presuntamente conspirar para mover toneladas de cocaína desde Honduras a ciudades de Estados Unidos, estos agentes de policía hondureña ahora se enfrentan a estos cargos en un tribunal estadounidense ".

De acuerdo con las alegaciones contenidas en la acusación formal, otros documentos de la corte, y las declaraciones hechas durante los procesos judiciales dicen lo siguiente:

Entre aproximadamente 2004 y aproximadamente 2014, múltiples organizaciones de tráfico de drogas en Honduras y otros países trabajaron juntos, y con el apoyo de los demandados y otros, para recibir cargas de miles de kilogramos de cocaína enviada a Honduras desde Venezuela, a través de las rutas aéreas y marítimas, y para transportar la droga desde el oeste en Honduras hacia la frontera con Guatemala y, finalmente, a los Estados Unidos. 

Para la protección contra la interferencia oficial, y con el fin de facilitar el paso seguro a través de Honduras de cargas miles de kilogramos de cocaína, los narcotraficantes pagaron sobornos a funcionarios públicos - incluyendo algunos miembros de la Policía Nacional de Honduras - quienes daban el acceso a la información sobre las investigaciones en curso, los puestos de control policiales y militares, y las prohibiciones previstas para este tipo de narcóticos. 

Los acusados ​​eran miembros de la Policía Nacional de Honduras y participaron y apoyaron las actividades de tráfico de drogas de, entre otros, Fabio Porfirio Lobo, el hijo del ex presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, quien se declaró culpable de un delito relacionado con el tráfico de drogas en 16 de mayo de 2016. 

En aproximadamente principios de 2014, Lobo acordado proporcionar seguridad y apoyo logístico para el transporte a través de Honduras de una carga de varias toneladas de presunta cocaína que Lobo cree que pertenecía a México del cártel de Sinaloa y que sería importada a los Estados Unidos. 

Lobo acordó proporcionar esta asistencia en el entendimiento de que recibiría un interés financiero en la cocaína valor de más de $ 1 millón en ganancias. 

En junio de 2014, Lobo introdujo a dos traficantes de drogas a los seis acusados. Durante una reunión, los acusados ​​mostraron un mapa de Honduras y los puestos de control policiales ilustrados y una ruta planificada para la cocaína. Durante la misma sesión, los acusados acordaron aceptar un soborno en la cantidad de aproximadamente $ 100.000, y para pagar a sus subordinados un total de aproximadamente $ 200.000 en sobornos adicionales, con el fin de proporcionar seguridad armada para la cocaína, ya que transitó Honduras antes de ser importada en los Estados Unidos.

* * *

Mejía Vargas, 46, Ávila Meza, de 45 años, Zavala Velásquez, de 44 años, López Flores, de 43 años, y Cruz Chávez, de 39 años, han sido acusados de: (1) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, y (2) Conspirar para usar y llevar armas de fuego durante y en relación con, la conspiración  para la importación de cocaína. Si es declarado culpable, estos acusados ​​enfrentan una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua.

****
Lobo,  fue detenido en la República de Haití el 20 de mayo de 2015 y llegó a los Estados Unidos el 21 de mayo de 2015, se declaró culpable ante el juez Schofield el 16 de mayo de 2016, de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos. Lobo está programado para ser sentenciado el 15 de septiembre de 2016, y se enfrenta a una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua.


El fiscal Bharara elogió el trabajo de investigación sobresaliente realizado por  la División de Operaciones Especiales de la Drug Enforcement Administration ( "DEA"), División de Fuerza de Ataque de la DEA de Nueva York  y el Departamento de la Oficina de Asuntos Internacionales de Justicia EE.UU. 

Este caso está siendo manejado por la Oficina Unidad Internacional de Narcóticos y Terrorismo y bajo la asistencia de los fiscales asistentes: Emil J. Bove III, Matthew J. Laroche, y Michael D.