Mostrando entradas con la etiqueta Sanciones Irán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sanciones Irán. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de agosto de 2020

Departamento de Justicia de EE. UU. confirma la incautación de combustible iraní transportado por cuatro petroleros

Por Maibort Petit

  El Departamento de Justicia anunció la interrupción exitosa de un envío de combustible multimillonario por parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), una organización terrorista extranjera designada, que se dirigía a Venezuela. Estas acciones representan la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán por parte del gobierno.

   El 2 de julio de 2020, Estados Unidos presentó una queja en la que buscaba decomisar toda la carga de productos petrolíferos a bordo de cuatro petroleros de bandera extranjera, incluido el M/T Bella con el número 9208124 de la organización marítima internacional (OMI), el M/T Bering con El número IMO 9149225, el M / T Pandi con el número IMO 9105073 y el M / T Luna con el número IMO 9208100). 

El juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos Jeb Boasberg  para el Distrito de Columbia emitió una orden de incautación de la carga de los cuatro buques.

El gobierno anunció que ha ejecutado con éxito la orden de incautación y confiscado el cargamento de los cuatro buques, por un total de aproximadamente 1,116 millones de barriles de petróleo. Con la ayuda de socios extranjeros, esta propiedad incautada está ahora bajo la custodia de Estados Unidos.

Después de la ejecución de la orden de decomiso de Estados Unidos, la marina de Irán abordó por la fuerza un barco no relacionado en un aparente intento de recuperar el petróleo incautado, pero no tuvo éxito. El Comando Central de Estados Unidos publicó ayer un video de la fallida operación iraní. 


Los fondos confiscados con éxito con una conexión con un estado patrocinador del terrorismo pueden dirigirse total o parcialmente al Fondo de Estados Unidos para Víctimas del Terrorismo Patrocinado por el Estado (http://www.usvsst.com/) después de la conclusión del caso.





miércoles, 11 de marzo de 2020

Ali Sadr Hasheminejad, el iraní que trabajó en proyectos de Hugo Chávez, se declaró fanático Barack Obama porque distendió las sanciones contra Irán

  Sard Hasheminejad lucía impecable, vestía un traje azul oscuro, camisa de cuello blanco, y corbata azul. El acusado tiene un manejo de la escena profesional, se notaba que pasó mucho tiempo preparándose testificar. 

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  El iraní, acusado por Estados Unidos de lavar $115 millones de dólares, de fraude bancario y de haber violado las sanciones estadounidenses contra la República Islámica de Irán, testificó en su propio juicio por dos días, negando que haya cometido ilícito con el dinero que obtuvo del proyecto de construcción de viviendas pagado por el gobierno de Hugo Chávez en 2009 de un contrato de unos $ 500 millones aproximadamente.
  Sadr Hasheminejad busca convencer al jurado que es un hombre honesto, brillante y de familia. Desde el estrado, se ha declaró admirador y seguidor del expresidente Barack Obama "porque él trata a los iraníes como su familia, su amigo, nos hablaba a nosotros, al pueblo", dijo mientras quebraba su voz y miraba lleno de emoción a los miembros al panel de 10 mujeres y 5 hombres que tienen la responsabilidad de emitir un veredicto unánime del caso.

  El acusado sostuvo que su admiración por Obama partía de la decisión del ex mandatario estadounidense de distender las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán. El gobierno de EE. UU. lo acusa de violar las sanciones al ocultar el origen iraní de sus empresas, del capital con el que operaba y de los ejecutivos que las dirigían. Sard Hasheminejad, quien es el dueño de Pilatus Bank [cerrado por las autoridades de Malta por delitos de lavado de dinero] que pensaba que las sanciones eran sólo para el régimen de Irán, sus entidades y las personas que tenían responsabilidad en la administración pública. 

Fui arrestado y torturado

  Interrogado por su defensor Brian Heberlig, Sadr Hasheminejad dijo que había sido arrestado y torturado en Irán por haber participado en una protesta contra el gobierno, mientras estudiaba en la Universidad de Teherán en 1999. Y que por ser amenazado tuvo que huir del país donde, por cierto, su padre Mohammad Sadr Hashemi Nejad es dueño de un emporio económico, un banco privado y muchas compañías que ejecutan contratos directos con el gobierno de la República Islámica de Irán, según la acusación federal.

 Sadr explicó que el proyecto de viviendas venezolano, construido por la compañía Iranian International Housing Co. IIHC, propiedad de su padre, había recibido pagos en euros a través de un banco estatal iraní; pero el dinero fue retenido por 6 meses. Para evitar que se produjera nuevamente la retención de los fondos, IIHC aceptó pagos en dólares americanos, que se pagaron a través del sistema bancario estadounidense, a una cuenta bancaria en Hyposwiss de Suiza y, finalmente, a la empresa familiar Stratus Turkey, con sede en Istanbul.

   Sadr Hasheminejad —cuyo padre también es dueño del banco privado EN Bank que tiene más de 350 sucursales en Irán y cuenta con más de 10,000 empleados—  dijo que quería irse de Irán a los Estados Unidos, un país que le encantaba, y el cual ya había visitado a la edad de 14 años. 

  "Mi madre y mis hermanas se mudaron a los Estados Unidos en 1998, pero  yo no pude venirme con ellas porque debía hacer el servicio militar. En Irán no entregan pasaportes aquellos que no cumplen con ese requisito", dijo Sard Hasheminejad. 

    Algunos medios iraníes y de Malta sostienen que Sadr Hasheminejad nunca sirvió al ejército de la República Islámica de Irán. 

     En su testimonio, Sadr aseguró que se mudó a Nueva Jersey en mayo de 2000, y luego a Washington DC. Estudió primero a Montgomery College, y luego, se transfirió a la Universidad de Cornell donde se graduó de ingeniero. Posteriormente, se dedicó al negocio de bienes raíces con su compañía Span, y construyó un centro comercial para alquilar. Después de venderlo, comenzó la firma de capital privado A&R Capital Partners, para especializarse en capital semilla para nuevas empresas y desde allí expandió sus negocios. 

  También admitió que había solicitado asilo en los Estados Unidos,  y si bien lo logró, la solicitud fue revocada en 2010, junto con su autorización de trabajo, cuando su abogado fue investigado por haber realizado fraude migratorio, incluyendo su propio caso.

  Cuando las circunstancias lo obligaron a salir del país, el acusado aseguró que "llamó a su padre y a su tío" porque necesitaba resolver de inmediato. Afirmó que le costó mucho irse de Estados Unidos porque aquí estaba su vida "Viví 9 años". 

   Sadr dijo que en esa época"necesitaba un Plan B" y fue entonces cuando evaluó obtener un pasaporte de San Cristóbal y Nieves. 

   El programa de ciudadanía San Cristóbal y Nevis era "una opción de vía rápida". Pagó 250 mil dólares para ser ciudadano de la nación caribeña y por un pasaporte que le permitía hacer negocios sin restricciones.

   Comentó que en el pasaporte de San Cristóbal y Nieves dice que nació en Teherán, Irán no acepta que se renuncie a la ciudadanía. Se mudó a Dubai, y aplicó a la residencia de Turquía. Al poco tiempo fue a visitar a su padre a Irán porque fue diagnosticado de cáncer en noviembre de 2010 y aunque no podía estar seguro 100 % de viajar a Irán pero lo hizo por amor a su padre.

     Luego se mudó a Dubai, pasó por Suiza y Turquía. También comentó que había visitado Irán para ver a su padre que estaba recibiendo quimioterapia en 2010.

   Más tarde recibí una tarjeta verde de EE. UU. En noviembre de 2012, regresé a DC con mi esposa, que era ciudadana. Lamentablemente nos divorciamos ".

Proyecto Venezuela
  
  Sostuvo que regresó a Irán con la advertencia de no meterse más con el gobierno. Empezó a trabajar en el proyecto Venezuela, a través de la empresa de su padre IIHC "que nunca perteneció al gobierno".  

  Su padre se dedicó a reconstruir a Irán con Stratus Group, con esa empresa (y otras) hicieron, carreteras, puentes, residenciales y muchos otros proyectos. Su padre estaba orgulloso de los trabajos realizados en Turcmenistan, Bangladesh, Yemén y otros países. 

  Aseguró que Stratus Group recibió pagos en dólares por casi todos sus proyectos que construyó. 

  Aclaró que nunca trabajó en el banco de su padre EN Bank, "que es el primer banco privado de Irán, tiene 300 -350 sucursales en Irán, es como Wells Fargo", dijo. Este banco fue incluído en en 2012 en la lista de SDN de la OFAC.

  Sadr Hasheminejad sostuvo que su padre no apoyó a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, IRGC por sus siglas en inglés. Tampoco al régimen de Irán. 

Contrato promocionado por la televisión 

  Cuando Venezuela contrató a IIHC para hacer las 12 viviendas, hubo ceremonia oficial donde participó Hugo Chávez el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejadque fue promocionada por la televisión. 

   Sadr Hasheminejad confesó que su padre estaba muy orgulloso de hacer el proyecto Venezuela y le pidió ayuda para que se encargara de las finanzas, los pagos, etc. Para ese momento, él estaba trabajando en Washington DC, pero decidió ayudar a su padre con la intención de poder sacarlo fuera de Irán.

  Sostuvo que cuando empezó con su padre, discutió con el banquero de Hyposwiss sobre las sanciones para ver cómo afectaban al proyecto  y el banquero le dijo que no afectaban siempre que las empresas no fueran de Irán. 
  
   Sobre este tema hubo una objeción de la fiscalía y la jueza Alison Nhatan dio instrucciones al jurado que la conversación del abogado defensor con el acusado no representa la verdad sino la opinión de ambos, por tanto no debe ser tomada como evidencia.

   Sard aseguró que viajó 12 y 15 veces a Venezuela cuando estaba trabajando en el proyecto, que significa un reto profesional para él. 

    Admitió que Iranian International Housing Co. era parte de  Stratus Group y que luego de evaluar decidieron cambiarle el nombre a la empresa para eliminar la palabra Iranian. El cambio llevó a la empresa a llamarse por las siglas IIHCO. Luego del cambio de nombre en el registro, cambiaron el nombre en el contrato con PDVSA -DUCOLSA.


domingo, 16 de febrero de 2020

125 años de cárcel podría enfrentar el banquero iraní que logró evadir las sanciones de EE. UU. contra Irán a través de contratos con el gobierno de Hugo Chávez Frías

Juicio en Nueva York revela esquema internacional de lavado de dinero de PDVSA  para favorecer a Irán

Por Maibort Petit

   El juicio de un ciudadano iraní, que se iniciará el 2 de marzo de 2020, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, expone un complejo esquema internacional de lavado de dinero proveniente de Petróleos de Venezuela S.A. que utilizó sofisticados mecanismos de inversiones para blanquear millones de dólares y violar las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la República Islámica de Irán.
   El Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a Ali Sadr Hashemi Nejad de haber usado un conglomerado de empresas de fachada para ejecutar un plan que les permitió evadir las sanciones estadounidenses y blanquear más de $476 millones a través de una subsidiaria de PDVSA que se encargaba construir viviendas en Venezuela.

  El juicio de Ali Sadr se iniciará el 2 de marzo de 2020. Los fiscales dijeron que existen un voluminoso expediente que permitirá al jurado comprender el complicado esquema criminal del acusado.
Ali Sadr elaboró y ejecutó un esquema de lavado de dinero para blanquear capitales provenientes de los contratos firmados
por Hugo Chávez son su homólogo, Mahmoud Ahmadinejad en Caracas y que lograron violar las sanciones impuestas por EE. UU. a la República Islámica de Irán.

   Ali Sadr, nació en Irán, fue arrestado el 19 de marzo de 2018 en el aeropuerto de Dulles en Washington, DC. Según los documentos federales, él y su madre se dirigían a Londres para celebrar el año nuevo persa con su familia. Sadr, es acusado de seis cargos de fraude bancario e intrigas para evadir las sanciones del Departamento del Tesoro.
  De acuerdo a la acusación, Iranian International Housing Corporation (IIFC) fue la empresa de construcción incorporada en Teherán por el principal holding de la familia Sadr, Stratus Group. 

  El expediente señala que en 2007, IIHC celebró un contrato de $ 476 millones con la subsidiaria de PDVSA, Desarrollos Urbanos S.A. (DULCOSA) para construir miles de unidades de vivienda de un programa del gobierno de Hugo Chávez.

  Ali Sadr estableció una red de empresas fachadas y cuentas bancarias en varios países para poder ocultar la participación de las compañías de Irán en el acuerdo. Para evitar llamar la atención de las autoridades, el acusado utilizó pasaportes de San Cristóbal y Nieves, y de Malta.

  Sadr forma parte de los fundadores de una compañía en Suiza, Clarity Trade and Finance y otra en Turquía llamada Stratus International Contracting.

  La acusación asegura que la sucursal de JPMorgan en Nueva York fue la entidad usada como el banco intermediario. JP Morgan forma parte del juicio en calidad de víctima. 

  Dentro de las evidencias se menciona una comunicación enviada a DULCOSA, que era el ente supervisor del proyecto de viviendas sociales. En la carta, fechada el 22 de julio de 2011,un director de IIHC solicitó que los pagos del contrato se hicieran a una cuenta bancaria en Hyposwiss Private Bank Ltd, con sede en Zurich, a nombre de Clarity Trade and Finanzas.

  Los fiscales aseguran que Sadr registró múltiples compañías en Malta, Suiza, Hong Kong, Chipre, el Reino Unido y los Estados Unidos, y que en ninguno de los registros corporativos el acusado reveló su origen iraní, a pesar de que mantiene un vínculo con los sectores de la banca y la construcción en Irán a través de su padre, Mohammad Sadr Hashemi Nejad, fundador del primer banco privado de la República Islámica de Irán, Eghtesad Novin Bank, en 2001. Actualmente, Mohammad Sadr Hashemi Nejad es presidente Stratus Holding Group, uno de los mayores conglomerados de la construcción  de viviendas y carreteras de Irán.

  Sadr y otros ordenaron que los pagos se hicieran a través de bancos estadounidenses a las cuentas bancarias de Stratus Turquía o Clarity en el banco en Suiza. La mayoría de los fondos se transfirieron a otra entidad offshore ubicada en las Islas Vírgenes Británicas, que fue incorporada por Sadr y otros en 2009. El 1 de febrero de 2012, Clarity transfirió más de $ 2,000,000 de ganancias del Proyecto directamente a los Estados Unidos. Esas ganancias se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California.

  Tras ser arrestado, el gobierno le confiscó propiedades de Sard en Maryland, Washington, DC; Malibú (California), incluyendo unas granjas de pistachos en ese estado. 

  De ser hallado culpable, Sard enfrenta una condena máxima de 125 años de cárcel y una millonaria sentencia de dinero.