Mostrando entradas con la etiqueta Rusia y venezuela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rusia y venezuela. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de enero de 2022

Operaciones militares rusas y chinas en Venezuela: Análisis de José Arocha

Por Maibort Petit

      A pesar de la continua crisis que ha experimentado en régimen venezolano desde 2013 hasta la actualidad, puede asegurarse que la administración de Nicolás Maduro sobrevivió al conflicto, gracias a una serie de factores, entre los cuales, destaca el apoyo externo que recibió de actores estatales malignos como Rusia y China .

   En el Reporte de Defensa  publicado por the American Foreign Policy Council, el investigador del Centro para una Sociedad Libre y Segura, José Gustavo Arocha examina las operaciones militares rusas y chinas en Venezuela.

   A continuación presentamos el informe del investigador, Arocha:

   Con una inflación récord, millones de ciudadanos huyendo del país y una oposición política reconocida por la mayoría de las democracias occidentales como el gobierno legítimo de Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro parecía estar al borde del colapso en 2019. Sin embargo, el gobierno de Maduro sobrevivió, gracias a una serie de factores, entre ellos el apoyo externo que recibió de actores estatales malignos como Rusia y China.

   Moscú y Beijing nunca vacilaron en su apoyo político al régimen venezolano, o al propio Maduro, incluso al negarse a reconocer la presidencia interina de Juan Guaidó por mandato constitucional. La mayoría de los análisis del apoyo de Rusia y China se han centrado en el apoyo político y económico brindado a Venezuela, incluida una estrecha cooperación en energía, industria, salud, finanzas y comercio. Pero el apoyo de los dos países ha ido mucho más allá de los ámbitos político y económico, y abarca la cooperación militar y de defensa que ha ayudado a endurecer la dictadura de Maduro y ha mejorado sus capacidades para causar caos con sus vecinos.

Una Alianza de defensa a largo plazo

   Cuando Hugo Chávez ascendió a la presidencia de Venezuela hace veintidós años, Vladimir Putin de Rusia y Hu Jintao de China inmediatamente comenzaron a construir una relación de defensa con su régimen. Durante su mandato de 14 años, Chávez visitó Rusia nueve veces y China seis, en el proceso de establecer una alianza de seguridad y defensa que el régimen de Maduro mantiene hasta el día de hoy.

  Rusia ha vendido más de $11.400 millones en equipo militar y armamento a Venezuela en los últimos veinte años, incluidos aviones de combate, helicópteros de ataque y transporte, plataformas navales y de defensa aérea, tanques, vehículos blindados de transporte de personal (APC), vehículos autónomos. artillería propulsada y varias armas pequeñas, incluidos misiles tierra-aire.

    El floreciente comercio de armas con Rusia se complementa con el despliegue de dos bombarderos estratégicos con capacidad nuclear en Venezuela cada cinco años desde 2008. Los bombarderos Tu-160 pueden transportar misiles de crucero convencionales o nucleares y han sido probados en combate en Siria, donde lanzaron, por primera vez, misiles de crucero Kh-101 armados convencionalmente. Los bombarderos realizaron por última vez el vuelo de 6200 millas a Venezuela en 2018,4 lo que hace que 2023 sea el próximo despliegue esperado si Rusia mantiene su rotación de cinco años".

   China, si bien vende significativamente menos armas a Venezuela que Rusia, participa en la formación de la próxima generación de líderes militares venezolanos a través de la educación en defensa y el entrenamiento en operaciones especiales. Desde 1999, el Grupo 76º del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) ha estado entrenando conjuntamente con las Fuerzas Especiales de Venezuela en operaciones de lenguaje, buceo, francotiradores y aterrizaje de helicópteros, cursos militares y colegios militares de guerra de China y la Universidad de Defensa Nacional PLA.

   En los últimos diez años, China ha vendido más de $ 615 millones en armas a Venezuela, incluidos aviones de entrenamiento K-8, tanques ligeros VN-16, misiles antitanque y antibuque, morteros autopropulsados ​​y el el infame vehículo blindado ligero de transporte de personal VN-4, apodado el “Rinoceronte”, que entró en acción en las calles de Venezuela cuando el régimen de Maduro sofocó las protestas en 2014, 2017 y hasta el día de hoy.

   Además, los tres países han podido construir interoperabilidad y capacidades conjuntas asistiendo regularmente a los Juegos Internacionales del Ejército, un ejercicio militar multinacional anual organizado por el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa. Su participación incluye entrenamiento militar conjunto para unidades de Fuerzas Especiales e Infantería de Marina de Rusia, China, Irán, Venezuela y Bielorrusia. En los Juegos del Ejército Ruso de 2019.

  
   El Ministro de Defensa de Venezuela, General Vladimir Padrino López, firmó un acuerdo naval estratégico con su homólogo ruso, General Sergei Shoigu, que rige las futuras visitas a puerto de los buques de guerra navales de los países.

Construyendo la guerra híbrida de Venezuela

   El apoyo militar de Rusia y China a Venezuela combina el uso de equipo militar convencional con actores no estatales armados irregulares. Esta estrategia de guerra híbrida es consistente con estrategias similares empleadas en Siria, Ucrania y el conflicto de Nagorno-Karabaj. Y como en esos otros conflictos, el despliegue de empresas y contratistas militares rusos y chinos es fundamental para aumentar las capacidades de las fuerzas armadas del régimen de Maduro mientras se mantiene una negación plausible.


  En 2019, según Reuters, se utilizaron contratistas militares privados (PMC) rusos con presuntos vínculos con el Kremlin para reforzar la seguridad de Nicolás Maduro y su régimen. También se ha informado que las PMC rusas usan uniformes militares venezolanos en la capital, Caracas, en la región oriental del país, rica en minerales, y a lo largo de la frontera entre Colombia y Venezuela. Estos PMC rusos llegaron a Venezuela a bordo un avión de pasajeros de largo alcance Ilyushin Il-62M y un avión de carga Antonov An-124, y aviones de transporte de la Fuerza Aérea rusa que habían construido un puente aéreo estratégico de Moscú a Caracas.

   Mientras tanto, las empresas de seguridad chinas (CSC) encabezan el desarrollo de capacidades de combate no convencionales en las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela (FANB) y el aparato interno represivo del régimen de Maduro. En noviembre de 2020, el Departamento del Tesoro de EE. UU., a través de su Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), sancionó a China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC), un proveedor de servicios de los sistemas de defensa y seguridad social, por ayudar al gobierno de Maduro. socavar la democracia, incluso a través de “esfuerzos para restringir el servicio de Internet y realizar vigilancia digital y operaciones cibernéticas contra opositores políticos”. Según OFAC, CEIEC suministró a Venezuela la comercialización versión del “Gran Cortafuegos” de China.

  El uso de contratistas y empresas privadas con vínculos con el ejército permite a Rusia y China proteger sus inversiones en petróleo, minería e infraestructura mientras recopila inteligencia táctica y estratégica y, lo que es más importante, brinda al régimen de Maduro apoyo logístico militar y de inteligencia para administrar la mirada de organizaciones no estatales armadas y actores irregulares que operan en territorio venezolano.

 El enfoque paramilitar se ve reforzado por la recopilación de inteligencia técnica de alto nivel que le permite al régimen de Maduro mejorar su espionaje interno y externo. En 2018, ZTE Corporation de China, una vez sancionada por su papel en el espionaje y los riesgos de seguridad cibernética, construyó un sistema de vigilancia venezolano que monitorea el comportamiento de los ciudadanos a través de la “tarjeta de la patria”, una nueva identificación nacional venezolana. El Ejército Popular de Liberación de China (EPL) tiene estrechos vínculos con dos empresas que son propietarias parciales de ZTE, que se ha vuelto fundamental para el complejo industrial militar del EPL.10 Esto incluye una rama del EPL en la base aérea militar Capitán Manuel Ríos en el estado Guárico de Venezuela que rastrea satélites en órbita operados por militares y construidos por China.

  La mayoría de los análisis sobre el apoyo de Rusia y China se ha centrado en los aspectos políticos y apoyo económico brindado a Venezuela, incluida una estrecha cooperación en energía, industria, salud, finanzas y comercio. Pero el apoyo de los dos países mucho más allá de lo político y lo económico y abarca la cooperación militar y de defensa que ha ayudado a endurecer la dictadura de Maduro y ha mejorado sus capacidades para causar el caos con sus vecinos. 

  El apoyo técnico y paramilitar de Rusia y China ha beneficiado a muchos comandos militares venezolanos, pero a ninguno más que al Comando de Defensa Aeroespacial de Venezuela (CODAI). El CODAI tiene la misión de ejecutar operaciones aeroespaciales defensivas, y el radar móvil P-18 de Rusia y el radar electrónico 3D JY-11B de China han mejorado los sistemas de Comando, Control, Comunicaciones, Computación e Inteligencia (C4I) que se utilizan activamente para monitorear y vigilar las fronteras de Venezuela.

Amenaza a los vecinos de Venezuela

  Desde 2018, los aviones militares rusos han llegado a Venezuela de manera rutinaria, mientras que los asesores militares rusos aparecen regularmente en las instalaciones militares, realizan ejercicios de entrenamiento y brindan apoyo logístico a las fuerzas armadas del régimen de Maduro. China, por su parte, tiene una presencia sobre el terreno menos visible pero igualmente impactante, entrenando a las Fuerzas de Operaciones Especiales de Venezuela y gestionando tecnología militar. Combinados, estos "poderes globales" están convirtiendo a Venezuela en un frente serio para el conflicto de la zona gris, uno que ofrece un desafío estratégico y operativo para los socios de EE. UU. en la región, a saber, Colombia y Guyana.

  En marzo de 2021, el régimen de Maduro lanzó una ofensiva en el estado Apure en la frontera entre Colombia y Venezuela. Esta ofensiva provocó un choque directo entre militares venezolanos y actores armados irregulares (una facción de las FARC) que operan en la frontera. El régimen de Maduro reaccionó desplegando una presencia militar más fuerte en el lado venezolano de la frontera, con aviones de combate K-8 de fabricación china y vehículos aéreos no tripulados Orlan 10 de fabricación rusa, que son drones de reconocimiento utilizados para la guerra electrónica.

  Esto se complementó con una fuerte campaña de desinformación que buscaba establecer una equivalencia moral entre el gobierno elegido democráticamente de Iván Duque Márquez en Colombia y el régimen autoritario y antidemocrático de Venezuela. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia intervino elogiando los esfuerzos militares venezolanos para combatir contra el narcotráfico y la violencia en la frontera, e instó al gobierno colombiano a involucrar a sus contrapartes venezolanas para “resolver el conflicto fronterizo”.

  Mientras tanto, en la costa de Guyana, Exxon Mobil descubrió recientemente depósitos masivos de petróleo, reviviendo un histórico disputa fronteriza que supuestamente se resolvió en 1899. Ubicada al oeste del río Esequibo, la región en disputa consta de 61,600 millas cuadradas, y aunque el régimen de Maduro anteriormente no hizo casi nada

  Para recuperar el territorio en disputa, ahora está desplegando buques de guerra venezolanos para realizar ejercicios navales en la zona fronteriza marítima. China está bien posicionada para explotar esta disputa fronteriza marítima, proporcionando misiles antibuque a la Armada venezolana. Si estalla un conflicto entre Venezuela y Guyana, es probable que China obtenga los beneficios aprovechando sus acuerdos bilaterales con ambos países para acceder a los florecientes recursos de petróleo y gas del Esequibo.

Matrimonio por conveniencia

   Este siglo ha visto a Rusia y China crear y explotar conflictos de zona gris en Asia, Europa y Medio Oriente. Venezuela representa un ejemplo de esta misma estrategia en América Latina, una región con vastos recursos naturales estratégicos y cada vez más vitales para Rusia y Posicionamiento global de China.

   Si bien no es una alianza natural, Rusia y China han encontró puntos en común en Venezuela al asociarse con el régimen de Maduro. Moscú proporciona las armas y la mano de obra, mientras que Beijing proporciona la tecnología militar al régimen de Maduro. Esta asistencia ayuda al hombre fuerte de Venezuela a persistir y continuar proyectando poder en toda América Latina y el Caribe.

sábado, 28 de agosto de 2021

Caso Álex Saab: Una novela por entregas en la que su extradición a EE. UU. representa su etapa culminante

  Los fiscales pidieron una prórroga para rebatir la posición de la defensa, pero los abogados del empresario colombiano se oponen a la extensión del plazo.

Por Maibort Petit 

  La última entrega de la novela en que se ha convertido el caso de Álex Saab —señalado de ser testaferro de Nicolás Maduro y solicitado por Estados Unidos bajo acusación de la comisión de delitos de lavado de dinero— muestra que el Departamento de Justicia pidió una prórroga de 30 días al Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito de Estados Unidos, para rebatir los argumentos del empresario colombiano. Una solicitud que, a ojos de los abogados de la defensa, sólo representa un riesgo de que su cliente pueda ser extraditado de Cabo Verde a Miami, donde lo espera el banquillo de los acusados del Tribunal del Distrito Sur de la Florida.

   El informe por el que los fiscales piden plazo para presentarlo, debe responder a la impugnación que los abogados de Saab hicieron a la acusación que se formuló ante la corte de Miami. Además, rebatieron la jurisdicción de los Estados Unidos en el caso, sustentándose en supuesta inmunidad derivada que, aseguran, supuestamente ostenta su representado por su papel de embajador de la administración de Nicolás Maduro.

  En tal sentido, los representantes legales del Saab pidieron al citado tribunal de apelaciones, negar el pedido de la fiscalía de prorrogar del 7 de septiembre al 7 de octubre el plazo para que el gobierno exponga su posición ante lo argumentado por el acusado[1].
   Los fiscales del caso, al momento de formular su pedido, le recordaron a la corte que sobre el “acusado-apelante” recaen siete cargos de lavado de dinero, además de uno por conspiración para cometer ese delito. La acusación formal señala a Saab y a su socio Álvaro Pulido Vargas, de lavar las ganancias de las violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), mediante un esquema de pago de sobornos que se aprovechaba del tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela. La fiscalía en su acusación, igualmente pidió la confiscación de más de USD 350 millones que es el monto de los de fondos involucrados en delito[2].
   Los abogados de Saab creen que “una demora de 30 días en este caso aumenta en gran medida el riesgo de que el Sr. Saab sea extraditado y sujeto a la custodia de los Estados Unidos, a expensas de su inmunidad diplomática”, pues a su modo de ver el asunto, la prórroga sería equivalente “a otros 30 días más de detención ilegal (...) ya sea en Cabo Verde o en Estados Unidos”.
   Para el DOJ el plazo solicitado es necesario en razón de que nuevos fiscales asumieron el caso, siendo que quienes formularon el pedido “no eran parte del equipo del gobierno durante el proceso ante la corte de distrito y estaban poco familiarizados con este caso antes de ser asignados al caso de la apelación”. Por ello, alegaron, “requieren de tiempo adicional para revisar los historiales, examinar los argumentos de hechos y legales presentados por Saab y desarrollar los argumentos para responder a los alegatos de Saab”.

  De igual forma, este tiempo adicional permitirá a las autoridades del Departamento de Justicia analizar la estrategia de los nuevos titulares del gobierno en el caso
Los escenarios posibles

  De pronunciarse los magistrados del Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito de Estados Unidos en favor de la extradición, el destino de Álex Saab se definiría en la Corte de la Florida.

  En caso contrario, si los magistrados dictan veredicto en favor del empresario colombiano, el caso pasaría a otra corte que se encargaría de definir el proceso iniciado por Estados Unidos que exige el traslado de Saab a territorio estadunidense para juzgarlo por los delitos líneas arriba señalados.
  Los defensores de Saab siguen sosteniendo que el arresto de su representado fue ilegal y alegan que tiene inmunidad diplomática. El 1º de abril pidieron “anular la orden que le confiere el estado de fugitivo” de la justicia de los Estados Unidos[3].

Se presenta como víctima

   Álex Saab se presenta como una víctima del gobierno estadounidense y sus abogados y el pasado 19 de agosto denunció a tres jueces y fiscal general de Cabo Verde, José Landim, de violar sus derechos en múltiples ocasiones. Una acusación que se suma a una anterior formulada también contra Landim y tres inspectores de la policía judicial que participaron en su detención.

   Los abogados de Saab sostienen que estos funcionarios cometieron numerosos errores procesales, entre ellos haberse excedido del tiempo de detención provisional en la cárcel alrededor de cien días.
   Sobre el fiscal acusan tortura, perjurio y ocultación de pruebas sin que estos hechos se hayan investigado a pesar de haberlos denunciado desde hace un buen tiempo.

   Luego de que el Tribunal de Apelación de Barlavento se pronunció en favor de la extradición de Saab, la defensa del empresario colombiano formuló ante Tribunal Supremo de Cabo Verde un recurso que, pese a los propósitos de los abogados, terminó ratificando la sentencia en contra del supuesto testaferro de Nicolás Maduro emitida el 17 de marzo. También presentaron en julio un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, el cual dio revisión el 13 de agosto al asunto para evaluar el recurso y la solicitud que defiende la inconstitucionalidad de la detención de Saab. El veredicto se espera para los próximos días[4].

La carta de Saab

  En la misma tónica de víctima, Álex Saab escribió una carta el 12 de agosto, la cual se conoció posteriormente y en la cual acusa a los Estados Unidos de violar el derecho internacional cuando ordenaron su arresto.
   En la misiva, primeramente, denuncia no habérsele permitido estar presente en la audiencia ante el Tribunal Constitucional, al tiempo que reiteró su acusación de mantenerse bajo secuestro desde hace 417 días (con relación a la fecha de la carta).

   Refirió nuevamente su condición de Enviado Especial al servicio del estado venezolano desde abril de 2018, cumpliendo un papel “en misiones humanitarias especiales pacíficas, bajo las instrucciones del presidente Nicolás Maduro para atender necesidades básicas del país, como alimentos y medicinas, entre otros”.
    Se dedica a halagar a Nicolás Maduro y sus colaboradores quienes se esfuerzan para enfrentar “los esfuerzos de Estados Unidos por imponer su voluntad política e imponernos extraterritorialmente sus leyes, Venezuela ha podido contar con muchos años de confianza y amistad con la Federación de Rusia, la República Popular de China, la República Islámica del Irán, la República de Cuba y la República de Turquía, entre muchos, muchos otros aliados, para asegurar que no solo hayamos sobrevivido a las sanciones ilegales, sino que estamos viendo el inicio de la recuperación económica”.

  En tal sentido, hizo mención del pronunciamiento de Rusia en que advirtió a Estados Unidos y a Cabo Verde que el derecho internacional lo protege.
   En la carta arremete contra Estados Unidos y los medios de comunicación, al tiempo que asegura que Venezuela, pese a las sanciones, “comienza a ver los frutos de las políticas económicas del presidente Nicolás Maduro y su equipo; y es importante recordar esto, mientras nos preparamos para las elecciones del 21 de noviembre. Nuestra fuerza es nuestra unidad. Nuestra unidad mostrará al mundo la transparencia de nuestro gobierno. Por eso debemos barrer estas elecciones”.

  Acusa que algunas naciones sin recursos “se ven obligadas a doblar las rodillas y tender la mano como mendigos”, a diferencia de Venezuela, a la cual define como “una nación bendecida con todos los recursos naturales en abundancia”.
  Finalizó su carta advirtiendo que “No importa lo fuerte que griten los pseudoperiodistas, no importa las presiones de otros estados, nunca le daré la espalda al pueblo de Venezuela ni a nuestro presidente Nicolás Maduro”[5].

La defensa rusa e iraní

  Vale la pena mencionar la incursión en el asunto que últimamente ha asumido Rusia, nación que un día antes de que el Tribunal Constitucional de Cabo Verde emitiera un fallo sobre la legalidad de la extradición de Álex Saab, emitió una nota desde la cancillería calificando la detención del empresario de ilegal.
  Para su pronunciamiento, se sustentó en la supuesta inmunidad de que estaría investido el empresario señalado testaferro de Maduro.

   Al respecto, el gobierno ruso dijo que “Esta práctica de secuestrar a ciudadanos de otros países, incluida la Federación de Rusia, en terceros países por cargos fabricados por las fuerzas del orden de Estados Unidos, se ha convertido en la infame 'tarjeta de presentación' de los Estados Unidos. Ahora Washington parece haber decidido pasar a un nuevo nivel, sentando un precedente dañino para la extradición de una persona autorizada con estatus diplomático".
  Igualmente, Irán ha calificado a Saab como prisionero de guerra, al sostener que este, “con pasaporte diplomático y como enviado del gobierno venezolano para proporcionar artículos médicos y alimenticios al pueblo de Venezuela, tenía la misión de evitar que el gobierno de Estados Unidos hiciera cumplir sus leyes nacionales y extraterritoriales solo con fines políticos”.

  Ambas posiciones buscan ratificar la estrategia de la defensa que apunta a desacreditar la acusación de los Estados Unidos y catalogar el caso como una persecución política.
   Otras voces apuntan a que, en realidad, Rusia e Irán sólo están interesadas en evitar que con al traslado a EE. UU. de Saab se conozcan detalles de los negocios irregulares que el régimen de Maduro mantiene con estos gobiernos.

REFERENCIAS

[1] Infobae. “La Fiscalía de EEUU pidió un plazo de 30 días para presentar argumentos contra Alex Saab lo que aumenta la probabilidad de su extradición”. 26 de Agosto de 2021. https://www.infobae.com/america/venezuela/2021/08/26/la-fiscalia-de-eeuu-pidio-un-plazo-de-30-dias-para-presentar-argumentos-contra-alex-saab-lo-que-aumenta-la-probabilidad-de-su-extradicion/

[2] Departamento de Justicia . “Two Colombian Businessmen Charged With Money Laundering in Connection With Venezuela Bribery Scheme. 25 de julio de 2019. https://www.justice.gov/opa/pr/two-colombian-businessmen-charged-money-laundering-connection-venezuela-bribery-scheme

[3] El Nuevo Herald. “EEUU pide prórroga de 30 días para presentar caso contra Alex Saab”. 27 de agosto de 2021. https://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article253729698.html

[4] El Espectador. “Alex Saab denunció a jueces y fiscal de Cabo Verde por violar sus derechos”. 19 de agosto de 2021. https://www.elespectador.com/judicial/alex-saab-denuncio-a-jueces-y-fiscal-de-cabo-verde-por-violar-sus-derechos/

[5] Workers World. “Alex Saab’s Letter: No retreat, No surrender!”. 23 de agosto de 2021. https://www.workers.org/2021/08/58518/

























lunes, 7 de junio de 2021

Irán y Venezuela, una sociedad que envuelve muchos negocios y "secretos de Estado"

 Por detrás de los acuerdos de cooperación que ambos países mantienen desde el inicio de la era Chávez y, luego, con su sucesor Maduro, pareciera regir una serie de relaciones que van más allá del intercambio comercial y cultural.

Por Maibort Petit

  Si bien la relación iraní-venezolana no tuvo su origen con el chavismo, pues el nexo se remontaba a principios del siglo 20, el vínculo se circunscribía, principalmente, a actividades culturales, diplomáticas y, tal vez, de inteligencia. Pero con la llegada de Hugo Chávez Frías al poder en Venezuela a finales de 1998, el asunto comenzó a dar un giro y el régimen chavista inició un proceso de remozamiento y reforzamiento de lo que, hasta ese momento, había significado el rol de Irán en Venezuela. Se daban los primeros pasos de una relación militar que, según todo indica, está muy lejos de ser transparente.

   En la actualidad, el régimen de Nicolás Maduro mantiene una política expansionista en Latinoamérica y el Caribe, par lo cuenta con el apoyo de agentes estatales externos. En esta estrategia se inscribe el anuncio que formuló el 6 de noviembre de 2020, cuando informó la creación de una nueva Comisión Científico-Militar dentro de las Fuerzas Armadas venezolanas, la cual tiene el supuesto objetivo de modernizar los sistemas de armas venezolanos. Del tema no se han ofrecido detalles hasta la fecha, en el sentido de explicar qué sistemas se propone actualizar. Lo que sí advirtió fue que en tal cometido contará con el apoyo de asesores como China, Irán y Rusia.

  Esto trae a colación, el acuerdo estratégico de 25 años suscrito entre Beijing y Teherán, así como la extensión a 20 años de un acuerdo de armas con Moscú, lo cual supondría un beneficio para la referida nueva comisión de defensa venezolana dirigida al establecimiento de una fuerza militar multipolar en Venezuela que, sencillamente, redunde en el fortalecimiento del régimen de Maduro.

  Tales consideraciones forman parte del informe denominado “Irán y Venezuela: una asociación estratégica”,informe denominado “Irán y Venezuela: una asociación estratégica”, publicado en la Revista Diálogo, del Comando Sur de los Estados Unidos y elaborado por Joseph M. Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura y experto en amenazas transnacionales en el continente americano, además de ser coautor del libro “La penetración estratégica de Irán en Latinoamérica”.

  En dicho reporte, Humire recuerda que el pasado enero de 2019, el ministro de Defensa de Irán, Amir Hatami, visitó Caracas para asistir al cuestionado acto de toma de posesión de Maduro luego de haber resultado vencedor en unos comicios calificados de irregulares e ilícitos. La llegada del titular de la cartera castrense iraní es un signo que fortalece la cooperación entre Irán y Venezuela en materia de defensa. Posteriormente, apunta el informe, en el mismo año 2019, durante la plenitud de la crisis humanitaria que acogota a Venezuela, las Fuerzas Armadas venezolanas formaron parte de los “Juegos Militares Internacionales de Rusia 2019”, junto con China y Rusia. Un hecho que, para nada, puede considerarse poco significativo, toda vez por primera vez en la historia, China, Irán y Rusia llevaron a cabo simulacros navales conjuntos en el golfo de Omán y en el océano Índico. Ya hace poco, a mediados de febrero de 2021, los tres países llevaron realizaron simulacros navales similares en el norte del océano Índico.

   Joseph Humire refiere que, si bien por el momento, estos actos de cooperación militar conjunta, ocurren al otro lado del mundo, Rusia incrementa su presencia militar en tierras venezolanas, al tiempo que China ofrece apoyo desde las sombras, mientras Irán, no obstante, se perfila como el eje de esta nueva fuerza multipolar en tanto construye su puente aéreo y marítimo hacia Venezuela. Para el experto en temas de seguridad, esto es un paso fundamental para convertir esta asociación estratégica entre Irán y Venezuela, en la inversión más exitosa de la nación islámica fuera del Medio Oriente.


No es sólo una relación comercial

    En la región latinoamericana otras voces ya habían alertado sobre el peligro de esta relación, como es el caso de Iván Duque, presidente de Colombia, quien en agosto de 2020 manifestó su preocupación cuando refirió que el régimen de Maduro estaba en procura de comprar misiles de mediano y largo alcance a Irán. Apuntaba el mandatario neogranadino al incremento de una mayor cooperación comercial entre Teherán y Caracas surgida a partir de 2020, cuando desde el país oriental se enviaron de más de 2,35 millones de barriles de gasolina a Venezuela a cambio de, al menos, 9 toneladas de oro, equivalentes a USD 500 millones, que arribaron a Irán.

  Para Humire, no es un mero intercambio comercial transaccional y oportunista sustentado en la satisfacción de las necesidades de ambos regímenes, sino que se trata de una cooperación comercial con dimensiones militares establecida sobre una red de empresas ficticias pertenecientes al ejército clerical de Irán, a saber, el cuestionado Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). No es, pues, simple oportunismo, es la conformación de una asociación estratégica altamente beneficiosa para ambos regímenes en su afán de disminuir la desventaja geográfica natural iraní con los Estados Unidos.

El desarrollo de la asociación estratégica

  Desde el comienzo de la era chavista con la llegada al poder en Venezuela de Hugo Chávez, como ya apuntamos, se inició un proceso de fortalecimiento de las relaciones bilaterales de Irán y Venezuela que, ahora sí, incluía la materia militar.

  Fue así como entre 2004 y 2013, Irán y Venezuela firmaron varios acuerdos de cooperación energética y militar caracterizados en su mayoría por sobreprecios, entregas incompletas y la no materialización de sus objetivos comerciales. Pero el reporte subraya que en lo que sí cumplieron un propósito estratégico, fue en la ayuda que el régimen venezolano suministró a Irán para eludir las sanciones internacionales y el embargo de armas impuesto por la de la ONU en 2007.

  El informe destaca que parte de la red mundial de adquisiciones ilícitas de Irán se encuentra en Venezuela, lo cual ha impulsado la república Islámica un mayor impulso financiero en Latinoamérica. Los dos países establecieron un fondo, un banco y una línea de crédito binacional que, de acuerdo a estimaciones conservadoras, han permitido a régimen iraní valores declarados de empresas conjuntas, capitalizaciones, préstamos e inversiones que accedieron a más de USD 16.000 millones, a través del sistema financiero venezolano. Todo, gracias a los 270 acuerdos bilaterales que derivaron en más de 60 proyectos y unas 80 empresas iraníes en Venezuela.

  Todo un entramado lleno de misterios y secretos que, hasta el momento, ha sido muy difícil desentrañar.



martes, 24 de julio de 2012

Chávez pidió a Putín ayuda para reestrablecer relaciones con Israel


Por Maibort Petit (www.venezuelafactual.net)

Hugo Chávez solicitó al presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putín “su ayuda” para restablecer las relaciones diplomáticas con el estado de Israel, durante una conversación telefónica sostenida por ambos mandatarios el 25 de junio de 2012.
Chávez conversó con Putín cuando este se encontraba de visita en Israel. El mandatario venezolano envió un saludo al presidente israelí con su aliado ruso, a través del cual manifestó su disposición de restablecer las relaciones diplomáticas con ese país, interrumpidas desde el 15 de enero de 2009, cuando Caracas decidió condenar a Israel por las supuestas “atrocidades cometidas contra el pueblo palestino" en la franja de Gaza.
Chávez ordenó la expulsión del embajador de Israel en Venezuela, Shlomo Cohen como una forma de condena ante los ataques del ejército israelí en territorio palestino. Para ese momento, Evo Morales también rompió relaciones con Israel alegando los mismos motivos.  
Putín se comprometió con Chávez a darle el mensaje a su homólogo israelí, a la vez que afirmó que  “ese era un paso correcto a dar”. 
Chávez se comunicó con Putín poco después que el mandatario ruso finalizara su reunión oficial con el presidente de Israel, Shimon Pérez y con el Primer Ministro, Benjamín Netanyahu con motivo de la ceremonia de inauguración del Monumento en honor a la Víctoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi.
En la conversación telefónica, Putín se interesó por la salud del presidente Chávez, quien le manifestó que se encontraba en “la segunda fase de su tratamiento contra el cáncer y que se estaba preparando para la campaña electoral” que se inició el pasado 1 de julio y se extenderá hasta septiembre de 2012. Chávez aseguró - además - que tenía una ventaja de 20 puntos sobre el candidato opositor, Henrique Capriles Radonsky en todas las encuestas que se habían realizado hasta la fecha.
Chávez indagó sobre la confiabilidad que merecía el señor, Igor Sechin, funcionario ruso que estaba al mando de la empresa estatal petrolera rusa Rosneft, y que actualmente es un asesor del gobierno ruso. Putín le garantizó al presidente venezolano que Sechin goza de toda su confianza por lo cual lo recomendaba ampliamente.
El motivo principal de la llamada hecha por Hugo Chávez a Putín habría sido la preocupación del mandatario venezolano por la participación del Ministro, Rafael Ramírez en la reunión de la OPEP en Viena, donde se discutió el exceso de producción petrolera por parte de Arabia Saúdita en más de 2 millones de barriles de crudo por encima del límite acordado. A tal efecto, Putín aseguró que realizaría una reunión con los directivos de las principales empresas rusas y con los encargados del área energética de su gobierno para discutir esa materia.
Entre otros aspectos, Chávez propuso a Putín la creación de una nueva organización que reúna a los gigantes petroleros del mundo.
Por otro lado, el presidente venezolano agradeció la visita del Ministro Manturov a su país, la cual calificó de productiva.  Comentó que durante el encuentro se trabajaron diversos tópicos de los planes de cooperación binacional e indicó que las empresas rusas  ya están construyendo 10.000 viviendas para las clases sociales bajas. 
Sobre la cooperación técnico – militar con Rusia, Chávez  indicó que el Vicecanciller para Europa, Temir Porras, se encontraba en Moscú para sostener reuniones con el Director para Asuntos Internacionales del Ministerio de Finanzas de Rusia y la gerente del banco correspondiente a lo del crédito, para lo cual sólo está pendiente la firma del contrato.
Chávez reiteró que Venezuela es y será aliado de Rusia y que estaba en disposición de colaborar para consolidar un acercamiento entre  el gobierno de Putín y los países de la región. 
Chávez expresó su opinión sobre los recientes sucesos políticos ocurridos en Paraguay, los que calificó como un golpe de Estado por parte del Congreso, a la vez que informó sobre la marcha de UNASUR.
El jefe de Estado venezolano aprovechó para felicitar a Putín por su positiva labor durante los viajes realizados a Berlarús, Alemania, Francia e Israel, tras asumir la presidencia de la Federación de Rusia.
Asimismo, Chávez  lamentó no haber podido asistir a a Río+20, donde estuvo presente el Primer Ministro Medvédev.
Por su parte, Putín informó a Chávez que había sostenido una reunión con el presidente estadounidense, Barack Obama en México. 
Putín le preguntó a Chávez sobre la fecha de las elecciones en Venezuela, a lo que el mandatario contestó que se realizarían el 7 de octubre. El líder ruso dijo que ese “era el día de su cumpleaños”, tras lo cual el presidente Chávez  anunció que le daría el mayor regalo de su vida: “la víctoria en las venideras elecciones presidenciales”. 
Finalmente, Putin indicó que nombraría a un encargado oficial para encabezar la delegación rusa de la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel para los asuntos relacionados con Venezuela, a la vez que invitó al mandatario venezolano a visitarlo en Rusia en un corto plazo.