Mostrando entradas con la etiqueta Qassem Soleimani. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Qassem Soleimani. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de junio de 2021

Condenan a una mujer en EE. UU. por transmitir información clasificada a Hezbollah libanés sobre quienes ejecutaron la operación para darle de baja a Soleimani

   La lingüista del Departamento de Defensa condenado a 23 años de prisión por transmitir información confidencial de defensa nacional clasificada para ayudar a un gobierno extranjero.

Por Maibort Petit

   Mariam Taha Thompson, de 62 años, de Rochester, Minnesota, fue sentenciada a 23 años de prisión por entregar información clasificada de defensa nacional para ayudar al gobierno extranjero. Como parte de su declaración de culpabilidad del 26 de marzo, Thompson admitió que creía que la información clasificada de defensa nacional que estaba pasando a un ciudadano libanés se proporcionaría a Hezbollah, una organización terrorista extranjera designada como tal por Estados Unidos.
   “La sentencia de Thompson refleja la gravedad de su violación de la confianza del pueblo estadounidense, de las fuentes humanas que puso en peligro y de las tropas que trabajaron a su lado como amigos y colegas”, dijo el Secretario de Justicia Auxiliar John C. Demers de la División de Seguridad Nacional.

   Según Demers, el hecho de que "Thompson le pasara los secretos sensibles de nuestra nación a alguien que sabía que tenía vínculos con el Hezbolá libanés hizo que su traición fuera aún más seria. La sentencia de Thompson debe ser una advertencia clara para todos los titulares de la autorización de que las violaciones de su juramento a este país no se tomarán a la ligera, especialmente cuando ponen vidas en peligro", advirtió.

"La decisión de la acusada de ayudar a una organización terrorista extranjera fue una traición que puso en peligro la vida de los mismos hombres y mujeres estadounidenses en el campo de batalla que habían servido a su lado durante más de una década", dijo el fiscal federal interino Channing D. Phillips para el distrito de Columbia. 

    Phillips aseguró que "la sentencia de hoy sirva para advertir que hay graves consecuencias para cualquiera que traicione a este país al comprometer la información de defensa nacional".

   En un comunicado del Departamento de Justicia, el subdirector Alan E. Kohler, Jr. de la División de Contrainteligencia del FBI, dijo que: “Este caso debe servir como un claro recordatorio para todos aquellos a quienes se les ha confiado información de defensa nacional de que la divulgación unilateral de dicha información para beneficio personal o de otros no es desinteresada ni heroica; es criminal”.

  Kohler sostuvo que: “Al distribuir a sabiendas información clasificada que se pasaría a una organización terrorista extranjera designada, Mariam Thompson puso en peligro nuestra defensa nacional. Los hombres y mujeres del FBI continuarán trabajando incansablemente para derrotar las actividades de inteligencia hostiles que tienen como objetivo los Estados Unidos y hacer que los que ayudan a nuestros adversarios rindan cuentas ”.

   Según documentos judiciales, Thompson trabajaba como lingüista contratada en una instalación militar estadounidense en el extranjero, donde se le confió una autorización de seguridad del gobierno de alto secreto. 

   Thompson admitió que, a partir de 2017, comenzó a comunicarse con su cómplice no acusado mediante una función de chat de video en una aplicación segura de mensajería de texto y voz. Con el tiempo, Thompson desarrolló un interés romántico por su cómplice. Thompson se enteró de que el co-conspirador no acusado tenía un familiar que estaba en el Ministerio del Interior libanés y que el co-conspirador no acusado afirmó haber recibido un anillo de Hassan Nasrallah, el secretario general de Hezbollah libanés.

   En diciembre de 2019, mientras Thompson fue asignada a una instalación de la Fuerza de Tarea de Operaciones Especiales en Irak, Estados Unidos lanzó una serie de ataques aéreos en Irak contra Kata’ib Hezbollah, una organización terrorista extranjera respaldada por Irán. Estos ataques aéreos culminaron en un ataque del 3 de enero de 2020 que resultó en la muerte del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qasem Suleimani, así como del fundador de Kata’ib Hezbollah, Abu Mahdi al-Muhandis.

  Tras la muerte de Suleimani, el co-conspirador (no acusado) comenzó a pedirle a Thompson que les proporcionara información sobre los activos humanos que habían ayudado a Estados Unidos a atacar a Suleimani. Thompson admitió que entendía que "ellos" eran miembros de Hezbollah libanés, incluido un comandante militar de alto rango no identificado.

  Después de recibir esta solicitud de información a principios de enero de 2020, Thompson comenzó a acceder a docenas de archivos relacionados con fuentes de inteligencia humana, incluidos nombres verdaderos, datos de identificación personal, información de antecedentes y fotografías de los activos humanos, así como cables operativos que detallan la información de los activos proporcionados a el gobierno de los Estados Unidos. 

   Thompson utilizó varias técnicas para transmitir esta información al co-conspirador no acusado, quien le dijo que sus contactos estaban complacidos con la información y que el comandante militar libanés de Hezbollah quería reunirse con Thompson cuando ella llegara al Líbano.

   Cuando fue arrestada por el FBI el 27 de febrero de 2020, Thompson había utilizado su acceso a información clasificada de defensa nacional para proporcionar a su co-conspirador las identidades de al menos ocho activos humanos clandestinos; al menos 10 objetivos estadounidenses; y múltiples tácticas, técnicas y procedimientos. Thompson tenía la intención y tenía motivos para creer que esta información clasificada de defensa nacional se utilizaría para perjuicio de Estados Unidos y en beneficio del Hezbolá libanés.

   La sentencia de Thompson fue el resultado de la cooperación significativa entre las fuerzas del orden, el Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia en la resolución exitosa de esta investigación dirigida por la Oficina de Campo del FBI en Washington.


viernes, 3 de enero de 2020

Aliados de EE. UU. en América Latina deben estar alerta ante posibles retaliaciones de grupos terroristas por la muerte de Qassem Soleimani

   La presencia de la Fuerza Quds ha sido especialmente activa en México, Cuba, Dominica, Antigua y Barbados, Surinam, Uruguay, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú y el Área de la Triple-Frontera. 

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  De acuerdo al criterio del experto en Seguridad Global y analista de amenazas transnacionales, Joseph Humire, la muerte del general Qassem Soleimani es más importante que la muerte de Osama bin Laden (ex-líder de al-Qaeda) puesto que el mayor general iraní dado de baja durante un ataque de las fuerza de Estados Unidos en el aeropuerto de Bagdad el 2 de enero del 2020 era más poderoso de lo que la mayoría piensa. 
  Humire asegura que Qassem Soleimani era considerado "Un señor de la guerra iraní" que controlaba docenas de organizaciones terroristas en todo el mundo.

 El experto advierte que entre las organizaciones terroristas controladas por Qassem Soleimani se encuentran la Guardia Revolucionaria de Irán, IRGC-QF (la Fuerza Quds)  que tiene una presencia global, y es por esta razón que Humire aconseja a los aliados de los Estados Unidos incluidos y especialmente en América Latina estar en alerta ante posibles retaliaciones.  

  La presencia de la Fuerza Quds ha sido especialmente activa en México, Cuba, Dominica, Antigua y Barbados, Surinam, Uruguay, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú y el Área Tri-Fronteriza, dijo el director ejecutivo deCentro para una Sociedad Libre y Segura (SFS).

  Humire sostiene que, desafortunadamente, los escenarios que ha advertido durante años se están haciendo realidad "Irán es una amenaza global y necesita ser tratado como tal", acotó.

  Explica Humire que "el modus operandi de la Fuerza Quds en el Medio Oriente,  que funciona a través de apoderado (proxy)  se ha evidenciado por los recientes ataques de Khataib Hezbollah, en Iraq, Lebanese Hezbollah (LH) en Líbano y Siria, la Houthi Rebel (HR) en Yemen, etc. Es el mismo modus operandi en América Latina y América pero la diferencia es que los representantes en la región no son Islámico: Etnocaceristas en Perú, Quebracho en Argentina, Cocaleros en Bolivia, Colectivos y Fuerza Bolivariana de Liberación (FBL) en Venezuela, todos estos grupos tienen vínculos directos con el IRGC-QF o Hezbollah". 
  Agrega el analista que en América Latina también se encuentra entre los proxys de la IRGC-QF —la Red Al Mustafa (Rabbani) en 16 países al sur de la frontera y Federación de Entidades Árabes (FEARAB) como una organización de frente sociocultural.

  Humire argumenta que en América Latina, la IRGC-QF usan la migración masiva y las movilizaciones sociales como armas, por esa razón cree que se verán más ataques asimétricos de proxy de  la "Red de amenazas de Irán" o ITN en América Latina, pero con una negación plausible mucho mayor. 

  El experto sostiene que las autoridades de los Estados Unidos deben prestar atención a las nuevas caravanas inversas que se están formando en Texas y que van en camino a México.

 La Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC-QF)

  La Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC-QF) está dirigida a llevar a cabo actividades de guerra e inteligencia no convencionales y son los responsable de las operaciones extraterritoriales. La unidad de Fuerza Quds apoya a actores no estatales en muchos países, incluidos el Hezbolá libanés, Hamas y la Jihad Islámica Palestina en la Franja de Gaza y Cisjordania, los hutíes yemeníes y las milicias chiítas en Irak, Siria y Afganistán.
Akram al Kaabi (izquierda) con el Comandante de las Fuerza  Qods de Irán Qassem Soleimani

   Aunque no se conoce el tamaño exacto de las Fuerzas Quds, muchos estiman que hay entre 10,000 y 20,000 miembros distribuidos en varios países. La Fuerza Quds están dirigidas desde el más alto nivel del régimen iraní, informan directamente al Líder Supremo de Irán, Ayatollah Khamenei y fueron comandadas por el mayor general Qassem Soleimani hasta su asesinato por un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en el aeropuerto internacional de Bagdad el 3 de enero de 2020.
   El régimen iraní designó al general de brigada Esmail Ghaani como comandante de la Fuerza Quds el mismo día que Soleimani fue asesinado.