Mostrando entradas con la etiqueta Pilatus Bank. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pilatus Bank. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de marzo de 2020

Criminales de cuello blanco: La inusual jornada del veredicto del juicio del banquero Ali Sadr Hasheminejad

   El juicio de Ali Sadr Hasheminejad, propietario del extinto Banco Pilatus, concluyó con un veredicto unánime que lo declaró culpable de evadir las sanciones económicas de EE. UU. enviando ilícitamente más de $115 millones a través del sistema financiero norteamericano. También es culpable de fraude bancario y de conspirar para lavar dinero.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  A lo largo del juicio que duró 11 días, Ali Sadr Hasheminajed se mostró sonriente, seguro de sí mismo y confiado de que había convencido al jurado de su historia, que incluyó algunas lágrimas y aseveraciones que lo presentaban como un gran admirador y seguidor del expresidente Barack Obama, un enemigo del régimen de los Ayatolas islámicos, un torturado 'física y mentalmente' por el gobierno del Mohammad Khatami y perseguido por el exmandatario Mahmoud Ahmadinejad. Pero todos esos cuentos no fueron creídos por el panel de jurados que se centró únicamente en las evidencias presentadas por la fiscalía y no en las incoherentes confesiones de Sadr y los rimbombantes argumentos de sus abogados: Reid Weingarten, Brian Hebeling y Bruce Bishop de Steptoe.  
   Sadr siempre estuvo impecable. Bien vestido, afeitado y peinado. Se mostraba risueño y muy cariñoso con sus abogados a quienes abrazaba constantemente. Estuvo acompañado por cinco mujeres a lo largo de las dos semanas del juicio que celebran con sonrisas y miradas cómplices cada logro que obtenían sus acuciosos y muy diligentes defensores. Su esposa se le veía altanera. Miraba con menosprecio a la prensa. Sus hermanas Pegah y Negarin estaban siempre atentas, dando soporte emocional al hermano que estaba bajo escrutinio federal. Su madre también estaba allí, algunas veces lloraba y otras sonreía. Sadr siempre las abrazaba.


    El acusado se mostraba dulce y amable frente al jurado. Pero su conducta cambiaba radicalmente con los fiscales a quienes miraba con desprecio y arrogancia. Cuando el fiscal Especial, Garrett Lynch le hizo el contra-interrogatorio, Sadr le respondió todas las preguntas con displicencia. Sadr es un hombre inteligente. Por un momento pensó que su estrategia había triunfado. Pero se equivocó. Las palabras de la jueza Nathan, cuando decía "culpable, culpable, culpable" le amargaron el rostro y le transformaron por completo su mirada. Su prepotencia desapareció. Quedó impávido, pálido. Sus afanosos abogados también cambiaron su expresión y de pronto se les vió aturdidos. La familia estaba compungida y triste. Los defensores alcanzaron a decir a la jueza Nathan que no querían que lo 'encarcelara' en el acto (como de hecho correspondía), le rogaron que le diera la oportunidad de pasar con su esposa e hijos los próximos cinco meses, 'en libertad', y que le mantuviera las condiciones otorgadas por el tribunal ( tras el pago la millonaria fianza de $38 millones) que le permitieron moverse desde Washington DC a Nueva York con mucha comodidad. Los fiscales Michael Krouse y Garrett Lynch objetaron la petición (sin éxito). Krouse recordó que Sadr es millonario, que es ciudadano de Irán,  que es un país con el que los Estados Unidos no tienen tratado de extradición y que el gobierno advertía que había un alto riesgo de fuga. La jueza no escuchó a la fiscalía sino que inmediatamente aprobó la petición de Sadr y lo dejó ir con su mujer, no sin antes advertirle que si rompía las condiciones tendría que pagar las graves consecuencias, que incluyen nuevas acusaciones del gobierno estadounidense. El gesto de desagrado de Krouse y Lynch fue evidente. Protestaron nuevamente, pero fueron silenciados por la jueza que ofrecía un trato extremadamente cordial al acusado, ahora convicto. 
***
  Una de las cosas que nos llamó la atención por la rareza del hecho fue cuando la jueza estaba leyendo el veredicto entregado por el presidente del jurado. De pronto paró. Justo cuando leyó el cargo número tres. Hizo una expresión difícil de calificar. Llamó a la defensa y a los fiscales a un lado del podium. No se pudo escuchar lo que decían pero era obvio que no fue del agrado de los fiscales federales.  Seguidamente continuó leyendo de manera casi automática. Nathan le preguntó a cada miembro del jurado que verificara su voto en el veredicto. Luego salió de la sala para confirmar el voto de las dos personas ausentes a través de una videollamada. Regresó, agradeció a los miembros del panel y los despidió. No es usual que los jurados deliberen o verifiquen los votos por videoconferencia. No. Esta vez hubo una excepción porque en la ciudad de Nueva York hay una emergencia sanitaria. La jueza informó que uno de los jurados debió salir antes de la corte y el otro porque está enfermo y se vio obligado a deliberar remotamente. Al final del proceso, ni los abogados de la defensa, ni Ali Sadr, ni sus familiares quisieron emitir una comentario a la prensa. Sólo advirtieron que apelarán el resultado del veredicto en los próximos días.

El fiscal de pronuncia


   Por su parte, el el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, anunció que Ali Sadr Hasheminejad fue condenado hoy después de un juicio con jurado de dos semanas.

  Berman dijo que el jurado comprendió como Sadr H. organizó un plan de varios años para canalizar más de $ 115 millones en pagos relacionados con un proyecto de construcción en Venezuela, a través del sistema financiero de los EE. UU., para beneficio de la empresa familiar iraní de Sadr, en violación de las sanciones de los EE. UU. contra Irán. 

  El fiscal sostuvo que "el Gobierno estableció en el juicio que estos pagos beneficiaron a las personas y entidades iraníes, incluida la Compañía de Vivienda Internacional de Irán y su propietario iraní, Mohammad Sadr Hasheminejad (padre de Sadr)". 

  Berman dijo: “El jurado descubrió que Ali Sadr Hasheminejad creó una red de compañías y cuentas bancarias para enmascarar los negocios iraníes en Venezuela y evadir las sanciones de Estados Unidos. Durante años, Sadr utilizó compañías de fachada en Suiza, Turquía y San Cristóbal y Nieves para ocultar el hecho de que $ 115 millones en pagos que eran realmente para su negocio familiar y parientes en Irán. La condena de Sadr muestra que las sanciones económicas de Estados Unidos contra Irán son reales, y los infractores serán expuestos y procesados".

  Según la acusación, la evidencia presentada durante el juicio,  los documentos judiciales y las declaraciones en audiencia pública el gobierno logró demostrar lo siguiente:

  A partir de 1979, el presidente de EE.UU., de conformidad con la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia ("IEEPA"), encontró repetidamente que las acciones y políticas del gobierno de Irán constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior y la economía de los Estados Unidos y declaró una emergencia nacional para hacer frente a esa amenaza. De acuerdo con estas declaraciones presidenciales, Estados Unidos ha instituido una serie de sanciones económicas contra Irán y entidades iraníes. Este régimen de sanciones prohíbe, entre otras cosas, las transacciones financieras que involucren a los Estados Unidos o personas de los Estados Unidos destinadas al Gobierno de Irán o entidades y personas iraníes.

  En agosto de 2004, los gobiernos de Irán  y Venezuela (Hugo Chávez Frías) celebraron un acuerdo, mediante el cual acordaron cooperar en ciertas áreas de interés común. Al año siguiente, ambos gobiernos complementaron el Acuerdo mediante la celebración de un Memorando de Entendimiento sobre un proyecto de infraestructura en Venezuela, que consistiría en la construcción de unidades de vivienda en Venezuela.
  El Proyecto fue liderado por Stratus Group, un conglomerado iraní controlado por Sadr y su familia con operaciones comerciales internacionales en las industrias de la construcción, la banca y el petróleo. 

   En diciembre de 2006, Stratus Group incorporó una compañía en Teherán, que entonces se conocía como la Compañía de Vivienda Internacional de Irán (IIHC). IIHC fue responsable de la construcción del Proyecto en Venezuela. 

   Posteriormente, IIHC celebró un contrato con una subsidiaria de la compañía energética estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), que solicitó a IIHC que construyera 7,000 unidades de vivienda en el estado Zulia a cambio de aproximadamente $475 millones. Stratus Group creó el Comité del Proyecto Venezuela en Teherán para supervisar la ejecución de dicho Proyecto. Ali Sadr fue miembro fundador del Comité y fue responsable de administrar las finanzas del Proyecto.
  En relación con su papel en el Proyecto, Sadr tomó medidas para evadir las sanciones económicas de Estados Unidos y defraudar a los bancos estadounidenses al ocultar el papel de las partes iraníes en los pagos en dólares estadounidenses enviados a través del sistema bancario estadounidense. Por ejemplo, en 2010,  Sadr y un co-conspirador, usaron los pasaportes de San Cristóbal y Nieves y una dirección de los Emiratos Árabes Unidos para incorporar dos compañías de fachada fuera de Irán para recibir pagos en dólares estadounidenses relacionados con el Proyecto en nombre del IIHC. 
La primera entidad, Clarity Trade and Finance, se incorporó en Suiza, y la segunda, Stratus International Contracting, J.S.,  alias "Stratus Turkey", se registró en Turquía. Ambas empresas de fachada eran propiedad y estaban controladas por Ali Sadr y por los miembros de su familia en Irán, incluido su padre Mohammad Sadr.
  Posteriormente, Sadr y otros llevaron a cabo una serie de transacciones financieras internacionales utilizando a Clarity y  a Stratus Turkey en beneficio de las partes iraníes de una manera que ocultaba el nexo iraní a los pagos, en violación de las sanciones económicas de los EE. UU. Específicamente, entre abril de 2011 y noviembre de 2013, PDVSA, bajo la dirección de Sadr y otros conspiradores, realizó aproximadamente 15 pagos a IIHC a través de Stratus Turkey o Clarity, totalizando aproximadamente $ 115 millones.

  Durante ese tiempo, Sadr tomó varias medidas para ocultar a los beneficiarios iraníes de estos fondos, incluyendo: (1) cambiar el nombre de la Compañía de Vivienda Internacional de Irán a solo las iniciales, IIHC; (2) ordenar a los empleados que eliminen sitios web y artículos de Internet donde aparecía el nombre de Irán o Iranian; (3) mentir sobre los propietarios de las empresas de fachada cuando los bancos lo solicitan; y (4) alterar los comprobantes de pago y los contratos anteriores para engañar a los bancos sobre la fuente de los fondos. Sadr y otros conspiradores, también ordenaron específicamente que los pagos se enrutaran a través de bancos en los Estados Unidos a las cuentas bancarias de Stratus Turquía o Clarity en una institución financiera en Suiza (Hyposwiss Private Bank AG). 
  La mayoría de los fondos se transfirieron luego a otra entidad offshore ubicada en San Cristóbal y Nieves, que había sido incorporada por Ali Sadr y Mohammad Sadr en 2009. 
Mohammad Sadr Hasheminejad padre del banquero convicto por crímenes financieros y
violación de las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

  Entre 2011 y 2013, las compañías principales de Sadr enviaron más de $ 8.6 millones directamente a los Estados Unidos. Algunos de esos fondos se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California en beneficio de la familia Sadr.

El convicto

  Ali Sadr, de 40 años, nació en Irán. Fue condenado en el juicio por un cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, un cargo de conspiración para violar la IEEPA, un cargo de fraude bancario, un cargo de conspiración para cometer fraude bancario y un cargo de lavado de dinero. Sadr fue declarado no culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero. 

   A continuación se muestra un cuadro que contiene los cargos y las sanciones máximas. La sentencia de Sadr será determinada por la jueza Alison Nathan.
   El fiscal Berman elogió los esfuerzos de investigación pendientes de la Oficina Federal de Investigación y agradeció a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York por sus contribuciones y asistencia con esta investigación y juicio.

  El procesamiento de este caso está a cargo de la Unidad de Terrorismo y Narcóticos Internacionales. Los fiscales federales adjuntos Michael K. Krouse, Jane Kim, Stephanie Lake y el fiscal especial adjunto estadounidense Garrett Lynch, de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York, están a cargo de la acusación.



domingo, 15 de marzo de 2020

Este lunes continúan las deliberaciones del jurado del juicio de Ali Sadr Hasheminejad, dueño de Pilatus Bank

Por Maibort Petit
@maibortpetit


   El jurado del juicio contra el banquero iraní, Ali Sadr Hashemi Nejad continuará con las deliberaciones este lunes 16 de marzo, a pesar que el sistema de cortes trabajará de manera restringida debido a la emergencia declarada en la ciudad de Nueva York ante el brote de coronavirus.  La jueza Alison Nathan instó a los jurados para que el proceso contra Sadr siguiera, advirtiendo que habrá cambios en la medida en que se produzcan nuevas decisiones del gobierno local por el estado de alarma decretado por las autoridades por el virus COVID-19. 
  Nathan dijo que en la corte se reducirá la entrada del público y que no habrá inicio de nuevos juicios hasta próximo aviso. 

  Ali Sard está acusado de lavado de dinero, fraude bancario y violación de las sanciones de Estados Unidos contra Irán, relacionado con un proyecto de infraestructura del gobierno de Hugo Chávez entre 2006 y 2014. 

 De acuerdo a lo planteado por la fiscalía, el conglomerado Stratus Grupo, controlado por el padre de Sadr, Mohammad Sadr Hasheminejad, el acusado y su familia, incluye a la empresa Iranian International Housing Corp., que fue contratada por PDVSA, para construir 7 mil viviendas en el estado Zulia, en el marco de los acuerdos que firmaron el presidente venezolano Hugo Chávez y el de Irán, Mahmoud Ahmadinejad en 2006. 
   Sadr y otros conspiradores elaboraron un esquema que incluyó la creación de empresas fachadas para lavar el dinero proveniente de los pagos en dólares estadounidense que hizo PDVSA, los cuales fueron dirigidos a cuentas bancarias suizas, para lo cual se usó las compañías  Clarity Trade & Finances con sede en Suiza y Stratus International Contract JS, de Turquía. El delito cometido según los fiscales es haber utilizando como bancos intermediarios a J.P. Morgan Chase y Citibank ubicados en Manhattan, Nueva York.

  Sadr —quien estuvo envuelto en un escándalo de lavado de dinero con su banco Pilatus Bank, una entidad financiera de origen maltés que inició sus operaciones en enero de 2014 y al cual se le quitó la licencia en 2018— testificó que pensaba que las sanciones de Estados Unidos contra Irán no aplicaban a las empresas privadas de iraníes que hacen negocios fuera de Irán, pero los fiscales rechazan ese argumento cuando sostienen que el dueño de la empresa que firmó el contrato con PDVSA es iraní y vive en Teherán, está relacionado con el gobierno de ese país y los beneficio, que fueron unos 115$ millones de dólares fueron para el conglomerado de Mohammad Sadr Hasheminejad quien también es acusado en este caso.
 
   Las acusaciones señalan que los pagos provenientes del contrato con Venezuela de $ 476 millones para construir inicialmente 7,000 unidades de vivienda en Venezuela, violaron las sanciones. Sadr dijo"Mi estado mental era que este proyecto tenía 8,000 millas lejos de Irán, no tenía nada que ver con Irán".

 Según Sadr, él creía que las sanciones estadounidenses se aplicaban al gobierno de Irán, a los grupos militares afiliado con el estado iraní y las personas designadas por Oficina de Control de Activos Extranjeros como en la lista de nacionales designados y personas bloqueadas.

  Sadr dijo que ni él ni ningún miembro de su familia o las empresas con las que estuvo involucrado alguna vez fueron designados por la OFAC como los llamados SDN. Pero los fiscales lo desmintieron al informarle al jurado que el banco de su padre, y en el cual, Sard trabajaba, EN Bank fue sancionado en 2012 por la OFAC, al igual que la empresa de petróleo de su padre.

  El acusado describió cómo en 2010 se dio cuenta de la Sanciones integrales de Irán, responsabilidad y Ley de desinversión, promulgada por el presidente Barack Obama, que, entre otras cosas, permitió sancionar a las empresas que hacen negocios en el sector energético de Irán.  La ley cita la necesidad de presionar al gobierno iraní, y el IRGC, en Irán para que paren el presunto desarrollo nuclear y apoyo al terrorismo internacional.

  Los fiscales dicen que los Sadrs escondieron a sus conexiones cuando se configuran empresas en Suiza y Turquía, utilizando unas nacionalidades que compraron en la isla caribeña de San Cristóbal y Nevis, por $ 250 mil y para las cuales usaron una dirección en Dubai. Las mismas técnicas fueron usadas para configurar cuentas bancarias suizas en Hyposwiss Private bank AG.

  Sadr asegura que su país de origen aparece en su pasaporte de San Cristóbal y Nevis y que le había dado la información al personal de Hyposwiss Private bank AG cuando informó los detalles del proyecto de viviendas en Venezuela.

  Los miembros del jurado han visto correos electrónicos y otros documentos en que Sadr y otros discuten sobre cambiar el nombre a la empresa contratada por PDVSA, Iranian International Housing Co. IIHC para omitir cualquier referencia a Irán. Los fiscales aseguran que fue parte del esfuerzo de Sadr y su familia para ocultar la participación de Irán o parías iraníes en el acuerdo con Venezuela.

  Sadr explicó que el banco suizo le informó que iba haber un problema potencial con el nombre Iranian International Housing Housing Corp., que sonaba como una empresa respaldada por el estado iraní. 

 "Me dieron muchos ejemplos de por qué estaban un poco asustados de que este nombre que se asemeja al gobierno iraní y le aseguré la IIHC nada tiene que ver con el gobierno pues una empresa que mi papá lo posee", dijo Sadr.

  "Es solo una línea roja para los bancos, no quieren tratar con el gobierno iraní, no quieren estar asociado con el gobierno iraní", sostuvo el acusado.

  Sadr argumentó que un empleado de Hyposwiss sugirió que usar el nombre abreviado IIHC podría ser un buen idea. 

 Sadr sostuvo que el personal del banco estaba preocupado de que en ausencia de un cambio de nombre, Hyposwiss sería recibir cientos de documentos en conexión con el proyecto de Venezuela con la palabra Irán todo sobre ellos, y no querían asociarse con el gobierno de Irán, incluso por error.

  Entre otras cosas declaradas por Sadr, dijo que se había casado dos veces, que tiene dos hijos, (uno de 4 y otro de 1 año y medio), ratificó que su madre vive en Washington DC, y dos hermanas Pegah es arquitecto y Negarin que es diseñadora de modas y viven en California. 

  Asimismo, Sadr confesó que su padre vivía en Teherán en un apartamento de 1000 pies y que su padre supuestamente había sido torturado, que estuvo preso por oponerse al régimen iraní, y que había ayudado a reconstruir el país luego de la guerra con Irak en los años 80. 

  Sostuvo que la reconstrucción de Irán necesitó de los mejores talentos de ingenieros y técnicos. Comentó que fue marcado cuando su madre lo llevó a ver a su padre a la cárcel, donde fue torturado.

  Comentó  que ha cuando tenía 16 años  lo arrestaron por participar en una marcha estudiantil contra el régimen y lo torturaron física y emocionalmente. 

  Cuando Sadr hablaba intentaba quebrar la voz para mostrar dolor.  

  Sobre su situación migratoria en 2000, dijo entró con visa de turista y luego la cambio por una F1 para estudiar. Posteriormente, pidió asilo basado en las protestas en 1999.  Aseguró que tuvo problema con su abogado de inmigración y que se  se le revocó el asilo en 2010. Alegó que tenía una grave situación económica y que como plan B, (porque no quería irse a Irán) se hizo ciudadano en San Cristóbal y Nieves "porque era rápido". 

  Luego se casó con una ciudadana  estadounidense, aplicó a la Green Card, y al poco tiempo se divorció. 

  Comentó que en el pasaporte de San Cristóbal y Nieves dice que nació en Teherán, Irán no acepta que se renuncie a la ciudadanía. Se mudó a Dubai, y aplicó a la residencia de Turquía. 

 Admitió que regresó a Irán para visitar a su padre porque fue diagnosticado de cáncer en noviembre de 2010. y aunque no podía estar seguro 100 % de viajar a Irán pero lo hizo por amor a su progenitor.

 Regresó a Irán con la advertencia de no meterse más con el gobierno, empezó a trabajar con el proyecto Venezuela a través de la empresa IIHC que nunca perteneció al gobierno. 

  Aclaró que su padre no apoyó a la IRGC ni al régimen de Irán. 

  Sadr viajó 12 y 15 veces a Venezuela.








viernes, 13 de marzo de 2020

¿Pilatus Bank fue capitalizado con dinero proveniente de Venezuela?, la pregunta del fiscal que incomodó al dueño de la institución maltesa cerrada por alegaciones de lavado de dinero

   Ali Sadr Hasheminejad subió al estrado como testigo en su propio juicio por dos días consecutivos. Este ciudadano iraní está acusado de utilizar compañías de fachada en Turquía y Suiza con cuentas bancarias suizas para evadir las sanciones las sanciones estadounidenses  contra Irán, y mover las  ganancias obtenidas de un contrato de $ 476 acuerdo de millones que logró la empresa iraní de su padre con los gobiernos de Venezuela e Irán para construir una vivienda de 7,000 unidades proyecto de infraestructura en Ciudad Ojeda, estado Zulia. Los fiscales dicen que Sadr canalizó ilegalmente más de $ 115 millones a través del sistema financiero de los EE. UU. En esta entrega les cuento parte de su testimonio.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  ¿Usted capitalizó Pilatus Bank con el dinero proveniente del proyecto de viviendas de Venezuela? ¿Verdad?, preguntó el fiscal Garre Lynch a Ali Sadr Hasheminejad, el iraní acusado por el gobierno de los Estados Unidos de haber violado las sanciones impuestas a Irán, de lavado de dinero y fraude bancario. Ligeramente nervioso, el acusado dijo "No. No fue con el dinero de Venezuela. Los recursos vinieron de otros negocios que hacía con mis empresas en Europa". 
  Pilatus Bank, propiedad de Ali Sadr, es un banco maltés que inició sus operaciones en enero de 2014 y fue acusado, por la reportera Daphne Caruana Galizia y por las autoridades maltesas, de lavar fondos de esquemas supuestamente corruptos en nombre de compañías  offshore e individuos. 

   Tras la publicación de los Papeles de Panamá, y una investigación hecha por Caruana se reveló que Pilatus Bank facilitó transacciones sospechosas desde Panamá en nombre de personas políticamente expuestas. Las autoridades europeas le retiraron la licencia al mencionado banco a raíz de las denuncias de lavado de dinero.

   La pregunta del fiscal Lynch sorprendió a Ali Sadr y a su defensa que no esperaban que preguntaran sobre Pilatus Bank en el juicio que incluye 50 pagos hechos por PDVSA, el Fondo Chino y FONDEN a favor de tres empresas offshore de Sadr, y que fueron transferidas a través de dos bancos norteamericanos J. P Morgan Chase y Citi hacia Hyposwiss Private Bank de Suiza.
  Los fiscales que buscaban desafiar la credibilidad de Ali Sadr frente al jurado, interrogándolo sobre falsas declaraciones que el acusado hizo cuando pidió asilo en Estados Unidos, en una declaración para solicitar la reentrada al país, y en una entrevista que le hicieron cuando fue arrestado en 2018.

   El fiscal Garre Lynch puso en duda el miedo al gobierno iraní que Sadr dijo tener cuando pidió asilo en Estados Unidos.

 Lynch presionó a Sadr sobre su declaraciones a varias autoridades estadounidenses con respecto a su Residencia estadounidense y su miedo a regresar a Irán.

  Sadr consiguió asilo en los Estados Unidos en 2004, pero luego recibió una carta donde le ordenaban comparecer a una entrevista en Inmigración en 2009, alegando que su abogado había cometido fraude migratorio en su caso, y en otros.  Sadr prefirió abandonar el país antes que acudir ante las autoridades de Inmigración. Sadr dijo que su asilo se terminó y que su permiso de trabajo fue cancelado. 

   Se fue de los Estados Unidos en marzo de 2010. En 2012 solicitó residencia estadounidense luego de haberse casado con una ciudadana norteamericana, de quien se divorció al poco tiempo de obtener la Green Card. "Lamentablemente nos divorciamos".


  Lynch le preguntó  sobre su miedo de regresar a Irán "¿Es un tema constante, en 2003, en su aplicación para asilo, luego en 2012 en su solicitud de readmisión y luego en 2018 en su solicitud de fianza, tu miedo a volver a Teherán, tu miedo de ir a Irán, ¿correcto?".

  "No tiene nada que ver el uno con el otro", dijo Sadr. "¡Se trata de una solicitud de asilo! otro es sobre la libertad bajo fianza para poder salir de la cárcel y defenderme. Manzana y naranja en mi opinión", dijo el acusado visiblemente enardecido.

   Lynch preguntó a Sadr si era cierto que entre 2010 y 2015, realizó aproximadamente 50 viajes a Irán. Sadr dijo que eso podría ser exacto, y aseguró que: "¡El riesgo de volver a Irán para ver a su padre! No fue tan alto".

Mintió sobre su grave situación financiera

   Buscando acabar con su credibilidad frente al jurado, compuesto por 10 mujeres y 5 hombres, el presidente de Pilatus Bank fue interrogado acerca de su solicitud 2012 para readmisión a los EE. UU., en la cual, en declaración jurada dijo que se había ido del país en 2010 debido a su "grave situación financiera".

 "En esa declaración jurada, usted dijo la razón por la cual se iba del país, y no terminó su audiencia, era por el terrible estado financiero en el que estabas, ¿correcto? ", acusó Lynch.

"Uno de ellos", dijo Sadr.

 "Ahora, Sr. Sadr, usted no estaba bajo una grave situación financiera estrés en marzo de 2010, ¿verdad? ", dijo Lynch. Sadr dijo que fue terrible para él en el sentido de que él no podía funcionar y no tenía idea de cuánto tiempo Inmigración en los procedimientos se prolongaría. 

  El acusado sostuvo que había establecido compañías porque no podía atender adecuadamente en su situación financiera. Sí, fue grave si nos fijamos en las circunstancias en el "yo", dijo Sadr.

  El fiscal señaló que en marzo de 2010 Sadr transfirió 500,000 francos suizos para crear la empresa de fachada Clarity Trade, y el año anterior había gastado $ 250,000 para adquirir ciudadanía del gobierno de San Cristóbal y Nevis.

   Lynch dijo a Sadr: "Para ser claros, esas fueron dos transferencias financieras que hiciste.. cuando declaraste que tus circunstancias financieras eran tan graves que tenías que dejar el país, ¿correcto? ", preguntó el fiscal.

  Sadr respondió:"Esa es una situación extrema, un individuo no puede trabajar, un el individuo no puede simplemente sentarse en casa durante años".

Las sanciones estadounidenses contra Irán

   Una de las alegaciones claves acusadas en este caso es que Sadr creó un esquema para violación de las sanciones de Estados Unidos contra Irán. El fiscal le preguntó a Sadr sobre su afirmación de que solo pensó que las sanciones eran sólamente aplicadas al gobierno iraní, a grupos militares asociados al régimen, y a las personas bloqueadas en la Oficina de Activos Extranjeros Controles. 

  Sadr afirmó que no creía que las sanciones de los EE. UU. se aplicaran empresas privadas iraníes y que prohibieran a los ciudadanos de ese país hacer negocios fuera de Irán que no fueran para el beneficio del gobierno iraní.

Designación de PDVSA en la lista de sancionados

  Sadr se refirió la Ley Integral de Sanciones, Responsabilidad y Desinversión Irán promulgada por el expresidente Barack Obama en 2010. Hizo referencia a dos videos sobre los comentarios de Obama sobre Irán sanciones como refuerzo de su creencia de que las sanciones estadounidenses en Irán fueron dirigidos al régimen y otros malos actores. 

  El fiscal le preguntó al acusado si sabía que uno de las primeros en designados bajo esa ley promulgada por Obama fue PDVSA, la empresa estatal venezolana que le pagó millones de dólares a las empresas de su padre y suyas en Irán.

  "Eso sería alucinante porque todos estos los pagos a través del sistema financiero de EE. UU. llegaron a través de PDVSA ", dijo Sadr.

   Arrinconado por el fiscal, Sadr reconoció que sabía que PDVSA había sido así designada en 2012, pero que su comprensión era que la sanción de la petrolera venezolana prohibía recibir financiamiento del gobierno de los EE. UU. Específicamente, las sanciones prohibieron a PDVSA hacer una oferta por el gobierno de EE. UU. contratos de adquisición, asegurando financiamiento del Banco de Exportaciones e Importaciones de EE. UU. Y de obtenerlos, se requerían licencias de exportación de la OFAC.

 "Sabía que PDVSA fue designada, era una de las grandes noticias en Venezuela, pero también fueron grandes noticias que PDVSA solo fue designada para que no pudiera obtener préstamos del gobierno de Estados Unidos ", acotó Sadr.

  "No implicaba esa sanción que PDVSA no pudiera hacer otras transacciones financieras". "Suena como si hubieras detallado previamente la comprensión de la ley", replicó Lynch.

"Eso fue lo mismo que en el transcurso de los próximos dos años de los que recibió más de $ 100 millones, correcto", comentó el fiscal.

"Sí, según tengo entendido, no estábamos dando préstamos", dijo Sadr.

La defensa vuelve con el miedo al gobierno de Irán

   Cuando fue interrogado por su defensa, Sadr reiteró su testimonio de que tenía miedo a regresar a Irán, tal como lo indicó en su asilo la aplicación en 2003 porque supuestamente fue  sometido a una tortura mental y física cuando cayó en ¡Las manos de una división de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán! en relación con su participación en protesta estudiantes en 1999.

  En cuanto a sus procedimientos de fianza posteriores al arresto en 2018, Sadr dijo que el gobierno iraní alegó que él y su padre habían sacado el dinero del sistema financiero iraní y  que él enfrentaría cargos si regresaba a Irán. Sadr dijo que su padre, quien reside en Teherán, fue a la cárcel y fue despojado de la mayoría de sus activos.

   Seguido del testimonio de Sard, la jueza Alison Nathan leyó las instrucciones al jurado y procedió a convocar para los argumentos de cierre del juicio.

   Sadr, junto a otros conspiradores de este caso, enfrenta cargos de conspirar para violar la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia de Estados Unidos contra Irán, fraude bancario, conspiración para cometer fraude bancario, lavado de dinero y conspiración para cometer lavado de dinero.







miércoles, 4 de marzo de 2020

Juicio de Ali Sadr Hasheminejad aporta elementos para entender cómo Hugo Chávez contribuyó al envío de dinero a la República Islámica de Irán, violando las sanciones impuestas por EE.UU. contra ese país

   Aún no se ha explicado la razón por la cual el régimen de Hugo Chávez pagó millones de dólares a una empresa de Teherán para construir "una ciudad" en el estado Zulia, con "12 mil unidades habitacionales", como si en Venezuela no hubiese empresas constructoras con amplia experiencia. Lo que se si supo en el segundo día del juicio de Ali Sadr Hasheminejad, es que la empresa del padre del acusado tiene relaciones estrechas con el régimen de Irán, y que ha logrado contratos millonarios para construir la infraestructura de ese país, destruída durante la guerra. Uno de los testigos interrogado, confesó que las empresas que están bajo escrutinio de los fiscales de Nueva York, han recibido millonarios contratos del gobierno iraní. Aquí les cuento parte de esta historia.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  En la segunda audiencia del juicio de Ali Sadr Hasheminejad, la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York mostró un contrato que se firmó en el marco de los acuerdos bilaterales entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Islámica de Irán acordados en 2006, en el cual se incluyó un convenio para el Desarrollo Habitacional Nueva Ciudad Fabricio Ojeda, ubicado en el municipio Lagunillas del estado Zulia. Hugo Chávez Frías y el presidente iraní para la época, Mahmoud Ahmadineyad, contrataron a la empresa Iranian International Housing Company (IIHC), propiedad del padre del acusado, Mohammad Sadr Hasheminejad, para ejecutar el contrato de US.475,734,000,00 que contemplaba la construcción de 12 mil unidades habitacionales. Uno de las cláusulas establecía que los pagos debían hacerse en dólares americanos "porque es una moneda fuerte que no pierde valor", cuestión que constituye un factor clave en el proceso criminal contra Ali Sadr a quien el gobierno de Estados Unidos acusa de haber violado las sanciones impuestas por EE. UU. a la República Islámica de Irán.
   En sus argumentos de apertura del juicio, la fiscal Stephanie L. Lake sostuvo que "este es un caso que incluye un esquema de fraude sofisticado para el enriquecimiento de este hombre (señalando a Ali Sadr Hasheminejad) y de su familia, que involucra $115 millones manejado a través de una serie de empresas que le permitieron cometer fraude bancario e incumplir las sanciones estadounidenses contra Irán".

   La fiscal dijo que el acusado creó un esquema complejo, a través del cual canalizó millones de dólares del proyecto de viviendas del gobierno venezolano, a través del sistema financiero estadounidense,  en nombre de entidades iraníes, incluida la compañía de su familia [Stratus Holding Group], su filial en Turquía, cuentas de banco en Suiza y en otros países.

   Comentó que el acusado violó las sanciones impuestas [por razones de Seguridad Nacional de los Estados Unidos] a Irán, y que prohíben a los ciudadanos de ese país hacer negocios con estadounidenses, y utilizar el sistema financiero norteamericano. "Dos empresas de su padre, quien es dueño de un emporio, fueron usadas en el esquema".

  En 2006, Iranian International Housing Co. (IIHC) firmó un acuerdo con el gobierno de Venezuela y el gobierno de la República Islámica de Irán, en el marco de un acuerdo entre las dos naciones por un monto de casi medio millón de millones de dólares, y a raíz de ese contrato con la empresa de su padre se creó y ejecutó un esquema para violar las sanciones estadounidenses.

  Sostuvo que Ali Sadr compró una nacionalidad de un país del Caribe para ocultar la iraní. "Con su nuevo pasaporte registró empresas con una dirección en Dubai, no en Irán, compró casas, abrió cuentas de banco para que las instituciones financieras no vieran la palabra Irán por ninguna parte, de tal manera que no se levantaran las alarmas por las sanciones contra el régimen persa".

  La fiscal sostuvo que  "Ali Sadr se movió por China, Venezuela, Turquía, movilizando el dinero para que finalmente fuera a parar a Irán, a las empresas de su padre".

  Entre 2011 y 2014, el gobierno de Venezuela pagó a las empresas de servicio de Irán, haciendo transferencias a las empresas de Ali Sadr y no a Irán para evitar las sanciones.

  "Sadr y su padre se unieron para ejecutar un esquema con el cual cometieron lavado de dinero, fraude bancario y violación de sanciones", acotó.

  Dijo que a lo largo del juicio la fiscalía presentará testigos y abundantes evidencias que le permitirán más allá de la duda razonable, que Ali Sadr es culpable de los seis cargos por los que se le acusa.

  Las evidencias muestran que las transacciones hechas por Sadr  y su familia y el esquema creado, le permitieron al acusado ganar mucho dinero.

  Aseguró que presentarán un contrato donde se removió el nombre de Irán y los proyectos de Venezuela para evitar las sanciones.

   Se mostró al jurado, conformado por 10 mujeres y 5 hombres, los pasaportes de Ali Sadr de San Cristóbal y Nieves, y el iraní, "llevaba consigo al menos cuatro pasaporte", dijo a funcionaria.

  Explicó que entre 2013 y 2015, Sadr Hasheminejad viajó más de 100 veces, incluidos múltiples viajes a Estambul, Zurich, Dubai, Londres, Malta y Teherán. En varias ocasiones desde 2010, Sadr Hasheminejad declaró que reside en Dubai, Bielorrusia, Suiza y los Estados Unidos.

  La fiscalía sostiene que Sadr Hasheminejad portaba hasta cinco pasaportes, cuatro de San Cristóbal y Nieves y uno de Irán, ninguno de los cuales ha expirado, después de haberlos usado indistintamente cuando viajaban. 

  Los documentos federales muestran que Sadr Hasheminejad obtuvo su ciudadanía de San Cristóbal y Nieves en 2009 a través del programa de ciudadanía por inversión por $ 250,000.

La defensa dice que su cliente es un hombre correcto y de familia.

  El abogado Reid H. Weingarden dijo a los jurados que su cliente es un hombre inteligente, educado, graduado de ingeniero, padre de familia, de 40 años que nació el Teherán y que debido a su posición política fue víctima de tortura, estuvo en prisión, al igual que su padre Mohammad Sadr Hasheminejad, quien también ha sido objeto de persecución por parte del régimen iraní.

  El defensor dijo que Ali Sadr se sitió responsable del enorme proyecto de casas en Venezuela, él era el responsable de la construcción de viviendas, estadios, escuelas, etc. 

   Comentó que su cliente tiene una familia enorme, muchos vivían en Irán,"su madre que tiene un PHD vive en Washington DC, su hermana arquitecto en Los Ángeles, California". Sostuvo que el padre de Ali  Sadr protestó contra el gobierno y fue encarcelado, él es un ingeniero brillante que fue traído para reconstruir el país luego de la guerra con Irak. 

  El abogado argumentó que las empresas del padre de Ali Sadr crecieron y se convirtieron en los primeros negocios de Irán, y que estaban a favor de la democracia, abrió un banco privado en su país, y logró tener una empresa con más de 10 mil empleados pero luego fue nuevamente a la cárcel, torturado otra vez por la revolución islámica.

  Destacó que Ali Sadr es un ingeniero y hombre de negocios que buscó oportunidades en el mundo, fue a Europa, Turquía para buscar opciones de inversión, en Suiza.

  Fue a Venezuela para construir una ciudad, luego que otras empresas habían fracasado con ese proyecto. "Él se encargó de ese trabajo interesante del cual se sentía orgulloso y quería ayudar a su padre", acotó. 

  Aseguró que las sanciones de Estados Unidos contra Irán hicieron daño a los ciudadanos, 40 años de sanciones sobre 80 millones de personas, más el embargo ha tenido efectos en la economía iraní. Ali Sadr entendió y tiene conocimiento de las sanciones, y de los riesgos para hacer negocios. Nunca se imaginó que iba a ser un target del gobierno de los Estados Unidos.

  El proyecto de Venezuela requería cuentas bancarias para recibir los pagos en dólares. para lo cual se registraron compañías en otros países, cuentas en un banco europeo, y el dinero se invirtió en Europa porque su padre y él sabían que si lo llevaban a Irán se lo iban a confiscar.

  El banco suizo fue parte de las transacciones entre Ali Sadr y Venezuela.

  Comentó que muchos iraníes quieren sacar el dinero de su país e invertirlo en otros lugares donde haya seguridad.

  Weingarten dijo que el padre de Sadr Hasheminejad quería ayudar a las personas en Venezuela "cuando otras seis empresas iraníes no pudieron idear una forma de construir un proyecto de vivienda para una ciudad destruida por una inundación". Agregó: “Mi cliente estaba totalmente comprometido en otra parte, quería ser banquero. Pero su padre le pidió ayuda en Venezuela. Mi cliente ama a su padre, quería devolverle el dinero. Ambos querían ayudar a la gente pobre de Venezuela. Ali estaba adentro. Quería que su padre se fuera de Irán".

   Weingarten dijo que los Hasheminejads temían que el dinero del proyecto de Venezuela fuera tomado por los ayatolás de Irán.

  Dijo al jurado: “A medida que vean la evidencia, verán que la empresa constructora enviaba una factura a Venezuela. Eventualmente pagarían, a bancos en Portugal y España, en Europa. Pero en la cuenta de Venezuela, utilizaron un banco estadounidense para liquidar las transacciones. Ambos tenían cuentas de compensación con JP Morgan. Eso es. Esa es la historia Esa es la presunta criminalidad ... Pero no hay intención criminal. Estados Unidos no puede probar eso. Ali pensó que estaba bien siempre que no fuera dinero a Irán ".


   Weingarten dijo al jurado que no quería que los bancos le negaran los negocios porque era iraní. “Incluso si encuentra una violación técnica de las sanciones, eso no es un delito si él tenía un corazón puro y estaba del lado correcto. Este caso no se trata de la sabiduría de las sanciones ... Mantenga una mente abierta. Ali Sadr quería ayudar a su padre. Ni por un nanosegundo quería violar la ley estadounidense. Al final, señores del jurado devolverán el único veredicto posible: no culpable ".

  Pidió al jurado usar su sentido común, ponerse en los zapatos de su cliente, tener la mente abierta y evaluar las piezas de evidencias para llegar a la conclusión de que Ali Sadr es un hombre de familia y no es culpable de lo que se acusa. 

Un testigo desmiente la defensa de Ali Sadr

  En la jornada fue interrogado Fashid Kazerani, un hombre que trabajó por más de dos décadas con el padre del acusado y vió de cerca cómo se desarrolló el proyecto Venezuela. El hombre, quien se mudó a los Estados Unidos en 2013, y testificó el farsi, dijo estar seguro que el régimen de la República Islámica de Irán nunca persiguió, acosó o sometió a tortura a Ali Sadr o a su padre Sayed Sadr, ni tampoco a sus empresas que, según el ex-empleado de Stratus Holding Group, recibieron contratos millonarios del gobierno iraní.

   Interrogado por el fiscal federal adjunto Michael K. Krouse,  Kazerani afirmó que viajó a Venezuela, trabajó en el proyecto que inicialmente contemplaba la construcción de 7 mil viviendas, pero que luego se añadieron 5 mil más para hacer un total de 12 mil. Explicó que conoce muy bien a la familia Sadr, desmontó la narrativa de la defensa, y sostuvo que el mismo presidente de Irán,  Mahmoud Ahmadineyad había servido de portavoz a los requerimientos de la empresa del padre Sard, y había llevado quejas a Hugo Chávez en varias de las visitas hechas por el mandatario iraní a Caracas, incluyendo una realizada en 2009, cuando Ahmadineyad abogó por los pagos pendientes con Chávez, según se mostró en una minuta del grupo Stratus que condujo a la pesquisa que los fiscales estadounidenses hicieron para llegar a la conclusión que el conglomerado de empresas de los Sard servía de puente para lavar millones de dólares para Irán, y como método para violar las sanciones impuestas por Estados Unidos a país islámico. 


El Proyecto Nueva Ciudad Fabricio Ojeda

  El proyecto Nueva Ciudad Fabricio Ojeda fue ejecutado a través de la empresa estatal Ducolsa, como parte del convenio de cooperación firmado el 2 de julio de 2006 por la República Bolivariana de Venezuela, la República Islámica de Irán y la empresa IIHC.

  Hugo Chávez y su homólogo Ahmadineyad hicieron una cadena para hacer entrega de las primeras unidades que formaron parte del convenio, en el Desarrollo Habitacional Nueva Ciudad Fabricio Ojeda, ubicado al este del municipio Lagunillas de la Costa Oriental del Lago.

  "El proyecto contemplaba la construcción 12 mil apartamentos para dignificar a 60 mil habitantes aproximadamente, señaló el director Ejecutivo de PDVSA Occidente", Ricardo Coronado.


  El coordinador regional de la Gran Misión Vivienda Venezuela para el estado Zulia era Francisco Arias Cárdenas. En las fotos mostradas al jurado aparece el ex-funcionario posando al lado de un grupo de iraníes que ejecutaba el proyecto.

  El desarrollo integral de viviendas comprendía 12 mil apartamentos en 755 bloques, destinado a cumplir con la reubicación de las familias que vivían en la zona de subsidencia de la Costa Oriental del Lago.

  Se construyó en un terreno de 318 hectáreas ubicado a 10 kilómetros al este de Ciudad Ojeda (Lagunillas). Para la primera fase construirán 438 edificios equivalentes a 7.008 apartamentos (178 hectáreas); y para la segunda 317 edificios integrados por 5.072 apartamentos.

   Contempló además la construcción de 10 escuelas para primaria y secundaria, cinco centros comunales, cinco zonas socioproductivas y 15 consultorios Barrio Adentro, entre otros espacios como estaciones de policía, bomberos, CDI, SRI y 20 centros simoncitos.

jueves, 21 de febrero de 2019

Tribunal de NY fija fecha del juicio contra el banquero iraní que evadió sanciones contra Irán con jugosos contratos en Venezuela

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El juicio del presidente del banco maltés, Pilatus Bank, Ali Sadr Hasheminejad  se realizará en octubre de 2019, según la orden firmada por el juez del Distrito Sur de Nueva York, Andrew L. Carter. El banquero fue acusado por el gobierno de los Estados Unidos de haber violado las sanciones estadounidenses contra Irán, de fraude bancario y lavado de dinero relacionado con proyectos de viviendas sociales durante el gobierno del fallecido Hugo Rafael Chávez Frías.
El juez decidió que el juicio de Ali Sadr Hasheminejad empezará el 21 de octubre, para lo cual las partes deben suministrar a la corte las propuestas de instrucciones al jurado y las mociones in limine a más tardar el 9 de octubre.

El propietario de banco maltés Pilatus Bank fue arrestado en marzo de 2018 fue acusado de estar involucrado en un caso relacionado con un contrato mil millonario que el iraní firmó en 2006 con el gobierno de Hugo Chávez a través del cual el banquero habría movido dinero ilegal como parte de un acuerdo para construir viviendas de bajo costo para los venezolanos.

Según los documentos federales, los gobiernos de  Hugo Chávez y el  del iraní Mahmoud Ahmadinejad acordaron construir miles de casas en Venezuela para lo cual se firmó un contrato con la empresa energética estatal venezolana Stratus Group, un grupo de compañías propiedad de Hasheminejad.  
Los fiscales argumentan que el proyecto de Stratus Group consistía en construir 7,000 viviendo por $476 millones. Cada casa tenía un costo de $70,000 aproximadamente, lo que equivalía para ese entonces ( cambio del dólares sobre el bolívar en 2006) a 210 millones de bolívares.
La acusación del Gran Jurado sostiene que el acusado, Ali Sadr Hasheminejad participó directamente en la supervisión de la ejecución del proyecto y ocultaba el rol de la República Islámica en ese proyecto para así evadir las sanciones que el gobierno norteamericano había impuesto al régimen iraní. 
En el marco de la conspiración acusada, Ali Sadr Hasheminejad  y otro co conspirador habrían logrado obtener pasaportes de San Cristóbal y Nieves, cuyos gobierno son aliados del régimen venezolano. En 2010 el acusado poseía un documento de la isla caribeña para lo cual usaba una dirección en Emiratos Árabes Unidos. El objetivo era tener otras entidades  fuera de Irán, una en Turquía y otra en Suiza que fueron usadas para recibir los pagos en dólares provenientes del gobierno de Chávez. Las dos entidades  estaban controladas por Ali Sadr Hasheminejad  y su grupo familiar en Irán.
El rastreo evidenció que entre los años 2011 y 2013 el gobierno de Venezuela ejecutó 15 pagos por un monto de USD115 millones cada uno relacionados con el proyecto de las viviendas de interés social de la administración de Hugo Chávez. El dinero luego fue transferido a un banco en otro offshore ubicado en las Islas Vírgenes Británicas.
Los fiscales destacan que en 2012, el acusado y sus asociados usaron USD 2 millones para comprar propiedades en California. El dinero fue ingresado bajo la categoría  “ganancias del proyecto. 
Uno de los fiscales de distrito, Geoffrey Bearman sostiene que  Sadr Hasheminejad logró crear el banco Pilatus en 2013 con dinero proveniente de la industria criminal y gracias a los pagos en dólares con los que  benefició a Irán. 
Bearman sostuvo que un monto de USD12.9 millones que estaban depositados en Pilatus Bank fueron decomisados porque constituyen un producto criminal relacionado con el proyecto de viviendas en Venezuela.
Ali Sadr Hasheminejad está en libertad con fianza millonaria
En junio de 2018, Ali Sadr Hasheminejad logró salir en libertad bajo fianza aunque acordó estar sujeto al monitoreo electrónico y a la prohibición de salir de su residencia después de las 7 PM. 

La fianza del banquero incluye una serie de condiciones y bonos que totalizan unos $ 34 millones,  aunado a unos 40 bonos de familiares, amigos y colegas que alcanza un valor de casi $ 14 millones.


El acusado  también fue obligado a entregar todos sus pasaportes y otros documentos de viaje a la corte neoyorquina. Por orden judicial el banquero no podrá obtener nuevos documentos y debió renunciar a cualquier derecho de impugnar la extradición  en caso que cualquier país extranjero decida procesarlo.

La orden de la corte estableció un perímetro entre los Distritos sur y este de la ciudad de Nueva York, Washington DC, Maryland y el distrito este de Virginia.

Entre las otras limitaciones que acordó Ali Sadr Hasheminejad está la posibilidad de reclamar el dinero que fue congelado en sus cuentas bancarias en bancos internacionales.