Mostrando entradas con la etiqueta PDVSA Servicios S.A. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PDVSA Servicios S.A. Mostrar todas las entradas

sábado, 23 de mayo de 2020

Planta de Asfalto Francisco de Miranda: Un claro ejemplo de cómo el chavismo ha anulado a gobernantes opositores

  Un punto de cuenta remitido por el entonces presidente de PDVSA Servicios a Rafael Ramírez (presidente de PDVSA para la época), dejó sentado que para el chavismo es inadmisible que un gobernante de la oposición pueda mantener el control de activos, por lo que ideó un subterfugio legal para despojarlo del mismo.

Por Maibort Petit
@maibortpetit 

   Desde su llegada al poder, Hugo Chávez demostró su intolerancia hacia todo lo que se le enfrentara, contradijera o representara una amenaza a la hegemonía de su pensamiento, ideología. Toda acción distinta a la de sus postulados, simplemente había que eliminarla. Fue así cómo instituyó como política la anulación de los gobernadores, alcaldes o representantes legislativos contrarios al chavismo, a través de la creación de instancias paralelas que terminaban usurpando las gestiones de los dirigentes opositores electos por votación popular. Manipular la norma fue también un mecanismo para cumplir este cometido.

   Tal es el caso que presentamos a continuación, el cual ejemplifica el tipo de prácticas de sabotaje implementadas por el chavismo —y que se mantiene en la gestión de Nicolás Maduro— en contra de la dirigencia de oposición. Se trata de un punto de cuenta firmado por Jesús Figueroa, presidente de PDVSA Servicios para la fecha —2008 y 2009— el cual se envió a la presidencia de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), con el objetivo de arrebatar alguna de las atribuciones de Henrique Capriles como gobernador de Miranda por aquellos años. El la trama tuvo participación estelarísima Diosdado Cabello Rondón, quien para el momento ejercía como ministro de Infraestructura y venía de ser derrotado por Capriles en los comicios regionales. En 2008 se le había dado en comodato el activo a que aquí hacemos referencia, estando al frente de la referida gobernación, pero ahora despojado el oficialismo por la voluntad suprema del pueblo de esa instancia de gobierno, era necesario revertir la acción y dejar a su sucesor sin el control de este importante activo. Sin duda alguna, la venganza perfecta.

  Fue así como a través de un subterfugio legal, se buscó despojar a la gobernación de Miranda en manos de Capriles, de su potestad sobre la Planta de Asfalto “Generalísimo Francisco de Miranda”, en virtud de que había sido entregada en comodato por 30 años a la Corporación de Servicios de la Gobernación del Estado Miranda cuando Cabello estaba a cargo de ese despacho de del Poder Ejecutivo regional.

   El punto de cuenta revela que para la dirigencia chavista resultaba inadmisible que un gobernador de la oposición pudiera manejar tales recursos y por ello, maquinaron y manipularon la norma para traspasar el activo al Ministerio de Infraestructura (MINFRA).

El punto de cuenta

  El 13 de febrero de 2009, desde la Gerencia de Asistencia a la Presidencia de Petróleos de Venezuela S.A. se remitió al entonces presidente de PDVSA Servicios, Jesús Figueroa, el Punto de Cuenta firmado y aprobado por quien para la fecha fungía como ministro del poder popular para la Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

  Copia del punto de cuenta, denominado “Situación actual de la Planta de Asfalto Generalísimo Francisco de Miranda, estado Miranda” también se envió a Armando Giraud, consultor jurídico, y a José Luis Parada, director ejecutivo de producción.

   En fecha previa, a saber, el 5 de febrero de 2009, Jesús Figueroa había enviado al ministro y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, el citado punto de cuenta distinguido con el código GPPG-PS-2009-4.

   Se exponía que el 1º de octubre de 2008 había sido entregada en comodato a PDVSA Servicios S.A. por parte de la Corporación de Servicios y Mantenimiento del estado Miranda S.A., la Planta de Asfalto “Generalísimo Francisco de Miranda”.

  Se informa que desde diciembre de 2008 la milicia bolivariana se encargó de la seguridad de la planta. Igualmente, se indica que Jesús Figueroa y Marcos Reyes, gerente general de servicios técnicos se reunieron con el personal y se dio a conocer que el segundo se encargaría desde ese momento de la Planta de Asfalto Generalísimo Francisco de Miranda.

  También en diciembre se sincronizaron esfuerzos entre las gerencias de Seguridad Industrial y la de Ambiente e Higiene Ocupacional, la de Contratación, Recursos Humanos y Finanzas, para llevar a cabo una “inspección minuciosa” de la planta con el objetivo de constatar que todos los equipos contemplados en el documento de comodato, se encontraran físicamente en el estacionamiento de la misma. Se propusieron recopilar información sobre los procesos de facturación, pago a proveedores y contratación, los cuales son responsabilidad de PDVSA Servicios

  Luego de exponer estos antecedentes, el punto de cuenta da a conocer la situación a la fecha de su presentación, refiriéndose que el 14 de enero de 2009 tuvo lugar una reunión con el director general de la Corporación de Servicios y la consultora jurídica de la Gobernación de Miranda, donde se informó que, sobre el comodato y el estado de planta, manifestando su desconocimiento sobre el mismo.

  El 16 de enero de 2009, la planta de asfalto fue asaltada por trabajadores de la Corporación de Servicios de la Gobernación de Miranda apoyados por policías de esa entidad y sacaron 6 camiones y un Payloader, los cuales fueron recuperados después. Se especifica que el gerente de operaciones de la Corporación se Servicios, Jesús Novoa, se opuso a la entrega, por lo que hubo que denunciar el hecho ante el CICPC.

  El 17 de enero de 2009, se indica que el gerente de cooperativo de PCP, Rafael Reiter, informó por vía telefónica que se debía entregar formalmente la planta al personal del MINFRA. Diez días después, el 27 de enero, fue cuando el ministro de Infraestructura, Diosdado Cabello, designó a Néstor Palma para recibir la planta.

   Palma se comprometió poner la planta en producción para el 2 de febrero de 2020, pero manifestó que PDVSA Servicios debía encargarse de los gastos, tal como venía sucediendo hasta ese entonces. Palma fue advertido por Marcos Reyes de PDVSA Servicios de que, si el MINFRA asumía el control de la planta, también debía asumir los gastos. Palma dijo que debía tratarse el asunto a otro nivel pues no estaba en capacidad de decidir al respecto.

  Jesús Figueroa refiere que el 28 de enero de 2009, Palma se comprometió durante una reunión habida en el MINFRA a revisar un borrador del Acta de Entrega de la planta de Asfalto que se le entregó en ese encuentro.

  Posteriormente, el 3 de febrero de 2009, Palma le informó a Jesús Figueroa que el documento de entendimiento para operar la planta de asfalto no estaba listo y que sería el ministro Diosdado Cabello, quien firmaría el mismo, lo cual, a la fecha de la remisión del punto de cuenta, no había sucedido.

  En tal sentido, sustentados en la cláusula quinta del comodato entre PDVSA Servicios y la Corporación de Servicios y Mantenimiento del Estado Miranda que establece el compromiso del comodatario (PDVSA Servicios) a utilizar los bienes objeto del contrato preferentemente para el cumplimiento del objeto señalado en la cláusula tercera y agrega que “La cesión por parte del comodatario o cualquier otra filial de Petróleos de Venezuela S.A. a terceros, requerirá de la previa autorización del comodante (Gobernación de Miranda)”.

  Resultaba inadmisible para Jesús Figueroa que PDVSA Servicios tuviera que solicitar autorización a la Gobernación de Miranda que para ese momento se encontraba en manos de la oposición, para poder transferir la Planta de Asfalto “Generalísimo Francisco de Miranda” al MINFRA.

  En el punto de cuenta se propuso, entonces, “negociar y suscribir un acuerdo de servicios con el MIFRA” para que este operara y produjera el asfalto, pero PDVSA Servicios S.A. siguiera manteniendo el control administrativo de la planta de asfalto.

Informe de actividades en la Planta de Asfalto

  Marcos Reyes, gerente general de servicios técnicos de PDVSA Servicios, elaboró el que denominó “Informe de actividades realizadas en la Planta de Asfalto ‘Generalísimo Francisco de Miranda’”, en el expuso la situación de la referida planta en el periodo comprendido entre el 4 de diciembre de 2008 y el 3 de febrero de 2009.

  El documento da cuenta de una serie de eventos ocurridos en distintas fechas, algunos referidos a procedimientos rutinarios, otros que tenían que ver con deudas con el personal de la planta, la delegación de la seguridad de las instalaciones en la milicia bolivariana, la designación de Marcos Reyes como responsable de la planta, inventarios y revisión de los procesos de facturación, pago de proveedores y contratación que eran responsabilidad de PDVSA Servicios.

  Ante el hecho de que el 13 de enero de 2009, Marcos Reyes recibió la vita del administrador del MINFRA, Héctor Paiva, y de la coordinadora de bienes y raíces, Margarita González, quienes informaron que en el estacionamiento de la planta estaban unos equipos pertenecientes a dicho ministerio, se les demostró con documentos que la Corporación de Servicios de la gobernación de Miranda había cedido en comodato por 30 años tales equipos a PDVSA Servicios. La explicación satisfizo a Paiva y a González.

  El 14 de enero de 2009, el director general de la Corporación de Servicios de la Gobernación de Miranda, Freddy Álvarez, y la consultora jurídica de la misma, se reunieron con Marco Reyes y se les informó la situación de la planta de asfalto para le fecha, así como del comodato por 30 años firmado el 1 de octubre de 2008 entre dicha Corporación mirandina y PDVSA Servicios. Los representantes de la gobernación de Miranda manifestaron desconocer la firma de dicho comodato y se acordó entregarles una copia del contrato el 19 de enero de 2009. Se indica en el informe que en la misma fecha (14-1-2009), Marcos Reyes acudió a la sede del MINFRA para informar al director general del organismo, acerca de la responsabilidad que había sido transferida a PDVSA Servicios, pero no fue atendido ni ese día ni otra antes de la redacción del informe.

  Se da cuenta de que el 16 de enero de 2009, la planta de asfalto fue asaltada por trabajadores de la Corporación de Servicios del Estado Miranda acompañados por policías de dicha entidad y lograron sacar 6 camiones y un Payloader, los cuales posteriormente fueron recuperados. Igualmente se informa que, durante el proceso de recuperación de los vehículos, se pudo comprobar que en el Campamento Ochoa había otros tres vehículos pertenecientes a la planta de asfalto que, hasta el momento de la redacción del informe no habían podido ser recuperados.

   Desde el 16 de enero de 2009 se asignó un puesto de seguridad de la Guardia Nacional en la planta de asfalto Generalísimo Francisco de Miranda.

  El 17 de enero de 2009, Marcos Reyes fue informado vía telefónica por Rafael Reiter, gerente de Cooperativo PCP, que debía entregar formalmente la planta de asfalto al personal del MINFRA, lo cual dio a conocer al presidente de PDVSA Servicios, Jesús Figueroa, quien manifestó desconocer tal decisión. Indica que Nelson Palma, director general de vialidad del Ministerio de Infraestructura le dijo que el ministro Diosdado Cabello había instruido que se debía poner en producción la planta para día de transmisión del programa Aló Presidente. Figueroa, posteriormente le refirió a Reyes que Ricardo Coronado le había ordenado hacer entrega de la planta al MINFRA.

  Se narra cómo se intentó poner la planta en producción, lo cual se hizo luego de varios intentos infructuosos el día 18 de enero de 2009. Sin embargo, el programa Aló Presidente fue suspendido. La planta fue apagada.

   Luego de narrar una serie de hechos operativos y de diligencias para hacer funcionar la planta de asfalto, el informe Marcos reyes llega a los hechos del 26 de enero de 2009, cuando refiere que el personal de PCP les negó el acceso a la planta de asfalto. Advierte que desde que se encontraba al frente de la planta, ningún funcionario del MINFRA se acercó a las instalaciones ni fue informado acerca de quién sería la persona a la que debía hacer entrega de la empresa. Esto se conoció finalmente el 27 de enero de 2009, cuando Néstor Palma, director general de vialidad del MINFRA, le informó a Reyes que él sería la persona designada por Cabello para recibir la planta. En una reunión sostenida en la sede del MINFRA se acordaron los términos de la entrega. Allí Palma dijo que según se le había informado, PDVSA Servicios asumiría los gastos generados por la planta, a lo que Marcos Reyes advirtió que estos debían correr por cuenta del MINFRA. Palma dijo que esto debía plantearse a otro nivel porque él carecía del nivel de autoridad para decidir al respecto.
   En lo relativo a la deuda con los trabajadores, el 28 de enero de 2009, se acordó que la empresa Pulsar, se encargaría de efectuar el pago del personal el día 30 de enero de 2009. En dicha fecha se pagaron los meses de diciembre 2008 y enero 2009, así como el Bono Vacacional. En una semana se pagaría los Cesta Tickets correspondientes a los mismos meses.

  Por otra parte, Marcos Reyes entregaría a Nelson Palma un borrador del Acta de Entrega de la Planta de Asfalto elaborado por la consultoría jurídica de PDVSA Servicios, a objeto de que lo revisara e hiciera las observaciones pertinentes, de manera de llegar a un acuerdo final satisfactorio para ambas partes.

  El 3 de febrero de 2009, Néstor Palma informó a Marcos Reyes que el documento de entendimiento para operar la planta de asfalto, aún no estaba listo y que, finalmente, sería Diosdado Cabello quien lo firmaría.

El Convenio

 El Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura, representado por el ministro de ese despacho, Diosdado Cabello Rondón, y PDVSA Servicios S.A., representada por su presidente para la fecha, Jesús Figueroa, convinieron celebrar un Convenio de Cooperación Interinstitucional que tenía por objeto “establecer las condiciones generales de coordinación, gestión, supervisión así como la determinación de los lineamientos y parámetros que se deriven de la operatividad de la Planta de Asfalto y demás bienes conexos, ubicada en la Zona Industrial de Santa Lucía, sector Epifanía, Municipio Paz Castillo del Estado Bolivariano de Miranda, conjuntamente con una flota de unidades, maquinaria pesada y equipos para la producción, transporte y colocación de asfalto, destinados a la ejecución de obras  de  interés social  en  materia de vialidad, las  cuales incluyen Planes de Asfaltado y Planes de Bacheo, que permitirán atender la problemática de deterioro vial que sufren las principales arterias viales, avenidas y calles del Distrito Capital y del Estado Bolivariano de Miranda. La Posesión de la Infraestructura Física y demás bienes muebles e inmuebles integrantes de la Planta de Asfalto, descritos detalladamente en inventario anexo marcado con la letra ‘A‘, y el cual forma parte del presente documento, corresponde actualmente a ‘PDVSA’, de conformidad con documento de Comodato, suscrito entre la Gobernación del Estado Bolivariano de Miranda y la sociedad mercantil PDVSA SERVICIOS, S.A., en fecha 01 de octubre de 2008”.

  Destaca en la cláusula segunda del convenio, “La gestión, planificación, desarrollo, supervisión y ejecución de las actividades requeridas para la operatividad de la Planta de Asfalto objeto del presente Convenio, será efectuada de manera coordinada entre ‘El Ministerio’, a través de la Dirección General de Vialidad y ‘PDVSA’; y estará orientada a la búsqueda de la autosustentabilidad de la planta, así como al logro de los fines y objetivos propuestos en beneficio de la comunidad, permitiendo responder a las necesidades prioritarias de las mismas en materia vial, garantizándose  con la activación de la Planta de Asfalto la generación de empleos directos e indirectos permitiendo la reactivación económica de la región y el consecuente desarrollo social, incluyendo además la transferencia parcial a los Consejos Comunales de la zona el manejo, uso y destino de los productos elaborados en la Planta de Asfalto”.

  Entre otros aspectos relativos a la operatividad de la planta de asfalto, en la cláusula quinta quedó establecido que “las obligaciones laborales derivadas de la relación de trabajo con el personal señalado en el anexo B (obreros y empleados) de la planta de Asfalto estarán bajo la responsabilidad de ‘El Ministerio’. En caso de que ‘PDVSA’, requiera para cumplir las actividades del presente Convenio, de personal profesional o técnico, será responsable de los servicios prestados por ellos en su nombre, por lo que corre por su cuenta el pago de los gastos, honorarios profesionales, salarios, prestaciones sociales, indemnizaciones y cualquier otra obligación de carácter legal o contractual que corresponda a los trabajadores de conformidad con los Contratos individuales de trabajo, Igualmente ‘El Ministerio’ podrá designar el personal profesional, técnico u obrero, que considere necesario para la operatividad de la Planta, asumiendo los gastos, honorarios profesionales, salarios, prestaciones sociales, indemnizaciones y cualquier otra obligación de carácter legal o contractual que corresponda a los trabajadores de conformidad con los Contratos individuales de trabajo, derivados  de los servicios prestados por ellos en su nombre”.

  Bajo la responsabilidad del MINFRA quedó lo relativo a daños, pérdida o destrucción de las unidades, maquinaria pesada, equipos para la producción de asfalto y bienes o materiales de la planta de asfalto, sin importar cuándo o cómo ocurrió el daño, pérdida o destrucción (Cláusula séptima).

  MINFRA debía tomar todas las previsiones para la seguridad del personal que en cualquier momento se encuentre en los sitios de los trabajos, incluyendo a terceros. También el ministerio debía tomar todas las medidas y precauciones necesarias para la seguridad del personal en las instalaciones de la planta de asfalto, incluyendo el suministro de todo el equipo de protección personal necesario.

  Entretanto, la cláusula novena estipulaba que “Cualquier daño al medio físico ambiental que ‘El Ministerio’ ocasione con el trabajo ejecutado, será de su única y exclusiva responsabilidad; y en consecuencia quedará obligado a recuperar y/o restaurar, a satisfacción de los lineamientos o exigencias que establezca el Ministerio respectivo, el área afectada aplicando las medidas establecidas en la Legislación que rige la materia”.

  La cláusula décima tercera estableció que la seguridad y custodia de la Planta de Asfalto estaría a cargo de la reserva militar, en coordinación con los consejos comunales de la zona, quedando bajo la responsabilidad de ‘El Ministerio’ cualquier erogación derivada de la relación con las partes antes señaladas”.

jueves, 2 de agosto de 2018

PDVSA jubila al asesor jurídico vinculado al caso de corrupción de la plataforma Aban Pearl

Aunque ha sido señalado como responsable de una serie de irregularidades en la industria petrolera, PDVSA aprobó la jubilación al exconsultor jurídico sin establecer responsabilidades en su contra. En 2014, la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela lo incluyó en el listado de sancionados con multa por incumplir el artículo 33, numeral 3 de la Ley Contra la Corrupción. Negocia volver pronto como contratado.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Pese a una serie de evidencias que demuestran su presunta responsabilidad en el escándalo de corrupción surgido a raíz de la contratación de la plataforma de perforación Aban Pearl, el exconsultor jurídico de PDVSA Servicios S.A, Alexis Chacón Molinet, logró salir indemne y obtuvo su jubilación de la empresa. 

Una fuente ligada al caso asegura que Chacón Molinet podría ser contratado nuevamente, para lo cual cuenta con el aval y soporte de
varios miembros de la junta directiva.

Las evidencias

El caso de la plataforma semi-sumergible Aban Pearl, hundida en aguas del oriente venezolano, significó grandes pérdidas para la nación, toda vez que el irregular milmillonario contrato de alquiler de la gabarra por USD 1.315.818.950,00 conllevaba un sobreprecio de USD 662.475.000,00 que dejó ganancias a los involucrados en la trama de por lo menos USD 47.916.000,00[1].

Tras la publicación de documentos que le comprometían, Chacón Molinet trató de desviar la atención que se centraba sobre su persona para enfocarla en José Luis Parada, expresidente de la filial petrolera al que responsabilizó de las irregularidades.

El ahora ex funcionario de la petrolera estatal argumentó que  Parada, prófugo de la justicia venezolana, era el único responsable de la contratación del Aban Pearl. "Parada me obligó" dijo al señalar que había realizado los procedimientos del caso contra su voluntad, a proceder a la contratación, so pena de perder su trabajo y ser objeto otras represalias.

Desde estas páginas presentamos a la consideración de nuestros lectores copia de los contratos y comunicaciones que evidenciaban la participación activa de Alexis Chacón Molinet, especialmente, su papel como responsable de la negociación en los términos en que se firmó. Esto, al parecer, despertó la ira del y procedió a propinar amenazas contra la humanidad de quien estas líneas suscribe[2].
Desde Venezuela Política se dio a conocer el documento que demostraba Chacón sería una de los responsables de contratar el alquiler del Aban Pearl para la construcción y rehabilitación pozos costa afuera, Plan Siembra Petrolera  2010-2018, con la empresa Petromarine Energy Services LTD. Para demostrar tal afirmación, dimos a conocer una comunicación privada que circuló en el mes de febrero de 2009 en PDVSA Servicios en la que quedaba claramente establecido que el consultor jurídico era en encargado de la contratación.

Un correo enviado a funcionarios de PDVSA Servicios por la entonces asistente de José Luis Parada, informa que Chacón sería la persona encargada del contrato de la plataforma semi-sumergible Aban Pearl, cuyo alquiler produjo un severo daño a las finanzas de PDVSA.
Se trataba de un correo remitido por Marisela Isea, asistente de la Gerencia de Control y Seguimiento y de la Dirección Ejecutiva de Producción, quien informaba a Orlando Guevara, Alberto Gil, Jovanny Martínez, Tatiana Valbuena, Glisory Morillo que "por órdenes de José Luis Parada quedaban suspendidas las aprobaciones y autorizaciones para el inicio del proceso de contratación y otorgamiento de Buena Pro u otorgamiento de adjudicaciones para la contratación de obras, bienes y servicios que lleve adelante PDVSA Servicios independientemente del nivel de la Delegación Financiera".

Isea agregó que "el abogado Alexis Chacón les estará remitiendo formato para la actualización de la Base de Datos de los contratos y procesos vigentes o vencidos de Pdvsa Servicios" e igualmente se advirtió en un documento aparte que "por instrucciones del ingeniero José Luis Parada, el contrato N- 4600027051 perteneciente a la contratación directa denominado: Suministro y Operación de la unidad semi-sumergible Aban Pearl, para la construcción y rehabilitación pozos costa afuera, Plan Siembra Petrolera  2010-2018, otorgado a la empresa Petromarine Energy Services LTD, el mismo debe ser excluído de dicho formato, el cual, únicamente será responsabilidad del abogado Alexis Chacón y de la Consultoría Jurídica a su cargo".

Agregaba la comunicación que se anexan los formatos que sirven para completar referidos a la composición y actuación de las Comunicaciones de Contratación (mayor o menor) actualmente en funcionamiento en PDVSA Servicios a nivel nacional[3].

La publicación de documentos que evidenciaban la participación de Alexis Chacón Molinet en la contratación del Aban Pearl en este blog despertó la ira del abogado y vinieron las amenazas, las cuales fueron dadas a conocer, tanto a las autoridades competentes como a la opinión pública[4] y a la colectividad en general[5].

Posteriormente, Chacón Molinet quiso enmendar la plana y el 14 y 15 de marzo de 2018 se dirigió directamente a esta servidora para disculparse y solicitar un encuentro en la ciudad de Miami. El mensaje cataloga de acoso las denuncias formuladas y la pruebas que dan testimonio de nuestras afirmaciones.
Chacón asegura que sólo buscaba su jubilación y reitera que actuó obligado por José Luis Parada.
Y entonces, en un acto de osadía convocó al encuentro en Miami que, a todas luces era imposible que sucediera en razón de que Alexis Chacón Molinet no posee visa estadounidense.
Además, advirtió que esta acción la estaba dando a conocer a otros de los involucrados y señalados desde nuestras páginas, específicamente a la directiva de PDVSA, algo que no es posible dado que el servidor de la petrolera no acepta correos de cuentas como Gmail. Sin duda, un acto dirigido a la intimidación.
El personaje

Alexis Manuel Chacón Molinet es un abogado venezolanos nacido el 27 de enero de 1956. Es portador de la cédula de identidad N° V-4.685.339 y del pasaporte N° 062107428.

Con residencia en la ciudad de Maturín del estado Monagas, Chacón Molinet ha sido señalado por su presunta participación en el caso del buque de perforación Petrosaudi Saturnm, conocido como el “barco fantasma”, un contrato que derivó en pérdidas mil millonarias para el estado venezolano.

Igualmente figura como representante judicial suplente de la empresa mixta Veneziran Oil  Company S.A.

En 2014, la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela lo incluyó en el listado de sancionados con multa por incumplir el artículo 33, numeral 3 de la Ley Contra la Corrupción.
Pero a pesar de todos los señalamientos contra Alexis Chacón, ni la fiscalía de la Asamblea Nacional Constituyente, a cargo de Tarek William Saab actúo en consecuencia  ni Petróleos de Venezuela S.A. las tomó en cuenta al momento de proceder a la aprobación de la jubilación del funcionario quien ahora negocia su posible recontratación aupado por funcionarios asociados a la División San Tomé, PDVSA.


Notas

[1] Venezuela Política. “Tras 8 años del hundimiento del Aban Pearl los responsables del gran fraude a PDVSA siguen impunes a la justicia”. 14 de febrero de 2018. https://maibortpetit.blogspot.com/2018/02/tras-8-anos-del-hundimiento-del-aban.html

[2] Twitter. Maibort Petit. https://twitter.com/maibortpetit/status/971038622383247361

[3] Venezuela Política. “Documento revela que el abogado Alexis Chacón sería uno de los responsables del contrato del Aban Pearl”. 1° de marzo de 2018. https://maibortpetit.blogspot.com/2018/03/documento-revela-que-el-abogado-alexis.html

[4] A todo momento. “Consultor de PDVSA amenaza de muerte a periodista Maibort Petit”. 6 de marzo de 2018. http://atodomomento.com/nacionales/consultor-de-pdvsa/

[5] Espacio Público. “Funcionario de PDVSA amenaza a periodista”. http://espaciopublico.ong/funcionario-de-pdvsa-amenaza-a-periodista/

lunes, 2 de julio de 2018

PDVSA Occidente se desvía de sus objetivos y se dedica a financiar eventos políticos del chavismo

Sin que siquiera procuren la manera de ocultar o enmascarar el hecho, la estatal petrolera dispuso establecer una alianza comercial con un conjunto de empresa a objeto de organizar los eventos institucionales y revolucionarios.

Por Maibort Petit
@maibortpetit


El día 13 de noviembre de la 2014, la Dirección Ejecutiva de Producción Occidente, para la fecha a cargo de José Luis Parada, decidió llevar a cabo bajo la “Modalidad No Competitiva” de la Normativa Interna con un panel de empresas, los servicios de contratación de eventos especiales por un monto estimado desde Bs. 317.500.127,00 hasta 381.000.000,00.
Esta decisión se adoptó de acuerdo a lo establecido en el Artículo 5, Numeral 5 de la Ley de Contrataciones Públicas signado con el N° 1300282306/6600068274 y atendiendo a las recomendaciones la de la Comisión Única de Contrataciones de la estatal petrolera en Occidente, tal como consta en el acta de reunión Nro.2014-0183.


Las compañías —según expresan— fueron seleccionadas atendiendo a su capacidad técnica, legal y experiencia previa.

En el acto motivado identificado como el proceso 6600068274 de fecha 4 de noviembre del citado año 2014 con el cual se dio inicio al procedimiento de contratación de los “Servicios de organización de eventos especiales” N° 1300282306/6600068274.

A modo de justificación

Para justificar tal decisión se argumentó que la misma obedecía a los “continuos ataques a los valores impulsados por el Gobierno Bolivariano y a las instalaciones de PDVSA”, por lo que la Gerencia de Asuntos Públicos pasó a convertirse “en una habilitadora medular, puesto que tiene la responsabilidad de salvaguardar la imagen de la industria petrolera  y del Gobierno Bolivariano en general”, en tal sentido —prosiguen—, esta dependencia “debe organizar constantemente eventos institucionales y revolucionarios con el fin de fijar en el colectivo una imagen positiva de la empresa y del Ejecutivo Nacional”.

En tal sentido, se refiere que en julio de 2012, a raíz de la disolución de la Gerencia General de Occidente y de la creación de cuatro divisiones, la Gerencia de Asuntos Públicos asumió la responsabilidad de llevar a cabo los eventos especiales.

Indicaron que desde entonces, a la fecha señalada al principio de estas líneas (13-11-2014) no se contrató a ninguna empresa para realizar dichos eventos, por lo que la Gerencia de Asuntos Públicos cancelaba a través de Facturas Autorizadas la cancelación de los servicios y productos ofrecidos por las compañías y se contrata “bajo las modalidades de selección de contratistas, o la figura excluidas de la aplicación de la Ley de Contrataciones Públicas, según sea aplicable a cada caso, para garantizar el total apego a nuestro ordenamiento jurídico y razonabilidad en los costos generados por la prestación de los servicios y/o adquisición de los bienes, optimizando así el uso de los recursos”.

Añaden que la Gerencia de Asuntos Públicos con el objeto de cumplir con las disposiciones legales vigentes, así como con la normativa interna de PDVSA, requería contar con una herramienta legal y administrativa que le permitiera garantizar el óptimo desarrollo para la logística necesaria de un evento o actividad organizada por PDVSA Occidente, y la sana administración de los contratos que se generen.




Es por ello que recurrieron a la figura de la “Alianza Comercial” por la inmediata disponibilidad de este recurso, la confianza, la seguridad, la confiabilidad, la confidencialidad y por estar alineada a los planes y políticas de PDVSA y la nación.

“En adición, la Alianza Comercial permitirá unir esfuerzos con las empresas participantes  para mitigar la incidencia de factores como la guerra económica, el contrabando de alimentos,  considerando que dentro del alcance de ésta contratación existen renglones críticos tales como Alimentación e Hidratación que podrían verse afectados”, reza el acto motivado.

Adicionalmente a lo mencionado, es base fundamental garantizar integralmente las condiciones más convenientes para Petróleos de Venezuela, S.A., es por ello que se requiere realizar la contratación para la prestación del servicio bajo la figura de la Alianza Comercial, con las empresas que actualmente ejecutan la actividad, considerando que han demostrado capacidad técnica, financiera, experiencia, confiabilidad, confidencialidad, disponibilidad  del recurso y alineadas a los planes y políticas de PDVSA y la Nación, desde hace más de 2 años, a satisfacción de nuestra industria petrolera.

Sustento legal

Se estableció que la contratación bajo la figura de la Alianza Comercial se llevaría a cabo de acuerdo a la normativa interna de PDVSA y sus filiales, “bajo la Modalidad No Competitiva contemplada en el Memorando-Enmienda N° DEF-GCC-11-018, emitido por la Gerencia Corporativa de Contratación de la Dirección de Finanzas de PDVSA, de fecha 22/02/2011, en el cual se desarrollan los ‘Lineamientos sobre los procedimientos de contratación excluidos de la aplicación o las modalidades de selección de contratistas de la Ley de Contrataciones Públicas, según Artículos 4 y 5’”.

Las empresas

PDVSA Occidente decidió establecer la alianza comercial con las empresas/cooperativas que para el momento de la adopción de la decisión, se encontraban ejecutando sus actividades con la estatal, pues “han demostrado capacidad técnica, financiera, experiencia, confiabilidad, confidencialidad, disponibilidad  del recurso y están alineadas a los planes y políticas de PDVSA y la Nación, con comprobada experiencia, durante los cuales han satisfecho las exigencias de la industria petrolera y las demandas inherente a funciones de índole social”.

Para ese momento, un total de veinte empresas mantenían relaciones comerciales con la estatal en occidente:


Estos veinte acuerdos de alianza comercial se formalizaron a través de un tabulador único, donde las empresas deberán adherirse a los precios presentados por PDVSA.

Las ventajas de la modalidad

El acto motivado asegura que entre las ventajas de conformar las alianzas comerciales se encuentra el cumplimiento de las políticas generales de la industria, así como el alcanzar los objetivos establecidos al haberse comprobado la experiencia de las entidades jurídicas que contraten con PDVSA.

Sostuvieron que la relación comercial existente entre las empresas y/o cooperativas que para ese momento prestaban “servicio bajo los parámetros de calidad, tiempo de entrega que le brinda su experiencia en la actividad  objeto de contratación”, servían de sustento a la decisión adoptada.

La alianza comercial —subrayaron— contribuía a distribuir de manera equitativa la prestación del servicio entre las empresas y/o cooperativas.

jueves, 1 de marzo de 2018

La misteriosa reunión de PDVSA Servicios que aprobó contratación del barco fantasma

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un acta da cuenta de las decisiones supuestamente adoptadas por la directiva de PDVSA Servicios el 31 de agosto de 2010 en la que se aprobó por unanimidad la firma del contrato de arrendamiento de la unidad de perforación “Songa Saturn" por USD 1.302.045.907,86 y con una vigencia de siete años. Sin embargo, no hay referencias ni documentos de PDVSA casa matriz que avalen que tal reunión tuvo lugar y, mucho menos, se citan las decisiones allí adoptadas.


El día 31 de agosto de 2010 supuestamente se realizó a las 9 de la mañana en la sede de PDVSA Servicios, S.A. ubicada en la Torre Este del Edificio Petróleos de Venezuela, en la urbanización La Campiña de Caracas, una reunión de la junta directiva que tuvo como objetivo principal la aprobación del contrato de arrendamiento de la unidad de perforación “Songa Saturn" perteneciente a la empresa Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD., por un monto total USD 1.302.045.907,86), por un período de 2.557 días (7 años), para el proyecto "Construcción y Rehabilitación de Pozos Costa Afuera de Venezuela, Plan Siembra Petrolera, Periodo 2000.2013". Una contratación altamente cuestionada por el desfalco al patrimonio nacional que el exagerado monto supuso para el erario público, sobre todo si se toma en cuenta que, según los expertos, sólo se traba de tecnología chatarra y no de última generación como sus negociadores quisieron hacer creer al país.

Se trató, como refiere el acta de la reunión en sus primeras líneas, de un encuentro sin cita previa para lo cual se invocó la cláusula 10 de Documento Constitutivo-Estatutos de PDVSA Servicios, la cual reza que “La Asamblea Extraordinaria podrá constituirse cuando concurra la totalidad de los accionistas, sin necesidad de convocatoria previa, en el domicilio de la Sociedad, en cualquier otro lugar dentro del territorio de la República, siempre que interese a la Sociedad, y podrá deliberar y decidir válidamente sobre cualquier asunto”.

Haciendo buena la letra de esta disposición de los estatutos, en el acta de la reunión del 31 de agosto los directivos de PDVSA Servicios hacen ver que adoptan la decisión de llevar a cabo la sesión al encontrarse presentes en su totalidad los directivos de la filial.

Así que, supuestamente estando presentes Romer Valdez Prieto, en su carácter de presidente de  PDVSA Servicios, S.A., y los cuatro directores, a saber, Jesús Figueroa, Lioner Valdez, Adelso Molero y Elías Roca, así como Rafael Rodríguez Sánchez, con el carácter de invitado especial, se procedió a declarar válidamente constituida la Junta Directiva para deliberar lo asuntos relacionados a la citada contratación.

El presidente de dicha directiva sometió a la aprobación del resto de los integrantes el declarar al citado Rafael Rodríguez como Secretario Accidental de la Junta Directiva del día, la moción fue sometida a consideración y fue aprobada.

Resulta altamente significativo que hayan estado dadas, casualmente, todas las condiciones para llevar a cabo la reunión extraordinaria, a saber, estar presentes todos los directivos a una misma hora y en un mismo lugar, decidiendo entonces llevar a cabo la asamblea que tuvo por objetivo tratar un asunto de tanta envergadura como la aprobación del contrato milmillonario por el arrendamiento del Sogna Saturn, buque que ha terminado conociéndose como el “buque fantasma de PDVSA”. Esto, sin tener el Nivel de Autoridad Administrativa y Financiera (NAAF), para tomar tal decisión. También resulta extraño que Control Interno de Finanzas Corporativo PDVSA no haya advertido que los directivos de la filial carecían de la potestad y el NAAF para contratar por un monto de tal magnitud.

Hay que referir que en todos los documentos que versan sobre la contratación del taladro, no se hace mención a la directiva de PDVSA Servicios ni a decisiones adoptadas por este ente, sino a recomendaciones y evaluaciones formuladas por el Comité de Operaciones de EyP y Gas y a la Junta Directiva de PDVSA.

Al comparar dicha acta con la que resume lo acordado por la junta directiva de Petróleos de Venezuela, S.A. el 21 de agosto de 2010 en la reunión 2010-10, es posible ver varias similitudes en los puntos tratados y aprobados.

La aprobación del arrendamiento

Romer Valdez Prieto leyó el orden del día en el cual el punto primero planteaba la conveniencia de autorizar la contratación de la Songa Saturn, propiedad de la empresa Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD., por el ya citado monto de USD 1.302.045.907,86. Cita el acta que los directivos presentes expusieron que debido al hundimiento en fecha 13 de mayo de 2010 de la Plataforma Aban Pearl contratada por PDVSA Servicios, S.A. a Petromarine Energy Services LTD., se habían paralizado algunas de las operaciones de perforación previstas en el marco del Proyecto Mariscal Sucre, por lo que se hacía imperioso darle continuidad a las labores y cumplir así con las metas del Plan de Siembra Petrolera. Al haberse realizado consultas —expuso Romer Valdez— que solamente dos equipos resultaban técnicamente aptos para realizar las operaciones en aguas venezolanas. De estas unidades solamente la de Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD estaba disponible hasta el final del proceso de selección. Agregó que habiéndose agotado todos los extremos legales necesarios y requeridos por la Ley de Contrataciones Públicas y luego de haber sido el punto previamente aprobado por la Junta Directiva de PDVSA el 21 de Agosto de 2010, se hacía Indispensable autorizar y proceder a la adjudicación directa del contrato de perforación a la citada empresa.

Se justificó el mecanismo de adjudicación directa por la necesidad de dar continuidad al cumplimiento del Proyecto Mariscal Sucre para la perforación de dieciséis pozos en los campos Dragón y Pateo, enmarcado dentro del Plan Maestro Delta Caribe Oriental, el cual resultó afectado por el evento ocurrido con la plataforma semisumergible Aban Pearl el 13 de mayo de 2010 y en virtud de que seguir prolongando la contratación pudiera generar graves consecuencias al no poderse cumplir con la producción asociada de 600 millones de pies cúbicos estándar por día.

Se solicitó al secretario accidental, Rafael Rodríguez, dar lectura al artículo 76, numeral 1° de la Ley de Contrataciones Públicas, el cual dice: “Se podrá proceder excepcionalmente a la Contratación Directa, independientemente del monto de la contratación, siempre y cuando la máxima autoridad del órgano o ente contratante, mediante acto motivado, justifique adecuadamente su procedencia, en los siguientes supuestos: 1. Si se trata de suministros de bienes, prestación de servicios o ejecución de obras requeridas para la continuidad del proceso productivo, y pudiera resultar gravemente afectado por el retardo de la apertura de un procedimiento de contratación”.

De esta manera, la junta directiva de PDVSA Servicios justificó en esta reunión la necesidad de la referida adjudicación directa en los términos previstos en la norma leída con anterioridad y, en tal sentido, aprobaron por unanimidad la contratación directa de la unidad de perforación Semi-Sumergible “Songa Saturn”.

Este punto del acta de la supuesta reunión del 31 de agosto de 2010 coincide con lo estipulado también en el primer punto de la reunión de la directiva de la casa matriz del 21 de agosto, en el que se aprobó la negociación del taladro por siete años con PetroSaudiOil Services (Venezuela), Ltd.

El arbitraje

El segundo punto, contempla la aprobación de la Inclusión en el "Contrato de Suministro y Operación do Unidad de Perforación Costa Afuera-Songa Satum" de una Cláusula de Arbitraje Comercial internacional, en los términos previstos en el artículo 4 de la Ley de Arbitraje Comercial y solicitar al Ministerio del Popular de Energía y Petróleo la autorización correspondiente. Discutido el asunto se aprobó por unanimidad, primero, que el citado contrato fuera gobernado por las leyes venezolanas vigentes para la fecha de la contratación y, segundo, según lo exigido por el artículo 4 de la Ley de Arbitraje Comercial. Se aprobó, en tal sentido, la inclusión de una cláusula de resolución de disputas conforme a la cual cualquier disputa, controversia o reclamo originado por o relacionado con la ejecución, terminación o invalidez del contrato que no pueda ser resulta de manera amigable entre las partes, sea sometida y resuelta definitivamente mediante un arbitraje obligante y ejecutable mundialmente, que será llevado baja las normas de la Comisión de las Naciones Unidas sobre Normas de Comercio Internacional (Reglas UNCITRAL).

Se previó que tribunal arbitral estuviera formado por tres árbitros, uno nominado por cada una de las parles dentro de los quince días siguientes a aquel en haya sido levantada por escrito la disputa y el tercero, escogido de mutuo acuerdo entre las partes dentro de los treinta días desde el nombramiento del último de los dos árbitros nombrados por las partes. SI las Partes no llegaban a un acuerdo en lo relativo al tercer árbitro dentro de tal período, dicho árbitro sería nombrado de acuerdo a las Reglas UNCITRAL.

Se estipuló que el arbitraje fuera realizado en Paris, en Idioma inglés y que concluirá con un laudo arbitral final obligante y ejecutable mundialmente, en el que cualquier pago que exija la sentencia definitiva.

Los presentes aprobaron Igualmente por unanimidad solicitar al Ministerio Popular de Energía y Petróleo la autorización correspondiente a los fines de lo previsto en el artículo 4 de la Ley de Arbitraje Comercial.

Esta autorización fue otorgada el 4 de septiembre de 2010 en los términos antes previstos y así lo dio a conocer el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, a la junta directiva de PDVSA en respuesta a la solicitud planteada “en su reunión 2010-10 del 21 de agosto de 2010, en relación a la aprobación de la cláusula sobre resolución de controversias prevista en el contrato de suministro de barco taladro (N° 4600036377) a celebrarse entre PDVSA Servicios S.A, y Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD”.

Este segundo punto del acta de JD de PDVSA Servicios coincide con el punto tres de la reunión del 21 de agosto de PDVSA casa matriz.

Pago por movilización de la unidad

En tercer lugar se discutió lo relativo a la movilización de la unidad de perforación Sogna Saturn a Venezuela y a la aprobación del pago por USD 56.000.000,00 por este concepto a Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD.

Al respecto los directivos de PDVSA Servicios aprobaron por unanimidad el referido pago y se instruyó a los presentes a llevar a cabo las gestiones necesarias para que la unidad de perforación fuera movilizada a Venezuela lo antes posible.

Se acordó pagar este concepto en dos partes. El primer pago correspondería a USD  40.000.000,00 y los restantes USD 16.000.000,00 se cancelarían a la llegada del barco taladro a aguas venezolanas.

Este punto era equivalente al segundo tratado en la reunión del 21 de agosto por los directivos de PDVSA.

La fianza

En el punto cuatro la junta directiva de PDVSA Servicios aprobó por unanimidad otorgar como garantía a Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD, una fianza solidaria emitida por Petróleos de Venezuela, S.A.

Esta moción, conforme a lo aprobado previamente por la directiva de PDVSA el 21 de agosto de 2010, tenía por objeto garantizar solidariamente las obligaciones asumidas por PDVSA SERVICIOS, S.A. bajo el "Contrato de Suministro y Operación de Unidad de Perforación Costa Afuera-Songa Saturn. Esta garantía permanecería vigente durante toda la vigencia del contrato.

Este punto igualmente equivalía al punto cuatro discutido por la JD de PDVSA en su reunión del 21 de agosto.

La futura empresa mixta

Como quinto punto de la reunión, los directivos aprobaron la firma conjunta de una Carta de Intención con Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD en la cual se comprometían a trabajar para establecer en un lapso de seis meses los términos para la constitución de una empresa mixta de perforación Costa Afuera en la que PDVSA se reservaría el 60 por ciento del paquete accionario
Teniendo presente la aprobación de la junta directiva de PDVSA el 21 de agosto de 2010, los directivos de PDVSA Servicios también procedieron a aprobar por unanimidad la firma de la referida Carta de Intención y analizarían durante seis meses los términos económicos y contractuales para que la citada empresa mixta recibiera en aporte dos unidades de perforación, el Petrosaudi Discoverer y el Songa-Saturn,  para que operara dichas unidades y recibiera como cesionaria los respectivos contratos de perforación y contrato de suministro y operación.

Este punto coincidía con el séptimo de la reunión de la reunión de directiva de PDVSDA del 21 de agosto de 2010.

Carta de crédito

El sexto asunto tratado por la junta directiva de PDVSA Servicios tuvo que ver con la aprobación por unanimidad la emisión de una carta de crédito a favor de Petrosaudi Oil Services (Venezuela), LTD por la cantidad de USD 130.000.000,00, a los fines de garantizar las obligaciones asumidas por la filial petrolera venezolana en virtud del contrato de perforación. Esta carta de crédito estaría vigente durante todo el lapso de vigencia del contrato.

Este punto es coincidente con el punto ocho del acta de directiva del PDVSA casa matriz del 21 de agosto de 2010.

Garantía de fiel cumplimiento de POS

Finalmente el punto séptimo versó sobre la aprobación por unanimidad de la garantía de fiel cumplimiento de las obligaciones que asumiría la empresa Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD en virtud del contrato del Sogna Saturn.

Sobre este asunto la directiva de PDVSA Servicios advirtió que en razón de que la contratista prestaría servicios de perforación con recursos propios y recursos poseídos por empresas relacionadas, no se requeriría a la misma la obtención de una garantía financiera emitida por una compañía de seguros o institución bancaria, de conformidad con lo expuesto, y en virtud de la potestad conferida por el artículo 100 de la Ley de Contrataciones Públicas a entes públicos.

Se aceptaría una fianza solidaria a ser otorgada por Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD como garantía válida y suficiente. Esta fianza solidaría sería la suma que resultara menor: la cantidad de USD 130.000.000,00 o el quince por ciento del monto total remanente del contrato, según sea el caso (calculado en cada caso multiplicando la Tasa Operativa aplicable por el número de días remanentes del contrato, por la duración completa del contrato).

La garantía entraría en vigencia a partir de la llegada de la unidad de perforación Sogna Saturn a aguas venezolanas y podría ser sustituida durante la vigencia del contrato a elección del contratista, por una garantía financiera (de buen financiamiento) emitida por una reconocida compañía de seguros o Institución bancaria venezolana o internacional, por el quince por ciento del monto total remanente del contrato a la fecha en que la garantía sea sustituida.
Este punto coincidió con el quinto tratado por la reunión de directiva de PDVSA casa matriz el 21 de agosto de 2010.

Lo no tratado

En el acta de la supuesta reunión que sostuvieron los directivos de PDVSA Servicios no se discutió lo contemplado en los puntos ocho y nueve del acta de junta directiva de PDVSA casa matriz, relativos a la incorporación de la tripulación de la Plataforma Aban Pearl absorbida por PDVSA y cuyo monto presupuestado se debía deducir de la oferta presentada, así como también sobre la instrucción a la gerencia contratante para que presentará un plan de adquisición y administración de los equipos necesarios para los servicios de apoyo logístico naval de los equipos de perforación Costa Afuera.

¿Certificaciones?

Como apuntamos al principio, de esta reunión y decisiones de la Junta Directiva de PDVSA Servicios no hay referencia alguna en ninguno de los documentos que sobre la materia emitieron, tanto la directiva de la casa matriz petrolera como el Comité de Operaciones de EyP y Gas.

Solamente individualidades pertenecientes al cuerpo directivo de la filial se pronunciaron a través de unas certificaciones de las que tampoco se tiene conocimiento que se les hayan sido encomendadas.

Quienes emitieron dichas certificaciones fueron Ricardo Coronado, Adelso Molero y Rafael Rodríguez, los días 15 y 30 de septiembre 2010, donde hacen mención a los documentos constitutivos de PDVSA y de PDVSA Servicios, así como al acta de la reunión de la que hemos venido haciendo referencia en estas líneas, del 31 de agosto de 2010.

Coronado certifica la autenticidad de la gaceta oficial en la que da cuenta de la conformación de la junta directiva de PDVSA, así como las decisiones por la directiva de PDVSA Servicios del 31 de agosto de 2010 de acuerdo a la previa decisión de la directiva de la casa matriz a adoptada el 21 de agosto del mismo año. Sostiene además que por su carácter de Director de Enlace de PDVSA para PDVSA Servicios, está facultado para ejecutar la garantía de PDVSA en favor de Petrosaudi Oil Services (Venezuela) LTD en los términos aprobados por PDVSA el 21 de agosto de 2010.

Coronado igualmente certifica en otro documento las decisiones de PDVSA adoptadas el 21 de agosto de 2010.

Entretanto, Adelso Molero, certificó en su carácter de Director de PDVSA Servicios, la constitución de la directiva de la citada filial para la fecha de la adopción de la decisión de aprobar la contratación del barco taladro (31-7-2010), una certificación que emitió el 15 de septiembre de 2010.

Cabe recordar, como también lo hemos dicho en las entregas que hemos hecho sobre este tema, que Rafael Rodríguez ni era miembro de la directiva de PDVSA Servicios y el supuesto cargo de asesor legal que se le adjudica tampoco aparece en la estructura de cargos de la empresa petrolera. Como se recordará, Rodríguez figuró como secretario accidental de las reuniones de Asambleas de Accionistas de PDVSA Servicios del 2 de febrero 2009, 15 marzo 2010 y del 23 de septiembre 2010 cuando se ratificaron los cambios de los miembros de la JD de la filial por parte del Comité Ejecutivo y Comité de Recursos Humanos de PDVSA en sus reuniones de fechas 2 de febrero 2009, 15 de marzo 2010 y 31 de agosto 2010, respectivamente. 

sábado, 24 de febrero de 2018

Así se despidió Jesús Figueroa, preso por corrupción en Petrocedeño, cuando lo destituyeron de la presidencia de PDVSA Servicios

Jesús Figueroa presidente de Petrocedeño se encuentra privado de libertad por el caso de corrupción en esa empresa mixta. Estuvo "preso"por corto tiempo por el caso del llamado " buque fantasma" por el fiscal designado por la ilegítima Asamblea Nación Constituyente, Tarek William Saab. Un documento permite entender cómo era su comportamiento al inicio de las operaciones de PDVSA Servicios.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

A la cabeza de la primera junta directiva de la recientemente constituida filial de Petróleos de Venezuela, S.A., —diciembre de 2007— Jesús Figueroa se encargó de dar forma a la que a partir de entonces tendría como objetivo “suministrar servicios especializados en los negocios petroleros de exploración y producción” de la empresa. Poco le duró el nombramiento, pues luego de transcurrido algo más de un año, lo removieron para encargar del negocio a José Luis Parada. A través de un correo electrónico remitido a un grueso número de personas, Figueroa se despidió de sus compañeros y aquí lo damos a conocer.


El 27 de diciembre de 2007 se formalizó ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y del estado Bolivariano de Miranda a cargo de Benigno Antonio López, la inscripción del Registro de Comercio y Estatutos de la filial de Petróleos de Venezuela, S.A., PDVSA Servicios, S.A., el cual quedó asentado bajo en N° 29, Tomo 265-A-Sdo y con el número de expediente 689260.

Esta empresa filial se creó con el objetivo general de “suministrar servicios especializados en los negocios petroleros de exploración y producción, tales como: operación y mantenimiento de taladros, registros eléctricos, sísmica, fluidos de perforación, cementación y estimulación, además de otros servicios conexos, dirigidos a empresas nacionales e internacionales del sector, con altos estándares de calidad, seguridad, cultura ambiental, competitividad, sustentabilidad e innovación, para promover la consolidación de la soberanía tecnológica”, según describe a esta empresa la estatal petrolera en su informe de gestión anual 2011.

Los estatutos de esta empresa refieren en su Cláusula Primera que “La Sociedad se denominará PDVSA SERVICIOS, S.A., girará bajo la forma de una sociedad anónima, tendrá como domicilio la Ciudad de Caracas, y una duración de cincuenta (50) años, contada a partir de la fecha de inscripción del presente Documento Constitutivo-Estatutos en el Registro Mercantil de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado Miranda. La Sociedad podrá establecer filiales, sucursales, agencias u oficinas en otros lugares de la República o del exterior”.

En el documento, además de registrar el objetivo, estructura, capital, funcionamiento de la filial, entre otros aspectos, también se define su forma de gobierno y órgano de administración, el cual será la junta directiva de la sociedad (cláusula décima cuarta) y estará integrada por cinco miembros principales y los suplentes que se considere conveniente designar, indicándose además que uno de dichos miembros principales será el Presidente y el resto, cuatro Directores (clausula décima quinta). Estos miembros de la directiva serán de libre elección y remoción por la Asamblea y permanecerán en sus cargos, mientras no sean sustituidos por las personas designadas al efecto y tomen posesión de los respectivos cargos (cláusula décima sexta).

La cláusula vigésima hace referencia a los deberes y atribuciones que tendrá la Junta Directiva, entre los cuales señala: 1) ordenar la convocatoria de la asamblea; 2) planificar y desarrollar las actividades de la sociedad, de conformidad con los lineamientos aprobados por la asamblea; 3) presentar a la Asamblea Ordinaria que ha de celebrarse durante el tercer trimestre de cada año, el proyecto de presupuesto anual de ingresos y de gastos y el programa propuesto de inversiones, con el respectivo informe sobre el plan de operaciones de la Sociedad, que se recomienda ejecutar durante el ejercicio económico siguiente; 4) presentar a la Asamblea Ordinaria que ha de celebrarse en el primer trimestre de cada año, el informe anual sobre sus operaciones y el balance y el estado da ganancias y pérdidas del ejercicio anterior; 5) proponer a la Asamblea el apartado correspondiente a la reserva legal y los demás que se considere necesario o conveniente establecer; 6) proponer a la Asamblea la distribución de utilidades y el pago de bonificaciones, si fuere el caso; 7) dictar los reglamentos de organización interna; 8) autorizar la celebración de los contratos; 9) proponer a la Asamblea la creación, fusión o disolución de sociedades o entes filiales; 10) establecer y clausurar sucursales, agencias, representaciones en el país o el exterior; 11) nombrar y remover el personal de la Sociedad con arreglo a los reglamentos de organización interna, asignándoles sus cargos, atribuciones y remuneraciones; 12) acordar la apertura y cierre de cuentas bancarias, designar a las personas que firmarán los contratos, cheques, pagarés, letras de cambio y demás efectos de comercio y títulos de crédito que emita la Sociedad; 13) decidir sobre la adquisición de bienes muebles; 14) elegir fuera de su seno, y remover libremente al Secretario de la Asamblea y de la Junta Directiva y su Suplente, si se considerare conveniente; 15) delegar el ejercicio de una o varias de sus atribuciones en uno o más miembros de la Junta Directiva o en otros funcionarios o Comités de la Sociedad; 16) cualesquiera otras que le señale la Ley o la Asamblea.

En esa ocasión, quedó dispuesto en la cláusula trigésima sexta, la constitución que tendría la primera junta directiva de PDVSA Servicios, S.A., la cual quedó conformada de la siguiente manera: como presidente, Jesús Figueroa, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 8.306.514. Como directores: Carlos Valles, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 4.166.379; José Flores, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 4.706.910; Jaime Ciscar, venezolano, mayor de edad, titular de !a cédula de identidad número 6.011.685 y Elías Roa, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad número 6.107.454.

Así rigió hasta un poco más de un año, cuando el 2 de febrero de 2009, la Asamblea de Accionistas de PDVSA Servicios S.A., en la cual actuó como presidente de PDVSA, Rafael Ramírez Carreño y como secretario de PDVSA Servicios, Rafael Rodríguez Sánchez, y se tomó la decisión sobre el que fue el punto único a tratar de la reunión, a saber, la sustitución de Jesús Figueroa como presidente de la Sociedad, así como de los directores Carlos Valles, José Flores y Manuel González. Figueroa pasó a formar parte del staff de directores. Al mismo tiempo, se dio nombramiento a la nueva junta directiva, quedando a la cabeza de la empresa José Luis Parada, quien se mantuvo en el ese cargo hasta el 15 de marzo de 2010 cuando fue destituido y sustituido por Romer Antonio Valdez Prieto.

Más adelante, el 23 de septiembre de 2010, como ya lo hemos dado a conocer en otras entregas, se designó una nueva junta directiva de PSVSA Servicios S.A., y quedó Eulogio Del Pino como presidente, mientras como directores se designó a Ricardo Coronado, Orlando Chacín, Víctor E. Aular y José Luis Parada. Como secretario actuó Rubén Darío Bolívar Carrasquel.

Como se rumoró en los pasillos de la petrolera, José Luis Parada fue quien recomendó a Rafael Ramírez —para entonces presidente de PDVSA y ministro de Energía y Petróleo— la destitución de Jesús Figueroa de la presidencia de PDVSA Servicios para que le fuera otorgada a su persona. A partir de ese momento, se dice, comenzaron los problemas en la filial que hasta entonces había vendo operando satisfactoriamente.

La despedida

En primer lugar, Jesús Figueroa hace mención a que su remoción se constituyó como primera transformación experimentada por la recién creada filial de PDVSA.

Figueroa hace un recuento cronológico de las actividades que tuvieron lugar en la industria petrolera a partir del mes de diciembre de 2002 cuanto tuvo lugar el paro petrolero durante la presidencia de Hugo Chávez y en su misiva refiere que para entonces se desempeñaba como Líder de VCD de Proyectos de perforación en la Gerencia de Visualización, Conceptualización y Definición de Proyectos de Perforación y Rehabilitación de pozos del Norte de Monagas, ubicada en PDVSA Guaraguao, Puerto la Cruz. 

Narra que en virtud de que el  Gerente de VCD para la fecha se incorporó al paro petrolero, la  Gerencia General de Oriente de ese momento tomó la decisión de eliminar dicha Gerencia de VCD, razón por la cual él fue trasladado a ciudad de Maturín con un equipo de 15 personas que conformaban el departamento. En la capital del estado Monagas le correspondió apoyar a la Gerencia de Exploración y Producción en los trabajos de levantamiento de la producción del Área Norte de dicha entidad (Maturín y Punta de Mata).

Ya en febrero de  2003, Figueroa cuenta que fue enviado a tomar el control en la superintendencia de Operaciones de Perforación de Punta de Mata hasta lograr la completa normalización de las actividades operacionales y Administrativa, una labor que llevó a cabo hasta septiembre de 2003, fecha en que fue convocado a una reunión por la gerencia del Distrito Sur (San Tomé-Morichal) donde le ofrecieron encargarse de la Gerencia de Perforación del referido Distrito Sur. Figueroa asumió la nueva responsabilidad “con gallardía”, dice, en razón de la crítica situación que atravesaba San Tomé, una localidad que “sufrió de manera más acentuada la embestida del paro en comparación con Punta de Mata y Maturín, por el sistema de producción de Bombeo Eléctrico-Mecánico que manejaba”.

Continúa diciendo que para enero de 2004 la junta directiva lo designó gerente de Distrito Sur (San Tomé-Morichal), cargo que ejerció de manera no duda en cataloga de “excelente”, dada la calidad del equipo de gerentes que lo acompañó en su trabajo ye que permitió “por primera vez” superar las previsiones de producción en dicha localidad (San Tomé). En esa posición se mantuvo hasta julio de 2005, fecha en que fue nombrado Subgerente de Operaciones de la División  Oriente, posición que ejerció hasta enero de 2006, momento en el que le encomiendan la Gerencia General de la División Centro Sur, Barinas-Apure.

En este último puesto, Jesús Figueroa refiere que le tocó consolidar los distritos Barinas y Apure, dándoles autonomía y potenciándolos, pues para entonces las actividades se concentraban en las divisiones y los distritos no tenían presupuestos asignados. “Se creó la Gerencia de Estimación de Costo y la de Tecnología que no existían”.

—Estando en Barinas, el 2 de agosto recibí la llamada del ministro y presidente Rafael Ramírez, quien me informó que se estaba creando una nueva filial de servicios petroleros y que de acuerdo a mi trayectoria había sido seleccionado para que ocupara la presidencia de la filial y consolidara la estructura organizacional de PDVSA Servicios y que, adicional a esta actividad, debía mantenerme con la responsabilidad de la División Centro Sur.

Para noviembre de 2007, narra que asistió a una reunión en Caracas con el Comité Ejecutivo de PDVSA, en la cual se le participó que se requería acelerar y potenciar la nueva filial, por lo que era necesario que se dedicara exclusivamente a la consolidación de PDVSA Servicios. “Inmediatamente me traslade a Caracas y, con un equipo de tres personas, nos instalamos en  un espacio muy reducido que nos prestó la dirección de producción”.

Cuenta que con dicho equipo se dedicó a trabajar por largas horas en el diseño y conformación de la filial, a partir de una visualización que se tenía de la misma para ese momento, “sin delegación financiera ya que había entregado el cargo de la Gerencia General de Centro Sur”, la cual se había encargado hasta ese entonces de apoyar la gestión de PDVSA Servicios con las aprobaciones de pasajes, la logística de movilización y afines.

“En diciembre del 2007 me designaron oficialmente como presidente de PDVSA Servicios junto a cuatro directores. Esto fue una gran alegría ya que comenzamos a crecer como organización y me dieron una delegación provisional como Gerente de Producción Sur, enlazada a la División Centro Sur. Esto fue una gran victoria ya que habíamos crecido en fuerza laboral, ahora éramos siete (07) trabajadores”.

A partir de ese momento —prosigue su narrativa Figueroa— comenzaron a integrar el equipo estratégico de la filial se dedicaron a la “tarea titánica” que conlleva la creación de una empresa filial de Petróleos de Venezuela. Refiere que para ese momento, PDVSA Industrial alquiló un local en el piso 16 del Centro Empresarial “Sabana Grande” y les prestó varias oficinas que les permitieron dejar atrás el hacinamiento con que venían trabajando hasta esa fecha.

—En paralelo a este acontecimiento y después de varias búsquedas, conseguimos alquilar el Edificio Bermada, donde nos encontramos actualmente, lo cual permitió consolidar y fortalecernos aún más como filial. Con estos espacios solicité formalmente en febrero a la Dirección de Exploración y Producción, la transferencia de las actividades inherentes a Construcción y Mantenimientos de Pozos, ya que estábamos preparados para manejar y controlar los procesos, puesto que teníamos parte del personal y de las instalaciones.

Para julio de 2008, se transfiere a PDVSA Servicios la responsabilidad de todas las actividades de perforación, rehabilitación y servicios a pozos, pero no les transfirieron todo el personal asociado a las actividades de apoyo y soporte. “Sin embargo, con esa debilidad logramos normalizar los procesos críticos de contratación e impulsar positivamente la consolidación de PDVSA Servicios, la cual, hoy por hoy, esta operativa y en capacidad de afrontar todos los retos que hemos planificado y cualquier otro que la corporación juzgue que a bien manejemos”.

En la misiva a sus compañeros, Figueroa dice sentirse “orgulloso de la contribución que he dado a esta Nueva PDVSA y por consecuencia a la Patria”. Agradece a las personas que lo acompañaron en la creación de la filial PDVSA Servicios. “Como profesional y como compañero de trabajo agradezco a cada uno de ustedes su contribución y aporte con ese granito de arena para que las metas se hayan cumplido. De más está decirles que pueden seguir contando con este humilde servidor desde la trinchera donde me encuentre e indicarles que esto no es una despedida, esto es un hasta luego y será Dios quien se encargará de definir el tiempo y el lugar donde estaré”.

Jesús Figueroa les informa a sus compañeros que a su salida de la presidencia de PDVSA Servicios pasará a ser miembro del Directorio de Operadora Napo, empresa Mixta entre Petroecuador y PDVSA y también como director de PDVSA Servicios. “En tal sentido, los invito a continuar trabajando con el profesionalismo, con la mística y la ética que los ha caracterizado hasta ahora y a luchar por la continuidad de lo que hemos logrado y que no debemos, por ninguna razón, dejar que se derrumbe”.

Citó a Fabricio Ojeda en su definición de la revolución, la cual “no es bochinche”, sino “doctrina y fe; esperanza y convicción; justicia y derecho. Lo demás es conformismo que no se compadece con las aspiraciones generales del pueblo, sometido a vivir en condiciones realmente insostenibles por injusticias inhumanas. Cuba ha demostrado su camino. Venezuela, su hermana en la angustia y el dolor del pueblo, habrá de conseguir el suyo. Cuba y Venezuela contribuirán a hacer más vivo el despertar de nuestros pueblos oprimidos en sus anhelos colectivos de liberación y de justicia, y en la lucha decisiva contra la dominación imperialista, la explotación feudal y la opresión oligárquica”.

Finalmente, Jesús Figueroa instó a sus compañeros a no olvidar mantenerse aferrados a los principios de honestidad, transparencia, participación, eficiencia, eficacia, legalidad”, al tiempo que los llamó a “rendir cuentas con responsabilidad, tal como lo hemos hecho hasta ahora”.