Mostrando entradas con la etiqueta Nicolás Maduro Guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nicolás Maduro Guerra. Mostrar todas las entradas

martes, 9 de abril de 2019

Crónica del desespero de una ciudad apagada: Maracaibo

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Luce extraño estar vivo y deambular por las calles como si se estuviera muerto. Y es que una ciudad que siempre fue conocida y famosa por su alta temperatura, con un pueblo alegre y dicharachero, se transformó de pronto en un infierno fantasmagórico y horripilante. Así andamos aquí en Maracaibo, no sólo como consecuencia de los apagones —que ya ni sabemos cuántos van—sino porque pareciera que todos los males del planeta se juntaron en esta tierra que le ha dado a Venezuela toda su riqueza, dice Andrés Valero, un amigo que conocí hace años en Caracas y que el caos de la revolución chavista-madurista terminó "sembrando" en la capital del estado Zulia. Chateé con él, y su apesadumbrado relato me obligó a trasmitir su mensaje. He aquí la historia.

Perdidos entre las sombras 

Hace ya un buen rato que no se de ti, bueno, en realidad de casi nadie que no esté próximo a mí. La incomunicación en Maracaibo es casi absoluta. Cuando crees que has visto todo resulta que hay otro evento que te sorprende y te recuerda que el ser humano nunca deja de aprender. Salí a la calle porque me sentía encerrado en las cuatro paredes calenturientas y grises en las que se ha convertido mi casa. Sí. Mi hogar, ese que antes estaba lleno de luz y de alegría ahora es un templo de silencio y nostalgia.
Caminé por la 5 de julio, una avenida que siempre se caracterizó por la algarabía —y también hay que decirlo, por el caos— con gente que escuchaba música a todo volumen, en donde los muchachos siempre andaban por la calle, en la que los vendedores y el tráfico generado por los abusos de los choferes que paraban sus carros (por puestos) y autobuses a donde mejor les pareciera conformaban el panorama diario que se replicaba en cada calle y avenida de la ciudad. Eso ya no existe, amiga. Esa y casi todas las calles de Maracaibo, ahora son vías tenebrosas, tristes y polvorientas. Con basura por doquier, descuidadas y con pocas almas deambulando por las aceras destruidas por la dejadez de una mafia que se convirtió en gobierno y que destruyó a la ciudad, el estado, el país.
Comprar comida en el Zulia no sólo requiere de dinero —los billetes de 5, 10 y 20 bolívares del recientemente creado cono monetario al que el gobierno llamó irónicamente “soberano” ya son historia pues no los quiere recibir ningún comerciante ni establecimiento y, en su lugar, los de la misma denominación, pero del dólar estadounidense, ahora son los más aceptados y requeridos— sino que necesitas de una energía vital que yo creo que ya no poseo. Ir a comprar alimentos en la actualidad no es una búsqueda de la satisfacción de una necesidad, sino un reto para la creatividad y la fe de las personas. Te enfrentas a la hiperinflación, a la escasez de productos, (la mayoría son hechos en Turquía y sobre los cuales no hay información creíble sobre los ingredientes reales). Cuando compras comida en Maracaibo, te enfrentas a lo peor de un ser humano que busca de manera "depredadora" sacar el mejor provecho de esta hora menguada que vivimos los venezolanos. Los pocos que tienen mercancía (comida o medicinas) andan buscando sacar de los bolsillos quebrados de la gente "ganancias que superan el mil por ciento".

En mi recorrido por el espanto y la frustración, logré conseguir algunas verduras para comer y un pollo, luego de hacer una cola bajo el implacable sol y con un calor que te quema la piel —comenta Andrés, con una tristeza que se trasmite por el teclado.
Pagué por los víveres una verdadera fortuna. En otra época hubiese podido comprar un apartamento o un carro con el dinero que gasté en unas unas papas, zanahorias, lechugas y un pollo flaco y pellejudo. 
Otro problema que tenemos en el Zulia (y creo que en casi toda Venezuela) es la diferencia de precios existente entre el hecho de adquirir los productos con efectivo o a través de un punto de venta. Es que no contar con los billetes requeridos que permiten acceder a mejores precios, hay que comprarlo por un precio que es entre 125 y 300 por ciento más alto que su valor nominal. Los cajeros automáticos de los bancos sólo dan un mil bolívares (a veces 3 mil) —eso cuando lo dispensan, pues ahora suelen ser solamente un mecanismo de consulta— lo cual obviamente no te alcanza ni para comprar ni un pan campesino pequeño. Si por el contrario, tienes tarjeta de débito, entonces te toca rogarle a Dios que te permita comprar algo, porque como no hay electricidad, no hay teléfono, no hay punto de venta. Lo peor de este asunto son las colas que se hacen para pagar cuando en algún negocio se corre con suerte de que funcione el punto porque cuentan con una planta eléctrica o porque la visita al local coincida con el horario en el que el gobierno ha decidido enviar electricidad. Allí, en cada abasto, en cada establecimiento comercial, deben convivir a diario la impaciencia de la gente con la paciencia de los encargados de las tiendas encargados de hacer las transacciones de compra-venta en estas menguadas condiciones.

Basura y mal olor

Cansado de mendigar precios, sudado, pegajoso y agotado por el calor, decidí regresar a casa con mi minúscula "bolsita de mercado". 
Caminar en Maracaibo también se ha convertido en un reto a mis creencias. La esperanza y la fe deben enfrentarse a diario con imágenes en las que mendigos, indígenas hambrientos y la gente que deambula anda como zombies por las desoladas calles, te roban el aliento. Es como si de pronto todos nos hubiésemos convertido en protagonistas de aquella película protagonizada por Brad Pitt, “Guerra Mundial Z”, dirigida por Marc Foster. ¡Tú tienes que ver sus caras! Pálidas, con miradas apagadas por el hambre y la desesperanza, flacos... huesudos. Muchos hemos perdido mucho peso (yo voy por 23 kilos, parezco un esqueleto recubierto de piel).


La gente anda mal vestida —con chivas como decimos aquí— con zapatos rotos y usados hasta el cansancio, despeinados. Las mujeres —que antes andaban impecables con sus cabelleras coloridas y de peluquería— en su gran mayoría pasaron a llevar su pelo canoso, descuidado y despeinado. Un tinte “Alfaparf Alta Moda”, cuesta en oferta Bs. 15.000 el tubito, y el más barato, "Magicolor", lo consigues —con suerte— en Bs. 12.000, me había comentado ya con anterioridad otra amiga y que Alberto corrobora —desde su visión masculina del asunto— argumentando que “como comprenderás, cubrir las canas requiere mucho dinero que la gran mayoría no tiene”. Así tenemos, que las cabelleras blancas, descuidadas, han pasado a formar parte de la imagen que los habitantes de este ahora pueblo fantasmal exhibe en cada jornada que amanece.

La montaña de basura 

Caminando vi a un grupo de hombres quemando la basura, porque la compañía de aseo urbano no pasa desde hace mucho tiempo. Maracaibo tiene mal olor. El aire está contaminado, el calor pudre la basura y hace que el tufo de los desperdicios inunde con su hediondez el ambiente ya desolador que vemos a diario, ahora con el añadido del hedor que te revuelve el estómago. El humo por la quema de desechos que irrita los ojos de los pobladores, sirve para justificar y disimular los ojos rojos por el llanto que los zulianos ahogan cada día al constatar la triste realidad que los circunda y desespera.
Para colmo de males, con los sudores empedernidos y la falta de agua y jabón para bañarse, estamos sufriendo de enfermedades en la piel, que van desde sarna (algunos afortunados), sarpullidos, micosis, parásitos y otras que ni tienen nombres científicos. Ni hablarte del gentío que sufre de hongos, caspa, ladillas, piojos, candidiasis, herpes, urticaria, tiñas del cuerpo, acarosis, piodermitis, etc. Lo que te diga sobre este asunto es una mera aproximación. No hay palabras para describir la gravedad de la crisis de salud en Maracaibo (y toda Venezuela).

La contaminación y la falta de higiene porque no hay agua, hace que todos olamos mal, andemos sudorosos, pegostosos.


La inseguridad y los colectivos

Además de lo que te estoy describiendo, hay malandros pendientes de quien compra para robarles las bolsas, entonces hay que caminar con ocho ojos para evitar los asaltos o que te maten por un pedazo de carne o unas verduras. Los colectivos del régimen tienen tomada Maracaibo, están en todos los lugares con sus motos y sus armas de alto calibre dispuestos atacar a quienes se les ocurra manifestar. Omar Prieto, el gobernador del Zulia, ha representado una verdadera desgracia para este pueblo. Usa sus bandas delincuenciales armadas para callar a la población, para matarla, para someterla a su voluntad. He visto en los últimos días, a parte de los grupos terroristas patrullando las calles con sus armas, acompañados por unos helicópteros que vigilan desde lo alto. Son tan degenerados que hasta se atreven a lanzar bombas desde el aire a los muchachos que protestan por la falta de servicios.

El transporte público es un caos

Te preguntarás, ¿por qué no agarro un taxi o manejo para ir al supermercado? Te adelanto las dos respuestas por si tienes las interrogantes en tu cabeza. Los taxis ya casi no existen, son puros cacharros viejos, destartalados que cuando aparecen, "te quieren quitar hasta un riñón por la carrera". ¿Mi carro? No tiene batería, ni cauchos, ni frenos, le faltan las bujías, el radiador, y tiene problemas en el motor. Además, aunque el Zulia es un estado productor, la gasolina es un producto escaso que ya casi no se consigue por estos lares.

Y ¿ Las “chirrincheras o perreras”?

Estoy muy viejo para eso. Estoy flaco, fuera de forma y sin energía para ensayar el riesgo de tener que saltar para encaramarme en uno de esos vehículos. Ese "tipo de transporte" es única y exclusivamente para los más jóvenes y avezados.



Apagón, Apagón, "Maldito apagón"

Llegando a casa me consigo con un nuevo apagón. Bueno, no sé si es un apagón o racionamiento, pero lo que sea, se está cumpliendo a cabalidad (en lo único que el régimen es eficiente es en quitarle los servicios de electricidad, agua, transporte, teléfono e internet a los ciudadanos).  A estas alturas te confieso que no sé cuántas horas hemos pasado sin luz en Maracaibo.  Aquí poco se sabe si son días o semanas. La vida se volvió de pronto una penumbra permanente. Realmente no sabemos cuándo pasamos a un nuevo capítulo de esta novela de terror que estamos protagonizando los venezolanos.


Indescriptible 

En la casa no sólo falta luz, tampoco hay agua ni gas. Los apagones quemaron el televisor y un aire acondicionado. Sí, amiga. Para estar en el infierno no se necesita morirse, ni haber tenido una vida llena de malas acciones. Maracaibo se convirtió en el infierno. Cuando veía cómo los artistas y la religión pintaban el infierno con unas llamas y un calor atormentante, pensé que exageraban. Ahora creo que esas imágenes se quedan tímidas sofocante realidad que e viven en esta tierra. Con el clima de Maracaibo, con temperaturas que rondan entre los 37 a 40 grados centígrados, es difícil mantenerse vivo. No sólo es el calor, si no la humedad, los mosquitos, los zancudos y las enfermedades.

Por el calor y la delincuencia, en Maracaibo tampoco se duerme. La alta temperatura y el hampa, no permiten que uno cierre los ojos y descanse con tranquilidad. Muchos han arrastrados los colchones afuera de sus casas con la esperanza de agarrar un poco de aire fresco en las noches, pero el miedo de ser picado por arañas, alacranes o cualquier bicho, aunado a al pánico de ser atacado o asesinado por el hampa (tampoco se cuenta con la policía), hacen que las noches sean un total desespero, peores que los días.

La incertidumbre

Comunicarse en Venezuela es casi imposible. Las compañías de telefonía celular no pueden prestar servicios por los apagones. La empresa estatal Cantv, tampoco, pues la desidia del gobierno acabó con lo poco que quedaba de ella. Comunicarse por Digitel es un milagro. Estoy intentando pasarte este mensaje pero no sé si llegará. A veces intento por el teléfono de mi hermana que es de Movilnet que, por cierto, ya tiene por política que no podamos ni siquiera hacer llamadas, y el deseo de comunicarme contigo —o con cualquiera— solamente se convierte en una frustración más. Para que haya señal y se conecten datos es como si ocurriera un milagro. La odisea para cargar el teléfono da material para una película per se, en ese caso todo depende de los negocios que en ocasiones instalan plantas eléctricas y que sus dueños permitan que recarguemos "por caridad" o por algún trueque o dólares. A veces toca recargar los celulares en los carros, pero como la gasolina es un tesoro, "no por el precio, sino por la escasez", entonces la posibilidad de comunicarse es cada vez más incierta.

Sin noticias

Andrés describió escenas dantescas. Me dijo que las noticias son un lujo. "Saber algo aquí, tener una noticia en la que se pueda confiar y creer,, es cuestión del cielo. Hace ya ocho días de que mi hermana María y los niños se fueron a Perú. Salieron en medio de una escena de una película de guerra, pues lo hicieron en la madrugada y teníamos que alumbrarlos con linternas para que se vistieran y sacaran las maletas para meterlas en un carro viejo que los vino a buscar para llevarlos a Colombia, desde donde salieron. Por eso ahora la soledad se siente más grande en esta casa donde la algarabía de los niños es sólo un recuerdo. Al parecer nos vamos quedando más solos en este país cuyas calles parecen las de una ciudad acabada, en guerra, sin luz, sin agua, con colas para para comprar comida y gasolina —los que tienen carro pues el mío sigue dañado, como ya te dije— esto es la desolación. Cada vez estamos más solos y sin noticias. No me abandones tú también, por favor. Dime qué está pasando para enterarme si en algún momento restablecen la electricidad y puedo recargar el teléfono y leer tu respuesta.

Dime, ¿cómo mantenemos la esperanza?, ¿qué hacemos para seguir adelante?

viernes, 28 de diciembre de 2018

Sogebusa: La empresa sin experticia designada arbitrariamente para operar en Bolipuertos

Un sinnúmero de irregularidades habrían regido el proceso de designación de la empresa Sogebusa como operaria portuaria de estiba, sin contar con la experiencia necesaria ni los recursos para llevar a cabo la tarea asignada.

 Por Maibort Petit
@maibortpetit

Con la llegada del Mayor del Guardia Nacional Bolivariana, Abraham Escola, a la gerencia general de Bolivariana de Puertos S.A., los procesos operativos del puerto de Puerto Cabello —principal terminal marítimo de Venezuela— fueron cambiados de manera unilateral y discrecional por dicho oficial, en supuesta violación de la normativa establecida en la empresa estatal, trayendo esto consecuencia la afectación de las operaciones y el incremento de las mafias que allí se desempeñan. Tal empresa responde al nombre de Sogebusa C.A., inscrita en Bolipuertos en el año 2016 como agente aduanal y con muy poca operatividad durante 2017.

Las referencias obtenidas de diferentes fuentes de información nos hacen de conocimiento de que esta compañía no cumple con los requisitos mínimos exigidos en el mercado internacional para acometer las labores que se le han encomendado.

Fuentes ligadas a Bolipuertos, consultadas en calidad de anonimato, indican que el impacto financiero de tales acciones ha sido sumamente negativo para ese ente gubernamental, con la consecuente pérdida de credibilidad, confianza y transparencia de la empresa venezolana ante las líneas navieras.

Explican las fuentes que Bolipuertos cuenta desde el año 2017 con un proceso sistematizado para la solicitud de servicios portuarios (SSP), así como para la planificación administrativa relacionada con la operación de los buques, el cual se alimenta con datos suministrados por los clientes de la empresa.

Este sistema es el que da inicio a todos los procesos internos necesarios para que un buque pueda realizar las operaciones de carga y descarga en el puerto.

Ahora bien, a partir de julio de 2018, Abraham Escola presuntamente vulneró el citado proceso del SSP al implementar un rol de guardia que se rige por su criterio discrecional, lo cual genera molestias e incomodidades en las líneas navieras, además de vacíos y problemas administrativos, puesto que el militar procedió a incluir a la citada empresa, la cual no está registrada ante la administración portuaria y, supuestamente, no cuenta con la experticia necesaria para llevar a cabo tales gestiones.

Sogebusa tampoco habría presuntamente actualizado su inscripción y, sin embargo, llevaría a cabo operaciones de estiba por instrucciones del mayor Escola, sin cumplir con los procesos legales y administrativos para estar debidamente autorizado ante el administrador portuario de acuerdo ha establecido en la Ley General de Puertos.

Las labores las realizaría conjuntamente con la empresa Agencia Marítima Mundo Mar y presuntamente genera riesgos al no tener Sogebusa C.A. contrato de seguro ni ofrecer garantías suficientes en las operaciones. Al parecer tampoco cuenta con el personal calificado para realizar las funciones encomendadas, por lo que se valdría del recurso humano y maquinaria de Bolipuertos.

Por otra parte, debido a la falta de registro de Sogebusa, no existe trazabilidad en la facturación respectiva por lo que esta empresa supuestamente no ha cancelado de manera directa la Tasa de Derecho de Uso de Superficie establecido en la Ley de Tasas Portuarias, como tampoco la tarifa de uso de infraestructura establecida en el régimen tarifario vigente, manteniendo —según los informantes— una deuda de más de USD 172.000 y Bs. 6 millones.

Es necesario aclarar que desde octubre del presente año, se activó una alianza estratégica entre Bolipuertos S.A. y una empresa internacional de renombre en el mundo naviero cuyo objetivo es el desarrollo de un terminal de contenedores en el puerto de Puerto Cabello. Esta asociación convirtió a ambas partes en operadores portuarios de estiba para la atención de los buques portacontenedores que arriban a dicha terminal, por lo que la selección de los estibadores para cada buque debería realizarse en consenso, como también debían asignarse los recursos necesarios en la ejecución de la estiba.

Sin embargo, el mayor Escola impuso —como citamos líneas arriba— un roll de guardia a su discreción y estableció una tarifa a pagar a estos estibadores de USD 25, sin contar con la aprobación previa ni establecer el alcance de esta tarifa. La empresa aliada debe hacer el pago de inmediato a estos operadores, sin evaluar el flujo de caja y las afectaciones financieras y de rentabilidad para ella, ni las pérdidas que le genera a Bolipuertos S.A.

Igualmente se denuncia que Abraham Scola supuestamente desvía la carga de los contenedores a otros patios no asignados en el contexto de la alianza, generando grandes pérdidas.

Sobre Sogebusa

En Venezuela, Sogebusa C.A. posee el número de Registro de Información Fiscal, RIF, J-075770366.

Según la página web la empresa ofrece “asesoramiento y servicios para las operaciones aduaneras de importación, exportación, transito aduanero, ingreso bajo régimen in bond, AT, ATPA, así como para otras operaciones accesorias tales como re-importación reexportación entre otras”[1].

Tiene su sede en la Calle Guevara, local 17-62, planta baja, zona Casco Central de Puerto Cabello, y tiene el código postal 2050.

También, Sogebusa Service Corp es una empresa con estatus activo que fue registrada en el estado de la Florida, Estados Unidos, el 17 de noviembre de 2016 bajo el número P16000092707, FEI/EIN 81-4501576.

Como su dirección se indicó el 2000 NE 135 Street, Apartamento N° 910, Miami, Fl 33181 que también figura como dirección postal.

El agente registrador fue Soraya Durán Bravo (misma dirección).

La presidencia de la compañía la ocupa Nordell José Gutiérrez Quintero, mientras que la secretaria es Soraya Durán Bravo, ambos con la misma dirección de la empresa[2].

El Registro Nacional de Contratistas refiere que Sogebusa C.A. es una empresa inhabilitada para contratar con el estado venezolano, de conformidad con el artículo 50 de la Ley de Contrataciones Públicas.

Su número de certificado RNC es el 1224108075770366169, donde fue inscrita el 20 de junio de 2017, venciéndose dicho registro el 30 de junio de 2018.

Esta compañía mantenía relaciones comerciales con la oficina de PDVSA en El Palito.

Los protagonistas

Nordell José Gutiérrez Quintero, titular de la cédula de identidad Número V-11.750.956, se le ubica en la parroquia Goaigoaza, del municipio Puerto Cabello, estado Carabobo[3].

Ejerce su derecho al sufragio en la Unidad Educativa Nacional Santa Cruz, parroquia Goaigoaza, municipio Puerto Cabello, estado Carabobo.

Entretanto, Soraya Josefina Durán Bravo es titular de la cédula de identidad número V-8.611.843, se le ubica en la parroquia José G. Bastidas, municipio Palavecino, estado Lara[4].

Su cuenta individual en el IVSS indica que ingresó al sistema el 4 de septiembre de 1997.  Su estatus actual es cesante, al haber egresado de la empresa Coma Carne C.A. (N° patronal O91044888) el 21 de octubre de 2014. Acumula 895 semanas cotizadas y un total de salarios de Bs. 52.398,21[5].

Ejerce su derecho al voto en la Escuela Bolivariana Nacional “Doctor Juan de Dios Ponte”, de la parroquia José G. Bastidas, municipio Palavecino, estado Lara.

Fuentes informativas nos refieren que Nordell Gutiérrez tiene como socio estratégico al general de la Guardia Nacional Bolivariana, Edwuard Alexander Castellanos Jáuregui, quien fue agregado militar en la Embajada de Venezuela en China durante la permanencia de Nicolás Maduro Guerra (hijo del presidente Nicolás Maduro) en esa nación.

Castellanos Jáuregui es portado de la cédula de identidad número V-6.948.604. Se le ubica en la parroquia Catedral, municipio Libertad, Distrito Capital[6]. No está registrado como asegurado del IVSS.

Ejerce su derecho al voto en la Escuela Básica Estadal “Julio Morales Lara”, de la parroquia Madre María de San José, municipio Girardot, estado Aragua.

El 28 de julio de 2018, el general de brigada Edwuard Alexander Castellanos Jáuregui fue designado como nuevo comandante de la Zona 11 Zulia de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), en sustitución del general de División (GD) Juvenal Fernández López, según refiere una nota del diario Versión Final[7] que agrega que este efectivo castrense previamente ejerció como jefe de la Zona 41 Carabobo.

Por su parte, Abraham José Escola Román nació el 24 de septiembre de 1981, es titular de la cédula de identidad número V-15.824.533, se le ubica en la parroquia Madre María de San José, municipio Girardot, estado Aragua[8].

No figura como asegurado del IVSS.

Sufraga en el Colegio San Nicolás de Bari, parroquia Guarenas, municipio Plaza, estado Miranda.

Abraham Escola fue designado gerente general del puerto de Puerto Cabello, supuestamente por solicitud de Nicolás Maduro Guerra, (hijo del presidente Maduro), en razón de que habían trabajado juntos con anterioridad cuando el primero se desempeñó como ayudante del segundo durante su permanencia en China a donde fue enviado luego de, presuntamente, protagonizara varios escándalos en Venezuela.

Citas:

[1] Sogebusa. http://sogebusa.com.ve/

[2] Sunbiz. Division of Corporations. Sogebusa Service Corp. http://search.sunbiz.org/Inquiry/CorporationSearch/SearchResultDetail?inquirytype=EntityName&directionType=Initial&searchNameOrder=SOGEBUSASERVICE%20P160000927070&aggregateId=domp-p16000092707-e6eae452-4557-49a4-9331-c35fd20d8f20&searchTerm=Sogebusa%20service&listNameOrder=SOGEBUSASERVICE%20P160000927070

[3] Dateas. Gutiérrez Quintero, Nordell José. https://www.dateas.com/es/persona_venezuela/gutierrez-quintero-nordell-jose-5450175

[4] Dateas. Durán Bravo, Soraya Josefina. https://www.dateas.com/es/persona_venezuela/duran-bravo-soraya-josefina-8366544

[5] IVSS. Cuenta individual. Durán Bravo, Soraya Josefina. http://www.ivss.gob.ve:28083/CuentaIndividualIntranet/CtaIndividual_PortalCTRL

[6] Dateas. Castellanos Jáuregui, Edward Alexander. https://www.dateas.com/es/persona_venezuela/castellanos-jauregui-edward-alexander-117298

[7] Versión Final. “Guardia Nacional tiene nuevo comandante en la Zona 11 Zulia [+Tuit]”. 29 de julio de 2018. http://versionfinal.com.ve/sucesos/guardia-nacional-tiene-nuevo-comandante-en-la-zona-11-zulia-tuit/

[8] Dateas. Escola Román, Abraham José. https://www.dateas.com/es/persona_venezuela/escola-roman-abraham-jose-2686561


miércoles, 11 de enero de 2017

Hijo de Cilia Flores pasa largas temporadas en los Estados Unidos

Aunque en su cuenta del Seguro Social IVSS se puede observar que su último trabajo formal fue en la presidencia de la Fundación Propatria 2000, donde devengó un salario a lo largo del año 2015 de Bs.311.298,80, en el 2016 Walter Jacob Gavidia Flores contó con los recursos suficientes para pagarse viajes a los Estados Unidos y otros países del mundo, en vuelos privados cuyos precios por ruta superan los 20 mil dólares.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un reporte de una agencia estadounidense revela que Walter Jacob Gavidia Flores pasó 49 días en los Estados Unidos durante el segundo semestre de 2016. El hijo de la primera dama venezolana viajó el 22 de agosto de 2016 en un vuelo chárter, N755CL, que salió desde Caracas a Miami y regresó a Venezuela en 9 de octubre de 2016, en un vuelo privado, N515CY, que voló desde Miami, Florida, a las 5 de la tarde y aterrizó en Maiquetía a las 8 y 30 de la noche.

Llama la atención que las autoridades norteamericanas registran que Gavidia Flores estuvo en Miami unos días extras, al parecer no preparados en un primer itinerario. De acuerdo al informe en nuestro poder, este sujeto se fue a París el 12 de junio del 2016 en un vuelo de la línea aérea Air France, AFA-385, y desde la capital francesa viajó al estado de la Florida, abandonando el territorio norteamericano el 9 de octubre de 2016.

El reporte no especifica qué estaba haciendo el hijo de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores en  los Estados Unidos. Lo que sí señala es que no es la primera vez que este hombre visita el país. De hecho, aparece destacado un viaje hecho por Gavidia Flores el 30 de abril de 2015 en el vuelo chárter N990CH que salió de Maiquetía al aeropuerto de Miami a las 5:20 de la tarde y regresó a Caracas el 4 de mayo de 2015, en el mismo avión.

Asimismo está registrado un viaje que hizo Gavidia Flores el 28 de marzo de 2015 desde Caracas a la isla de Gozo, perteneciente al archipiélago de Malta, para regresar a Caracas el 5 de abril de 2015 en el vuelo charter HVJH.

Otro viaje que aparece reportado lo realizó el 22 de enero de 2015, vuelo chárter N113WJ con ruta de Caracas a West Palm Beach, Florida, con retorno el 27 de enero de 2015 desde  el aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida a Maiquetía. 

Las autoridades federales le siguen la pista a este hombre quien fue juez penal de Caracas y presidente de la fundación Propatria 2000. Su nombre ha sido mencionado en casos criminales de narcotráfico y lavado de dinero en EEUU, aunque hasta la fecha, Gavidia Flores no es objeto de ninguna acusación formal en los tribunales norteamericanos.

En el reporte aparecen otros viajes del exfuncionario venezolano a los Estados Unidos, a saber:

1) 20 de noviembre de 2014 (Caracas-Miami) Vuelo chárter N990CH con regreso el 24 de noviembre de 2014 en el mismo avión.

2) 28 de agosto de 2014 Caracas-Miami vuelo privado N96255 con retorno a Maiquetía en el vuelo chárter N990CH.

3) 25 de diciembre de 2012 vuelo American Airlines Caracas Miami, con retorno el 16 de enero de 2013 en el vuelo comercial #AA 979.

4) 25 de diciembre de 2011 vuelo comercial de Delta Airlines Caracas-Atlanta, con regreso el 5 de enero de 2012 por la misma línea aérea.

5) 26 de agosto de 2011 en vuelo de American Airlines Caracas-Miami con regreso el 6 de septiembre de 2011 Miami-Maiquetía.

6) 27 de junio de 2010 viajó en un vuelo de Santa Bárbara Airlines BBR 1525 Caracas-Miami, y regresó en el vuelo BBR1516

¿Quién es Walter Jacob Gavidia Flores?

Este sujeto nació el 15 de diciembre de 1978. Es hijo de Walter Ramón Gavidia Rodríguez y Cilia Adela Flores. Es abogado y fue juez titular del tribunal de primera instancia en funciones de 9º de juicio del circuito judicial penal del área metropolitana (2012-2013) cuando tenía 27 años de edad. Como juez se encargó de varios casos claves para el gobierno de Nicolás Maduro.

En el 2014, Gavidia Flores fue designado, mediante gaceta oficial del 6 de mayo, presidente de la Fundación Pro-Patria 2000, un organismo adscrito al Ministerio del Despacho de la Presidencia, ente encargado de administrar, financiar y ejecutar obras de infraestructura siguiendo los lineamientos del Plan de la Patria. Fue sustituido del cargo luego que su hermano de crianza, Efraín Antonio Campo Flores y su primo, Franqui Francisco Flores de Freitas fueron arrestados en Haití, el 15 de noviembre de 2015 acusados de conspirar para traficar a EEUU 800 kilos de cocaína de alta pureza. Sus dos familiares fueron declarados culpables de los delitos por un jurado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York y serán sentenciados en marzo de 2017.

Gavidia Flores participó en el Proyecto la "Nueva Comunidad Socialista Amantina", como parte de la Gran Misión Vivienda Venezuela, el cual fue ejecutado en los terrenos que el gobierno le expropió a Empresas Polar en La Yaguara.

Un documento sobre su persona hecho por una agencia de inteligencia de Venezuela asegura que Gavidia Flores es amigo personal de Humberto Berroterán, viudo de la dirigente chavista Lina Ron( fallecida). También mantiene estrecha amistad con el general Vladimir Padrino López, actual ministro de la Defensa.

El hijo de Cilia Flores fue destituido de su cargo como director de la Fundación Propatria 2000 el 8 de diciembre de 2015. 

En febrero de 2012, su nombre estuvo vinculado a un caso de delito de secuestro exprés de un hombre de 33 años, nieto de un general retirado de la Guardia Nacional y asistente privado del entonces diputado William Fariñas.

Señalado como narcotraficante

En las declaraciones dadas por el exescolta de Hugo Chávez y Diosdado Cabello, Leamsy Salazar, el militar denunció que Gavidia Flores utilizaba aviones pequeños de la petrolera estatal PDVSA para transportar droga, en colaboración con Nicolás Maduro Guerra, el primogénito del presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.