Mostrando entradas con la etiqueta Nestor reverol. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nestor reverol. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de agosto de 2020

Maduro asciende a Néstor Reverol a "General en Jefe en categoría de Efectivo de Comando"

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Por medio de una Resolución del Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, firmada el 4 de agosto de 2020,  Nicolás Maduro Moros ascedió al actual Ministro de Interior y Justicia del régimen, Néstor Reverol al grado de General en Jefe en la categoría de Efectivo de Comando.
 Néstor Reverol  fue declarado figitivo de la justicia norteamericana. En agosto de 2016, Reverol fue acusado por delitos de narcotráfico  por el gobierno de los Estados Unidos, y se le señala de ser miembro del cártel de los Soles.

Ascendido   

  A través de la Resolución Número 036952, del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, Nicolás Maduro ascendió a General en Jefe en la categoría Efectivo de Comando a Néstor Luis Reverol Torres, C.I. N-7.844.507.  Hasta la fecha, Reverol tenía el grado de Mayor General de la Guardia Nacional Bolivariana.

Fugitivo de la justicia de EE. UU.

  El 25 de agosto de 2016, el gobierno estadounidense incluyó los nombres del mayor general Néstor Luis Reverol Torres y del general Edylberto Molina en la lista de fugitivos de la justicia estadounidense, de acuerdo con un documento que fue entregado en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn.

  Las gestiones hechas por el equipo de Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos, incluye la información de los dos militares acusados de conspirar para traficar grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos desde Venezuela, entre enero 2008 y diciembre de 2010, de manera intencional y con conocimiento de que la droga que enviaban era ilegal y conllevaba acciones legales y criminales.

  Lynch envió una comunicación a los jueces de Distrito Este de Nueva York, Frederick Block y Allyne Ross, en la que da una explicación de los delitos de los cuales acusan a Reverol y a Molina, y advierte que ambos forman parte del mismo caso y son acusados del mismo delito: conspiración para traficar narcóticos a Estados Unidos.

  Lynch trabaj[o este caso con un equipo integrado por los fiscales Walter Norkin y Gina Parlovecchio.

  Congelación de bienes 

La acusación también informa que las propiedades de ambos acusados son objeto de confiscación de acuerdo con lo establecido en el código de Estados Unidos. El gobierno podrá confiscar toda propiedad que proceda y haya sido obtenida como resultado de la actividad criminal por la cual están siendo acusados.

  En este caso, asegura la documentación, las propiedades objeto de confiscación no podrán ser traspasadas, vendidas, depositadas o transferidas a terceros, colocarse bajo jurisdicción de la Corte, disminuirle el valor o ser divididas.

  En el expediente se señala que el ex comandante general de la GNB y director de la Oficina Nacional Antidrogas y el subdirector de esa misma dependencia oficial “recibían pagos de los narcotraficantes para recibir alertas de futuros operativos, los lugares donde los agentes iban hacer las requisas y el tiempo de las mismas de tal manera que tuviesen tiempo para mover la droga de lugar y buscar rutas alternativas para sacar el producto de Venezuela”.

  La acusación del Gran Jurado de Nueva York añade que gracias a la colaboración de los dos acusados los carteles de la droga lograron operar en Venezuela, recoger la cocaína en Colombia y llevarla a Estados Unidos vía México y Centroamérica. Los cargamentos que salían de Venezuela consistían en “cientos de kilos de cocaína, muchas veces excedían los miles de kilos en un solo envío”.

jueves, 25 de agosto de 2016

EEUU declara fugitivos de la justicia a militares venezolanos Néstor Reverol y Edylberto Molina Molina

Por Maibort Petit 
@maibortpetit 


El gobierno estadounidense incluyó los nombres del mayor general Néstor Luis Reverol Torres y del general Edylberto Molina en la lista de fugitivos de la justicia estadounidense, de acuerdo con un documento que fue entregado en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn.


Las gestiones hechas por el equipo de Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos, incluye la información de los dos militares acusados de conspirar para traficar grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos desde Venezuela, entre enero 2008 y diciembre de 2010, de manera intencional y con conocimiento de que la droga que enviaban era ilegal y conllevaba acciones legales y criminales.

Lynch envió una comunicación a los jueces de Distrito Este de Nueva York, Frederick Block y Allyne Ross, en la que da una explicación de los delitos de los cuales acusan a Reverol y a Molina, y advierte que ambos forman parte del mismo caso y son acusados del mismo delito: conspiración para traficar narcóticos a Estados Unidos.

Lynch trabaja este caso con un equipo integrado por los fiscales Walter Norkin y Gina Parlovecchio.

Congelación de bienes. La acusación también informa que las propiedades de ambos acusados son objeto de confiscación de acuerdo con lo establecido en el código de Estados Unidos. El gobierno podrá confiscar toda propiedad que proceda y haya sido obtenida como resultado de la actividad criminal por la cual están siendo acusados.

En este caso, asegura la documentación, las propiedades objeto de confiscación no podrán ser traspasadas, vendidas, depositadas o transferidas a terceros, colocarse bajo jurisdicción de la Corte, disminuirle el valor o ser divididas.

Motivado a que los dos acusados no están en custodia de Estados Unidos se espera que en los próximos días sus nombres, información y fotografías aparezcan en la lista de los fugitivos buscados y que tanto Interpol como los otros organismos de seguridad internacional tengan todos los elementos legales para proceder a su captura donde se encuentren.

En el expediente se señala que el ex comandante general de la GNB y director de la Oficina Nacional Antidrogas y el subdirector de esa misma dependencia oficial “recibían pagos de los narcotraficantes para recibir alertas de futuros operativos, los lugares donde los agentes iban hacer las requisas y el tiempo de las mismas de tal manera que tuviesen tiempo para mover la droga de lugar y buscar rutas alternativas para sacar el producto de Venezuela”.

La acusación del Gran Jurado de Nueva York añade que gracias a la colaboración de los dos acusados los carteles de la droga lograron operar en Venezuela, recoger la cocaína en Colombia y llevarla a Estados Unidos vía México y Centroamérica. Los cargamentos que salían de Venezuela consistían en “cientos de kilos de cocaína, muchas veces excedían los miles de kilos en un solo envío”.

martes, 2 de agosto de 2016

EEUU ordena congelación de bienes de militares chavistas acusados de delitos de narcotráfico

Por Maibot Petit
@maibortpetit


Tal como procede en este tipo de casos, la fiscalía estadounidense a cargo de Loretta  E. Lynch, envió a la corte del Distrito Este de Nueva York un documento de alegación de confiscación penal donde establece que, todas aquellas propiedades que existan en territorio norteamericano a nombre de los dos militares venezolanos acusados por delitos de narcotráfico, Néstor  Luis Reverol Torres y Edylberto (Edilberto) José Molina Molina son objeto de confiscación de acuerdo a lo establecido en el título 21 del Código de los EEUU. 


El documento señala que las autoridades podrán confiscar toda propiedad pertenecientes a los dos militares imputados que se encuentren en el país y que procedan con lo establecido en la ley , lo que indica que dichos bienes hayan sido obtenidos como resultado de la actividad criminal por la cual están siendo acusados. 

La acusación dice que las propiedades que pueden ser objeto de confiscación no podrán ser traspasadas, vendidas, depositadas o transferidas a terceros; colocarse bajo jurisdicción de la corte, disminuirle  el valor o ser divididas.

La acusación formal

Este lunes, el gobierno norteamericano acusó formalmente a dos militares chavistas de alto rango, Néstor Luis Reverol Torres(51) y Edilberto José Molina Molina(53) de participar en un esquema de corrupción para traficar narcóticos a los Estados Unidos, aprovechando sus posiciones claves en la Oficina Nacional Antinarcóticos (ONA). Los dos acusados ocupaban las más altas posiciones en la agencia de lucha contra las drogas en Venezuela durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez, y en lugar de hacer cumplir la ley, los dos oficiales conspiraron con conocimiento de causa y ayudaron a los cárteles a sacar la droga de Venezuela a cambio de un pago de comisiones.

La investigación sobre Néstor Reverol y Edylberto (Edilberto) Molina fue entregada  a Corte Federal del Distrito Este de Nueva York con sede en Brooklyn en enero de 2015, y desde ese momento hasta este lunes 01 de agosto de 2016, la acusación aprobada por el Gran jurado de Nueva York, estuvo sellada por diversas razones.

De acuerdo al documento el ex director general de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela, Néstor Luis Reverol y el exsubdirector de esa misma agencia, Edilberto Molina Molina habrían recibido onerosos pagos por parte de narcotraficantes para operar sin limitaciones en territorio venezolano. 

"Los acusados eran pagados por los narcotraficantes para recibir alertas de futuros operativos, los lugares donde los agentes de la ley iban hacer las requisas y el tiempo de las mismas, de tal manera que tuviesen tiempo para mover la droga de lugar y buscar rutas alternativas para sacar el producto de Venezuela", dice el expediente.

La acusación del Gran Jurado de Nueva York asegura que  Reverol Torres y  Molina Molina entorpecieron las investigaciones que se realizaban para descubrir la ruta de la droga, los criminales envueltos en el negocio ilícito, y en muchas ocasiones trabajaban para evitar que los criminales fueran atrapados y extraditados a terceros países, entre ellos, Estados Unidos. 

Señala que gracias a la colaboración de los dos acusados, los cárteles de la droga lograron operar en Venezuela, recoger la cocaína en Colombia, y llevarla a los Estados Unidos vía México y Centroamérica. Los cargamentos que salían de Venezuela consistían  típicamente en cientos de kilos de cocaína, muchas veces, excedían los miles de kilos en un solo envío. Esos narcóticos eran enviados de manera ilegal a los EEUU.

Asimismo, la acusación sostiene que Néstor Reverol y Edylberto (Edilberto)  Molina conocían que la droga era enviada a los Estados Unidos, y que dichos envíos eran ilegales, por lo cual cometieron el delito de conspirar para distribuir cocaína, en un esquema II (sustancia controlada), conociendo y entendiendo que la droga iba a ser enviada a EEUU, violando el Título 21 del Código de los Estados Unidos, en las secciones 959(a) y 960(a) (3).

El monto de cocaína envuelto en la conspiración atribuible a los acusados, como resultado de sus actos, es superior a los cinco gramos o más de cocaína, con lo cual también se les acusa de la violación de Código de los EEUU, Título 21, secciones 963, 959(c), y  960 (b) (1) (B) (ii). Además del título 18 secciones 3238 y 3551.


lunes, 1 de agosto de 2016

EEUU acusa a militares chavistas Néstor Reverol y Edilberto Molina Molina por delitos de narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit


El gobierno de los Estados Unidos acusó formalmente a dos militares chavistas de alto rango, Néstor Luis Reverol Torres(51) y Edilberto José Molina Molina(53) de utilizar sus posiciones en el gobierno para facilitar las actividades de los cárteles de la droga en Venezuela. La investigación fue revelada este lunes por el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York con sede en Brooklyn.

El ex Director General de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela, Néstor Reverol y el sub-director, Edilberto Molina Molina habrían recibido jugosos pagos por parte de narcotraficantes para operar sin limitaciones en territorio venezolano, y gozar del amparo del poder militar.

El documento acusa a Néstor Luis Reverol Torres, ex director general de la ONA y ex comandante de la Guardia Nacional de Venezuela, y a Edilberto José Molina Molina actual agregado militar de Venezuela en Alemania, de participar en una conspiración para la distribución internacional de cocaína. 

La acusación formal fue emitida bajo sello por el gran jurado federal en Brooklyn, Nueva York, el 21 de enero de 2015, y se refiere a las supuestas actividades de Reverol y Molina entre enero de 2008 a diciembre de 2010, cuando servían como altos funcionarios de la ONA, agencia del gobierno de Venezuela encargada de la lucha contra el tráfico de narcóticos.

El Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York, Robert L. Carpers informó los detalles de la investigación, en conjunto con James J. Hunt, agente especial de la DEA a cargo del caso y Angel Meléndez, agente Especial de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y de la Oficina Investigaciones de Seguridad Nacional de Nueva York.

Los militares de alto rango tomaron medidas para impedir u obstaculizar las investigaciones en curso sobre el tráfico de narcóticos, de tal  manera de permitir que los vehículos cargados con cocaína salieran de Venezuela sin inconvenientes. Igualmente, dispusieron de los medios para liberar a los detenidos por  violación de la ley antinarcóticos.

Los militares venezolanos acusados por el gobierno norteamericano también impidieron la detención o deportación de criminales en los países extranjeros, tales como los Estados Unidos, para su enjuiciamiento por cargos relacionados con las drogas.

Esta es la segunda acusación presentada en el Distrito Este de Nueva York en contra de los funcionarios de alto nivel en Venezuela, ya que supuestamente ayudaron a los narcotraficantes en la importación de cocaína a los Estados Unidos. 

El 20 de marzo de 2013, una tercera acusación formal fue revelada contra Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, también conocido como "Mauro" y "Ángel", un capitán de la Guardia Nacional venezolana, y Rafael Antonio Villasana Fernández, otro oficial de Guardia Nacional que participó en una conspiración internacional de distribución de cocaína entre el 1 de enero de 2004 y 1 de diciembre de 2009. 

De acuerdo con el expediente judicial, Kotosky y Villasana presuntamente utilizaron vehículos oficiales del gobierno de Hugo Chávez para el transporte de más de siete toneladas métricas de cocaína desde la frontera con Colombia a los distintos aeropuertos y puertos marítimos de Venezuela para la importación definitiva en los Estados Unidos.

El fiscal de los EEUU Robert L. Capers, dijo este lunes que "la acusación refleja los esfuerzos de los Estados Unidos para combatir el tráfico internacional de drogas, y la capacidad de los carteles de la droga para infiltrar y corromper los más altos niveles del gobierno en la aplicación de la ley".

"Nada puede ser más perjudicial para los esfuerzos de aplicación de la ley para detener el flujo de drogas ilegales que cuando los funcionarios públicos corruptos violan la confianza del público, ayudando activamente a los traficantes de drogas en sus actividades criminales mortales."

Capers agradeció a los agentes de la DEA en Nueva York, el Grupo de Trabajo de Control de drogas y el Departamento de Seguridad Nacional, a la oficina de investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de Nueva York,  el Grupo de Trabajo Dorado que fueron los organismos encargados de dirigir la investigación. 

Asimismo, agradeció la ayuda inestimable proporcionada por la Oficina de la DEA en Bogotá, la Oficina de la DEA en Miami, y la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida.

El agente de la DEA a cargo de la investigación declaró que "Tal como se alega, Néstor Luis Reverol Torres y Edilberto José Molina Molina utilizaron sus posiciones de poder para permitir a las organizaciones de tráfico de drogas actuar libremente, a la vez que dificultaron los esfuerzos de aplicación de la ley". 

En pocas palabras, las acusaciones hechas este lunes, envían un mensaje de que aquí no hay diferencia entre un traficante de drogas y un narcotraficante que conduce los esfuerzos antinarcóticos acotó.

La aplicación de la ley de drogas en los EE.UU.  en el extranjero continuará y seguiremos trabajando para detener a todos aquellos que suministran o instigan a la distribución de las drogas a los estadounidenses, sin importar el nivel en el que se encuentran".

"La acusación de hoy hace hincapié en que nadie está por encima de la ley. Estos ex funcionarios del gobierno de Venezuela supuestamente utilizaron sus cargos de confianza para alimentar su codicia, y en el camino traicionaron su juramento de servicio al advertir a los traficantes de drogas sobre las operaciones sensibles que estaban llevando a cabo los organismo policiales", dijo el agente especial a cargo de HSI,  Meléndez Nueva York.

Agregó que "Vamos a seguir trabajando sin descanso con nuestros socios federales y los organismo policiales internacionales para atrapar a los delincuentes que intentan cruzar las fronteras con las drogas ilícitas." sentenció.

El caso del gobierno está siendo procesado por la Sección de Narcóticos Internacionales y la oficina de Lavado de Dinero. Los fiscales federales adjuntos Gina M. Parlovecchio y Hiral Mehta están a cargo de la acusación.