Mostrando entradas con la etiqueta Narcos Mexicanos México. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Narcos Mexicanos México. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de diciembre de 2019

EE. UU. arresta al exsecretario de Seguridad Pública de México del gobierno del expresidente Felipe Calderón por cargos de narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   El gobierno de los Estados Unidos arrestó a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México durante el gobierno del expresidente, Felipe Calderón,  por cargos de narcotráfico y por hacer falsas declaraciones a las autoridades. El exfuncionario fue mencionado por testigos del juicio de Joaquín el Chapo Guzmán de haber recibido millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa.
   La acusación fue revelada este martes en un tribunal federal en Brooklyn. En el documento, el gobierno estadounidense acusa a Genaro García Luna con tres cargos de conspiración de tráfico de cocaína y un cargo de hacer declaraciones falsas. 

  Dice la acusación que Genero García permitió que el Cártel de Sinaloa operara con impunidad en México a cambio del pago de sobornos millonarios.

  García Luna fue arrestado el lunes 9 de diciembre por agentes federales en Dallas, Texas, y el gobierno buscará su traslado al Distrito Este de Nueva York donde enfrenta los mencionados cargos.

  El Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue anunció que "García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos de Joaquín "El Chapo" Guzmán exlíder del Cártel de Sinaloa mientras controlaba la Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública de los mexicanos".

  Donoghue dijo que "El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los carteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de las posiciones que mantuvieron mientras cometían sus crímenes". 

  Donoghue agradeció al la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) en Nueva York y Houston, a la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional, a la Oficina de Campo de Nueva York (HSI), Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) y Policía del Estado de Nueva York (NYSP) por su trabajo en el caso.

  Según la acusación y otras presentaciones judiciales del gobierno, Entre 2001 a 2012, mientras García Luna ocupaba puestos de alto rango en el gobierno mexicano recibió millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa a cambio de proporcionar protección para su droga. actividades de trata de personas. 

   De 2001 a 2005, García Luna lideró la Agencia Federal de Investigación de México, y de 2006 a 2012, se desempeñó como Secretario de Seguridad Pública de México, controlando la Fuerza de Policía Federal de México. A cambio del pago de sobornos, el Cártel de Sinaloa obtuvo un pasaje seguro para sus envíos de drogas, información confidencial de las fuerzas del orden sobre investigaciones sobre el Cártel e información sobre cárteles rivales de drogas, lo que facilitó la importación de cantidades de toneladas de cocaína y otras drogas. en los Estados Unidos.

  Dice la acusación que en dos ocasiones, el Cártel entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre tres y cinco millones de dólares. 

  Según los registros financieros obtenidos por el gobierno, cuando García Luna se mudó a los Estados Unidos en 2012, había acumulado una fortuna personal de millones de dólares.

  García Luna continuó tomando medidas en los Estados Unidos para ocultar su asistencia corrupta a los narcotraficantes. Específicamente, presuntamente presentó una solicitud de naturalización en 2018, en la que mintió sobre sus actos criminales pasados ​​en nombre del Cártel de Sinaloa.

  Si es declarado culpable del cargo de conspiración de drogas, García Luna enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

   La investigación fue dirigida por New York Strike Force, una unidad de lucha contra el crimen que comprende agencias policiales federales, estatales y locales apoyadas por la Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado de Drogas y el Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Nueva York / Nueva Jersey. 

   The Strike Force tiene su sede en la División de Nueva York de la DEA e incluye agentes y oficiales de la DEA, NYPD, NYSP, HSI, División de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos de EE. UU., Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, Aduanas y Protección de Fronteras de EE. UU., Servicio Secreto de los EE. UU., Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos, Guardia Nacional de Nueva York, Departamento de Policía de Clarkstown, Guardacostas de EE. UU., Departamento de Policía de Port Washington y Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria del Estado de Nueva York.

Los cargos en la acusación formal son acusaciones, y el acusado se presume inocente a menos y hasta que se pruebe su culpabilidad, dice el comunicado de la fiscalía de NY.

  El caso del gobierno está siendo procesado por la Sección Internacional de Narcóticos y Lavado de Activos del Distrito Este y la Sección de Integridad Pública. Los fiscales federales adjuntos Michael P. Robotti, Ryan Harris y Erin Reid están a cargo de la acusación.


martes, 12 de febrero de 2019

El Chapo Guzmán: Culpable

El Chapo se enfrenta a una condena obligatoria de cadena perpetua

Por Maibort Petit
@maibotpetit

Un jurado de 8 mujeres y 4 hombres declaró culpable de 10 cargos a Joaquin Archivaldo Guzman Loera en un veredicto unánime que el gobierno de los Estados Unidos calificó como histórico y una gran victoria para la justicia norteamericana.
A las 12 del medio día el panel de jurados avisó al juez que habían llegado a un veredicto. La nota firmada por el jurado 11 decía que la decisión estaba tomada. De inmediato, la fiscalía y la defensa se hicieron presentes en la sala repleta de periodistas. El fiscal del Distrito Este de Nueva York, Richard Donoghue entró con cara entusiasmada y mirando a su equipo con satisfacción.

En la mesa de la defensa los rostros era apesadumbrados, pero el Chapo lucía inconmovible, serio, como si supiera de antemano lo que le esperaba. 

Entró el jurado a las 12:26 PM y el juez Bryan Cogan anunció que leería el veredicto y que preguntaría individualmente si esa había sido su decisión. Seguidamente, el magistrado leyó la hora de veredicto anunciando la culpabilidad en los 10 cargos que son los siguientes:

-Participar en una empresa criminal continua

-Uso de armas de fuego

-Conspiración para lavar las ganancias de los narcóticos

-Conspiración de importación de cocaína

-Conspiración de distribución de cocaína

-Conspiración internacional para la fabricación y distribución de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana.

-4 Cargos por Distribución Internacional de cocaína

-Conspiración de lavado de dinero

Durante el juicio, los fiscales federales presentaron evidencias, incluyendo el testimonio de 14 testigos colaboradores; incautaciones de estupefacientes por un total de más de 130.000 kilogramos de cocaína y heroína; armas incluyendo AK-47 y un lanzagranadas propulsado por cohetes; libros de contabilidad mensajes de texto; videos; fotografías y grabaciones interceptadas, detalló la actividad de narcotráfico de Guzmán Loera y sus co-conspiradores durante un período de 25 años desde enero de 1989 hasta diciembre de 2014. 


Guzmán Loera será sentenciado el 25 de junio 2019 y se preve que sea condenado a cadena perpetua, tal como lo señalan las pautas de sentencia para su caso.


lunes, 7 de enero de 2019

Vicentillo Zambada entierra al Chapo antes de salir de la corte: "Es un traficante real que trabaja con drogas"

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Si algo le quedó claro al jurado que emitirá el veredicto a favor o en contra de Joaquín Guzmán Loera, es que el acusado participó abiertamente en una amplia actividad criminal, que no se trata del mito que plantea la defensa ni una invención creada por los gobiernos de México y Estados Unidos para ocultar o beneficiar a los poderosos. Y es que uno de los personajes más cercanos al Chapo, Vicentillo Zambada Niebla, no escatimó esfuerzos para explicar con detalles que su compadre es un narcotraficante y uno de los líderes principales del Cartel de Sinaloa.

En la audiencia 24 del juicio, Zambada Niebla, quien es testigo cooperante del gobierno de los Estados Unidos, le dijo al abogado de la defensa, Eduardo Balarezo, que el Chapo no es su enemigo, y que él [Guzmán] sabía que iba a testificar en el juicio sobre las actividades que Vicentillo había tenido en el cartel liderado por su padre, Ismael el Mayo Zambada, y el acusado.

Por otra parte, Vicentillo afirmó desde el estrado que cuando se declaró culpable y acordó cooperar con el gobierno de Estados Unidos, el Chapo y su padre estaban libres. "No veo el futuro y no sabía que mi compadre Chapo iba a estar aquí", admitió con una voz apesadumbrada que era captada con buenos ojos por el jurado que no le quitaba los ojos de encima al testigo.

Cuando la fiscal, Amanda Liskamm, le preguntó: “¿Sabe usted si el acusado es un narcotraficante real o un mito inventado que no trafica con drogas? ¿Un poderoso líder del cártel de Sinaloa o un mito que vive escondido en las montañas sin hacer nada?”, el testigo respondió que “es un traficante real que trabaja con drogas y un líder del cartel como mi papá”.

Durante el interrogatorio de la defensa, Balarezo le preguntó en repetidas oportunidades si se había comunicado con su padre durante el tiempo que estaba en prisión. Primeramente, dijo que cuando estuvo preso en México se había comunicado con el Mayo Zambada a través de sus abogados, uno de los cuales fue enviando a buscar cuando estaba en casa de su mamá y fue llevado por hombres de seguridad a un lugar en la sierra donde se encontró con su progenitor que quería saber sobre su caso legal.


Posteriormente, cuando estaba preso en Estados Unidos, Vicentillo habló con su padre en dos oportunidades por teléfono, llamadas que duraron entre 8 y 10 minutos. Balarezo quería resaltar que agentes del gobierno norteamericano habían supervisado las comunicaciones, pero que habían sido incapaces de ubicar al Mayo Zambada en las montañas de México y arrestarlo.

Vale destacar EE. UU. tiene al mencionado narcotraficante en la lista de los criminales más buscados y ofrece una recompensa de USD 5.000.000,00 por su captura. El defensor del Chapo quiso llamar la atención del jurado con el hecho de que haya sido la DEA la que supuestamente supervisó las comunicaciones de Vicentillo con su padre y que no había tenido la más mínima intención de ubicarlo y arrestarlo. El testigo explicó que habían sido sus abogados, entre ellos mencionó a Loya [Humberto Loya Castro],  que aparece en documentos oficiales de Estados Unidos como un hombre cercano a Guzmán Loera.

Vicentillo confirmó que las comunicaciones fueron monitoreadas por la agencia estadounidense de lucha contra las drogas (DEA, en sus siglas en inglés), y que la razón era para que su padre, prófugo de la justicia, se entregara a las autoridades estadounidense.

Resaltó que además de saludar a su padre, en una ocasión le preguntó si el envío en los buques petroleros de Petróleos de México (PEMEX) se había realizado con éxito.

Balarezo puso la estocada final cuando intentó confundir a Vicentillo con varias fotografías de miembros del cártel que estaban presos o muertos. El testigo respondió una a una las preguntas del insistente abogado que mostraba a su vez un gran afecto por su cliente, Guzmán Loera.  

Probablemente la intervención del Vicentillo haya sido la espada de Damocles del acusado, puesto que la cercanía del testigo con Guzmán permitía una descripción de los hechos coherente, y buscaba evidenciar que el acusado es cabeza de una organización criminal, ha usado armas para acometer dicha actividad, ha traficado con cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas a los Estados Unidos, ordenó secuestrar, torturar y asesinar a sus enemigos, tomó decisiones importante en la guerra de cárteles y pagó sobornos a funcionarios del gobierno para realizar sus negocios ilegales. 

Vicente Zambada testificó contra Guzmán en tres jornadas del juicio que se le sigue en la Corte del Distrito Este de Nueva York. Este lunes, cuando concluyó su testimonio, se despidió del acusado con un gesto cordial con la cabeza, al que el Chapo respondió de la misma manera. 

Otro testigo

En horas de la tarde subió al estrado otro testigo cooperante del gobierno que trabajó en el almacenamiento de cocaína y marihuana para el cártel de Sinaloa y que además se encargó de la compra de armas de alto calibre en Estados Unidos para enviarlas a México en 2007.  Edgar Iván Galván es ciudadanos estadounidense y fue sentenciado a 24 años de cárcel.

Durante el interrogatorio Galván aseguró que entre las armas que proveía al cártel había fusiles AK-50 fabricados especialmente para las fuerzas armadas estadounidenses, AK-47, granadas fragmentarias, pistolas y chalecos antibalas.

Galván continuará en la audiencia de este martes testificando. Posteriormente subirán al estrado agentes del FBI que participaron  en operaciones ligadas al Chapo Guzmán.