Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Zelaya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Zelaya. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de marzo de 2021

El juicio por narcotráfico contra Geovanny Fuentes Ramírez desnudo a los últimos tres presidentes de Honduras

   Las conexiones de Geovanny Fuentes Ramírez con presidentes y altos funcionarios de Honduras fueron expuestas en un proceso judicial que tiene lugar en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. 


Por Maibort Petit


  De acuerdo al exlíder del cártel de Los Cachiros, el narcotraficante siempre ha procurado y conseguido amparo a sus actividades delictivas de varias administraciones de gobierno hondureño. Ante el juez y 12 jurados, aislados en un  cubículo  de madera debido a la pandemia, Devis Leonel Rivera Maradiaga describió los encuentros y momentos en que entregaron a los últimos tres mandatarios de Honduras, Manuel Zelaya, Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández  miles de dólares para garantizar que el poder político estuviera del lado de la gran industria del narcotráfico y protegiera a sus principales figuras y la valiosa mercancía.

   Durante su largo testimonio ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York, el exlíder del cártel de “Los Cachiros”, Devis Leonel Rivera Maradiaga, testigo de la fiscalía en el juicio que en esa instancia judicial se le sigue a Geovanny Fuentes Ramírez, dio a conocer detalles de las relaciones que este último ha mantenido con presidentes y altos funcionarios de Honduras, a objeto de lograr la protección a sus actividades de narcotráfico.


  En este sentido, Rivera Maradiaga dijo que Fuentes Rivera coordinaba el envío de drogas con el tesorero del gobierno hondureño durante el régimen de Roberto Micheletti.


   Explicó que, en 2013, Geovanny Fuentes Rivera le pidió prestado USD un millón para un cargamento de 2.000 kilogramos de cocaína proveniente de Colombia.


   Aseguró que él y su hermano, Melvin Sanders (a) “Metro” y Geovanny Fuentes Rivera se reunieron en persona con Javier Hernández Mejía, también conocido como “Javier Choloma”, tesorero del gobierno hondureño en la administración de Micheletti, administrador de “Los Cachiros”, acusado de lavado de dinero en Honduras y preso desde 2018.


   Sobre el préstamo de dinero que le solicitó Fuentes Ramírez, Devis Rivera Maradiaga refirió que le respondió que lo pensaría y, posteriormente, conversó con Javier Hernández Mejía quien le informó que el hoy acusado había arreglado con el empresario Fuad Jarufe, los detalles sobre la recepción de las drogas provenientes de Colombia en Puerto Cortés. El secretario de gobierno le haría desaconsejado hacer negocios con Fuentes Ramírez.

  Del mismo modo, Rivera Ramírez informó que Javier Hernández Mejía le dijo que “Metro” estaba considerando transferirle los derechos de propiedad del club de fútbol Atlético Choloma, debido a los problemas que estaban teniendo con el laboratorio de drogas. Esto habría ocurrido luego del asesinato del policía involucrado en la investigación, por lo que la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) —oficina hondureña encargada de combatir el narcotráfico— decidió ir tras “Metro”.


  Rivera Maradiaga le apuntó ante la corte que, para ese entonces, las relaciones de él y Geovanny Fuentes Ramírez no eran muy buenas, pues este último estaba disgustado porque no le había querido prestar el millón de dólares.


  Los sobornos a Juan Orlando Hernández, Manuel Zelaya y Ricardo Álvarez


  En su testimonio ante la Corte de Nueva York, Devis Rivera Maradiaga aseguró que el cartel de “Los Cachiros” sobornó al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández en 2012 con USD 250.000.


  El objeto de la coima era la protección del gobierno, la garantía de que los integrantes de Los Cachiros no serían extraditados, así como seguir recibiendo contratos del gobierno con fines de blanqueo de capitales.


   La entrega del dinero en efectivo se hizo a través de la hermana del mandatario, Hilda Hernández —muerta en 2017 en un sospechoso accidente de helicóptero— involucrada en varios casos de corrupción.


   Se conoció que los hermanos Rivera Hernández se reunieron en 2014 con Tony Hernández, hermano del presidente Hernández quien prometió pagar varios contratos de los primeros. A cambio de este favor, Tony Hernández recibió USD 50.000 en efectivo en el restaurante Denny's de Tegucigalpa.


  Las coimas de “Los Cachiros” también alcanzaron Juan Manuel Zelaya Rosales en 2006, a quien le pagaron USD 500.000, a cambio de nombrar a un primo de Rivera Maradiaga como ministro de Seguridad, pero esto no sucedió cuando Zelaya asumió el cargo.


   Entre otras revelaciones a la corte, Devis Rivera dijo que, en 2012, “Los Cachiros” pagaron USD 500.000 al actual vicepresidente, miembro del Partido Nacional, Ricardo Álvarez. Este prometió que no extraditaría a Los Cachiros a Estados Unidos y también seguir otorgándoles contratos a sus empresas fachada. Otro compromiso fue eliminar la ley de extradición entre Honduras y Estados Unidos. Sin embargo, Álvarez, quien aspiraba a la presidencia hondureña, no ganó las elecciones.




lunes, 3 de julio de 2017

Nueva fecha: Fabio Lobo será sentenciado por narcotráfico en NY el 31 de julio

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La sentencia de Fabio Lobo, el hijo del expresidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), acusado de conspirar para enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos, fue aplazada nuevamente para el 31 de julio de 2017, informó -a través de un memorando- la corte del Distrito Sur de Nueva York.
La fecha anterior fijada para la sentencia era el 20 de julio. El calendario procesal del caso ha sido cambiado en varias oportunidades desde mayo de 2016.

En la misiva se informa que algunas pruebas del caso fueron entregadas a la corte en idioma español sin traducción, lo que obliga a dar más tiempo para que dichos documentos sean traducidos al inglés.

Según los récords de la corte, el gobierno de los Estados Unidos reclama al acusado Fabio Lobo el pago de $13 millones de dólares por concepto de “ingresos obtenidos durante la conspiración por narcotráfico” por él y sus coacusados.

Lobo fue capturado por la agencia antidrogas estadounidense (DEA) en mayo de 2015 en Haití. El acusado se declaró culpable de los delitos de narcotráfico entre 2009 y 2014, cuando su padre era presidente.

De acuerdo a lo estipulado en la ley, Lobo enfrenta una pena mínima de 10 años y una máxima de cadena perpetua.

La jueza del caso aseguró que antes de sentenciar al acusado debía conocer el fallo de la Corte Suprema que decidirá si Lobo es responsable o no del dinero obtenido ilegalmente por coacusados que participaron en la conspiración y que podría alterar el monto de dinero solicitado por la fiscalía.

El testimonio que cambió el caso

El caso de Lobo tomó un nuevo giro cuando a la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York sentó en el estrado al exlíder del cártel Los Cachiros de Honduras,  Devis Leonel Rivera, quien se entregó a las autoridades norteamericanas. 

El testimonio de Rivera fue explosivo, ya que acusó a la alta cúpula política de Honduras de estar involucrada en delitos de drogas.

De acuerdo a la acusación, a principios de 2009, cuando Porfirio Lobo Sosa buscaba la presidencia de Honduras, el acusado, Fabio Lobo, se unió a una conspiración para traficar drogas con su padre y otros al aceptar sobornos a cambio de proteger y asistir a traficantes en Honduras.

Durante el tiempo que Lobo Sosa era candidato a presidente de Honduras en 2009, los líderes de Los Cachiros le pagaron aproximadamente 500 mil dólares a cambio de protección política de investigaciones policiales, impedir la extradición hacia Estados Unidos y otorgar contratos de agencias gubernamentales hondureñas a compañías fachada para lavar dinero controladas por Los Cachiros, según indica la acusación de la fiscalía.

Honduras no autorizó la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos hasta aproximadamente 2012, y ninguna extradición ocurrió cuando el presidente Lobo Sosa estaba en el cargo. Ese hecho ratifica -según el líder de los Cachiros- el compromiso que el expresidente hondureño había adquirido con la organización criminal.

El ex-líder de los Cachiros también implicó en el negocio del tráfico de drogas al actual ministro de Seguridad de Honduras, Julián Pacheco, a dos diputados, a un alcalde y al hermano del actual Presidente Juan Orlando Hernández y a uno del expresidente Manuel Zelaya. Todos los acusados niegan tajantemente las acusaciones.