Mostrando entradas con la etiqueta Juan Orlando Hernández. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan Orlando Hernández. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de octubre de 2019

Fiscalía califica a Tony Hernández como un narcotraficante, asesino, violento y mentiroso

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Durante el cierre de argumentos, la Fiscalía calificó a Juan Antonio Hernández como un narcotraficante  asesino, violento y mentiroso, que utilizó el poder político y al presidente de un país para proteger sus negocios de las drogas. "Llegó la hora que este hombre pague por sus crímenes".
En el 8vo día del juicio las dos partes presentaron al jurado los argumentos finales del caso. Por dos horas y media el fiscal Emil Bove hizo un resumen del caso, señalando que Tony Hernández había traficado 200 mil kilos de cocaína a los Estados Unidos.

Juan Antonio Hernández está acusado de 4 cargos vinculado a la conspiración para traficar  cocaína a los Estados Unidos, uso y porte de armas para operar el narcotráfico y haber mentido al gobierno norteamericano.

Bove dijo que cada kilo de cocaína representa unas 8 mil dosis de droga que consumen los ciudadanos  americanos. El fiscal totalizó un total de 1.6 billones de dosis de cocaína que el acusado había ayudado a traficar a los EE. UU. , cada una de las cuales causaba un igual número de tragedias a la sociedad norteamericana.

Sostuvo que el acusado usó al presidente de Honduras, su hermano Juan Orlando Hernández, la policía y el ejército de ese país para brindar protección a los envíos de su cocaína y a los narcotraficantes con los que estuvo asociado desde 2004 hasta que fue arrestado en noviembre de 2018.

Bove dijo que "Tony Hernández pudrió las instituciones públicas de Honduras.  Su partido Nacional perdió las elecciones en 2005 y prometieron no volver a perder nunca más. Usaron dinero de las drogas para financiar las campañas  del partido Nacional en 2009, 2013 y 2017.  Esos fueron los sobornos", acotó.

El fiscal aseguró que el acusado había usado la policía de Honduras para sus negocios de narcotráfico. El acumuló dinero. Para el 2006 era proveedor y fabricante con conexiones en Sur América. Puso sus iniciales en los kilos de cocaína, agregó,

Bove manifestó que Tony Hernández volteó el gobierno de Honduras contra la gente. Al principio el acusado se basó el manzanas podridas, pero para el 2010, Hernández y sus asociados ya controlaban el gobierno. "El tráfico de drogas era patrocinado por el Estado". 

Más adelante el fiscal sostuvo que a partir del 2010, "el presidente de Honduras desplegó el ejército a la frontera con Guatemala para proteger a los narcotraficantes".

Recordó que en 2013, Joaquín 'el Chapo' Guzmán viajó a Honduras e n dos oportunidades, esto a pesar que era uno de los narcotraficantes más buscados del mundo. "El Chapo le dió al acusado un millón de dólares para que su hermano, Juan Orlando Hernández fuera elegido presidente  a cambio de protección para los envíos de drogas que llegaban desde Colombia a Honduras, para luego ser enviados por el territorio de ese país hasta Guatemala, de allí a México para ser enviados a los Estados Unidos".

El fiscal destacó que cuando el acusado fue elegido como diputado al Congreso de Honduras (2013) continúo con el tráfico de cocaína.

El fiscal cuestionó que el gobierno de Honduras no haya investigado ni arrestado a los narcotraficantes que gozaban de protección por haber pagado sobornos a los políticos.

"Delitos a gran escala requieren de apoyo oficial y eso fue lo que proporcionó el acusado Él sofocó a Honduras en la corrupción y eso es lo que demostró en este juicio", sostuvo.

En relación a los testigos cooperantes, el fiscal dijo que la defensa señalaba que esto "es un acto de venganza". No estamos aquí para responder por los cooperantes pero el acusado los eligió como sus socios por su narcotráfico patrocinado por el Estado. 

Argumentó que sólo los criminales de ese nivel pueden decir lo que hicieron con el acusado, sin embargo "ellos vinieron a los Estados Unidos y admitieron  sus crímenes, asesinatos, torturas. No tienen sentido que los cooperantes vengan a los EE. UU. para testificar contra el acusado.No. Es falso que estas personas hayan sido extraditadas por Juan Orlando Hernández".

Afirmó que de los cinco testigos cooperantes que testificaron  en el juicio de Tony Hernández tres se entregaron voluntariamente a la justicia y dos de ellos fueron extraditados por el gobierno de Guatemala a los Estados Unidos.

Comentó que los narcotraficantes que pagaban sobornos y costeaban las campañas gozaban de absoluta impunidad y ni fueron no investigados, ni arrestado ni extraditados por el gobierno del hermano del acusado.

La defensa niega todos los cargos

Por su parte, el abogado de Tony Hernández, Mike Tein basó su estrategia en la descalificación de las evidencias y de los testigos cooperantes a quienes calificó de asesinos que habían matado muchas personas, eran unos mentirosos que habían inventado la historia de su relación con el acusado en venganza porque su hermano, el presidente de Honduras había acordado en Miami, en 2013 hacer enmiendas a la constitución de ese país para aprobar la extradición a los Estados Unidos de ciudadanos hondureños envueltos en delitos de narcotráfico.

Le pidió al jurado no creer en ninguno de los testigos que habían mentido frente al jurado para lograr que los fiscales le dieran la carta 5K que le permitiría bajar sus condenas y no pasar toda la vida en las cárceles de Estados Unidos.

Sostuvo Tein que el agente de la DEA, Sandalio González,quien estuvo a cargo de la investigación y de la entrevista que se le hizo a Tony Hernández cuando fue arrestado en noviembre de 2018  en Miami. Sostuvo que González había jugado un juego en el cual el jurado no podía creer por lo que pidió que leyeran las transcripciones de la entrevista (video) completa para que entendieran que Tony Hernández no había mentido a las autoridades norteamericanas y que no había contradicción con lo que había dicho en 2016 y en 2018.

Sostuvo el abogado defensor que Hernández fue a Miami en 2016 a reunirse voluntariamente con los agentes de la DEA,  porque no tenía nada que esconder y "fue a limpiar su nombre". Este argumento fue rebatido por la fiscal Amanda Houle al señalar que el acusado había venido porque era "increíblemente arrogante" ya que gozaba de absoluta impunidad en Honduras y pensó que aquí había lo mismo, y "es por eso que estaba sentado en ese juicio".

El jurado fue instruido por el Juez

Una vez concluidos los argumentos finales de la fiscalía y la defensa, el juez Kevin Castel instruyó al jurado sobre la ley y las evidencias presentadas por la fiscalía para probar más allá de la duda razonable la culpabilidad del acusado. 

Para este jueves se tiene previsto el inicio de las deliberaciones hasta que el jurado, conformado 9 mujeres y 3 hombres lleguen por unanimidad a un veredicto que declare culpable o no culpable al acusado.


martes, 8 de octubre de 2019

Tony Hernández confesó a la DEA que recibió regalos de varios narcotraficantes

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El ex diputado hondureño, Juan Antonio Hernández confesó a un agente de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) que había recibido regalos de los narcotraficantes Víctor Hugo Díaz Morales, alias "el Rojo" y de Carlos Mauricio Toledo por "agradecimiento". Entre los obsequios nombrado por el acusado están una yegua peruana, dos pistolas y un reloj Rolex de unos 4 ó 5 mil dólares.
La confesión de Hernández, quien es el hermano del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ocurrió el 23 de noviembre de 2018, cuando fue arrestado en a su llegada a los Estados  Unidos en el Aeropuerto Internacional de Miami, en el estado de la Florida.

Juan Antonio Hernández es acusado por el gobierno estadounidense de conspirar para traficar cocaína a los Estados Unidos, uso de armas para operar con el narcotráfico y de mentir a la justicia. En el quinto día del juicio, la fiscalía llamó al testificar al Agente Especial de la DEA, Sandalio González, quien estuvo al frente de la operación que involucró a Tony Hernández y a sus asociados, algunos de los cuales aún no han sido capturados por las autoridades.

Desde el estrado, el agente González explicó —acompañado por el video grabado el día del arresto en Miami— que había seguido todos los procedimientos establecidos en la ley para un arresto, destacando que había leído al acusado los derechos Miranda en español, y que habían llamado en varias oportunidades al abogado  Manuel Retureta pero que éste no había respondido.

El agente González  aseguró que había mostrado a Tony Hernández la orden de arresto judicial, y le informó sobre los  delitos de  narcotráfico. Asimismo, le dijo que tenía la opción de cooperar con las autoridades o no, de declararse culpable o no. La respuesta del acusado fue que estaba listo y que tenía disposición de cooperar ampliamente con el gobierno de los Estados Unidos.

El jurado pudo ver el video donde Tony Hernández dice que a su pueblo natal, Lempira llegaron muchos narcotraficantes que manejaban "el negocio", y que iban a reclutar jóvenes. Su mejor amigo, Carlos Mauricio Toledo, quien vivía en su casa en Tegucigalpa, empezó a trabajar con el narcotráfico. "Cuando el tenía necesidad de dinero iba a San Pedro de Sula y trabajaba con Don H (Héctor Emilio Fernández Rosa)  y el Rojo", dijo señalando a dos narcotraficantes que operaban en la zona.

Aseguró que "Carlitos" (Carlos Mauricio Toledo) era su mejor amigo y con el tiempo varios de sus coterráneos entraron al negocio del narcotráfico como Marío José Calix, otro narcotraficante que es primo de Soraya Cálix, jefa de la dirección de Lucha contra el Narcotráfico del gobierno de Honduras.

Tony Hernández manifestó que "el Rojo" le había dicho en una oportunidad que la droga tenía que pasar por Honduras para ser enviada a los Estados Unidos, "porque no podía quedarse en territorio hondureño porque traía muchos problemas".

Sostuvo el acusado que al narcotraficante Héctor Emilio Fernández Rosa, alias "Don H", le había hablado dos veces para saludar. El agente de la DEA le preguntó ¿Nunca le pasaste información a esa gente? Y Tony Hernández respondió: "Yo le decía a Carlos y él me explicaba cómo aterrizaban con unas luces que parecían de Navidad".

Fue entonces cuando Tony Hernández confesó a la DEA que "Carlitos" le había regalado una yegua peruana "por una plata que él me había debiendo del alquiler de una casa". Afirmó además que recibió un reloj rolex, y comentó que "Carlitos" era trabajador del Rojo, pero que los regalos eran por una gratificación de su amigo. ¿Y usted las aceptó?, requirió  el agente González y Tony admitió: "Yo acepté los regalos, las dos pistolas del Rojo".

El agente de la DEA también mostró a Tony Hernández una foto de su teléfono celular  de un kilo de cocaína con la marca TH y le preguntó ¿Qué es esto? Y el acusado dijo "supuestamente es Tony Hernández..cómo van a poner las iniciales en un kilo, un paquete de supuesta droga", a la vez que se reía visiblemente nervioso. 

¿Cuándo empezó usted en el negocio del narcotráfico? preguntó el agente, y Tony Hernández dijo que no había participado directamente "Yo no sabía para dónde iba, por dónde pasaba". Y ¿por qué no hizo nada?, entonces argumentó "yo era un simple mortal, pasaba tranquilo".

Sandalio González le dijo "era el hermano del presidente y eso es poder en Honduras". 

Le preguntó cuáles narcotraficantes conocía y mencionó los siguientes: "El Rojo", Mario José Calix, Los Cachiros, Los Nachos, los hermanos Luis y Miguel Valle Valle,  Miguel Pinto y a su hermano de Copán, los Mata y uno que fue alcalde en Copán "Chante" [Alexander  Ardón] "que tenía sitiado todo el pueblo, con cámaras por todos lados" y a su hermano Hugo Ardón.

El juicio continuará el jueves 10 de octubre con el testimonio del agente González debido a que este miércoles se celebra el Yom Kipur y no habrá actividades en la corte.

Al término de la sesión el juez Kevin Castel denunció que unos sujetos habían tomado fotografías a los miembros del jurado (cuya identidad permanece sellada) a su salida de la corte. EL magistrado ordenó a los alguaciles de los Estados Unidos vigilar las afueras del tribunal y advirtió que el hecho representa una delito federal (que podría conllevar a una declaración de juicio nulo), lo cual es calificado como obstrucción a la justicia.

Castel dijo que los responsables serían castigados con todo el peso de la ley porque no estaba dispuesto a permitir que esto ocurriera en su sala y en un caso bajo su conducción.





jueves, 3 de octubre de 2019

Narco hondureño asegura que entregó USD 40.000 para la campaña de diputado del actual presidente de Honduras en 2005

Por Maibort Petit
@Maibort Petit 

El narcotraficante hondureño, Víctor Hugo Díaz Morales actuando como testigo del gobierno en el juicio contra Juan Antonio "Tony" Hernández, aseguró este jueves en corte que había entregado en 2005,  USD 40.000 para la campaña de diputado al Congreso del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado.

Díaz Morales hizo tal aseveración este jueves durante su testimonio en el juicio por narcotráfico que se le sigue al hermano del primer mandatario hondureño y ex-político del país centroamericano, Juan Antonio Hernández Alvarado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

El testigo describió su larga relación con el acusado que se inició desde 2004 hasta el 2016 y, aseveró, que durante ese período él y Tony Hernández habían traficado unos 140 mil kilos de cocaína desde Colombia cuyo destino final eran los Estados Unidos.

Díaz Morales dijo que pagaba regularmente a Hernández USD 5.000, cada vez que el acusado le ofrecía información sobre los puntos de control de las autoridades antinarcóticos de Honduras, las investigaciones que se realizaban y otro tipo de operaciones.   

El testigo, quien se encuentra bajo arresto en una cárcel federal de Manhattan, aseguró que Tony Hernández empezó a trabajar con él en 2004, y que se lo presentó otro narcotraficante hondureño, Carlos Toledo, "ese año en una reunión que tuvo lugar en San Pedro Sula. Me dijo que habían nacido en el mismo pueblo  que Tony Hernández y que fue su compañero de estudios en la Universidad Nacional de Tegucigalpa", acotó.

Díaz Morales confirmó a los fiscales que el acusado acudía a los encuentros "armado con una pistola", y en ocasiones con un fusil de asalto.

A los encuentros ocurridos entre 2004 a 2016, asistían otros "narcotraficantes", entre los que nombró Oscar Martínez, Mario José Calix, Juan Carlos Valenzuela (actual diputado al Congreso de Honduras por el Partido Nacional) y su guardaespalda, así como Carlos Toledo, Antonio Santos y el mismo Dìaz Morales.

En la primera reunión, Tony Hernández le preguntó a Díaz Morales cuánta cocaína traficaba y éste le respondió que "entre 500 y mil kilos". Entonces fue cuando el acusado se ofreció a suministrarle información  sobre las alcabalas y puestos de control de la policía y el ejército de Honduras para evitar que la droga fuera incautada y que su gente fuera arrestada. "Todo a cambio de un pago de USD 5.000".

Tony Hernández cobró además USD 10.000 para ofrecer al narcotraficante información privilegiada de las operaciones antinarcótico e investigaciones sobre las rutas de la cocaína que se producían en la base militar del Ejército de Honduras, que es el centro de control más importante ubicada en Naco.

El testigo señaló que a los pocos años,  Tony Hernández empezó a trabajar con el narcotraficante colombiano Rodolfo Alfredo Vergara  Bonicante, alias "Cinco", con quien el acusado "tenía un laboratorio de producción de cocaína en Colombia". 

"Tony dijo que producía una la marca de cocaína con las iniciales TH como el sello de Tommy Hilfiger", acotó el testigo.

Díaz Morales aseguró que vió la cocaína con la marca TH  en 2008, en uno de sus cargamentos de 450 kilos que estaban pasando en un punto de control en la frontera de Honduras con Guatemala

Presidente de Hondura niega los cargos

El un comunicado de prensa, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández negó que hubiese recibido dinero de ningún narcotraficante y aseguró que es objeto de una campaña de desprestigio en su contra por parte de varios traficantes de drogas que fueron extraditados a los Estados Unidos.

Hernández Alvarado, elegido en 2013 y reelegido en 2017, fue señalado de presuntamente recibir 1,5 millones de dólares de narcotraficantes para financiar su primera campaña electoral, en una conspiración en la que habría participado su hermano Antonio “Tony” Hernández, y su antecesor, el expresidente Porfirio Lobo (2010-14).

miércoles, 2 de octubre de 2019

Fiscalía de EE. UU. asegura que el presidente de Honduras recibió un millón de dólares para su campaña de Joaquín El Chapo Guzmán

El hermano del presidente hondureño está siendo juzgado por delitos de narcotráfico en Nueva York. El jefe de Estado negó las acusaciones y dijo ser víctima de una campaña de descrédito por parte de los narcotraficantes que extraditó a los EE. UU. 

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, recibió  un millón de dólares de Joaquín "el Chapo" Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, para su campaña de 2013 a la presidencia de la República. El dinero habría sido recibido personalmente por su hermano, el excongresista Juan Antonio Hernández Alvarado, sostuvo la fiscalía de los Estados Unidos.
Este miércoles se inició el juicio contra Juan Antonio Hernández Alvarado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. El jurado está conformado  6 hombres y 12 mujeres. 

Los argumentos iniciales de la Fiscalía estuvieron a cargo del fiscal federal, Jason A. Richman quien describió a Hernández Alvarado como "narcotraficante violento, a gran escala" que había usado sus conexiones políticas para traficar toneladas de cocaína a los Estados Unidos. 

"Este hombre —dijo señalando a "Tony" Hernández— distribuyó cocaína en esta comunidad y vendió esa droga para su propio beneficio, y se valió del poder del gobierno, del Congreso, de la policía para proteger su negocio de narcotráfico ".

Richman aseguró que "lo que es más importante que debían saber [el jurado] es que el acusado [Tony Hernández] estaba protegido por el actual presidente [Juan Orlando Hernández] y que recibió millones de dólares en sobornos de narcotraficantes como el Chapo Guzmán, quien personalmente entregó un millón de dólares al acusado ["Tony" Hernández] para ser usado para su campaña electoral".

A través de su cuenta Twitter, el presidente Juan Orlando Hernández  rechazó la acusación y aseguró que es "100% falso, absurdo y ridículo" que recibiera dinero de narcotraficantes.

El fiscal se afincó contra  el acusado argumentando que "estaba protegido y tenía acceso a su hermano, el presidente en ejercicio de Honduras y con el ascenso de su hermano, el acusado había logrado obtener influencia y control en todas las ramas del gobierno".

El representante del gobierno insistió que "la red de cocaína de los acusados prosperó debido a sus conexiones políticas en Honduras", asegurando que Tony Hernández traficaba la droga en proporciones "épicas". 

Richman afirmó que el acusado jugaba un rol clave en una "sofisticada organización patrocinada por el estado hondureño" que operaba bajo el cuidado de los agentes del gobierno, el ejército y la policía gracias al pago de sobornos. 



Comentó que el acusado se creía inmune a la justicia y por su poder y dinero actuaba de manera "arrogante", ordenó poner sus iniciales a los paquetes de cocaína.

El acusado traficaba toneladas de cocaína con la ayuda de una red de policías, militares y políticos gracias a una enorme red de corrupción que opera en ese país centroamericano.

"Tony" Hernández fue acusado por la fiscalía de pagar sobornos a altos funcionarios hondureños para traficar con tranquilidad varias toneladas de cocaína a los grandes mercados, contar con la seguridad para su cártel y obtener información privilegiada.

El fiscal  sostuvo que el acusado contaba con la protección del gobierno presidido por su hermano para traficar cocaína desde Colombia que era ingresada a Honduras para luego ser movida a la frontera con Guatemala y cuyo destino final eran los Estados Unidos.

Hernández es acusado por el gobierno estadounidense de conspirar para importar toneladas de cocaína a los Estados Unidos, así como delitos relacionado con venta de armas y de mentir a agentes federales. 

La defensa niega los cargos 

Por su parte el defensor de Hernández, Omar Malone afirmó ante el jurado que el caso contra su cliente se basó en mentiras contadas a los fiscales por un grupo de narcotraficantes que planeaban venganza contra Hernández y su hermano, el presidente.

Argumentó que cuando Hernández decidió incursionar en la política su hermano, el hoy jefe de Estado, le dió un consejo "le advirtió que no hiciera porque los narcotraficantes que estaba deportando hacia los Estados Unidos lo tomarían como target para vengarse".

Malone sostuvo que de la acusación de la fiscalía no tenía sentido porque  el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández sostenía reuniones con el embajador de Estados Unidos en Honduras, y recibía atenciones como otro jefe de Estado en EE. UU. 

Inclusive, el abogado mencionó encuentros con la ex-embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley. Cuando mencionó el nombre de la exfuncionaria, la fiscalía objetó y el juez Kevin Castel lo aceptó.

Habla la familia

El hermano del acusado, Amilcar Hernández negó todas las acusaciones y sostuvo que todo el caso presentado por la fiscalía con "Tony" Hernández carecía de pruebas, y por ello confiaban en que el jurado lo iba a declarar inocente.

Aseguró a su salida del juicio que las acusaciones del fiscal son "ridículas". Asimismo, advirtió que "Cuando habla de ese millón que recibió para la campaña, el fiscal no presentó pruebas, documentos ni evidencias".



"Tony" Hernández fue arrestado en noviembre de 2018 en Miami. Luego de ser traslado a Nueva York y declararse no culpable de los cargos, la Corte federal de Manhattan programó el inicio del juicio para el 2 de octubre de 2019.


 El ex-político hondureño enfrenta una pena de cadena perpetua.

martes, 17 de septiembre de 2019

Tras bastidores el narcotráfico mueve las fichas del poder en Honduras

El caso que en la Corte del Distrito Sur de Nueva York se sigue a Tony Hernández, excongresista y hermano del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, habría puesto en evidencia las relaciones que desde el alto poder de la nación centroamericana se mantienen con la industria del tráfico de drogas.
Por Maibort Petit
@maibortpetit

El arresto en Miami y procesamiento judicial de Juan Antonio Hernández Alvarado —conocido como Tony Hernández— estaría poniendo de manifiesto los vínculos del narcotráfico con el poder político en Honduras, toda vez que a medida que se desarrolla este caso se estaría develando el importante papel que este flagelo juega en las altas esferas de la nación centroamericana. 

En las investigaciones el nombre del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández ha sido señalado como co-conspirador en el caso por tráfico de droga que se le sigue a su hermano en las instancias judiciales de los Estados Unidos. Acusaciones frente a las que el mandatario se defiende asegurando que se trata de venganza dado su activo papel para acabar con el narcotráfico[1].

De acuerdo a la documentación manejada en la corte neoyorquina, los hermanos Hernández Alvarado, junto a otros funcionarios de alto nivel entre quienes se señala también al expresidente Porfirio Lobo, usaron el tráfico de drogas para mantener y aumentar su poder político.

Para Juan Orlando Hernández sólo se trata de “un ataque con un afán de venganza que buscan los narcotraficantes contra el único presidente que ha hecho lo que tenía que hacer, y es lógico esperar la reacción de estos criminales tratando de evitar que sigamos con nuestra lucha, pero no nos vamos a detener (…) Las acusaciones infundadas y sin pruebas que circulan son parte de una conspiración en contra de nuestro gobierno y lo quiero decir hoy desde Honduras para el mundo: son acciones que vienen en contra de la política que hemos impulsado para traerle paz y tranquilidad a Honduras".

Hay que aclarar que en los documentos de la fiscalía no se identifica al presidente de Honduras con nombre y apellido, ni tampoco se han presentado acusaciones en su contra, aludiéndose a su persona como CC-4, quien fue "elegido presidente de Honduras a fines de 2013". Según los papeles, se habrían destinado USD 1,5 millones a sobornos durante su campaña electoral con el objetivo de comprar favores políticos a cambio de protección.

Fuentes ligadas al caso han manifestado que el testigo cooperante que habría suministrado la información que implica a Juan Orlando Hernández, es Alexander Ardón, exalcalde de El Paraíso, localidad cercana a la frontera con Guatemala, quien es identificado en la investigación como CW-3[2].

Los fiscales federales indican que el presidente Hernández formaría parte de un grupo de personas investigadas por la DEA desde 2013 por participar “en actividades de gran escala de narcotráfico y lavado de dinero relacionadas con la importación de cocaína en los Estados Unidos“. Del mismo modo presentaron una solicitud formulada en 2015 para que Apple, Google, Microsoft, Yahoo y AOL proporcionaran información de títulos de correos electrónicos pero no de su contenido. Al menos dos de estas cuentas de correos pertenecerían, supuestamente a Juan Orlando Hernández. “También se incluyen en la solicitud las cuentas de correos electrónico de la hermana del presidente, Hilda Hernández, ya fallecida, su asesor Ebal Díaz, su ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco y cuatro miembros de la familia Rosenthal”[3].

Los representantes del gobierno de EE. UU. refieren en el escrito presentado ante el tribunal, que parte de las pruebas revelan a Honduras como un narcoestado, una situación que pone en entredicho los planes de la administración de Donald Trump de establecer una alianza con el mandatario centroamericano para combatir el tráfico de drogas.

Ya en mayo el presidente Hernández Alvarado admitió haber sido investigado junto a sus colaboradores por la DEA por su supuesto narcotráfico y lavado de dinero, pero advirtió que en estas averiguaciones “nunca se encontró evidencia” en su contra. Esto habría ocurrido en 2015, pero según la presidencia hondureña, se determinó que no había indicios para acusar al mandatario ni a sus colaboradores.

Pepe Lobo salpicado

El otro expresidente hondureño salpicado en la investigación, Porfirio “Pepe” Lobo, ha negado reiteradamente que haya recibido dinero de narcotraficantes, tal como lo señalan los documentos de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en el caso de Juan Antonio Hernández que lo involucraría en actividades relacionadas al tráfico de drogas.
Lobo, que instó a Hernández Alvarado a renunciar a la primera magistratura hondureña, aseguró que no recibió dinero de parte del exalcalde de El Paraíso, Alexander Ardón, como lo indican los documentos que, dicho sea de paso, no lo nombran directamente. Han sido las indagatorias de prensa las que han llevado a determinar que quien en el escrito de la fiscalía se identifica como CC-3, es el expresidente Porfirio Lobo.

La Prensa de Honduras[4], citando a Univisión refiere que “Alexander Ardón, a quien Tony Hernández le dijo a CW-3 que podrían formar una asociación exitosa basada en la protección de CC-3 (Lobo) y CC-4 (Juan Orlando Hernández) si ganaban en las elecciones de 2009. También que creía que CC-4 seguiría a CC-3 como presidente de Honduras y ‘continuaría protegiéndolos’”.

Ardón y Lobo presuntamente habrían sostenido una reunión en 2009 —fecha de las elecciones hondureñas— en la que el primero le solicitó al exmandatario Lobo “apoyo financiero y logístico” para su campaña y la de Juan Orlando Hernández. “A cambio de ello, se ofreció protección y el nombramiento de un pariente para un puesto político, y según los fiscales, se acordó proporcionar millones de dólares”.

Hay que recordar, además, que Fabio Porfirio Lobo, hijo de Porfirio Lobo, se declaró culpable en una corte federal de Manhattan de conspiración para ingresar cocaína a Estados Unidos[5].

El arresto y los cargos a Tony Hernández

El 23 de noviembre de 2018, fue apresado en Miami Juan Antonio Hernández Alvarado, conocido por el alias de "Tony Hernández", acusado por los delitos de 1) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos; 2) usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la importación de cocaína de la conspiración; 3) conspiración para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína; y 4) hacer declaraciones falsas a agentes federales, formulados en su contra. El juez de la causa es Peter Kevin Castel, titular de la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Sobre el exdiputado y hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pesaba una orden de captura emitida por las autoridades estadounidenses en virtud de que la acusación federal en su contra sostiene que participó junto a organizaciones criminales de la nación centroamericana, desde 2004 hasta 2016, para introducir droga a territorio de los Estados Unidos.
Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández
La noticia se difundió por la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos y fiscales federales, quienes precisaron que aun cuando el caso de Hernández tiene su asiento en Manhattan, debía rendir declaración en la Corte del Distrito Sur de la Florida ante un juez de primera instancia por haber sido detenido en la ciudad de Miami.

Raymond Donovan, agente especial de la DEA, manifestó en ese entonces que "El tráfico de drogas y la corrupción en todo el mundo amenazan el estado de derecho, alimenta la violencia y la inestabilidad, y perjudica a familias y comunidades inocentes (…) Hernández y sus asociados criminales supuestamente conspiraron con algunas de las redes criminales transnacionales más mortales y peligrosas del mundo en México y Colombia para inundar las calles de Estados Unidos con drogas mortales. La DEA espera que Hernández se enfrente a la justicia estadounidense y responda por sus presuntos delitos".

El fiscal de Manhattan, Geoffrey S. Berman, refirió que Hernández “estuvo involucrado en todas las etapas del tráfico de drogas a través de Honduras de cargas de varias toneladas de cocaína que estaban destinadas a los EE. UU.". Para llevar a cabo tal tarea, “supuestamente organizó la seguridad para los envíos de cocaína, sobornó a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para obtener información sensible para proteger los envíos de drogas y solicitó grandes sobornos a los principales narcotraficantes. Gracias al trabajo en curso de la DEA, Hernández está ahora bajo custodia en territorio estadounidense y enfrentando a la justicia en las cortes estadounidenses”.

En específico, la acusación indica que entre 2004 y 2016, supuestamente Hernández conspiró con organizaciones de narcotraficantes en Honduras y en otros lugares para trasladar droga por rutas aéreas y marítimas desde Colombia a Honduras y de allí, a través de la frontera con Guatemala, llevarla a los Estados Unidos.

Las investigaciones de la DEA precisaron que los narcotraficantes sobornaron a funcionarios públicos, entre ellos diputados hondureños, con el objetivo de que estos les brindaran protección, evitaran la interferencia de organismos de seguridad y facilitaran el paso seguro de los narcóticos por territorio hondureño.

Los documentos acusatorios señalan a Juan Antonio Hernández Alvarado como un presunto narcotraficante a gran escala que trabajó con otros criminales de Colombia, Honduras y México, para importar cocaína a los Estados Unidos.

“Juan Antonio Hernández Alvarado estuvo involucrado —de acuerdo a la averiguación— con el procesamiento, recepción, transporte y la distribución de cargas de cocaína de toneladas múltiples que llegaron a Honduras a través de aviones, buques rápidos y, al menos en una ocasión, en un submarino. El acusado tuvo acceso a los laboratorios de cocaína en Honduras y Colombia, en los que parte de la cocaína estaba marcada con el símbolo ‘TH’, es decir, las iniciales de ‘Tony Hernández’, el alias con el que también se le conoce. Igualmente habría coordinado y, a veces, participó en proporcionar seguridad fuertemente armada para los envíos de cocaína transportados dentro de Honduras, incluso por miembros de la Policía Nacional de la nación centroamericana y con narcotraficantes armados con —entre otras armas— ametralladoras”[6].

La acusación narra que Hernández Alvarado, en febrero de 2014, mantuvo una reunión en  Honduras con Devis Leonel Rivera Maradiaga, exlíder de la organización de narcotraficantes hondureña conocida bajo la denominación de los “Cachiros”, un encuentro que fue registrado en audio y video en los que el hermano del mandatario centroamericano aceptó ayudar a Rivera Maradiaga con el cobro de una deuda que el gobierno hondureño mantenía con empresas destinadas a lavado de dinero proveniente de la banda criminal, a cambio de pagos sobornos de Rivera Maradiaga, quien habría cancelado USD 50 mil a Tony Hernández en la referida entrevista.

Se declara no culpable

El 20 de diciembre de 2018, el hermano del presidente de Honduras se declaró no culpable de los delitos que se le imputan ante el tribunal de Nueva York, según lo dio a conocer su defensa luego de una sesión que se prolongó por 25 minutos, en los que el fiscal federal, Geoffrey Berman, lo acusó de estar involucrado en todas las etapas del tráfico de drogas de Honduras hasta los EE. UU.

Previamente, el Juzgado de Privación de Dominio de Bienes de Origen Ilícito aseguró diez propiedades de Hernández Alvarado, los cuales quedaron bajo la custodia de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI)[7].

El juez Peter Kevin Castel fijó el inicio del juicio para 30 de septiembre de 2019 —posteriormente se reprogramó para el 2 de octubre de 2019— habiendo sido presentado ante la Corte que lleva el caso el 29 de marzo de 2019, fecha en la que juez fijó el calendario para la preparación del juicio. El 10 de mayo de 2019 se pautó la presentación de las mociones del caso, mientras que para el 6 de mayo la defensa del acusado debía dar respuesta a las mismas. La fiscalía debía hacerlo el 28 de mayo.

Juan Antonio Hernández Alvarado está siendo defendido por Omar Malone y los fiscales del caso son Matthew Laroche, Emil Bove III[8].

El juez Kevin Castel decidió el 13 de septiembre que la identidad de los doce miembros del jurado y seis alternos se mantenga en el anonimato y sólo serán conocidos por la fiscalía y los abogados de la defensa. "Se identificarán con números", dijo el magistrado[9].

Juicio de Hernández no evalúa política hondureña

Aunque el parentesco consanguíneo de Juan Antonio "Tony" Hernández con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, es un hecho de amplia resonancia noticiosa, la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York advirtió que el juicio no puede interpretarse como un "referéndum sobre la política hondureña".

Sin embargo, admitió existen evidencias que muestran que Tony Hernández y sus cómplices se valieron del producto de las drogas para asegurar y explotar las instituciones del gobierno de Honduras.

Descrito en las acusaciones de los fiscales federales de Nueva York como "un narcotraficante a gran escala", los señalamientos en su contra han arrojado una sombra sobre el gobierno de Juan Orlando Hernández Alvarado.

Honduras es un importante centro de tránsito para la cocaína.

La fiscalía entregó un documento al tribunal en el que se citan una serie de nombres que convocarán durante el juicio por estimarse que están involucrados en la conspiración por la cual se encausa a “Tony” Hernández. El gobierno considera que hay suficientes pruebas que dejan clara la complicidad y el uso del poder político del acusado para facilitar el tráfico de drogas. Incluso, se dice que el hermano del acusado y actual presidente de Honduras habría usado dinero de las drogas para pagar su campaña a cambio de dar protección cuando este era presidente del Congreso Nacional y luego cuando fue electo presidente.

Una declaración del propio Tony Hernández destacó la corrupción política como modus operandi del narcotráfico. "Siempre intentan involucrar a alguien para poder estar en el… tener algo del estado. Ya sea información, ya sea logística o algo así, atraer a alguien o comprometer al gobierno para que lo ayude. Eso siempre ha sucedido, siempre. Es un modus operandi con el narcotráfico… y crimen organizado".

El gobierno echará mano durante el juicio de declaraciones de los supuestos cómplices del acusado formuladas a testigos cooperantes del caso, pues estima que lo dicho por estas personas promovieron la conspiración acusada en el primer cargo, así como también una conspiración relacionada para apalancar el tráfico de drogas para mantener y mejorar su poder político y el control del Partido Nacional en Honduras.

Tony Hernández solicitó excluir las evidencias relacionadas con la corrupción política, pero los fiscales insistieron que hay evidencia que muestra que Hernández y sus cómplices usaron dinero de las drogas para asegurar y explotar las instituciones del gobierno hondureño y en promoción del narcotráfico.

“El Gobierno dice que establecerá que Hernández ayudó a escoltar los envíos de drogas, transmitió información confidencial de las fuerzas del orden desde la sede de la Policía Nacional de Honduras a los conspiradores, y guardó una de las propiedades del acusado en San Pedro Sula, Honduras, donde cooperaba con ametralladoras y dispositivos destructivos, y asesinatos. También sostiene que hay evidencias que prueban que el acusado y sus cómplices buscaron protección adicional mediante ‘el uso de las ganancias de las drogas para financiar parcialmente las campañas políticas del Partido Nacionales’”.

Para los fiscales es fundamental demostrar cómo el narcotráfico influyó en la política[10].

Finalmente, el juez aprobó que expertos testifiquen sobre armas, drogas y política hondureña, mientras la defensa pidió que estos testimonios no se extralimiten, especialmente en lo relacionado con la geopolítica de Honduras, puesto ya que podrían ejercer un efecto negativo en la imagen del acusado frente al jurado.

El magistrado también aceptó que la fiscalía presente al jurado las evidencias de dos asesinatos de dos hombres vinculados a la supuesta organización criminal de Hernández. Igualmente permitió que los fiscales presenten el testimonio de expertos admisibles, pero se reservó la posibilidad de regularlos, si los mismos llegaran a extralimitarse de los elementos que forman parte de la conspiración.

Más familia implicada

En el proceso judicial a Juan Antonio Hernández Alvarado han salido a relucir otros hechos, entre ellos la implicación de otro familiar del acusado que se desempeñaba como agente de la Policía Nacional de Honduras y quien fue acusado de ser coconspirador.

Se trata de Mauricio Hernández Pineda, primo de Tony y Juan Orlando Hernández, quien es señalado por el gobierno de conspirar con Juan Antonio Hernández Alvarado, alias "Tony Hernández" y otros, para importar toneladas múltiples de cocaína a los Estados Unidos.

Nombrado como CC-6 en la investigación, Mauricio Hernández Pineda habría supuestamente ayudado al acusado en lo atinente al transporte de la cocaína a los Estados Unidos.

El Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, y la Agente Especial a cargo de la División de Operaciones Especiales de la DEA, Wendy Woolcock, informaron que Hernández Pineda fue acusado de conspirar para importar cocaína a los EE. UU. y delitos relacionados con armas que involucran el uso y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos. “Mauricio Hernández Pineda traicionó sus obligaciones como oficial de policía de hacer cumplir las leyes de su país y evitar el tráfico a través de su país, y en su lugar facilitó los envíos de toneladas de cocaína que eventualmente llegaron a los Estados Unidos. Hernández Pineda pronto tendrá que responder por sus presuntos delitos en un tribunal de los Estados Unidos", manifestó el fiscal.

Mauricio Hernández Pineda, un alto rango de la Policía Nacional de Honduras, habría proporcionado protección armada durante los envíos de cocaína desde Honduras y proporcionó información confidencial a sus co-conspiradores sobre las fuerzas del orden público, de manera que pudieran evadir ser descubiertos y detenidos. Por ello, Hernández Pineda supuestamente recibió miles de dólares provenientes de las ganancias de las operaciones de narcotráfico.

Los cargos contra Mauricio Hernández Pineda son (1) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua; (2) usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 30 años en prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua; y (3) conspirar para usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína, que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua[11].

La investigación salpica al presidente hondureño

En los documentos desclasificados del caso en fecha el 2 de agosto de 2019, la fiscalía refirió que Mauricio Hernández (CC-6), Juan Orlando Hernández (CC-4) y Juan Antonio Hernández, conspiraron para importar cocaína hacia Estados Unidos.

El gobierno aspira establecer que CC-3, CC-4, CC-5, y CC-6 complotaron con Tony Hernández en las operaciones de narcotráfico. Igualmente hubo un complot para a través del tráfico de drogas mantener y aumentar su poder político y control del Partido Nacional de Honduras.

La documentación de la fiscalía sostiene que en 2008, Mauricio Hernández (CC-6), le manifestó a CW-4 que Tony Hernández protegía a CW-1 a cambio de pagos de ingresos de drogas.

En 2010, Mauricio Hernández le dijo a CW-4 que “(i) quería acceso información sensible de los órganos de aplicación de justicia para ayudar a proteger los envíos de drogas que involucraban a Tony Hernández y Alexander Ardón, (ii) Alexander Ardón estaba usando el dinero producto de la droga para pagar Tony, que estaba usando parte de ese dinero para ayudar a financiar la campaña presidencial de Juan Orlando Hernández, y (iii) Tony Hernández y Juan Orlando Hernández protegerían a CW-4 y le pagarían y le ayudaría con promociones a cambio de información”.

En 2012, Mauricio Hernández le expresó a CW-4 que “(i) la nueva ley de extradición hondureña seria promulgada en respuesta a la presión de los Estados Unidos y destinada a apaciguar al gobierno de los Estados Unidos, y (ii) Tony Hernández le dijo a Mauricio Hernández CC-6 que si bien podría haber extradición disponible en teoría, ellos no serían extraditados”.

En 2013 o 2014, Mauricio Hernández le habría dicho a CW-4 que hablaría con Tony Hernández para lograr que Juan Orlando Hernández ayudara a CW-4 a obtener una promoción.

En 2014, Mauricio Hernández le dijo a CW-4 que Juan Orlando Hernández CC-4 estaba considerando eliminar la extradición, porque le preocupaba que Estados Unidos solicitara la extradición contra Tony Hernández.

En 2016, Mauricio Hernández le dijo a CW-4 que “(i) Juan Orlando Hernández CC-4 estaba trabajando para prevenir que Tony Hernández fuera extraditado, pero no pudo proteger a CW-4 debido al interés de Juan Orlando Hernández de buscar la reelección, y (ii) CW-4 no podía hablar sobre el Tony Hernández, Juan Orlando Hernández o Mauricio Hernández CC-6 en los Estados Unidos”.

La fiscalía se propone establecer que Tony Hernández y Mauricio Hernández co-conspiraron a través del testimonio de CW-1, Ardón y CW-4, para aprovechar el tráfico de drogas con el propósito de mantener y mejorar su poder político y el poder del Partido Nacional en Honduras[12].

Congresista de EE. UU. acusa al mandatario

Pero no solamente en los documentos de la Fiscalía del Distrito Sur de New York se habrían formulado acusaciones contra el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, en materia de narcotráfico, sino que otras voces desde el Congreso de los Estados Unidos lo habrían señalado como tal.

Es el caso de Norma Torres, congresista por el estado de California, quien cuestionó los acuerdos promovidos por la administración de Donald Trump con el mandatario centroamericano, a quien se refirió como un "narcotraficante acusado".

Torres se refería a la posibilidad de que EE. UU. y Honduras firmaran un acuerdo para convertir a esa nación centroamericana en un "‘Tercer país seguro’, al igual que Guatemala y México, en donde los solicitantes de asilo tendrían que acudir, antes de viajar a la frontera entre México y Estados Unidos”.

Para la congresista esta es una estrategia urdida por el mandatario centroamericano para sumar simpatía con la administración de Trump y así ganar tiempo ante las investigaciones que están en curso en su contra en la Corte del Distrito Sur de New York[13].

Sobre este asunto, InSight Crime llevó a cabo un análisis[14] en el que refiere que estas circunstancias podrían poner fin a esta alianza en la que la administración Trump ofrece apoyo a Hernández a cambio de que este frene el flujo de migrantes que buscan entrar a territorio estadounidense.

“Las más recientes acusaciones debilitan la relación de Estados Unidos con Honduras en cuanto a la lucha contra el narcotráfico. Es claro que a los fiscales no les tiembla la mano para señalar al presidente en el caso contra su hermano, y es muy probable que Hernández siga tomando esto como una afrenta personal”.

Refiere InSight Crime que en virtud de que el gobierno de Trump “ha demostrado ser más transaccional que política, las relaciones bilaterales quizá dependan ahora de la voluntad de Hernández de detener el flujo de migrantes”.

Las averiguaciones de la institución sostienen que un exfuncionario del Ejército de Honduras involucrado en investigaciones antidrogas considera que la presión de la embajada de Estados Unidos fue la única causa de las detenciones de narcotraficantes y sus aliados con consentimiento de Hernández.







[1] Univisión. “Presidente de Honduras implicado en una conspiración para usar U$1.5 millones del narcotráfico en sus campañas”. 3 de agosto de 2019. https://www.univision.com/noticias/america-latina/presidente-de-honduras-implicado-en-una-conspiracion-para-usar-u-1-5-millones-del-narcotrafico-en-sus-campanas

[2] EFE. “Hernández atribuye a venganza la denuncia de que usó dinero del narcotráfico”. 4 de agosto de 2019. https://www.efe.com/efe/america/politica/hernandez-atribuye-a-venganza-la-denuncia-de-que-uso-dinero-del-narcotrafico/20000035-4036843#

[3] CNN. “Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, investigado por supuesto narcotráfico”. 31 de mayo de 2019. https://cnnespanol.cnn.com/2019/05/31/presidente-de-honduras-juan-orlando-hernandez-investigado-por-supuesto-narcotrafico/

[4] La Prensa. “Pepe Lobo vuelve a negar que recibió dinero de narcotraficantes”. 4 de agosto de 2019. https://www.laprensa.hn/honduras/1307320-410/pepe-porfirio-lobo-nego-recibio-dinero-narcotraficantes-narcotrafico-corte-eeuu-nueva-york

[5] Univisión. “Hijo del expresidente hondureño Lobo se declara culpable de narcotráfico en EEUU”. 16 de mayo de 2016. https://www.univision.com/noticias/narcotrafico/hijo-del-expresidente-hondureno-lobo-se-declara-culpable-de-narcotrafico-en-eeuu

[6] Venezuela Política. “Conoce por qué la DEA arrestó al hermano del presidente de Honduras por cargos de narcotráfico”. 26 de noviembre de 2018. https://www.maibortpetit.info/2018/11/la-dea-arresto-al-hermano-del.html

[7] El Pulso. “Tony Hernández se declaró no culpable de cargos por narcotráfico en Estados Unidos”. 20 de diciembre de 2018. https://www.elheraldo.hn/pais/1244002-466/tony-hern%C3%A1ndez-se-declar%C3%B3-no-culpable-de-cargos-por-narcotr%C3%A1fico-en-estados

[8] Venezuela Política. “Hermano del presidente de Honduras acusado por EE. UU. de delitos de narcotráfico irá juicio en NY”. 5 de abril de 2019. https://www.maibortpetit.info/2019/04/hermano-del-presidente-de-honduras.html

[9] Venezuela Política. “Juez de Nueva York ordena que los jurados del juicio de Tony Hernández sean anónimos”. 13 de septiembre de 2019. https://www.maibortpetit.info/2019/09/juez-de-nueva-york-ordena-que-los.html

[10] Venezuela Política. “Fiscalía de NY: Juicio por narcotráfico contra ‘Tony’ Hernández no es un ‘referéndum sobre la política hondureña’". 29 de agosto de 2019. https://www.maibortpetit.info/2019/08/fiscalia-de-ny-juicio-por-narcotrafico.html

[11] Pro Honduras Network. “Estados Unidos levanta cargos contra primo de Juan Orlando Hernández, Mauricio Hernández Pineda alias CC-6”. 4 de septiembre de 2019. https://www.prohondurasnetwork.com/l/a43/

[12] Pro Honduras Network. “Acusación contra Mauricio Hernández pineda (CC-6) alerta a Juan Orlando Hernández de posible orden de extradición”. 5 de septiembre de 2019. https://www.prohondurasnetwork.com/l/a44/

[13] Pro Honduras Network. “Congresista Norma Torres se refiere a Juan Orlando Hernández como un narcotraficante y cuestiona el acuerdo para convertir a Honduras en tercer país seguro”. 11 de septiembre de 2019. https://www.prohondurasnetwork.com/l/a45/

[14] InSight Crime. “Denuncias de narcotráfico podrían poner fin a ayuda de EE. UU. a presidente de Honduras”. 5 de agosto de 2019. https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/denuncias-de-narcotrafico-podrian-poner-fin-a-ayuda-de-ee-uu-a-presidente-de-honduras/

viernes, 13 de septiembre de 2019

Juez de Nueva York ordena que los jurados del juicio de Tony Hernández sean anónimos

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En la audiencia previa al juicio contra el ex diputado hondureño,  Juan Antonio Hernández, realizada este viernes,  el juez ordenó que la identidad de los 12 jurados principales y 6 alternos se mantenga sellada. Los nombres de los seleccionados sólo serán del conocimiento de la fiscalía y de la defensa. "Se identificarán con número", advirtió el magistrado Kevin Castel al momento de ratificar que se mantenía la fecha de inicio del proceso para el 2 de octubre de 2019.
"Tony" Hernández es acusado por el gobierno estadounidense de conspirar para importar toneladas de cocaína a los Estados Unidos, posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos, y de falso testimonio a las autoridades. El expolítico fue arrestado en noviembre de 2018 en Miami y trasladado  a Nueva York para ser procesado. 

La audiencia de este viernes se inició a las 2:20 PM. El acusado llegó sonriente y relajado a la sala 11 D, vestido con el uniforme azul de presidiario y con los pies encadenados. Se tomó su tiempo para mirar a las bancas de la sala, que estaban ocupadas por los periodistas que cubren el caso.  A los pocos minutos, entró el juez Castel quien afirmó que trataría, "en la medida de lo posible", de que el juicio  se desarrolle y concluya en corto tiempo.

Seguidamente, el juez aprobó la solicitud de los fiscales para presentar expertos que testifiquen sobre en armas, drogas y política hondureña. La defensa pidió que dichos testimonios no se extra-limitaran, en especial, el relacionado con la geopolítica de Honduras, ya que podrían ejercer un efecto negativo en la imagen del acusado frente al jurado.

El fiscal Emil Bove insistió con el argumento que el juicio contra  Hernández tiene evidencias que deben ser presentadas al jurado para probar que el acusado y sus cómplices, usaron el dinero proveniente de las drogas para asegurar y explotar las instituciones del gobierno del país centroamericano.

El juez aceptó además que la fiscalía muestre a los jurados las evidencias de dos asesinatos de dos hombres vinculados a su organización criminal de Hernández, uno de los cuales ocurrió en el Departamento de Copán, 2011 y el otro, en el Departamento de Colón, en 2013. La defensa había objetado este tema.

La insistencia con los expertos

El juez aprobó la moción de los fiscales de presentar en el juicio el testimonio de expertos admisibles pero se reservó la posibilidad de regularlos, si los mismos llegaran a extralimitarse de los elementos que forman parte de la conspiración. 

Asimismo quedó aprobada la testificación de un oficial de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); del Agente Especial de la DEA, Gregg Mervis para que explique al jurado las rutas del narcotráfico en la región de las Américas y otro experto que hablará sobre cuestiones específicas relacionadas con Honduras y la política hondureña.


Igualmente, el juez limitó el testimonio del agente especial Mervis, y pidió que el mismo se enfocara en lo relativo a la acusación que contra Hernández, y al usó laboratorios de cocaína en Honduras y Colombia, donde algunos paquetes de drogas fueron sellados con las iniciales "TH", sin extenderse en otros aspectos que no forman parte del caso.

El juez dijo que para acelerar el proceso se trabajarán algunos viernes. Sin embargo, no habrá juicio el 9 de octubre por la celebración del Yom  kippur, y el 14 de octubre día de Cristóbal Colón. 

El ex-político hondureño  que se enfrenta una pena de cadena perpetua.


jueves, 29 de agosto de 2019

Fiscalía de NY: Juicio por narcotráfico contra "Tony" Hernández no es un "referéndum sobre la política hondureña"

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La fiscalía del Distrito Sur de Nueva York advirtió que el juicio contra el hermano del actual presidente de Honduras y ex-diputado, Juan Antonio "Tony" Hernández no es un "referéndum sobre la política hondureña", pero sostuvo que hay evidencias que muestran que el acusado y sus cómplices usaron el producto de las drogas para asegurar y explotar las instituciones del gobierno del país centroamericano.
Hernández es acusado por el gobierno estadounidense de conspirar para importar toneladas de cocaína a los Estados Unidos, así como delitos relacionado con venta de armas y de mentir a agentes federales. 

Hernández fue arrestado en noviembre de 2018 en Miami. Luego de ser traslado a Nueva York y declararse no culpable de los cargos, la Corte federal de Manhattan programó el inicio del juicio para el 2 de octubre de 2019.

En las acusaciones de los fiscales federales de Nueva York se describe a Hernández Alvarado como "un narcotraficante a gran escala" que trabajó durante más de una década con otros co-conspiradores y traficantes de Guatemala, México, Colombia y otros países para recibir, procesar y distribuir cocaína que habría sido enviada desde la ruta de Honduras  hacia los Estados Unidos.

La acusación sostiene que Hernández usó laboratorios de cocaína en Honduras y Colombia, donde algunos paquetes de drogas fueron sellados con las iniciales "TH", según los investigadores. El ex-político hondureño enfrenta una pena de cadena perpetua.

Los fiscales también dijeron que Hernández coordinó y ocasionalmente proporcionó seguridad para los envíos de drogas dentro de Honduras, incluso utilizando a miembros de la policía nacional del país para el trabajo.

Las acusaciones de corrupción relacionadas con los envíos de drogas vinculados a Tony Hernández han arrojado una sombra sobre el gobierno de su hermano en un país centroamericano que es un importante centro de tránsito para la cocaína.

En un documento de la fiscalía se destaca que Hernández Alvarado pagó y recibió sobornos para suavizar el flujo de drogas y dinero, a veces pagando a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley por información para asegurar los envíos de cocaína, y en otros solicitando sobornos para él y otros funcionarios de alto rango.

En un documento entregado por la fiscalía a la corte este miércoles, se listan una serie de nombres que serán citado por las autoridades por estar involucrados en la conspiración por la cual se encausa a 
“Tony” Hernández.

En el documento, que corresponde a la respuesta del gobierno a las mociones presentadas por el acusado, se señala que existe evidencias que prueban la complicidad y el uso del poder político del acusado para facilitar el tráfico de drogas.

Según los fiscales, Tony Hernández usó dinero proveniente del narcotráfico para obtener poder político en su país. Asimismo, se destaca la participación del actual mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández en la conspiración, destacando que el jefe de Estado habría usado dinero de las drogas para pagar su campaña a cambio de dar protección cuando este era presidente del Congreso Nacional y luego cuando fue electo presidente.

Los fiscales sostiene que la evidencia es extraordinariamente relevante para los crímenes acusados en la acusación contra Tony Hernández. De hecho, el acusado explicó durante su declaración posterior al arresto que la corrupción política era un "modus operandi" del narcotráfico:

"Siempre intentan involucrar a alguien para poder estar en el. . . tener algo del estado. Ya sea información, ya sea logística o algo así, atraer a alguien o comprometer al gobierno para que lo ayude. Eso siempre ha sucedido, siempre. Es un modus operandi con el narcotráfico. . . y crimen organizado".

El gobierno explicó en el documento que las objeciones del acusado sobre la admisibilidad de las declaraciones de co-conspirador no tienen fundamento y por tanto deben ser rechazadas.

Las mociones del gobierno en limine solicitaron sentencias previas al juicio con respecto a la admisibilidad de 14 conjuntos de declaraciones que los cómplices del acusado hicieron a los testigos que cooperaron y que testificarán en el próximo juicio, argumentando  que todas las declaraciones son admisibles bajo las Reglas 804 (b) (3) y 801 (d) (2) (E). 

El acusado no impugna los argumentos del Gobierno bajo la Regla 804, y sus objeciones bajo la Regla 801 y la Regla 403 carecen de fundamento.

El documento destaca que las declaraciones de esas personas promovieron la conspiración acusada en el Primer Cargo, así como una conspiración relacionada para apalancar el tráfico de drogas para mantener y mejorar su poder político y el control del Partido Nacional en Honduras.

Hernández pidió a la corte excluir las evidencias relacionadas con la corrupción política, alegando que podría violar la Regla 403 en un juicio en el que el Gobierno espera presentar evidencia que demuestre que el acusado coordinó un caso relacionado con drogas. asesinato a través de un miembro de la Policía Nacional de Honduras.

Los fiscales insistieron que hay evidencia que muestra que Hernández y sus cómplices usaron dinero de las drogas para asegurar y explotar las instituciones del gobierno hondureño y en promoción del narcotráfico. 

El Gobierno  dice que establecerá que Hernández ayudó a escoltar los envíos de drogas, transmitió información confidencial de las fuerzas del orden desde la sede de la Policía Nacional de Honduras a los conspiradores, y guardó una de las propiedades del acusado en San Pedro Sula, Honduras, donde cooperaba con ametralladoras y dispositivos destructivos, y asesinatos.

También sostiene que hay evidencias que prueban que  el acusado y sus cómplices buscaron protección adicional mediante "el uso de las ganancias de las drogas para financiar parcialmente las campañas políticas del Partido Nacionales".  Hernández pidió a la corte que esta evidencia no fuera admitida en el juicio.

Los expertos

Los fiscales informaron además que presentarán en el juicio el testimonio de expertos admisibles. Hernández objeta la forma de las declaraciones de expertos del Gobierno y algunos aspectos del testimonio de expertos propuesto. A pesar de ello, la fiscalía pidió que la corte que los acepte dando una identificación de cada experto, entre quienes se encuentran el Oficial de Aplicación de Armas de Fuego ("FEO"), Cody Toy, y uno de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos ("ATF") para ayudar al jurado a comprender otras armas relacionada con la evidencia que es relevante para las violaciones del acusado.

Asimismo, se incluirá el testimonio del (i) Agente Especial Gregg Mervis para que explique al jurado las rutas del narcotráfico en la región de las Américas, el Profesor Patricio Navia que hablará sobre cuestiones específicas relacionadas con Honduras y la política hondureña.

Mervis hablará ante el jurado sobre las FARC, que son una organización paramilitar colombiana que opera en Colombia, Venezuela y Ecuador, conocidos por ser uno de los mayores productores de cocaína del mundo. Igualmente, el agente especial testificará sobre el surgimiento a principios de la década de 2000 de lo que a veces se conoce como la "ruta centroamericana" para transportar cocaína desde América del Sur a los Estados Unidos, que incluye el uso de aviones y barcos para enviar cocaína a Honduras como punto de transbordo de drogas con destino a los Estados Unidos. 

Mervis explicará que los narcotraficantes comenzaron a alejarse de las rutas de drogas que involucran el Caribe y el sur de la Florida debido a una variedad de factores, incluido el aumento de los esfuerzos de aplicación de la ley en Colombia, Florida y otros lugares, lo que resultó en un aumento del tráfico en la frontera entre Estados Unidos y México del Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, la decisión de Colombia a fines de la década de 1990 de reanudar la extradición de sus ciudadanos a los Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico, y el surgimiento de carteles mexicanos de drogas capaces de importar grandes cantidades de cocaína a los Estados Unidos de manera organizada y dispuestos a aceptar los mayores riesgos legales asociados con esas actividades.

El Gobierno busca ofrecer testimonios de expertos sobre el aumento del precio de la cocaína por kilogramo a medida que se transporta de América del Sur a los Estados Unidos para ayudar a los jurados a comprender el testimonio de los testigos cooperantes anticipados sobre los precios que cobraron o pagaron mientras trabajaban con el acusado para importar cocaína. El testimonio ayudará al jurado a comprender los incentivos y los motivos que enfrentan los participantes en los tratos de drogas como los que el acusado se unió durante más de una década, y a evaluar la evidencia del estado mental del acusado.

Los fiscales sostiene que tratarán de demostrar cómo el narcotráfico influyó en la política. Por años  la policía les proporcionó una protección casi total a los carteles. La constitución hondureña prohibió la extradición de hondureños a los Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico. A principios de 2012, el Congreso hondureño, liderado en ese momento por el hermano del acusado, CC-4, (actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández) modificó la constitución para permitir la extradición.