Mostrando entradas con la etiqueta Joseph Humire. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Joseph Humire. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de octubre de 2020

Con Maduro, Hezbollah convirtió a Venezuela en eje central para la convergencia del terrorismo internacional

   La diáspora libanesa llegada a territorio venezolano, fue utilizada por Hezbollah para constituir redes de apoyo para el brazo armado del régimen iraní, con el auxilio de la dictadura de Maduro.

Por Maibort Petit

   Un informe suscrito por el experto en temas de seguridad, Joseph Humire, para el Adrienne Arsht Latin America Center del Atlantic Council, titulado “El nexo Maduro-Hezbollah: Cómo las redes respaldadas por Irán apuntalan al régimen venezolano”, advierte que la red terrorista del brazo armado del régimen iraní se mantiene activa en Latinoamérica en la actualidad mediante la cooptación de muchas familias libanesas en el Caribe y en Centro y Sur América. De este trabajo se ha encargado —desde el ataque de la AMIA Buenos Aires en 1994— la Organización de Seguridad Externa (ESO) de Hezbollah o “Unidad 910”, unidad que es responsable de sus operaciones extraterritoriales.

   Entretanto, en Venezuela, en su afán de mantenerse en poder a como dé lugar, Nicolás Maduro recurre a alianzas con el crimen organizado internacional y el terrorismo que le resultan estratégicas. ante este contexto, Estados Unidos ha desarrollado una política de máxima presión sobre el régimen venezolano con el objetivo de limitar el poder del mismo, que incluye, entre otras acciones las acusaciones formuladas por el Departamento de Estado contra Maduro y otros altos cargos y líderes oficialistas, señalados de conspirar junto a las FARC, carteles de la droga mexicanos, Irán Siria y el grupo terrorista Hezbollah. Este último, visto durante mucho tiempo en América Latina como un problema lejano y ajeno, ha convertido a Venezuela en un eje central para la convergencia de la criminalidad organizada transnacional y el terrorismo internacional.

  Advierte el informe que el ESO de Hezbollah pasó “de ser una mera red terrorista en América Latina a participar en la empresa ilícita más lucrativa de la región: los narcóticos. De las más de dos mil personas y entidades en todo el mundo designadas por el gobierno de los Estados Unidos como capos extranjeros de los narcóticos, casi doscientas están afiliadas o conectadas con Hezbollah”. De cualquier manera, se deja sentado que la participación de Hezbollah en el narcotráfico no es nueva.

  Del mismo modo, se refiere que las actividades delictivas Hezbollah fueron establecidas por el mismo fundador fallecido de la ESO, Imad Fayez Mughniyeh, dirigiendo en la actualidad la cartera de delitos transnacionales el primo del secretario general y enviado del grupo, Abdallah Safieddine, quien comparte esta responsabilidad con Adham Hussein Tabaja, quien posee su brazo de propaganda mediática ya ha establecido muchos mecanismos de inversión y negocios intensivos en efectivo y crédito para lavar las ganancias ilícitas de Hezbollah.

  Humire sostiene en su informe que Tabaja y Safieddine están vinculados a una vasta red delictiva transnacional que incluye una variedad de negocios. en América Latina que incluyen los textiles, carne de res, carbón vegetal, electrónica, turismo, bienes raíces y construcción, que le permiten el lavado de los fondos ilícitos de Hezbollah.

  Joseph Humire formula un llamado a Latinoamérica para que se percate de que en en la era actual, Hezbollah está a la altura de los cárteles en crimen organizado y terror.

Convergencia con alcance global

  Hace mención Humire en su informe a la evaluación de la convergencia del crimen organizado y el terrorismo realizada por la Universidad de Defensa Nacional (NDU), la cual en 2013 incluyó lo dicho por el ex Comandante Supremo Aliado de la OTAN y miembro de la junta del Atlantic Council, el almirante James Staviridis, quien la describe como una amenaza híbrida.

  “Las organizaciones [transnacionales] son una gran parte de la amenaza híbrida que forma el nexo del tráfico ilícito de drogas, incluidas las rutas, las ganancias y las influencias corruptas, y el terrorismo, tanto el terrorismo islámico nacional como el importado (...) Han alcanzado un grado de alcance globalizado y colaboración a través de redes, así como diversificación horizontal".

  Considera Joseph Humire que la descripción formulada por Staviridis es apta para Hezbollah, cuya estructura organizativa es un modelo multidimensional con relaciones exteriores y sectores de servicios sociales, un partido político y grupos de medios, actividades legítimas estas que combina con sus redes ilícitas clandestinas, tanto en el Líbano como en todo el mundo.

  Agrega que si bien la diáspora libanesa en todo el mundo no está involucrada en estas actividades criminales o terroristas, la significativa incidencia que las remesas de estas personas tienen en el producto interno bruto (PIB) del Líbano, ubicándose en 14 por ciento, el ESO de Hezbollah ha buscado infiltrar estas comunidades para construir redes de apoyo financiero en el extranjero. En este sentido, se indica que en América Latina, estas redes de apoyo anidadas principalmente en las comunidades árabes y libanesas, se encuentran principalmente en Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela.

La red de apoyo de Hezbollah en Venezuela

  Seguidamente, el informe del especialista en seguridad recuerda que desde hace más de ciento cincuenta años, han arribado a venezuela olas libanesas de migración masiva, la primera de ellas  a finales del siglo XIX, durante la era otomana, otra a principios del siglo XX, una masiva llegada desde el Líbano, principalmente conformada por cristianos maronitas que se asentaron principalmente en la isla de Margarita, Puerto Cabello, Punto Fijo y La Guaira.

  Al comienzo de la guerra civil libanesa, en 1975, Venezuela se convirtió en un destino destacado para quienes buscaban escapar de las duras condiciones de la guerra.

  Para ese entonces, Venezuela exhibía una vibrante economía que ofrecía un nivel de vida relativamente alto que se erigió como un faro para muchos libaneses.

  Con la advertencia de que no toda la comunidad libanés-venezolana se ha sumado, de hecho, han hecho contribuciones significativas a la sociedad, la ruta de refugiados a Venezuela fue explotada por Hezbollah para construir redes de apoyo. Subraya que muchas veces la comunidad libanesa ignora  esta actividad clandestina, pero un “ejército” de profesionales de la logística —empresarios, abogados, contadores y otros— que formaba parte de la diáspora se constituyó “como una red de apoyo en Venezuela que ayuda a criar, ocultar, trasladar y blanquear fondos ilícitos para Hezbollah, algunos de los cuales se utilizan para promover sus operaciones terroristas en todo el mundo”.

  Finalmente, el informe de Joseph Humire indica que en Venezuela, “la red de apoyo de Hezbollah opera a través de estructuras de clanes familiares compartimentadas que se integran en la economía ilícita controlada por el régimen de Maduro y en el aparato político y la burocracia del régimen. Muchos de los clanes están asimilados dentro del estado y la sociedad venezolanos a través de las robustas comunidades libanesas y sirias que se extienden hasta la vecina Colombia”.


                                  

martes, 22 de septiembre de 2020

Las 10 lecciones que dejaron las luchas contra la dictadura venezolana

 Por Maibort Petit 

  Los veinte años de luchas contra la dictadura que ha regido en Venezuela, primero con Hugo Chávez, y ahora con su sucesor, Nicolás Maduro, han dejado una serie de enseñanzas extraídas de conversaciones con expertos que a continuación presentamos luego de analizarlas en conjunto con el especialista en seguridad global, Joseph Humire y con la periodista, Celia Mendoza.

  Se trata de un aprendizaje que es imprescindible implementar a la hora de diseñar las nuevas estrategias que deben emprenderse para derrocar, definitivamente, al régimen criminal de Maduro.

 Primera lección: ¿Hay un chavismo y un madurismo o es una sola ideología?

  La muerte de Hugo Chávez y el arribo al poder de Nicolás Maduro sembró en algunos la creencia de que se trataba de dos ideologías contrapuestas. Una tesis surgida con el intento de excusar de culpas al finado mandatario y achacar la responsabilidad del desastre que hoy se vive en Venezuela únicamente a su sucesor.

 Humire advierte que el propio régimen ha impulsado desde la contrainteligencia una serie de versiones acerca de supuestas fracturas y divisiones en el seno del chavismo. Tácticas distractoras para alejar el foco del meollo de la crisis venezolana. Igualmente, el argumento ha sido usado del lado opositor para darle cabida al chavismo disidente y obtener más aliados en la lucha por la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro.

  Casi de inmediato al fallecimiento de Chávez comenzaron las teorías de conspiración dirigidas a señalar a Maduro como un traidor y a señalarlo como un supuesto conspirador junto a los cubanos para dejar morir al exmandatario. A partir de estas teorías conspirativas comenzó una narrativa de que había gente que creyó en Hugo Chávez, en su liderazgo, pero no en Maduro. Estas teorías son impulsadas, principalmente, por el chavismo subversivo del 4 de febrero de 1992, quienes dispersos por el mundo esgrimieron que chavismo y madurismo son dos cosas distintas.

  Humire advierte que la oposición aceptó a estas personas con el argumento de que estos disidentes tendrían información privilegiada que ayudaría al derrocamiento de Maduro y subraya que “estas ideas que son las que llevaron directamente al 30 de abril, a la operación Gedeón, a varios errores que se han cometido por el origen chavista de esas creencias”.

  En este sentido, Humire sentencia que “nunca hubo esta división del chavismo”, una discusión que se ha dado, incluso, en Washington. Destaca que es difícil creer esta teoría, por cuanto, la propia naturaleza del chavismo hace inconcebible la existencia de una guerra en la que no hay represalias, venganza ni asesinatos, acciones contra ellos o sus familiares o allegados.

  Más contundente, Celia Mendoza estima que la tesis de división de chavismo es un solamente una excusa para poder perdonar a los disidentes. “Esa era la manera de poder salir de la sombra del chavismo con Chávez muerto y utilizarla para irse para el otro lado. Son agentes dobles, pues todavía tienen los principios del chavismo que es lo que propicia el nacimiento del madurismo, porque sin Chávez no hay Maduro (…) Están utilizando la ideología para salvarse”.

  El Departamento de Justicia advirtió al momento de acusar a Nicolás Maduro, de que se trataba de una sola narrativa, un solo régimen. No hay chavismo y madurismo, son una sola cosa. En la acusación se plantean todos los elementos que permiten certificar de que se trata de un proceso que se ha mantenido 20 años, que es una organización, un régimen criminal, una misma empresa, una misma corporación.

  La incorporación de disidentes del chavismo en el movimiento opositor pasa por la evaluación de sus acciones y no sus palabras, pues la reincorporación a la sociedad democrática venezolana debe ser por méritos. Quien cometió delitos debe enfrentar la justicia.

Segunda lección: ¿Las Fuerzas Armadas son un factor crítico para sacar a Maduro del poder?

  Existe la creencia en muchos sectores y es un asunto que aún se discute, de que las Fuerzas Armadas son fundamentales para salir del régimen de Maduro. Esta es una tesis basada en el hecho de que al mantener el gobierno usurpador el control del armamento, el cual está en manos de los militares, por lo que se piensa que, con sólo sumarlos al movimiento opositor, s se arreglaría el problema. Tal pensamiento es errado, pues la fuerza del régimen no está en su equipamiento militar institucional, toda vez que disponen de otros grupos armados, algunos de ellos incursos en actividades ilícitas.

  Al no funcionar la institucionalidad en Venezuela, las Fuerzas Armadas igualmente actúan al margen del deber ser. El hecho de que unos hombres manejen armamento no los hace militares, pues es cuestión de formación. Si las fuerzas democráticas obtuvieran el apoyo de todos los militares, esto no sería suficiente para sacar a Maduro del poder, pues el régimen aun contaría con las milicias, los colectivos y los grupos paramilitares que, muy seguramente, enfrentarían a las FAN que se alcen contra Nicolás Maduro. Hay que tomar en cuenta de que se trata de fuerzas irregulares que, incluso, cuentan con mejor armamento, entrenamiento y preparación para el combate, además de contar con el apoyo obsceno de varios países. Tal situación plantearía un escenario de guerra civil brutal.

  Las Fuerzas Armadas no son un factor crítico y son parte del problema que padece Venezuela. Muchos de sus integrantes están involucrados en narcotráfico, lavado de dinero y otras actividades ilícitas. Además, en el país existe una gran separación histórica entre la clase política y la clase militar.

  Depender de las Fuerzas Armadas para resolver el conflicto distraerá de encontrar el centro de gravedad de este conflicto. Es preciso recordar que Hugo Chávez cambió la estructura formal de la Fuerza Armada y esta dejó de estar al servicio del pueblo y los intereses de la nación. La meritocracia, la educación y el entrenamiento, dejaron de ser el norte de la institución que pasó a estar al servicio del partido de gobierno y del mandatario.

  Es fundamental recordar que en el seno de la Fuerza Armada venezolana nació el Cartel de los Soles, por lo que será sumamente difícil convencer a quienes unas personas que se están enriqueciendo con el narcotráfico y la criminalidad y al mismo tiempo portan uniforme y son los líderes del ejército del un país, de que se sumen al movimiento democrático.

 Las Fuerzas Armadas, pues ya está demostrado, no son fundamentales para hacer retornar la democracia en Venezuela, toda vez que su naturaleza trastocada colinde con el crimen organizado y con aliados internacionales que tienen otros intereses.

Tercera lección: Se requiere una unión política y la inclusión de la sociedad civil para derrocar al régimen.

  En las distintas acciones que, infructuosamente, se han emprendido para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, la sociedad civil se ha sentido excluida. Se ha actuado teniendo como actores únicamente a los núcleos políticos, desestimando que un proceso de cambio, en las condiciones y por la naturaleza misma del régimen, requiere que la sociedad civil crea en la opción que hay, se sienta parte y se le hable con la verdad respecto a lo que está ocurriendo.

  En la lucha por la democracia ninguno de los factores es determinante o es único protagonista, sino que es la suma de todo. El problema se presenta cuando se mezcla la política con intereses políticos que pasan a ser objeto de negociaciones que no siempre son transparentes. Si bien la política es el arte de la negociación, en esta deben prevalecer los principios y valores por encima de los intereses personales o de grupo.

  De haber estado liderada la oposición venezolana por la sociedad civil y no por los grupos políticos, probablemente no se hubiera cedido a las pretensiones de algunos actores de imponer sus intereses por encima de los intereses del colectivo, del país.

  Bolivia es un buen ejemplo de ello, así como lo fue en 2007 el movimiento estudiantil que permitió propiciarle a Chávez su primera derrota electoral.

  La sociedad civil venezolana debe reconstituirse y fortalecerse a objeto de adquiera un papel estelar en la lucha democrática. En su relación con el resto de los actores, la educación, la formación y la transparencia son fundamentales para que pueda mantenerse en el tiempo la lucha que, por otra parte, va a ser un proceso largo y difícil. Las promesas falsas o la idea de darle a la gente esperanzas que no son realistas, pueden ser contraproducentes. Se requiere un trabajo político, no solo en la opinión pública y los medios de comunicación, sino en aquellos lugares y sectores del país que se han sentido abandonados por años y que, por ello, se convirtieron en bastiones del chavismo.

Cuarta lección: No enfocarse únicamente en el aspecto criminal del régimen dejando de lado la ideología de la revolución.

  El problema del chavismo es que es un asunto de muchas aristas y a la par de analizar y entender la naturaleza criminal del régimen, es preciso tener siempre en cuenta la ideología que pregonan.

  Es importante que ya internacionalmente se estén utilizando categorías para describir el régimen venezolano como narco estado, estado mafia, estado terrorista, pero esto no es suficiente. Valorar la criminalidad del régimen no puede ser el costo de otros aspectos significativos que no pueden abandonarse, tal es su ideología.

  En primer lugar, hay que tener presente de que, en este régimen, el socialismo, si bien eje fundamental, este se encuentra mezclado con otras corrientes.

  La ideología de la revolución tiene un marco que no es palpable de una forma tangible, por lo que es necesario analizarlo y estudiarlo para entender su psicología. Líderes que, aparte de criminales que buscan el poder, el dinero e, incluso, la fama, tienen otras motivaciones como el deseo de ser ganadores quienes son los que escriben la historia.

 Para ellos es fundamental trascender, no ser unos políticos más, sino de dejar un legado y esto se encuentra arraigado, no solamente en la dirigencia y el alto mando del partido, sino también en la generación joven, lo cual aprendieron del régimen cubano, donde las estructuras académicas fomentan la idolatría a los “héroes” de la revolución.

 El alto mando del régimen está adoctrinado de una forma tan profunda que se sienten seguros de que, indefectiblemente de lo que pase, siempre van a ganar, no se ven como perdedores y realmente creen que tienen la razón y que se encuentran del lado correcto de la historia.

  La dirigencia del régimen, al contrario del criminal común que baja la guardia y hasta retrocede cuando se siente amenazado, son más agresivos cuando se sienten débiles.

 El chavismo debe ser estudiado como ideología mezcla de socialismo, nacionalismo, anti imperialismo, anti sionismo, globalismo y hasta un poco de islamismo. Esto es fundamental para avanzar en el conocimiento del adversario, entendiendo que revertir esta situación será un trabajo que llevará, por lo menos, dos generaciones.

Quinta lección: El mal diagnóstico de los aliados extra regionales, Rusia, China e Irán.

  Bajo la creencia de que Cuba era el principal soporte de la revolución, se desatendió y hasta se ignoró por mucho tiempo, el ascendente que sobre el régimen venezolano tienen actores como China, Rusia e Irán.

  Aún es posible escuchar que China sólo tiene un interés comercial en Venezuela, o que Rusia es un país débil que no tiene intención de penetrar el país, o que Irán es un obstáculo fácil de derribar.

  Lo poco que hasta ahora se conoce sobre estos actores es lo que ellos mismos han tenido la intención de revelar, es decir, no responde a un diagnóstico producto de un análisis serio de la situación.

  Se creía que Rusia tenía interés en el petróleo venezolano y ahora resulta que hay militares rusos en territorio de Venezuela. Además del armamento que han enviado, no solamente a las Fuerzas Armadas, sino también a las fuerzas irregulares que operan en el país. Se negó hasta el cansancio la presencia iraní y ahora el principal tema que se debate es el combustible que la nación islámica envía. Pero además de esto y los supermercados iraníes que ya están operando, es imprescindible centrar la atención en sus ambiciones militares. China misma ha revelado su presencia militar en Venezuela.

  Hay que entender que cuando estos actores hacen estas revelaciones, es porque están listos para actuar y quieren ese tipo de reacción.

  El centro de gravedad de la crisis en Venezuela son los actores externos que están aliados con Nicolás Maduro. Eso significa que el asunto no es únicamente de Venezuela, sino que es un problema global que complica la situación con consecuencias que pueden ser de gran envergadura.

  Esto no significa que Cuba no sea importante, sino que, como Venezuela o Nicaragua, forma parte de las naciones capturadas por el eje del mal.

  Por todo esto es de vital importancia comprender el papel de estos actores extra regionales en el conflicto de Venezuela, sobre todo cuando se piensa en soluciones como la intervención militar que muchos están pidiendo, sin pensar que estos países que tienen un gran poder tecnológico, armamentístico y militar, están presentes en el país brindando apoyo al régimen.

  China, Rusia e Irán tienen un interés colonialista no solamente en Venezuela, sino en toda América Latina. Vladimir Putin tiene un objetivo claro que es ser líder mundial y de allí que haya anunciado que su vacuna contra el Covid-19 se va a comenzar a utilizar a pesar de que no se han cubierto todas las etapas para que pueda ser considerada segura.

  Toda esta situación deja al descubierto el gran vacío que Estados Unidos ha dejando en Latinoamérica. También demuestra un vacío de décadas en torno a la política regional desde los Estados Unidos y que estos países asiáticos se han propuesto llenar.

Sexta lección: La creencia de que Nicolás Maduro es un imbécil. Subestimar al adversario ha sido un gran error en Venezuela. 

  Entender que Nicolás Maduro tiene capacidades no es un elogio, sino una manera de estar claros acerca de saber a quién se debe enfrentar.

  Desestimar las fortalezas de Maduro ha permitido que se mantenga en el poder por años, como también lo hizo Hugo Chávez.

  En Venezuela se quiso hacer un chiste de la llegada de Nicolás Maduro al poder después de la muerte de Chávez llamándolo burro e incapaz. Se partió, por tanto, de una mal diagnóstico del adversario a combatir. Esa retórica no fue buena, no fue positiva. Es indispensable hablar con claridad y decir que se está en presencia de un régimen brutal que está preparado para defender sus intereses.

  Nicolás Maduro ha sido capaz de soportar las crisis del 2014, 2016, 2017 y ahora la de 2019-2020. Además, aunque no entienda algunos temas, ha sabido rodearse de quien lo pueda ayudar. Un ejemplo de ello es el trabajo que Jorge Arreaza ha desarrollado desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde ha tejido una red de alianzas y apoyo al régimen muy grande.

  Maduro ha logrado acercarse y utilizar inteligentemente a aquellos que lo rodean. Si bien desde el punto de vista de la administración pública Maduro se ha convertido en lo peor que ha pasado por Venezuela, respecto a mantenerse en el poder y de lograr sus objetivos, no cabe duda que ha sido exitoso. Uno de los aprendizajes de estos últimos años es entender que Maduro no es fácil de eliminar.

Séptima lección: ¿La Constitución de Venezuela como marco de acción para salir del régimen?

  En Venezuela el estado de derecho no existe y, por tanto, la Constitución es letra muerta. Eso hay que tenerlo claro.

  En Venezuela las reglas del juego están trastocadas. Mientras la oposición pretende advertir las diferentes violaciones a la Constitución que se cometen desde el régimen con el amparo del resto de los poderes públicos, el régimen de Maduro apuesta a reglas no democráticas. La Constitución es solamente una fachada para hacer un show político, para alargar el tiempo, para buscar pretextos, diálogos y discusiones.

  La Constitución y las leyes no existen para el régimen de Maduro, pues para ellos no hay división de poderes, no hay justicia. Ellos s se mueven en el mundo de lo ilícito.

  El régimen de Maduro prostituyó la Constitución de Venezuela y al no cumplirse las pautas de la misma, no hay derecho, garantías, ni posibilidad de vigilar el cumplimiento de las normas.

Octava lección: El costo de mantener el poder por parte del régimen de Nicolás Maduro.

 Se creyó que, cortando los ingresos petroleros del régimen, este caería, lo cual, obviamente, fue un mal diagnóstico.

  Los departamentos del Tesoro y Estado de los Estados Unidos se enfilaron a recortar los recursos de financiamiento del régimen de Maduro, pensando que de esta manera lo desestabilizarían y podría ser derrocado. No tomaron en cuenta que para ellos sólo es importante que sobreviva la cúpula de gobierno.

 Mientras el régimen sienta que puede seguir avanzando en la consecución de sus objetivos, poco le importará si la población en general carece de los servicios básicos.

 Estados Unidos y sus aliados calcularon muy mal, puesto que al régimen de Maduro se le recortaron enormemente las finanzas y, sin embargo, se mantiene en el poder.

  Por otra parte, Maduro y su cúpula cuenta con otras fuentes de financiamiento no lícitas. Es obvio con la situación que ha vivido Venezuela, la hambruna que han padecido muchos venezolanos, el grave estado del país que se cae a pedazos, la crisis humanitaria compleja con una masiva emigración de venezolanos, no han sido óbice para que el régimen se mantenga.

  Las sanciones económicas han funcionado y son importantes, al haber atacado a familiares y entorno, pero al mantenerse su fuente de ingresos irregulares, así como el apoyo de Rusia, Turquía, China e Irán, Nicolás Maduro se seguirá manteniendo en el poder, toda vez no se encuentren absolutamente aislados del mundo, no habrá posibilidad de que den su brazo a torcer.

Novena lección: Enfocarse en el multilateralismo y dejar de lado lo bilateral.

  La oposición cayó nuevamente en el juego de Nicolás Maduro cuando pensó que el multilateralismo podía actuar a su favor.

  Aunque se han logrado algunos avances, como el experimentado en la Organización de Estados Americanos (OEA), el régimen de Nicolás Maduro cuenta con el apoyo de la mayoría de países de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de grupos como el G67 y el Movimiento No Alineado.

  Del mismo modo, en el Consejo de Seguridad están Rusia y China que siempre brindan respaldo al régimen de Maduro.

   Es casi una misión imposible convencer a países de que se unan en la lucha contra Nicolás Maduro, cuando la mayoría de ellos son aliados del régimen.

  Es preciso volver al poderoso argumento de la soberanía de la república, concebida en 1648. Es necesario recuperar la soberanía de un país que fue secuestrado por entidades ajenas, como Rusia, China, Irán, Cuba.

  La multilateralidad es solo una opción que puede ser efectiva, pero no hay que depender de ella, pues Maduro mismo quiere ir a las Naciones Unidas donde sabe que los números están a su favor. No se puede ignorar que hay 105 que respaldan a Nicolás Maduro.

  Fue así como Venezuela fue electa a integrar el Consejo de Derechos Humanos, sin que privaran como obstáculo las múltiples denuncias de torturas y de violaciones a los DDHH que pesan sobre el régimen venezolano.

Décima lección: Crear falsas expectativas acerca de una solución a corto plazo.

  Es trágico ver la decepción que ahora exhibe el pueblo venezolano luego de que se le presentó un escenario que no era posible concretar.

  Cuando se implementó la estrategia de presión máxima y se instauró el mandato interino del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se formuló una retórica que sostenía que en muy poco tiempo caería el régimen de Maduro.

  Fue un error establecer líneas de tiempo que no era posible cumplir pues esto devino en la frustración de la población.

  Ante esta estrategia de plantear como factible la ruta rápida, entonces Rusia implementó un plan en el que, lejos de contradecir esta creencia, la incentivó mientras a la par sostenía al régimen junto a China e Irán. Desarrollaron una campaña cibernética en la que amplificaron estas falsas expectativas en el pueblo venezolano con lo cual, al no cumplirse los objetivos, se incrementó la decepción e, incluso, un sentimiento antiamericano, haciéndosele ver que Estados Unidos es el culpable del fracaso. 

 Los venezolanos tienen que entender que la salida del régimen es un proceso que va a tomar mucho tiempo y deben condicionar sus mentes para esta batalla.

  La transparencia y la honestidad es vital a la hora de diseñar una estrategia con la gente dirigida al derrocamiento del régimen de Nicolás Maduro.

  El conflicto venezolano es uno de los más complejos de la historia mundial y se requiere una estrategia conjunta, transparente, clara para poder combatir al régimen criminal que gobierna y con el conocimiento de que no se puede negociar con quien es ajeno a la institucionalidad y las normas. Hay que definir los objetivos que se quieren alcanzar y trabajar en conjunto para lograrlos.


 

lunes, 23 de marzo de 2020

EE. UU. debe frenar la expansión de China, Rusia e Irán en el hemisferio occidental

  Especialistas centraron su exposición en los avances que estos regímenes han experimentado, especialmente, en América Latina, particularmente en Venezuela.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  De lograr la reelección en la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump debe incrementar sus esfuerzos para frenar la expansión que China, Rusia e Irán han experimentado en América Latina, especialmente en Venezuela. Así lo advirtió Joseph Humire, quien alertó sobre el hecho de que dichos países han estado asumiendo el control a sabiendas de que la solución al conflicto que la nación suramericana vive, está más allá de sus propias fronteras pues, “la solución de Venezuela ya no está dentro de Venezuela, sino que está fuera de su control”.
Un cartel muestra al secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, al presidente venezolano Hugo Chávez y al líder árabe Jamal Abdel Nasser el 7 de diciembre de 2006 en Beirut. (foto cortesía AFP)
  “Creo que, dentro de un año, el presidente Trump tendrá que lidiar muy seriamente con la crisis de Venezuela y tendrá que lidiar con ella en una plataforma global y lidiar con ella neutralizando a Irán, Rusia y China y sus actividades a este lado de la carretera. [Se requiere] Básicamente, un renacimiento de la Doctrina Monroe, pero incluso mejorada, lo que yo diría sería la Doctrina Trump”.
   Estas fueron parte de las reflexiones surgidas durante el CPAC 2020 en la jornada en que fue abordado “El nuevo eje del mal” en el contexto del temario de “Lo que yace debajo de la superficie: la lucha global por los recursos y el eje del mal socialista del siglo XXI”.
  Los exponentes fueron Erielle Davidson, del Centro para Oriente Medio y Derecho Internacional de la Universidad George Mason; Joseph Humire, del Centro para una Sociedad Libre; Kim Kwang-dong, PhD, Autor; bajo la moderación de Gordon Chang.

  Partiendo de la tesis que sostiene que, durante la última década, China, Rusia, Irán y Corea del Norte han conformado una coalición para oponerse, no solamente a Estados Unidos y a Occidente, sino al resto del mundo, Joseph Humire advirtió que Venezuela se ha convertido en el mayor desafío para los Estados Unidos, algo que puede constatarse al examinar la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE. UU., que se publica anualmente la Casa Blanca, donde se analiza lo que se denomina la era de la Gran Competencia de Poder (GPC).
  En este sentido, Humire subraya que la lucha no es únicamente contra las amenazas transnacionales como el terrorismo o el crimen organizado, sino también contra actores estatales que trabajan mancomunadamente con Rusia, China, Corea del Norte, Turquía e Irán. En este contexto, Venezuela —que recibe apoyo continuo de Cuba— es un escenario donde todos estos países están presentes en procura de su desestabilización, tal como lo hicieron con Siria y en donde se accionan armas de guerra asimétrica. “La migración ha sido una especie de arma de guerra, el narcotráfico se ha convertido en un arma de guerra. Utilizan otros elementos que no son tradicionales para poder desestabilizar la región para deslegitimar a los Estados Unidos”, alerta.
Erdogan, tras recibir el 3 de diciembre en Caracas una réplica de la espada de Bolívar de manos de Maduro
El papel de Irán

  En particular, sobre la presencia de Irán en Venezuela, Joseph Humire se remite a su libro “La penetración estratégica de Irán en América Latina”, publicado en 2014, en el que hacía mención a los métodos encubiertos utilizados para llevar a cabo esta penetración, entre los que refirió el que llegó a conocerse como el vuelo de “aéreo terror” como lo denominó la inteligencia brasileña, que operó entre 2007 y 2012, en el que se transportaban terroristas desde Irán y Siria a Venezuela. Se refiere el expositor al vuelo de la aerolínea venezolana Conviasa, el cual se instrumentó a pesar de que “no hay turismo entre estos dos países. Entonces, no fueron los turistas los que fueron traídos en estos vuelos, fueron terroristas. Ese vuelo se detuvo en 2012 y recién comenzó hace dos semanas, nuevamente. Ese mismo avión —es un Airbus A340— de Conviasa que aterrizó en Venezuela hace dos semanas y fue a Uruguay, Nicaragua, Panamá y Venezuela. Ésta es la aerolínea nacional de Venezuela, pero los pilotos son iraníes. Eso es solo para mostrarle el nivel de confianza que estos países tienen entre sí”.
  A estos comentarios se suma el de Erielle Davidson, quien recuerda que Irán, como actor importante en el Golfo Pérsico y Medio Oriente es igualmente la principal amenaza para Israel. Recordó que, durante la administración de Barack Obama, el país islámico quiso vender una falsa imagen de nación que buscaba la paz, lo cual desembocó en la firma del acuerdo sobre las armas nucleares. Una estrategia que contrasta con la implementada en el actual gobierno de Donald Trump, cuando se ha demostrado la existencia de un tercer camino o alternativa, a saber, la presión máxima.

  Agrega que hacia esa dirección apunta el plan del secretario de estado, Mike Pompeo, respecto a Irán, el cual ha demostrado que el país oriental “retrocederá si mostramos un poco de fuerza. Creo que eso es importante porque, nuevamente, cuando llegamos a los años de Obama, nos dijeron que la única opción que teníamos era apaciguar a los mulás. La única forma en que pudimos hacer eso fue levantando las sanciones y, por lo tanto, creo que ahora más que nunca, es un giro positivo de la administración Trump cuando estamos viendo una realineación del Medio Oriente”.

  Subraya que Israel está descubriendo que tiene una serie de aliados en el Medio Oriente que “realmente temen genuinamente el surgimiento del régimen iraní y la exportación de la revolución entre comillas”.

   Erielle Davidson se refiere a las estimaciones de algunos expertos que, de no revertirse lo establecido en el acuerdo nuclear con Irán, consideran que Irán podría erigirse como una amenaza importante que puede desarrollar un dispositivo nuclear importante. Se remite a la Resolución 2.231 del Consejo de Seguridad de la ONU, el cual se constituye como la contraparte del acuerdo con Irán, donde se estipula que, “si algún estado participante de JCPOA decide invocar la cláusula de reversión, todas las sanciones que se han rescindido previamente en virtud del acuerdo con Irán se aplicarán nuevamente”.

  Esto, advierte, aterroriza a Irán pues ello significa que al régimen de sanciones que Estados Unidos aplica, se sumarán las que el resto de los países del Consejo de Seguridad deberán también aplicar en consonancia a lo establecido en la resolución.

 La disposición de reversión de sanciones permitiría que las sanciones contempladas en las en seis resoluciones diferentes podrían ser invocadas si se comprobare el incumplimiento lo establecido en la 2.231 por parte de Irán. “En particular, hay tres sanciones diferentes que expiraron o expirarán muy pronto en octubre de 2020, este año, (quinto año), tendremos un embargo de armas que supuestamente se levantará, por lo que ahora Irán podrá comprar armas que no pudieron comprar previamente. También tenemos una prohibición de misiles, creo que eso se reducirá en el año ocho y luego en el año diez, no se nos permitiría imponer sanciones a Irán, en teoría, en absoluto”.

  Cree Davison que tal posibilidad aterroriza a Irán porque ello significa, no solamente que el régimen de sanciones por parte de Estados Unidos continuará, sino que todos los demás miembros del Consejo de Seguridad de la ONU tendrán que imponerlas también, es decir, Rusia y China, “todos los aliados tibios de Irán (…) El Departamento de Estado nos ha alertado al respecto, por lo que debemos ser conscientes de que eso podría estar viniendo en camino. Ha recibido mucha atención porque cuando la cláusula se coló en el acuerdo con Irán en 2015, nadie sospechó que un presidente de Estados Unidos lo usaría. Legalmente, es factible. Diplomáticamente, es una pregunta completamente diferente”.

  Por su parte, Kim Kwang-Dong toca lo inherente al papel de Corea del Norte como aliado y contribuyente del programa nuclear iraní y alerta acerca de la efectividad de las sanciones internacionales en materia de disuasión y negociaciones. Asegura que China se encuentra por detrás del régimen coreano. “China es el actor real que está detrás de todas estas presiones y está aplicando esta presión teniendo a Corea del Norte como frontera y escondiéndose detrás de Corea del Norte. China es el actor que aplica toda esta presión”.
Imagen cortesía Fox News.
   Para Erielle Davidson es fundamental que a Estados Unidos y su política de incrementar la presión, se sume Europa la cual, es preciso que abandone su tibieza a la hora de sancionar a los países infractores, especialmente Irán. “Aún estamos otorgando exenciones de sanciones a varios países, especialmente en Europa. Los europeos han sido muy tibios cuando se trata de Irán por una serie de razones, principalmente económicas, porque hay mucha integración con el comercio europeo e iraní. Pero, en general, creo que los europeos están muy nerviosos acerca de cómo se va a comportar la administración Trump en los próximos seis meses, especialmente con respecto a la disposición 2.231”.

  Mas allá de las sanciones de carácter económico, Joseph Humire hace referencia a las acciones emprendidas por Estados Unidos contra figuras fundamentales de estos regímenes, como es el caso del general Qasem Soleimani. “Debo felicitar al presidente Trump por uno de los movimientos más escalofriantes que se han hecho en el Medio Oriente en los últimos 20 años. Al matar al general Qasem Soleimani, no solo mató a un general. Realmente desestabilizó toda la infraestructura de un régimen terrorista que se había exportado a todo el mundo. Había aliados de Irán, desde Venezuela a Rusia, completamente en estado de shock, porque nunca vieron venir esto”.

  En tanto para Humire no se puede considerar como retroceso esta acción, dado el papel que Soleimani tuvo, no solamente en Irak, sino por su patrocinio del terror en todo el Medio Oriente y el mundo, “también en la guerra civil en Yemen, en la guerra civil en Siria, en el conflicto en Venezuela. La idea de usar los conflictos como una forma de desestabilizar es algo que Soleimani entendió porque usan redes. Las redes no estatales son actores no estatales, hacen esfuerzos cohesivos”.

  Acusó a Soleimani de valerse del narcotráfico y el terrorismo como herramientas, de unirlos, algo realmente significativo si se toma en cuenta el componente teológico.

 Descubrimos que, cuando se trata de redes logísticas, trabajan juntas, por lo que creo que el retroceso ocurrirá con más confianza en el Medio Oriente y en aquellas empresas que reciben apoyo de otras partes del mundo, como América Latina.

China extiende su influencia

  Sobre el papel de China en Latinoamérica, Humire alerta que los intereses de del país asiático van más allá de lo económico y su influencia abarca, incluso, a lo militar, lo estratégico, la inteligencia. La influencia china se extiende y la nación oriental intenta infiltrarse en las economías de unos 70 países en el mundo. Tal posición, por supuesto, tendrá un peso fundamental a la hora en que China tenga que tomar decisiones en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU. Por tanto, cualquier resolución que se adopte estará irradiada igualmente hacia todo el eje de influencia chino.

  Humire advierte que es un error pensar que el único interés de China es su inversión económica. Eso es un mito, alerta. Advertencia que hace a propósito del avance chino en Venezuela y su apoyo al régimen de Nicolás Maduro donde han realizado inversiones por el orden de los 63 mil millones de dólares —una deuda que no cuenta con el aval del Poder Legislativo venezolano— y donde ha dirigido programas de tarjetas electrónicas para el control social y la organización.

  En tal sentido, Joseph Humire explica que el dinero que China ha invertido en Venezuela lo ha hecho a sabiendas de que, igualmente, está comprando su acceso a sistemas de inteligencia, al territorio, a redes. Es decir, China ha usado Venezuela como plataforma de lanzamiento para controlar toda la región.
  Recordó que, en Argentina, China tiene una estación espacial satelital dirigida por el Ejército de Liberación del Pueblo, la cual es controlada por militares chinos. Se trata de un acuerdo firmado por Cristina Kirchner, la ex-presidenta y vicepresidente actual. Tal acuerdo fue rechazado pro Mauricio Macri al llegar a la presidencia e intentó por fin al mismo, pero no fue posible. El contrato contiene una cláusula en la que amarraron todas sus demás inversiones a éste, de manera que al renegociar lo relativo a la estación espacial, debían revisar cada una de las inversiones comerciales de China en Argentina. “Eso significa que, si negocian el satélite, deben renegociar los proyectos de infraestructura, los créditos, los préstamos, todo. China los engañó y trajeron una estación satelital militar china a su territorio”.

  Humire hace mención a que China controla, por lo menos, 50 por del Canal de Panamá desde hace 30 o 40 años. “Han estado comprando territorio alrededor de los canales, puertos e instalaciones que se extienden hasta Nicaragua y hasta Chile a lo largo de la costa del Pacífico y el Caribe. China es muy estratégica sobre lo que hacen”.

  A su juicio, China estudió muy bien la región desde hace mucho tiempo, sus ecosistemas, Los Andes, el Cono Sur, el Amazonas y el Caribe y ahora están tratando de construir una infraestructura comercial alternativa para poder reemplazar el Canal de Panamá e desplazar el acceso al mercado estadounidense. “Es una estrategia a muy largo plazo, una estrategia muy inteligente, pero solo se hace con la complicidad de los estados latinoamericanos y eso es contra lo que tenemos que luchar. Si perdemos nuestra libertad en América Latina, perdemos nuestra libertad en todo el mundo: eso es el 60 por ciento del acceso al mercado para los Estados Unidos”.

  Estima que Estados Unidos no le ha prestado suficiente atención a nuestro propio hemisferio, ni ha estado atento a sus asuntos e inquietudes. Con esta actitud contrasta lo que, por el contrario, Rusia, China e Irán, han tenido sumo cuidado en hacer, expandiéndose por la región. “De hecho, comercialmente lo están comprando todo”.

 Joseph Humire subraya el hecho de que EE. UU. haya permanecido sumamente atento a lo que ha ocurrido en Siria durante los últimos 8 años, pero se ha mantenido indiferente a lo que ha estado sucediendo en Venezuela, que se encuentra a solamente a 1.500 millas de Florida. “Eso es muy preocupante. Vea el número de los refugiados aumentan en 2.5 millones y para esta fecha el próximo año probablemente reemplazaremos la crisis de refugiados sirios. Eso es insostenible”.

 Sobre esta expansión China, Kim Kwang-Dong advierte que esta nación proporciona una energía estratégica a Corea del Norte y permite que los coreanos trabajen en China con la posibilidad de enviar sus salarios a su país. 

  Sostiene que Corea del Norte trabaja arduamente en aras de obtener el apoyo de China. En términos de entablar negociaciones con Corea del Norte, si Estados Unidos espera que cedan en su posición “que en realidad es lo que China quiere”, la nación coreana seguirá ganando terreno. “Hasta el momento hubo seis pruebas nucleares y hubo muchas provocaciones y aunque se hicieron esfuerzos para evitar que ocurrieran, como resultado, en cualquier caso, terminó debilitando la alianza entre los EE. UU. y Corea y eso también tienen un impacto diferente. Al debilitar la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur y también al reducir los ejercicios militares que están ocurriendo entre los dos países, está ocurriendo exactamente lo que tanto China como Corea del Norte querían”.

Europa reacciona, pero algo tarde

  Entretanto, Erielle Davidson ve que Europa ha comenzado a reaccionar ante la influencia y expansión China, aunque advierte que lo hace algo tarde.

  Hace mención al hecho de que la Unión Europea haya aprobado la resolución 452, la cual estableció los lineamientos que rigen la inversión extranjera directa, especialmente en lo atinente a la iniciativa de China que había comenzado en 2013, consistente en infiltrarse en las economías de 70 países en todo el mundo, incluidos los principales actores de la UE.

  El deseo de algunos países de abandonar la Unión Europea obedece a su rechazo a estas nuevas condiciones que rigen la inversión. Un ejemplo de ello es el Brexit. Igualmente, Italia quiere seguir teniendo inversiones de China, pues siente que “está ayudando a su economía, les gusta, probablemente no piensen a largo plazo, lo que creo que es un gran error. Eso es algo en lo que se debería pensar globalmente sobre cómo podemos ayudar a estos países cuyas economías podrían ser más vulnerables a la inversión china”.

China el coronavirus

  Capítulo aparte hacen los especialistas para referirse a la crisis que mundialmente se vive por la pandemia del coronavirus, la cual tiene su origen en territorio chino y ante la cual, el gobierno de la China mantuvo un gran hermetismo durante su aparición y primeros avances.

  Durante seis semanas, el sistema político chino, caracterizado por la censura, permitió que una enfermedad altamente transmisible asolara su territorio y al pueblo chino sin que se informara claramente al respecto a objeto de que se implementaran medidas de protección y de freno a la epidemia.

 El moderador Gordon Chang comenta como China decidió incrementar aún más control sobre la información, “por lo que estamos viendo que un virus común, se convirtió en una epidemia en toda China y quizás en una pandemia en todo el mundo”.

  Erielle Davison agrega que a esto se suma algo de apatía política, en tanto las personas pareciera que se resignan a la estructura del gobierno en aras del avance económico. “Pueden ver el hecho de que la pobreza global se ha reducido a la mitad en los últimos 40 años y casi exclusivamente en China e India. Y es debido a ese bache económico que las personas a veces se vuelven políticamente apáticas”.

  Refiere que igual sucedió en la Unión Soviética después de que Vladimir Putin llegó al poder. “Hubo un gran aumento en los precios del petróleo después de que Yeltsin salió y la gente comenzó a asociar el progreso económico con el régimen de Putin, imponiéndose. Una especie de complacencia política”.

  Algo que Joseph Humire estima no que ha ocurrido en Irán, donde el pueblo ha demostrado una y otra vez su inconformidad con el régimen de gobierno. “Han estado protestando desde 2009 (…) los estudiantes han estado protestando una y otra vez y se han dado cuenta de que no pueden hacer esto solos. No tienen ningún apoyo y creo que confían en el gran poder de los Estados Unidos que puede lidiar con los grandes poderes que los están oprimiendo por dentro”.

  Para finalizar, Erielle Davison subraya lo fundamental que es neutralizar a Irán, una tarea que no se puede llevar a cabo solos, sino que requiere del concurso de todos los países.  Por ello toca ejerce una presión al máximo. “La economía iraní está sufriendo, pero todavía está relativamente a flote y lo que es realmente interesante es que el coronavirus en este momento está llegando al escalón superior del liderazgo iraní. Muestra cuán fracturado y cuánta disidencia hay dentro de la sociedad iraní y cuánta información falsa es realmente difundida por el gobierno iraní. En este momento, Irán está experimentando presión desde adentro y desde afuera, pero nuevamente la campaña de presión máxima puede hacer mucho”.



viernes, 3 de enero de 2020

Aliados de EE. UU. en América Latina deben estar alerta ante posibles retaliaciones de grupos terroristas por la muerte de Qassem Soleimani

   La presencia de la Fuerza Quds ha sido especialmente activa en México, Cuba, Dominica, Antigua y Barbados, Surinam, Uruguay, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú y el Área de la Triple-Frontera. 

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  De acuerdo al criterio del experto en Seguridad Global y analista de amenazas transnacionales, Joseph Humire, la muerte del general Qassem Soleimani es más importante que la muerte de Osama bin Laden (ex-líder de al-Qaeda) puesto que el mayor general iraní dado de baja durante un ataque de las fuerza de Estados Unidos en el aeropuerto de Bagdad el 2 de enero del 2020 era más poderoso de lo que la mayoría piensa. 
  Humire asegura que Qassem Soleimani era considerado "Un señor de la guerra iraní" que controlaba docenas de organizaciones terroristas en todo el mundo.

 El experto advierte que entre las organizaciones terroristas controladas por Qassem Soleimani se encuentran la Guardia Revolucionaria de Irán, IRGC-QF (la Fuerza Quds)  que tiene una presencia global, y es por esta razón que Humire aconseja a los aliados de los Estados Unidos incluidos y especialmente en América Latina estar en alerta ante posibles retaliaciones.  

  La presencia de la Fuerza Quds ha sido especialmente activa en México, Cuba, Dominica, Antigua y Barbados, Surinam, Uruguay, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú y el Área Tri-Fronteriza, dijo el director ejecutivo deCentro para una Sociedad Libre y Segura (SFS).

  Humire sostiene que, desafortunadamente, los escenarios que ha advertido durante años se están haciendo realidad "Irán es una amenaza global y necesita ser tratado como tal", acotó.

  Explica Humire que "el modus operandi de la Fuerza Quds en el Medio Oriente,  que funciona a través de apoderado (proxy)  se ha evidenciado por los recientes ataques de Khataib Hezbollah, en Iraq, Lebanese Hezbollah (LH) en Líbano y Siria, la Houthi Rebel (HR) en Yemen, etc. Es el mismo modus operandi en América Latina y América pero la diferencia es que los representantes en la región no son Islámico: Etnocaceristas en Perú, Quebracho en Argentina, Cocaleros en Bolivia, Colectivos y Fuerza Bolivariana de Liberación (FBL) en Venezuela, todos estos grupos tienen vínculos directos con el IRGC-QF o Hezbollah". 
  Agrega el analista que en América Latina también se encuentra entre los proxys de la IRGC-QF —la Red Al Mustafa (Rabbani) en 16 países al sur de la frontera y Federación de Entidades Árabes (FEARAB) como una organización de frente sociocultural.

  Humire argumenta que en América Latina, la IRGC-QF usan la migración masiva y las movilizaciones sociales como armas, por esa razón cree que se verán más ataques asimétricos de proxy de  la "Red de amenazas de Irán" o ITN en América Latina, pero con una negación plausible mucho mayor. 

  El experto sostiene que las autoridades de los Estados Unidos deben prestar atención a las nuevas caravanas inversas que se están formando en Texas y que van en camino a México.

 La Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC-QF)

  La Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC-QF) está dirigida a llevar a cabo actividades de guerra e inteligencia no convencionales y son los responsable de las operaciones extraterritoriales. La unidad de Fuerza Quds apoya a actores no estatales en muchos países, incluidos el Hezbolá libanés, Hamas y la Jihad Islámica Palestina en la Franja de Gaza y Cisjordania, los hutíes yemeníes y las milicias chiítas en Irak, Siria y Afganistán.
Akram al Kaabi (izquierda) con el Comandante de las Fuerza  Qods de Irán Qassem Soleimani

   Aunque no se conoce el tamaño exacto de las Fuerzas Quds, muchos estiman que hay entre 10,000 y 20,000 miembros distribuidos en varios países. La Fuerza Quds están dirigidas desde el más alto nivel del régimen iraní, informan directamente al Líder Supremo de Irán, Ayatollah Khamenei y fueron comandadas por el mayor general Qassem Soleimani hasta su asesinato por un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en el aeropuerto internacional de Bagdad el 3 de enero de 2020.
   El régimen iraní designó al general de brigada Esmail Ghaani como comandante de la Fuerza Quds el mismo día que Soleimani fue asesinado.







miércoles, 30 de octubre de 2019

Joseph Humire: Para deshacerse de Maduro en Venezuela, Estados Unidos debe desafiar a sus facilitadores

Este artículo, escrito por Joseph M. Humire y Christina Armes, fue publicado originalmente en inglés en The Hill. Con la autorización de los autores lo publicamos en español en este blog.  Joseph M. Humire es director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre Segura (SFS) y miembro principal del Instituto Gatestone y del Foro del Medio Oriente. Es especialista en Seguridad Nacional y un experto en seguridad global, especializado en analizar amenazas trans-regionales en el hemisferio occidental. 

Para deshacerse de Maduro en Venezuela, Estados Unidos debe desafiar a sus facilitadores 

La semana pasada, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Trump se reunió con líderes del gobierno interino de Venezuela, junto con representantes del Grupo de Lima, un bloque de 14 naciones en América Latina que se enfrenta a la crisis en Venezuela. El consenso fue claro: Venezuela necesita un nuevo liderazgo, sin la batalla del presidente Nicolás Maduro.

En su declaración en la reunión, el presidente chileno, Sebastián Piñera, subrayó que Maduro no trabaja solo. “Tenemos que darnos cuenta ... de que hay aliados [internacionales] que ayudan a [Maduro en] Venezuela y estamos hablando de países como Cuba, China, Rusia, Irán y Turquía. Creo que toda la comunidad latinoamericana, y tal vez todo el mundo, debería [tener] muy claro que lo que están haciendo realmente está afectando los intereses de todos los países latinoamericanos ”.

El presidente Piñera tiene razón. Abordar a Venezuela de manera aislada es interpretar mal la crisis; El régimen de Maduro está respaldado por una red multipolar de actores externos estatales y no estatales decididos a mantener el régimen en el poder.

El reinado de Maduro no terminará hasta que esta red se deshaga.

El Centro para una Sociedad Libre Segura, conformado por un grupo de expertos en seguridad nacional con sede en Washington, ha acuñado el acrónimo "VRIC" para la alianza emergente de seguridad e inteligencia que no es natural, no convencional, pero cada vez más real. El VRIC recuerda el acrónimo BRIC, acuñado por el economista británico Jim O’Neill, que representaba las cuatro economías mundiales en ascenso. Sin embargo, el VRIC es más siniestro y describe las cuatro mayores amenazas para la seguridad global y su creciente dependencia mutua: Venezuela (y la Alianza Bolivariana más amplia), Rusia, Irán y China.

A pesar de las paralizantes sanciones, la presión internacional por el cambio de régimen y más de 4 millones de venezolanos que han huído de su país, Maduro aún conserva el poder con la ayuda de la alianza VRIC.

No hay mayor indicio de que el régimen de Maduro cuente con el apoyo internacional para sobrevivir [ en especial durante lo ocurrido en semana de la Asamblea General de Naciones Unidas cuando los líderes del régimen se fueron al extranjero]. Ante el aumento de la presión, Maduro, que pasó por alto la Asamblea General y envió a la Vicepresidenta Delcy Rodríguez, viajó a Moscú. Maduro llevó a su gira, "el poder detrás del trono", Tareck El Aissami, ex vicepresidente de la República y actual Vicepresidente de Industrias y Producción Nacional, para discutir el compromiso internacional con el presidente ruso Vladimir Putin. El Aissami está actualmente acusado por el Departamento de Justicia, sancionado por el Departamento del Tesoro y en la lista de los más buscados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EE. UU.

Mientras Maduro estaba en Moscú, el presidente de la Asamblea Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, visitó Corea del Norte con una delegación que presentó un regalo a Kim Jong Un en nombre de Maduro. Venezuela abrió su primera embajada en Pyongyang en agosto de 2019.

Rara vez Maduro, Cabello, Rodríguez y El Aissami salen de Venezuela al mismo tiempo. Pero lo ocurrido en esa semana pasada demuestra que el régimen, en su estado debilitado, depende cada vez más de sus aliados internacionales para que lo rescaten. Es un patrón de comportamiento evidente durante todo el año.

Después del 23 de febrero, cuando Maduro bloqueó el paso de la ayuda humanitaria de Estados Unidos a través de la frontera colombiano-venezolana, envió de inmediato a Rodríguez a Rusia para conversar con el canciller Sergei Lavrov. Poco después, Rusia, China y Turquía enviaron ayuda humanitaria a Venezuela.

Lo mismo sucedió en marzo. Cuando Venezuela experimentó una serie de apagones en todo el país, China ofreció su apoyo técnico para ayudar a poner fin al apagón y Rusia envió un contingente de "especialistas" militares de 100 personas.

Luego, después de la fallida Operación Libertad el 30 de abril, con el objetivo de remover a Maduro, el canciller venezolano Jorge Arreaza anunció que Rusia podría enviar más especialistas militares. Y así lo hicieron, en junio, cuando un avión lleno de técnicos militares rusos aterrizó en Caracas.

El equipo conformado por Rusia-China (con ayuda de Irán) ha demostrado ser efectivo para neutralizar los esfuerzos del presidente interino, Juan Guaidó, de poner fin a la usurpación de Maduro en Venezuela. 

Aunque menos visible en Venezuela, la República Islámica de Irán presta apoyo a Maduro a través de canales secundarios y fuertes relaciones diplomáticas y militares. Durante los tiempos tensos en Teherán, el canciller iraní Mohammad Javad Zarif viajó a Caracas en julio para mostrar solidaridad con Maduro y asistir a la reunión del Movimiento de Países No Alineados. Esto ocurrió semanas después de que el principal funcionario de seguridad iraní, Ali Shamkhani, se reunió con su homólogo venezolano, el general Angiollilo Fernández, para discutir la cooperación en seguridad. Fernández ahora está a cargo de UNEFA, la academia militar de Venezuela.

Si bien las naciones VRIC respaldan abiertamente las negociaciones fallidas entre Maduro y su oposición, también alimentan el fracaso al dividir a la oposición a través de operaciones de información y medidas activas llevadas a cabo por la contrainteligencia cubana.

Está claro que trabajar con Maduro hacia una transición no es una opción. Pero simplemente apuntar a Maduro y su régimen dentro de Venezuela ha resultado inútil. Obligar a Maduro a sacar una "rampa de salida" de Venezuela significa contrarrestar a sus aliados externos que lo sostienen. Cualquier acción tomada contra Maduro debe tener en cuenta los actores estatales externos que proporcionan líneas de vida a su gobierno.

"Maduro es parte del problema y nunca será parte de la solución", insistió Piñera en la reunión al margen de la Asamblea General. De hecho, Maduro es parte del problema, pero la otra parte es su red internacional. Si el presidente Trump y la mayoría de los líderes latinoamericanos desean poner fin al gobierno de Maduro en Venezuela, deben desafiar su fuente de apoyo: una red estatal y no estatal de actores externos en América Latina.


lunes, 29 de julio de 2019

Hezbollah ha extendido sus operaciones en América Latina bajo el manto de la impunidad

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La lucha contra el terrorismo islámico es un asunto que no ha sido considerado como prioritario en América Latina a pesar de que su presencia ha sido avistada en varias oportunidades, y en muchos países, las autoridades han documentado su incursión de manera fehaciente. Joseph Humire, experto en contraterrorismo y director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS), cree que luego de que Argentina designó a Hezbollah como grupo terrorista, otros países de Latinoamérica podrían hacer lo mismo, lo cual permitiría incrementar la lista de 58 naciones que actualmente luchan contra el terrorismo islámico. 

Durante el foro "Mejorando la cooperación contraterrorista tras una tragedia", celebrado en el Senado de los Estados Unidos, organizado por (SFS) en la conmemoración del 25 aniversario por el atentado terrorista contra la AMIA, Humire presentó a varios ponentes que explicaron los avances que se han dado en la lucha contra el terrorismo en el hemisferio.


Entre los principales oradores estuvieron presentes el senador (R) Ted Cruz, Director General Adjunto del Departamento de Justicia, John P. Cronan y el diputado al Congreso de Argentina, Luis Petri, entre otros.

Humire destacó que buena parte de los países latinoamericanos no han registrado a Hezbollah como una organización terrorista, a pesar de la amenaza que representa para la región.

El grupo chiíta ha estado vinculado a varias actividades ilegales en Latinoamérica para generar fondos que financien actividades terroristas en el Medio Oriente.

Estados Unidos y la Unión Europea y ahora Argentina han considerado al grupo chiíta del Líbano, Hezbollah, como una organización terrorista.

El gobierno estadounidense también designó a Irán como el principal partidario de Hezbollah, como estado patrocinador de terrorismo.

Humire dijo que la lucha contra el terrorismo no es un asunto únicamente de los Estados Unidos, la Unión Europea o el Medio Oriente, sino que el ataque a la Asociación Mutual Argentino-Israelí (AMIA) en 1994 y a la embajada de Israel en Argentina (1992), demostraron que la pelea es también contra los latinos.


"Estos eventos cambiaron las conversaciones de contraterrorismo en América Latina", acotó el experto.

— Por mucho tiempo —admitió— Latinoamérica se quedó atrás en la lucha contra el terrorismo porque no lo vio como un problema netamente de la región sino un problema del Medio Oriente, Europa, Estados Unidos, pero lo ocurrido en 1994 con la AMIA y la explosión de la embajada de Israel en 1992, demostró que es un asunto que incluye toda la región.

Humire cree que a la lista de 58 países que a nivel mundial que ya tienen designado a Hezbollah como grupo terrorista se unirán algunas naciones latinoamericanas, que permitirán que sean entre 68 o 78 naciones que puedan luchar en conjunto contra el terrorismo. “Ahora se podrá realizar una conversación sobre terrorismo en nuestro vecindario, ya que si los grupos están operando en América Latina, significa que también están operando en Estados Unidos”.

"Esperamos que este sea un punto de inflexión para muchos países latinoamericanos", acotó.

"La mayoría de los latinoamericanos no ven el terrorismo islamista como una amenaza importante en su región y se ha ejercido poca presión pública sobre el establecimiento, la reforma o la mejora de las leyes antiterroristas débiles o inexistentes en toda la región. Como consecuencia, Hezbollah y otras redes islámicas se han extendido en Sudamérica con impunidad”, advierte.

Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, Venezuela ha proporcionado un "entorno permisivo" que ha permitido que Hezbollah prospere en la región.

El año pasado, Michael Braun, un exjefe de operaciones de la DEA, dijo a los legisladores estadounidenses que Hezbollah está generando cientos de millones a partir de un "plan de lavado de dinero con cocaína" en América Latina que "proporciona una fuente de financiación interminable" para sus operaciones terroristas en Siria y en otra parte.


Argentina pasó a ser el primer país de la región en reconocer a Hezbollah como una organización terrorista. En el marco de la conmemoración del 25° aniversario del atentado terrorista de la AMIA, el presidente de esa nación, Mauricio Macri, anunció la creación de un registro público de personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento, en el que se incluyó Hezbollah.

El diputado del Congreso de la República de Argentina, Luis Petri, participó en el foro organizado por SFS y en su exposición dijo que la medida de calificar a Hezbollah como grupo terrorista es una de las tantas que ha tomado la administración del presidente Macri.


Petri aseguró que entre las medidas a adoptar podría considerarse el aumento de los controles fronterizos para impedir que extranjeros con grandes prontuarios con pedidos de captura internacional, puedan ingresar a la República Argentina, además de la inclusión de dominio, el arrepentimiento o técnicas especiales. “Según la investigación también se aplican a causas vinculadas con el terrorismo y este registro es transcendental para congelar los activos de las organizaciones y de las personas, además de impedir su ingreso, y creemos que en este momento esta medida debe ser replicada por los países de la región”.

El parlamentario describió la historia de los hechos terroristas en la AMIA, y recordó el memorando firmado por la expresidenta, Cristina Fernández, con Irán, que fue catalogado como inconstitucional por toda la dirigencia política de oposición argentina y fue llevado a la justicia por la DAYA y la AMIA y se logró que así se declarara, más allá de que había sido aprobado por el congreso argentino en una lastimosa sesión un mes después de haber sido firmado por Irán,  donde nunca ese país ratificó ese memorando porque lo único que buscaba era la desaparición de las alertas rojas en Interpol.

Petri sostuvo que "Argentina considera a EE UU como un aliado estratégico en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo internacional y el lavado de dinero. Somos agradecidos de todo su apoyo para derrotarlos".

"Ya nada será igual, nosotros no seremos iguales, tenemos la obligación de ser mejores, para garantizar la paz de las generaciones futuras para que no vivan el horror, la sangre, la violencia racial y religiosa que le tocó vivir a nuestra generación", destacó Petri.