Mostrando entradas con la etiqueta José Manuel González Testino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta José Manuel González Testino. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de noviembre de 2020

Conozca por qué José Luis De Jongh-Atencio es procesado en la Corte del Distrito Sur de Texas (I)

  En enero de 2021 deberá, finalmente, someterse a juicio por, supuestamente, recibir sobornos a cambio de otorgar contratos de CITGO y PDVSA a José Manuel González Testino.

Por Maibort Petit

    Por recibir sobornos por un monto de USD 2,5 millones por parte de los empresarios José Manuel González Testino y Tulio Aníbal Farías a cambio de la aprobación de contratos de CITGO Petroleum Corporation y de Petróleos de Venezuela S.A., José Luis De Jongh-Atencio, exgerente de adquisiciones en el Grupo de Proyectos Especiales de la filial de PDVSA en Estados Unidos, se verá la cara con la justicia en enero de 2012.



   En esta primera entrega, damos a conocer la trama de corrupción que llevará a De Jongh-Atencio al banquillo de los acusados del Tribunal del distrito Sur de Texas-División Houston, por haber convertido al activo más valioso de Venezuela en el extranjero en un “instrumento” para violar la ley estadounidense, específicamente la Ley de Prácticas Corruptas en el extranjero.

El esquema de corrupción

  En julio del presente año 2020, un Gran Jurado aprobó la acusación formulada por la Fiscalía, dando así inicio al proceso judicial.

  Refiere la acusación que, a partir de 2013, José Manuel González Testino, Tulio Aníbal Farías Pérez y otras personas ofrecieron, pagaron, prometieron y autorizaron el pago de sobornos a José Luis de Jongh, tanto en efectivo, como obsequios y otras cosas de valor, a cambio de que el acusado brindara ventajas indebidas para que González, Farías y sus empresas, obtuvieran contratos de CITGO, PDVSA e, incluso, con el grupo de Proyectos Especiales de CITGO.

   Para promover el esquema de soborno ilegal y ocultar su naturaleza, José Luis De Jongh ordenó e hizo que González, Farías y otros enviaran los pagos a cuentas a nombre de sus familiares y asociados, así como a cuentas en el extranjero, entre ellas cuentas a nombre de Shell Company A y Shell Company C. Para ello, el acusado y sus co-conspiradores crearon facturas falsas que justificaran estos pagos. Se especifica que al menos en una ocasión, De Jongh dirigió un pago a la Compañía de título A por una inversión inmobiliaria.

  Como parte del plan, el acusado blanqueó el producto del soborno haciendo que los fondos se enviaran de cuentas bancarias a nombre de una empresa fantasma a otra. Se explica que la Compañía Shell A envió los fondos a la Compañía Shell B, y luego a cuentas a nombre de sus asociados.

  Es el caso de que el acusado hizo que el producto del soborno se transfiriera a través de una serie de cuentas bancarias, incluida la Cuenta de Panamá 1, a nombre de la Compañía Shell A, a la Cuenta de Panamá 2, a nombre de la Compañía Shell B; de la Cuenta de Panamá 2 a la Cuenta de Texas 4 y de la Cuenta de Texas 4 a la Cuenta de Texas 1. Después de ser transferidos a través de dos cuentas panameñas y dos cuentas de Texas, estos sobornos se utilizaron finalmente para comprar bienes raíces residenciales a nombre de José Luis De John en el Distrito Sur de Texas.

  El acusado también lavó el producto del soborno enviado los fondos a la Cuenta Suiza de manera similar. Entre 2014 y 2019, De Jongh ordenó que se enviaran transferencias desde la cuenta suiza a la cuenta 1 de Texas, la cuenta 2 de Texas y la cuenta 3 de Texas, ninguna de las cuales estaba a su nombre. Las ganancias del soborno se utilizaron para comprar bienes raíces, se invirtieron o se lavaron a través de cuentas adicionales, como la Cuenta de Texas 2, antes de ser transferidas nuevamente a cuentas a nombre de José Luis De Jongh.

Compra de propiedad

  La acusación ilustra la compra de inmuebles con el producto de los sobornos.

 Se narra que el 22 de mayo de 2014, José Manuel González y Tulio Aníbal Farías hicieron que la Compañía B transfiriera USD 119.982,50 a la Cuenta 3 de Texas.

  En la misma fecha, José Luis De Jongh emitió un cheque de caja a nombre de la Compañía de título A, por USD 120.000 que se giró a la Cuenta de Texas 3 con el objetivo de comprar seis unidades de propiedad comercial en 440 Cobia Drive en Katy, Texas.

  Posteriormente, el 28 de julio de 2014, González Testino ordenó transferir USD 1.4 millones de una cuenta suiza bajo su control a una cuenta bajo su control en los Estados Unidos.

   Un día después, el 29 de julio de 2014, González Testino ordenó que de la cuenta en estados Unidos se transfirieran USD 1.386.964,40 a la Compañía de título A para completar la compra de los referidos inmuebles.

  En adelante, González Testino, Farías y el Empleado A hicieron que los pagos de sobornos destinados al acusado, se enviaran a la Cuenta 1 de Panamá.

Esta operación se llevó a cabo como lo ilustra el siguiente gráfico:

Entre el 7 y el 11 de mayo de 2015, José Luis De Jongh ordenó transferir USD 950.000 de la Cuenta de Panamá 1 a la Cuenta de Panamá 2.


Luego, el 1 de julio de 2015 ordenó transferir USD 949.500 desde la Cuenta de Panamá 2 a la Cuenta de Texas 4.


El 2 de julio de 2015 el acusado transfirió casi todos los fondos restantes, a saber, USD 4.890, de la Cuenta 1 de Panamá a la Cuenta 2 de Panamá. Ese mismo día, ordenó transferir USD 5.241 de la Cuenta de Panamá 2 a la Cuenta de Texas 4.

  Posteriormente, el 27 de diciembre de 2016, De Johgh ordenó transferir USD 903.000 de la Cuenta de Texas 4 a la Cuenta de Texas 1. El mismo día hizo que se girara un cheque de caja a la Compañía de título A por USD 899.625,13 a la Cuenta 1 de Texas para comprar una propiedad residencial.

La cuenta suiza y las transferencias

  Seguidamente, la acusación refiere que posteriormente José Manuel González Testino y Tulio Aníbal Farías ordenaron que los sobornos para el acusado se enviaran a la Cuenta Suiza.

Esto ocurrió así:


.        El 10 de diciembre de 2014, De Jongh hizo que se transfirieran USD 130.083,28 de la Cuenta Suiza a la Cuenta 3 de Texas.

    El 15 de mayo de 2015 hizo que se transfirieran USD 563.088,19 de la Cuenta Suiza a la Cuenta 1 de Texas.

     El 24 de febrero de 2017, el acusado le envió a González Testino un correo electrónico con el asunto, traducido al inglés, “para factura (ADJUNTO EN EXCEL PARA QUE LA FACTURA SE PUEDA EDITAR)” y adjuntó un archivo de Excel que contenía una plantilla en blanco para una factura de Shell Company C e indicaba al destinatario de la factura que pagara la cuenta suiza.

   Después, el 27 de mayo de 2017, González Testino envió un correo electrónico a dos de sus socios comerciales ordenando transferir USD 200.000 a la Cuenta Suiza.

  El 13 de junio de 2017, una empresa bajo el control de González Testino transfirió USD 200.000 a la Cuenta Suiza.

  El 21 de junio de 2019, De Jongh hizo que se transfirieran USD 280.051,40 de la Cuenta Suiza a la Cuenta 2 de Texas.

  El 28 de junio de 2019 el acusado hizo que se transfirieran USD 280.000 de la Cuenta de Texas 2 a la Cuenta de Texas 1. El mismo día, hizo transferir USD 250.029 de la Cuenta 1 de Texas a una cuenta a su propio nombre en el Distrito Sur de Texas.

   El 5 de julio de 2019, el acusado hizo que se transfirieran USD 30.029 de la Cuenta 1 de Texas a la misma cuenta a su propio nombre.

Viajes y entretenimiento

   La acusación narra que, en octubre de 2014, Tulio Aníbal Farias acompañó a José Luis De Jongh a un juego de la Serie Mundial en San Francisco, California, y corrió con los gastos.

   Luego, el 1 de febrero de 2015, Farías acompañó al acusado al Super Bowl XLIX, en Glendale, Arizona, también pagando por todo.

  El 16 de mayo de 2017, González Testino le dio al acusado entradas para el concierto de U2 el 11 de junio de 2017 en Miami, Florida.

Los cargos

  Seis son los cargos que enfrenta José Luis De Jongh-Atencio, a saber, un cargo por Conspiración para lavar dinero, cinco cargos por Lavado de dinero.

   El sexto cargo, también es por Lavado de dinero, al estimar que el acusado ayudó, instigó y provocó que otras personas participaran en una transacción monetaria que afectara el comercio interestatal en propiedad derivada por un valor superior a USD 10.000, derivados de un soborno de un funcionario extranjero. 

domingo, 1 de noviembre de 2020

José Luis De Jongh Atencio, acusado de corrupción y lavado de dinero vinculado a CITGO, irá a un juicio sin jurado en enero 2021

Por Maibort Petit

   El magistrado de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Texas, Gray H. Miller informó que el juicio del ex-funcionario corrupto de CITGO, José Luis De Jongh-Atencio se celebrará en enero de 2021. El proceso se realizará sin jurado. En un Bench Trial o "juicio de banco o en el tribunal", el juez toma las mismas decisiones de procedimiento [que en uno con jurado], escucha las pruebas y decide si el acusado es culpable o inocente.

  De Jongh-Atencio es un ciudadano venezolano-estadounidense que fue acusado por el gobierno de los Estados Unidos de haber participado en un esquema de lavado de dinero, que involucra sobornos, para asegurar de manera corrupta, los contratos de CITGO y PDVSA a los demás conspiradores. Un gran jurado federal aprobó la acusación de seis cargos el 16 de julio de 2020.

   El 6 de agosto de 2020, durante la audiencia, los abogados de De Jongh Atencio sometieron a consideración del juez una una fianza por $2 millones para disfrutar de libertad bajo fianza. El 11 de agosto fue liberado con la prohibición de salir del país. 

Este artículo te puede interesar: La presunta conducta criminal de José Luis De Jongh-Atencio en CITGO: Una historia de larga data(Parte I)

    De Jongh trabajó en la subsidiaria del grupo de proyectos especiales de PDVSA con sede en Houston. La acusación federal señala que,  desde aproximadamente 2013 hasta al menos 2019, acordó aceptar más de $ 2.5 millones en pagos de sobornos de los contratistas, José Manuel González Testino y Tulio Anibal Farías Pérez, y otros, en el marco de un enorme esquema de corrupción y lavado de dinero que incluyó la entrega de contratos con sobreprecios de CITGO y PDVSA con sobreprecio a las empresas de los conspiradores.

  González Testino y Farías Pérez se declararon culpables por presuntas violaciones de las leyes estadounidenses contra el soborno y otros cargos en relación con el caso.

  De Jongh Atencio ordenó que los pagos de sobornos de los contratistas González Testino y Farías, se hicieran a cuentas bancarias a nombre de empresas fantasmas en Panamá y Suiza y luego lavó las ganancias del soborno a través de cuentas bancarias de EE. UU. Y utilizó la mayor parte de los fondos para comprar bienes raíces en Texas, según informó el Departamento de Justicia.

  También supuestamente recibió obsequios como boletos para los principales eventos deportivos y conciertos de los empresarios.

   La acusación del Departamento de Justicia estadounidense contra el exfuncionario de CITGO, José Luis De Jongh-Atencio, no incluye a todos los asociados de la conspiración criminal ni a la totalidad de las empresas que pagaron sobornos para obtener contratos  fraudulentamente en la filial de PDVSA en Estados Unidos. 

    De Jongh Atencio creó un emporio de riquezas, gracias a negocios ilícitos vinculados a CITGO durante las administraciones de Alejandro Granado y Nelson Martínez. En la estructura criminal hay más cómplices, muchos de los cuales se encuentran en Miami y Houston, que le habrían ayudado a comprar una serie de propiedades a través de compañías fantasmas.

  Fuentes internas de CITGO han revelado que De Jongh Atencio recibía órdenes principalmente del entonces CEO de CITGO,  Nelson Martínez y de José Luis Zambrano, actualmente arrestado en Caracas.  

  Dentro de la estructura criminal en la que participó De Jongh Atencio  participaron, además de González Testino y Farías Pérez, otros contratistas corruptos como Pietro Micale, Ernesto Luis Guevara Rodríguez, Manuel Chinchilla Da Silva, Ángel Rodríguez, entre otros. Dichos contratistas  usaron una serie de empresas de fachada, entre las que se destacan: Rothwell Energy, ICTS, Petroleum Logistics, DanelCorp., EcoWire, SPS, Stang Industrial Products, Ventex, Drill Corp y Lexington Tech.

   De acuerdo a un documento que fue publicado en este expediente, De Jongh Atencio aparece mencionado como receptor de sobornos en otros dos casos, que incluye el del contratista, Gonzalo Morales Divo, (caso sellado #19-cr 001148) y el caso de Laymar Peña Torrealba  (Caso No. 19-cr-186). Gonzalo Morales Divo se declaró culpable de conspirar con su asociado, José Manuel González  Testino, para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. Se sabe que Morales colabora con la justicia de los Estados Unidos y su caso fue sellado desde el inicio del proceso por decisión del tribunal.  

   Peña, González Testino, Morales Divo y Farías Pérez están a la espera de sentencia.   González Testino, Farías Pérez y probablemente Peña podrían ser llamados como testigos en el caso de De Jongh, según el documento anexo.


    Hasta el momento, el caso de corrupción en CITGO-PDVSA, investigado por la Fiscalía del Distrito Sur de Texas, en Houston, incluye a los siguientes individuos: Roberto Enrique Rincón Fernandez, Moises Abraham Millán Escobar, Abraham José Shiera Bastidas, José Luis Ramos Castillo, Juan José Hernández-Comerma,  Christian Javier Maldonado Barillas, Alfonzo Eliezer Gravina Muñoz,  Charles Quintard Beech III, Karina Del Carmen Nuñez-Arias, Fernando Ardila-Rueda, César David Rincón-Godoy, Nervis Gerardo Villalobos-Cárdenas, Rafael Ernesto Reiter-Muñoz, Alejandro Isturiz-Chiesa, Juan Carlos Castillo, José Orlando Camacho,  Luis Carlos De León Pérez, Gonzalo Morales, entre otros.




jueves, 4 de junio de 2020

Detalles de la demanda por incumplimiento de contrato que CITGO interpuso contra José Manuel González Testino

  La filial de PDVSA en los Estados Unidos exige ser compensada por los daños sufridos por el incumplimiento del acuerdo suscrito y, además, pide un pago triple por las violaciones sufridas.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Ante el Tribunal del Distrito Sur de Texas, CITGO Petroleum Corporation demandó por incumplimiento de contrato, fraude y violación a la ley RICO, a José Manuel González Testino y a la empresa Petroleum Logistics Service Corp.
   La acción tuvo lugar el pasado 26 de mayo de 2020, cuando la representación legal de la filial de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), a cargo de la firma Willkie Farr & Gallagher LLP, solicitaron a la Corte declarar que los demandados son responsables de los delitos antes descritos y, por tanto, se otorgue a la demandante la compensación por daños más intereses por el incumplimiento de contrato, daños triples por las violaciones legislativas a RICO, así como también daños punitivos por el caso de fraude, cuyo monto debe establecerse en el juicio. Asimismo, la defensa exige que los acusados corran con los gastos, costos y honorarios de abogados en que incurra CITGO en el desarrollo de la acción.

Naturaleza de la demanda

  Se expone en la demanda que el incumplimiento de contrato, fraude y la violación a la Ley RICO ocurrió cuando González Testino, su empresa y otras entidades bajo su control, incurrieron en el pago de sobornos y otros actos criminales.

  Los demandantes refieren que el 5 de marzo de 2014, CITGO Petroleum Corporation celebró un Acuerdo de Contrato de Servicios con Petroleum Logistics Service Corp., que establecía que esta última (PLS), proporcionaría servicios de adquisición y logística para facilitar la venta y el transporte de equipos, bienes y/o materiales para Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), para lo cual se comprometió a cumplir con todos parámetros legales aplicables. PLS se comprometió a no hacer ningún pago, dar obsequios o entregar favores a los empleados de CITGO o sus familias y revelaría inmediatamente a la petrolera venezolana, la existencia de cualquier propiedad común entre PLS y cualquier proveedor o proveedor de servicios a través del cual PLS realizara sus servicios de adquisición y/o logística.

  Se indica que entre 2014 y 2018, CITGO realizó muchas transacciones en las que PLS sirvió como proveedor de adquisiciones y logística, trabajos por los cuales, a PLS se le pagó una comisión del 5,75 por ciento del precio total de compra de los bienes, equipos o materiales, así como el reembolso de los gastos y/o costos, incluidos los costos de los subcontratistas de PLS que manejan los servicios de envío y transporte.

  A principios de 2012, González Testino conspiró para enriquecerse al obtener y retener indebidamente contratos lucrativos con CITGO por medios corruptos y fraudulentos, incluido el pago de sobornos a empleados de la subsidiaria de PDVSA, quienes, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de los Estados Unidos (FCPA), vendrían a ser los “funcionarios extranjeros”. Tales acciones implicaban el pago de sobornos para (1) inducir a CITGO a celebrar el Acuerdo con PLS, y (2) para inducir a CITGO a usar PLS en transacciones de adquisición particulares realizadas bajo los términos de ese Acuerdo.

  Tal conducta, constituyó una violación de las disposiciones antisoborno de la FCPA y, por lo tanto, una violación de la ley de los Estados Unidos.

  La demanda informa que el 31 de julio de 2018, José Manuel González Testino fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Miami por cargos de conspiración para violar la FCPA y por violar las disposiciones antisoborno de la referida ley, cargos de los que se declaró culpable el 29 de mayo de 2019.

  González Testino confesó que sobornó a cinco empleados de CITGO y, además, que tales pagos se llevaron a cabo con el objetivo de que las empresas del demandado ganaran contratos de PDVSA para suministrar equipos y servicios, incluidos los servicios de logística.

  González Testino ejercía el control sobre PLS, al figurar como propietario indirecto, una relación que este no reveló a CITGO. Además, PLS proporcionó información falsa y engañosa a CITGO en un intento de ocultar su conexión con el demandado.

  José Manuel González Testino y Petroleum Logistics Service Corp. pagaron sobornos a los empleados de CITGO, en violación de las leyes de EE. UU. y las políticas de filial petrolera de PDVSA en Estados Unidos, esto con el objetivo de garantizar el Acuerdo entre CITGO y PLS, de ganar contratos para la compra de bienes y/o servicios en virtud del Acuerdo, incluida la compra de bienes y/o servicios con sobreprecios.

  González Testino ejerció el control y actuó como propietario indirecto de múltiples entidades que PLS utilizó para proporcionar servicios de adquisición y logística en virtud del Acuerdo, por lo que esta última incumplió las leyes aplicables cuando pagó sobornos y distribuyó obsequios y favores a los empleados de CITGO. Igualmente, al no revelar la propiedad común de PLS y otras entidades, controladas indirectamente por González Testino, a través de las cuales PLS brindó sus servicios en violación de los términos del Acuerdo.

  Estas acciones lesionaron a CITGO por el incumplimiento del Acuerdo por parte de PLS, al haber pagado sobreprecios por los bienes y servicios proporcionados por los proveedores y los subcontratistas de PLS que brindan servicios de envío y transporte. Además, CITGO pagó a PLS una comisión del 5,75 por ciento de estos sobreprecios, lo que le acarreó pérdidas por millones de dólares.

  La demanda indica que PLS se comprometió explícitamente en el Acuerdo a indemnizar a CITGO por cualquier incumplimiento del mismo, lo que incluye gastos, costos judiciales y honorarios de abogados asociados.

  El demandante, por tanto, acude a la corte para recuperar los honorarios que ya ha pagado a los demandados, liberar a CITGO de cualquier pago adicional en virtud del Acuerdo y obtener cualquier otro daño compensatorio por un monto que se determine en el juicio, así como todos gastos, costas judiciales y honorarios de abogados asociados derivados de esta acción.

Las partes

  En la demanda se identifica a las partes como CITGO, una empresa registrada en Delaware, con domicilio en 1293 Eldridge Parkway, Houston, TX 77077. Y que es subsidiaria de CITGO Holding Inc., a su vez subsidiaria de propiedad total de PDV Holding, Inc., que a su vez es una subsidiaria de propiedad total de PDVSA, corporación petrolera estatal de la República Bolivariana de Venezuela.

  Entretanto, PLS fue constituida en Panamá, siendo su dirección principal el 1519 NW 82nd Ave, Miami, FL 33126. Se encarga de administrar compras internacionales a través de un equipo especializado que busca los productos adecuados de acuerdo con las necesidades y requerimientos de sus clientes.

  Por su parte, José Manuel González Testino es un ciudadano venezolano-estadounidense, residente de Miami, Florida y que controla a PLS, sobre la cual actúa como su propietario indirecto. Se cree que ha tenido contactos regulares, que ha pagado sobornos, ha dado regalos y hace favores a los empleados de CITGO en nombre de PLS.

Los hechos

  Se expone en la demanda que el 5 de marzo de 2014, CITGO y PLS celebraron el Acuerdo que estableció que la segunda proporcionaría servicios de adquisición y logística para facilitar la venta y transporte de equipos, bienes y/o materiales a la empresa matriz de CITGO, PDVSA.

  CITGO proporcionaría detalles sobre las especificidades de sus requerimientos y PLS los adquiriría y entregaría de conformidad con los términos del Acuerdo.

  CITGO coordinaría las compras en nombre de PDVSA a través Departamento de Proyectos Especiales y el Departamento de Adquisiciones de Accionistas, cuyos empleados estuvieron en todo momento sujetos a las políticas corporativas que prohibían la recepción de sobornos u otros beneficios indebidos.

  De 2014 a 2018, CITGO realizó numerosas transacciones para adquirir bienes y servicios en nombre de PDVSA, para lo cual utilizó a PLS como proveedor de adquisiciones y logística, servicios por los cuales pagó más de USD 20 millones.

  Luego del arresto de González Testino el 31 de julio de 2018, CITGO detuvo todas las transacciones con PLS y le solicitó a esta información acerca de la relación entre este y PLS. Las respuestas de PLS a CITGO fueron falsas o engaños, con el objetivo de mantener oculta la relación existente entre los demandados, siendo que tiempo después, la filial de PDVSA en EE. UU. se enteró de que González Testino ejercía control sobre PLS, al actuar como su propietario indirecto.

  Al declararse culpable, el 29 de mayo de 2019, González Testino admitió los cargos de conspiración para violar la FCPA, las disposiciones antisoborno y no presentar un informe de cuenta bancaria extranjera.

  Cinco empleados habrían recibidos sobornos de González, y de estos, cuatro, identificados como oficiales y las letras de la A a la D, estuvieron involucrados en la investigación de proveedores para paneles de ofertas de CITGO y en la evaluación de cotizaciones para adquisiciones de PDVSA o en la supervisión de los empleados del Departamento de Proyectos Especiales que lo hicieron. El quinto empleado era un alto ejecutivo de CITGO, designado como Oficial E.

  El demandado explicó que el propósito de su conspiración era enriquecerse obteniendo y reteniendo contratos lucrativos y otras ventajas comerciales con PDVSA y CITGO, por medios corruptos y fraudulentos, incluido el pago de sobornos a los empleados de la filial en el Estados Unidos.

Los sobornos

  Los sobornos estaban destinados a "ayudar a [] las empresas de González a ganar contratos de PDVSA para suministrar equipos y servicios, incluidos los servicios de logística".

  Así tenemos que el 1º de agosto de 2017, González Testino y sus co-conspiradores pagaron un soborno de USD 57.472.11 al Oficial A, los cuales se enviaron a una cuenta en Suiza.

  Alrededor de 2014, el demandado pagó USD 400.000 al Oficial B a cambio de su asistencia para ganar un contrato de PDVSA.

 El 7 de septiembre de 2017, González Testino y sus co-conspiradores pagaron un soborno de USD 22.600 al "Oficial C", los cuales se depositaron en una cuenta bancaria de Houston a nombre de un pariente de dicho Oficial C.

  El 28 de julio de 2017, José Manuel González Testino y sus co-conspiradores pagaron un de USD 30.575 al "Oficial D", los cuales se enviaron a una cuenta bancaria de Houston a nombre de un pariente del sobornado.

  Mientras el "Oficial E" estuvo al mando en CITGO, González Testino le regaló obras de arte originales, al menos un vuelo en un jet privado fletado por él y, cuando este expresó su descontento, organizó la compra de un departamento de elección de "Oficial E" en Houston.

  Se estima que los demandados pagaron sobornos, incluido efectivo, el uso de residencias gratis o con tarifas inferiores al mercado, entretenimiento y obsequios, tales como teléfonos celulares, relojes y joyas, a los empleados de CITGO para inducir la firma del Acuerdo.

  Además, los demandados también pagaron sobornos a los empleados de CITGO hasta al menos 2018, con el objeto de ayudar a PLS a asegurar las transacciones de adquisición y logística bajo el Acuerdo. También pagaron sobornos a los empleados de CITGO para que PLS suministrara bienes y servicios con sobreprecio, los cuales provenían de otras entidades ligadas a González Testino.

Las violaciones a las normas

  Con el fin de obtener el Acuerdo y las transacciones de adquisiciones que este implicaba, los demandados manipularon el proceso de adjudicación de contratos y compras a través del pago de sobornos a empleados de CITGO.

  Se violó espacialmente la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de los Estados Unidos (FCPA), con los pagos de los sobornos y al “dar algo de valor, ya sea directa o indirectamente, a un funcionario de un gobierno o partido político extranjero con el propósito de influir en un acto o decisión en su capacidad oficial o inducir al funcionario a usar la influencia de su partido con ese gobierno, para obtener o retener negocios relacionados con los productos”.


  La empresa administrada por González Testino, buscó enriquecer a este último mediante la obtención y retención de contratos lucrativos y otras ventajas comerciales para múltiples entidades bajo su control y de su propiedad indirecta, incluyendo PLS. Como parte de esta empresa, González Testino y PLS buscaron intencionalmente dichos contratos de CITGO y su corporación matriz, PDVSA, a través de medios corruptos y fraudulentos, incluido el pago de sobornos a ejecutivos y empleados de CITGO en violación de las disposiciones antisoborno de la FCPA.

  Los demandados provocaron intencionalmente el uso de los medios e instrumentos del comercio interestatal para el fomento de la empresa.

 PLS envió numerosos correos electrónicos a través de instrumentos de comercio interestatal para promover estas transacciones con CITGO:

- El 21 de diciembre de 2013, Rubén González, entonces Director de Operaciones en PLS, le envió un correo electrónico a CITGO con una propuesta para el uso de PLS como proveedor de adquisiciones y logística.

- El 18 de febrero de 2014, Rubén González envió por correo electrónico las instrucciones de cableado de CITGO para PLS.

- El 6 de marzo de 2014, Rubén González le envió por correo electrónico a CITGO una copia escaneada del Acuerdo completamente ejecutado.

- El 18 de junio de 2015, Javier Aurrecoechea, entonces Director de Logística en PLS, envió un correo electrónico a CITGO para negociar un cambio especial en el porcentaje de comisión para una transacción específica bajo el Acuerdo.

- El 4 de enero de 2016, Aurrecoechea envió un correo electrónico a CITGO sobre el uso potencial de CITGO de los servicios de inspección de PLS.

- El 8 de mayo de 2017, Héctor Sarcos, entonces Gerente de Operaciones de PLS, envió un correo electrónico a CITGO sobre las cotizaciones de precios para el envío aéreo relacionado con una transacción de adquisición.

- El 20 de julio de 2018, José Humberto Lozada, que trabajaba en la función de finanzas en PLS, envió un correo electrónico a CITGO sobre el pago de fondos a PLS.

  Por otra parte, se refiere que González Testino y PLS también participaron en viajes interestatales para promover esta empresa:

- Viaje de Aurrecoechea a Houston, Texas, el 9 de abril de 2015, para reunirse con empleados de CITGO y discutir información sobre las operaciones de PLS y el posible uso de PLS como proveedor de compras y logística en las futuras transacciones de compras de CITGO.

- Viaje por Aurrecoechea a Houston, Texas, el 13 de agosto de 2015, para reunirse con empleados de CITGO y discutir las operaciones adicionales de PLS y el uso potencial de PLS como proveedor de compras y logística en las futuras transacciones de compras de CITGO.

- Viaje de González Testino a Houston, Texas a mediados de julio de 2018 para reunirse con un empleado de CITGO y discutir la destrucción de evidencia relacionada con el esquema de soborno.

- Viaje de González Testino a Houston, Texas, el 27 de julio de 2018, para reunirse con un empleado de CITGO y discutir una posible investigación federal sobre el esquema de soborno y la salida prevista de González Testino a Venezuela.

  González Testino y PLS pagaron sobornos a funcionarios extranjeros, incluidos los empleados de PDVSA y CITGO, al menos desde 2012 hasta julio de 2018 para que PLS y otras compañías controladas indirectamente por el primero, obtuvieran los negocios.

-Desde el 27 de noviembre de 2012 hasta el 3 de junio de 2013, González Testino y sus coconspiradores hicieron once pagos de sobornos por un total de USD 629.000 a César David Rincon Godoy, un ciudadano venezolano empleado de PDVSA y sus subsidiarias, a cambio de su asistencia con los contratos de PDVSA. Estos pagos se transfirieron desde cuentas bancarias suizas a nombre de entidades controladas por González Testino a una cuenta bancaria en el Distrito Sur de Texas a nombre de una empresa propiedad de uno de los parientes de Rincón y a una cuenta bancaria en Florida a nombre de una compañía diferente propiedad de uno de los parientes de Rincón.
  El 4 de abril de 2013, González Testino hizo que se enviara un pago de soborno por USD 50.000 desde una cuenta bancaria suiza bajo su control a una cuenta bancaria en el Distrito Sur de Texas a nombre de Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz, un venezolano-estadounidense, residente de Texas, empleado de PDVSA.

  El 23 de abril de 2013, José Manuel González Testino pagó un soborno de USD 50.000 desde una cuenta bancaria suiza bajo su control a una cuenta bancaria en el Distrito Sur de Texas a nombre de Gravina.

  En mayo de 2017, González Testino y sus co-conspiradores hicieron arreglos para que un asociado del "Oficial A" viajara a Suiza para abrir una cuenta bancaria a nombre del asociado, a la que González Testino podría transferir los pagos de sobornos.

  El 1 de agosto de 2017, González Testino y sus co-conspiradores pagaron un soborno de USD 57.472,11 a una cuenta en Suiza del "Oficial A".

 En 2014, González Testino pagó USD 400.000 al "Oficial B" a cambio de su asistencia para ganar un contrato de PDVSA.

 El 7 de septiembre de 2017, González Testino y sus co-conspiradores pagaron un soborno de USD 22.600 al "Oficial C", a una cuenta bancaria de Houston a nombre de un pariente de dicho oficial.

  El 28 de julio de 2017, González Testino y sus co-conspiradores pagaron un soborno de USD 30.575 al Oficial D desde una cuenta bancaria de Curazao a una cuenta bancaria de Houston a nombre del sobrino de dicho Oficial.

 Durante la gestión del "Oficial E" en CITGO, González Testino le regaló obras de arte originales, al menos un vuelo en un avión privado y un apartamento de su elección en el área de Houston.

Las exigencias

  Ante todas las violaciones llevadas a cabo por José Manuel González Testino y Petroleum Logistics Service Corp., CITGO Petroleum Corporation pidió a la Corte que los demandados sean declarados responsables por incumplimiento de contrato, fraude y violación de 18 U.S.C. § 1962.

  En tal sentido, CITGO estima que debe ser compensada por los daños sufridos por las actuaciones de los demandados más los intereses.

  Pide una compensación triple por la violación de la ley RICO por un monto que se establezca en el juicio y se le exima (a CITGO) de tener que pagar los gastos, costos, honorarios de abogados derivados del proceso judicial, los cuales deberán ser cubiertos por los demandados.

martes, 26 de mayo de 2020

CITGO demandó a José Manuel González Testino y a una de sus [muchas] empresas que recibió contratos fraudulentos de la filial de PDVSA en EE. UU.

   La querella por incumplimiento de contrato, fraude y demandas civiles en virtud de la Ley de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas (RICO)  surge de una conspiración de soborno ilegal y otros actos criminales perpetrados por González Testino, otras personas, PLS y otras entidades bajo el control y la propiedad indirecta del demandado.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  CITGO informó que demandó al contratista José Manuel González Testino y a su empresa  Petroleum Logistic Services Corp, por haber obsequiado [sobornado] a los funcionarios de la filial de PDVSA en Estados Unidos con regalos, joyas, obras de arte, viajes y hasta un apartamento a cambio de recibir contratos fraudulentos con sobreprecios por más de $ 20 millones, en una trama de corrupción que ocurrió entre 2014 y 2018.
   CITGO emitió un comunicado este martes a las 8:20PM, firmado por el CEO de la corporación Carlos Jordá y la presidenta de la Junta Directiva, Luisa Palacios, en el cual informó que interpuso una demanda contra el contratista José Manuel González Testino, quien actualmente está siendo procesado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por otro caso de corrupción y lavado de dinero, y por el cual será sentenciado en agosto de 2020. Ver detalles aquí.
   Llama la atención que la demanda contra González Testino es sólamente contra la empresa Petroleum Logistics Services Corp.. Los récords internos muestran que el acusado consiguió contratos millonarios con otras de las empresas que tenían registradas en CITGO y por los cuales pagó sobornos a funcionarios de CITGO, algunos de los cuales aún permanecen trabajando en la corporación con sede en Houston, Texas.

  El comunicado de CITGO del 26 de mayo de 2020,  informa que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha estado investigando a la filial de PDVSA en Estados Unidos por más de una década. 

  José Manuel González Testino ha recibido contratos en CITGO para varias de sus empresas, entre las que se destacan, [además de Petroleum Logistics Service USA, Inc.], Drill Corp, Stand Industries, Lexington Tech, EcoWire, Petequip y SGL Technic. 

  Documentos en poder de Venezuela Política reflejan que durante las gestiones de Glenn Hilman y José Luis Zambrano (bajo arresto en Caracas por cargos de corrupción) se le asignaron contratos corruptos a las empresas de José Manuel González Testino, principalmente las anteriormente mencionadas: Drill Corp, Stand Industries, Lexington Tech International, LLC, EcoWire, Petroleum Equipment Petequip, Corp. y SGL Technic por más de 70 millones de dólares. 

   En la demanda civil interpuesta por CITGO en Houston aparece involucrado un funcionario (E) que de acuerdo a la descripción fue un alto ejecutivo de CITGO entre los años que duró la conspiración y que era el encargado de velar por el cumplimiento de los procedimientos en la petrolera.  Según la querella, ese funcionario habría recibido los sobornos de José Manuel González Testino, entre los cuales se destacan obras de arte, viajes en avión privado, y hasta un inmueble en la ciudad de Houston. 

  Una fuente citada por AP dice que el funcionario sería José Pereira arrestado en Caracas desde 2017, por acusaciones relacionadas con otro caso de corrupción relacionado con un plan que no se ejecutó para lograr un refinanciamiento de CITGO por unos  $ 4 mil millones en bonos que ofrecían una participación del 50% en la compañía como garantía. Otra fuente consultada dijo que el funcionario que vivió en Galleria no era José Pereira sino Nelson Martínez aunque sostuvo que Pereira era una pieza clave de Martínez.

   Venezuela Política publicó en octubre de 2019 un informe que fue entregado a las autoridades de CITGO designadas por el presidente Interino de Venezuela, Juan Guaidó en que se describieron las prácticas corruptas de José Manuel González Testino para obtener contratos con sobreprecio en CITGO.

    La exvicepresidenta de Recursos Humanos de CITGO Petroleum Corporation, Marisol Gómez de Vergara, denunció las supuestas prácticas fraudulentas y corruptas cometidas por la administración de Nelson Martínez, José Pereira y Gustavo Cárdenas, ante la nueva presidenta de la junta directiva ad hoc de la filial de Petróleos de Venezuela S.A. en Estados Unidos, a quien hizo llegar una serie de documentos que así lo probarían, entre ellos un informe remitido a Asdrúbal Chávez en noviembre de 2018, cuando este ocupó la presidencia de la empresa. 

   El 3 de mayo de 2019, Marisol Gómez de Vergara remitió un correo electrónico a Luisa Palacios, presidenta de la junta directiva de CITGO, en el que hacía referencia a un caso de retaliación en su contra. La comunicación se emitió con copia a Ángel Olmeta, Édgar Rincón, Luis Urdaneta y Andrés Padilla, también integrantes de la directiva de la empresa. Se exceptuó a Rick Esser.

    Marisol Gómez denunció a varias personas, entre quienes destaca,  John Pereira —hijo de José Pereira— quien fue trasladado desde PDVSA-Oriente a la Gerencia de adquisiciones de CITGO Aruba, sin que su hoja de vida exhibiera experiencia alguna ni conocimientos en materia de compras. De este modo, la alta gerencia ignoró a otros candidatos con vasta experiencia en el campo de adquisiciones. En tal sentido, Gómez expuso en su informe que por su objeción recibió varias acciones en represalia de parte de José Pereira.

    Rubén González —pariente de Nelson Martínez— también formó parte de la lista de ingresos irregulares a CITGO aupados desde la alta gerencia de la empresa. En este caso, el familiar de Martínez fue contratado sin que mediara para ello el proceso formal de reclutamiento y contratación. Esta persona, de acuerdo a la versión de Marisol Gómez, está involucrada en supuestos casos de corrupción y fraude liderados por su hermano José Manuel González Testino y Nelson Martínez en PDVAL, Corpoelec y otros entes del gobierno venezolano. El informe refiere que Rubén González influyó en las transacciones de adquisición de CITGO con ISG Global, Petroleum Logistics, Rexel y otras empresas fantasmas propiedad de Manuel González Testino y Tulio Farías.



   Las empresas de José Manuel González Testinos fueron bloqueadas en 2016 como resultado de una investigación en la que se determinó que los contratos habían sido entregados de manera fraudulenta. No obstante, después de Junio 2017, José Pereira, Jennifer Moos y otros funcionarios que formaban parte del entramado de corrupción, desbloqueron las entidades el acusado.

   Dos fuentes internas de CITGO dijeron a Venezuela Política, bajo compromiso de anonimato por temor a represalias, que en 2017 Glenn Hilman y José Luis Zambrano asignaron más de 70 millones en contratos adicionales a José Manuel González Testino.

    Como se informó más adelante, Luisa Palacios, Carlos Jordá y el resto de los nuevos directivos de CITGO conocían desde el inicio de su gestión[hace más de 15 meses] las irregularidades cometidas en la corporación con varios contratistas y funcionarios de la corporación. 

   La base a la demanda anunciada hoy por CITGO contra González Testino, junto a la realizó en contra del excongresista de la Florida, David Rivera, [y otras que no se han hecho], forma parte de las auditorías e investigaciones que se hicieron en CITGO desde el 2014 al 2017 y que fueron entregadas a la actual directiva a principios de 2019.

  De acuerdo a la normativa del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, cuando una empresa investigada por violación de la Ley de Prácticas Corruptas y otras leyes federales, realiza demandas de este tipo, en aras de mejorar su conducta, son consideradas por los jueces al momento de calcular las penalidades que se imponen a las corporaciones luego que concluyan las investigaciones federales y se determina la responsabilidad corporativa en casos relacionados con fraude, corrupción, etc.


Empresas que recibieron contratos con sobreprecios de CITGO

  Petroleum Logistics Service USA, Inc. es una empresa activa registrada en el estado de la Florida el 20 de diciembre de 02016,  en la dirección 1519 NW 82ND Avenue, Doral, FL, 33126. Aparece como presidente y agente registrador, Javier Aurrecoechea.

  Lexington Tech International, LLC es una empresa activa registrada en Delaware el 16 de septiembre de 2013. En los récords aparece la siguiente dirección:3411 Silverside RD #104 Rodney Building, Wilmington, New Castle, DE, 19810. El agente registrador es otra empresa de nombre Corporate Creations Network Inc. Asimismo, Lexington Tech International, LLC está registrada en Houston,  el 8 de noviembre de 2013, con la dirección fiscal en 11530 Legend Manor Dr., Houston, Texas, 77082. La agente es Deborah Kwon.

   Petroleum Equipment Petequip, Corp.  es una empresa registrada en  Panamá el 8 de agosto de 2014, en el Distrito de Panamá. Las siguientes personas aparecen entre los directivos de la firma: Alba Daniza (tesorero); Gabriel Martínez (Presidente, Secretario y Suscriptor); Keila Castro(Suscriptor) y Xcynthian Alona Araya Tejada  (Apoderada). Escobar, Della, Togna, Icaza & Jurado es el agente registrador.

CITAS

1) http://eltiempolatino.com/news/2019/oct/29/informe-revela-presuntas-practicas-fraudulentas-y-/

2) https://apnews.com/bc0e245e0d74ff3ae90bf6f477491017

3) https://www.venezuelapolitica.info/tag/jose-manuel-gonzalez-testino/

4) https://www.maibortpetit.info/2019/10/informe-de-gerencia-revela-presuntas.html


viernes, 6 de marzo de 2020

Juez estadounidense aprueba liberar los pasaportes de la esposa de José Manuel González Testino para viajar a Madrid y Londres

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   Un juez estadounidense aprobó la liberación de los pasaportes de la esposa de José Manuel González Testino, acusado de delitos de corrupción y lavado de dinero relacionados con contratos de CITGO y PDVSA, obtenidos de manera fraudulenta gracias al pago de sobornos a funcionarios de la petrolera estatal de Venezuela.

  El juez Gray H. Miller aprobó la moción para la liberación temporal de los pasaportes estadounidense y venezolano de María Alejandra Díaz y otra moción para viajar a Madrid, España y Londres, Inglaterra. La orden del juez dice que la mujer debe devolver los documentos al Secretario de la Corte a su regreso del viaje por varias ciudades de Europa.

  El magistrado especificó que su decisión "permite a la Sra. María Alejandra Díaz viajar de Miami, Florida a Madrid, España el 7 de marzo de 2020 y salir de Madrid, España viajando a Londres, Inglaterra el 12 de marzo de 2020 y saliendo de Londres, Inglaterra viajando a Miami, Florida en marzo 22 de 2020".

 En la moción presentada a la corte, el acusado González-Testino declara lo siguiente:

1. Alrededor del 29 de mayo de 2019, el Sr.González-Testino compareció ante este tribunal y se declaró culpable de información criminal de tres cargos.

2. El 23 de julio de 2019, el Tribunal ingresó su orden de fianza de comparecencia con condiciones de exoneración [DE 59] y el Demandado fue puesto en libertad bajo fianza en espera de sentencia. Ha cumplido totalmente con los términos de su vínculo.
3. Según la Orden, una de las co-garantías es la esposa del acusado, María Alejandra Díaz.

  Según los términos del ¶ 8 (l) de la Orden, las garantías, incluida María Alejandra Díaz, entregaron sus pasaportes al Secretario bajo la condición adicional de que "no viajarán fuera de los Estados Unidos sin el permiso de los Estados Unidos, Servicios previos al juicio, libertad condicional y el gobierno".  En consecuencia, las tres co-garantías entregaron sus pasaportes al Secretario de la Corte el 23 de julio.

3. María solicita la liberación temporal de sus pasaportes estadounidenses y venezolanos junto con un permiso para viajar a Madrid, España con el fin de presentarse en una cita el 10 de marzo de 2020 para la renovación de su residencia española y a Londres, Inglaterra el 12 marzo de 2020 para pasar tiempo y celebrar el cumpleaños de su hija, Isabel González, que estudia en la Architectural Association School of Architecture en Londres, Inglaterra. María necesita su pasaporte venezolano para ingresar a España para renovar su residencia y su pasaporte de EE. UU. Para ingresar al Reino Unido sin una visa y regresar a este país.

4. Este tribunal previamente le permitió a María viajar a Madrid, España y Londres, Inglaterra, y lo hizo sin incidentes.

5. La libertad condicional en Houston toma la posición de que a pesar de esta orden de la Corte en sentido contrario [DE59. ¶8 (l) no pueden dar su consentimiento hasta que este Tribunal otorgue la moción.

miércoles, 19 de febrero de 2020

Contratista corrupto de CITGO y PDVSA, Tulio Anibal Farías-Pérez se declaró culpable en la corte federal de Houston

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   El contratista de PDVSA y CITGO, Tulio Anibal Farías-Pérez—quien es co-acusado en la enorme trama de corrupción encabezada por José Manuel González Testino se declaró culpable de haber violado la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero en la Corte del Distrito Sur de Texas este miércoles 19 de febrero.
   Farías-Pérez asumió su responsabilidad en una conspiración acusado ante el juez Gray H Miller en una audiencia celebrada este la Corte del Distrito Sur de Texas, en Houston. 

   El juez acordó la fianza no garantizada de $ 25,000 cuya ejecución no fue ordenada.

  Farías Pérez fue acusado de conspirar junto a José Manuel González Testino y otras personas para cometer delitos en Estados Unidos, usando los correos e instrumentalidades del comercio del país manera corrupta, pagar sobornos, influenciar decisiones de empresas extranjeras, violando la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA).

  La conspiración de Farías Pérez y González Testino tenía como objetivo obtener y retener lucrativos contratos y otras ventajas de negocios con PDVSA de manera corrupta y fraudulenta, incluyendo el pago de coimas a los oficiales de la petrolera venezolana y su filial en EE. UU., CITGO Petroleum Corp.

  Tulio Anibal Farías Pérez, venezolano, residente de Texas desde agosto de 2014, era el dueño del 50 por ciento de varías compañías en los Estados Unidas junto con José Manuel González Testino, y juntos se aseguraron contratos con PDVSA y su filial estadounidense CITGO.

  En la acusación, la fiscalía sostiene que "el (empleado A) trabajaba con González Testino, incluyendo la prestación de servicios a una de las compañías registradas en EE. UU. 

 Ese empleado A (cuyo nombre no se revela) tenía entre sus responsabilidades el manejo de los contratos de PDVSA para las empresas de logísticas de González  Testino, y monitorear las órdenes de compra y el pago de los sobornos relacionados con las múltiples empresas, incluyeron de aquellas en las que estaba asociado con Farías Pérez.

  El "oficial B" era un empleado de CITGO entre 2010 hasta febrero de 2018. Entre 2012 y 2015, "el oficial B" trabajó en el Grupo de Proyectos Especiales y tenía entre sus responsabilidades la supervisión  de empleados y el proceso de contratación de ese departamento.

  La "compañía A", controlada por Faría y González, estaba registrada en el estado de la Florida y luego fue registrada en Panamá y Suiza, "era usada para asegurar contratos con PDVSA".

  Farías-Pérez y González Testino pagaron sobornos a oficiales de PDVSA para influenciar las decisiones de la petrolera venezolana para que la "empresa A" ganara contratos de servicios y equipos. 

  Farías-Pérez y González Testino pagaban los sobornos en efectivo "en reuniones personales, o enviando transferencias bancarias a cuentas bancarias controladas por los oficiales de PDVSA, proveyendo objetos de valor, incluyendo tickets aéreos, viajes recreacionales, hoteles, tickets del Super Bowl y otros deportes, comidas, incluyendo cenas para los miembros del equipo de Farías y González con "sus grupos de PDVSA Houston", joyería, obras de arte, relojes, etc".

Los cuadernos de los sobornos

  El "empleado A" mantenía una relación de gastos donde escribía los montos de los sobornos pagados, y los que se debía pagar a los oficiales de PDVSA, incluyendo las coimas para la asistencia de las "compañía A".  

  La acusación dice que González y Farías pagaban un porcentaje por los contratos ganados a las compañías, incluyendo un pago mensual a los funcionarios de PDVSA o CITGO que variaba de acuerdo al tipo "funcionario". 

  Los sobornos se pagaban en conexión con los contratos de PDVSA, incluyen un contrato para proveer compresores a PDVSA que nunca fueron entregados; dos contratos para pompas de sumergibles eléctricos que tampoco fueron entregados; múltiples contratos pequeños para suplir partes de la compañía suiza a la "compañía A" que actuaba como distribuidor.

  En los libretas de los sobornos, los empleados de González Testino y Farías Pérez, les ponían sobrenombres o alias a los oficiales se PDVSA y CITGO. De manera ordenada, "llevaban un control en una hoja de excel para pagarles a cada uno con las verdaderas identidades".

   Para generar la naturaleza y la fuente de los pagos de los sobornos, crearon justificaciones falsas incluyendo facturas de equipos y servicios que nunca prestaron o enviaron.

   Las coimas se pagaban directamente a las cuentas de bancos  de los mismos oficiales de PDVSA y CITGO, o a nombre de las empresas que también eran premiadas con contratos y recibían pagos de la petrolera venezolana.

  En ocasiones, los empleados de González y Farías pedían a los oficiales de PDVSA y CITGO las cuentas bancarias en las cuales podían recibir los sobornos "que fueran a nombres de compañías, intermediarias, relativas, amigos y personas asociadas de dichos oficiales".

Algunos de los pagos hechos al "oficial B" fueron a través de una cuenta en Panamá, tal como se muestra en el siguiente cuadro:
   En octubre de 2014, Farías Pérez se fue con "el oficial B" a la Serie Mundial de Béisbol en San Francisco, California, entre los equipos Kansas City Royals y los Gigantes de San Francisco. Farías Pérez y González Testino pagaron por los tickets y todos los gastos del viaje.

  El 1 febrero de 2015, Farías Pérez y otro co-conspirador llevaron al "oficial B" al Super Bowl XLIX en Glendale, Arizona y los dos acusados pagaron por los tickets y el viaje.

  Este caso está representado por el Fiscal de Distrito, Ryan K. Patrick y los fiscales asistentes: John P. Pearson y Robert S. Johnson





EE.UU.: Condenan a Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz a 70 meses de prisión por delitos de corrupción en PDVSA

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   A 70 meses de prisión que deberán ser servidos consecutivamente fue condenado este miércoles, Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz, un exgerente de PDVSA Servicios en Houston, que fue procesado criminalmente por haber recibido millonarios sobornos de contratistas corruptos para lograr contratos con la petrolera venezolana de manera fraudulenta, violando la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.
  Gravina Muñoz también fue sentenciado por haber obstruido la justicia, durante el tiempo en que colaboraba con los fiscales en una investigación que involucra al contratista venezolano-americano, José Manuel González Testino, quien está siendo procesado por delitos de corrupción y lavado de dinero con contratos de PDVSA y CITGO.

   Gravina Muñoz llegó a la sala de audiencias de la Corte del Distrito Sur de Texas, vestido con una chaqueta y pantalón azul, sin corbata, con unos zapatos casuales de suela blanca. El hombre lucía cansado, agobiado, con los párpados  cansados. Durante la audiencia de sentencia, se mantuvo sereno aunque su semblante cambió cuando el magistrado leyó su condena.

   El juez Gray H. Miller, luego de la evaluación de las pautas de sentencia, decidió condenar a Gravina Muñoz a 60 meses de cárcel por el primer cargo, más 10 meses por  el segundo delito que suman un total 70 meses que deberán ser servidos consecutivamente en una cárcel federal del estado. Adicionalmente, el magistrado ordenó que el ex funcionario de PDVSA debe hacer una restitución de $214,000 al Servicio de Rentas Internas de los Estados Unidos (IRS). 

   Además, la condena de Gravina Muñoz incluye un régimen de libertad condicional por 3 años, una vez concluyan los 6 años de prisión obligatoria que se iniciarán en una fecha que se dará a conocer en los próximos días.

  Durante la audiencia, el juez hizo referencia a los delitos cometidos por los conspiradores del caso de Roberto Rincón y Abraham Shiera, que protagonizaron un enorme esquema de corrupción que incluyó el pago de más de mil millones de dólares en sobornos a empleados de Petróleos de Venezuela para beneficiarse de contratos de manera fraudulenta.

   Igualmente se hizo mención al caso que involucra al contratista José Manuel González Testino, quien está acusado de corrupción, lavado de dinero, obstrucción a la justicia y de haber violado la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. El sentenciado, Gravina Muñoz trabajó con González Testino y mientras colaboraba con los fiscales federales de Houston, informó al contratista que era objeto de una investigación por parte de las autoridades de los Estados Unidos. Una vez que González Testino supo que lo estaban investigando por sus operaciones fraudulentas en contratos con PDVSA y CITGO, intentó huir a Venezuela, y fue arrestado por las autoridades en el aeropuerto de Miami.

Fue entonces cuando Gravina Muñoz fue acusado de delitos de obstrucción a la justicia.

Los fiscales presentes en la audiencia de Gravina Muñoz hablaron sobre las recomendaciones de sentencia para los contratistas corruptos que están involucrados en este caso. Señalaron que en el caso de Roberto Rincón esperan que sea condenado a 13 años de prisión máximo y en el caso de José Manuel González Testino por 15 años de prisión, todo esto basado en la Guía de Pautas de Sentencia de los Estados Unidos. 

   El Juez Miller dijo —en relación a las recomendaciones de los fiscales que la guía de sentencias es un referentes y que para tomar su decisión se consideran otros factores.

El sentenciado pidió perdón 


   Antes de escuchar la sentencia, Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz pidió perdón a los ciudadanos venezolanos y americanos y a su familia por sus faltas y su conducta. 

  Entre otros aspectos, se refirió a las consecuencias negativas que trajo su proceder para sus hijos, quienes han sufrido de abusos en las escuelas. Asimismo, comentó que su hija perdió su trabajo como consecuencia de su actuación delictiva y su padre fue amenazado en Venezuela. 

  La defensa explicó que "gracias a la colaboración ofrecida a las autoridades por su cliente, Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz ha sido posible que otros casos criminales relacionados con los esquemas de corrupción y lavado de dinero en Venezuela avancen". 

Desmienten a la defensa

   La defensa sostuvo que el gobierno estadounidense permitió que Gravina Muñoz fuera a Venezuela, donde realizó una serie de grabaciones para aportar pruebas sobre los delitos. Ante esa afirmación, el fiscal aseguró que no era verdad lo del viaje de cooperación y que Gravina Muñoz había hecho mucho daño ayudando a su socio, José Manuel González Testino al violar su acuerdo de cooperación con las autoridades y ofrecerle detalles de una investigación federal con la que él estaba comprometido para que el otro conspirador [González Testino] evadiera la justicia. 

  Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz estaba trabajando para José Manuel González Testino cuando estaba cooperando con el gobierno de los Estados Unidos, y no reveló esa información a los fiscales, sino que por el contrario negó que sostenía una relación con González.

  El fiscal sostuvo además que Gravina Muñoz sólo restituyó el soborno que recibió de Roberto Rincón y Abraham Shiera pero no entregó ni un sólo centavo de las coimas que le pagó por sus operaciones fraudulentas José Manuel González Testino y otros contratistas corruptos.

   A petición de la Fiscalía del Distrito Sur de Texas, el juez aprobó la apertura de información de los casos de Alfonzo Gravina que estaban cerrados. En ese sentido, se informó que se suministran detalles en un corto tiempo.

El caso

  Alfonzo Eliézer Gravina Muñoz, residente de Fort Bend County,, en Texas, es un ciudadano venezolano nacionalizado estadounidense— que trabajó en PDVSA desde 1998 hasta marzo de 2014 aproximadamente. Durante ese tiempo, Gravina Muñoz ocupó varios cargos en la petrolera, incluyendo la gerencia de compras de equipos y servicios.

  En los documentos federales dice que su trabajo de alta gerencia, Gravina Muñoz era responsable de manejar las subastas de contratos para los proveedores de servicios al entonces gigante petrolera venezolano.

  Fue acusado de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el extranjero, en operaciones que se realizaron desde el inicio de 2007 hasta al menos 2014, y que facilitaron a los contratistas que participaron en el megafraude, cometer ofensas contra los Estados Unidos, amparando actividades y operaciones ilegales que afectaron el comercio internacional.

  Los contratistas (Roberto Rincón, Abraham Shiera, José Manuel González Testino, entre otros) pagaron a Gravina Muñoz sobornos para lo lograr la asignación de contratos de la PDVSA, violando las prácticas y normas de la empresa.

  El 12 de abril de 2010,  uno de los contratistas transfirió a la cuenta de banco de otro de los contratistas, USD 164,570,63 para pagar el remanente de la hipoteca de la residencia de Gravina Muñoz en Texas, a cambio que este le otorgara a los conspiradores jugosos contratos.

   El 7 de mayo de 2010,se  transfirió a favor de Gravina Muñoz USD 135,429  como parte de los sobornos.

  El 28 de enero de 2011, uno de los empresarios transfirió a una cuenta en Panamá de uno de los contratistas USD 15,000. como parte de los sobornos. Otros USD 15,000 fueron transferidos a su favor el 6 de junio de 2011 para que siguiera haciendo las operaciones fraudulentas a favor de las empresas de los contratistas. Asimismo, se le pagó el 29 de enero de 2012 USD 6.688.22 para el pago de servicios contables de una casa a nombre de Gravina Muñoz.

  Entre muchas otras transacciones, aparecen unas operaciones hechas el 3 de enero de 2014 por USD 15.000,00  desde una cuenta en Panamá propiedad de un contratista a la de Gravina en Texas.

   En la acusación federal se señala que un contratista (1) dueño de varias empresas proveedoras de equipos y servicios de PDVSA. Otra el 20 de marzo de 2014, donde Gravina Muñoz sacó de una cuenta conjunta USD 93,267.87 para pagarlo a uno de sus familiares.

  Gravina Muñoz también fue acusado de Fraude y falsa declaración  en sus impuestos del año fiscal 2010.