Mostrando entradas con la etiqueta Joaquín Guzmán Loera. juicio El Chapo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Joaquín Guzmán Loera. juicio El Chapo. Mostrar todas las entradas

jueves, 3 de enero de 2019

"Vicentillo" asegura que el "Chapo" y "el Mayo" Zambada pagaron miles de dólares en sobornos a generales y policías federales mexicanos

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Con rostro pálido y desencajado, un uniforme de prisión azul, unas tenis blancas, apareció Vicente Zambada Niebla ante los miembros del jurado que emitirán el veredicto en el juicio que se le sigue a Joaquín “el Chapo” Guzmán. La presencia del exnarcotraficante, ahora testigo del gobierno y quien era conocido es como "Vicentillo", generó cierto resquemor en el acusado, quien trataba de evitar su mirada luego del saludo inicial. Contrariamente, Zambada Nieblas le clavó los ojos a Guzmán desde su llegada, saludó a su compadre "Chapo" con una sonrisa que fue correspondida brevemente. Una de las afirmaciones del testigo que no fue bien recibida por la defensa fue cuando afirmó que había estado presente en una reunión con su padre, Ismael “el Mayo” Zambada y el Chapo, cuando éste último había ordenado la muerte de Rodolfo Carillo Fuentes, otro narcotraficante hermano menor de Amado Carrillo Fuentes, líder del Cartel de Juárez.

En la medida que el testimonio de Zambada Niebla iba avanzando, salieron a relucir nuevas revelaciones que muestran que el poder político mexicano ha mantenidos nexos fuertes con los carteles de la droga, al menos según explicó el testigo, quien aseguró que había sostenido un encuentro a mediados del década del 2000 con "el Chapo" y su padre "el Mayo" a la que habían acudido representantes de Petróleos de México (PEMEX) y de un grupo de políticos corruptos de alto nivel. Propusieron a los líderes del cartel de Sinaloa que los ayudaran a traficar 100 toneladas de cocaína en un buque petrolero. A la reunión asistió el narco colombiano, Jorge Cifuentes, quien sería la persona encargada de proveer la enorme cantidad de drogas.

"Querían saber si mi padre y mi compadre "Chapo" podían proporcionar esa cantidad de coca", dijo.

Cuando le preguntó la fiscalía si se había materializado ese envío, Zambada Niebla dijo que no sabía si se había hecho porque él fue arrestado para esa época y luego fue extraditado a Estados Unidos.
A lo largo de exposición, Zambada explicó cómo funciona el cartel, cómo y por qué se produjo la violencia durante la guerra de los carteles mexicanos. Asimismo, describió cómo Guzmán Loera consiguió convertirse en uno de los líderes principales del cartel de Sinaloa junto a su padre.

Pago millonario a generales

"Vicentillo" afirmó que su padre pagaba mensualmente a policías federales y generales sobornos que van entre USD 30.000 a USD 50.000 para gozar de protección "para mi papá, el compadre "Chapo "y yo". Los oficiales del gobierno mexicano también debían informar sobre las operaciones antidrogas, operativos y rutas para la droga.

Mencionó que "el Mayo" Zambada había pagado sobornos al coronel Adams (Marco Antonio de León Adams) quien fungió como jefe de guardia personal del presidente Vicente Fox.

Dijo que el código que usaban para regirse al coronel era "Chicle" porque en México había una marca de goma de mascar con el nombre de "Chicle Adams".

Asimismo sostuvo que el general Ántimo, quien formaba parte de la cúpula militar de México también recibió coimas y que era muy amigo de su padre, "el Mayo" Zambada.


La fuga de Guzmán

"El Vicentillo" también dio detalle sobre la fuga de Guzmán de la cárcel de Puente Grande de Jalisco en 2001, asegurando que su compadre "el Chapo" le había contado las peripecias de haber estado dentro de un carrito de lavandería y lo que sintió cuando el empleado que empujaba el carro se paraba para que le abrieran las puertas. Él escuchaba los ruidos que hacían las puertas y por un momento el carrito se rodó y "el Chapo" se asustó de sólo pensar que se iba a caer y lo iban a descubrir porque estaba escondido debajo de las sábanas.

No sobornó al presidente Fox

Aprovechó pare decir que una vez cuando se cumplía un aniversario más del escape, estaba junto al acusado y dice que se reía porque en las noticias decían que habían pagado sobornos al presidente Vicente Fox y a otros para poder sacarlo de la cárcel, "pero eso no fue verdad. Sólo unos pocos participaron y sabían". Afirmó que ni siquiera el director del penal estuvo involucrado en el plan de fuga.

"Vicentillo" explicó al jurado cómo se había involucrado desde muy joven con las actividades de su padre, Ismael Zambada y cómo fue descubriendo a través de la observación los secretos del cártel.

Explicó que supo por el mismo "Chapo" cuando este había ordenado el asesinato de uno de sus rivales, Ramón Arellano Felix en la discoteca Christine de Puerto Vallarta. Incluso explicó que en una oportunidad se había ido con Amado Carrillo a una reunión en casa de Benjamín Arrellano Felix. En el encuentro se enteró que los hermanos querían matar a Guzmán y a su padre.

"Rafael Aguilar Guajardo se iba a encargar de matar a mi papá y a mi compadre "Chapo" y le pidió Amado que se aliara a los Carrillo Felix", dijo. 

Más adelante sostuvo que Amado Carillo habría dicho que si mataba a Guzmán y a Zambada también tenía que matarlo a él.

Debido a la amenaza de muerte y al hecho que Ramón Arrellano Felix estaba rodeando el lugar de la reunión, Amado Carrillo llevó a "Vicentillo" directamente al aeropuerto donde los esperaban dos aviones que los llevó a Hermosillo.  "Vicentillo" viajó al día siguiente a Culiacán y le contó todo a su padre, quien además de regañarlo por haberse ido a casa de los Arrellano Felix, lo retó porque había faltado un día a la escuela.

Solidaridad entre capos

"Vicentillo" contó que cuando Guzmán se escapó de la cárcel no tenía mucho dinero y "el Mayo" le ofreció ayuda. Por cada kilo de cocaína que vendiera le daría al "Chapo" el 50 por ciento, gesto que Guzmán agradeció y tras lo cual acordó hacer lo mismo con su socio. 


Vicente Zambada  Nieblas todavía no ha sido sentenciado. Fue detenido en México en 2009 y extraditado a Estados Unidos en febrero de 2010. Se declaró culpable de conspirar para traficar distribuir  cientos de kilos de cocaína y se enfrenta a una condena de diez años a cadena perpetua.

Dijo que tenía la esperanza de lograr una reducción de condena, cumpliendo su compromiso de declarar y aportar toda la información que pudiera necesitar la fiscalía.

Además, acordó pagar al gobierno norteamericano  1.373 millones de dólares estadounidenses como parte de su acuerdo de culpabilidad.

El acuerdo también recoge un permiso especial para permitir el acceso a su familia a Estados Unidos, que vinieron por su "seguridad" ya que era mejor estar aquí que en Sinaloa.


Zambada seguirá testificando contra Guzmán este viernes cuando se celebrará la audiencia 23 del juicio. 

Seguiremos informando

jueves, 13 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo Guzmán: Cifuentes Villa ofreció detalles del sistema de comunicaciones del Cartel de Sinaloa

En la sesión matutina del juicio de este jueves, el jurado pudo conocer los detalles del sistema de comunicaciones de la organización criminal del Chapo Guzmán.


Por Maibort Petit
@maibortpetit

Al iniciarse la decimoséptima jornada del juicio que se le sigue a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo” en la Corte de Brooklyn, continuó rindiendo testimonio el testigo por la fiscalía, Jorge Cifuentes Villa, quien de acuerdo a lo por él narrado, figuraba como proveedor de cocaína al acusado y su organización, el Cartel de Sinaloa. En la sesión de este jueves, el jurado pudo escuchar una llamada telefónica en la que el acusado negociaba los detalles de una negociación en la que se acordó el envío de 6 toneladas de cocaína. El interlocutor de Guzmán Loera era un  miembro del grupo guerrillero colombiano de las FARC.

Se pudo conocer que en este acuerdo al que hacía alusión el Chapo Guzmán y el guerrillero, el testigo cooperante, Jorge Cifuentes Villa y su hermano Alex tenían participación.

La conversación interceptada por las autoridades de EE. UU. y presentada por los fiscales del caso fu posible obtenerla debido a problemas que presentaba el sistema de comunicaciones del Chapo Guzmán. Estos problemas se debían a la imposibilidad o inconvenientes surgidos para encriptar dichas comunicaciones.

Previamente Jorge Cifuentes narró que diseñó y constituyó una red de comunicaciones cifradas para El Chapo en las montañas de Sinaloa, para lo cual contrató los servicios de un ingeniero en sistemas de nombre Cristián, quien viajó desde Colombia para  realizar el trabajo.

Explicó que la red elaborada por el referido ingeniero contaba con “internet inalámbrico en las montañas con encriptación" y agregó que se trataba de un sistema que ofrecía "comunicaciones seguras por voz, texto, datos sin que las autoridades vieran lo que estábamos haciendo".

El testigo contó que Cristián lo llamaba para quejarse de que el hermano de Jorge, de nombre Alex, le achacaba la culpa de la caída de la red. El familiar de Cifuentes Villa estaba a cargo del contrabando de dinero de la droga a Colombia.

Además, se pudo conocer que el ingeniero contratado olvidó renovar la licencia de su software de seguridad.

Resultó ser que el sistema de comunicaciones del cual el testigo y el ingeniero hacían alarde por su seguridad, fue interceptado por las autoridades de los Estados Unidos y presentaron parte de estas conversaciones como prueba dentro del juicio del Chapo Guzmán.

Jorge Cifuentes catalogó al ingeniero como "una persona irresponsable", pues olvidarse de renovar la licencia del software de seguridad significó que "el sistema está caído ahora, por lo que ninguno de nosotros puede tener una comunicación segura en cualquier lugar".

A la pregunta del fiscal acerca de que si estas circunstancias incluían las comunicaciones del propio Chapo Guzmán, el testigo dijo: "Por supuesto".

El gobierno presentó otra llamada telefónica como evidencia y en ella el acusado se quejaba con su sobrino Tomás de que las comunicaciones encriptadas no funcionaban y estaban intentando que el hermano de Jorge Cifuentes, Alex, solventara la situación.

El testigo refirió que cada miembro del cartel tenía su número de extensión personal en el sistema de comunicaciones que se había diseñado.

En la llamada interceptada se escuchaba al Chapo Guzmán discutiendo los detalles de la operación de envío de 6 toneladas de cocaína desde Colombia a Guayaquil, desde donde sería llevada  después a México.

En esta operación, Jorge Cifuentes Villa acordó poner algunas de sus propiedades como garantía de parte del despacho, específicamente de cuatro toneladas, mientras el Chapo pagaría en efectivo por el resto.

Se pudo escuchar al Chapo negociando con el líder de las FARC para que le permitiera pagar en efectivo por solo 2 toneladas de la cocaína, aun cuando inicialmente se había hablado de dos toneladas y media. "Es un muy buen hombre de negocios", comentó Jorge Cifuentes sobre las habilidades negociadoras del acusado.

En la conversación, el Chapo le dijo al líder de las FARC que era socio de "el tipo de la M", lo que parecía ser una alusión al Mayo Zambada.

Entre las garantías ofrecidas por el Chapo a las FARC estuvo su propio sobrino, de quien dijo, podía quedarse con la organización guerrillera hasta que esta recibiera el pago.

También se pudo conocer que Joaquín Guzmán ofreció enviar a un "técnico" que se encargaría de verificar la calidad de la cocaína, esto debido a que le había disgustado la calidad del producto que había recibido en anteriores despachos desde Ecuador.

El pago inicial que exigía la FARC al Chapo era de 50 por ciento por 2 toneladas de cocaína antes de proseguir con la operación.

Igualmente, el jurado pudo escuchar al Chapo Guzmán ultimar con su sobrino la logística para el envío de la cocaína desde Colombia a un almacén ubicado en Guayaquil, Ecuador. Entre los detalles que ofreció la conversación estuvo el pago de los gastos de envío por un monto de USD 100 por kilo, se trataba de un soborno al ejército ecuatoriano para proporcionar este servicio y del cual ya se había hecho referencia en la sesión de ayer.

En este trato, Jorge Cifuentes Villa tenía una gran participación al haber puesto sus propiedades como garantía por 4 toneladas de cocaína. Esta decisión se debió a que su hermano Alex, quien estaba con el Chapo en Sinaloa, había permitido la pérdida de 14 toneladas en dos envíos anteriores, una situación que tenía sumamente nervioso al testigo. Jorge Cifuentes no quería poner el riesgo la vida de su hermano.

EL acuerdo finalmente se canceló y Jorge Cifuentes no tuvo que poner sus propiedades como garantía, pero no estaba en capacidad de asegurar si el Chapo Guzmán recibió o no las dos toneladas de cocaína por las que había pagado en efectivo.

En la sesión vespertina se estima que el testigo sea sometido a interrogatorio por parte de la defensa.



miércoles, 5 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo: Defensa desnuda bondades del acuerdo de cooperación del testigo de la fiscalía

Durante la jornada número 12 del juicio, salieron a la palestra historias de amor y de venganza entre narcotraficantes colombianos, pagos millonarios a senadores y representantes colombianos y una serie de revelaciones que dejaron a la fiscalía en la cuerdas tras ser dadas a conocer las finanzas declaradas de uno de los testigos del gobierno.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo", intentó hoy desacreditar el testimonio del testigo Germán Rosero, un abogado colombiano que actuaba de enlace entre cárteles, cuestionando su honestidad y también su memoria.

La representación legal de Guzmán acorraló al testigo de la fiscalía, obligándolo a confesar que no ha pagado ni un día de cárcel desde que se entregó a las autoridades en junio de 2009, tras haber pertenecido al cártel del Norte del Valle y que el gobierno de los Estados Unidos no le confiscó ninguna propiedad, cuentas bancarias y dinero en efectivo que, según el abogado Eduardo Balarezo, superaban los USD 5.058.000,00.

Germán Rosero es un abogado colombiano, que fue defensor público y que luego pasó a trabajar con Juan Carlos Ramírez, alias “Chupeta”. Desde junio de 2009 colabora las autoridades estadounidenses entregando información sobre los negocios de narcotráfico de los carteles mexicanos y colombianos.

En el interrogatorio de la defensa, Balarezo sacó la declaración jurada que Rosero entregó a la fiscalía al momento de firmar su acuerdo de cooperación que incluyó varias cuentas bancarias en Estados Unidos y México, bienes inmuebles y dinero en efectivo, riquezas que nunca fueron confiscada y congeladas por las autoridades norteamericanas.

La defensa reveló al jurado que Rosero en 2009 tenía una cuenta en el Bank Of America, sucursal Balas Harbour Florida con un saldo de USD 500.000,00; otra en la sucursal de la misma institución financiera en Boca Ratón, Florida con USD15.000,00; una en Banamex con USD 30.000,00; Banco Ma de México USD 8.000.00, las cuentas en la banca mexicana estaban a nombre de Juan Manuel Organista, que era el falso nombre con que se identificaba en México.

Balarezo también mostró al jurado una hoja donde Rosero decía tenía en efectivo USD 550.000,00.

— ¿Usted no entregó ese dinero? ¿Usted hizo con ese dinero lo que quiso porque el gobierno no se lo congeló?

— Sí —respondió el testigo.

Rosero tenía varias propiedades inmobiliarias, una de ellas era una casa en Guadalajara, la cual está valorada en USD 400.000,00; otra residencia en Colima que costaba USD 180.000,00; un apartamento en Puerto Vallarta a un costo de USD 430.000,00. Asimismo, en Colombia, en la ciudad de Calí, poseía una que costaba USD 200.000,00. Ninguna de estas propiedades les fue confiscada. La fecha de la declaración jurada es julio de 2008.

Balarezo destacó que luego que se declaró culpable en 2009, apenas pagó a la fiscalía USD 100.000,00 y jamás entregó los documentos de propiedad. 

Del mismo modo, el testigo contestó afirmativamente cuando el defensor de Guzmán le preguntó si había vendido las propiedades en México por un monto de USD 1.500.000,00 y si había enviado ese dinero mediante transferencias desde México a Colombia a nombre de su esposa.

— ¿Usted no reveló esas transferencias a la fiscalía? —inquirió el abogado.

El abogado también cuestionó a Rosero por dos vehículos Toyota (Sienna y Land Cruiser) y una motocicleta BMW.

— ¿Usted se quedó con ellos? ¿Compró nuevos carros? 
— Sí —dijo el hombre.

Líos de faldas con el sobrino de Pablo Escobar

En el contrainterrogatorio de la defensa del Chapo Guzmán, salió a relucir que cuando Germán Rosero era joven, había tenido un lío de faldas con otro narcotraficante colombiano llamado Juan Carlos Ortiz Escobar, alias “Cuchilla”, quien es sobrino de célebre capo Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, quien está cumpliendo 25 años fallecido.
Balarezo preguntó si “Cuchilla” lo había querido matar [al testigo] porque le gustó Claudia Bedoya, a lo que Rosero respondió que no, que él tenía una novia, Ana Agudelo, y que luego de que ambos habían terminado su relación con ella, la joven había empezado una relación con Cuchilla, quien estaba celoso. 
“¿Ese no es un cuento que se inventó usted?”, preguntó Balarezo a lo que el exnarcotraficante  respondió que estaba celoso, pero que él se fue de Cali a Bogotá. Comentó que no sabía que Cuchilla lo había mandado matar por otras razones distintas a la de su trabajo como abogado público.

Testaferro de Chupeta

El agresivo abogado del Chapo Guzmán preguntó a Rosero si era el testaferro de Juan Carlos Ramírez Abadía y esto lo negó rotundamente.

— ¿Entonces usted trabajaba para Chupeta como pagador de sobornos a funcionarios del gobierno, policías de la prisión, senadores, representantes?

Respondió que sí había pagado coimas por órdenes del exlíder del cártel del Norte del Valle cuando estaba en prisión en 1996.

Las "putas" 

Seguidamente, Balarezo le consultó acerca de si el pago de sobornos estaba destinado a asegurarle a Chupeta mejor calidad de vida en la cárcel.

— ¿Le tenía que llevar alcohol, buena comida, y "putas" a la prisión?
El testigo respondió que personalmente no llevó alcohol y que había sobornado a los oficiales para que Ramírez Abadía recibiera visitas especiales, entre quienes se encontraban dos o tres parejas permanentes a quienes se les permitía permanecer en el lugar por más tiempo, "esas tres parejas no eran prostitutas" aclaró Rosero. 

Sobornos a congresistas

Rosero admitió haber pagado a cada uno de los senadores colombianos USD 100.000,00 y a los representantes USD 42.000.00 para que aprobaran la figura de la extradición sin retroactividad, de tal manera que los narcos que estaban en proceso se beneficiaran de la norma. 
El testigo sostuvo que los pagos se hacían desde una habitación de un hotel que alquilaba para recibir a los legisladores que buscaban sus coimas en sobres. "Fueron como 5 o 6 millones".

Secuestro ordenado por el Chapo

Durante el interrogatorio de la fiscalía, Germán Rosero confirmó que  en ciudad de México 'el Chapo' Guzmán había ordenado el secuestro de dos hombre del cártel del Norte del Valle liderado por Juan Carlos Ramírez Aladía. "Por un error del 'Gordo' ordenaron el secuestro de Juan Carlos Ortiz Escobar 'Cuchilla' y de Sergio Ramírez 'Pechuga'.

Encuentros con Guzmán

Rosero informó al jurado que se había reunido con el acusado  7 ó 8 veces. A finales de febrero de 2002 fue a verlo en una casa finca en Culiacán y que ese encuentro se había dado gracias a los oficios de Alfredo Vasquez que era uno de los hombres de Guzmán. Comentó que desconocía si esa propiedad donde se reunieron era del Chapo.

Ese rancho con una puerta de madera muy bonita se encuentra en las montañas, en la sierra en el llamado "Triángulo dorado", conformado por los estados de Sinaloa, Durango y Chihuaha y la reunión fue en una palapa, término usado para describir a una enramada. 

El testigo afirmó que para aquel tiempo el Chapo estaba vestido con ropa normal y una gorra de beisbol y que su gente estaba armadas con fusiles AK-47 y pistolas.

Comentó que él estaba cumpliendo una orden de Sergio Ramírez y Juan Carlos Ramírez para que hablara de envíos de cocaína y le dijeron que Guzmán era muy efectivo en el transporte de drogas desde México a Estados Unidos. Rosero dijo que le había comunicado al acusado que querían enviar unos 2 mil kilos de cocaína por lanchas rápidas y que la droga fuera recibida en la playa.

Acotó que en ese momento, se había ordenado desde Colombia que la droga del cártel del Norte del Valle solo fuera llevada a México y no Estados Unidos "Solo hablamos de la intención y que luego haríamos el envío".

Hubo otras reuniones y conversaciones teléfonos con Guzmán y contó que luego se habían mandado exitosamente algunos de los cargamentos. En julio de 2002 llegó exitosamente la droga a México.


Rosero alias "Barbas" aseguró que una de esas ocasiones  que se juntó con Guzman fue en el rancho de los hermanos Beltrán Leyva. En ocasiones el acusado vestía traje camuflado.












jueves, 29 de noviembre de 2018

Proveedor de cocaína colombiano asegura que trabajó con el Chapo Guzmán por 18 años

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Cuando el tedio del juicio empezaba a subir por las largas horas de testimonios de agentes de la ley norteamericana,  apareció en escena uno de los líderes del cartel del Norte Del Valle de Colombia, Juan Carlos Ramirez Abadia alías "Chupeta" y el ambiente de la sala de la corte se transformó. Aquel hombre de cara reconstruida, con acento norteño y desenfadado causó conmoción cuando empezó a explicarle a los jurados que sostenía una relación de larga data con Joaquín el Chapo Guzmán y que el acusado traficó más de 400 monedas de la droga que fueron ingresadas a los Estados Unidos por la frontera mexicana.

Ramírez Abadia(55), "Chupeta" fue arrestado en Brasil en 2008 y deportado a Estados Unidos. Lleva 11 años y medio en la cárcel. Durante su espeluznante testimonio dijo que, desde 1998 hasta 2007 aproximadamente, había traficado unos 400 mil kilos de cocaína a Estados Unidos y que había sido el responsable de al menos 150 muertes, una de las cuales había sido ejecutada por él mismo y que  matando a un hombre a tiros directamente en la cabeza y en la cara.

Aseguró que fue el jefe del cartel del Norte Del Valle y que por más de dos décacas se dedicaba a transportar cocaína desde Colombia a los Estados Unidos. Acotó que su cartel tenía cinco frentes:

1) El brazo armado que brinda protección a la organización, a la vida de los miembros de su familia, de los cargamentos de cocaína, para eliminar enemigos, informantes y proteger los negocios y se hacía a través de sicarios.

2) El frente de la corrupción se usaba para comprar funcionarios del gobierno a cambio de su trabajo.

3) La caja mayor que se encarga del manejo del dinero sucio de la organización. 

4) Lavado de dinero.

5) El brazo operativo que se encarga de cargar la cocaína y de preparar los envíos.

El hombre con el rostro desfigurado afirmó que ordenó matar unas 150 personas aproximadamente entre 1989 y 2007 y que mató a una personalmente en 2004. Dentro de las muertes había unas víctimas en los Estados Unidos, por las cuales se declaró culpables.

20 años de trabajo con el cártel de Sinaloa

Ramírez Abadia aseguró que trabajó para el cártel de Sinaloa por 17 ó 18 años y que la organización de Guzmán Loera tenía similitudes con la suya, como por ejemplo, el el fuerte de corrupción para recibir y enviar mi cargamento de cocaína y un brazo armado para operar.

En 1990 empezó a trabajar con el Chapo Guzmán, antes traficó con otros miembros del cártel, ya que enviaba cocaína a los Estados Unidos por México desde aproximadamente 1986 ó 1987.

Comentó que desde 1985-1986 viajó a Estados Unidos en 3 ó 4 veces a Miami, Los Angeles y Nueva York para recibir su cocaína y  luego distribuirla y venderla en las calles. Aseguró que en oportunidades procesaba la cocaína en un laboratorio en Miami, Florida y luego la enviaba a Nueva York en camiones, con mulas, en aviones y por otras vías. El dinero que ganaba de la venta de la droga era enviado a Colombia y una parte se quedaba en México para pagar algunos gastos.

Aseguró que su cartel tuvo estructura y operaba en Los Angeles, Nueva York principalmente  en Chicago, Houston, y Fenix, Arizona. esas estructuras las creo en 1986-1987 y las mantuvo hasta 1996-1997.  

En 1988 fue la última vez que estuvo en Estados Unidos porque cuando intentó regresar, presentó un pasaporte falso y lo enviaron de vuelta a Colombia el mismo día y fue preso por un mes. "Pagué corrupción para desaparecer mi expediente". Pagó  para destruir todas las fotos de que existían de su persona en las oficinas del gobierno colombiano, y borrar todos los rastros, incluyendo su cédula de identidad. "Los desaparecí completamente para evitar que las autoridades tuviesen información de mi y así poder facilitar mis actividades".

El hombre sostuvo que supervisaba "personalmente" sus operaciones en Colombia, iba inclusive a los laboratorio para asegurarse que su cocaína fuera de "alta calidad" y que se reputación como proveedor creciera no solo en México sino con sus clientes en los Estados Unidos.

Explicó cómo envolvían la cocaína y las diferencias que había en los embalajes para los envíos que iban por avión y los que iban por barco, señalando que las que enviaban por transporte marítimo requerían de una envoltura de caucho para protegerla del mar.

Reunión con el Chapo

Ramírez Abadía contó cómo había ocurrido su primer encuentro con Guzmán en  ciudad de México, en el lobby de un hotel a principios del 1990. En ese encuentro al que asistió él, Guzmán Loera, Ismael 'Mayo' Zambada, Arturo Guzmán 'el Pollo', "el Gordo', su lugarteniente,  Sergio Ramírez, 'Pechuga"  se habían acordado los  primeros envíos de cocaína desde Colombia a México.

Antes- afirmó- había tenido una reunión con 'Mayo' Zambada en Tijuana a finales de 1989. Para esa época era uno de los jefes del cártel de Sinaloa que también se le conocía como al Federación. 

Luego del primer encuentro con Guzmán se organizó la logística y se enviaron los primeros 5 aviones cargados de unos 4 mil kilos de cocaína que fueron recibidos en México y transportados a Los Angeles en un tiempo récord de una semana. Admirado comentó que nunca antes había trabajado con traficantes mexicanos tan rápidos como Guzmán.

Admitió que las ganancias del cártel de Sinaloa eran de un 40 por ciento de su cocaína, y que él y su organización se quedaban con un 60 por ciento. Guzmán cobraba más que los otros carteles que usualmente cargaban un 37 por ciento, pero que el servicio que ofrecía era más rápido y que garantizaba la protección de la carga en México.

Ramírez Abadia sostuvo que los cargamentos recibidos por Guzmán eran transportados en ocasiones por la misma policía federal mexicana y por la gente del Chapo, y que los funcionarios policiales también participaban en la descargas de los aviones.


El narcotraficante, quien es ahora testigo del gobierno, que empezó a trabajar con el cártel Del Valle del Norte,  le aclaró que era la primera vez que colaboraba con la fiscalía en un caso. En el año 2010 se declaró culpable en la Corte del Distrito Este de Nueva York y hasta ahora no ha sido condenado en Estados Unidos. 

En Brasil, Ramírez Abadia fue declarado culpable de lavado de dinero, corrupción, conspiración y uso de documentos falsos. También fue obligado a pagar una multa de $ 2.5 millones. Su extradición se aprobó bajo la condición que la condena en el tribunal estadounidense no supere los 30 años, es decir, que no podrán sentenciarlo a cadena perpetua, como las acusaciones federales recomiendan.

El testimonio de Ramírez seguirá el próximo lunes 3 de diciembre.

Moción de los fiscales contra abogado del Chapo

Este jueves, los fiscales sometieron a la consideración del juez Brian Cogan una moción donde sostiene que un tweet de la cuenta particular del abogado de Guzmán, Eduardo Balarezo @balarezolaw habría sido diseñado para generar temor en el jurado. 

El tweet enlaza a una canción llamada "Puño de tierra" que de acuerdo al testigo Miguel Ángel Martínez Martínez fue tocada por una banda por más de 20 veces una noche antes del cuarto intento de  homicidio ordenado por el Chapo cuando este estaba en la cárcel en México con dos granadas que explotaron en su celda. 

Los fiscales solicitaron al juez Cogan que "amoneste" a los abogados de Guzmán por tuitear sobre el juicio, a la vez que argumentan que varios tweets recientes del defensor "crean un riesgo sustancial de que interfieran con un juicio justo".






miércoles, 7 de noviembre de 2018

El 'Chap'o Guzmán pide permiso al juez para abrazar a su esposa antes de que se inicie el juicio

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los abogados de Joaquín "el Chapo" Guzmán solicitaron al juez que le permita al acusado abrazar a su esposa, Emma Coronel Aispuro, el martes 13 de noviembre justo antes de comenzar la presentación de los argumentos de apertura del juicio. 

En una carta enviada por la abogada Mariel Colón Miró se expone ante el magistrado que el breve abrazo puede ser en la sala abierta e inclusive separados por la barandilla de la corte. Aclara que todo este proceso no debería tomar más de unos pocos segundos.

El permiso para permitirle al Sr. Guzmán saludar momentáneamente a su esposa, "tal abrazo con la barandilla entre ellos", no representaría una amenaza para la seguridad. Esto no facilitaría ninguna actividad delictiva y podría hacerse en presencia de fiscales, abogados defensores y alguaciles de los Estados Unidos.

Entre los argumentos expresados, la abogada señala al juez que como mínimo le piden al tribunal que se conceda este gesto humanitario, dado que, como se sabe, desde la llegada de Guzmán a Nueva York, en enero de 2016, no se le ha permitido tener contacto con su esposa ni por teléfono, ni en persona. "A la Sra. Coronel nunca se le ha permitido visitar o comunicarse con su esposo de ninguna manera. La justificación para limitar la comunicación familiar en las SAM fue y sigue siendo "evitar que Guzmán cometa, solicite o conspire para cometer una actividad criminal adicional".

Explican que Guzmán ha estado detenido durante casi dos años en MCC en régimen de aislamiento  Como resultado, la salud mental y emocional se ha deteriorado. . El único contacto humano que ha tenido desde su extradición ha sido con el personal de la cárcel al poner y quitar sus grilletes, y un rápido apretón de manos de su atalaya cuando va a la corte. Guzmán ha estado confinado en una celda muy pequeña sin ventanas durante las 23 horas del día de lunes a viernes y las 24 horas del día durante el fin de semana. A excepción de las visitas legales, el acusado ha estado completamente aislado.

No es razonable inferir que un saludo momentáneo, hecho bajo la supervisión de los Alguaciles de los Estados Unidos, presentaría el riesgo de que el Sr. Guzmán escapara de la corte o incluso le pasara mensajes a su esposa. Todo el tribunal tiene precauciones de seguridad en su lugar. No hay peligro de que intente escapar. El Sr. Guzmán nunca ha sido irrespetuoso, agresivo ni violento con ningún miembro del personal de MCC o miembro del equipo de defensa.

En ese sentido añaden que es bien sabido que el aislamiento tiene un efecto negativo en la cordura de una persona. "Es de gran preocupación que el deterioro de su salud mental y emocional por parte de Guzmán podría llevar a un problema en su capacidad para ayudarlo de manera efectiva en su defensa". 

Por lo tanto, en el interés de la salud mental del Sr. Guzmán y en el interés de la justicia, se solicita respetuosamente que la petición de un gesto humanitario se le conceda al acusado.

martes, 6 de noviembre de 2018

Potenciales jurados del "Chapo" Guzmán confiesan tener miedo a represalias

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Algunos de los potenciales jurados que podrían servir en el juicio de Joaquín 'el Chapo' Guzmán han confesado en la corte que tienen miedo de asumir la responsabilidad y ser objeto de represalias por parte de la organización criminal que supuestamente lidera el acusado. Durante el segundo día de selección fueron entrevistadas unas 25 personas que unidas a las citadas ayer en el tribunal suman unas 74 aproximadamente.

Unas 40 personas preseleccionadas para formar parte de jurado que emitirá el veredicto en el caso de Joaquín 'el Chapo' Guzmán tendrán que regresar a la corte este miércoles 7 de noviembre por decisión del juez Brian Cogan quien aseguró que tanto los abogados de la defensa como los fiscales federales estadounidenses podrán realizar sus escogencias en una tercera sesión que probablemente ocupe sólo medio día. De ese panel se tomarán 12 jurados principales y 6 suplentes.

El gobierno norteamericano acusa a Guzmán de 11 cargos que van desde tráfico y distribución de cocaína, lavado de dinero, posesión de armas, asesinato y de haber liderado una empresa criminal. Desde su extradición a los Estados Unidos, Guzmán ha estado preso en una cárcel de máxima seguridad en Manhattan, bajo condiciones que incluye 23 horas diarias de confinamiento y una hora para hacer ejercicios. Durante el juicio, el ex líder del cártel de Sinaloa seguirá recluido en el Centro Correccional Metropolitano y será traslado por los agentes de seguridad diariamente a la corte federal de Brooklyn.

El autógrafo del 'Chapo'

Durante la mañana se presentaron 13 nuevos candidatos, de los cuales 6 fueron eliminados por diversas razones. Durante la audiencia salió a relucir la historia de un hombre que fue entrevistado el lunes, oriundo de Medellín quien había solicitado al oficial de seguridad del tribunal que le hiciera las gestiones para conseguir un autógrafo del acusado. Cuando el juez Brian Cogan le preguntó por qué lo había hecho, el sujeto respondió "Soy un poco su fan".

Con las 13 nuevas personas entrevistadas este martes se suman un total de 58 ciudadanos que han sido citados por la corte para seleccionar los 12 jurados principales y los 6 suplentes que estarán al frente del juicio que se iniciará el 13 de noviembre de 2018.

Hasta ahora han sido descalificados 27 precandidatos debido a que no cumplen con los requerimientos establecidos por la corte, la defensa y el gobierno. Ayer fueron 17 prospectos los descartados y hoy en la mañana otros 6.

Por ahora no hay nadie oficialmente seleccionado. 

La sesión de este martes se inicio a las 9:30 AM. Guzmán vestía  un un traje azul oscuro, una camisa de vestir azul claro y una corbata con estampado a cuadros grandes al estilo.

Los candidatos más notorios


Entre los candidatos fueron despedidos el hombre joven de Medellín 
Colombia, quien fue denunciado por solicitarle a un oficial de seguridad de la corte el autógrafo del "Chapo". El ciudadano, al  ser interrogado por Cogan,  admitió: "Sí, es cierto". Cuando se le preguntó más, el hombre dijo: "Soy un poco fanático". 

Chapo no tuvo ninguna reacción a esto, aparte de una mirada de acero.

En relación a este caso, llamó la atención que uno de los defensores, Jeffrey Lichtman argumentó que el hombre debería quedarse afirmando: "Juez, tengo el autógrafo de Charles Manson y los dos líderes de Hamas, y obviamente no soy un gran fanático de ellos. Tal vez solo esté interesado en los autógrafos. De gente infame, como yo".

El hombre del Sandwich "El Chapo" fue descartado

El hombre blanco de 30 años de edad que destacó en las reseñas de prensa del lunes por haber escrito en su cuestionario que con frecuencia pedía en un deli que queda cerca de su trabajo un sandwich llamado 'el chapo', fue interrogado este martes porque el personal del juez Cogan pensó que un hombre que se parecía al prospecto había publicado en Twitter que había sido elegido para formar parte del jurado de "Chapo" lo que el ciudadano negó rotundamente. 

Más tarde, el hombre pidió hablar con el juez en la sala, y dijo que su padre estaba enfermo y que a pesar de que los medios de comunicación lo identificaron como "lo harían identificable en el trabajo". 

Miedo por la salud de su madre

En al segunda sesión de selección había una mujer blanca que habló con el juez Cogan en el salón contiguo a la sala. La joven vive con su madre y le confesó al magistrado llorando profusamente  que cuando le contó a su madre lo que estaba haciendo, su madre dijo 'tenemos que mudarnos y conseguir una nueva casa'". Cuando se dió a conocer esta versión, el acusado se rió de buena gana ante este comentario. 

Cogan aseguró que la mujer estaba preocupada por lo perjudicial que podría ser la presión sobre su la salud de su madre.

Otro candidato a ser miembro del jurado sufrió un ataque de pánico en la sala de reuniones del jurado y fue llevado al hospital, razón por la cual fue descalificado.

Michael Jackson descartado

Otro de los prospectos que fue descartado fue el imitador del Rey del Pop  Michael Jackson. La razón expuesta fue porque por su carrera es demasiado fácil de identificarlo.


Miedo a ser asesinada por ser jurado

Otra posible jurado que fue descartada fue una mujer que adujo problem de ansiedad y nerviosismo. La candidata dijo que se había asustado un poco porque había visto una película sobre alguien que intentaba asesinar a un jurado", lo que inexplicablemente hizo que ella buscara en Google "su nombre y matar a los jurados", dijo, refiriéndose a el Chapo. 

La mujer fue más allá y le confesó al juez que cuando vió la historia se prometió así misma "no hacer eso", y que inclusive esa declaración "me puso nerviosa".

Durante la mañana también fueron descartadas otras personas, una de ella por razones financieras, de trabajo y por viajes previstos.

Joaquín Guzmán Loera está siendo acusado por el gobierno de los Estados Unidos de 11 cargos, de los cuales destacan trafico y distribución de cocaína, lavado de dinero, posesión de armas, liderar una empresa criminal y de asesinatos.

La tarde 

En horas de la tarde, se entrevistaron a 12 prospectos, de los cuales fueron descartados 5. 

De acuerdo a las instrucciones de juez, de los 40 candidatos la defensa puede escoger los 12 jurados principales y 6 suplentes que cumplirán con la responsabilidad.

Admirador de Trump

Durante las entrevistas de la tarde, se supo que un hombre blanco, calvo y de mediana edad escribió en su cuestionario que la persona que más admiraba es Trump. El abogado de Guzmán, Jeffrey Lichtman le preguntó al respecto: "¿Escribiste en tu cuestionario que más admiras es el presidente Trump?"

- "Oh, sí", respondió.

 El juez Cogan preguntó después de cortar a Lichtman."¿Tiene alguna idea preconcebida de que este acusado podría ser culpable porque es mexicano?"
"No creo que el presidente sea un tipo racista", dijo el potencial miembro del jurado.
"¿No crees que sea un mal hombre?" Preguntó Lichtman. "No lo conozco en absoluto", respondió el candidato a jurado.

Por su parte una mujer blanca, aseguró que había escuchado sobre el caso desde que llenó el cuestionario porque "había alguien leyendo en la sala del jurado en este momento". Ante la afirmación el juez le preguntó sorprendido: "¿Leyéndolo en voz alta?" "Sí", respondió. 
El abogado de Guzmán,  Eduardo Balarezo hizo un gesto de frustración al escuchar este comentario.
Le preguntó qué decía y ella dijo que el informe decía que "ningún jurado había sido elegido aún".
"Bueno, eso es correcto", suspiró Cogan.
El juez decidió descartar a esa prospecto cuando la mujer dijo: "para mí es mucho más difícil demostrar su inocencia" en referencia al Chapo. 

Otra mujer confiesa que leyó el periódico

Otra de las interrogadas, una mujer negra de unos 60 años, admitió ante el juez que había leído el periódico en voz alta en la sala del jurado. la confesión fue hecha cuando el juez le preguntó si había escuchado que otra persona había dicho que se había hablado sobre el caso en la sala del jurado.

La mujer aseguró que había tomado un ejemplar gratis del periódico en la mañana cuando estaba en el metro, y que lo único que recordara es que la nota decía que que "habrá un juicio". La mujer aseguró que no tenia hogar, y que estaba viviendo con amigos, y que no conocía al acusado y que por tanto no sabía si hizo algo o no.

Uno de los fiscales federales, Anthony Nardozzi, le preguntó nuevamente a la mujer si había leído el periódico a lo que ella respondió :"Sí, lo encontré en el metro".
Seguidamente un miembro del equipo de defensa advirtió que los candidatos a jurado no deben leer sobre el caso, y ella responde "¡Ah, lo siento!"

Condena a los miembros del cártel

Otro hombre blanco, mayor, que se mantiene en el panel, escribió en el cuestionario que votaría para condenar a cualquier persona que estuviese relacionado con un cartel de la droga. El juez Cogan le preguntó si podía ser justo e imparcial, a lo que el hombre respondió que podía mantener su mente abierta.

Un mexicano que no conoce al Chapo

Otro candidato, un hombre mexicano de unos 30 años, aseguró que había vivido en los Estados Unidos durante 25 años, pero nunca había oído hablar de El Chapo, a pesar de haber recibido la mayor parte de sus noticias por la cadena Univision. Fue expulsado de la lista de posibles jurados después de admitir, que en realidad había visto "la serie sobre el Chapo". 

Seguiremos informando.


martes, 30 de octubre de 2018

Juez de Nueva York niega prórroga del juicio solicitada por la defensa de Joaquín "El Chapo" Guzmán

Todo quedó listo en la Corte del Distrito Este de Nueva York para el inicio de lo que se ha calificado por el juicio más importante de la historia criminal de los Estados Unidos.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   Un juez federal negó este martes las mociones sometidas al tribunal por Joaquín "El Chapo" Guzmán que buscaban prorrogar el juicio y  excluir las nuevas evidencias del gobierno relacionadas con supuestos asesinatos que el acusado habría ordenado.

El magistrado Bryan Cogan ratificó que el juicio se iniciará el próximo 5 de noviembre, tal como estaba previsto, con la selección de los miembros del jurado, aunque ordenó que la presentación inicial de argumentos se realizará el 13 de noviembre de 2018, con lo cual la defensa tendrá una semana extra para prepararse.

Cogan fue muy claro cuando advirtió que los defensores sabían que el caso de Guzmán iba a ser complejo y que se esperaban  evidencias voluminosas. Advirtió que "nunca nadie se siente preparado para un juicio de esa envergadura" pero que había que proseguir tal cual se había acordado. 

Cogan dijo al gobierno que debía "priorizar" las evidencias, haciendo referencia a la nueva documentación relacionada con unas supuestas nuevas víctimas de Guzmán y que sumarían unas 17 personas, con lo cual la cifra aumentó a unos 38 aproximadamente. 

El juez dijo que el caso de Guzmán era esencialmente por narcotráfico, y que los fiscales debían enfocarse en esas acusaciones más que en las relacionadas con supuestos asesinatos.

Cogan dijo a los defensores de Guzmán que el material presentado por la fiscalía es una pieza importante del gobierno para probar la culpabilidad del acusado. 

El abogado de Guzmán, Eduardo Balarezo, dijo que las 14 mil páginas entregadas por la fiscalía eran excesivas, mostrando unas 22 carpetas voluminosas que apilaron en el escritorio para que fueran observadas por el magistrado y por los presentes en la sala, entre quienes se encontraban los periodistas.

Cogan respondió que desde el inicio se esperaba una enorme cantidad de evidencias, recordando que los fiscales habían dicho que entregarían unas 25 mil páginas.

La defensa de Guzmán advirtió el lunes que al acusado se le está violando el debido proceso, puesto que el gobierno de los Estados Unidos entregó a los defensores un paquete de información y evidencias masivo que requiere tiempo para ser evaluado y preparado. Ante lo consideran una injusticia, los litigantes solicitaron al juez que considerara una prórroga para el inicio del juicio.

"El Chapo" luce bien

Guzmán llegó a la sala a las 9 de la mañana, vistiendo su uniforme azul y una camiseta color naranja, lucía descansado y bien acicalado. Al inicio de la sesión se quejó que los audífonos no funcionaban, asunto que se resolvió rápidamente. 

La audiencia que duró unos 20 minutos y versó únicamente sobre las mociones solicitadas por la defensa.

Cogan pidió a las dos partes trabajar de manera más organizada. El magistrado se quejó que durante el fin de semana el abogado Eduardo Balarezo lo había llamado dos veces y habían sometido a su consideración dos documentos que solicitaban lo mismo, y también llamó la atención de los fiscales por  haber entregado con retraso  el material del descubrimiento, lo habían prometido 14 días antes del juicio, no una semana como en efecto ocurrió. 

También se refirió Cogan al hecho que la fiscalía hubiese pedido sellar algunos documentos que la corte colocó públicamente.

El magistrado dijo que había leído todos los documentos de las dos partes y que no había nada nuevo en ellos. "Hoy no teníamos que estar aquí, porque habíamos acordado reunirnos el 5 de noviembre . En la última audiencia pregunté si había algo más que agregar y tanto el gobierno como la defensa dijeron que no", acotó el magistrado, quien a la vez aseguró que sería severo en el cumplimiento del cronograma y que se trabajarían algunos viernes "que inicialmente se habían exceptuado" para no alargar más el juicio.

Las mociones de Guzmán

Guzmán Loera, a través del abogado Eduardo Balarezo, argumentó que la fiscalía entregó a los defensores una cantidad masiva de información (más de 14,000 páginas) entre las cuales se encuentran "17 nuevas conspiraciones de asesinato que pretenden ser imputadas y antes las cuales se debe crear una estrategia para su defensa".

Los abogados de Guzmán admiten que sabían que la información se produciría pero que necesitan más tiempo para revisar la enrome cantidad de documentos y prepararse para la defensa.

La defensa advierte en relación a las 17 presuntas víctimas adicionales, que Guzmán tampoco "está fingiendo sorpresa de que se hayan revelado más víctimas". Lo que sucede -explica- es que nadie esperaba que "el gobierno casi duplicara el número de supuestas conspiraciones de asesinato que pretendía perseguir".

El gobierno se burla de la defensa al afirmar que "siempre habría sido evidente para los practicantes criminales con experiencia" que el material § 3500 estaría en inglés. En ese sentido, los defensores aseguran que los fiscales no comprenden "o no tiene en cuenta" que Guzmán tiene derecho a revisar el material de la sección 3500 en idioma inglés, "algo que no puede hacer sin la ayuda del equipo de abogados". 

Reiteran que cada una de las 14 mil páginas entregadas debe ser revisada con el acusado, lo cual es un proceso laborioso y lento.

La defensa señala que pesar de que el gobierno no procederá en varios cargos y violaciones (6 en total), si avanzará en 11 cargos y 29 violaciones relacionadas con eventos que abarcan un período de 25 años y que ocurrieron en el extranjero. 

Asimismo se quejan que el gobierno haya eliminado dos categorías de víctimas de conspiración de asesinato y haya agregado otras 17 víctimas nombradas. En efecto, "el alcance de las acusaciones contra el Guzmán pasó de excesivamente exagerado a simplemente excesivo".




sábado, 27 de octubre de 2018

Defensa del "Chapo" Guzmán pide nuevamente a la corte una prórroga del juicio

La corte aprobó una audiencia para el 30 de octubre para discutir las peticiones del Chapo Guzmán.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín Guzmán Loera sometió a consideración del juez, Bryan Cogan, dos mociones, una de las cuales busca que la corte impida que el gobierno de los Estados Unidos presente cualquier evidencia relacionada con las 17 nuevas presuntas víctimas que sustentarían la acusación de conspiración de asesinato del exlíder del Cártel de Sinaloa.
La fase final del juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán en Nueva York se iniciará el próximo de 5 de noviembre de 2018 que durará tres o cuatro meses y en el que se decidirá si el acusado es culpable o no de uno o de los 11 cargos que le imputa la fiscalía.

La segunda moción pide una prórroga para el juicio, ya que la defensa no tiene el tiempo suficiente para evaluar más de 14 mil páginas que entregó la fiscalía dentro del material del descubrimiento.

Los abogados denuncian que existe una continua "capacidad de juego" por parte de gobierno en la manera en que revela las evidencias a la que tiene derecho Guzmán y que son cruciales para preparar la estrategia de defensa del acusado.

Dicen que el gobierno sacudió a la la defensa con 17 nuevas presuntas víctimas de conspiración de asesinato contra las cuales el Guzmán tendrá que defenderse en el juicio.

Los juristas sostienen que además de las más de 14,000 páginas de materiales recientemente entregados la defensa, Guzmán tendrá la tarea insuperable de investigar también 17 nuevos supuestos eventos ocurridos en el extranjero durante un período de muchos años. 
_Si bien el gobierno ha proporcionado a la defensa un índice de qué descubrimiento corresponde a qué presunta víctima, la defensa no puede basarse simplemente en la evidencia del gobierno para prepararse para el juicio. Se debe permitir que los defensores  realicen una investigación independiente como parte de los preparativos del juicio para representar efectivamente a Guzmán.

Afirman que el 20 de julio de 2018, el gobierno "reveló" a la defensa que pretendía presentar en el juicio pruebas de 20 conspiraciones de asesinato específicas en las que Guzmán estuvo involucrado de alguna manera. 

En ese momento, el gobierno no solo no reveló el número real de conspiraciones de asesinato sino que tampoco identificó a muchas de las presuntas víctimas dicen los juristas.

En la moción se señala que el pasado 20 de julio de 2018, el gobierno presentó un documento que describía vagamente "las víctimas de conspiración de asesinato y las fechas de los hechos y declaró que "tenía la intención de probar" las conspiraciones de asesinato en el juicio y que "no estaba revelando los nombres de las víctimas ya que si divulgaban dichos nombres se revelaría la identidad de los testigos que cooperaron".

En ese momento, argumentan los abogados, la fiscalía informó a la defensa que revelaría los nombres de esas víctimas de conspiración de asesinato adicionales en el momento en que entregaron el material § 3500 de los testigos colaboradores. 

La lista inicial del gobierno de presuntas víctimas era de 20  específicas y 8 categorías de presuntas víctimas, pero los fiscales se tomaron casi dos meses para entregar la información, lo que constituye un atraso importante, acotan.

La defensa dijo Guzmán denunció ante el juez la violación de la regla 85 y pidió considerar una prórroga del juicio pero el tribunal decidió seguir el calendario programado para el 5 de noviembre de 2018.

Los defensores confirmaron que los fiscales habían entregado más de 117,000 grabaciones y otros materiales. Dijeron además que el gobierno eliminó a 4 presuntas víctimas nombradas de la "lista de detalles" inicial y las sustituyó con 16 nuevas presuntas víctimas nombradas. 

Aseguran que las presuntas víctimas eliminadas de la lista original fueron:
1) Víctor Canedo Verduzco
2) Javier LNU, líder de Los Charros.
3) Emilio LNU, trabajador de Los Charros; y
 4) Mario Nuñez Mesa ("el" o "M10").

Aseguran que las 4 presuntas víctimas fueron sustituidas por otras.  El gobierno presentó una segunda moción suplementaria el 17 de octubre de 2018 donde  nombraba a otra presunta víctima adicional cuyo nombre está sellado. 

La defensa se quejó de que la corte haya permitido que el gobierno demorara el nombramiento de algunas presuntas víctimas alegando que de revelarlas identificaría a los cooperantes, y a la vez denunció que no hubo indicios del gobierno duplicaría la lista de presuntas víctimas tan cerca de la fecha del juicio. 

Un mes antes del juicio, el gobierno volvió a emboscar a la defensa ampliando el número de presuntas víctimas a 39 en total, 6 categorías generales y 33 personas nombradas.

La acción deliberada del gobierno de revelar a 17 nuevas presuntas víctimas de conspiración de asesinato a menos de un mes antes del juicio es una violación de los derechos constitucionales y al debido proceso de Guzmán a quien se le impide tener un juicio justo y la oportunidad de defenderse.

La defensa recordó que  el sistema de justicia penal estadounidense no solo debe garantizar condenas, sino también garantizar que los derechos de los acusados estén protegidos, por lo que apelan a las Enmiendas Quinta y Decimocuarta de la Constitución, para pedir un juicio que se ajuste a las nociones prevalecientes de imparcialidad fundamental. 

En ese sentido pidieron al tribunal que impida que al gobierno  presente la evidencia relativa a las 17 nuevas victorias  de la conspiración asesinada alegada contra Guzmán.

Afirman los abogados que la conducta del gobierno viola el derecho de Guzmán a un juicio justo y al debido proceso.