Mostrando entradas con la etiqueta Joaquín Guzmán Loera. juicio El Chapo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Joaquín Guzmán Loera. juicio El Chapo. Mostrar todas las entradas

viernes, 22 de febrero de 2019

Defensa del Chapo Guzmán inicia procedimientos legales para un nuevo juicio

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín el Chapo Guzmán solicitó al juez Bryan Cogan la realización de un nuevo juicio alegando que el jurado habría violado las instrucciones de la corte durante el proceso que culminó con un veredicto unánime de culpabilidad por 10 cargos contra el célebre narcotraficante.

En una carta enviada por el abogado Eduardo Balarezo al tribunal se sostiene que el 20 de febrero de 2019, en el portal de noticias Vice News se publicó una historia titulada: Dentro del jurado de El Chapo: en la cual  un jurado habla por primera vez sobre la condena de Guzmán.

En esa historia, el autor afirma haber hablado durante más de dos horas con un miembro del jurado del juicio contra Guzmán. El artículo establece que varios jurados cometieron mala conducta al violar intencionalmente la dirección de la corte de"mantenerse [] lejos de la cobertura de los medios de comunicación, no hacer ninguna investigación en Internet y [no] comunicar nada sobre el caso a nadie ". 

En la comunicación, Balarezo señala que Guzmán tiene la intención de presentar una moción para un nuevo juicio en base a las revelaciones dadas a conocer en el artículo, y por ello solicita una audiencia probatoria probatoria para determinar el alcance de la mala conducta. 

Alegan la defensa que la norma establece que una moción 
para un nuevo juicio debe presentarse dentro de los 14 días posteriores al veredicto.

Guzmán respetuosamente solicita una ampliación del plazo de 30 días a partir del 26 de febrero de 2019 para presentar la moción.


La comunicación señala que la defensa ha buscado el consentimiento del gobierno para la ampliación del tiempo; sin embargo, el gobierno no ha respondido en el momento de la presentación de la solicitud.

lunes, 4 de febrero de 2019

Jurado de Joaquín el Chapo Guzmán continúa las deliberaciones

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El jurado que emitirá un veredicto de Joaquín Guzmán Loera inició las deliberaciones este lunes, y continuará hasta que se logré un veredicto unánime. Las siete mujeres y cinco hombres empezaron las discusiones luego que el juez Bryan Cogan, los instruyera sobre la ley que aplica a los 10 cargos que el gobierno de los Estados Unidos imputó a uno de los presuntos líderes principales del cártel de Sinaloa.

En el juicio, que se inició en el mes de noviembre de 2018, los fiscales federales presentaron 56 testigos, entre los cuales hubo 14 cooperantes que estuvieron vinculados con Guzmán a lo largo de su  supuesta carrera criminal.
Los 12 jurados principales pasaron a un salón contiguo a la sala del Juez Brian Cogan para discutir, de manera aislada, las evidencias y los cargos presentados por el gobierno. Los 6 jurados suplentes permanecerán en la corte, apartados de las deliberaciones, dijo el magistrado antes de concluir la jornada.

Después de casi tres meses de testimonios sobre una vasta conspiración de narcotraficantes impregnada de violencia, un juez dio instrucciones el lunes a los jurados en el juicio contra el narcotraficante mexicano.

Guzmán enfrenta 10 cargos (27 violaciones) que incluyen haber operado una industria criminal continúa que acarrea una pena de cadena perpetua. El gobierno sostiene que el acusado traficó -al menos- unas 200 toneladas de cocaína a los Estados Unidos y otras drogas tales como heroína, marihuana y metanfetaminas.

Al término de la audiencia, se hicieron presentes el Fiscal General  encargado de Estados Unidos, Matthew Whitaker y el fiscal del Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue quienes felicitaron al equipo de la fiscalía que llevó adelante el caso encabezado por la fiscal asistente, Andrea Goldbarg.

El juez Cogan juramentó a un aguacil de los Estados Unidos para que actúe como la persona encargada de comunicarse con el jurado y el responsable de llevar las notas al juez para que este las comunique a las dos partes.  

Cogan informó que en la hoja de veredicto los jurados no usarán sus nombres sino el número que les fue asignados cuando fueron seleccionados para cumplir el rol.  En la tarde, se seleccionó al jurado número 11 como portavoz del grupo.

La esposa de Guzmán, Emma Coronel no estuvo presente en la audiencia en horas de la mañana, pero en la tarde se hizo presente en la corte.

Guzmán lucía relajado, sonriente y muy concentrado en lo que ocurría en esa la sala. Vestido de traje gris oscuro, camisa celeste clara y corbata negra, el Chapo se veía emocionado cuando saludó a su equipo de abogados y a sus asistentes.

Guzmán, de 61 años, fue extraditado a los Estados Unidos en enero de 2017. De ser declarado culpable, pagaría su condena en la prisión de máxima seguridad de Florence (Colorado).


El juez Cogan comentó al jurado que de no llegarse a un veredicto antes del jueves, se realizaría una audiencia el día viernes 8 de febrero. 




jueves, 31 de enero de 2019

Defensa del Chapo llama "escoria y animales" a los testigos cooperantes que testificaron contra Guzmán

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Los 14  testigos cooperantes que testificaron en el juicio contra Joaquín "El Chapo" Guzmán eran algo peor que unos mentirosos, según explicó el abogado de la defensa Jeffrey Lichtman, sino que además los calificó como un muestrario de animales, escocía e inclusive hasta lunáticos egoístas capaces de hacer cualquier cosa para beneficiarse. 

Lichtman se paró frente al jurado para lanzar los últimos dardos contra los gobiernos de los Estados Unidos, de México y contra los fiscales, agentes de la DEA y todos aquellos que habrían de alguna manera participado en la creación del mito llamado "El Chapo" Guzmán. 

El abogado defensor de Guzmán acostumbra a realizar los cierres de los juicios con una sobredosis de drama que buscar despertar las emociones de los jurados. Durante los argumentos de cierre, Lichtman quebró al voz cuando pedía que su cliente no fuera condenado, ya que era una víctima de una especie de conspiración del gobierno corrupto de México, donde todos los políticos, fiscales, militares y policías forman parte de una red que recibe sobornos de Ismael "el Mayo" Zambada, (supuesto socio de Guzman en el cártel de Sinaloa) para recibir protección para realizar sus actividades criminales y nunca ser arrestado. 

La puesta en escena de Lichtman duró más de cuatro horas y en ese tiempo usó todos las herramientas posibles para poner en duda las montaña de evidencias presentadas por el gobierno para sustentar el caso de narcotráfico contra su cliente.

Repitiendo la estrategia de la apertura del juicio, Lichtman se basó en la descalificación de los testigos, y acusaciones contra los fiscales que según resaltó presentaron durante 11 semanas puras mentiras y mentirosos.

El abogado acusó al gobierno de Estados Unidos se hacer cualquier cosa para acabar con Guzmán, y nada para arrestar al Mayo quien es el verdadero líder del cártel de Sinaloa, según Lichtman.

El Mayo, dijo el defensor, es un hombre violento, que se ha enriquecido con las actividades criminales del cártel sinaloense, es el cerebro violento y "Guzmán es apenas el hombre que cayó".

Sostuvo que el gobierno estadounidense paga USD 5.000.000,00 como premio para arrestar al Mayo pero tienen su número de teléfono, sus coordenadas y no pueden encontrarlo ", dijo Lichtman al referirse al testimonio del hijo del referido narcotraficante Vicente Zambada quien dijo quien aseguró que cuando acordó cooperar con el gobierno, los agentes de la cárcel donde se encontraba lo había llevado a la media noche a conversar con su padre, para que le pidiera que se entregara a las autoridades.

Lichtman comentó que el Chapo fue "el conejo que las autoridades mexicanas han estado persiguiendo en beneficio de Mayo durante años". En realidad, argumentó Lichtman, Guzmán estaba endeudado y lejos de ser el líder del cártel se convirtió en el mito, ya que estaba en los medios, y luego de los dos escapes de s prisiones mexicanas, se había hecho notorio, mientras. mientras que Zambada operaba "en las sombras".

Aunque había una moción para evitar presentar especulaciones, Lichtman reiteró que fue el Mayo Zambada y no el Chapo Guzmán quien había pagado un soborno de $ 100 millones al entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Sostuvo que el Mayo sobornó a todos, desde "policías golpeados hasta presidentes", y por esa razón nunca ha sido arrestado.

¿Por qué Guzmán, quien estaba escondido y endeudado, pagaría dinero que no tenía a un presidente que terminaría arrestándolo y mandándolo a los Estados Unidos para enfrentar el juicio?, preguntó.

Luego de arremeter contra el gobierno estadounidense, mexicano y contra el Mayo, Lichtman de dedicó  tiempo a revisar los testimonios de los hermanos Alex y Jorge Cifuentes Villa, colaboradores y ex asociados de Guzmán.

Volvió a retomar el testimonio de Jorge Cifuentes donde este señalaba que en 2010 se había reunido con un supuesto oficial de inteligencia norteamericano quien le habría mostrado evidencias y los cargos de una investigación que estaba siendo realizada en Estados Unidos.

Lichtman se burló del testigo Alex Cifuentes, quien sostuvo que en una oportunidad había encargado camisetas y gorras con la frase "Cartel de Sinaloa". El abogado preguntó cómo los jurados podían creer a alguien con una historia tan absurda y ridiculizándose se pregunta ¿quién, quién podría creerlo?. Los jurados, Guzmán y su esposa Emma Coronel se rieron por un momento.

Las únicas verdades que habrían dicho los testigos, según Lichtman fue cuando Alex Cifuentes aseguró que Guzmán estaba endeudado por USD 20.000.000,00 entre los años 2007-2013. La otra verdad la dijo el testigo y ex piloto del Chapo, Isaías Valdez quien testificó que en una oportunidad el acusado no tenía dinero para pagar los salarios de todos sus empleados. Del resto, los testigos son unos mentirosos y lo que dijeron son puras mentiras creadas por los fiscales para sustentar la acusación contra su cliente.

Haciendo un esfuerzo por mantener la atención de los jurados,  Lichtman preguntó si ellos no le creían a los cooperantes del gobierno, entonces no podían emitir un veredicto de culpabilidad contra Guzmán, quien desde la mesa de la defensa seguía viendo a su histriónico abogado con señal de aprobación y alegría.

Lichtman preguntaba ¿cómo podrían alguien creer en esos testigos mentirosos?. "Si la evidencia de la fiscalía es tan buena, ¿por qué tienen que poner a estos mentirosos en el estrado?"

El abogado sostuvo que la estrategia real del gobierno, era que el jurado tuviera "fe ciega" en todas sus pruebas. "Somos el gobierno, lo que decimos  es lo que cuenta!. Llenen la hoja de cargos, y ya condenado ".

Mirándolos a los ojos, le dijo a los jurados que ellos eran demasiado inteligentes para creer lo que el gobierno les decía. Allí acusó a los gobiernos mexicano, y al de Estados Unidos de ser corruptos. Ustedes han visto a lo largo de este juicio cómo la corrupción alimentó el narcotráfico desde México.

En sus intentos de humanizar a Guzmán el abogado preguntó a los jurados les dijo que él "también es un ser humano", a la vez que se paraba detrás del acusado, colocando su mano izquierda por encima del hombro en señal de apoyo irrestricto y explicando que el Chapo no podía abrazar a sus hijas. 

Como si estuviera intimidando con los jurados les dijo que los testigos cooperantes, quienes son narcotraficantes y asesinos, lo que hicieron fue corroborar las evidencias de los fiscales a cambio de recibir acuerdos "cariñosos" . Inmediatamente señaló que todos los que hablaron contra su cliente serían liberados de la cárcel por ayudar a capturar el mítico "El Chapo".

Luego trató de generar resquemor, al asegurarles que el gobierno le daba premios a la gente mala "¿Es ese el país en el que pensabas que estabas viviendo?", Preguntó.

Seguidamente les dijo que ellos eran los únicos que podían actuar. 
Con la voz entrecortada, le dijo a los jurados: "No tienen que ceder al mito del Chapo y simplemente condenar".


La fiscalía rompe al estrategia de la defensa

Una vez que concluyó Lichtman, la fiscal Amanda Liskamm refutó los argumentos acotando a los jurados que ese no era el juicio del Mayo Zambada ni del gobierno de Estados Unidos como lo quería hacer entender el abogado sino que era el juicio contra el acusado a quien señaló el repetidas ocasiones.

"Para creer en la defensa, debes creer que el acusado es el hombre más desafortunado del mundo. Tienes que creer que los 14 testigos que cooperaron formaron parte del cártel de Sinaloa en diferentes períodos de esta historia. "La defensa apunta con el dedo a todas partes, pero  la evidencia apunta al acusado".

Liskamm dijo que de manera conveniente la defensa solo aceptaba como válido las piezas de testimonio que les ayudaba a mantener su tesis que Guzmán es un hombre sin recursos económico, sin propiedades, sin fortuna.


Guzmán, de 61 años, enfrenta 10 cargos criminales. Se le acusa de vender cientos de toneladas de cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana; conspirando para asesinar a una serie de rivales; y dirigir  de manera contra una empresa criminal.

El juez del caso, Bryan Cogan anunció que el jurado comience a deliberar el lunes.



miércoles, 30 de enero de 2019

La fiscalía al jurado del Chapo Guzmán: No dejen escapar otra vez al acusado

La fiscalía pidió que Guzmán fuera declarado culpable por todos los delitos y haciendo hincapié en las escapadas del capo de las cárceles de México pidió encarecidamente que se aplicara justicia, y que no dejarán escapar nuevamente a uno de los líderes del cártel de Sinaloa.

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Aunque Joaquín Guzmán Loera se muestra risueño, descansado, concentrado, tomando notas y hablando plácidamente con sus abogados, las palabras de la fiscal Andrea Goldbarg, quien pidió al jurado que no dejaran escapar una vez más al acusado, le cambiaron el semblante al Chapo, que terminó  la audiencia de este miércoles con el ceño fruncido, pensativo y mirando dubitativamente a su esposa, Emma Coronel, quien se encontraba en la banca de la defensa acompañada por hombre joven bien vestido que suele estar presente en la sala y quien se sienta en el lado de la defensa.

La fiscal Goldbarg fue detallista en la presentación de los argumentos de cierre. Hiló fino todo lo ocurrido en el juicio, para presentar al jurado no solamente la lista de 10 cargos que el gobierno de los Estados Unidos imputa a Guzmán, sino que se dedicó a desenterrar  minuciosamente 27 violaciones que el acusado comentó con las leyes estadounidenses y por cuyos delitos pidió al jurado que el supuesto líder del cártel de Sinaloa fuera condenado por la totalidad de los crímenes por los que se acusa.

Durante la audiencia estuvo presente el fiscal del Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue, quien además de felicitar a sus abogados auxiliares se dedicó a escuchar toda la presentación de Goldbarg.

La fiscal inició su presentación recordando el testimonio de Memín, Isaías Valdez cuando describió las horripilantes escenas de los asesinatos de dos enemigos de Guzmán. "En lo alto de una montaña en Sinaloa" donde "se encendió una hoguera" dijo Goldbarg para tratar de acaparar la atención de los agotados miembros del jurado.

Los dos presentes miembros del cártel rival de Guzmán fueron torturados, magullados y luego el acusado "apuntó su rifle a uno de los hombres, lo maldijo y le disparó". El segundo hombre fue ejecutado de la misma manera, tras lo cual Guzmán ordenó a sus hombres que arrojaran los cuerpos "al fuego".

Esta parte de los hechos contados por Memín ocurridos a mediados de 2006, y que causaron profundo impacto en el jurado, muestran al acusado como un hombre despiadado capaz de matar a cualquiera que lo traicione.

En la acusación del gobierno, se destaca que Guzmán sería uno de los mayores traficantes de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas a lo largo de 25 años, y que las drogas fueron producidas esencialmente en Colombia, aunque también mencionó a Ecuador.

Goldbarg recordó al jurado que el "caso era sobre drogas, dinero y violencia". La fiscal dijo que el gobierno había presentado una "montaña de evidencia" que muestra "la forma en que este acusado trajo sus drogas a los Estados Unidos".

La droga fue transportada por autos, camiones, trenes, aviones, barcos, submarinos y túneles secretos debajo de la frontera de México con los EE. UU. 

La fiscal comentó  que la destreza de Guzmán para el envío rápido de drogas lo hizo merecer el apodo del "Rápido" y a la vez generar miles de millones de dólares en ganancias para su cartel.

Guzmán está acusado de 10 cargos criminales, incluida la operación continúa de una empresa criminal, manufactura, distribución y la venta de drogas, el lavado de dinero, uso de armas en la conspiración y asesinato de sus rivales y personas que trabajaban con él y quienes le habrían traicionado. Si es declarado culpable de los cargos más graves, podría ser condenado a cadena perpetua.

A lo largo de 11 semanas de juicio, el jurado, cuya identidad se mantiene anónima por razones de seguridad, observó y escuchó a los fiscales mostrar fotografías, mensajes de textos, videos, conversaciones grabadas, puesta de ladrillos de cocaína, documentos y la testificación de 14 testigos cooperantes que trabajaron con Guzmán o estuvieron relacionados con él en su empresa criminal.


La fiscal Goldbarg recontó los hechos, y mostró una vez más extractos de conversaciones, audios, videos y fotografías donde el abogado comentaba directamente sobre los delitos por los cuales está siendo  juzgado.

Entre los videos colocados estuvo el del interrogatorio que supuestamente hizo Guzmán a un miembro de un cártel rival, otro sobre el túnel  entre México y un almacén de Arizona.

Cocaína y armas en vivo

En la mesa de la fiscalía, mientras Goldbarg hablaba, había cajas de ayudas visuales para los jurados: tres rifles de asalto AK-47, armaduras de camuflaje y ladrillos de cocaína presuntamente incautados de los envíos del cártel.

En la medida que avanzaban los argumentos de la fiscalía, Guzmán cambiaba sus gestos, pasó de una alegría inexplicable al llegar a la corte, a la concentración y toma de notas, para luego mostrar una preocupación visible. El acusado vestía un traje oscuro y corbata. Por momentos hubo escenas extrañas, y se apreciaba sus intenciones de mantenerse alerta ante el evento que podría mandarlo a la cárcel de por vida.

La esposa del Guzmán, Emma Coronel Aispuro, se le notaba escuchando la traducción a través de unos auriculares. Estaba sentada en la banca reservada para la defensa, y entre sus acompañantes estaba el actor mexicano Alejandro Edda, quien interpretó al Chapo en la serie Narcos- México de Netflix.

Entre los aspectos que destacó Goldbarg estuvo las afirmaciones reiteradas que Guzmán era uno de los líderes del cártel de Sinaloa, y que su socio era Ismael "el Mayo" Zambada, pero subrayó que el cargo del que se acusa a Guzmán de haber operado la empresa criminal requería que los fiscales demostraran que el acusado era un líder del cartel de la droga, y que él dirigía a otros cinco o más miembros en actividades delictivas.

La defensa al bate

Este jueves se espera la presentación demos argumentos finales de la defensa que estará a cargo del abogado Jeffrey Lichtman y posteriormente la fiscal Amansa Liskamm hará la refutación que sigue a la presentación de los defensores.

La defensa basó su estrategia de prueba en tratar de descalificar a los testigos que cooperaron, acusándolos de mentirosos, capaces de decir cualquier cosa a cambio de un tratamiento más indulgente.

Posteriormente, el juez Bryan Cogan instruirá al jurado y se espera que se inicien las deliberaciones a última hora de este jueves o el viernes, aunque aún la fecha no ha sido confirmada.



lunes, 28 de enero de 2019

Semana final del juicio: El Chapo decide no testificar, la defensa llama a dos agentes del gobierno y el actor de Narcos se roba el show en la audiencia

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El juicio de Joaquín "El Chapo" Guzmán esta llegando a su fin. Durante la jornada de hoy, el mismo acusado descartó subir al estrado. Cuando los fiscales federales informaron que al juez Bryan Cogan que habían culminado con la presentación de pruebas y testigos, se le preguntó a Guzmán si deseaba hablar, y este respondió: "He hablado con mis abogados y voy a reservar". Seguidamente, el magistrado preguntó si le habían informado sobre  su derecho a testificar y si estaba seguro de renunciar a ese derecho. Guzmán respondió que sí a ambas preguntas antes de sentarse.

A lo largo del juicio, los fiscales subieron al estrado a 56 testigos para testificar contra Guzmán, de los cuales 13 fueron testigos cooperantes que estuvieron vinculados a las actividades criminales del Chapo.

Se había informado que la defensa tenía una lista inicial de cuatro testigos, que luego se resumieron 2 agentes del gobierno que cumplieron roles en el caso de Guzmán y los abogados defensores desean hacerles preguntas. Los dos agentes serían interrogados este martes en lo que será la audiencia número 36 del juicio que se inició en noviembre de 2018.

Cogan anunció que los argumentos de cierre de la fiscalía serán el miércoles y los de la defensa el jueves. El jurado podría comenzar las deliberaciones el jueves por la tarde.

El actor del Chapo en escena

Este lunes hubo un bullicio en la sala y hasta el mismo Chapo saludó al actor Alejandro Edda que personificó a Guzmán en al serie Narcos México en la exitosa serie de Netflix "Narcos: México". 

Edda llegó desde la madrugada a la corte y dijo que estaría toda la semana y que la razón principal de su visita era informarse del personaje que interpreta.  Nos dijo que era una experiencia única y que es la primera vez que asiste a un juicio con jurados.

El actor mexicano afirmó que nunca había visto a Guzmán en persona pero que lo había estudiado a través de la información que hay disponible de Guzmán para lograr una interpretación lo más cercana al personaje.

Edda cree que es "surrealista" ver de cerca al Chapo y que se sentía como si fuera parte de la serie.

El popular actor sostuvo que se sintió sacudido después de ver a Guzmán por primera vez, especialmente cuando el acusado jefe de Sinaloa le sonrió. "Es el tipo de quien todo el mundo habla acerca de hacer todas estas cosas", continuó. "Este tipo es el líder de un gran ... cartel ... y, al tenerlo tan cerca, me puso nervioso. Esto me ha  intimidado".

Hablando con los periodistas en las afueras de la corte, Edda comentó que como ciudadano mexicano está muy consciente de la reputación que tiene Guzmán y de los crímenes presuntamente ordenados por el Chapo.

El actor cree que Guzmán es culpable,"El hizo muchas cosas horrendas" pero lo "triste es que sé que no es el único. Sé que no sólo los de Sinaloa son los malos, hay muchos malos a nuestro alrededor que ni siquiera son mencionados".

Edda tuvo oportunidad de saludar a Emma Coronel Aispuro, la esposa de Chapo quien estuvo presente en la corte, vestida completamente de negro. Ambos se dieron un beso en la mejilla  y  conversaron brevemente en el espacio de tiempo que compartieron  en el ascensor.

Guzmán fue capturado en 2015 y  extraditado a los Estados Unidos en 2017. Se enfrenta a una condena de cadena perpetua si es declarado culpable.

jueves, 17 de enero de 2019

Juicio del Chapo: Conoce la historia de amor y dolor de Joaquín Guzmán y Lucero Guadalupe Sánchez López

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sollozos desconsolado se escuchó por los parlantes de la sala. Tras un corto receso, Lucero Guadalupe Sánchez López, amante de Joaquín Guzmán Loera retomó la silla de testigos y al fijar sus ojos sobre el acusado empezó a llora sin poder contenerse a pesar que hacía lo posible por mostrarse fuerte. El abogado de la defensa, William Púrpura pidió al juez Brian Cogan un momento porque evidentemente no estaba en condiciones de seguir el testimonio. El magistrado pidió a los aguaciles llevarla fuera para que se calmara, pero en un error se llevó un micrófono y en instante se escucharon llanto de la mujer de 29 años, que conoció al Chapo cuando tenía 21 y quien además de enviarla a comprar marihuana con las tres B "buena, bonita y barata" en los pueblos de la sierra de Sinaloa, trabajo por el cual no le pagó, la designó como coordinadora de sus negocios de fachada a través de los cuales buscaba enviar droga y lavar el dinero proveniente de la venta de las sustancias ilegales, según afirmó la mujer bajo juramente en el juicio del presunto líder del cártel de Sinaloa.

Mientras Sánchez López iba soltando dardos contra Guzmán, la esposa del acusado Emma Coronel permanecía serena, mirando el escenario sin emitir opinión alguna aunque se sintió en oportunidades. Desde las bancas de la prensa la mirábamos para constatar su actitud ante el testimonio pero ella esquivaba la mirada y prefería jugar con su larga cabellera.

Lucero Guadalupe Sánchez López, vestida con el uniforme azul de prisionera, contó cómo llegó a formar parte del entorno de Guzmán, a la vez que aprovechó el momento para confesar que tenía confusión sobre los sentimientos que sentía contra el Chapo.

Cuando la fiscalía preguntó qué tipo de relación tenían ella con Guzmán, la mujer dijo "Bueno, hasta el día de hoy yo estoy confundida porque pensé que era s una pareja".

Sánchez López fue detenida cuando intentó cruzar la frontera de México con los Estados Unidos. Fue acusada de conspirar para traficar y distribuir drogas. La mujer aseguró que estaba trabando de sacar un permiso para irse a San Diego, California y la arrestaron. Se declaró culpable de los cargos en octubre de 2018 y firmó un acuerdo de cooperación. Por sus cargos enfrenta una pena entre 10 años a cadena perpetua.

Se enamoró del Chapo

Conoció a Guzmán en 2010 pero su relación amorosa comenzó "formalmente" en febrero de 2011. Se inició vía telefónica con el intercambio de mensajes de texto a través de un teléfono que le envió el Chapo con uno de sus hombre llamado "Perrillo". Ese aparato sirvió sólo para los intercambios de palabras por el PIN del Blackberry. "A las dos horas que recibí el teléfono hablamos. Me dijo que yo me había perdido por un tiempo y que me iba a enviar otro celular para comunicarnos y vernos. Ese mismo día llegó un teléfono arreglado".

¿Cómo se comunicaban? Preguntó el fiscal y la mujer contestó: A través de la aplicación del Blackberry. 

Sánchez explicó al jurado que tenía dos usuarios: "Hermosura y M... y el de Joaquín  era J y Juan".  

La mujer agregó que usaba los dispositivos por dos semanas o un mes y los iban cambiando. "Por allí hablaban sobre nuestra relación, de romanticismo y me decía que quería tener una relación más estable".

Guzmán y Lucero Guadalupe se encontraban inicialmente dos veces al mes, pero luego las citas se hicieron más constantes, pasaron a 3 "hasta que me qué más tiempo".

Los amoríos del Chapo con Sánchez tomaron su curso. Ella lo visitaba en varios lugares, en Cabo San Lucas en 2011 y fue allí cuando me involucré con la marihuana. "Eran diferentes casas, siempre cambiaba. La última vez que estaba en una residencia beige, con piscina y jacuzzi y vista al mar". 

Luego que el gobierno mostrara un video con imágenes de una residencia, la testigo dijo que la última vez que lo vió en los Cabos fue a inicios de 2012. "Cuando regresó a Sinaloa me buscó de inmediato y me contó cómo había escapado de allí. Joaquín me dijo que  cuando les cayo el gobierno se escapó,  brincó la cerca y se raspó y por eso tenía el cuerpo con espinas, rasguños y sangre".

Lucero sostuvo que Guzmán le confesó que con él estaba "Cóndor" quien era uno de sus secretarios, la muchacha de servicio y "Chavalo".

Cuando el fiscal preguntó si había visto a "Cóndor" aseguró que si, que muchas veces. 

Explicó que desde 2011 cuando empezó su relación romántica con Guzmán, él le preguntó si sabía los tipos de marihuana y ella le respondió que no conocía mucho de eso. Seguidamente, la testigo afirmó que el acusado la había enviado a las montañas y de hecho que se había quedado a vivir temporalmente en una comunidad donde se cultivaba la hierba. "Él me envió porque no tenía a nadie le  hiciera el trabajo en Durango".

También le compró marihuana a Guzmán en Sinaloa. Joaquín me instruyó para enviar paquetes de 10 kilos. En total preparaba cargas de 400 kilos por vuelo que era la capacidad máxima de la aeronave. 

En el primero vuelo que hizo solo logró acomodar 350 kilos, así es que le quedaron 50 kilos afuera. Sánchez dijo al jurado que se comunicaba con Guzmán todos los días para lo cual tenía que subir al tope de un cerro en la mañana y en la tarde para buscar señal para poder enviarle los mensajes de texto por PIN.

El Chapo y Lucero hablaban de los precios de la marihuana, tamaño de los paquetes. "Una vez me dijo que agarrara la droga fiada pero yo le respondí que no estaba de acuerdo, que no creía que era justo porque esa gente trabaja muy duro y no sabía si era mercancía salía de allá iba a volver el dinero".

Lucero reveló que el Chapo tenía un piloto apodado "Cachimba" y que era el encargado de pilotear el avi[on para sur a recoger la droga. A "Cachimba" lo conoció en 2011 cuando empezó su relación con el acusado y que le tocó interactuar porque era él quien la transportaba a los lugares donde tenía sus encuentros amorosos con Guzmán.

Una de las revelaciones que mayor impacto causó en el jurado fue cuando la mujer dijo que el Chapo no le había pagado por el trabajo que había hecho en Durando y Sinaloa.

Llegó un momento en que empezó hacer las cosas mal para que Guzmán la mandara a buscar a las comunidades y la relevara del trabajo como compradora de droga pero que no logró su objetivo. Entre las tácticas usadas dijo "que enviaba marihuana con semillas que era de mala calidad" y con la cual perdía dinero y que una vez había comprado la mala porque le dio lástima con el vendedor porque esa era gente de bajos recursos que trabajan mucho.

Un día, Guzmán le dijo que alguien la había visto comprando marihuana y ella le respondió que se estaba cuidando "porque no quería que otros que habían trabajado como compradora de Joaquín pensaran que él me estaba pagando porque me podían hacer daño".

Sostuvo que no le daba miedo porque sabía que no estaba haciendo nada malo y que estaba ayudando a la gente. Le dijo al Chapo que se sentía útil haciéndolo el trabajo.

Sánchez López dijo que ella y Guzmán vivieron juntos por un tiempo y que ella era la "ama de casa".

Sánchez admitió que cuando se alejó por un tiempo de Guzmán y dejó el narcotráfico se dedicó a la política. Se convirtió en legisladora del Congreso de Sinaloa por Cosalá, circuito 16 y "fui muy votada".

Sánchez López fue diputada, pero le despojaron su fuero legislativo a mediados del 2016, luego que las autoridades se enteraron que visitó a ‘El Chapo’ en el penal Altiplano usando una credencial falsa.

Amenazada por Guzmán

Una vez se sintió amenazada por un mensaje que Guzmán le envió, "porque si bien se sentía contenta de trabajar "Tenía mis razones", dijo Lucero. "En primer lugar, por lo que no pensó que yo lo echaría de menos. No quería que él desconfiara de mí para que no me hiciera daño. Segundo, no quería que mis hermanos estuvieran involucrados ya que él había intentado antes. Preferí hacerlo yo".

Admitió que siempre trataba de mostrarle su lealtad.

En otro momento del testimonio, Lucero confesó que "siempre estaba tratando de mantenerlo feliz". Su gran error, dijo, fue enamorar del capo que era 32 años mayor que ella.

Con voz quebrada confesó que "Estaba confundida sobre mis sentimientos por él. A veces lo amaba, y otras veces no ".

Durante su testimonio aseguró que estando en una casa que Guzmán usaba como escondite donde había una piscina y unos monitores, se bañaron y luego se fueron a dormir en nuestra habitación que quedaba en la parte baja. Conversaron mucho y ella se desveló. Luego se empezaron a escuchar ruidos en la puerta y sonidos de helicópteros, ella miro los monitores y veía mucha gente del gobierno afuera vestidos de uniformes y cascos militares. Se sintió muy asustada. Joaquín, Cóndor, la muchacha de servicio y ella entraron al baño, y vió como Cóndor haló la bañera y se abrió dejando a su paso una escalera, bajaron por ella y de pronto el guardaespaldas de Guzmán cerró la puerta y quedaron en una absoluta oscuridad. Se seguían escuchando los ruidos aterrados. Cóndor abrió otra compuerta que tenía que girarse para sacar el seguro y al abrirse pasaron los cuatro. Joaquín iba desnudo, Cóndor y yo con ropa y la sirvienta con pijamas. El túnel era como de un metro y medio. Cuando íbamos caminando el agua nos llegaba a las piernas.

¿Cuánto tiempo caminaron por el túnel? Preguntó el fiscal.

"Suficiente para traumarme", respondió Lucero.  "Como una hora", acotó.

Salimos del túnel que nos llevó al río Humaya en Culiacán. 

¿Estuvieron bajo aguas todo el trayecto?  Si, dijo la mujer. 

El hijo del Chapo y Lucero

En conversaciones sostenidas entre el 17 y el 23 de febrero de 2012 se confirma que Joaquín Guzmán Loera y su amante Lucero Guadalupe Sánchez López tienen "un hijo" llamado Ruben y el capo se refiere a él como "Rubencito".





miércoles, 16 de enero de 2019

Alex Cifuentes: El hombre que estremeció al jurado con sus testimonios sobre la corrupción política y datos sobre la vida secreta del Chapo Guzmán

Una tras otra, las afirmaciones formuladas por el testigo de la fiscalía en el proceso judicial contra Joaquín Guzmán Loera, lograron crear gran conmoción, dado que en ningún momento dudó en señalar a expresidentes, militares, policías y altos funcionarios vinculados al cartel de Sinaloa.

Por Maibort Petit
@maibortpetit 

Entre la casi docena de testigos que han pasado al estrado de la sala de la Corte del Este de Nueva York donde se lleva a cabo el juicio a Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, acusado por delitos de narcotráfico, destaca el testimonio rendido ante el jurado por Alexander Hildebrando Cifuentes Villa —también “Alex”—, asistente, "mano derecha e izquierda" y “secretario” de quien la fiscalía asegura dirigió el Cartel de Sinaloa y es responsable de introducir toneladas de droga a los Estados Unidos. Este hombre de nacionalidad colombiana, prestó testimonio tras llegar a acuerdos con los fiscales estadounidenses y en sus distintas declaraciones ha formulado importantes revelaciones sobre el demandado y los millonarios sobornos que este habría pagado a diversos personajes, militares y civiles, entre ellos, el expresidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Cifuentes habría convivido con el Chapo en las montañas sinaloenses entre 2007 y 2009, así como en algunas casas de Guzmán hasta el momento en que tuvo lugar su detención en 2013. De allí la importancia que el gobierno concede a sus declaraciones, por estimar que posee información privilegiada sobre el acusado. El testigo es hermano de Jorge Cifuentes, narcotraficante que purga pena en una cárcel mexicana y que también fungió como testigo de la fiscalía en el juicio.

La más escandalosa de sus afirmaciones en la corte de Brooklyn gira en torno a que, supuestamente, Joaquín Guzmán Loera habría sobornado al expresidente de México, Enrique Peña Nieto, un hecho que habría tenido lugar en octubre de 2012, poco tiempo antes de que tomara posesión como primer mandatario y aunque manifestó no recordar la cifra exacta de la coima, dijo que la cantidad podría rondar entre los 100 y 200 millones de dólares.

Cifuentes refirió que "Joaquín me lo comentó", aunque advirtió que nunca presenció el supuesto pago, sino que sus declaraciones se sustentaban en informaciones y en fotografías enviadas a su teléfono celular, según las cuales la entrega se habría hecho en "maletas repletas de dinero" a través de quien identificó como “la comadre María".

Ante el requerimiento de que informara a la corte si el expresidente Peña Nieto había solicitado al acusado la suma de USD 250 millones de dólares, Alex Cifuentes manifestó no recordar el monto exacto. Ante la insistencia que en el interrogatorio se le hacía de que eran 250 millones de dólares, el testigo reiteró que desconocía la cifra, señalando que sus primeras aseveraciones sobre el asunto habían sido un error.

A saber, Alex Cifuentes se ha referido al asunto de supuesto soborno a Enrique Peña Nieto en varias oportunidades, la primera de ellas en enero de 2016 cuando comenzó su cooperación con el gobierno estadounidense, ocasión en la que dijo que el mandatario habría recibido de manos del Chapo Guzmán 250 millones de dólares. Un tiempo después, en abril de 2016 dijo que la cantidad que Guzmán y su socio Ismael eran 100 millones de dólares lo que sostuvo en noviembre de 2017. Ya para septiembre de 2018, Cifuentes enmendó ante los fiscales del caso y dijo estar confundido acerca de las cantidades.

¿Quién es el testigo?

Alexander Hildebrando Cifuentes Villa es miembro de una familia de narcotraficantes colombianos, el clan Cifuentes Villa, el cual está vinculado al Cartel del Norte del Valle e igualmente se ha visto relacionado con las autodefensas, con Pablo Escobar y —la razón de su protagonismo en este juicio— con el Cartel de Sinaloa, comandado presuntamente por el acusado Guzmán Loera.

El poder del clan familiar fue mermando luego de que fueran detenidos y asesinados varios de sus miembros, entre ellos, Francisco y Fernando Cifuentes. Por su parte, Jorge Milton Cifuentes paga condena en Estados Unidos y Doll y Cifuentes fue detenida en 2011 en Colombia.

Alex Cifuentes pudo andar libre hasta 2013 cuando las autoridades lo arrestaron en Culiacán y lo extraditaron a Colombia y luego a los Estados Unidos, donde era requerido por las cortes de Nueva York y de Florida, acusado de introducir cocaína entre 2008 y 2014.

Un episodio de su vida dado a conocer a través de una grabación difundida en el juicio, muestra el talante de este hombre y su familia. En el audio, Alex Cifuentes conversaba telefónicamente con su madre para despedirse de ella ante la creencia de que iba a ser capturado y muerto en febrero de 2012.

Cifuentes estaba alojado en un apartamento en Los Caobos, México, y varios helicópteros sobrevolaban el lugar en busca de Joaquín Guzmán Loera, quien había llegado a la capital azteca en una camioneta dorada para reunirse con el testigo, pero logró evadirse a Culiacán.

El hombre había advertido a Guzmán que no fuera ese día porque había una Cumbre de G20 y había mucha seguridad en la ciudad, incluyendo agentes de Estados Unidos.

— Me llegaron los zancudos —dijo haciendo referencia a los helicópteros— Lo más posible es que en la mañana pueda pasar algo. Hablo para despedirme.

— ¿Y no tiene forma de esconderse en ninguna parte? —le requirió su madre Carlina.

— No, están saqueando toda la ciudad —le dijo Cifuentes.

Llorando aceptó ante la fiscalía que las voces de la grabación hecha por el FBI eran las de "mi mamá y yo".

El núcleo familiar de Cifuentes era absolutamente disfuncional. Su padre, quien se inició contrabandeando cigarrillos, terminó procesando cocaína. Desde entonces, Alexander Cifuentes comenzó a involucrarse en este tipo de actividades, siendo su labor en esa época la de guardador de los artículos de contrabando. "Yo voluntariamente le ayudaba", aseguró, negando así que fuera obligado por su progenitor.

A los 10 años su “responsabilidad” aumentó pues le correspondía "el área de secar  y empacar por kilo” la cocaína, un trabajo que hacía al salir de la escuela.

Durante su testimonio admitió que en su adolescencia admiraba a Pablo Escobar. Conoció a uno de sus guardaespaldas que vivía en el mismo edificio en el que habitaba su madre.

A ella, por cierto, los hermanos Cifuentes la consultaban sobre asuntos relacionados con narcotráfico. Y de ella recibían “consejos”.

Ya más tarde, Alex Cifuentes llevaba las cuentas de las actividades de narcotráfico de sus hermanos mayores y luego se convirtió en el enlace de estos con el Chapo Guzmán.

De su relación con el acusado dijo que este "me describía como su secre[tario], su brazo derecho y su brazo izquierdo".

Fue su hermano mayor, Fernando, quien lo introdujo en el negocio del narcotráfico a los 15 años.

A Joaquín Guzmán lo conoció en 2002 cuando su hermano Jorge le pidió que lo representara en una negociación que consistía en "hacer una sociedad de montar 5.000 kilogramos de cocaína en un barco atunero".

Fue en 2007, cuando Alexander Cifuentes hizo intensivo su trato con el acusado, pues comenzó a frecuentarlo en la sierra de Sinaloa.

Entra en escena Andrea Vélez Fernández

Ante el juez de la causa, Brian Cogan, Alex Cifuentes explicó que recibió en su teléfono móvil celular, fotografías que supuestamente mostraban "maletas repletas de dinero". Dichas imágenes se las habría remitido una mujer de nombre Andrea Vélez Fernández, empleada del estratega político, Juan José Rendón, quien se desempeñaba como asesor del PRI en la campaña electoral de 2012 en la que Enrique Peña Nieto resultó electo como primer mandatario mexicano. Esto, según el testigo, ocurrió en la Ciudad de México.

Sobre Andrea Vélez Fernández debemos decir que se trata de una supuesta proxeneta al servicio de Joaquín Guzmán Loera. Su labor consistía en seducir a funcionarios y altos oficiales de las fuerzas armadas mexicanas. Según lo narrado por el testigo, Vélez era una de su asistente- y secretaria en la organización comandada por el Chapo.

Cifuentes refirió que Vélez dirigía una agencia de modelaje en la Ciudad de México, una firma de fachada tras la cual se disimulaban los verdaderos “objetivos empresariales” de la mujer. Las modelos no eran más de prostitutas o damas de compañía adscritas al cartel de Sinaloa.

Al respecto, el testigo dijo que el trabajo de estas mujeres no era el entretenimiento de los integrantes de la organización del Chapo Guzmán, sino atraer y seducir a funcionarios vinculados con el narcotráfico.

Como ejemplo, Cifuentes refirió el caso de un alto militar mexicano —un general— a quien Andrea Vélez le presentaba las damas de compañía en fiestas que tenían lugar los días miércoles. Ella le refirió al demandado que tenía acceso a quien sólo se identificaba como el “general de la nación”. Guzmán Loera buscaba que el alto oficial bajara el acoso que mantenía en su contra. El Chapo le habría hecho llegar al militar USD 10 millones a través de las “modelos” con el objetivo de que pusiera fin a la persecución. El militar no habría accedido al ofrecimiento del capo. Según el testigo, el odio del oficial hacia el demandado era demasiado como para aceptar el soborno.

La promesa de Guzmán para con Andrea Vélez era que si la operación de soborno al militar resultaba exitosa, la mujer recibiría un millón de dólares como premio, pero al no haber aceptado el general la coima, el Chapo, la habría mandado asesinar, objetivo este que se vio frustrado. La mujer comenzó colaborar secretamente con el gobierno estadounidense en 2012, específicamente se convirtió informante del FBI, según refirió un agente recientemente. Cuando recibió amenazas de muerte fue trasladada a territorio de los Estados Unidos.

Más sobre Peña Nieto

Alexander Cifuentes Villa siguió dando más información que supuestamente vincula el expresidente Peña Nieto con el Chapo Guzmán.

En una declaración dada por Cifuentes a los fiscales en noviembre de 2017, este sostuvo que representantes del exmandatario mexicano, quien gobernó desde 2012-2017, contactó a Joaquín Guzmán Loera para hacerle saber que “no necesitaba esconderse".

Según lo atestiguado por Cifuentes, Peña Nieto quería "trabajar con él" (con el Chapo).

El abogado defensor, Jeffrey Lichtman, le requirió al testigo explicar a qué se refería Cifuentes cuando decía que el expresidente quería “trabajar”. "¿Cuándo dice trabajar, quiere decir que Guzmán paga y Peña Nieto le permite seguir trabajando?".

La respuesta de Cifuentes fue:

— Me imagino que sí.

Lichtman preguntó a Cifuentes si los policías mexicanos eran corruptos.

— Sí, lo son —fue la respuesta del testigo.

— ¿Y los funcionarios? —repreguntó el abogado.

— También —respondió Cifuentes.

Pero cuando Jeffrey Lichtman quiso preguntar a Cifuentes si creía que el presidente de México era corrupto, fue el juez Cogan quien intervino impedir este tipo de interrogatorio.

Ya en anterior oportunidad Jeffrey Lichtman dirigió su artillería durante el juicio para acusar al también expresidente mexicano, Felipe Calderón, a quien señaló de recibir sobornos de Ismael "Mayo" Zambada García, socio de del demandado.

Por su insistencia en este asunto el juez Brian Cogan amonestó al abogado por lanzar acusaciones sin pruebas.

El enfrentamiento con los Beltrán Leyva

Por otra parte, durante su testimonio, Alexander Cifuentes, hizo referencia al ejército mexicano al que supuestamente el cartel de Sinaloa utilizó para protegerse y combatir a sus enemigos, a saber, los hermanos Beltrán Leyva.

Guzmán Loera interceptaba las labores de estos y sus sicarios para suministrárselas al ejército y promover así su persecución.

Narró que por cada operativo la organización del Chapo Guzmán pagaba entre USD 10 y 12 millones siendo el resultado la captura de sus rivales.

Cifuentes también aseguró contactaron a la Policía Federal de modo de poder traficar droga que introducirían en México proveniente de Argentina. El cartel de Sinaloa informaba a los gendarmes de los números de vuelo y les enviaban fotografías de las maletas que llevaban los cargamentos, de manera que fueran retiradas y resguardadas por los policías.

El Loco Chávez

Otro mandatario que salió a relucir durante el testimonio de Alexander Cifuentes, fue el finado expresidente venezolano, Hugo Chávez, a quien el Chapo Guzmán supuestamente se refería como “El Loco”. La declaración del testigo dejó ver que desde Venezuela enviaban cocaína a México desde al año 2008.

En la sala, el jurado pudo escuchar una grabación en la que el Chapo Guzmán le solicitaba a un socio identificado como Antonio, alias "Toño", que le buscara una pista de aterrizaje clandestina en República Dominicana de modo de poder recibir en la isla la droga enviada desde Venezuela a México.

— Consiga esa rayita, un ranchito que tenga un lugar así para que llegue el mueble [avión] del Loco" —se escuchó decir a Guzmán Loera.

El fiscal preguntó quién era “El Loco” y la respuesta se dejó oír en el tribunal: Hugo Chávez el presidente de Venezuela "nosotros lo llamamos el Loco".

Pese a que "Toño" buscaba desviar la conversación a otro asunto, el Chapo insistía en la urgencia de conseguir el lugar en República Dominicana para poder recibir el cargamento de Venezuela.

Toño le dijo que los vecinos estaban allí y “El Chapo” le preguntaba si por allá "fumigaban la caña" y "Toño" respondió "aquí todo es por goteo".

— ¿Allá no se fumiga? —volvió a preguntar Guzmán— ¿cómo no van a fumigar? Tiene que haber fumigación.

— Deje que mañana le averigüe —respondió Cifuentes.

Según Cifuentes, el demandado requería con urgencia la pista de aterrizaje en República Dominicano para empezar a realizar envíos desde Venezuela a México.

"Toño" le informó a Guzmán Loera que se encontraba buscando el lugar y le pidió unos días para concretar. También le comentó que tenía un contacto en Panamá que podía recibir y sacar drogas. Guzmán le pidió averiguar más detalles y le informó que podía enviar a alguien para coordinar.


Los barcos de Pemex

Otra explosiva declaración de Alexander Cifuentes tuvo que ver con que en 2007, su hermano, el también narcotraficante, Jorge Cifuentes, quien era proveedor del drogas al cártel de Sinaloa, realizó una visita a la montaña donde operaba el cuartel del Chapo.

Allí tuvo lugar una reunión en la que se planteó la necesidad de comprar un barco petrolero que sirviera para para las adjudicaciones de Petróleos de México (PEMEX).

— El barco tenía unos submarinos que podían usarse para cargar y descargar la cocaína —manifestó y explicó que la idea era hacer una asociación con la petrolera estatal mexicana para el tráfico de estupefacientes.

La orden de matar a Christian Rodríguez

Igualmente, Alex Cifuentes aseguró que él y su hermano llevaron al técnico Christian Rodríguez a la sierra de Sinaloa con el objetivo de que trabajara en el diseño del sistema de comunicaciones, un asunto que era de extrema preocupación para el Chapo Guzmán.

Rodríguez llevó a cabo su tarea e instaló una plataforma que permitía al acusado y a su entorno entablar comunicaciones con seguridad. También instaló un software espía para que Guzmán interceptara las llamadas telefónicas y accediera a las computadoras de sus aliados. Se conoció que entre quienes eran expiados figuraba su propia esposa.

Pero cuando el Chapo y sus socios se enteraron de que Rodríguez fungía como doble agente y pasaba información al gobierno de los Estados Unidos, le dio a conocer a Alex Cifuentes que el técnico colombiano había sido quien suministró los datos que permitieron la captura y asesinato de su hermano, este impartió la orden de buscarlo y eliminarlo.

La fiscalía le requirió al testigo informar si habían matado a Christian Rodríguez, pero este respondió que no sabía si lo habían hecho.

miércoles, 9 de enero de 2019

Juicio del Chapo: Guzmán pagó miles de dólares por un sistema de seguridad cibernética que permitió crear las más dañinas evidencias en su contra

El acusado pagó mas de USD100 mil a un técnico colombiano para que creara un sistema de comunicación encriptado y le instalara un software espía que a la larga permitió generar pruebas que podrían contribuir a probar la acusación de la fiscalía.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Además de haberse revelado al jurado la relación extramarital del Joaquín el Chapo sostuvo con Agustina Cabanillas, cuyas conversaciones fueron mostradas frente a su esposa Emma Coronel [presente en la sala] hoy quedó claro que la pieza clave en la caída de Joaquín Guzmán Loera fue la traición de sus aliados y la tentación de recompensas prometidas por el gobierno de los Estados Unidos a quienes ayudaran a capturar al líder del cártel de Sinaloa.
En una serie de conversaciones y mensajes de textos que fueron logrados gracias a la colaboración prestada por un experto en Seguridad Cibernética que prestó sus servicios a Guzmán y a la familia de narcotraficantes colombianos Cifuentes Villa, las autoridades estadounidenses pudieron conocer de primera mano las andanzas del Chapo, las conversaciones con su esposa y de su amante, y los negocios de narcotráfico que hacía el acusado con sus asociados.

Los jurados vieron además la aplicación que hizo Emma Coronel ante el Departamento de Estado norteamericano para obtener un pasaporte en su condición de ciudadana, las partidas de nacimiento de sus hijas gemelas nacidas en agosto de 2011, las intenciones de Guzmán de comprar una casa y ponerla a nombre de las niñas y hasta las bromas que hacía con las pequeñas cuando llamaba para saludarlas.

El fiscal Michael Robotti fue revelando una a una las pruebas que buscaban probar, más allá de la duda razonable, que el acusado es culpable de los 11 delitos que se le imputan. Los mensajes correspondían a principios del 2012 y fueron leídos por el agente especial del FBI, Steven Marston, quien testificó por dos días en el juicio.

El agente describió con detalles que el FBI llegó al IT del Chapo, el colombiano Christian Rodríguez, quien había instalado un software espía a Guzmán. Según la explicación, el acusado espiaba a sus más cercanos colaboradores, a su esposa Emma y a su amante, Cabanillas.

En una de las transcripciones que acaparó la atención de los jurados aparecía una conversación sostenida entre Guzmán y Coronel donde ambos discutían sobre los deseos del acusado que su mujer e hijas vivieran una vida normal. Coronel le dijo que ella tenía un arma para defenderse y que sabía que estaba siendo vigilada por la policía.

El Chapo dijo a Coronel que había escapado de una casa ubicada en Los Cabos y que había salido por una ventana. También comentó que la redada había sido en todo el vecindario  en Cabo San Lucas, en el Pacífico mexicano, en el 2012.


Los mensajes Guzmán y Coronel comentaban sobre las hijas, sobre  las operaciones del cártel, de hombre asesinados. el Chapo en momentos hablaba de su gemela “Kiki” o María Joaquina llegando incluso a escribir un mensaje que aseguraba que: “Nuestra Kiki es valiente. Voy a darle un AK 47 para que esté conmigo”.

En los mensajes también se lee que Emma Coronel le pidió dinero a su marido para hacerse una cirugía plástica y en otros en los cuales el Chapo habla con su suegro, Inés Coronel.


En los mensajes se observa a un esposo cariñoso. Ella acusado confesó a Coronel que la amaba y le prometió que le hablaría pronto, a lo que ella comentó que esperaba que así fuera.

La amante arrestada 

La fiscalía mostró fotos de la casa de donde Guzmán se escapó y también de las fotos de los detenidos entre los que se encontraba Agustina Cabanillas que en las otras conversaciones se observó que era la amante del acusado y también socia en sus negocios de narcotráfico.

En una de las conversaciones, se lee que Cabanillas logró establecer contactos efectivos con unos distribuidores de drogas, además de ayudarlo a conseguir un abogado para que defendiera a tres hombres que habían caído presos en Los Ángeles en un decomiso que practicaron las autoridades antidrogas.

Mientras el agente Marston leía los textos y confesiones de amor del Chapo hacia Cabanillas se observaba a Emma Coronel un poco incómoda, jugando con su cabellera y tratando de evitar el contacto visual con la prensa.

En las conversaciones Guzmán dice a Cabanillas en repetidas ocasiones ella se refería a él como "amor".

El IT testifica

El creador de la plataforma de comunicación que encargó Guzmán para espiar a su entorno, el técnico, Christian Rodríguez testificó en horas de la tarde en el juicio. Reveló que trabajó para el acusado desde el 2008 hasta el 2012 y que cuando presentó el sistema el Chapo llegó a obsesionarse por el sistema que le permitía comunicarse con sus aliados y además espiar a su entorno íntimo.


Rodríguez dijo que se reunió con el Chapo unas ocho veces y que habló con él cientos de veces. Los encuentros eran en un campamento ubicado en las montañas de Culiacán y el primero se dió en 2008, luego que uno de los hombres de confianza de Guzmán, Alex Cifuentes lo contactara a través de su hermano Jorge, ambos narcotraficantes y este último clientes del ahora testigo del gobierno estadounidense.

El técnico explicó que Guzmán estaba interesado en mejorar sus comunicaciones ya que en la montaña había deficiencias en el servicio de internet y eso afectaba las comunicaciones del cártel. 

Rodríguez creó el sistema y el Chapo estaba muy contento con los resultados, por ello le pidió que necesitaba un software para espiar, lo cual el joven instaló en unos 50 teléfonos y en algunas computadoras, incluyendo la de una mujer con la que mantenía una relación. El hombre cobró por su primer servicio unos USD 100.000,00.

El técnico aseguró que Guzmán lo llamaba todos los días para que lo ayudara a resolver los problemas que se le presentaban con el manejo del software, y según el testigo le gustaba mucho escuchar las conversaciones de sus asociados, lo que conseguía con un sistema que instalaba en los teléfonos y que permitía que se produjera la activación remota de micrófonos cuando las llamadas entraban. "El Chapo me dijo que a veces hacía llamadas a personas de su confianza y cuando colgaba activaba por otro los micrófonos para ver qué hablaban de él luego del contacto".
Era tal la fascinación que sentía el Chapo por el sistema que Rodríguez comentó que sus hombres cercanos decían que era “su juguete”.

Rodríguez pasó de ser el ingeniero de comunicaciones del Cártel e Sinaloa a colaborador del FBI a partir del 2011 y entregó al gobierno de Estados Unidos códigos que permitieron interceptar entre 100 y 200 llamadas de Guzmán, además de mensajes de texto que “El Chapo” envió a esposas, amantes y colaboradores.

Los fiscales informaron que Rodríguez no fue acusado, que se le pagó por su colaboración cerca de USD 460.000 dólares que incluye reembolsos por gastos incurridos durante la colaboración. 

Rodríguez lleva seis años en Estados Unidos y el gobierno gestiona una visa S que le permitirá aplicar a una residencia permanente. También se informó que el joven podría ser elegible para recibir las recompensas ofrecidas por el gobierno norteamericano a quien ayudara a capturar tanto al Chapo Guzmán como al capo colombiano Jorge Cifuentes y a su familia narcotraficante. Rodríguez colaboró para concretar ambos objetivos.


Guzmán se declaró no culpable de haber traficado toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos y de haber ganados unos USDO14 mil millones de dólares en su industria criminal. De ser declarado culpable enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua. 

El Chapo enfrenta 11 cargos, que incluyen delito por tráfico de drogas, por tráfico de armas, por lavado de dinero y por participación en empresa criminal.

Read more here: https://www.elnuevoherald.com/ultimas-noticias/article224132005.html#storylink=cpy