Mostrando entradas con la etiqueta Irán y venezuela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Irán y venezuela. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de agosto de 2020

Departamento de Justicia de EE. UU. confirma la incautación de combustible iraní transportado por cuatro petroleros

Por Maibort Petit

  El Departamento de Justicia anunció la interrupción exitosa de un envío de combustible multimillonario por parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), una organización terrorista extranjera designada, que se dirigía a Venezuela. Estas acciones representan la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán por parte del gobierno.

   El 2 de julio de 2020, Estados Unidos presentó una queja en la que buscaba decomisar toda la carga de productos petrolíferos a bordo de cuatro petroleros de bandera extranjera, incluido el M/T Bella con el número 9208124 de la organización marítima internacional (OMI), el M/T Bering con El número IMO 9149225, el M / T Pandi con el número IMO 9105073 y el M / T Luna con el número IMO 9208100). 

El juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos Jeb Boasberg  para el Distrito de Columbia emitió una orden de incautación de la carga de los cuatro buques.

El gobierno anunció que ha ejecutado con éxito la orden de incautación y confiscado el cargamento de los cuatro buques, por un total de aproximadamente 1,116 millones de barriles de petróleo. Con la ayuda de socios extranjeros, esta propiedad incautada está ahora bajo la custodia de Estados Unidos.

Después de la ejecución de la orden de decomiso de Estados Unidos, la marina de Irán abordó por la fuerza un barco no relacionado en un aparente intento de recuperar el petróleo incautado, pero no tuvo éxito. El Comando Central de Estados Unidos publicó ayer un video de la fallida operación iraní. 


Los fondos confiscados con éxito con una conexión con un estado patrocinador del terrorismo pueden dirigirse total o parcialmente al Fondo de Estados Unidos para Víctimas del Terrorismo Patrocinado por el Estado (http://www.usvsst.com/) después de la conclusión del caso.





lunes, 23 de marzo de 2020

EE. UU. debe frenar la expansión de China, Rusia e Irán en el hemisferio occidental

  Especialistas centraron su exposición en los avances que estos regímenes han experimentado, especialmente, en América Latina, particularmente en Venezuela.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  De lograr la reelección en la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump debe incrementar sus esfuerzos para frenar la expansión que China, Rusia e Irán han experimentado en América Latina, especialmente en Venezuela. Así lo advirtió Joseph Humire, quien alertó sobre el hecho de que dichos países han estado asumiendo el control a sabiendas de que la solución al conflicto que la nación suramericana vive, está más allá de sus propias fronteras pues, “la solución de Venezuela ya no está dentro de Venezuela, sino que está fuera de su control”.
Un cartel muestra al secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, al presidente venezolano Hugo Chávez y al líder árabe Jamal Abdel Nasser el 7 de diciembre de 2006 en Beirut. (foto cortesía AFP)
  “Creo que, dentro de un año, el presidente Trump tendrá que lidiar muy seriamente con la crisis de Venezuela y tendrá que lidiar con ella en una plataforma global y lidiar con ella neutralizando a Irán, Rusia y China y sus actividades a este lado de la carretera. [Se requiere] Básicamente, un renacimiento de la Doctrina Monroe, pero incluso mejorada, lo que yo diría sería la Doctrina Trump”.
   Estas fueron parte de las reflexiones surgidas durante el CPAC 2020 en la jornada en que fue abordado “El nuevo eje del mal” en el contexto del temario de “Lo que yace debajo de la superficie: la lucha global por los recursos y el eje del mal socialista del siglo XXI”.
  Los exponentes fueron Erielle Davidson, del Centro para Oriente Medio y Derecho Internacional de la Universidad George Mason; Joseph Humire, del Centro para una Sociedad Libre; Kim Kwang-dong, PhD, Autor; bajo la moderación de Gordon Chang.

  Partiendo de la tesis que sostiene que, durante la última década, China, Rusia, Irán y Corea del Norte han conformado una coalición para oponerse, no solamente a Estados Unidos y a Occidente, sino al resto del mundo, Joseph Humire advirtió que Venezuela se ha convertido en el mayor desafío para los Estados Unidos, algo que puede constatarse al examinar la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE. UU., que se publica anualmente la Casa Blanca, donde se analiza lo que se denomina la era de la Gran Competencia de Poder (GPC).
  En este sentido, Humire subraya que la lucha no es únicamente contra las amenazas transnacionales como el terrorismo o el crimen organizado, sino también contra actores estatales que trabajan mancomunadamente con Rusia, China, Corea del Norte, Turquía e Irán. En este contexto, Venezuela —que recibe apoyo continuo de Cuba— es un escenario donde todos estos países están presentes en procura de su desestabilización, tal como lo hicieron con Siria y en donde se accionan armas de guerra asimétrica. “La migración ha sido una especie de arma de guerra, el narcotráfico se ha convertido en un arma de guerra. Utilizan otros elementos que no son tradicionales para poder desestabilizar la región para deslegitimar a los Estados Unidos”, alerta.
Erdogan, tras recibir el 3 de diciembre en Caracas una réplica de la espada de Bolívar de manos de Maduro
El papel de Irán

  En particular, sobre la presencia de Irán en Venezuela, Joseph Humire se remite a su libro “La penetración estratégica de Irán en América Latina”, publicado en 2014, en el que hacía mención a los métodos encubiertos utilizados para llevar a cabo esta penetración, entre los que refirió el que llegó a conocerse como el vuelo de “aéreo terror” como lo denominó la inteligencia brasileña, que operó entre 2007 y 2012, en el que se transportaban terroristas desde Irán y Siria a Venezuela. Se refiere el expositor al vuelo de la aerolínea venezolana Conviasa, el cual se instrumentó a pesar de que “no hay turismo entre estos dos países. Entonces, no fueron los turistas los que fueron traídos en estos vuelos, fueron terroristas. Ese vuelo se detuvo en 2012 y recién comenzó hace dos semanas, nuevamente. Ese mismo avión —es un Airbus A340— de Conviasa que aterrizó en Venezuela hace dos semanas y fue a Uruguay, Nicaragua, Panamá y Venezuela. Ésta es la aerolínea nacional de Venezuela, pero los pilotos son iraníes. Eso es solo para mostrarle el nivel de confianza que estos países tienen entre sí”.
  A estos comentarios se suma el de Erielle Davidson, quien recuerda que Irán, como actor importante en el Golfo Pérsico y Medio Oriente es igualmente la principal amenaza para Israel. Recordó que, durante la administración de Barack Obama, el país islámico quiso vender una falsa imagen de nación que buscaba la paz, lo cual desembocó en la firma del acuerdo sobre las armas nucleares. Una estrategia que contrasta con la implementada en el actual gobierno de Donald Trump, cuando se ha demostrado la existencia de un tercer camino o alternativa, a saber, la presión máxima.

  Agrega que hacia esa dirección apunta el plan del secretario de estado, Mike Pompeo, respecto a Irán, el cual ha demostrado que el país oriental “retrocederá si mostramos un poco de fuerza. Creo que eso es importante porque, nuevamente, cuando llegamos a los años de Obama, nos dijeron que la única opción que teníamos era apaciguar a los mulás. La única forma en que pudimos hacer eso fue levantando las sanciones y, por lo tanto, creo que ahora más que nunca, es un giro positivo de la administración Trump cuando estamos viendo una realineación del Medio Oriente”.

  Subraya que Israel está descubriendo que tiene una serie de aliados en el Medio Oriente que “realmente temen genuinamente el surgimiento del régimen iraní y la exportación de la revolución entre comillas”.

   Erielle Davidson se refiere a las estimaciones de algunos expertos que, de no revertirse lo establecido en el acuerdo nuclear con Irán, consideran que Irán podría erigirse como una amenaza importante que puede desarrollar un dispositivo nuclear importante. Se remite a la Resolución 2.231 del Consejo de Seguridad de la ONU, el cual se constituye como la contraparte del acuerdo con Irán, donde se estipula que, “si algún estado participante de JCPOA decide invocar la cláusula de reversión, todas las sanciones que se han rescindido previamente en virtud del acuerdo con Irán se aplicarán nuevamente”.

  Esto, advierte, aterroriza a Irán pues ello significa que al régimen de sanciones que Estados Unidos aplica, se sumarán las que el resto de los países del Consejo de Seguridad deberán también aplicar en consonancia a lo establecido en la resolución.

 La disposición de reversión de sanciones permitiría que las sanciones contempladas en las en seis resoluciones diferentes podrían ser invocadas si se comprobare el incumplimiento lo establecido en la 2.231 por parte de Irán. “En particular, hay tres sanciones diferentes que expiraron o expirarán muy pronto en octubre de 2020, este año, (quinto año), tendremos un embargo de armas que supuestamente se levantará, por lo que ahora Irán podrá comprar armas que no pudieron comprar previamente. También tenemos una prohibición de misiles, creo que eso se reducirá en el año ocho y luego en el año diez, no se nos permitiría imponer sanciones a Irán, en teoría, en absoluto”.

  Cree Davison que tal posibilidad aterroriza a Irán porque ello significa, no solamente que el régimen de sanciones por parte de Estados Unidos continuará, sino que todos los demás miembros del Consejo de Seguridad de la ONU tendrán que imponerlas también, es decir, Rusia y China, “todos los aliados tibios de Irán (…) El Departamento de Estado nos ha alertado al respecto, por lo que debemos ser conscientes de que eso podría estar viniendo en camino. Ha recibido mucha atención porque cuando la cláusula se coló en el acuerdo con Irán en 2015, nadie sospechó que un presidente de Estados Unidos lo usaría. Legalmente, es factible. Diplomáticamente, es una pregunta completamente diferente”.

  Por su parte, Kim Kwang-Dong toca lo inherente al papel de Corea del Norte como aliado y contribuyente del programa nuclear iraní y alerta acerca de la efectividad de las sanciones internacionales en materia de disuasión y negociaciones. Asegura que China se encuentra por detrás del régimen coreano. “China es el actor real que está detrás de todas estas presiones y está aplicando esta presión teniendo a Corea del Norte como frontera y escondiéndose detrás de Corea del Norte. China es el actor que aplica toda esta presión”.
Imagen cortesía Fox News.
   Para Erielle Davidson es fundamental que a Estados Unidos y su política de incrementar la presión, se sume Europa la cual, es preciso que abandone su tibieza a la hora de sancionar a los países infractores, especialmente Irán. “Aún estamos otorgando exenciones de sanciones a varios países, especialmente en Europa. Los europeos han sido muy tibios cuando se trata de Irán por una serie de razones, principalmente económicas, porque hay mucha integración con el comercio europeo e iraní. Pero, en general, creo que los europeos están muy nerviosos acerca de cómo se va a comportar la administración Trump en los próximos seis meses, especialmente con respecto a la disposición 2.231”.

  Mas allá de las sanciones de carácter económico, Joseph Humire hace referencia a las acciones emprendidas por Estados Unidos contra figuras fundamentales de estos regímenes, como es el caso del general Qasem Soleimani. “Debo felicitar al presidente Trump por uno de los movimientos más escalofriantes que se han hecho en el Medio Oriente en los últimos 20 años. Al matar al general Qasem Soleimani, no solo mató a un general. Realmente desestabilizó toda la infraestructura de un régimen terrorista que se había exportado a todo el mundo. Había aliados de Irán, desde Venezuela a Rusia, completamente en estado de shock, porque nunca vieron venir esto”.

  En tanto para Humire no se puede considerar como retroceso esta acción, dado el papel que Soleimani tuvo, no solamente en Irak, sino por su patrocinio del terror en todo el Medio Oriente y el mundo, “también en la guerra civil en Yemen, en la guerra civil en Siria, en el conflicto en Venezuela. La idea de usar los conflictos como una forma de desestabilizar es algo que Soleimani entendió porque usan redes. Las redes no estatales son actores no estatales, hacen esfuerzos cohesivos”.

  Acusó a Soleimani de valerse del narcotráfico y el terrorismo como herramientas, de unirlos, algo realmente significativo si se toma en cuenta el componente teológico.

 Descubrimos que, cuando se trata de redes logísticas, trabajan juntas, por lo que creo que el retroceso ocurrirá con más confianza en el Medio Oriente y en aquellas empresas que reciben apoyo de otras partes del mundo, como América Latina.

China extiende su influencia

  Sobre el papel de China en Latinoamérica, Humire alerta que los intereses de del país asiático van más allá de lo económico y su influencia abarca, incluso, a lo militar, lo estratégico, la inteligencia. La influencia china se extiende y la nación oriental intenta infiltrarse en las economías de unos 70 países en el mundo. Tal posición, por supuesto, tendrá un peso fundamental a la hora en que China tenga que tomar decisiones en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU. Por tanto, cualquier resolución que se adopte estará irradiada igualmente hacia todo el eje de influencia chino.

  Humire advierte que es un error pensar que el único interés de China es su inversión económica. Eso es un mito, alerta. Advertencia que hace a propósito del avance chino en Venezuela y su apoyo al régimen de Nicolás Maduro donde han realizado inversiones por el orden de los 63 mil millones de dólares —una deuda que no cuenta con el aval del Poder Legislativo venezolano— y donde ha dirigido programas de tarjetas electrónicas para el control social y la organización.

  En tal sentido, Joseph Humire explica que el dinero que China ha invertido en Venezuela lo ha hecho a sabiendas de que, igualmente, está comprando su acceso a sistemas de inteligencia, al territorio, a redes. Es decir, China ha usado Venezuela como plataforma de lanzamiento para controlar toda la región.
  Recordó que, en Argentina, China tiene una estación espacial satelital dirigida por el Ejército de Liberación del Pueblo, la cual es controlada por militares chinos. Se trata de un acuerdo firmado por Cristina Kirchner, la ex-presidenta y vicepresidente actual. Tal acuerdo fue rechazado pro Mauricio Macri al llegar a la presidencia e intentó por fin al mismo, pero no fue posible. El contrato contiene una cláusula en la que amarraron todas sus demás inversiones a éste, de manera que al renegociar lo relativo a la estación espacial, debían revisar cada una de las inversiones comerciales de China en Argentina. “Eso significa que, si negocian el satélite, deben renegociar los proyectos de infraestructura, los créditos, los préstamos, todo. China los engañó y trajeron una estación satelital militar china a su territorio”.

  Humire hace mención a que China controla, por lo menos, 50 por del Canal de Panamá desde hace 30 o 40 años. “Han estado comprando territorio alrededor de los canales, puertos e instalaciones que se extienden hasta Nicaragua y hasta Chile a lo largo de la costa del Pacífico y el Caribe. China es muy estratégica sobre lo que hacen”.

  A su juicio, China estudió muy bien la región desde hace mucho tiempo, sus ecosistemas, Los Andes, el Cono Sur, el Amazonas y el Caribe y ahora están tratando de construir una infraestructura comercial alternativa para poder reemplazar el Canal de Panamá e desplazar el acceso al mercado estadounidense. “Es una estrategia a muy largo plazo, una estrategia muy inteligente, pero solo se hace con la complicidad de los estados latinoamericanos y eso es contra lo que tenemos que luchar. Si perdemos nuestra libertad en América Latina, perdemos nuestra libertad en todo el mundo: eso es el 60 por ciento del acceso al mercado para los Estados Unidos”.

  Estima que Estados Unidos no le ha prestado suficiente atención a nuestro propio hemisferio, ni ha estado atento a sus asuntos e inquietudes. Con esta actitud contrasta lo que, por el contrario, Rusia, China e Irán, han tenido sumo cuidado en hacer, expandiéndose por la región. “De hecho, comercialmente lo están comprando todo”.

 Joseph Humire subraya el hecho de que EE. UU. haya permanecido sumamente atento a lo que ha ocurrido en Siria durante los últimos 8 años, pero se ha mantenido indiferente a lo que ha estado sucediendo en Venezuela, que se encuentra a solamente a 1.500 millas de Florida. “Eso es muy preocupante. Vea el número de los refugiados aumentan en 2.5 millones y para esta fecha el próximo año probablemente reemplazaremos la crisis de refugiados sirios. Eso es insostenible”.

 Sobre esta expansión China, Kim Kwang-Dong advierte que esta nación proporciona una energía estratégica a Corea del Norte y permite que los coreanos trabajen en China con la posibilidad de enviar sus salarios a su país. 

  Sostiene que Corea del Norte trabaja arduamente en aras de obtener el apoyo de China. En términos de entablar negociaciones con Corea del Norte, si Estados Unidos espera que cedan en su posición “que en realidad es lo que China quiere”, la nación coreana seguirá ganando terreno. “Hasta el momento hubo seis pruebas nucleares y hubo muchas provocaciones y aunque se hicieron esfuerzos para evitar que ocurrieran, como resultado, en cualquier caso, terminó debilitando la alianza entre los EE. UU. y Corea y eso también tienen un impacto diferente. Al debilitar la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur y también al reducir los ejercicios militares que están ocurriendo entre los dos países, está ocurriendo exactamente lo que tanto China como Corea del Norte querían”.

Europa reacciona, pero algo tarde

  Entretanto, Erielle Davidson ve que Europa ha comenzado a reaccionar ante la influencia y expansión China, aunque advierte que lo hace algo tarde.

  Hace mención al hecho de que la Unión Europea haya aprobado la resolución 452, la cual estableció los lineamientos que rigen la inversión extranjera directa, especialmente en lo atinente a la iniciativa de China que había comenzado en 2013, consistente en infiltrarse en las economías de 70 países en todo el mundo, incluidos los principales actores de la UE.

  El deseo de algunos países de abandonar la Unión Europea obedece a su rechazo a estas nuevas condiciones que rigen la inversión. Un ejemplo de ello es el Brexit. Igualmente, Italia quiere seguir teniendo inversiones de China, pues siente que “está ayudando a su economía, les gusta, probablemente no piensen a largo plazo, lo que creo que es un gran error. Eso es algo en lo que se debería pensar globalmente sobre cómo podemos ayudar a estos países cuyas economías podrían ser más vulnerables a la inversión china”.

China el coronavirus

  Capítulo aparte hacen los especialistas para referirse a la crisis que mundialmente se vive por la pandemia del coronavirus, la cual tiene su origen en territorio chino y ante la cual, el gobierno de la China mantuvo un gran hermetismo durante su aparición y primeros avances.

  Durante seis semanas, el sistema político chino, caracterizado por la censura, permitió que una enfermedad altamente transmisible asolara su territorio y al pueblo chino sin que se informara claramente al respecto a objeto de que se implementaran medidas de protección y de freno a la epidemia.

 El moderador Gordon Chang comenta como China decidió incrementar aún más control sobre la información, “por lo que estamos viendo que un virus común, se convirtió en una epidemia en toda China y quizás en una pandemia en todo el mundo”.

  Erielle Davison agrega que a esto se suma algo de apatía política, en tanto las personas pareciera que se resignan a la estructura del gobierno en aras del avance económico. “Pueden ver el hecho de que la pobreza global se ha reducido a la mitad en los últimos 40 años y casi exclusivamente en China e India. Y es debido a ese bache económico que las personas a veces se vuelven políticamente apáticas”.

  Refiere que igual sucedió en la Unión Soviética después de que Vladimir Putin llegó al poder. “Hubo un gran aumento en los precios del petróleo después de que Yeltsin salió y la gente comenzó a asociar el progreso económico con el régimen de Putin, imponiéndose. Una especie de complacencia política”.

  Algo que Joseph Humire estima no que ha ocurrido en Irán, donde el pueblo ha demostrado una y otra vez su inconformidad con el régimen de gobierno. “Han estado protestando desde 2009 (…) los estudiantes han estado protestando una y otra vez y se han dado cuenta de que no pueden hacer esto solos. No tienen ningún apoyo y creo que confían en el gran poder de los Estados Unidos que puede lidiar con los grandes poderes que los están oprimiendo por dentro”.

  Para finalizar, Erielle Davison subraya lo fundamental que es neutralizar a Irán, una tarea que no se puede llevar a cabo solos, sino que requiere del concurso de todos los países.  Por ello toca ejerce una presión al máximo. “La economía iraní está sufriendo, pero todavía está relativamente a flote y lo que es realmente interesante es que el coronavirus en este momento está llegando al escalón superior del liderazgo iraní. Muestra cuán fracturado y cuánta disidencia hay dentro de la sociedad iraní y cuánta información falsa es realmente difundida por el gobierno iraní. En este momento, Irán está experimentando presión desde adentro y desde afuera, pero nuevamente la campaña de presión máxima puede hacer mucho”.



viernes, 13 de marzo de 2020

¿Pilatus Bank fue capitalizado con dinero proveniente de Venezuela?, la pregunta del fiscal que incomodó al dueño de la institución maltesa cerrada por alegaciones de lavado de dinero

   Ali Sadr Hasheminejad subió al estrado como testigo en su propio juicio por dos días consecutivos. Este ciudadano iraní está acusado de utilizar compañías de fachada en Turquía y Suiza con cuentas bancarias suizas para evadir las sanciones las sanciones estadounidenses  contra Irán, y mover las  ganancias obtenidas de un contrato de $ 476 acuerdo de millones que logró la empresa iraní de su padre con los gobiernos de Venezuela e Irán para construir una vivienda de 7,000 unidades proyecto de infraestructura en Ciudad Ojeda, estado Zulia. Los fiscales dicen que Sadr canalizó ilegalmente más de $ 115 millones a través del sistema financiero de los EE. UU. En esta entrega les cuento parte de su testimonio.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  ¿Usted capitalizó Pilatus Bank con el dinero proveniente del proyecto de viviendas de Venezuela? ¿Verdad?, preguntó el fiscal Garre Lynch a Ali Sadr Hasheminejad, el iraní acusado por el gobierno de los Estados Unidos de haber violado las sanciones impuestas a Irán, de lavado de dinero y fraude bancario. Ligeramente nervioso, el acusado dijo "No. No fue con el dinero de Venezuela. Los recursos vinieron de otros negocios que hacía con mis empresas en Europa". 
  Pilatus Bank, propiedad de Ali Sadr, es un banco maltés que inició sus operaciones en enero de 2014 y fue acusado, por la reportera Daphne Caruana Galizia y por las autoridades maltesas, de lavar fondos de esquemas supuestamente corruptos en nombre de compañías  offshore e individuos. 

   Tras la publicación de los Papeles de Panamá, y una investigación hecha por Caruana se reveló que Pilatus Bank facilitó transacciones sospechosas desde Panamá en nombre de personas políticamente expuestas. Las autoridades europeas le retiraron la licencia al mencionado banco a raíz de las denuncias de lavado de dinero.

   La pregunta del fiscal Lynch sorprendió a Ali Sadr y a su defensa que no esperaban que preguntaran sobre Pilatus Bank en el juicio que incluye 50 pagos hechos por PDVSA, el Fondo Chino y FONDEN a favor de tres empresas offshore de Sadr, y que fueron transferidas a través de dos bancos norteamericanos J. P Morgan Chase y Citi hacia Hyposwiss Private Bank de Suiza.
  Los fiscales que buscaban desafiar la credibilidad de Ali Sadr frente al jurado, interrogándolo sobre falsas declaraciones que el acusado hizo cuando pidió asilo en Estados Unidos, en una declaración para solicitar la reentrada al país, y en una entrevista que le hicieron cuando fue arrestado en 2018.

   El fiscal Garre Lynch puso en duda el miedo al gobierno iraní que Sadr dijo tener cuando pidió asilo en Estados Unidos.

 Lynch presionó a Sadr sobre su declaraciones a varias autoridades estadounidenses con respecto a su Residencia estadounidense y su miedo a regresar a Irán.

  Sadr consiguió asilo en los Estados Unidos en 2004, pero luego recibió una carta donde le ordenaban comparecer a una entrevista en Inmigración en 2009, alegando que su abogado había cometido fraude migratorio en su caso, y en otros.  Sadr prefirió abandonar el país antes que acudir ante las autoridades de Inmigración. Sadr dijo que su asilo se terminó y que su permiso de trabajo fue cancelado. 

   Se fue de los Estados Unidos en marzo de 2010. En 2012 solicitó residencia estadounidense luego de haberse casado con una ciudadana norteamericana, de quien se divorció al poco tiempo de obtener la Green Card. "Lamentablemente nos divorciamos".


  Lynch le preguntó  sobre su miedo de regresar a Irán "¿Es un tema constante, en 2003, en su aplicación para asilo, luego en 2012 en su solicitud de readmisión y luego en 2018 en su solicitud de fianza, tu miedo a volver a Teherán, tu miedo de ir a Irán, ¿correcto?".

  "No tiene nada que ver el uno con el otro", dijo Sadr. "¡Se trata de una solicitud de asilo! otro es sobre la libertad bajo fianza para poder salir de la cárcel y defenderme. Manzana y naranja en mi opinión", dijo el acusado visiblemente enardecido.

   Lynch preguntó a Sadr si era cierto que entre 2010 y 2015, realizó aproximadamente 50 viajes a Irán. Sadr dijo que eso podría ser exacto, y aseguró que: "¡El riesgo de volver a Irán para ver a su padre! No fue tan alto".

Mintió sobre su grave situación financiera

   Buscando acabar con su credibilidad frente al jurado, compuesto por 10 mujeres y 5 hombres, el presidente de Pilatus Bank fue interrogado acerca de su solicitud 2012 para readmisión a los EE. UU., en la cual, en declaración jurada dijo que se había ido del país en 2010 debido a su "grave situación financiera".

 "En esa declaración jurada, usted dijo la razón por la cual se iba del país, y no terminó su audiencia, era por el terrible estado financiero en el que estabas, ¿correcto? ", acusó Lynch.

"Uno de ellos", dijo Sadr.

 "Ahora, Sr. Sadr, usted no estaba bajo una grave situación financiera estrés en marzo de 2010, ¿verdad? ", dijo Lynch. Sadr dijo que fue terrible para él en el sentido de que él no podía funcionar y no tenía idea de cuánto tiempo Inmigración en los procedimientos se prolongaría. 

  El acusado sostuvo que había establecido compañías porque no podía atender adecuadamente en su situación financiera. Sí, fue grave si nos fijamos en las circunstancias en el "yo", dijo Sadr.

  El fiscal señaló que en marzo de 2010 Sadr transfirió 500,000 francos suizos para crear la empresa de fachada Clarity Trade, y el año anterior había gastado $ 250,000 para adquirir ciudadanía del gobierno de San Cristóbal y Nevis.

   Lynch dijo a Sadr: "Para ser claros, esas fueron dos transferencias financieras que hiciste.. cuando declaraste que tus circunstancias financieras eran tan graves que tenías que dejar el país, ¿correcto? ", preguntó el fiscal.

  Sadr respondió:"Esa es una situación extrema, un individuo no puede trabajar, un el individuo no puede simplemente sentarse en casa durante años".

Las sanciones estadounidenses contra Irán

   Una de las alegaciones claves acusadas en este caso es que Sadr creó un esquema para violación de las sanciones de Estados Unidos contra Irán. El fiscal le preguntó a Sadr sobre su afirmación de que solo pensó que las sanciones eran sólamente aplicadas al gobierno iraní, a grupos militares asociados al régimen, y a las personas bloqueadas en la Oficina de Activos Extranjeros Controles. 

  Sadr afirmó que no creía que las sanciones de los EE. UU. se aplicaran empresas privadas iraníes y que prohibieran a los ciudadanos de ese país hacer negocios fuera de Irán que no fueran para el beneficio del gobierno iraní.

Designación de PDVSA en la lista de sancionados

  Sadr se refirió la Ley Integral de Sanciones, Responsabilidad y Desinversión Irán promulgada por el expresidente Barack Obama en 2010. Hizo referencia a dos videos sobre los comentarios de Obama sobre Irán sanciones como refuerzo de su creencia de que las sanciones estadounidenses en Irán fueron dirigidos al régimen y otros malos actores. 

  El fiscal le preguntó al acusado si sabía que uno de las primeros en designados bajo esa ley promulgada por Obama fue PDVSA, la empresa estatal venezolana que le pagó millones de dólares a las empresas de su padre y suyas en Irán.

  "Eso sería alucinante porque todos estos los pagos a través del sistema financiero de EE. UU. llegaron a través de PDVSA ", dijo Sadr.

   Arrinconado por el fiscal, Sadr reconoció que sabía que PDVSA había sido así designada en 2012, pero que su comprensión era que la sanción de la petrolera venezolana prohibía recibir financiamiento del gobierno de los EE. UU. Específicamente, las sanciones prohibieron a PDVSA hacer una oferta por el gobierno de EE. UU. contratos de adquisición, asegurando financiamiento del Banco de Exportaciones e Importaciones de EE. UU. Y de obtenerlos, se requerían licencias de exportación de la OFAC.

 "Sabía que PDVSA fue designada, era una de las grandes noticias en Venezuela, pero también fueron grandes noticias que PDVSA solo fue designada para que no pudiera obtener préstamos del gobierno de Estados Unidos ", acotó Sadr.

  "No implicaba esa sanción que PDVSA no pudiera hacer otras transacciones financieras". "Suena como si hubieras detallado previamente la comprensión de la ley", replicó Lynch.

"Eso fue lo mismo que en el transcurso de los próximos dos años de los que recibió más de $ 100 millones, correcto", comentó el fiscal.

"Sí, según tengo entendido, no estábamos dando préstamos", dijo Sadr.

La defensa vuelve con el miedo al gobierno de Irán

   Cuando fue interrogado por su defensa, Sadr reiteró su testimonio de que tenía miedo a regresar a Irán, tal como lo indicó en su asilo la aplicación en 2003 porque supuestamente fue  sometido a una tortura mental y física cuando cayó en ¡Las manos de una división de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán! en relación con su participación en protesta estudiantes en 1999.

  En cuanto a sus procedimientos de fianza posteriores al arresto en 2018, Sadr dijo que el gobierno iraní alegó que él y su padre habían sacado el dinero del sistema financiero iraní y  que él enfrentaría cargos si regresaba a Irán. Sadr dijo que su padre, quien reside en Teherán, fue a la cárcel y fue despojado de la mayoría de sus activos.

   Seguido del testimonio de Sard, la jueza Alison Nathan leyó las instrucciones al jurado y procedió a convocar para los argumentos de cierre del juicio.

   Sadr, junto a otros conspiradores de este caso, enfrenta cargos de conspirar para violar la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia de Estados Unidos contra Irán, fraude bancario, conspiración para cometer fraude bancario, lavado de dinero y conspiración para cometer lavado de dinero.







domingo, 16 de febrero de 2020

125 años de cárcel podría enfrentar el banquero iraní que logró evadir las sanciones de EE. UU. contra Irán a través de contratos con el gobierno de Hugo Chávez Frías

Juicio en Nueva York revela esquema internacional de lavado de dinero de PDVSA  para favorecer a Irán

Por Maibort Petit

   El juicio de un ciudadano iraní, que se iniciará el 2 de marzo de 2020, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, expone un complejo esquema internacional de lavado de dinero proveniente de Petróleos de Venezuela S.A. que utilizó sofisticados mecanismos de inversiones para blanquear millones de dólares y violar las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la República Islámica de Irán.
   El Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a Ali Sadr Hashemi Nejad de haber usado un conglomerado de empresas de fachada para ejecutar un plan que les permitió evadir las sanciones estadounidenses y blanquear más de $476 millones a través de una subsidiaria de PDVSA que se encargaba construir viviendas en Venezuela.

  El juicio de Ali Sadr se iniciará el 2 de marzo de 2020. Los fiscales dijeron que existen un voluminoso expediente que permitirá al jurado comprender el complicado esquema criminal del acusado.
Ali Sadr elaboró y ejecutó un esquema de lavado de dinero para blanquear capitales provenientes de los contratos firmados
por Hugo Chávez son su homólogo, Mahmoud Ahmadinejad en Caracas y que lograron violar las sanciones impuestas por EE. UU. a la República Islámica de Irán.

   Ali Sadr, nació en Irán, fue arrestado el 19 de marzo de 2018 en el aeropuerto de Dulles en Washington, DC. Según los documentos federales, él y su madre se dirigían a Londres para celebrar el año nuevo persa con su familia. Sadr, es acusado de seis cargos de fraude bancario e intrigas para evadir las sanciones del Departamento del Tesoro.
  De acuerdo a la acusación, Iranian International Housing Corporation (IIFC) fue la empresa de construcción incorporada en Teherán por el principal holding de la familia Sadr, Stratus Group. 

  El expediente señala que en 2007, IIHC celebró un contrato de $ 476 millones con la subsidiaria de PDVSA, Desarrollos Urbanos S.A. (DULCOSA) para construir miles de unidades de vivienda de un programa del gobierno de Hugo Chávez.

  Ali Sadr estableció una red de empresas fachadas y cuentas bancarias en varios países para poder ocultar la participación de las compañías de Irán en el acuerdo. Para evitar llamar la atención de las autoridades, el acusado utilizó pasaportes de San Cristóbal y Nieves, y de Malta.

  Sadr forma parte de los fundadores de una compañía en Suiza, Clarity Trade and Finance y otra en Turquía llamada Stratus International Contracting.

  La acusación asegura que la sucursal de JPMorgan en Nueva York fue la entidad usada como el banco intermediario. JP Morgan forma parte del juicio en calidad de víctima. 

  Dentro de las evidencias se menciona una comunicación enviada a DULCOSA, que era el ente supervisor del proyecto de viviendas sociales. En la carta, fechada el 22 de julio de 2011,un director de IIHC solicitó que los pagos del contrato se hicieran a una cuenta bancaria en Hyposwiss Private Bank Ltd, con sede en Zurich, a nombre de Clarity Trade and Finanzas.

  Los fiscales aseguran que Sadr registró múltiples compañías en Malta, Suiza, Hong Kong, Chipre, el Reino Unido y los Estados Unidos, y que en ninguno de los registros corporativos el acusado reveló su origen iraní, a pesar de que mantiene un vínculo con los sectores de la banca y la construcción en Irán a través de su padre, Mohammad Sadr Hashemi Nejad, fundador del primer banco privado de la República Islámica de Irán, Eghtesad Novin Bank, en 2001. Actualmente, Mohammad Sadr Hashemi Nejad es presidente Stratus Holding Group, uno de los mayores conglomerados de la construcción  de viviendas y carreteras de Irán.

  Sadr y otros ordenaron que los pagos se hicieran a través de bancos estadounidenses a las cuentas bancarias de Stratus Turquía o Clarity en el banco en Suiza. La mayoría de los fondos se transfirieron a otra entidad offshore ubicada en las Islas Vírgenes Británicas, que fue incorporada por Sadr y otros en 2009. El 1 de febrero de 2012, Clarity transfirió más de $ 2,000,000 de ganancias del Proyecto directamente a los Estados Unidos. Esas ganancias se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California.

  Tras ser arrestado, el gobierno le confiscó propiedades de Sard en Maryland, Washington, DC; Malibú (California), incluyendo unas granjas de pistachos en ese estado. 

  De ser hallado culpable, Sard enfrenta una condena máxima de 125 años de cárcel y una millonaria sentencia de dinero. 

viernes, 31 de enero de 2020

Acusan a un iraní de estar vinculado a un esquema de lavado de dinero de los regímenes de Irán y Venezuela

Por Maibort Petit

   El gobierno de los Estados Unidos acusó a un ciudadano iraní de fraude bancario y de mentir a los agentes federales en relación a un plan para utilizar al sistema financiero de EE. UU. para enviar a $ 115 millones provenientes de Venezuela para ser enviados a entidades y personas de la República Islámica de Irán.
Mahmud Ahmadineyad y Hugo Chávez firmaron convenios bilaterales que permitieron que la República Islámica de Irán violara las sanciones impuestas  impuestas por EE. UU. contra ese país.


 Un comunicado del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, anunció este viernes que Bahram Karimi fue acusado de conspirar para cometer fraude bancario y hacer declaraciones falsas en relación con su participación en un proyecto conjunto iniciado por los gobiernos de Irán y Venezuela en el que más de $ 115 millones se canalizaron ilegalmente a través del sistema financiero de los EE. UU. en beneficio de varias personas y entidades iraníes. El caso fue asignado a la juez Alison J. Nathan.

   Berman, dijo: “Como se alega, Bahram Karimi facilitó deliberadamente y deliberadamente eludir las sanciones contra Irán, y luego mintió al respecto a los agentes del FBI. Karimi supuestamente permitió la transferencia oculta a través de los bancos estadounidenses de más de $ 100 millones de una empresa estatal venezolana a una empresa de construcción iraní, y cuando se le preguntó, dijo a los agentes que no sabía que estaba prohibido por las sanciones ".

   El Director Asistente del FBI William F. Sweeney Jr. dijo: “Al final del día, estos cargos reflejan el uso de nuestro sistema financiero para generar dólares estadounidenses para las entidades iraníes e iraníes. Es por eso que nuestro gobierno tiene fuertes sanciones contra Irán y las entidades iraníes que buscan usar el sistema bancario de los Estados Unidos para su propio beneficio ".

   La acusación federal dice que en agosto de 2004, los gobiernos de Irán y Venezuela celebraron un Acuerdo Marco de Cooperación, mediante el cual acordaron cooperar en ciertas áreas de interés común. Al año siguiente, ambos gobiernos complementaron el Acuerdo Marco de Cooperación al firmar un Memorando de Entendimiento sobre un proyecto de infraestructura en Venezuela, que consistía en la construcción de miles de unidades de vivienda en Venezuela.

   El Proyecto fue liderado por Stratus Group, un conglomerado iraní con operaciones comerciales internacionales en las industrias de la construcción, la banca y el petróleo. En diciembre de 2006, Stratus Group incorporó una empresa, que en ese momento se conocía como la Corporación Internacional de Vivienda de Irán, en Teherán. IIHC fue responsable de la construcción del Proyecto. Posteriormente, IIHC celebró un contrato con una subsidiaria de una compañía energética estatal venezolana, que solicitó a IIHC construir aproximadamente 7,000 unidades de vivienda en Venezuela a cambio de aproximadamente $ 475,734,000. 

   Stratus Group creó el Comité Ejecutivo del Proyecto Venezuela para supervisar la ejecución del Proyecto. KARIMI fue miembro del comité y fue responsable de administrar el Proyecto en Venezuela.

  En relación con su papel en el Proyecto, Karimi trabajó con otros para defraudar a los bancos estadounidenses al ocultar el papel de las partes iraníes en los pagos en dólares estadounidenses enviados a través del sistema bancario estadounidense. Específicamente, entre abril de 2011 y noviembre de 2013, la compañía venezolana realizó aproximadamente 15 pagos a IIHC a través de dos compañías principales, que fueron creadas para ocultar el nexo iraní a los pagos, en violación de las sanciones económicas de los EE. UU. Estos 15 pagos totalizaron aproximadamente $ 115 millones.

   En enero de 2020, Karimi fue entrevistado por, entre otras personas, dos agentes del FBI. Durante esa entrevista, Karimi declaró falsamente que, durante el transcurso del Proyecto, creía que las sanciones internacionales contra Irán no se aplicaban a las empresas o personas iraníes.

   Karimi, de 53 años, de Canadá, está acusado de (1) conspirar para cometer fraude bancario, lo que conlleva una pena máxima de 30 años de prisión; (2) fraude bancario, que conlleva una pena máxima de 30 años de prisión; y (3) hacer declaraciones falsas, lo que conlleva una pena máxima de cinco años en prisión. Las condenas máximas potenciales en este caso son prescritas por el Congreso y se proporcionan aquí solo con fines informativos, ya que cualquier sentencia del acusado será determinada por el juez.

  Berman y Demers elogiaron los sobresalientes esfuerzos de investigación de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York y el FBI. El Sr. Berman también agradeció a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York por su asistencia continua en esta investigación, dice el comunicado

   El procesamiento de este caso está a cargo de la Unidad de Terrorismo y Narcóticos Internacionales de la Oficina. Los fiscales federales adjuntos Jane Kim, Michael Krouse y Stephanie Lake, y el fiscal federal adjunto especial Garrett Lynch, jefe adjunto de la Oficina de Delitos Económicos Mayores en el distrito del condado de Nueva York.

   También participaron: John C. Demers, Fiscal General Adjunto de Seguridad Nacional, Cyrus R. Vance Jr., Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York, y William F. Sweeney Jr., Asistente El Director a Cargo de la Oficina de Campo de Nueva York de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI)

martes, 10 de septiembre de 2019

Juicio del banquero que lavó millones de dólares de Venezuela a favor de Irán será en marzo de 2020

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La Corte del Distrito Sur de Nueva York fijó para el 2 de marzo de 2020 el juicio con jurado en contra del banquero iraní,  Ali Sadr Hashemi Nejad, acusado por el gobierno estadounidense de lavado de dinero, fraude bancario y de haber ejecutado un plan financiero que violó las sanciones impuestas por los Estados Unidos a la República Islámica de Irán.
Luego de la audiencia curcio celebrada este lunes, en la cual el acusado renunció consciente y voluntariamente a su derecho a una representación libre de conflictos, la jueza Alison J. Nathan autorizó el inicio del juicio, que inicialmente estaba pautado para enero,  para el mes de marzo de 2020. Una de las razones por las cuales se produjo el cambio fue porque los abogados de Ali Sadr Hashemi Najed tendrán otros juicios en la Corte del Distrito Este de Nueva York para las mismas fechas. El fiscal federal, Michael K. Krouse  no objetó la prórroga del proceso sino que, por el contrario, admitió que los meses extras le darán más tiempo a las partes para prepararse  mejor para el proceso.


Uno de los abogados del acusado es Brian M. Heberlig, defensor de la empresa china Huawei que tiene un caso abierto en Nueva York cuyo juicio podría ser en enero 2020. El otro representante legal, Reid Weingarten fue el defensor del fallecido Jeffrey Epstein cuyo proceso judicial concluyó tras su muerte. 

El juicio de Ali Sadr Hashemi Najed se retrasó porque el caso fue reasignado al juez Nathan debido a que el juez inicial, Andrew Carter se recusó a sí mismo argumentando que tenía conexiones personales con JP Morgan Chase, uno de los bancos víctimas de la trama de lavado acusada.  Uno de los defensores del banquero iraní, del bufete de Steptoe, también es defensor del JP Morgan Chase, lo cual debió haber sido un factor para su descalificación pero durante la audiencia de este lunes, Sard Hashemi Najed decidió seguir adelante con su actual representación.

El acusado

Ali Sadr Hashemi Nejad, de 39 años, nació en Irán, fue arrestado el 19 de marzo de 2018 en el aeropuerto de Dulles en Washington, DC. Según los documentos presentados ante el tribunal, él y su madre se dirigían a Londres para celebrar el año nuevo persa con su familia. Sadr, quien es ciudadano de Irán y de la isla caribeña de Saint Kitts, fue acusado de seis cargos de fraude bancario e intrigas para evadir las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

Específicamente, se alegó que Sadr había conspirado en un complot para canalizar $ 115 millones a través del sistema financiero estadounidense bajo un contrato de construcción de 7 mil casas para pobres en Venezuela. Sadr Hashemi Nejad se declaró no culpable.



El caso de Sadr Hashemi Nejad está siendo manejado por la unidad de Terrorismo y Narcóticos Internacionales del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York, una oficina conocida por procesar casos de terrorismo de alto perfil.

El acusado se graduó de ingeniero civil en la Ivy League, Universidad de Cornell. Tras ser arrestado, el gobierno estadounidense le confiscó propiedades en Maryland, Washington, DC, y la ciudad costera de élite de Malibú, en California, incluyendo unas granjas de pistachos en ese estado. 

El acusado se mudó a Estados Unidos en el año 2000 cuando tenía 23 años para reunirse con su madre y hermana, y fue peticionario de asilo político en el 2003, de acuerdo a los documentos de la corte. En la petición de asilo, el acusado aseguró que su vida corría peligro si regresaba a Irán porque su familia tenía problemas con el régimen iraní de Mohammad Khatami. No obstante, existen registros que señalan que el presidente iraní de la época dijo que el padre de Sadr era uno de los exportadores ejemplares de Irán.

Sadr Hashemi Nejad tiene el estatus de residente permanente de los Estados Unidos y ha dicho que no tiene conexión con los negocios de su padre en Irán. 

Sadr se hizo residente legal de Estados Unidos en 2004 basado en su asilo, pero en 2010 su asilo fue revocado por el gobierno federal alegando que su proceso había sido fraudulento. El acusado logró obtener otra carta de residencia en el 2012. Los documentos señalan que el acusado viajó varias veces a Irán entre 2010 y 2015 y que dichas movilizaciones se habrían hecho de bajo perfil para evitar una supuesta persecución en su contra. 

Los fiscales señalan que Sadr registró múltiples compañías en Malta, Suiza, Hong Kong, Chipre, el Reino Unido y los Estados Unidos, y que en ninguno de los registros corporativos el acusado reveló su trasfondo iraní, a pesar de que mantiene un vínculo con los sectores de la banca y la construcción en Irán a través de su padre, Mohammad Sadr Hashemi Nejad, fundador del primer banco privado de la República Islámica de Irán, Eghtesad Novin Bank, en 2001. Actualmente, Mohammad Sadr Hashemi Nejad es presidente Stratus Holding Group, uno de los mayores conglomerados de la construcción  de viviendas y carreteras de Irán, con más de 60 filiales y,  más de 10,000 empleados. 

Vale destacar que Stratus Holding tiene una subsidiaria en que estuvo a cargo de un proyecto de vivienda del gobierno de Hugo Chávez que, según los fiscales estadounidenses, se utilizó para canalizar $ 115 millones a Irán.

Los fiscales neoyorquinos dicen que el acusado ocultó sus conexiones con Irán adquiriendo otras ciudadanías, y no revelando la información sobre su familia en Irán, para evitar poner en riesgo sus negocios debido a las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos al régimen iraní. 

Los fiscales del caso presentaron a la corte una tarjeta de presentación del acusado donde éste aparece como vicepresidente de una subsidiaria de Stratus, Samane Stratus Investment Company, a partir de 2011. 



Sadr posee varias empresas, entre las cuales destaca Pilatus Capital Ltd registrada en  Saint Kitts y Nevis, donde adquirió la ciudadanía  por inversión y la cual ha usado para abrir sus corporaciones. También es dueño del hoy desprestigiado Banco Pilatus, creado bajo las leyes de Malta en diciembre de 2013.


Sanciones a Irán


Desde 1979, el Presidente de los Estados Unidos, de conformidad con la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional ("IEEPA"), ha encontrado repetidamente que las acciones y políticas del gobierno de Irán constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional, la política exterior y economía norteamericana y declaró una emergencia nacional para hacer frente a la amenaza. De acuerdo con estas declaraciones presidenciales, Estados Unidos ha instituido una serie de sanciones económicas contra Irán y entidades iraníes. Las sanciones contra el régimen de Irán prohíben, entre otras cosas, las transacciones financieras que involucren a los Estados Unidos o personas de los Estados Unidos destinadas al beneficio del Gobierno de Irán o individuos o entidades iraníes, dice un comunicado de la fiscalía estadounidense.




En agosto de 2004, los gobiernos de Irán y Venezuela celebraron un acuerdo, mediante el cual acordaron cooperar en ciertas áreas de interés común. En 2005, ambos gobiernos complementaron el Acuerdo al celebrar un Memorando de Entendimiento sobre un proyecto de infraestructura en Venezuela, que consistía en la construcción de 7 mil unidades de vivienda en Venezuela.


El Proyecto fue liderado por Stratus Group, un conglomerado iraní controlado por Sadr y su familia con operaciones comerciales internacionales en las industrias de la construcción, la banca y el petróleo. 

En diciembre de 2006, Stratus Group incorporó una compañía en Teherán, que entonces se conocía como la Corporación Internacional de Vivienda de Irán (IIHC). IIHC fue responsable de la construcción del Proyecto. Posteriormente, el IIHC celebró un contrato con una subsidiaria de una compañía energética estatal venezolana, que solicitó al IIHC construir aproximadamente 7,000 unidades de vivienda en Venezuela a cambio de aproximadamente $ 475,734,000. Stratus Group creó el Comité Ejecutivo del Proyecto Venezuela para supervisar la ejecución del Proyecto. El acusado era miembro del comité y era responsable de administrar el Proyecto.

miércoles, 31 de julio de 2019

Juez del caso del banquero acusado de ayudar a Irán a violar sanciones de EEUU con dinero proveniente de Venezuela, plantea conflicto de intereses por su vinculación a uno de los bancos de la trama acusada

Ali Sadr Hashemi Nejad es acusado de lavar cientos de millones de dólares para la República Islámica de Irán provenientes de Venezuela. Sus operaciones violaron las sanciones impuestas contra ese país por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Por Maibort Petit
Esta semana el empresario iraní, propietario del banco Pilatus Bank, Ali Sadr Hashemi Nejad estuvo en la sala de la Corte del Distrito Sur de Nueva York en una audiencia donde se discutió la posibilidad que su caso cambie a manos de otro juez. ¿Por qué? El magistrado Andrew L. Carter. Jr. reveló que tiene acciones en el JP Morgan Chase bank y que su esposa trabaja en esa institución que aparece en la acusación del gobierno de los Estados Unidos contra el millonario iraní como uno de los bancos que fueron víctimas de las conspiración de lavado de dinero y fraude bancario. Carter Jr. informó a la Fiscalía y a la defensa que por las razones expuestas estaba dispuesto a auto recusarse y a reasignar a otro juez del tribunal el expediente debido a un posible conflicto de intereses.

Durante la conferencia del lunes 29 de julio de 2019, el juez Carter Jr. proporcionó a la fiscalía y a la defensa de Ali Sadr Hashemi Nejad un cronograma de información para que las partes aborden el problema de su posible retiro del caso y ordenó que las respectivas respuestas fueran entregadas a la corte el martes 30 de julio, a la vez que anunció que habría una conferencia telefónica el jueves 1 de agosto.

Fiscalía dice que el juez debe quedarse

La fiscalía opinó en una comunicación (fechada el 30 de julio de 2019) que la decisión de un juez federal de recusarse a sí mismo, está "comprometida con la discreción del tribunal de distrito". Aclaró que no está de acuerdo con que el juez abandone el caso.

El oficio del gobierno está firmado por el Fiscal de los Estados Unidos, Geoffrey S. Berman y los fiscales asistentes, David W. Denton Jr., Jane Kim, Michael Krouse y Garrett Lynch.

La fiscalía sostiene que difiere de la evaluación de conflictos del Tribunal con respecto a la recusación y para argumentar su postura proporcionó a la corte detalles adicionales sobre la  participación de JPMorgan Chase & Co. uno de los bancos víctimas en este caso.

En un documento de 3 páginas, los fiscales sostienen que Ali Sadr Hashemi Nejad está acusado de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, conspiración para violar la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia ("IEEPA"), fraude bancario, conspiración para cometer fraude bancario; lavado de dinero y conspiración para cometer lavado de dinero.

En la acusación hay una serie de bancos víctimas de la operación acusada que se mencionan colectivamente en este documento como los "bancos-víctimas".

Ali Sadr Hashemi Nejad participó en un proyecto de infraestructura en Venezuela, que fue dirigido por la compañía iraní del acusado, Stratus Group.

La acusación del gobierno estadounidense dice que Ali Sadr Hashemi Nejad junto a sus cómplices "idearon y ejecutaron un plan para evadir las sanciones económicas de los Estados Unidos y defraudar a los bancos estadounidenses, incluido JPMorgan Chase, al ocultar el papel de Irán y las partes iraníes en los pagos en dólares estadounidenses enviados a través del sistema bancario estadounidense".

El acusado y otros, utilizando varias entidades, realizaron una serie de transacciones financieras internacionales en beneficio de las partes iraníes de una manera que ocultó el nexo iraní a los pagos de, entre otros, los bancos de víctimas, en violación de las sanciones económicas de los Estados Unidos. 

Específicamente, entre abril de 2011 y noviembre de 2013, la subsidiaria venezolana, bajo la dirección del demandado y otros, enrutó aproximadamente 15 pagos a IIHC a través de Stratus Turkey o Clarity usando cuentas corresponsales en los bancos- víctimas, por un total de aproximadamente $ 115 millones.

Ali Sadr Hashemi Nejad y otros "ordenaron que los pagos se transfirieran a través de los bancos-víctimas a las cuentas bancarias de Stratus Turkey o Clarity en una institución financiera en Suiza. La mayoría de los fondos se transfirieron luego a otra entidad offshore ubicada en las Islas Vírgenes Británicas, que el demandado y otros habían incorporado en 2009". 

El 1 de febrero de 2012, Clarity transfirió directamente más de $ 2 millones en ganancias del Proyecto de viviendas de Venezuela a los Estados Unidos. "Esas ganancias se utilizaron para comprar bienes inmuebles en California" dice la acusación.

La fiscalía sostiene que Ali Sadr Hashemi Nejad está acusado de defraudar a los bancos víctimas "engañándolos para que procesaran transacciones financieras en las que de otra manera no se habrían involucrado, y al hacerlo, se expusieron a la posibilidad de un daño sustancial". 

La fiscalía reveló que en en el juicio, el Gobierno planea llamar a testigos de algunos de los bancos-víctimas para declarar, entre otras cosas, sobre sus procesos de cumplimiento de sanciones, sus procedimientos al abrir cuentas para clientes y al autorizar ciertas transacciones, el daño causado a los bancos por el esquema de lavado del acusado, entre otros aspectos.

Los fiscales señalan que el Gobierno espera demostrar que el acusado tomó acciones específicamente diseñadas con el propósito particular de ocultar información material a los bancos-víctimas y para evadir los procesos que los bancos implementan ante las sanciones que prohíben las transacciones financieras en beneficio de las entidades iraníes. 

De los $115 millones en pagos denominados en dólares estadounidenses que están en el centro de este caso, JPMorgan Chase & Co. fue el banco corresponsal por aproximadamente $45 millones y, por lo tanto, desempeñará un papel central en la prueba en el juicio en este asunto, anunciaron los fiscales.

Asimismo, el Gobierno advirtió que probará que el demandado  ordenó que las transacciones se procesaran en beneficio de Clarity a través de JPMorgan Chase y que el acusado sabía que dicho banco había implementado procedimientos para bloquear transacciones de corresponsales para pagar a instituciones e individuos iraníes. 

Ali Sadr Hashemi Nejad habría diseñado un mecanismo de pago para ocultar información sobre los beneficiarios iraníes de las transacciones para inducir a los bancos-víctimas a procesar esas transacciones que de hecho fueron procesadas, en violación de las sanciones de EE. UU. y de las políticas de JPMorgan Chase que las prohíben.

Los fiscales sostuvieron en la conferencia del lunes 29 de octubre que tienen la intención de llamar al menos a un empleado de JPMorgan Chase como testigo en el juicio, lo cual ya ha sido discutido con los abogados de la oficina del Asesor General del mencionado banco.

Si el acusado es condenado, JPMorgan Chase tendrá, como víctima del delito, ciertos derechos. Por ejemplo, el banco podrá dirigirse al Tribunal en el momento de la sentencia y describir el daño que la conducta del acusado le causó. 

Del mismo modo, JPMorgan Chase tendrá derecho a la restitución obligatoria por cualquier pérdida pecuniaria que sufran, que incluye bienes perdidos como resultado del delito y "gastos incurridos durante la participación en la investigación o el enjuiciamiento del delito o la asistencia a los procedimientos relacionados con el delito.

Habla de la defensa

El demandado Ali Sadr Hashemi Nejad presentó su respuesta ante la divulgación del juez Carter Jr. con respecto a la propiedad de sus acciones en JP Morgan Chase y el empleo de su cónyuge en el banco, destacando que de acuerdo al Código de conducta para jueces de los Estados Unidos y la jurisprudencia sobre circunstancias análogas, el magistrado no está obligado a recusarse. 

Señala que el asunto se deja a discreción del juez, en función de si sería razonable cuestionar su imparcialidad en estas circunstancias.

Sadr dijo que apreciaba que el juez haya señalado su potencial conflicto de intereses a las partes y entendía que según la divulgación del magistrado, depende de la discreción del Tribunal determinar si se debe recusar. 

Sadr afirmó que está dispuesto a renunciar a cualquier objeción al conflicto potencial revelado por el juez Carter Jr.