Mostrando entradas con la etiqueta Hilda Molina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hilda Molina. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de julio de 2021

El Foro de Sao Paulo, según Hilda Molina: Se trata de una organización surgida a la medida de los intereses y objetivos de Fidel Castro y su proyecto expansionista

Por Maibort Petit

  El Foro de Sao Paulo es una organización regional creada a instancia de Fidel Castro, quien impulsó al expresidente de Brasil, Luz Inácio “Lula” Da Silva, —para ese entonces solamente líder del Partido de los Trabajadores y candidato presidencial— a promoverla y conformarla con el objetivo de servirle de plataforma a su proyecto expansionista, así como de fuente de financiamiento.
  Así lo refiere Hilda Molina, médica neurocirujana cubana que conformó el grupo de fundadores del Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN) de Cuba y fue diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular de la isla que, en 1994, rompió con Fidel Castro y su movimiento. En la actualidad reside en Argentina.

  Molina subraya que Fidel Castro se planteó desde 1959, dos objetivos fundamentales, primero, someter al pueblo cubano; y segundo, colonizar a América Latina.

Castro se vale de Lula Da Silva

  Vislumbrando la caída de la Unión Soviética, desde 1988 o antes, Castro comenzó a visualizar la manera de financiar y darle sustento a su proyecto. Previendo la debacle que se avecinaba, en 1989 convenció a Lula Da Silva de conformar la organización.

  Molina explica que Fidel Castro para desarrollar su proyecto expansionista por toda Latinoamérica, primero buscó hacerlo por la vía armada, para lo cual la conformación de grupos guerrilleros era la estrategia. El fracaso de esta vía lo llevó a seguir la batalla de las ideas, y formó guerrilleros ideológicos que se encargan de llevar la revolución por el continente de manera silenciosa.

  Castro vio el Lula Da Silva el vehículo para cumplir sus objetivos, pues para ese entonces el brasileño aspiraba a la presidencia de su país y, aunque perdió dichos comicios, sí atendió el llamado del dictador cubano y en 1991 materializaron la idea.

  Indica Hilda Molina que en esa fecha se reunieron en Sao Paulo 68 organizaciones integradas por subversivos de los más variados perfiles de 22 países de América Latina y el Caribe. La denominación de Foro de Sao Paulo la recibió la organización en su segunda reunión llevada a cabo en 1991.

Objetivos del FSP

  Advierte Molina que detrás del Foro de Sao Paulo siempre ha estado la mano de Fidel Castro, el castrismo y sus intereses.

  A través de su integrante en el grupo, el Partido Comunista, Cuba era el único integrante de la organización que ostentaba el poder al momento de su conformación.

  Igualmente, destaca Hilda Molina, el estado mayor del FSP nació en Cuba dirigido por Fidel Castro y siempre ha estado radicado en Cuba.

  Indica que el plenario del Foro de Sao Paulo se reúne periódicamente para desarrollar agendas confeccionadas por el castrismo, las cuales son aprobadas casi literalmente. Estas decisiones y declaraciones deben ser cumplidas por los integrantes en el ámbito internacional y también en sus países respectivos de acuerdo a sus particularidades.

   Hace mención a los objetivos del FSP y Molina cita en primer lugar, realizar la revolución socialista en el continente, valiéndose, ya no de la lucha armada, sino de la vía electoral. “Llegar al poder por vías democráticas y después desmantelar las instituciones propias de la democracia”, es el fin.

  Tal objetivo expansionista, el FSP lo lleva a cabo mediante su brazo político, constituido este por los “guerrilleros ideológicos”, quienes han infiltrado e infiltran los ámbitos de la sociedad, “construyendo con su revolución silente, el poder político”, refiere Molina.

   Luego hace mención al segundo objetivo, el cual es la subversión social y política de la región. Para e lo, sostiene, el castrismo cuenta con su brazo armado conformado por las sucesivas generaciones de guerrilleros ideológicos que se han formado a instancias de la dictadura cubana. A ellos les corresponde protagonizar protestas violentas para vandalizar, desestabilizar y sembrar el terror.

   El tercer objetivo es económico, siendo el Foro de Sao Paulo una importante fuente de dinero ilícito para el régimen cubano, sobre todo cuando algunos de sus integrantes se encuentran en el poder.

  Como cuarto objetivo del FSP, Hilda Molina enumera el espionaje, alertando que el Foro ha resultado de gran valor para los eficaces servicios de inteligencia del castrismo.

  Hilda Molina recuerda que Venezuela con Hugo Chávez a la cabeza, fue en 1998 el segundo país del FSP en llegar al poder por la vía democrática. Es en esa etapa —dice— que “Fidel Castro y su castrismo mutan transformándose en la dictadura regional llamada Socialismo del Siglo 21, Castro-Chavismo, que hoy avanza en su objetivo de colonizar América Latina”.