Mostrando entradas con la etiqueta El cartel de Sinaloa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El cartel de Sinaloa. Mostrar todas las entradas

jueves, 6 de agosto de 2020

Nuevas evidencias prueban que exsecretario mexicano, Genaro García Luna participó en una empresa criminal continua

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   Nuevos elementos presentados por los fiscales de Nueva York apuntan a evidencias que el exsecretario de Seguridad Ciudadana de México durante el gobierno de Felipe Calderón, Genero García Luna participó abiertamente en una empresa criminal continua, según se desprende de los documentos federales.
   La información relata que dos altos funcionarios de las fuerzas del orden mexicanas, que trabajaron bajo el mando de García Luna, han ofrecido elementos probatorios contra el exfuncionario del gobierno de Felipe Calderón y que han sido agregados la acusación que ya cursaba en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

    García Luna es acusado de haber recibido millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa "El Chapo" por ofrecerle protección para los narcotráficantes y la droga en territorio mexicano.

     Los delitos de narcotráfico por los que está acusado García Luna se cometieron desde 2006 a 2012.

   De acuerdo a los fiscales federales, en la empresa criminal continua de García Luna participaron Luis Cardenas Palomino y Ramón Pequeno García, ex oficiales de alto rango de la policía mexicana que
trabajaron bajo en mandato de García Luna, "ambos  están acusados de tres cargos de conspiración de tráfico de cocaína".

Te puede interesar: CARTELES ATACAN AL GOBIERNO DE AMLO: ¿SE LE SALIÓ DE LAS MANOS? | SIN/FILTROS E19

  La acusación dice que a cambio de sobornos multimillonarios, los acusados ​​supuestamente permitieron el Cartel de Sinaloa operar con impunidad en México. 

   García Luna fue arrestado el 9 de diciembre de 2019 por agentes  federales en Dallas, Texas, y actualmente está pendiente de un juicio en el Distrito Este de Nueva York para enfrentar estos cargos. 

    Por su lado, Cárdenas Palomino y Pequeño García son actualmente fugitivos de la justicia norteamericana.

    El Fiscal Federal interino del Distrito Este de Nueva York, Seth D. DuCharme, anunció la acusación de reemplazo y señaló que "Como se alega, durante casi dos décadas García Luna traicionó a aquellos a quienes había jurado proteger, aceptando sobornos de miembros del Cártel de Sinaloa para facilitar sus crímenes y empoderar a su empresa criminal ".

  DuCharme. dijo que "Mediante la acusación de reemplazo, García Luna y sus co-conspiradores enfrentarán justicia por delitos relacionados con la importación y la distribución de cantidades masivas de drogas peligrosas a los Estados Unidos ". 

  DuCharme agradeció a las autoridades antidrogas, a las Oficinas de la Administración (DEA) en Nueva York y Houston por su trabajo en el caso.

Te puede interesar: Cómo TUMBAR a un dictador... Y QUE FUNCIONE? Pt. 1 | 
  Como se establece en la acusación de reemplazo y otras presentaciones judiciales, desde 2001 hasta 2012, mientras ocupaba altos cargos de aplicación de la ley en el gobierno mexicano, García Luna recibió millones de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa a cambio de proporcionando protección para sus actividades de narcotráfico. 

    De 2001 a 2005, García Luna lideró Agencia Federal de Investigación de México, y de 2006 a 2012, se desempeñó como Secretario de Seguridad Pública de México, controlando la Fuerza de Policía Federal de México. 

       Cárdenas Palomino y Pequeño García también fueron funcionarios mexicanos de alto nivel que trabajaron bajo García Luna, durante este tiempo. "Cada uno recibió millones de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa".

     A cambio del pago de sobornos, entre enero de 2001 y el presente, los acusados ​​abusaron de sus cargos públicos al permitir que el Cartel de Sinaloa obtuviera un paso seguro para sus envíos de drogas, y al proporcionar información sensible de la policía sobre investigaciones sobre ese organización criminal e información sobre carteles de drogas rivales, lo que facilitaba la importación de cantidades de toneladas múltiples de cocaína y otras drogas en los Estados Unidos. 

   Entre 2002 y 2007, García Luna supuestamente ayudó a al menos seis envíos de cocaína por un total de más de 50,000 kilos de cocaína. 

     La acusación dice que los acusados ​​colocaron a otros funcionarios corruptos en puestos de poder en ciertas áreas de México controladas por el Cartel de Sinaloa. En al menos dos ocasiones, el Cartel entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines con millones de dolares.

  Sí es declarado culpable del cargo de empresa criminal continua, García Luna enfrenta un pena mínima obligatoria de 20 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

  Cárdenas Palomino y Pequeno García enfrentan cada uno un
pena mínima obligatoria de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

TARECK EL AISSAMI: LOS SECRETOS QUE NO QUIERE QUE SEPAS



viernes, 3 de enero de 2020

Narcotráfico: Ex secretario de Seguridad de México se declaró no culpable en un tribunal de Nueva York, se inicia juicio en su contra

    Durante el juicio de Joaquín 'el Chapo' Guzmán, el narcotraficante Jesús el rey Zambada dijo que le había entregado millones de dólares en sobornos para que desde su cargo protegiera los envíos del cártel de Sinaloa y ofreciera información privilegiada a los narcos para que realizaran con éxito los traslados de las drogas.

Por Maibort Petit
@Maibort Petit 
  Genaro García Luna,  ex-secretario de Seguridad Pública del gobierno del presidente mexicano Felipe Calderón, se declaró no culpable de los cargos de narcotráfico que le imputa el gobierno de los Estados Unidos, en una corta audiencia que tuvo lugar este viernes en la Corte del Distrito Este de la ciudad de Nueva York.

   García Luna llegó a la sala de la jueza Peggy Kuo vestido con un uniforme de prisionero color beige y un suéter gris. Cabizbajo, y demacrado, el ex poderoso funcionario del gobierno de México se paró frente a la magistrada, quien de inmediato le leyó sus derechos. Asimismo, le informó que el gobierno de los Estados  Unidos le acusaba de cuatro cargos, tres por tráfico de cocaína y uno por mentir a las autoridades federales en su aplicación a la ciudadanía norteamericana en el 2018.

   La jueza fijó la nueva audiencia para el 21 de enero y mientras tanto permanecerá en prisión.

   La sala de la corte estuvo atestada de periodistas, agentes de la ley, su esposa Linda Cristina Pereira y sus dos hijos.

    Esta fue la segunda audiencia de García Luna  en Estados Unidos y la primera en Nueva York. Tras su arresto el 10 de diciembre de 2019, fue presentado ante el  juez federal David L. Horan en la Corte de Dallas el 12 de diciembre. En esa primera cita con la justicia, el acusado de tener vínculos con el cártel de Sinaloa, no disputó su traslado al tribunal federal de Brooklyn.

   García Luna hizo negó con la cabeza cuando la jueza le preguntó si tenía alguna duda u observación sobre su proceso. Respondió afirmativamente cuando se le cuestionó si entendía de qué trataba su juicio. 

    La Fiscalía pidió a la jueza Kuo que no aprobara la petición de la fianza porque los cargos que se le imputan a García Luna son muy serios, "recientemente viajó a México y existe un alto riesgo de fuga por la posible protección de funcionarios, exfuncionarios y miembros del Cártel de Sinaloa.", afirmó Erin Reid, fiscal federal del Distrito Este de Nueva York.

  Los fiscales sugirieron hoy que están trabajando para llegar a un acuerdo, sin necesidad de llegar a juicio. La acusación que presentó el fiscal Richard P. Donohue detalla los sobornos millonarios por los que García Luna dio paso seguro a los cargamentos de droga del cártel de Sinaloa.

   La defensa estuvo representada por el abogado público César de Castro. Los defensores privados de García Luna no pudieron estar presentes en la audiencia por motivos desconocidos para la prensa. La jueza Kuo dijo que si el acusado iba a requerir nuevamente abogados de oficio debía presentar una declaración jurada financiera ante el tribunal.

  En el juicio de Joaquín "El Chapo", Jesús Rey Zambada, hermano de "El Mayo", actual líder del cártel de Sinaloa, dijo que él mismo le entregó varias veces a nombre suyo y de su hermano, maletines a García Luna, conocido como “súper policía” por montos entre 3 y 5 millones de dólares.

  Los delitos señalados ocurriendo por más de una década, entre 2001 y 2012.

martes, 12 de febrero de 2019

El Chapo Guzmán: Culpable

El Chapo se enfrenta a una condena obligatoria de cadena perpetua

Por Maibort Petit
@maibotpetit

    Un jurado de 8 mujeres y 4 hombres declaró culpable de 10 cargos a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en un veredicto unánime que el gobierno de los Estados Unidos calificó como histórico y una gran victoria para la justicia norteamericana.
  A las 12 del medio día el panel de jurados avisó al juez que habían llegado a un veredicto. La nota firmada por el jurado 11 decía que la decisión estaba tomada. De inmediato, la fiscalía y la defensa se hicieron presentes en la sala repleta de periodistas. El fiscal del Distrito Este de Nueva York, Richard Donoghue entró con cara entusiasmada y mirando a su equipo con satisfacción.

  En la mesa de la defensa los rostros era apesadumbrados, pero el Chapo lucía inconmovible, serio, como si supiera de antemano lo que le esperaba. 

  Entró el jurado a las 12:26 PM y el juez Bryan Cogan anunció que leería el veredicto y que preguntaría individualmente si esa había sido su decisión. Seguidamente, el magistrado leyó la hora de veredicto anunciando la culpabilidad en los 10 cargos que son los siguientes:

-Participar en una empresa criminal continua

-Uso de armas de fuego

-Conspiración para lavar las ganancias de los narcóticos

-Conspiración de importación de cocaína

-Conspiración de distribución de cocaína

-Conspiración internacional para la fabricación y distribución de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana.

-4 Cargos por Distribución Internacional de cocaína

-Conspiración de lavado de dinero

Durante el juicio, los fiscales federales presentaron evidencias, incluyendo el testimonio de 14 testigos colaboradores; incautaciones de estupefacientes por un total de más de 130.000 kilogramos de cocaína y heroína; armas incluyendo AK-47 y un lanzagranadas propulsado por cohetes; libros de contabilidad mensajes de texto; videos; fotografías y grabaciones interceptadas, detalló la actividad de narcotráfico de Guzmán Loera y sus co-conspiradores durante un período de 25 años desde enero de 1989 hasta diciembre de 2014. 

  Guzmán Loera será sentenciado el 25 de junio 2019 y se prevé que sea condenado a cadena perpetua, tal como lo señalan las pautas de sentencia para su caso.


domingo, 2 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo Guzmán revela cómo el negocio de la droga no puede funcionar sin sobornos a funcionarios públicos

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Uno de los elementos que se han encargado de dejar claro los testigos que han testificado en el juicio de Joaquín "El Chapo" Guzmán ha sido la vinculación y estrecha dependencia del negocio de los carteles de la droga con la política. 

Hasta ahora los tres cooperantes del gobierno de Estados Unidos en este caso, Jesús "el Rey" Zambada, Miguel Ángel Martínez Martínez "el Gordo" y  Juan Carlos Ramírez Abadía "Chupeta" han sostenido que durante el tiempo que participaron en la actividad criminal pagaron millones de dólares a funcionarios de gobierno de México y Colombia para poder realizar con éxitos sus actividades.

El pago de sobornos iba desde millones de dólares a funcionarios de seguridad de alto rango de los gobierno de Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador cuando este era alcalde de Ciudad de México, hasta vigilantes de las cárceles donde el Chapo estuvo preso, destacando a uno que el Rey Zambada dijo había comprado a por unos $ 300,000 al mes, para que Guzman contara con un escolta policial tras haber escapado de prisión.


Zambada dijo que el secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), Genaro García Luna había recibido millones de dólares en sobornos para que protegiera a Guzmán, a sus drogas y al cártel.

Asimismo sostuvo que habían pagado coimas a un exfuncionario de la secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador (2000-2005) de nombre Gabriel Regino.

Por su parte  Miguel Ángel Martínez Martínez, compadre del Chapo Guzmán, dijo en su testimonio que las cárceles de Mexico tenían funcionarios que prestaban sus servicios a los cárteles, inclusive dijo que cuando fue a visitar con Guzmán a uno de los grandes jefe del cártel Juan José Esparragoza alias "el Azul" en la prisión había unas fiestas donde los funcionarios servían como staff y que inclusive  en la cena de aquella noche "Había música en vivo y tenían todo lo que quisieras comer. Whisky, cognac, cerveza" y que además un menú donde los comensales podían elegir entre langosta y solomillo y faisán.

El último testigo que ha pasado por el estrado, Juan Carlos Ramírez Abadía "Chupeta" sostuvo que sin corrupción política no podían operar los carteles y que su organización criminal Cártel del Norte Del Valle tenía en su estructura un fuerte de corrupción que se encargaba de pagar sobornos a políticos y policías. Dijo que el Cártel de Sinaloa también tenía una estructura similar lo que permitía que los cargamentos y las personas de las organización gozaran de seguridad y protección.







martes, 27 de noviembre de 2018

La opulenta vida del Chapo Guzmán sale a relucir en la corte, ranchos, jets, viaje por todo el mundo y hasta un zoológico con panteras y leones

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Joaquín el Chapo Guzmán disfrutó en una vida de ensueños que le permitía viajar por todo el mundo de manera lujosa, hacerse un tratamiento de células rejuvenecedoras en Suiza, comprar propiedades en todo el territorio mexicano y, en especial, en la playas, tener tigres, leones, venados y panteras y hasta hacer ostentosos obsequios a sus empleados y amigos, entre los que destacó los 50 carros de lujo con un precio de USD 30 mil cada uno. Tales extravagancias fueron descritas por el testigo de la fiscalía y comprada del acusado, Miguel Ángel Martínez Martínez alias "el Gordo" o "Tololoche" durante su testimonio en la séptima audiencia del juicio que se realiza en la Corte del Distrito Este de Nueva York.
Martínez Martínez explicó frente al jurado que el incremento de la fortuna de Guzmán se produjo en corto tiempo. Si en l990 no tenía avión y dos años después tenía 4 jets, propiedades inmobiliarias en todo México, viajó por todo el mundo y hasta pudo tener un zoológico en Gualadajara en el que tenía especies exóticas de animales como tigres, panteras, leones, venados. Era tan grande el parque que se hizo construir un tren para poder pasear en su interior.


Métodos éxitos del cártel de Sinaloa

Miguel Ángel Martínez Martínez explicó frente al jurado y ante la mirada impávida de Joaquín el Chapo Guzmán cuáles fueron los mecanismos usados por el cártel de Sinaloa para introducir entre 20 y 25 toneladas de cocaína anualmente a los Estados Unidos. El testigo de la fiscalía y compadre del acusado dijo que los métodos más usados fueron los camiones con doble compartimiento, los túneles, las latas de jalapeños y los tres.

Dijo que los carteles colombianos apodaron al Chapo en una oportunidad como "el rápido" porque era capaz de poner la cocaína desde México a Los Angeles en 24 horas, cuando el acusado usaba túneles y van y camiones con doble fondo. Esas operaciones se hacían desde Agua Prieta Sonora, que está ubicada en la frontera con Estados Unidos.

El testigo, alias "el Gordo" explicó que para esa época estaba operativo un túnel que construyó el arquitecto Felipe Corona para el Chapo en Agua Prieta. La ciudad fue escogida por Guzmán por recomendación de Guillermo González Calderoni, quien era el jefe de seguridad de la justicia federal de México.

Martínez dijo que luego se cambió el método porque el gobierno norteamericano descubrió el túnel a raíz de una requisa que hizo en unas casa del lado de la frontera estadounidense donde encontraron los planes del túnel. Mientras en subterráneo estaba operativo, el Chapo pasó mucha droga, de hecho el testigo dijo que Guzmán lo había instruido para que le dijera a los carteles colombianos que le mandaran todo lo que pudieran para pasarlo a Estados Unidos, esto ocurrió entre los años 1988 y 1990.

Explicó el testigo que había otro túnel en Nogales, al cruzar la frontera con Arizona. No obstante, afirmó que el 95 por ciento de la droga pasaba por el túnel de Agua Prieta. 

Guzmán dijo una vez al testigo que el encargado del túnel era Francisco Camarena en Agua Prieta y que también estaban involucrados Héctor y Arturo Beltrán.

En una oportunidad, Guzmán estaba muy enojado porque le habían decomisado entre 900 y 1000 kilos de cocaína en Estados Unidos, porque Francisco Camareno dejó la mesa de billar arriba. Cuando le pidieron que explicara el testigo dijo que la entrada del túnel en el lado estadounidense estaba oculto con la mesa de billar y cuando la dejaron arriba, un policía pasó por la ventana y se enteró que había un túnel que funcionaba con un sistema hidráulico. "El Chapo estaba muy preocupado y molesto",  dijo Martínez.

Aseguró que el policía Guillermo González Calderoni le había advertido a Guzmán que sacara la droga unos días antes que los americanos descubrieran el túnel. Ante el dato, el Chapo movió la cocaína en camiones a Nogales, pero ese trámite tomó mucho tiempo y más aun el trámite para poderla cruzar, lo que conllevó a que los carteles colombianos cambiaran el apodo de Guzmán del "Rápido" a "el Lento". Por esos tiempos los hermanos Leyva abandonaron Agua Prieta ante las investigaciones que se iniciaron.


lunes, 26 de noviembre de 2018

Testigo de la fiscalía revela en el juicio secretos usado por el Chapo Guzmán para traficar droga desde Colombia

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un testigo del gobierno que testificó que el cártel de Sinaloa pagó sobornos masivos a un alto funcionario de seguridad de México. 
El juez ordenó a las artistas no dibujar la cara de Martínez alias 'el Gordo' quien goza de protección del gobierno estadounidense. El hombre apareció en la sala caminando, escoltado por los aguaciles y ante la mirada seria y distante del Chapo. Entre los amonestados en el día de hoy está la esposa del Chapo, Emma Coronel por usar un teléfono celular en la sala y, la defensa, porque el abogado Jeffrey Lichtman abandonó la audiencia, para -supuestamente- prepararse para el interrogatorio del ex hombre cercano al acusado.
La mano derecha de Joaquín el Chapo Guzmán y compadre, Miguel Ángel Martínez Martínez, alias 'el Gordo',  testificó durante  el sexto día del juicio del ex líder del cártel de Sinaloa, y en su amplia presentación describió los mecanismos más exitosos que empleó el acusado para pasar de dirigir un cártel que tenía entre 20 ó 25 personas en 1987, a más de 200 trabajadores en 1993. La sofisticada organización criminal opera como una gran corporación que está asociada a varios carteles colombianos que proveen la droga al grupo mexicano a cambio de un 55 por ciento de la ganancia.

Martínez Martínez dijo que  en la primera etapa del cártel de Sinaloa, -que fue denominado así por la prensa y por el gobierno de Estados Unidos- Guzmán y sus aliados se asociaron con el cártel de Medellín, el cártel de Cali y el cártel del Norte Del Valle. El testigo de la fiscalía destacó que el Chapo y él se reunieron en varias oportunidades con Juan Carlos Ramírez, alias 'Chupeta' en Colombia y en México para tramitar envíos  masivos de cocaína y marihuana desde territorio colombiano.

Entre otros narcotraficantes colombianos que sostuvieron reuniones de negocios con el testigo y su jefe Guzmán se encuentran los hermanos Ochoa ( Silvio, Juan David y Jorge Luis); José Gonzalo Rodríguez Gacha, Leónidas Vargas Vargas, Fernando Galeano Berrío del cártel de Medellín. Asimismo, dijo que habían tenido varias reuniones con líderes del cártel de Cali, entre quienes mencionó a Miguel Rodríguez Orejuela y Diego Montoya.

A lo largo del interrogatorio hecho por el fiscal federal Michael P. Robotti, Martínez Martínez explicó cómo se había unido al cártel de Sinaloa. Afirmó que había sacado una licencia de piloto en los Estados Unidos (Texas) y cuando empezó a volar contrabandeaba equipos de línea blanca cuya exportación estaba prohibida desde EE. UU. a México. Posteriormente, empezó a trabajar con Joaquín el Chapo Guzmán hasta convertirse en uno de sus hombres más cercanos, inclusive, aseguró que fue su mismo 'Jefe' quien se ofreció a ser padrino de su hijo. 

'El Gordo' dijo que fue miembro del cártel de Sinaloa desde 1986 hasta 1998. Cuando le pidieron que describiera qué era el cártel afirmó que era "una organización para traer droga a los Estados Unidos y que Guzmán era el jefe y quien daba las órdenes".

Explicó que su trabajo en el cártel era "establecer relaciones con los carteles colombianos y organizar la logística de los aviones para enviarlos a Colombia a buscar la droga y recibir la mercancía en México". 

Comentó que trabajó "única y exclusivamente para Guzmán", que se reunió con él en muchas oportunidades, y que la última vez que había visto al Chapo fue en la cárcel en 1994.

En su descripción aseguró que el cartel de Sinaloa vendía varios productos, entre los que destacó la cocaína, marihuana y heroína. Sostuvo que la alianza del Cártel de Sinaloa con los carteles colombianos era en base a un porcentaje, 55 por ciento le pertenecía a los carteles colombianos y 45 para la organización mexicana.

Entre las anécdotas que llamaron la atención destacó que en una oportunidad estaba piloteando un avión con el Chapo y tuvo dificultades para aterrizar, en el accidente se le rompió una hélice a la aeronave, ante lo cual Guzmán le dijo que era un piloto muy malo, "Yo me puse triste y él me dijo que no me preocupara porque seguiría trabajando para él pero no pilotearía más".

Martínez Martínez comentó que la primera vez  que fue a Colombia a negociar con los carteles fue 1986 y que estuvo acompañado por Arturo y Héctor Beltrán Leyva y Martín Moreno. Fue llamado por su conocimiento de las pistas clandestina en México. Allí se reunió con el colombiano Alberto Araujo para cuadrar un envío de marihuana que no tuvo éxito porque hubo un accidente donde se robaron el dinero y la droga.

Regresó a México y tiempo después sostuvo una reunión con Guzmán en los primeros días de enero de 1987. Al encuentro  en Gualadajara fue con Alberto Araujo. Guzmán le dijo que ya le habían hablado de él y que quería que fuera a Colombia por lo cual  le pagaron USD 25.000 mil dólares.

'El Gordo' pasó a ser 'guía de los pilotos del cártel de Sinaloa'. Dijo que entre otros encuentros conoció a Arturo Beltrán Leyva y Héctor Beltrán alias 'el H', quienes recibían la droga de Guzmán.

El testigo protegido de la fiscalía informó que el cártel de Sinaloa usaba aviones para transportar la cocaína desde Colombia a México, y que a lo largo de trabajo en la organización se había recibido unos 200 aviones con carga. 

En ese sentido, aseguró que el cártel de Sinaloa pagó -en al menos 3 oportunidades- USD 10.000.000, 00 en cada entrega a quien era para la época el comandante de la Policía Judicial Federal de México y uno de los hombres fuertes del Fiscal General de México, Guillermo González Calderoni. El dinero era enviado en los aviones del Chapo a Reynosa, Tamaulipa. Tras el pago de los millonarios sobornos, Calderoni permitía que Guzmán hiciera los envíos de la droga sin ser detectado por las autoridades, le informa si había alguna investigación en su contra así como también los lugares donde podía estar seguro, tanto él como su mercancía.

Sostuvo que los sobornos de Calderoni se pagaban a través de los oficios del abogado del cártel,  Humberto Loya Castro.

Martínez Martínez acotó que Calderoni era el jefe de la PDR en Gualadajara, Jalisco en 1987. El funcionario, quien según el testigo sostenía una relación de amistad muy cercana con Guzmán, le había advertido al Chapo que Estados Unidos había abierto una base para detectar aviones que iban desde Colombia a México. A raíz de ese dato, decidieron usar barcos para los envíos de la droga que viajaban por la ruta del Océano Pacífico hasta unas 200 millas fuera de cada país en aguas internacionales y en tres puntos acordados las embarcaciones tipo camaroneros y tiburoneros del Chapo recogían la mercancía y la llevaban a México. Una vez que llegaban a los puertos mexicanos, la droga era traslada a los camiones para ser llevada a los Estados Unidos.

Bajo el método de los barcos y de los aviones, Guzmán y sus socios habrían transportado desde Colombia a México toneladas de cocaína. Entre 1991 y 1993 se habrían transportado entre 20 y 25 toneladas de droga.

El testigo dijo que todos los diciembres iba a reunirse con Guzmán para hacer las cuentas del negocio de la droga.

Martínez Martínez también aseveró que viajó a Estados Unidos con Guzmán, a Los Ángeles para ser más precisos para comprar unos aviones y cuadrar un negocio de marihuana con un cliente de Guzmán, para lo cual sirvió de traductor. Luego de hacer los negocios de narcotráfico, el ahora testigo y el acusado habrían ido a Las Vegas porque "el Chapo tenía muchas ganas de jugar en los casinos". 

Entre otros aspectos, el testigo dió los primeros elementos para entender la guerra del Chapo contra los líderes del cártel de Juárez, señalando que en los primeros años Guzmán "era amigo y tenía una buena  relación con Amado Carrillo" pero siempre "había como una competencia entre ellos", ya que Guzmán quería recibir más aviones de droga que Carrillo. "ellos competían a ver quien traía más drogas".

El interrogatorio de la fiscalía continuará este martes y se prevé que el contra interrogatorio de la defensa se realice el miércoles 28 de noviembre.


lunes, 19 de noviembre de 2018

Defensa del Chapo Guzmán arremete contra credibilidad del testigo de la fiscalía y lo acusa de tener tres falsas identidades

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Durante el cuarto día del juicio de Joaquín Guzmán Loera en la corte de Nueva York, la defensa de Joaquín confrontó al testigo de la fiscalía, Jesús el Rey Zambada García acusándolo de tener 3 falsas identidades y de haber mentido a los fiscales y al jurado en relación a 3 asesinaros endilgados a Guzmán y un cargamento de unas 20 toneladas de cocaína que habrían sido interceptadas por la guardia costera estadounidense en un barco que cubría la ruta Panamá- Estados Unidos.

Durante la mañana de este lunes la fiscalía prosiguió con el interrogatorio de Zambada García ahogando la supuesta participación de Guzmán en los asesinatos de varios de sus rivales, entre los que destaca Rodolfo Carrillo Fuentes, un narco que trabajaba para el cártel de los Zetas, Julio César Beltrán, el comandante Nemesio, el venezolano Raúl y Roberto Velasco Bravo director de Investigaciones contra el Crimen Organizado de México y un sicario asesino apodado Rafita y JL, entre otros.


De acuerdo,  Zambada García, el "El Chapo" Guzmán habría asesinado en 2004 a Rodolfo Carrillo Fuentes, cuyo hermano Vicente Carrillo Fuentes dirigía el cartel de Juárez, porque el sujeto no le había dado respeto y le dejó la mano tendida cuando este le había saludado.

"El Rey" dijo que Guzmán se sintió irrespetado e insatisfecho por Carillo Fuentes y supuestamente  ordenó su asesinato a través de un sicario que presta sus servicios para el cártel de Sinaloa, apodado "Mechudo".

Según Zambada García, su hermano le confesó que Guzmán había quedado muy enojado por el irrespeto del sujeto y aseguró que lo mataría porque ya no podía llevar a Rodolfo".

También aseguró que Guzmán participó en un plan para matar a un funcionario de la Fiscalía General de nombre José Luis Santiago Vasconcelos, quien no había accedido a trabajar para ningún cártel ni aceptaba soborno. El testigo del gobierno se habría negado a participar en el asesinato y así lo comunicó a su hermano 'el Mayo'  y a Nacho Coronel quienes lo hicieron saber al Chapo. Luego fueron arrestados unos hombres que habrían fallado en la misión de asesinar al funcionario.

Guerra de carteles

El testigo de la fiscalía también aseguró que Vicente Carrillo Fuentes había asesinado al hermano menor del Chapo, Arturo (Arturito)
Guzmán Loera cuando este estaba en prisión a finales de 2004, por  supuesta represalia por lo cual se generó una guerra entre carteles que trajo violencia y muerte.

Entre otros asuntos, el testigo afirmó que su hermano 'el Mayo' Zambada y el 'Chapo' habían ordenado pagar un soborno de USD 250 mil a militares mexicanos que presuntamente tenían previsto un plan para capturar a Guzmán luego de fuga en 2001. El pago en efectivo habría logrado que la operación fuera abortada.

Una pistola con diamantes

La fiscalía mostró una fotografía de una pistola Súper de 38 milímetros con las iniciales JGL que pretendía al 'Chapo' y que estaba adornada con diamantes en el mango.

Describió que Guzmán tenía su propio ejército y que poseía Bazookas, fusiles AK_47, entre otras. También dijo que el acusado tenía una obsesión por las armas.

Visitas al Chapo en la montaña


Zambada García sostuvo que había visitado a Guzmán en tres oportunidad en un casa ubicada en la cima de una montaña llena de pinos a la que llegaron en una avioneta desde ciudad de México.

Comentó que en una de las visitas, cuando él, su esposa, su hermano "el Mayo" y  Juan José Esparragoza "el Azul" se bajaron de la avioneta, había como 30 hombres armados en el lugar prestando protección a Guzmán y que éste se acercó a la pista. En medio del encuentro los presentes escucharon a un helicóptero del ejército, que inclusive se quedó parado, y todos se escondieron. En ese momento, el Chapo le dijo al Rey que había que enfrentarlo y el ahora testigo del gobierno le pidió a su esposa que subiera de nuevo al avión e instruyó al piloto que en caso de haber enfrentamiento se fuera con la mujer. Todo culminó cuando el helicóptero militar se alejó de la zona y el encuentro terminó bien.

La empresa Aeropostal


De acuerdo al testimonio de Zambada García, el Chapo estaba relacionado con la empresa Aeropostal que era usada para traer los envíos de cocaína desde Colombia, y que el dueño era Jesus Villegas Codallos,  apodado el 'Chuy' Villegas. Afirmó que el hombre era en realidad un poderoso narcotraficante que trabajaba con su hermano  'El Mayo' y con 'El Chapo' Guzmán, incluso después de que cambiarán el nombre de la línea aérea a Aero Fox.


La defensa pone al testigo contra las cuerdas

El abogado William Purpura puso contra las cuerdas al testigo de la fiscalía cuando usando una declaración de Zambada García de mayo 2012, cuando este estaba en conversaciones con los fiscales federales para el acuerdo de cooperación donde este habría afirmado que era su hermano "el Mayo" Zambada quien había ordenado los asesinatos descritos durante el testimonio y que en ningún momento había mencionado a Guzmán.

También desmintió el testimonio de Zambada sobre el hecho que un supuesto cargamento de 20 toneladas que cocaína que habían sido enviadas en un barco desde Panamá a México y que supuestamente fue interceptado por la guardia costera estadounidense y que pertenecía a Guzmán y su hermano "el Mayo". 

La defensa también acusó al testigo de tener tres identidades: Jesus Zambada García, Víctor Rosas y Abraham Flores. Con los dos últimos nombres tenía licencia de conducir, certificado de nacimiento, pasaporte. Destacó que bajo el nombre de Victor Rosas sacó una visa de Estados Unidos .

El Chapo enfrenta 11 cargos por narcotráfico, posesión de armas, asesinatos, liderar una empresa criminal y enfrenta una posible condena de cadena perpetua si es declarado culpable.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Estas serían las millonarias ganancias de los líderes del cártel de Sinaloa según el exjefe "contable" y ahora testigo del gobierno en el juicio del 'Chapo' Guzmán

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El cártel 

El hermano del narcotraficante mexicano, Ismael 'el Mayo' Zambada, testigo presentado por la fiscalía en el juicio de Joaquín 'el Chapo' Guzmán apareció en la sala del juez Brian Cogan vestido con su uniforme azul de prisionero y una camisa naranja. Llamó la atención que llevaba unos anteojos oscuros y tenía una protuberancia en el cuello, que a ciencia cierta no se sabía si era un tumor. Hablaba con soltura y cuando el juez le preguntó si podía reconocer al acusado dijo de inmediato que Guzmán estaba vestido con una camisa y corbata lila. De inmediato pasó a responder las preguntas de la fiscalía, explicando cómo funcionaba -al menos hasta el 2008- el cártel de Sinaloa.
Jesús Zambada García tuvo una carrera criminal como narcotraficante por más de 15 años. El hombre dijo frente a los jurados que era el encargado de hacer la contabilidad del cártel con los clientes de la organización en los Estados Unidos.

Cuando describió los detalles de las ganancias por la venta de cocaína que el cártel de Sinaloa compra a los carteles colombianos, entre los que destacó el cártel Del Valle al mando de 'Chupeta', el testigo explicó que para disminuir el riesgo por posibles pérdidas de capital, los líderes sinaloenses habían acordado asociarse y pagar pequeños montos que generaban grandes ganancias cuando las operaciones eran concluidas con éxito.

De acuerdo a los destinos de las drogas las ganancias en efectivo de los narcotraficantes subían o bajaban, al igual que los riesgos. Así señaló como ejemplo que un envío a Los Ángeles se vendería a un valor en la calle de $ 20,000 por kilogramo, a lo cual debía excluirse los costos de transportación de la misma que sumaban unos $ 7,000,00 por lo que si se concretaba la operación las ganancias por la venta de unos 15,000 kg serían $ 13,000,00 por kilogramo. Lo que generaba un total de ganancias de unos $ 195 millones para el cartel que implicaba un monto neto de $ 39 millones para cada uno de sus inversionistas.

También puso el ejemplo del mismo monto del envío de cocaína a Chicago. En este caso, los costos de transporte de 15.000,00 kilogramos de droga subían a  $ 9,000 por kilo pero destacó que el precio en la venta en la calle era más alto, $ 25,000,00 por kilogramo, de modo que "las ganancias serían $ 16,000 por kilo, lo que indicaba $ 16 millones por tonelada, con un beneficio de $ 48 millones por inversionista". 

En Nueva York la cosa era diferente porque según el testigo es un mercado muy complejo, donde la policía está más activa y por ello las ganancias serían exorbitantes. Explicó que en la Gran Manzana los costos de transporte son iguales que en Chicago, $ 9,000 pero un precio de venta de $ 35,000,00. Una operación exitosa -dijo- genera ganancias de $ 26,000 por kilo",  lo que implicaría unos $ 26 millones por tonelada, con ganancia por inversionista de $ 78 millones", es decir, unos $ 390 millones para el cártel en beneficio neto si se completa exitosamente un envío.

Zambada García explicó al jurado y al juez que las ganancias del cártel durante el tiempo que él era contador eran de "Billones" y que ese dinero era retornado a México para ser invertido en nuevos envíos de drogas que tenían como único destino a los Estados Unidos.

Según Zambada García la droga que vende el cártel de Sinaloa viene de Colombia en diversos transportes que van desde aviones pequeños y medianos, barcos de pesca y barcos mercantes. Comentó que una vez que la droga llega a México, a unas millas de la playa de Cancún y otras ciudades, se recoge a través de una cadena humana y se lleva en transporte terrestre que llevan contenedores de gas, "camiones con pipas" para ser llevada a la frontera de E.E. U.U.

Afirmó que las pipas de gas tenían compartimentos especiales para meter la cocaína y con ese mecanismo se evitaba que en caso de detención y revisión sería muy difícil encontrar la cocaína por el olor del gas. 

Zambada García parecía un personaje de telenovela, con un acento marcado explicaba directamente lo que le preguntaba los fiscales. Comentó que el objetivo del cártel de Sinaloa era controlar el mercado, para lo cual ofrecían a sus clientes servicios y una amplia cantidad del producto, que iba desde cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas que se hacían con productos exportados de los países asiáticos.

También se tomó el tiempo para explicarle al jurado cómo hacían la cocaína y la heroína, esta última producida en México a raíz de las flores de amapolas. 

Acotó que el cártel ofrecía los servicios necesarios para que el producto llegará al cliente y esa era una de las razones por las cuales se había consolidado la organización.

Los periodistas que estuvimos presentes en la sala observamos el lenguaje no verbal del testigo y del acusado. Durante una parte del interrogatorio Guzmán lo miraba fijo, y se acomodaba la corbata que parecía estorbarle. Luego, parecía interrogarlo y en un momento, cuando Zambada García pasó a su lado,  lo miró fijamente y movió la cabeza en señal de afirmación y el 'Chapo' respondió con un gesto de desconcierto y miró hacia la audiencia.

Por su parte la esposa de Guzmán, Emma Coronel estuvo presente en toda la audiencia, vestida con un pantalón negro ceñido al cuerpo y una chaqueta y blusa de terciopelo gris que moldeaba sus curvas. Muchas veces mostraba síntomas de aburrimiento, jugada con su larga cabellera negra y con sus uñas. La joven mujer miraba a su esposo a ratos, y en varias ocasiones sonrió y compartió con él miradas cómplices. Cuando concluyó la sesión respondió parcamente que no sabía si estaría presente en todo el juicio, mientras escapaba del salón una vez que Guzmán fue llevado por los aguaciles de la corte fuera del ojo público.

Este jueves 15 de noviembre, y el 3 día del juicio se continúo con la testificación de Zambada García quien continúo con la explicación sobre el funcionamiento del cártel.

Seguiremos informando...


martes, 30 de octubre de 2018

Juez de Nueva York niega prórroga del juicio solicitada por la defensa de Joaquín "El Chapo" Guzmán

Todo quedó listo en la Corte del Distrito Este de Nueva York para el inicio de lo que se ha calificado por el juicio más importante de la historia criminal de los Estados Unidos.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   Un juez federal negó este martes las mociones sometidas al tribunal por Joaquín "El Chapo" Guzmán que buscaban prorrogar el juicio y  excluir las nuevas evidencias del gobierno relacionadas con supuestos asesinatos que el acusado habría ordenado.

El magistrado Bryan Cogan ratificó que el juicio se iniciará el próximo 5 de noviembre, tal como estaba previsto, con la selección de los miembros del jurado, aunque ordenó que la presentación inicial de argumentos se realizará el 13 de noviembre de 2018, con lo cual la defensa tendrá una semana extra para prepararse.

Cogan fue muy claro cuando advirtió que los defensores sabían que el caso de Guzmán iba a ser complejo y que se esperaban  evidencias voluminosas. Advirtió que "nunca nadie se siente preparado para un juicio de esa envergadura" pero que había que proseguir tal cual se había acordado. 

Cogan dijo al gobierno que debía "priorizar" las evidencias, haciendo referencia a la nueva documentación relacionada con unas supuestas nuevas víctimas de Guzmán y que sumarían unas 17 personas, con lo cual la cifra aumentó a unos 38 aproximadamente. 

El juez dijo que el caso de Guzmán era esencialmente por narcotráfico, y que los fiscales debían enfocarse en esas acusaciones más que en las relacionadas con supuestos asesinatos.

Cogan dijo a los defensores de Guzmán que el material presentado por la fiscalía es una pieza importante del gobierno para probar la culpabilidad del acusado. 

El abogado de Guzmán, Eduardo Balarezo, dijo que las 14 mil páginas entregadas por la fiscalía eran excesivas, mostrando unas 22 carpetas voluminosas que apilaron en el escritorio para que fueran observadas por el magistrado y por los presentes en la sala, entre quienes se encontraban los periodistas.

Cogan respondió que desde el inicio se esperaba una enorme cantidad de evidencias, recordando que los fiscales habían dicho que entregarían unas 25 mil páginas.

La defensa de Guzmán advirtió el lunes que al acusado se le está violando el debido proceso, puesto que el gobierno de los Estados Unidos entregó a los defensores un paquete de información y evidencias masivo que requiere tiempo para ser evaluado y preparado. Ante lo consideran una injusticia, los litigantes solicitaron al juez que considerara una prórroga para el inicio del juicio.

"El Chapo" luce bien

Guzmán llegó a la sala a las 9 de la mañana, vistiendo su uniforme azul y una camiseta color naranja, lucía descansado y bien acicalado. Al inicio de la sesión se quejó que los audífonos no funcionaban, asunto que se resolvió rápidamente. 

La audiencia que duró unos 20 minutos y versó únicamente sobre las mociones solicitadas por la defensa.

Cogan pidió a las dos partes trabajar de manera más organizada. El magistrado se quejó que durante el fin de semana el abogado Eduardo Balarezo lo había llamado dos veces y habían sometido a su consideración dos documentos que solicitaban lo mismo, y también llamó la atención de los fiscales por  haber entregado con retraso  el material del descubrimiento, lo habían prometido 14 días antes del juicio, no una semana como en efecto ocurrió. 

También se refirió Cogan al hecho que la fiscalía hubiese pedido sellar algunos documentos que la corte colocó públicamente.

El magistrado dijo que había leído todos los documentos de las dos partes y que no había nada nuevo en ellos. "Hoy no teníamos que estar aquí, porque habíamos acordado reunirnos el 5 de noviembre . En la última audiencia pregunté si había algo más que agregar y tanto el gobierno como la defensa dijeron que no", acotó el magistrado, quien a la vez aseguró que sería severo en el cumplimiento del cronograma y que se trabajarían algunos viernes "que inicialmente se habían exceptuado" para no alargar más el juicio.

Las mociones de Guzmán

Guzmán Loera, a través del abogado Eduardo Balarezo, argumentó que la fiscalía entregó a los defensores una cantidad masiva de información (más de 14,000 páginas) entre las cuales se encuentran "17 nuevas conspiraciones de asesinato que pretenden ser imputadas y antes las cuales se debe crear una estrategia para su defensa".

Los abogados de Guzmán admiten que sabían que la información se produciría pero que necesitan más tiempo para revisar la enrome cantidad de documentos y prepararse para la defensa.

La defensa advierte en relación a las 17 presuntas víctimas adicionales, que Guzmán tampoco "está fingiendo sorpresa de que se hayan revelado más víctimas". Lo que sucede -explica- es que nadie esperaba que "el gobierno casi duplicara el número de supuestas conspiraciones de asesinato que pretendía perseguir".

El gobierno se burla de la defensa al afirmar que "siempre habría sido evidente para los practicantes criminales con experiencia" que el material § 3500 estaría en inglés. En ese sentido, los defensores aseguran que los fiscales no comprenden "o no tiene en cuenta" que Guzmán tiene derecho a revisar el material de la sección 3500 en idioma inglés, "algo que no puede hacer sin la ayuda del equipo de abogados". 

Reiteran que cada una de las 14 mil páginas entregadas debe ser revisada con el acusado, lo cual es un proceso laborioso y lento.

La defensa señala que pesar de que el gobierno no procederá en varios cargos y violaciones (6 en total), si avanzará en 11 cargos y 29 violaciones relacionadas con eventos que abarcan un período de 25 años y que ocurrieron en el extranjero. 

Asimismo se quejan que el gobierno haya eliminado dos categorías de víctimas de conspiración de asesinato y haya agregado otras 17 víctimas nombradas. En efecto, "el alcance de las acusaciones contra el Guzmán pasó de excesivamente exagerado a simplemente excesivo".




lunes, 29 de octubre de 2018

Defensa del Chapo Guzmán insiste en que se está violando el derecho a un juicio justo

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín "El Chapo" Guzmán advirtió este lunes (en un nuevo documento) que al acusado se le está violando el debido proceso, puesto que el gobierno de los Estados Unidos entregó a los defensores un paquete de información y evidencias masivo que requiere tiempo para ser evaluado y preparado. Ante lo consideran una injusticia, los litigantes solicitaron al juez Bryan Cogan que considere una prórroga para el inicio del juicio previsto para el 5 de noviembre de 2018.

En el documento, la defensa expresa la oposición del acusado a la moción del gobierno para que se continúe con el calendario procesal, tal cual está pautado.

Guzmán Loera, a través del abogado Eduardo Balarezo, argumenta que la fiscalía entregó a los defensores una cantidad masiva de información (más de 14,000 páginas) entre las cuales se encuentran "17 nuevas conspiraciones de asesinato que pretenden ser imputadas y antes las cuales se debe crear una estrategia para su defensa".

Dice el documento que "si bien el gobierno insulta a la defensa solicitando la continuación del juicio, los fiscales han sido muy lentos en entender que la razón central de los defensores para pedir una prórroga es que las condiciones actuales Guzmán no puede obtener un juicio justo".

La fiscalía explicó en su moción que es falso que haya "emboscado a la defensa", ya que los fiscales habían informado desde hace unos meses que estarían divulgado detalles de las acusaciones en el  llamado material 3.500 y otros recursos adicionales que incluyen las evidencias que se usarán en el juicio.

Los abogados de Guzmán admiten que sabían que la información se produciría pero otra cosa es en realidad tener esa enorme cantidad de documentos y revisarlos para prepararse para la defensa.

Dice que Guzmán no está "fingiendo sorpresa" de que el gobierno haya divulgado el material § 3500. Claramente, el acusado sabía que eso ocurriría. Sin embargo, "una vez que se produjo el material, se hizo evidente que 1 mes no era suficiente para revisar y digerir la información para poder usarla de manera efectiva"

La defensa advierte en relación a las 17 presuntas víctimas adicionales, que Guzmán tampoco "está fingiendo sorpresa de que se hayan revelado más víctimas". Lo que sucede -explica- es que nadie esperaba que "el gobierno casi duplicara el número de supuestas conspiraciones de asesinato que pretendía perseguir".

El gobierno se burla de la defensa al afirmar que "siempre habría sido evidente para los practicantes criminales con experiencia" que el material § 3500 estaría en inglés. En ese sentido, los defensores aseguran que los fiscales no comprenden "o no tiene en cuenta" que Guzmán tiene derecho a revisar el material de la sección 3500 en idioma inglés, "algo que no puede hacer sin la ayuda del equipo de abogados". 

Reiteran que cada una de las 14 mil páginas entregadas debe ser revisada con el acusado, lo cual es un proceso laborioso y lento.

La defensa señala que pesar de que el gobierno no procederá en varios cargos y violaciones (6 en total), si avanzará en 11 cargos y 29 violaciones relacionadas con eventos que abarcan un período de 25 años y que ocurrieron en el extranjero. 

Asimismo se quejan que el gobierno haya eliminado dos categorías de víctimas de conspiración de asesinato y haya agregado otras 17 víctimas nombradas. En efecto, "el alcance de las acusaciones contra el Guzmán pasó de excesivamente exagerado a simplemente excesivo".

Aclaran que Guzmán "no hace presentaciones imcompletas o incorrecta de los hechos, ni insinuaciones; no está haciendo afirmaciones extraviadas; no se está involucrando en una retórica exagerada; no está haciendo afirmaciones falsas; No está lanzando aspersiones; No está engañando a la Corte con fotografías del material producido; y no le está pidiendo al gobierno que explique la evidencia antes del juicio".

Afirman que que pide Guzmán es simplemente poder defenderse y tener un juicio justo. Lo que está ocurriendo no es consistente con las garantías constitucionales de debido proceso.

Añaden que la Constitución no tiene una escala móvil del debido proceso basada en la identidad del acusado o las acusaciones en su contra.  "Guzmán merece al debido proceso al igual que otro acusado".



sábado, 27 de octubre de 2018

Defensa del "Chapo" Guzmán pide nuevamente a la corte una prórroga del juicio

La corte aprobó una audiencia para el 30 de octubre para discutir las peticiones del Chapo Guzmán.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de Joaquín Guzmán Loera sometió a consideración del juez, Bryan Cogan, dos mociones, una de las cuales busca que la corte impida que el gobierno de los Estados Unidos presente cualquier evidencia relacionada con las 17 nuevas presuntas víctimas que sustentarían la acusación de conspiración de asesinato del exlíder del Cártel de Sinaloa.
La fase final del juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán en Nueva York se iniciará el próximo de 5 de noviembre de 2018 que durará tres o cuatro meses y en el que se decidirá si el acusado es culpable o no de uno o de los 11 cargos que le imputa la fiscalía.

La segunda moción pide una prórroga para el juicio, ya que la defensa no tiene el tiempo suficiente para evaluar más de 14 mil páginas que entregó la fiscalía dentro del material del descubrimiento.

Los abogados denuncian que existe una continua "capacidad de juego" por parte de gobierno en la manera en que revela las evidencias a la que tiene derecho Guzmán y que son cruciales para preparar la estrategia de defensa del acusado.

Dicen que el gobierno sacudió a la la defensa con 17 nuevas presuntas víctimas de conspiración de asesinato contra las cuales el Guzmán tendrá que defenderse en el juicio.

Los juristas sostienen que además de las más de 14,000 páginas de materiales recientemente entregados la defensa, Guzmán tendrá la tarea insuperable de investigar también 17 nuevos supuestos eventos ocurridos en el extranjero durante un período de muchos años. 
_Si bien el gobierno ha proporcionado a la defensa un índice de qué descubrimiento corresponde a qué presunta víctima, la defensa no puede basarse simplemente en la evidencia del gobierno para prepararse para el juicio. Se debe permitir que los defensores  realicen una investigación independiente como parte de los preparativos del juicio para representar efectivamente a Guzmán.

Afirman que el 20 de julio de 2018, el gobierno "reveló" a la defensa que pretendía presentar en el juicio pruebas de 20 conspiraciones de asesinato específicas en las que Guzmán estuvo involucrado de alguna manera. 

En ese momento, el gobierno no solo no reveló el número real de conspiraciones de asesinato sino que tampoco identificó a muchas de las presuntas víctimas dicen los juristas.

En la moción se señala que el pasado 20 de julio de 2018, el gobierno presentó un documento que describía vagamente "las víctimas de conspiración de asesinato y las fechas de los hechos y declaró que "tenía la intención de probar" las conspiraciones de asesinato en el juicio y que "no estaba revelando los nombres de las víctimas ya que si divulgaban dichos nombres se revelaría la identidad de los testigos que cooperaron".

En ese momento, argumentan los abogados, la fiscalía informó a la defensa que revelaría los nombres de esas víctimas de conspiración de asesinato adicionales en el momento en que entregaron el material § 3500 de los testigos colaboradores. 

La lista inicial del gobierno de presuntas víctimas era de 20  específicas y 8 categorías de presuntas víctimas, pero los fiscales se tomaron casi dos meses para entregar la información, lo que constituye un atraso importante, acotan.

La defensa dijo Guzmán denunció ante el juez la violación de la regla 85 y pidió considerar una prórroga del juicio pero el tribunal decidió seguir el calendario programado para el 5 de noviembre de 2018.

Los defensores confirmaron que los fiscales habían entregado más de 117,000 grabaciones y otros materiales. Dijeron además que el gobierno eliminó a 4 presuntas víctimas nombradas de la "lista de detalles" inicial y las sustituyó con 16 nuevas presuntas víctimas nombradas. 

Aseguran que las presuntas víctimas eliminadas de la lista original fueron:
1) Víctor Canedo Verduzco
2) Javier LNU, líder de Los Charros.
3) Emilio LNU, trabajador de Los Charros; y
 4) Mario Nuñez Mesa ("el" o "M10").

Aseguran que las 4 presuntas víctimas fueron sustituidas por otras.  El gobierno presentó una segunda moción suplementaria el 17 de octubre de 2018 donde  nombraba a otra presunta víctima adicional cuyo nombre está sellado. 

La defensa se quejó de que la corte haya permitido que el gobierno demorara el nombramiento de algunas presuntas víctimas alegando que de revelarlas identificaría a los cooperantes, y a la vez denunció que no hubo indicios del gobierno duplicaría la lista de presuntas víctimas tan cerca de la fecha del juicio. 

Un mes antes del juicio, el gobierno volvió a emboscar a la defensa ampliando el número de presuntas víctimas a 39 en total, 6 categorías generales y 33 personas nombradas.

La acción deliberada del gobierno de revelar a 17 nuevas presuntas víctimas de conspiración de asesinato a menos de un mes antes del juicio es una violación de los derechos constitucionales y al debido proceso de Guzmán a quien se le impide tener un juicio justo y la oportunidad de defenderse.

La defensa recordó que  el sistema de justicia penal estadounidense no solo debe garantizar condenas, sino también garantizar que los derechos de los acusados estén protegidos, por lo que apelan a las Enmiendas Quinta y Decimocuarta de la Constitución, para pedir un juicio que se ajuste a las nociones prevalecientes de imparcialidad fundamental. 

En ese sentido pidieron al tribunal que impida que al gobierno  presente la evidencia relativa a las 17 nuevas victorias  de la conspiración asesinada alegada contra Guzmán.

Afirman los abogados que la conducta del gobierno viola el derecho de Guzmán a un juicio justo y al debido proceso.



miércoles, 24 de octubre de 2018

Defensa del "Chapo" Guzmán solicita nueva audiencia y que el juicio se extienda a principios de 2019

Hasta el momento, el gobierno ha identificado al menos 132 testigos a los que espera llamar en el juicio del ex líder del cartel de Sinaloa.

Por Maibort Petit
@maibortpetit


La defensa de Joaquín Guzmán Loera solicitó a la corte del Distrito este de Nueva York que el juicio previsto para iniciarse el 5 de noviembre de 2018 continúe hasta principios de 2019, para lo cual argumentan que los abogados requieren más tiempo para revisar los materiales. 

En una moción entregada al juez Bryan Cogan, los defensores de Guzmán, Eduardo Balarezo y William Purpura, destacan que el acusado pide que la Corte permita que su defensa tenga al menos un día completo después de que cada colaborador testifique en un intento directo de asimilar efectivamente el voluminoso material de la sección 3500 y preparar interrogatorio.

Asimismo, Guzmán pide al juez que apruebe una continuación de al menos 2 semanas después de la selección de un jurado, así como la divulgación por parte del gobierno de su orden proyectada de testigos y identificación de aquellos a los que el gobierno no puede llamar. 

De esta manera, la defensa no perderá tiempo preparándose para los testigos que no pueden ser llamados, acotan los abogados en el documento entregado este martes al tribunal.

Continuar con el juicio 

No obstante a una serie de obstáculo, la defensa de Guzmán pide continuar con el juicio de Guzmán. 

El abogado Eduardo Balarezo advirtió que "les preocupa mucho que la capacidad para defender vigorosamente a Guzmán disminuya, en gran medida, por el corto período de tiempo que les han dado para revisar las enormes cantidades de información entregadas recientemente por el gobierno".

Balarezo afirmó que la defensa  quiere "poder defenderlo adecuadamente y que él [Guzmán] tenga un juicio justo. Nada mas. Nada menos."

En el documento entregado al juez Bryan Cogan dice que buena parte de la información está en inglés y que se requiere que la misma sea traducida al español para que pueda ser leída por el acusado.

La defensa resalta que desde que el gobierno de México extraditó a Guzmán el  19 de enero de 2017, la fiscalía ha estado produciendo un extenso material que forma parte de la etapa de descubrimiento[suministro de pruebas].

Esta es una investigación enorme que abarca el período de 1985 a 2015 e involucra a múltiples países, cientos de individuos y numerosas agencias de aplicación de la ley. La cantidad de  evidencias entregada es asombrosa: más de 330,000 páginas de documentos y decenas de miles de comunicaciones grabadas. 

En la moción los abogados dicen que si bien el tribunal puede haber presidido casos más voluminosos que el de Guzmán, "esos casos seguramente han sido asuntos civiles donde el descubrimiento se completa y todos los testigos son  identificados mucho antes de que comience el juicio. Rara vez se ha tratado un asunto criminal de esta magnitud, y mucho menos con más de 14,000 páginas de información crítica de boca de cooperadores no identificados previamente que se produjeron de manera tardía en el proceso. Igualmente, se espera que se produzca más evidencias de tres cooperadores adicionales sin nombre".

La defensa critica la forma en que el gobierno produjo los archivos PDF, ya que según los abogados, "hace que sea imposible utilizar un software de traducción para facilitar la proceso". 

Recuerdan que Guzmán tiene el derecho constitucional de revisar las pruebas y ayudar a los abogados en su defensa. "El proceso de darle la oportunidad de hacerlo por sí mismo toma una cantidad extraordinariamente grande de tiempo"acotan los litigantes.

El documento de mociones dice que el 3 de julio de 2018 después de que se suponía que se había producido la mayor parte del descubrimiento de la Regla 16 el gobierno produjo inesperadamente más de 82 gigabytes de datos, incluidas más de 117,000 grabaciones. 

Comentan que esta producción tardía requirió una continuación de prueba de dos meses, que estuvo programada para el 5 de septiembre de 2018. 

No obstante, advierten, el 5 de julio de 2018, la fiscalía produjo de EE. UU.  produjo y entregó el llamado material 3500 que incluye la información de los testigos policiales. "Entre el 5 de septiembre y 5 de octubre produjo material complementario de la sección 3500 para agentes de la ley. Estas producciones se refieren al material para 116 testigos y consta de 1,373 archivos individuales y más de 15,000 páginas".

Asimismo, dice el documento el 5 de octubre de 2018, los fiscales entregaron los materiales 3500 de 13 colaboradores que no habían sido identificados previamente. "Esa producción consistió en aproximadamente 1,061 archivos individuales y más de 14,000 páginas". 

Los abogados insisten que debido al gran volumen de material producido sólo de los cooperadores, la defensa se vió obligada a imprimir el material impreso a través de una empresa de impresión aprobado por el gobierno.  Esa compañía produjo copias impresas de la producción el 22 de octubre de 2018, más de dos semanas después de que el gobierno inicialmente "entregó" el material en discos.

La defensa destaca que los fiscales han informado que entregarán más materiales 3500 de al menos tres testigos adicionales no identificados.

Los abogados informan que Guzmán tuvo acceso a una parte de  ese material el cual pudo ser revisado por el acusado "en su celta y a su ritmo", pero que hay una documentación correspondiente a la sección 3500 que el demandado no puede evaluar solo porque no lee inglés.

Entre las dificultades enumeradas en las mociones destaca en hecho que hay una orden de Protección de los materiales de la  corte, razón por la cual la defensa pudo tener el material impreso por el proveedor de su elección, sino que estuvo obligado a utilizar un proveedor aprobado por el gobierno.

Aseguran que por ahora desconocen cuánto material involucrará el caso, ya que se está hablando de testimonios de los cooperantes que se refieren a eventos que ocurrieron durante un período de 30 años. 

En promedio, "cada cooperador ha sido interrogado más de 20 veces por numerosos fiscales y múltiples agencias de aplicación de la ley. Cada sesión generó típicamente un informe detallado de la investigación que van desde unas pocas páginas hasta más de 90 páginas. Esto no incluye cientos de páginas de jurados anteriores y testimonios de juicios o cientos de páginas de notas manuscritas a veces ilegibles" afirman los abogados.

Reglas en la cárcel para el "Chapo" y sus abogados

Para complicar aún más las cosas alega la defensa el gobierno y el Centro Correccional Metropolitano (MCC) han establecido una sala de visita legal específica para uso de Guzmán. Esa habitación tiene aproximadamente cinco pies por diez pies, está dividida en dos por una pared de cemento y una malla de metal / ventana de plexiglás. En el lado del abogado hay un bloque de cemento que mide aproximadamente dos pies por dos pies que contiene un cajón de metal que se desliza en el lado del preso de la sala de visitas. El cajón está destinado a facilitar la transferencia de documentos de un lado a otro y se instaló porque el Tribunal rechazó las visitas de contacto con Guzmán. La configuración de la computadora en el MCC para ver las evidencias implica una conexión HDMI en el lado del abogado de la sala de visitas y una pantalla en el lado de Guzmán para que este pueda ver los documentos. 

En en ese sentido denuncian que la defensa "tiene que confiar en una computadora portátil provista por el gobierno para la revisión de documentos porque está prohibido traer su propio ordenador". Esta "sala de visitas legales" no contiene mesa para que la defensa pueda extender los documentos o incluso escribir. La sala es tan pequeña que a lo sumo solo tres miembros del equipo de defensa pueden estar dentro al mismo tiempo e incluso entonces, no hay espacio para moverse. 

Debido a las reglas impuestas por el gobierno y aprobadas por la Corte, y sin perjuicio de los "ajustes" hechos por el gobierno, los aspectos logísticos para que los abogados y Guzmán revisen las evidencias que contiene el expediente (descubrimiento) y el material de la sección 3500 ha sido completamente abismal. El equipo de defensa está visitando al acusado durante al menos 6 horas por día, 7 días a la semana para revisar los documentos. Sin embargo, esto no es insuficiente para prepararse para el juicio.

Derecho a la defensa

Los abogados recuerdan que el acusado tiene derecho a una defensa justa, y las leyes de los Estados Unidos permiten que el demandado pueda confrontar e interrogar a los testigos, "esto ha sido reconocido como esencial para el debido proceso". Los abogados dicen que "no han tenido tiempo para revisar el material y preparar un contrainterrogatorio efectivo. Aunque el Tribunal tiene discreción para conceder tal receso, su negativa a conceder una continuación razonable es un error reversible".


El caso contra Guzmán involucra alegatos de una conspiración de 25 años cuyos supuestos delitos ocurrieron principalmente en el extranjero, donde las investigaciones han estado en curso durante décadas y donde los cooperadores se han ofrecido al gobierno durante muchos años. Algunos de los colaboradores han testificado  docenas de veces. La gran cantidad de material que se debe revisar hace que sea imposible que la defensa esté preparada para interrogar efectivamente a los testigos que cooperaron, alegan los litigantes en el documento.


Debido a que el testimonio de los colaboradores será la pieza central del caso del gobierno, los defensores tienen la obligación ética de leer y asimilar la totalidad de las más de 14,000 páginas de material 3500 de cooperación entregado recientemente  para estar efectivamente preparados para el juicio, acotan. 

Alegan que la defensa tiene el deber y la obligación de compartir y revisar el material con Guzmán y que las condiciones impuestas por el tribunal y el gobierno al acusado hacen que sea "casi imposible" revisar adecuadamente el material con el acusado.

Tal como está, se espera que la defensa no solo lea decenas de miles de páginas de evidencias recién entregadas, "pero también para darle sentido, digerirlo y prepararse para interrogar a los testigos clave que se identificaron recientemente". 

Los tres abogados litigantes del Guzmán tienen más de 70 años de experiencia combinada en defensa criminal y han par ticipado   en docenas de juicios federales, incluidos casos de crimen organizado, casos de narcotráfico y capital en todo el país. Igualmente, han juzgado innumerables casos en los tribunales estatales. No obstante admiten con toda la experiencia combinada, los defensores nunca han experimentado, ni conocen a través de numerosos contactos, ningún caso en el que un volumen tan grande de información crítica para la preparación de la defensa haya sido revelada tan tarde en el proceso. 

Señalan que la situación es tal que, en ausencia de una continuación, el abogado defensor se verá obligado a solicitar que el tribunal suspenda los procedimientos después de que cada cooperador testifique "por el tiempo que pueda determinar que se requiere razonablemente para el examen" del material 3500 para su uso. 

Informan que por ahora saben que al menos 16 cooperantes testificarán contra Guzmán y lo conectarán a varias transacciones de narcóticos, actos violentos y otros delitos. "Estos testigos colaboradores son la pieza central del caso del gobierno". 

Los abogados explican al juez que si bien tienen experiencia y se han estado preparando para el juicio "es simplemente imposible para un abogado cumplir con sus obligaciones éticas y el estándar constitucional de representación efectiva dada la gran cantidad de información que se debe procesar en tan poco tiempo y también para usar de manera efectiva".

Citan varias jurisprudencias que señala que un tribunal abusa de su discreción y viola el debido proceso, al participar en "una insistencia miope en la rapidez ante una solicitud justificable de demora". La decisión debe basarse en los hechos y circunstancias del caso. En el caso de Guzmán las circunstancias son simplemente sin precedentes. "No se puede esperar que los abogados revisen y entiendan decenas de miles de páginas de material de la sección 3500 y se preparen para exámenes cruzados efectivos con dos semanas".

Finalmente, dados los fallos anteriores de la Corte, no se puede esperar que la defensa esté preparada para defenderse al mismo tiempo contra un número desconocido de conspiraciones de homicidios distintos. Obligando a Guzmán y a sus abogados a ir a juicio en las circunstancias actuales, "hará que el derecho a defender con abogado sea una formalidad vacía".

El juez Bryan Cogan no había respondido a esta solicitud de los abogados del ex líder del cártel de Sinaloa antes del cierre de esta nota. Seguiremos informando.