Mostrando entradas con la etiqueta Efrain Antonio Campo Flores y de Franki Francisco Flores de Freitas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Efrain Antonio Campo Flores y de Franki Francisco Flores de Freitas. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de septiembre de 2017

Dos cadáveres desmembrados pueden llevar a los narcosobrinos a cadena perpetua

Por Maibort Petit
@maibortpetit


La introducción de evidencias de dos cuerpos desmembrados cuya muerte supuestamente habría sido responsabilidad de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana se convierte en un elemento clave con el cual la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, busca una sentencia de cadena perpetua para Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, acusados de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína desde Venezuela a los Estados Unidos.
En el documento que esquematiza las directrices para la sentencia, la fiscalía neoyorquina presentó unas conversaciones (chats) sostenidas entre los dos acusados donde aparecen fotografías de los cuerpos, y hasta una imagen de la modelo y actriz venezolana, Jimena Araya, mejor conocida como Rosita. Asimismo presentan fotos del exnovio de la actriz, Carlos Rafael Galindez, conocido como "Carlos Breaker” quien fue asesinado en junio de 2015 en Caracas.
Según el documento, Campo Flores y Flores de Freitas se comunicaron a través de un chat el  20 de junio de 2015. En el chat aparece una  imagen de un cadáver desmembrado (cabeza y dorso). Flores envía a Campo una foto de una pareja abrazada, que eran justamente la actriz Rosita y su pareja para esa época Carlos Galíndez.
En los anexos del documento se colocan las fotos. Flores de Freitas le envió a  Campo Flores una imagen de captura de pantalla de una conversación con otro sujeto no identificado donde Flores le dice Campo  que quiere interceder para que no maten a la mujer.

— Marico, Efra quiere hablar para que no se metan con la chama, dice Flores.

—Plomo, más tarde nos vemos y yo llamo a los panas de nio a ver qué es lo que dicen. Pero que no le de la cara a ella nadie porque la están nombrando que ella lo pichó. Junto a otro chamo (muchacho) que no se quién es, responde. 
En un documento se menciona a un sujeto de nombre Javier que no aparece identificado.

En el chat aparece además la respuesta de un sujeto no identificado donde le dice a Flores: "Bueno si estamos hablando de la misma chama que culpen es una que era novia de un Dj. 

La misma persona luego escribe: "No se si será la misma", a lo que Flores responde: "Esa misma".


Las evidencias de la fiscalía dicen además que Campo Flores le dice a su primo que le informe a la persona con quien hablaba Flores que sí podían hablar personalmente y que si no puede entonces que buscaría la ayuda por otra persona por otro lado  y asegura que “no la voy a dejar morir así de gratis”.

En el mismo chat, Campo informa a Flores que iba atender a ( Jessair) y que no podía tocar ese aspecto frente su esposa.

Seguidamente, Flores envía una imagen de captura de pantalla que muestra una conversación con la persona anónima  y asegura que “Ya mataron a un chamo que sospechaban que también lo había pichado. Lo picaron también. Mañana seguro sale en las noticias”.

Tal como lo publicamos en una nota de este blog el 29 de agosto de 2017, los dos cuerpos que aparecían en los chats de los sobrinos de la pareja presidencial era los  ver aquí la nota  correspondían al de Carlos Rafael Galindez Graterol y el  de Jesús Eduardo Resplandor Burgos, de 26 años.

El supuesto asesinato de los dos hombres por razones de deudas podría incrementar la pena a los sobrinos de la pareja presidencial, cuyas condenas serán leídas el 12 y 13 septiembre de 2017.


jueves, 7 de septiembre de 2017

Defensa de narcosobrinos pide al juez prorrogar fechas de las sentencias

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitó al Juez Paul Crotty una prórroga en el calendario de la lectura de las sentencias previstas para el 12 y 13 de septiembre respectivamente.
En una carta entregada al tribunal el 6 de septiembre, los defensores se refieren a las comunicaciones entregada por las dos partes involucradas en el caso, y rechazan el hecho de que el gobierno busque una sentencia de cadena perpetua contra los  dos acusados ​​sin antecedentes penales, en una supuesta conspiración donde no hubo droga incautada y ni siquiera se alegó violencia, mucho menos probada, en relación con la delito de convicción. 

La defensa afirma que la petición de cadena perpetua contra Campo y Flores es un hecho extraordinario en ese Distrito y sin precedente.

Acotan que las solicitudes de condena del gobierno no podían ser más altas para los demandados.

- En consecuencia, pedimos respetuosamente a la Corte que establezca un calendario que permita al tribunal y a las partes trabajar las complejas cuestiones legales y fácticas que son comunes para los dos demandados, en relación con las numerosas mejoras de las Directrices expuestas en el Informe previo a la sentencia (PSR). 

Después de que se hayan discutido, las partes pueden proceder con las sentencias individuales para los acusados en un tiempo conveniente para todos.

Acotan que los acusados no van a ninguna parte y que mientras el Gobierno busca acelerar el proceso, "creemos que estas cuestiones son demasiado importantes para tal prisa".

martes, 29 de agosto de 2017

Claves para entender la solicitud de cadena perpetua hecha por la fiscalía de NY en el caso de los narcosobrinos

La defensa de los acusados rechaza todos los argumentos de la fiscalía y de la Oficina de Libertad Condicional y pide al juez negarlos en su totalidad

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El gobierno de los Estados Unidos solicitó a la corte del Distrito Sur de Nueva York condenar a los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas a cadena perpetua exponiendo para tal petición, nueve alegatos que a juicio de los fiscales acreditan que los dos hombres sean sentenciados a prisión de por vida.
En los Estados Unidos la sentencia de los reos la decide el juez de la causa basada en una tabla de sentencia, en las conclusiones de la Oficina de Libertad Condicional y en las evidencias presentadas por la fiscalía de Distrito (que es la parte acusadora en los casos federales) en relación al caso.

En el caso de Campo Flores y Flores de Freitas las conclusiones presentadas por la Oficina de Libertad Condicional coinciden con el informe previo a la sentencia del caso presentado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

En gobierno sostiene que los sobrinos del presidente Nicolás Maduro deben ser condenados a cadena perpetua porque cumplen los requisitos establecidos en la regla de sentencias para la máxima pena. 

Entre los elementos mencionados en el informe destacan los siguientes:

1) Tráfico de cocaína superior a los 450 kilogramos.

La acusación contra los dos sujetos señala que conspiraron para transportar 800 kilos de la droga en un vuelo privado que saldría de Caracas a Honduras el 15 de noviembre de 2015. Ambos fueron arrestados en Haití el 10 de noviembre de ese mismo año y trasladados a Nueva York para ser procesados.

2)Los acusados estaban directamente envueltos con la sustancia controlada. 

El informe indica que Campo y Flores estaban comprometidos en conseguir la cocaína, trabajaron para ello,  indujeron, y procuraron conseguir la droga para hacer el envío. Ambos confesaron a los agentes de la DEA que eran ellos los que estaban a cargo del negocio, y que no había otros involucrados, sólo su equipo de seguridad.

3)Uso de un avión privado para el traslado de la droga.  

La fiscalía destaca para sostener este argumento las conversaciones y planes de vuelo presentados en el juicio como evidencia que los acusados participaron en la búsqueda de la aeronave para hacer el envío de cocaína a Honduras y cuyo destino final eran los EEUU. También señalan el vuelo hecho a Honduras en una aeronave privada piloteada por Marco Tulio Uzcategui Contreras.

4) Obstrucción a la justicia por parte de los acusados, atentando o impidiendo que la administración de justicia realizara la investigación correspondiente. 

La fiscalía sostiene que Campo y Flores mantuvieron una conducta obstructiva alegando sobre este punto el hecho de que  la corte declinó acreditar las declaraciones juradas de los acusados en relación a la moción antes del juicio.

5) Líderes de la conspiración que organizó la actividad criminal, para lo cual la regla establece que debe haber 5 o más participantes. 

El gobierno señala que Campo y Flores actuaron en calidad de líderes de la conspiración, gerenciando las actividades requeridas para cometer el delito. Mencionan a quienes supuestamente participaron en la conspiración, a saber: Pepero, Roberto de Jesús Soto García, Carlos González, el Gocho, Hamudi, Jesfrán Josnel Moreno Sojo (tortuga) junto al equipo de seguridad (Félix, Semilla y Neike), Gilson Barroeta Flores, César Orlando Daza Cardona y el piloto Marco Tulio Uzcategui Contreras.

Por el lado del gobierno aparecen: Carlos Amilcar Leiva Cabrera (El Sentado), CS-1 (José Santos Peña), CS-2 ( José Santos junio) y CS-3 (Juan Gómez)

6) Uso de armas de fuego en la conspiración.

La fiscalía sostiene este argumento con las comunicaciones obtenidas en los celulares de los dos acusados cuando conversaban  con Gilson Barroeta Flores sobre la supuesta compra de unas Mini Uzi  y otras armas en Miami.

7)El uso de la violencia en conexión con el delito juzgado.

El gobierno alega la supuesta participación de los Demandados en una trama violenta de cobro de deudas con traficantes de drogas y  la supuesta sugerencia de Campo de que secuestraría y pediría a CS-1( José Santos Peña) que asesinara a cualquiera que interfiriera con un envío de cocaína en una conversación sostenida el 26 de octubre de 2015.

El gobierno establece una conexión entre la trama de cobro de deudas y el delito juzgado. Refieren a un sujeto de nombre "Javier" como participante en la supuesta trama de cobro de deudas que estuvo involucrado en conductas violentas.

8) Pago de sobornos a autoridades extranjeras encargadas de la seguridad.

La fiscalía también sostiene que los acusados intentaron sobornar a la autoridad en aras de cometer el delito de conspiración, haciendo referencia al supuesto pago de sobornos a la policía del aeropuerto internacional de la isla  Roatán en Honduras,(Juan Manuel Gálvez International Airport) a donde llegaría el cargamento de droga en el vuelo planificado por los acusados para el domingo 15 de noviembre de 2015 en horas de la tarde.

La fiscalía sostiene que Campo y Flores intentaron  sobornar a un oficial de la ley para facilitar la comisión del delito relacionado en este caso a los agentes de la ley extranjeros (no en los EEUU)

La defensa alega que no hay ninguna evidencia de que los acusados hayan sobornado o intentado sobornar a un oficial de la ley estadounidense, ya que no tuvieron contacto con ninguno de los oficiales de la ley estadounidenses hasta el momento de su arresto en Haití. 

8) Asesinato o muertes

La fiscalía refiere que los dos acusados estarían involucrados en los asesinatos de dos personas y el descuartizamiento de los cuerpos ocurridos en Caracas en junio de 2015, para lo cual presenta unas serie de fotografía de cadáveres desmembrados acompañados de varios textos de la conversación sostenida entre Campo Flores Y Flores de Freitas. Ver detalles aquí.

9) Perjurio 

El gobierno sostiene que los acusados mintieron en las declaraciones juradas ofrecidas a los agentes de la DEA en el avión que los trasladó desde Haití a Nueva York el 10 de noviembre de 2015 y las presentadas por la defensa en marzo de 2016 donde se contradecían en la descripción de los eventos, y en la información presentada. También refieren a la declaraciones juradas sobre situación financiera de los acusados al momento de pedir abogados públicos por su incapacidad para pagar unos privados.

La defensa de Campo Flores y Flores de Freitas NIEGAN todos los argumentos de la fiscalía y de la Oficina de Libertad Condicional que coinciden en solicitar cadena perpetua para los dos familiares del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Para cobrar una deuda, narcosobrinos habrían asesinado a dos personas en Caracas en 2015

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas estarían vinculados al asesinato y desmembramiento de dos personas, sucesos ocurridos en junio de 2015 en Caracas, de acuerdo al informe previo a la sentencia entregado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York al juez Paul Crotty.
El reporte del gobierno está basado en las conversaciones (chats) que Campo y Flores sostuvieron en junio de 2015, cuando ambos se enviaron una serie de fotografías de dos cadáveres desmembrados por la mensajería de blackberry junto a un texto en el que los acusados supuestamente discutían sobre los asesinatos cuyo móvil habría sido el cobro de una deuda.

La defensa rechazó los alegatos de la fiscalía y dijo que nada de estos mensajes establece remotamente que Flores o Campo estaban involucrados en el asesinato, sino que se limitan simplemente a discutir algo que recibieron de otros. 

Los abogados de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela argumentaron que el mero hecho de que los demandados intercambiaron fotos de partes del cuerpo desmembradas no demuestra que estuviesen involucrados en el crimen.

La mera presencia de estas fotografías y textos en los teléfonos de los acusados no puede apoyar de manera creíble el argumento de que Campo y Flores cometieron asesinatos y desmembramientos, y mucho menos que lo hicieron "en relación con los esfuerzos para cobrar una deuda" o como parte del mismo curso de conducta como delito por el cual se les condena, alegaron los defensores.

La defensa considera "alarmante" que la Oficina de Libertad Condicional y el Gobierno piensen que hubo participación de los dos acusados en los asesinatos.

Destacan que no hubo pruebas en el juicio para apoyar una constatación de que los demandados estaban personalmente involucrados de alguna manera en la muerte de las personas en las fotografías. Tampoco existía evidencia de que los acusados participaron en ninguna otra muerte. El Gobierno no ofreció ninguna prueba, y la Corte no hizo ninguna constatación de una relación causal o de un nexo entre el fallecimiento y la conducta de cualquiera de las partes demandadas, acota la defensa en un informe presentado al tribunal el 25 de agosto de 2017, dicen los abogados en el memorando.

La defensa sostiene que la afirmación de que los demandados estuvieron involucrados en una trama de cobro de deudas violenta que resultó en la muerte "se basa en una combinación inverosímil de mensajes de texto elegidos y fotografías tomadas fuera de contexto para ajustarse a lo que evidentemente es la teoría ofrecida por el Gobierno".

_ Después de un examen detenido, estos textos y fotos no se acercan a establecer de manera creíble que los acusados estaban involucrados en cualquier muerte. A lo sumo, muestran que Campo y Flores eran conscientes de que ciertos asesinatos habían ocurrido en Venezuela, conocido como un lugar violento y peligroso. Por ejemplo, en un intercambio de WhatsApp del 21 de junio de 2015, Flores explicó que "ellos" -como otras partes- habían matado a alguien porque "ellos" sospechaban que la víctima había contado sobre ellos, señalan los abogados.


--La escasez de cualquier hallazgo relevante en el expediente del ensayo habla mucho. No se hizo ninguna mención durante el juicio de cualquier supuesto "complot violento de cobro de deudas". No se presentó evidencia, ni se produjo ningún testimonio, que involucrara tal complot, acotan.


Los hechos aquí no podrían ser más diferentes a la realidad y es que Campo y Flores no tienen antecedentes de delito o uso de violencia y el expediente no contiene evidencia creíble que indique que planeaban usar armas o cualquier otra forma de violencia en relación con el delito de convicción.

Cadáveres desmembrados en Caracas

En referencia a los señalamientos de la fiscalía consultamos las páginas de sucesos de las fechas mencionadas en el informes y coincide con reportes de prensa sobre dos cadáveres desmembrados aparecidos en la región capital. 

Las referencias periodísticas locales mencionan que un cadáver desmembrado fue hallado la madrugada del jueves 16 de junio de 2015 en el kilómetro 16 de la vía que comunica a Mamera con El Junquito, en Caracas y que las autoridades identificaron como Carlos Rafael Galindez Graterol, de 27 años, alias "Carlos Breaker". Detalles aquí.

El segundo cadáver fue hallado el 18 de junio de 2015 en la calle San Antonio con calle El Colegio en la parroquia El Recreo. Se trataba de un hombre de tez morena, contextura delgada, cabello corto ondulado negro, que vestía ropa deportiva oscura y zapatos deportivos oscuros. Su edad oscila entre 30 y 32 años, dice la reseña de prensa del diario El Universal.
Ver detalles aquí.
















lunes, 15 de mayo de 2017

Cambian fecha de la sentencia de sobrinos de Nicolás Maduro

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un documento dado a conocer por la Corte del Distrito Sur de Nueva York asegura que la sentencia de Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas fue cambiada nuevamente, con acuerdo de las partes. La nueva fecha será para el 27 de junio de 2017, un día después de lo anunciado por el juez Paul Crotty en el memorando dado a conocer en el mes de marzo de este año.

Campo Flores y Flores de Freitas fueron hallados culpables por un jurado de conspirar para traficar y distribuir 5 o más kilos de cocaína desde Venezuela, vía Honduras, y que tenía como destino final a los Estados Unidos.

Los dos sobrinos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro fueron arrestado en Puerto Príncipe el 15 de noviembre de 2015 por la policía antinarcóticos de Haití, expulsados por el gobierno de la isla caribeña y entregados en custodia a la DEA para ser trasladados a Nueva York donde fueron procesados.

En el mes de abril de 2017, el juez había fijado la sentencia para el 26 de junio en horas de la mañana. 

El juez de la causa Paul Crotty informó que la sentencia será leída el 27 de junio de 2017 a las 10:30 AM. Crotty pide a la fiscalía y a la defensa informarle sí existen inconvenientes para la nueva fecha fijada, hacerle llegar lo antes posible la razón a través de los medios habituales.


miércoles, 26 de abril de 2017

Otro sobrino de Cilia Flores es vinculado al contrabando de oro y gasolina

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un sobrino de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, Marco Antonio Campo Flores está vinculado a negocios ilícitos en Puerto Ordaz, estado Bolívar, según relata un informe donde se destaca las gestiones hechas por el familiar de la pareja presidencial para manejar actividades ligadas al contrabando de gasolina, gasoil, oro y otros metales preciosos. 


Marcos Antonio Campos Flores es hermano de Efraín Antonio Campos Flores quien junto a su primo, Franqui Francisco Flores de Freitas fue declarado culpable de conspirar para traficar, manufacturar y distribuir 800 kilos de cocaína desde Venezuela a los Estados Unidos.

viernes, 24 de marzo de 2017

Sobrinos de Nicolás Maduro serán sentenciados el 26 de junio de 2017

Por Maibort Petit
@maiborpetit

La Corte del Distrito Sur de Nueva York anunció este viernes que Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas serán sentenciados el 26 de junio de 2017, a la vez que negó todas las solicitudes hechas por la defensa de los dos sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela.

Campo Flores y Flores de Freitas fueron arrestados en Puerto Príncipe el 15 de noviembre de 2015, acusados de conspirar para importar 800 kilos de cocaína desde Venezuela a los EEUU, usando para ello la rampa presidencial del aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía. La droga alta pureza era provenientes del grupo terrorista colombiano Farc.

Los sobrinos presidenciales fueron hallados culpables de dos delitos por un jurado de Nueva York el 18 de noviembre de 2016, luego de nueve días de juicio en el que testificaron agentes de la DEA, testigos cooperantes y funcionarios que participaron en la operación que tuvo lugar en tres países, Venezuela, Honduras y Haití.

El juez Paul Crotty negó la solicitud hecha por la defensa de Campo y Flores de realizar un nuevo juicio o de emitir una sentencia absolutoria.

Se conoció que la defensa de los sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro se prepara para llevar el caso a la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito 15 días después que la sentencia sea leída.

Los acusados enfrentan una condena que va de 15 años a cadena perpetua.

martes, 7 de marzo de 2017

Defensa de sobrinos de Nicolás Maduro niega que sus clientes hayan querido liberar al capo Hermágoras González Polanco

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En un documento entregado este lunes 6 de marzo a la corte, los abogados de Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas pidieron al juez desestimar los nuevos argumentos presentado por la fiscalía en contra de sus clientes y aprobar un nuevo juicio para los sobrinos del presidente venezolano, Nicolás Maduro.
En las respuestas a las mociones In limine de la Fiscalía, la defensa advierte que "en un intento aparente de salvar una investigación y un enjuiciamiento extraordinariamente defectuosos en este caso, en el que su propio testigo principal mintió en el estrado, el Gobierno descarta ahora el registro y aplica incorrectamente la jurisprudencia pertinente". 

Los abogados responde con estos argumentos a las mociones después del juicio presentadas en febrero 2017 por el gobierno, donde se entregaron una serie de nuevas evidencias provenientes de la data extraída de los teléfonos celulares de los dos convictos por conspirar para traficar, distribuir y manufacturar 800 kilos de cocaína desde Caracas a los EEUU, vía Honduras.

Argumentos inútiles del gobierno 

La defensa califica de "inútiles" los intentos del gobierno de oponerse a la petición de un nuevo juicio, a la vez que critican el escrito presentado por el equipo del fiscal Preet Bharara donde según los abogados "No refutan los argumentos expuestos en las mociones de los demandados después del juicio". 

Los defensores argumentan que "basado en las Reglas 29 y 33 las mociones de Campo Flores y Flores de Freitas deben ser otorgadas". 

- Esta Corte debe, como mínimo, ejercer su considerable facultad discrecional para conceder un nuevo juicio, para que los Demandados puedan recibir un juicio justo y libre de la mancha del perjurio extraordinario cometido por el principal testigo del Gobierno, afirman la defensa.

Señalan que "las pruebas presentadas por el gobierno en el juicio están plagada de argumentos basadas en las nociones especulativas y no apoyadas jurídicamente. La fiscalía ha intentado enmarcar como "inferencias" elementos que podrían haber sido elaboradas por el jurado.

Más adelante sostienen que "el Gobierno estableció que la conspiración involucraba a un núcleo de conspiradores, entre ellos Campo, Flores y un hombre al que en varias ocasiones se refería como Pepero".

La defensa asegura que no hubo absolutamente ninguna evidencia presentada en el juicio que apoyara la idea de que "Pepero" era un miembro de la conspiración por la cual fueron procesados Campo y Flores.

Señalan que la conspiración consistía en importar drogas a los Estados Unidos y distribuir narcóticos con el conocimiento de que los estupefacientes eran importados a norteamérica. 

Sostienen que "Pepero" no estuvo presente en ninguna reunión con las fuentes confidenciales. "Pepero" no fue capturado en ninguna grabación u otra comunicación conversando sobre el transporte de narcóticos a los Estados Unidos. Y por supuesto, debido a que la supuesta conspiración en este caso no implicaba que se enviara cocaína a los Estados Unidos, no hay evidencia de que "Pepero" haya participado en la importación de cocaína a los EEUU.

Del mismo modo -acotan- en ninguna parte de las alegadas confesiones de los Demandados se sugiere que Pepero fue informado sobre el destino final de la cocaína imaginaria que CS-1 afirmaba que Campo y Flores iban a enviar a los Estados Unidos". 

- De hecho, contrariamente a lo que sugiere el Gobierno en su recitación de las supuestas confesiones, no hubo testimonio de que Campo y Flores mencionaran a ningún "Pepe" o "Pepero" en ningún momento de su discusión con el agente de la DEA. La base de su supuesta relación entre la declaración posterior a la detención y los mensajes de texto es el testimonio de un testigo reconocido como "Pepe" es un apodo común para "José".

Agregan que Campo mencionó que un individuo, llamado Juan José fue un intermediario. Los abogados dicen que en español hay un sobrenombre común asociado con el nombre José que es "Pepe", aunque también es un apodo para "José", pero también hay muchos otros sobrenombres comunes para "José", y Pepe no es un apodo común para "Juan José". 

La defensa sostiene además que "hay literalmente millones de personas llamadas "José " en Suramérica. Sin algún testimonio vinculando lógicamente a Pepero con "Juan José", es improcedente que el Gobierno sugiere que los dos individuos son la misma persona".


- [...] Por otra parte, quien quiera que sea "Juan José", el testimonio de él no incluye ninguna referencia a ninguna conversación que permita inferir que alguna vez fue informado sobre las declaraciones de CS-1 con respecto a los Estados Unidos o cualquier otra información que le diera los conocimientos necesarios para convertirse en miembro de una conspiración para importar estupefacientes a norteamérica. 

Por lo tanto -advierten- el Gobierno no tiene ninguna base para argumentar en el juicio que "Pepero" era un miembro de la conspiración.

Sostienen que el Gobierno no tiene ninguna base para avanzar la idea de que el jurado podría haber considerado adecuadamente a "Pepero" un miembro de la conspiración por la cual fueron hallados culpables los dos sobrinos de la pareja presidencial venezolana.'

Niegan relación con el capo Hermágoras González

Asimismo, la defensa critica que el Gobierno haya lanzado una "narración sin apoyo" sobre un supuesto complot para liberar a un narcotraficante encarcelado, Hermágoras González Polanco, y "enviar aviones cargados de cocaína desde Venezuela a narcotraficantes mexicanos". 

-Dejando a un lado el hecho de que no hay conexión lógica entre esta discusión y la conspiración, todo el conjunto de inferencias expuestas por el Gobierno aquí son inadmisible. No hay ninguna referencia real a los "narcotraficantes mexicanos" en ninguna de las comunicaciones, esto es pura especulación basada en que el gobierno leyó las palabras "taco" y "sombrero" en los mensajes de texto. 

La defensa sostiene que las que extrapolaciones hechas por el gobierno en relación a la palabra "taco" no se basan en ninguna evidencia. "Además del sentido común y la consideración del contexto general de estas comunicaciones, la inferencia de que la frase" gente del taco "era una referencia a los mexicanos, y" el sombrero "una referencia a México es inadmisible.

Rechazan el argumento de la fiscalía según el cual  Pepe fue el principal conducto entre los acusados ​​y la Organización Sombrero.

Del mismo modo no aceptan el argumento del Gobierno según el cual "el jurado podía inferir de las comunicaciones de los acusados ​​con Pepe y el hecho de que los asociados de la Organización Sombrero estuvieran tratando de asegurar la liberación de Polanco y que Polanco estaba encarcelado por tráfico de drogas". 

-[..] El jurado no podía inferir tal cosa. No había evidencia en el expediente sobre la naturaleza de cualesquiera cargos contra Hermágoras González Polanco. De hecho, el documento que el Gobierno cita como prueba de la supuesta participación de los Demandados en un complot para "liberar a un narcotraficante encarcelado" no contiene ninguna referencia a ninguna acción real emprendida para liberar a González, sino que presenta sólo unas pocas líneas de texto en las que Campo Flores simplemente pregunta: "Mira, ¿cuál es el nombre del tipo encerrado [?]". Las inferencias que el Gobierno sugiere podrían extraerse de este intercambio son más que especulativas: son ilógicas. 

Agregan que no hubo prueba suficiente para que un jurado razonable llegue a la conclusión de que el Gobierno había cumplido con su deber de probar la conspiración más allá de la duda razonable. "Incluso si el Gobierno pudiera establecer que los Demandados habían conversado con alguien acerca de tratar de obtener la liberación de Polanco, esto no tiene nada que ver con la conspiración imputada en este caso".

Advierten que el Gobierno no está autorizado a tomar ninguna conversación inexplicable de los teléfonos de los Demandados y argumentar como prueba inferencial que la conversación podría tener una relación con el tráfico de drogas y podría estar relacionado con la conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos.


martes, 24 de enero de 2017

Defensa de Narcosobrinos pide un nuevo juicio ante la corte

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los abogados defensores de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, solicitaron a la corte una sentencia de absolución basada en la insuficiencia de pruebas usadas para el juicio que los declaró culpables el pasado 18 de noviembre de 2016.
La defensa hace la solicitud de conformidad con la Regla 29 (c) de las Reglas Federales de Procedimiento Penal, dice un documento entregado al juez de la causa Paul Crotty.

Los sobrinos de Nicolás Maduro, hallados culpables de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína desde Venezuela a los Estados Unidos, piden que se realice un nuevo juicio según lo estipulado en  la Regla 33, ya que el veredicto fue en contra del peso de las evidencias.

Aseguran que hubo fallas de procedimiento y de prueba y critican que "para el veredicto se haya mantenido las evidencias suministradas por el testigo confidencial del gobierno CS1".  

El documento señala que el testigo CS1, José Santos Peña cometió perjurio y violó las leyes norteamericanas, y el uso de su testimonio constituye una injusticia manifiesta.

De acuerdo a los abogados de Campo Flores y Flores de Freitas este "es un caso criminal extraordinariamente raro" ya que el juicio de los demandados fue manchado por el perjurio por parte del testigo principal del gobierno y por la expansiva en la investigación subyacente. 

Asimismo, señalan que el juicio de Campo y Flores "es un caso de narcóticos raro", ya que las drogas nunca fueron obtenidas por los investigadores y el único actor del gobierno que vio los presuntos estupefacientes fueron detenidos durante la investigación y posteriormente juzgados por haber mentido al gobierno.

Recuerdan que el testigo José Santos Peña mintió repetidamente frente al jurado. Estos hechos, por sí solos, considerados en el contexto de la Jurisprudencia, requieren que la Corte adopte alguna medida para remediar lo que era claramente un juicio defectuoso, derivado de una investigación desastrosa. 

En el momento de las deliberaciones del jurado en este caso, el jurado había estado expuesto a múltiples días de testimonio de un testigo que mostró desprecio absoluto por las leyes de los Estados Unidos y los requisitos básicos del juramento ante la corte de decir la verdad, dicen los abogados.

El documento señala que el Gobierno introdujo las grabaciones hechas por Santos Peña, quien suscitó numerosas interpretaciones de los argumentos de los acusados en las declaraciones en esas grabaciones. 

Como tal, los abogados de los sobrinos de Nicolás Maduro criticaron  el impacto de de las declaraciones de CS-1 sobre el pensamiento del jurado, argumentando que los miembros  del mismo se formaron una impresión errónea de los demandados en base al testimonio del testigo, de las grabaciones y de las presuntas pruebas de drogas y muchos otros aspectos cuestionables usados en el juicio.

La defensa asegura que es imposible evaluar hoy en día el alcance total de su influencia del testimonio de Santos Peña sobre el veredicto del jurado. 

Concluyen asegurando que el juicio fue manchado por el testimonio de CS-1 y su orquestación de la investigación en formas que son demasiado multifacéticas para ser plenamente discernidas. En consecuencia,  sólo las infracciones de CS-1 requieren que la corte otorgue a los demandados una sentencia de absolución o como mínimo un nuevo juicio.

Acotan que -inclusive- si la Corte pudiera dejar a un lado estos graves asuntos, el Gobierno simplemente falló en cumplir con su carga de la prueba a través de las grabaciones y otras evidencias presentadas en el juicio. 

Dicen que un juez no hubiese podido concluir, más allá de toda duda razonable, que los demandados creían que las drogas objeto de la operación en cuestión estaban siendo introducidos en los Estados Unidos.

Aseguran que las grabaciones revelaron de manera concluyente que, incluso en los momentos antes de su detención, los Demandados seguían planteando preguntas a los informantes que evidenciaron un conocimiento y comprensión insuficientes con respecto a este elemento crítico.

Critican a los miembros del jurado, a quienes consideran que no actuaron de manera razonables, cuando emitieron el veredicto de culpabilidad ignorando que el gobierno había fallado en demostrar más allá de la duda razonable que había una conspiración.

La defensa sostiene que la esencia de la nueva moción es dejar claro que si la Corte puede ignorar de alguna manera los problemas de este caso y permitir que  se produzca una convicción que está contaminada de muchas maneras.

Campo Flores y Flores de Freitas sostienen conjuntamente que la Corte no debería aceptar que sean sentenciados, ya que se les negó el requisitos más básico de justicia, tanto durante la investigación subyacente como durante todo su juicio. 

Los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela considera que el juicio quedó muy por debajo de la abrupta carga del Gobierno, por lo cual piden a la Corte conceder la moción para la absolución del juicio o alternativamente,  ordenar un nuevo juicio.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Tercer día de audiencia del caso Narcosobrinos: Defensa consigue detalles técnicos para alegar "eliminación" de interrogatorios de acusados en el avión de la DEA

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Durante tercera la audiencia del juicio de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, la defensa consiguió un detalle técnico con la que pretende alegar que las declaraciones hechas por los dos acusados, luego de ser arrestados en Haití, están llenas de imprecisiones, son subjetivas y carecen de valor probatorio. 
Para la defensa es sumamente importante quitarle valor a esas declaraciones, ya que en las mismas los dos hombres admiten haber cometido el delito por los cuales son juzgados en al Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Este miércoles la audiencia se inició con la continuación del interrogatorio del agente especial Sandalio González, quien jugó un rol protagónico en la investigación que llevó a la captura de los dos sujetos. 


La defensa acusó a González de incompetente y puso en duda que el agente hubiese podido lograr con éxito transcribir la totalidad de la conversación que sostuvo con Campo Flores y Flores de Freitas en el avión, y a la vez tener su teléfono celular en la mano, y atender "Su imaginario temor a un alto riesgo de seguridad".

Los testimonios de "El Sentado" inquietan a la defensa

Nuevamente la defensa trajo a colación la solicitud que el juez no permita que todos los testimonios aportados a la investigación por testigo cooperante "El Sentado" sean considerados como evidencias por parte del jurado. 

González, declaró que el "El Sentado" -quien fue asesinado en Honduras poco después del arresto de los sobrinos- fue el primero en informar a la DEA que los dos acusados estaban interesados en hacer un negocio millonario de tráfico de cocaína. Un oficial venezolano habría puesto a los sobrinos presidenciales en contacto con el testigo cooperante a principios de octubre de 2015.

Después de su arresto,  Flores de Freita dijo a los agentes de la DEA que "El Flaco" lo puso en contacto con "El Sentado", mientras que Campo Flores dijo que "El Flaco" los había presentado a "narcotraficantes en Honduras".

La importancia del testimonio y las evidencias aportadas por "El Sentado" son claves para la defensa, ya que si se logra especificar que fue el testigo cooperante quien primeramente contactó a los sobrinos, entonces la defensa podría tratar  de desmontar el caso, imponiendo la tesis que fue la DEA la que montó el plan para agarrar a "dos peces gordos", que le aportarían muchos puntos a la DEA y beneficios a los informantes que participaron en la operación.

Las conexiones políticas de los sobrinos los hacía convertirse en apetecibles por un grupo de narcotraficantes que buscaba prebendas para ganar méritos con el gobierno norteamericano es la base de los argumentos intentados por los abogados. 

El interrogatorio al testigo cooperante José Santos Peńa, identificado con anterioridad como CS-1 y la colocación en la sala de algunas grabaciones hechas durante sus reuniones en Caracas con los sobrinos Flores, fueron los puntos más relevantes registrados en el tercer día del juicio contra Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores en la Corte Federal Sur de Nueva York.

Durante el testimonio de agente González, el fiscal Emil Bove preguntó si la DEA había ordenado a sus fuentes que dijera a los acusados que debían usar guantes de latex para evitar que sus huellas digitales fueran captadas por EEUU, lo que el agente negó el tres oportunidades.

Los traductores

En la audiencia de este miércoles testificaron dos traductores:María Elena Alvarado y Henry Reyerbe encargados de hacer las traducciones de los evidencias aportadas por las fuentes de la investigación.

La defensa quiso poner el tela de juicio la capacidad de los dos profesionales para traducir correctamente del español al inglés, a pesar de las impresionantes credenciales de ambos. Tomó palabras específicas que tiene  significados diferentes en Venezuela, como por ejemplo "Marico" que en venezolano es amigo pero en inglés traduce “Faggot” que eshomosexual; "primo",  “mi hijo” que refiere “amigo” en inglés “buddy”.

Agente de la DEA específica rutas de la droga


En agente especial  de la DEA y actual encargado de la oficina en la embajada de EEUU en Bogotá, Daniel Mahoney  fue invitado por la fiscalía en su calidad de especialista en rutas. Desde el estrado dijo que tiene 24 años trabajando con la DEA y que pasó más de 7 años trabajando en la unidad de Miami donde atendió muchos casos importante de tráfico de droga y lavado de dinero. 

Mahoney dijo que EEUU recibe un 40 % de la cantidad de cocaína que exporta Colombia anualmente según indican los reportes de la DEA y que la misma es enviada a territorio estadounidense por medio de distintas rutas, entre las que mencionó el Caribe (Haití, República Dominicana y Las Bahamas) y Centro América (Panamá, Honduras y México) y pasa por la frontera vía California y Texas.

La defensa intentó desprestigiar la credibilidad del agente Mahoney trayendo a colación los porcentajes de droga elaborada en Colombia llegaba a Canadá, al igual cantidad de la droga que pasaba por Venezuela era llevada a Canadá. 

Finalmente la defensa pidió a Mahoney que explicara parado frente al jurado cuántos paquetes y de qué tamaño puede transportar 800 kilos de cocaína. 

Otro interpelado fue un experto en audio, el empresario Frank Piazza, dueño de la empresa “Legal Audio Video”, la cual se encarga de asistir a firmas de abogados y cortes sobre los procesos de grabación de audios y videos que son utilizados como evidencias en los distintos procedimientos que se realizan en los tribunales.

Piazza explicó a la defensa los mecanismos técnicos usado para trabajar las grabaciones hechas en el restaurante del hotel de Puerto Príncipe, donde se llevó a cabo la detención de los acusados. Tal como ocurrió con los otros testigos, la defensa pretendió restarle credibilidad a los trabajos hechos por Piazza.

El último en subir al estrado fue el informante CS-1, José Santos Peña, quien señaló que Campo Flores tenía experiencia en negocios de narcotráfico, que Campo quería hacer negocios con otras personas porque “El Sentado” se desapareció en varias oportunidades. Igualmente confesó que no conoció a  “El Sentado” pero que pretendió tener relaciones de trabajo con él, ya que en la operación él aparecía como un narcotraficante que hacía negocios con el testigo cooperante asesinado en Honduras en 2015.

Este jueves continuará el testimonio de CS1...

lunes, 7 de noviembre de 2016

Primer Día del juicio de los sobrinos de Cilia Flores: "Fueron suficientemente estúpidos para caer en la celada de los informantes "

Hoy testificaron ante el jurado un oficial de la policía de Haití, que arrestó a los dos imputados y el agente especial de la DEA, Sandalio González.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Hoy se celebró la primera audiencia del juicio de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas acusados de traficar para 800 kilos de cocaína desde Caracas, vía Honduras, a los Estados Unidos. Ambos fueron arrestados el 10 de noviembre de 2015 en Haití.


En la apertura de la sesión, la fiscalía hizo la presentación de los cargos contra los dos acusados frente al jurado, destacando las conexiones políticas que tenían ambos, antes de ser arrestados. Aseguró la fiscalía que los acusados presumían tener el control completo del aeropuerto venezolano y de no requerir ayuda de los militares para hacer los envíos.

El fiscal Preet Bharara estuvo presente en la sala para dar las instrucciones del caso a los fiscales asistentes. El fiscal adjunto, Emil Bove prometió al jurado que escucharían a los acusados ​​hablando claramente de enviar cocaína a Honduras y que  ambos sabían que la droga estaba destinada a los Estados Unidos.

Bove mostró al jurado la foto de Campo Flores manipulando un ladrillo de cocaína, al igual que reveló que la droga objeto de la conspiración provenía de la Farc, según lo confesó el mismo Campo Flores

En la declaración de apertura, Bove dijo que los acusados sabían lo que estaban haciendo, se sentían poderosos y apoyados por el gobierno de Venezuela. Comentó que los acusados confesaron que una parte del dinero de la negociación de droga sería para pagar la campaña de la primera dama, Cilia Flores a las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

Por su parte, la defensa aseguró que la operación falló y que estaba llena de errores de toda naturaleza. En este caso no hay droga, "cero cocaína" dijo uno de los abogados.

La defensa de Campo y Flores acusaron a la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) de apuntar a sus clientes debido a su estrecha relación familiar con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la primera dama Cilia Flores, a la vez que advirtió que no es ningún secreto que el gobierno venezolano no es aliado con el de los Estados Unidos"

El abogado John Zach descalificó la investigación, a los informantes y a los agentes de la DEA que participaron en la operación, y advirtió que el hecho de que el gobierno nunca obtuvo cocaína era razón suficiente para que el jurado tuviera " una duda razonable".

La defensa insistió en que los dos hombres eran inexpertos, y estúpidos para tomar decisiones estúpidas, y que los tres informantes confidenciales se encargaron de explotar la inexperiencia de los sobrinos de Nicolás Maduro para lograr su cometido. 

La defensa dijo que los informantes apuntaron a sus clientes porque vieron una gran recompensa y explotaron su ingenuidad, y su absoluto desconocimiento del mundo del narcotráfico.

Según los abogados de los dos acusados, el caso por el cual son procesados, es el resultado de una conspiración elaborada por el gobierno de los EEUU con objetivos de política internacional, que incluyó un plan de entrampamiento, en el cual informantes y testigos confidenciales cumplieron órdenes de la DEA para incitarlos a cometer un delito por el que pudiesen ser juzgados en los EEUU. 

En ese sentido, los seis defensores de los dos venezolanos acusados de narcotráfico: Randall W. Jackson, John T. Zach, Joanna C. Wright, David M. Rody, Michael D. Mann y Elizabeth A. Espinosa han establecido los siguientes elementos para probar ante los miembros del jurado la no culpabilidad de sus clientes.

1) Campo Flores y Flores de Freitas fueron víctimas de una trampa por parte de agentes del Gobierno estadounidense. Los acusados no pueden ser condenados por los delitos imputados en la acusación porque fue el mismo Gobierno quien les dio a los imputados la idea de cometer el crimen, y fue también quien les convenció para cometer la conspiración en la forma necesaria para que dicho evento calificara como un delito federal, inclusive antes de que los agentes del Estado se comunicaran por primera vez con los demandados.

2) Los sujetos vinculados al gobierno norteamericano (Informantes confidenciales, testigos confidenciales y agentes de la DEA) trabajaron de manera coordinada para incitar a los acusados a cometer el delito, y a dejar las huellas necesarias para que fueran juzgados en los términos que ellos mismos plantearon al inicio del complot.

Para que los acusados puedan demostrar que fueron inducidos a cometer el delito, deben demostrar que existe alguna evidencia de que el Gobierno puso en marcha el crimen. En ese caso, el jurado debe decidir si la fiscalía estaría en capacidad de probar- más allá de toda duda razonable- que antes de que los agentes del gobierno se acercaran por primera vez a los acusados,  Campo Flores y Flores de Freitas estaban predispuestos, listos y dispuestos a cometer la conspiración en la forma necesaria para que se constituyera un crimen bajo la ley federal. 

Por su parte, el Gobierno tiene que probar  que los acusados tenían una predisposición a cometer el delito de importar narcóticos a los Estados Unidos.

Otro aspecto que han alegado los abogados de los sobrinos del Nicolás Maduro es que el gobierno de los Estados Unidos no puede demostrar -más allá de toda duda razonable- que los acusados entraron en la conspiración que supuestamente se discutió en octubre de 2015, y que implicaba transportar un cargamento de 800 kilos de cocaína de Venezuela a Honduras, con la intención de que una parte de esa cocaína fuera importada a los Estados Unidos.

Los abogados intentan demostrar que "el gobierno inyectó unilateralmente el elemento de que el supuesto envío de droga iba a los Estados Unidos". Es decir, que los acusados  no tenían conocimiento de ese asunto, ni manifestaron su intención a los informantes de querer participar en la acción específica, voluntaria, afirmativa de dirigir las actividades de una conspiración hacia los Estados Unidos. 

Para probar este aspecto en particular, los defensores planean instar al jurado a realizar un juicio sobre el testimonio de los testigos, aliados al gobierno, que participaron en la operación con la intención que los mismos sean descalificados, a saber: 

1) CW-1 actuó como testigo cooperante en la operación y fue el primer contacto con los acusados. Su testimonio no se puede escuchar en vivo porque éste sujeto fue asesinado Honduras el 4 de diciembre de 2015.  Su identidad fue confirmada por la DEA, este hombre se llamaba Carlos Amilcar Leva Cabrera. 

La defensa sostuvo que los informes presentados por CW-1 no pueden ser sometidos como evidencias porque carecen de valor probatorio. De hecho, los acusados habían pedido al juez de la causa, Paul Crotty bloquear cualquier testimonio relativo a una reunión 1ue sostuvieron los acusados  con ese testigo cooperante en Honduras el 4 de October de 2015. El juez lo negó. 

Igualmente, ambos acusados intentaron que la corte no aceptara como evidencia la fotografía tomada a las afueras del restaurant en Honduras donde se hizo el primer encuentro. En relación a esa imagen, que fue la única que CW-1 envió al agente especial de la DEA, Sandalio González, luego de tres solicitudes, los abogados de Campo Flores y Flores de Freitas dice que fue alterada. El juez negó la petición y la foto fue mostrada en la audiencia.

La fotografía en discusión es una de las pruebas que reseñó el informante (CW-1) del encuentro en San Pedro Sula, Honduras.  El encuentro no fue grabado ya que -según el reporte del testigo confidencial- no se sentía seguro de llevar los aparatos a ese primer encuentro con los acusados. La foto fue tomada a las afueras del restaurante rústico por una mujer que acompañó a CW-1 cuyo nombre no se conoce.


En la búsqueda del objetivo de desacreditar a los informantes de la DEA, los abogados de Campos Flores hicieron algunos señalamientos sobre este tema, entre los que destacan:

1- Si el jurado escucha el testimonio de uno de los testigos  propuestos por el gobierno, que fue condenado previamente de un crimen, castigado con más de un año en la cárcel. Esta condena anterior pone en evidencia que se debe considerar una la evaluación sobre la credibilidad de dicho testigo. Se debe tener en cuenta el hecho de que los testigos que declararon son delincuentes convictos para decidir qué parte de su testimonio se debe aceptar y qué peso se le debe dar.

2- Si un testigo ha declarado falsamente con respecto a cualquier hecho material, o si encuentra que un testigo previamente ha testificado falsamente bajo juramento, el jurado  podría rechazar el testimonio del testigo en su totalidad, o puede aceptar solamente las partes del  mismo que crea que son veraces y que puedan ser  corroboradas por otras pruebas independientes.

3.-Si se ha oído el testimonio de testigos, que previamente se han declarado culpables del delito de hacer declaraciones falsas a las autoridades, se debe advertir al jurado que el testimonio de estos testigos debe ser visto con cautela y se pesar con gran cuidado. El jurado puede decidir qué parte de este testimonio  desea creer. Si se cree que un testigo que ha dado falso testimonio en relación con cualquier asunto importante,  entonces se puede desconfiar del testimonio del testigo respecto a otras cuestiones. El jurado puede rechazar todos los testimonios o puede aceptar partes del testimonio que se crean puedan ser verdaderas y darle tanto peso como piensa que merece, dice el documento. 


sábado, 5 de noviembre de 2016

Sobrinos de Cilia Flores no quieren que el jurado vea sus fotos portando "grilletes" cuando subían al avión de la DEA en Haití

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín  Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitaron al juez Paul Crotty prohibir al gobierno presentar ante el jurado las fotografías correspondientes a la reseña policial de los dos acusados en Haití. Asimismo, no quieren que se muestren en las audiencias, unas imágenes que recrean el momento en que los dos acusados suben al avión de la DEA en Puerto Príncipe y desembarcan en Nueva York, ya que en las mismas los dos hombres portaban grilletes, lo cual conllevan a "una fuerte sugerencia de peligrosidad y criminalidad implícita", según advierte la defensa.

La idea del gobierno con esas fotografías es dejar claro ante el jurado, que ni los oficiales de la policía haitiana ni los agentes de la DEA abusaron físicamente de los dos acusados, tal como lo aseguran, en una de las confesiones juradas, Campo Flores y Flores de Freitas.

De acuerdo a la tesis de la defensa, los acusados fueron obligados por los agentes de la DEA a realizar los interrogatorios luego de ser arrestados, cuando se encontraban en el avión que los trasladó a Nueva York.  Ambos imputados dijeron que habían sido objeto de abusos y presiones por parte de los representantes del gobierno de EEUU, y que los habían obligado a firmar los derechos Miranda.

En la misiva, entregada a la corte este viernes, Campo Flores y Flores de Freitas piden al tribunal que no admita que el gobierno muestre las 4 fotografías, que de acuerdo a sus abogados tiene muy poca carga probatoria.

Las pruebas documentales que la defensa no quiere que vean los miembros del jurado son las fotos de ambos acusados tomadas en la reseña de la policía de Haití, con el número de su caso, llamadas "Placas frontales" y las que muestran a los acusados en perfecta forma física, abordando y desembarcando el avión de la DEA el 10 de noviembre de 2015.

Para la defensa de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro la admisión de esas fotografías sería inapropiada, ya que las mismas no son pruebas relevantes del caso, y solo generarían confusión en el jurado. "Las dos tomas policiales de los acusados ​​son completamente innecesarias para identificarlos, puesto que el jurado -seguramente- sabrá quiénes son los acusados cuando se haga referencia a ellos". 

Asimismo, los abogados aseguran que las fotos de los acusados cuando suben y desembarcan del avión de la DEA son irrelevantes, ya que no prueban ninguna de las cuestiones fácticas reales para el juicio. 

Argumentan que los acusados no van a cuestionar que volaron en un jet de la DEA desde Haití a Nueva York. Además, las fotos no revelan nada sobre las circunstancias del interrogatorio que es la prueba que se va a discutir.

Dicen que las fotos del avión, pudieran tener una relevancia mínima, que sería que los acusados no mostraban signos de abuso físico. Sin embargo, los demandados no pretenden sugerir ni en el cuestionamiento ni en el argumento, que los agentes del Estado abusaron físicamente de ellos, por lo tanto, las fotografías no cumplen con la prueba de pertinencia de la Regla 401.

La defensa sostiene que las imágenes tienen poco valor probatorio pero mucho riesgo de prejuicio injusto. "Los tribunales de primera instancia piden excluir las tomas frontales de la policía de las evidencias, ya que con las mismas se pretende hacer creer que la persona es "mala", y por lo tanto, puede ser un elemento injustamente perjudicial", acotan.


Sostienen que el impacto visual de una foto policial puede referenciar a una condena anterior, "puede dejar un impacto duradero, aunque ilegítimo, en el jurado". Por consiguiente, el uso de las fotos de reseña policial es altamente desfavorecedor, "ya que podría eliminar efectivamente la presunción de inocencia y reemplazarla con una insignia inconfundible de la criminalidad", argumentan finalmente los defensores de Campo flores y Flores de Freitas. 

jueves, 3 de noviembre de 2016

Corte nombra el jurado que emitirá el veredicto unánime en el caso de sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En la audiencia celebrada este jueves 3 de noviembre, la corte del Distrito Sur de Nueva York culminó con el proceso de selección de los 12 jurados y 4 alternos  que tendrán la responsabilidad de emitir un veredicto unánime que declarará -culpable o no culpable- a los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas acusados de conspirar para traficar  800 kilos de cocaína a los Estados Unidos vía Honduras.

El jurado quedó conformado por 10 mujeres y 6 hombres, entre quienes se encuentran, en su mayorías, ciudadanos afroamericanos. También hay dos latinos, una asiática y el resto son blancos.

El proceso de selección del jurado se realizó de manera rutinaria. Se dió en seis rondas. De un total de unas 94 personas, se seleccionaron 70, que luego fueron evaluadas hasta culminar con la escogencia de las 16 individuos, que servirán en las próximas dos semanas en el juicio que se le sigue a los dos hombres venezolanos acusados de violar las leyes antinarcóticos de los EEUU.

El juez Paul Crotty se aseguró que los miembros del jurado juraran ser imparciales en su veredicto, para lo cual entrevistó a cada uno de ellos sobre diversos aspectos relacionados con sus vidas, la frecuencia con la que suelen leer periódicos, escuchar noticias y, especialmente, sobre su conocimiento sobre lo que ocurre actualmente en Venezuela.

Crotty preguntó a varios jurados si tenían alguna opinión sobre el gobierno de Venezuela. Ninguno de los entrevistados dijo tenerla, sólo una mujer asiática confesó que sabía que era un gobierno dictatorial y de inmediato fue eliminada de la lista.

Dentro de los miembros del jurado hay un arquitecto, un economista, una profesora de la Universidad de Columbia,  una terapeuta, una ama de casa, y hasta un conductor de camiones que viaja de carga, por todo el territorio americanos transportando comida.

La próxima cita será este lunes 7 de noviembre de 2016, a las 9:30 am, cuando se dará inicio al juicio que durará por dos semanas, 10 días días hábiles. El juez Crotty indicó que desea que el proceso termine antes del Día de Acción de Gracias, y que el veredicto del jurado debe ser unánime, tal cual lo establece la ley.

Campo Flores y Flores de Freitas estuvieron presentes en la audiencia de hoy ataviados con corbata y trajes de vestir. Ambos lucían bastantes relajados. Como siempre, Campo Flores estuvo sonriente y en comunicación constante con sus tres abogados, en especial John Zach. Por su parte, Flores de Freitas estaba pensativo, atendido todo el tiempo por su defensora latina Elizabeth Espinosa, y David Rody. 

En la audiencia de hoy también estuvo presente junto a los fiscales del caso, el agente especial Sandalio González, quien cumplió un rol protagónico en la operación que condujo al arresto de los dos hombres en Haití el pasado 10 de noviembre de 2015.