Mostrando entradas con la etiqueta Cilia Flores narcotráfico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cilia Flores narcotráfico. Mostrar todas las entradas

miércoles, 21 de febrero de 2018

Socio de narcosobrinos se declaró culpable en Nueva York por delitos de narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Roberto de Jesús Soto García, socio hondureños de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, aceptó su culpabilidad en los cargos que impuso en su contra el gobierno de los Estados Unidos, quien lo acusa de  haber participado en una operación para enviar "varios cientos de kilogramos de cocaína" desde Venezuela a los Estados Unidos, vía Honduras.
Soto García fue extraditado a los Estados Unidos en diciembre de 2017, y presentado ante el juez Paul Crotty, el 22 de diciembre de 2017 en una corta sesión donde se le leyeron los cargos. El acusado se declaró en esa oportunidad "no culpable". No obstante, antes de la segunda audiencia prevista para el 21 de febrero de 2018, el demandado acordó con los fiscales federales asumir su culpabilidad y trabajar en un acuerdo  judicial que podría conllevar a una condena menos severa.

La próxima audiencia de Soto García se celebrará a principios del mes de mayo de 2018. Desde esta semana, el acuerdo sellado fue incluido en el expediente del acusado. La fecha de la sentencia se conocerá probablemente a mediados de este año. 

Vale recordar que según las últimas estadísticas del Departamento de Justicia de los  Estados Unidos, el 97 por ciento de los acusados por delitos de narcotráfico se declaran culpables y obtienen sentencias menores, mientras que el 3 por ciento que va a juicio suelen ser condenados de manera más severa.

Según los documentos federales, Soto García acordó participar  en un emprendimiento para transportar cocaína junto a Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la pareja presidencial venezolana. Los primos Flores fueron condenados a 18 años de cárcel sin beneficios por el juez Crotty en diciembre de 2017.

Soto García acordó en noviembre de 2015 recibir cargamentos de droga en el Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez de Honduras. Sostuvo una reunión con Franqui Francisco Flores de Freitas que fue registrada por los informantes confidenciales de la Agencia Antidrogas norteamericana(DEA).

El acusado acordó suministrar información sobre los horarios del aeropuerto, ayudar a recibir el avión cargado de cocaína retirar la droga de la aeronave y tomar medidas para evitar que las autoridades del aeropuerto ( polícia o aduana) pudiesen detectar el cargamento, dice los documentos del tribunal.

En la acusación se mencionan dos reuniones sostenidas por Soto García en Honduras en 2015. Una en noviembre 5 donde el acusado conversó con uno de los testigos cooperantes de la DEA ( El Sentado) y  la otra el 6 donde planificó junto a Flores de Freitas y otras personas los planes y transacciones para los envíos de cocaína.

Soto García está acusado de conspirar para traficar, manufacturar y distribuir 800 kilos de cocaína, conociendo que la droga iba a ser enviada a territorio norteamericano, lo cual viola el artículo 21 del Código de los Estados Unidos, sección 952 (a) 7 960 (a) (1).

De acuerdo a fuentes ligadas al caso, Soto García jugó un rol importante en las operaciones de varios cárteles sudamericanos y centroamericanos, entre los que destaca el Cartel de los Soles de Venezuela y el Cartel del Atlántico. 

El acusado actuó como un hombre de logística en el importante aeropuerto de Roatán, donde sostenía una red de cómplices que incluyó al operador de vuelos, Carlos González quien se entregó a las autoridades norteamericanas y actualmente es colaborador de la justicia estadounidense.

A Soto García se le vincula al Cártel de los Soles, organización supuestamente formada por militares de alto rango que controlan las más importantes actividades de narcotráfico en Venezuela. 

Durante su tiempo de reclusión en Honduras, la familia de Soto García fue asesinada por las mafias que operan en la zona, como advertencia para que el acusado no suministrara información sobre los grupos criminales de la zona. 



viernes, 15 de diciembre de 2017

Fiscal de NY sobre el caso de los narcosobrinos: "Por participar en un plan descarado de tráfico de cocaína pasarán muchos años en una prisión estadounidense"

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Tras conocerse la sentencia que Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, el fiscal interino del Distrito Sur de Nueva York, John H. Kim dijo que los dos condenados pasarán muchos años en una cárcel de los Estados Unidos por haber participar en un "plan descarado de tráfico de cocaína".
Campo Flores y Flores de Freitas fueron condenados por conspiración para importar más de 800 kilogramos de cocaína desde Venezuela a los Estados Unidos. Kim confirmó que el juez neoyorquino había dictado sentencia de 18 años de prisión a los familiares de la primera dama de Venezuela el 14 de diciembre de 2017. 

El fiscal destacó en su declaración que los dos hombres habían sido hallados culpables por un jurado el 18 de noviembre de 2016, tras un juicio de dos semanas ante el juez Paul Crotty.

Kim dijo que parte del dinero que se buscaba en la conspiración era para financiar la campaña electoral de la Primera Dama de Venezuela y tía de los implicados, Celia Flores. "Campo Flores y  Flores de Freitas diseñaron un plan para trabajar con la organización terrorista FARC para enviar -literalmente- toneladas de cocaína a los Estados Unidos". 

En el juicio celebrado en noviembre pasado, un jurado unánime vio su trama como lo que era: una conspiración masiva de distribución de drogas, afirmó Kim. 

El fiscal dijo que con la sentencia dictada por Crotty, "los familiares de la pareja presidencial venezolana pasarán muchos años en una prisión estadounidense, por participar en este descarado plan de tráfico de cocaína".

El funcionario del gobierno de los Estados Unidos hizo un recuento del caso y comentó que la evidencia presentada en el juicio probó que a partir de agosto de 2015 Campo Flores y Flores de Freitas trabajaron con otros sujetos en Venezuela, México, Honduras y otros lugares, para urdir un plan que buscaba traficar drogas a EEUU.

Dijo que la conspiración por la cual fueron condenados los dos hombres venezolanos "incluyó -al menos- un miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una organización terrorista extranjera. Los sentenciados tenían como objetivo de despachar grandes cantidades de cocaína en aviones privados desde las instalaciones controladas por el presidente venezolano Nicolás Maduro en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, Venezuela". 

Prosiguió señalando que la tía de los demandados, Cilia Flores, es la Primera Dama de Venezuela, y durante la investigación, Campo Flores y Flores de Freitas les dijeron a los informantes que actuaban bajo la dirección de la DEA,  que tenían la intención de usar parte del producto de su tráfico de drogas para financiar la campaña electoral de la esposa del presidente Maduro, quien era candidata a un escaño en la Asamblea Nacional de Venezuela en diciembre de 2015. 

Señaló que "las comunicaciones electrónicas incautadas en los teléfonos de los demandados también demostraron, entre otras cosas, que Campo Flores y  Flores de Freitas habían participado en un plan para solicitar sobornos a los deudores de la empresa estatal de petróleo y gas natural de Venezuela, Petróleos de Venezuela SA , a cambio de promesas de que un primo, Carlos Erik Malpica-Flores, haría que PDVSA aprobara y pagar ciertas deudas".

__ A principios de octubre de 2015, un individuo que estaba cooperando con la DEA en Honduras ("CW-1 o El Sentado") informó a la DEA que un ciudadano hondureño había presentado al testigo cooperante a dos venezolanos, identificados posteriormente como los acusados, que estaban interesados ​​en enviar aviones cargados de cocaína con planes de vuelo de apariencia legítima desde Venezuela a Honduras. 

__ El 3 de octubre de 2015,  Campo Flores y Flores de Freitas viajaron a San Pedro Sula, Honduras, en un avión privado para asistir a una reunión con CW-1 para discutir el envío de cientos de kilogramos de cocaína desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar al Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez en Roatán, Honduras. Dos días después de la reunión, Campo Flores envió mensajes de texto a CW-1 que decía: "Lo que quiero es comenzar a trabajar porque la campaña electoral ya casi está aquí y yo siempre contribuyo. . . [con] dinero si sabes lo que quiero decir es por eso que quiero comenzar a trabajar".

A fines de octubre de 2015, dos fuentes confidenciales que trabajaban bajo la dirección de la DEA ("CS-1" y "CS-2") viajaron a Caracas, Venezuela, para reunirse con los acusados. CS-1 pretendía ser el jefe mexicano de la organización de tráfico de drogas con la que CW-1 estaba afiliado, y CS-2 pretendía ser un asociado de CS-1. El 23 de octubre de 2015, durante una reunión grabada por los informantes de la DEA, Campo Flores explicó:"[M] y mamá, es decir, Cilia Flores, se postularán para las elecciones y yo necesito. . . $ 20 millones. . . . En otras palabras, la cuestión del dinero. . . lo necesitamos para diciembre de 2015". 
Durante la misma reunión, Campo Flores reiteró: "Deseamos tomar posesión nuevamente de la. . . Asamblea Nacional y. . . varios lugares con poder ", acota Kim en su declaración.

Más adelante, el fiscal recordó que en otra reunión registrada en Caracas el 26 de octubre de 2015, "Campo Flores describió el plan de los acusados ​​de usar parte de las ganancias del narcotráfico para sobornar a funcionarios venezolanos locales que anticiparon asistirían a Cilia Flores en relación con las próximas elecciones. Campo Flores también le dijo a CS-1 y CS-2 que había habido un "acuerdo" que involucraba al oficial venezolano Diosdado Cabello, quien también ha sido sancionado de conformidad con  la E.O. 13692 - que permitió a la familia de los acusados ​​"controlar el petróleo por completo en Venezuela". 


NOTA: En una segunda versión de la declaración enviada por La Oficina de prensa del fiscal este párrafo donde se menciona a Diosdado Cabello como sancionado fue eliminado.

Ver segunda versión aquí.

En una tercera reunión registrada en Caracas, el 27 de octubre de 2015, los demandados presentaron a los informantes CS-1 y CS-2 una muestra, es decir un kilogramo de cocaína, refiriéndose a ella como un "pequeño animal", para que puedan probar la calidad de las drogas, añadió el funcionario.

El 6 de noviembre de 2015, Flores de Freitas y un guardaespaldas viajaron a Honduras en avión privado para reunirse con personas que actuaban bajo la dirección de la DEA y con los conspiradores, incluido el coacusado Roberto de Jesús Soto García, para continuar discutir el envío de cocaína. Durante la reunión grabada, Soto García indicó que numerosos funcionarios en el aeropuerto de Roatán, incluidos militares y policías, participarían en la recepción de la carga de drogas de los acusados. 

Flores de Freitas y Soto García procedieron a hacer planes precisos para el envío de drogas durante la reunión, y  Flores de Freitas acordó enviar la primera carga de cocaína serían enviada el 15 de noviembre de 2015.

El 10 de noviembre de 2015, los demandados volaron en un avión privado a Haití con la intención de recoger un pago inicial multimillonario por la cocaína. Durante una reunión grabada, Campo Flores describió la conexión de los acusados ​​con un "comandante supuestamente de alto rango" de las FARC, y ambos demandados indicaron que el primer cargamento de droga, que constaba de 800 kilogramos, estaba preparado para despacharse desde Venezuela. Después de la reunión, los dos sujetos fueron arrestados por agentes de la policía antidrogas  de Haití, expulsados ​​de ese país y trasladados en avión de la DEA al aeropuerto internacional del condado de Westchester en White Plains, Nueva York.
  
Además de los términos de la prisión, Campo Flores, de 31 años, y Flores de Freitas de 33, recibieron la orden de pagar al gobierno de los Estados Unidos una multa de $ 50,000.

Kim elogió el destacado trabajo de investigación de la División de Operaciones Especiales de la DEA, la Unidad de Investigaciones Bilaterales y la Fuerza de Ataque de Nueva York. Asimismo, el fiscal agradeció a la Oficina de la DEA de Puerto Príncipe, el Centro Nacional de Alcance de Aduanas y Patrulla Fronteriza, Airwing de la DEA, el Gobierno de la República de Haití, a la Policía Nacional de Haití, y la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia de los EE. UU. por su ayuda en esta operación que concluyó con una sentencia contra los culpables de delitos de narcotráfico.

Concluyó señalando que el caso había sido manejado por la Unidad de Terrorismo y Narcóticos Internacionales de su despacho y destacó el trabajo realizado por los abogados estadounidenses auxiliares Emil J. Bove III y Brendan F. Quigley que estuvieron al frente de la acusación de los primos Flores.

jueves, 14 de diciembre de 2017

LO ULTIMO: Juez condena a Narcosobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro a 18 años de prisión

Los sobrinos presidenciales lloraron al escuchar la traducción de la sentencia pronunciada por el juez. La defensa y la fiscalía se mostraron insatisfechas con los años de condena

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Luego de haber transcurrido 25 meses desde el arresto de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, el juez del Distrito Sur de Nueva York, Paul Crotty, leyó la sentencia que estipula pena que deberán pagar Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, por conspirar para importar y distribuir 800 kilos de cocaína en los Estados Unidos a través de la organización criminal que lideraban.

Este jueves 14 de diciembre llegó a su fin la larga espera que conllevó el proceso judicial que contra Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro, enfrentaron en la Corte del Distrito Sur de Nueva York por conspirar para importar, traficar y distribuir 800 kilogramos de cocaína a los Estados Unidos desde un país extranjero. El magistrado determinó que los hasta ahora convictos deberán cumplir una pena de 18 años (216 meses) y a su vez pagar 50 mil dólares de multa.

Los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela purgarán su condena en una cárcel de máxima seguridad en el estado de la Florida, para facilitar que la familia de los convictos puedan viajar a visitarlos. Tanto la defensa como el gobierno no mostraron satisfacción alguna por la decisión del juez. Los abogados de Campo Flores y Flores de Freitas pidieron al juez que los sentenciara como máximo a 10 años de cárcel mientras que la fiscalía decía que una condena ejemplarizante para los culpables de delitos de narcotráfico.

En la sesión de hoy estuvieron presentes la esposa de Campo Flores, Jessair Rodríguez  quien lucía físicamente diferente, con una cabellera completamente rubia, aunque siempre vestida elegantemente y con carteras de marcas de diseñadores famosos. Asimismo, estuvo presente la madre del hijo de Flores de Freitas Jessika Contreras que también tenía corte de cabello diferente y lucía más modesta que Rodríguez.

En la petición de clemencia al juez, Campo Flores dijo que estaba arrepentido de haberle causado un daño a su familia con el caso que lo había puesto tras las rejas. Aprovechó para mostrar al juez que había aprovechado su tiempo aprendiendo hablar inglés y destacó que había estudiado las leyes norteamericanas tratando de entender la razón por la cual estaba viviendo esta experiencia.

Campos dijo en inglés: "I can talk in ingles now with my attorneys"(puedo hablar ahora en inglés con mis abogados. También dijo que amaba a su esposa y a sus hijos. Nunca mencionó a su tía primera dama, Celia Flores ni a su tío político, Nicolás Maduro.

Flores de Freitas por su lado dio un discurso en el que mencionó su trágica infancia, su dolor por haber dejado a su hijo de 9 años sólo. Destacó además que hacía trabajos de caridad en la cárcel, reparaba radios a sus compañeros de celda y que lo hacía  "con mucho cariño". Afirmó que ayudaba a otros prisioneros a superar la depresión que generaba estar privados de libertad.

Flores de Freitas tampoco mencionó a su tía Celia Flores. Sólo dijo que pedía perdón a su hijo de 9 años y a su abuela, y que trataba de de sacar una experiencia positiva de todo lo que estaba viviendo.

Un poco de historia


Este proceso contra los familiares de Nicolás Maduro y Cilia Flores se produjo después de que un Gran Jurado encontró méritos suficientes para acusarlos y proceder a ordenar su detención a objeto de someterlos a juicio en territorio estadounidense.

Sin embargo, no para pocos observadores del caso, esto apenas puede suponer el inicio de un largo proceso de impugnaciones y acciones judiciales tendentes a lograr un cambio de condena para los Flores.
Quienes se dieron a conocer mundialmente como los “narcosobrinos”, protagonizaron un hecho en el que no solamente ellos figuraron, sino que durante la investigación y el proceso judicial llegaron a verse salpicados otros personeros del ato gobierno venezolano, por lo que tal vez pueda preverse un largo camino por recorrer todavía.

Durante el juicio, se comprobó que los Flores dirigían una organización que mantenía nexos con la guerrilla terrorista colombiana de las FARC, organización que le suministraba los narcóticos que luego vendían a otras organizaciones para ser, finalmente, introducidos en los Estados Unidos.

Pero pese a las objeciones de la defensa, por ahora los sobrinos Flores deberán aceptar los términos de la condena, después de que un jurado determinó su culpabilidad con base a las pruebas y evidencias presentadas por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, las cuales a criterio del panel evaluador, fueron contundentes para poder emitir su veredicto más allá de toda duda razonable, como lo estipula la norma en los casos de tipo penal.

El gobierno de los Estados Unidos presentó diversos documentos, grabaciones de audio y video, chats y la propia confesión de los involucrados, como pruebas que sirvieron para establecer la culpabilidad de los Flores y, posteriormente, el juez determinara la pena al analizar los distintos agravantes y circunstancias que rigieron los hechos.

El juicio a los Flores fue la consecuencia de una investigación que se inició en agosto de 2015 cuando un testigo cooperante de la DEA se comunicó con el agente especial del organismo, Sandalio González, para informarle que había sido contactado por un alto oficial de la policía científica venezolana que quería que recibiera a sus sobrinos en Honduras, pues estos estaban interesados en entablar negocios de narcotráfico con él. No tenía idea Bladimir Flores, a la sazón Inspector General Nacional del CICPC y hermano de la primera dama, Cilia Flores, que estaba enviando a sus familiares directamente al matadero. Resultó ser que el narcotraficante hondureño, Carlos Leva, mantenía un acuerdo de cooperación con la DEA a objeto de obtener beneficios y rebajas en la pena que él mismo debía enfrentar por narcotráfico.

Desde entonces tuvo ligar una averiguación en la que participaron el citado testigo cooperante, tres fuentes confidenciales, agentes especiales de la Administración para el Control de Drogas del Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés respecto al nombre Drug Enforcement Administration) y el FBI.

La captura de los Flores se produjo en Haití, donde la DEA obtuvo la colaboración del Bureau de Lutte contre le Trafic des Stupéfiants (BLTS, por sus siglas en francés, a saber, Oficina de Lucha contra el Narcotráfico, en castellano). Posteriormente el gobierno haitiano procedió a la expulsión de su territorio de los Flores a quienes entregó a la DEA para su traslado a Nueva York donde deberían enfrentar los cargos de narcotráfico que se les imputaron.

En tierra neoyorquina fueron recluidos en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York (MCC por sus siglas en inglés), ubicado a escasos metros del edificio 500 Pearl Street en Manhattan, donde funciona la Corte del Distrito Sur de Nueva York en la que fueron procesados.

Desde entonces inició para ellos la experiencia más penosa de toda su vida. El tiempo de reclusión previo a la condena, debió haberles servido de antecedente de lo que será su futuro de ahora en adelante.

Los Flores durante estos 25 meses que han transcurrido desde su arresto, han mantenido un escaso contacto con sus familiares, limitándose prácticamente sus visitas a recibir a sus abogados y a la representación consular venezolana.

Apenas en mayo de este año 2017, Efraín Antonio Campo Flores recibió a su esposa y a sus dos menores hijos y Franqui Francisco Flores de Freitas puso ver a su exesposa y a algunos familiares.

Quienes sí han sido los grandes ausentes, son sus poderosos tíos. Únicamente Nicolás Maduro dijo al octavo día de juicio, que estaban en presencia de un montaje para atacar a su esposa y primera dama.

Los abogados defensores de los Flores intentaron todo tipo de acciones para liberar a sus clientes de ser encontrados culpables y, posteriormente, ser sentenciados. Parte de su estrategia fue presentarlos como las víctimas de una trampa urdida por el gobierno de los Estados Unidos en confabulación con un grupo de informantes de dudosa reputación, que solamente estaban interesados en obtener beneficios y una pena menor por las acusaciones de narcotráfico que enfrentaban. Pese a todos los argumentos de la defensa, la Fiscalía demostró la experiencia y liderazgo de los Flores en las actividades del narcotráfico y otros hechos criminales.

Sin duda alguna, los Flores debieron enfrentar las consecuencias de sus actos, una de ellos, tal vez la más dura experiencias que seguramente han vivido, es el tener que escuchar el veredicto de culpabilidad del jurado, solamente acompañados de sus representantes legales.

La defensa enfiló todas sus baterías para enfrentar las acusaciones del gobierno y para rebatir los argumentos que se dejaron escuchar el 3 de octubre de 2017 cuando tuvo lugar una audiencia oral para determinar el nivel de gravedad de los hechos cometidos por los narcosobrinos, el cual se ubicó en el 43, un puntaje que los hacía acreedores a una pena de cadena perpetua.

El gobierno y los entes de justicia de Estados Unidos, tal es el caso de la Oficina de Libertad Condicional, se pronunciaron por la cadena perpetua o una pena no menor a los 30 años, mientras que la defensa de los Flores insistió en su absolución o en la repetición del juicio bajo el alegato de que había incurrido en errores procesales. Una y otra vez repitieron durante todo el proceso, que el de los Flores era un caso de drogas sin drogas y sin violencia.
Parte de la estrategia de los abogados fue presentar a sus clientes como unos “tontos” y “novatos” que se dejaron embaucar por unos astutos y corruptos informantes de la DEA que solamente requerían de “unos peces gordos” para obtener beneficios y la reducción de sus propias penas de narcotráfico.

No se equivocaron del todo, puesto que durante el juicio se demostró que CS-1 y CS-2, a saber José Santos Peña y su hijo, mantuvieron actividades de narcotráfico mientras colaboraban con la DEA. De inmediato, la fiscalía procedió a suspender los acuerdos, pero no las pruebas recolectadas por ellos logrando en esto el respaldo del juez Paul Crotty.

Durante el juicio quedó establecido que los Flores de novatos no tenían nada, toda vez que Campo Flores y Flores de Freitas, además de los hechos de narcotráfico, estuvieron ligados diversos hechos criminales, tales como asesinatos y descuartizamientos, sobornos a magistrados del Tribunal Supremo de Justicia para liberar a otros narcotraficantes, lavado de dinero a través de la estatal petrolera PDVSA, entre otros hechos.

Por otra parte, todo indica que el caso de los narcosobrinos sólo constituye una parte de una gran maraña de actividades criminales en los que estarían incursas otras figuras prominentes de la administración venezolana.

Se conoció, por último, que la defensa de los Flores solicitará que los sobrinos de la pareja presidencial venezolana sean trasladados a una cárcel de la Florida para facilitar a sus familiares y allegados visitarlos mientras pagan su condena.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Todo listo en el tribunal de Nueva York para la condena de los narcosobrinos

La condena de Campo Flores y Flores de Freitas marca un antes y después en la historia de Venezuela: Es la primera vez que familiares de la pareja presidencial son sentenciados en un tribunal internacional por delitos de narcotráfico.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Luego de haber pasado 13 meses desde que un jurado los halló de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína a los EEUU, los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas serán sentenciados este jueves 14 de diciembre en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Los acusados enfrentan una condena máxima de cadena perpetua y una mínima de 30 años de prisión.


Los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro fueron arrestados el 10 de noviembre de 2015 cuando asistieron a una reunión en Puerto Príncipe con informantes encubiertos de la DEA que participaron en la operación que se inició a mediados de ese mismo año y que conllevó a su detención y posterior traslado a Nueva York para su enjuiciamiento.

De acuerdo a los documentos oficiales Campo Flores y Flores de Freitas fueron líderes de una conspiración en la que participaron 5 o más personas, que tenía como objetivo transportar hacia territorio norteamericano droga provenientes del grupo terrorista Farc. 


El gobierno de los EEUU acusó a Campo Flores y Flores de Freitas de Conspirar para (i) importar cinco o más kilogramos de cocaína a los Estados Unidos desde un país extranjero; y (ii) distribuir cinco o más kilogramos de cocaína conociendo y con la intención de que sería importada a los Estados Unidos.

Desde que se inició el caso Flores se conocieron varios equipos de defensa, figurando entre ellos abogados de oficio adjudicados por el tribunal hasta costosos despachos jurídicos que levantaron grandes controversias al sospecharse que los honorarios de los mismos pudieran provenir de las arcas del tesoro nacional venezolano. 

La defensa de los sobrinos fue finalmente asumida por Randall Jackson, John T. Zack de la prestigiosa firma  Boies, Schiller & Flexner LLP; y de  Michael D. Mann y David M. Rody, del bufete Sidley Austin LLP, cuyas facturas fueron pagadas por el empresario de filiación chavista, Wilmer Ruperti, quien, casualmente, obtuvo un jugoso contrato petrolero para la fecha en que estos hechos ocurrieron.

Quien para ese entonces ocupaba la fiscalía de la Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, se encargó de blindar el caso con pruebas contundentes con base a la investigación que durante meses llevaron a cabo agentes de la DEA, quienes se valieron de testigos e informantes secretos que suministraron evidencias en contra de Campo Flores y Flores de Freitas.

Los juristas diseñaron una estrategia consistente en desprestigiar, tanto la investigación de la agencia antinarcóticos, el procedimiento de arresto —denunciado como secuestro por la defensa—, como a los testigos e informantes y las pruebas recabadas por estos. Sostuvieron durante todo el juicio que los sobrinos de la pareja presidencial venezolana fueron objeto de una trampa esgrimida por los agentes del gobierno y sus cooperantes.

Durante el juicio, que tuvo lugar del 7 al 18 de noviembre de 2016, un jurado integrado por doce personas, declaró culpables a Efraín Antonio  Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas de los cargos que se les imputaban.

Tras 3 prórrogas solicitadas por la defensa y una audiencia de argumentos, finalmente el juez de la causa leerá la sentencia de los dos sobrinos presidenciales.

Es muy probable que este caso no concluya con la lectura de la sentencia, pues se estima que los abogados defensores de los Flores acudan a la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en el lapso de los 15 días luego de que se conozca la condena. Allí un panel de tres jueces estudiará si hubo o no fallas en la aplicación de la norma en el proceso judicial de los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro.

Extraoficialmente se conoció que Campo Flores y Flores de Freitas podrían pagar su condena en una cárcel federal de máxima seguridad en el sur de la Florida. 

martes, 3 de octubre de 2017

Defensa de los 'narcosobrinos' no logró cambiar la severidad de la condena

A petición de la defensa se realizó una audiencia oral de argumentos que buscaba eliminar los alegatos con los que la fiscalía pidió cadena perpetua. Las conclusiones parecen no haber cambiado la posibilidad de que los sobrinos de la pareja presidencial sean severamente condenados por cargos de narcotráfico.

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Eran las 11:30 de la mañana cuando los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela llegaron a la sala 14C de la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Estaban vestidos con uniformes de presidiarios color azul bastante desteñidos. Los dos reos lucían diferentes. Además de pálidos y somnolientos, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas dejaron ver que los 23 meses que llevan tras las rejas les transformó la vida. Flores se rapó la cabeza y se mantuvo durante la cita con el ceño fruncido. Ambos perdieron peso y se veían agotados. Campo Flores no sonrió como de costumbre ni buscó hacer contacto visual con la prensa. Sentados frente al juez, y con la ayuda de un traductor simultáneo escucharon el contrapunteo que protagonizó la defensa y la fiscalía.

Hasta los abogados lucían diferentes

Junto a Campo Flores estaban sus dos abogados. Randall Jackson dejó de lado su natural simpatía y su verbo encendido. El litigante estuvo retraído al igual que su colega John Zach quien -por cierto- lucía una barba descuidada y un traje beige arrugado y deshilachado. Más a la izquierda estaban los defensores de Flores de Freitas. David Rody mostraba su enojo en cada una de sus intervenciones y su par, Michael Mann, permaneció en silencio a lo largo de toda la sesión.
Juez Paul Crotty del DSNY
A las 11:50 AM, el juez de la causa, Paul Crotty entró a la sala. Pidió a las partes que se identificaran. Por la fiscalía solo asistió el fiscal auxiliar, Brendan F. Quigley. Una vez iniciada la sesión, David Rody empezó por enumerar las llamadas "mejoras" que el gobierno había puesto como argumentos para solicitar que la corte sentenciara a Campo Flores y Flores de Freitas a cadena perpetua.

Rody y Jackson trajeron a la mesa 8 solicitudes de rechazo correspondiente al igual número de mejoras propuesta por la fiscalía y que juntas suman los puntos suficientes para alcanzar una condena de por vida. 

El juez Paul Crotty negó 6 de las 8 peticiones hechas por los defensores de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro, lo que indica que en el informe previo a la sentencia se mantendrá bastante similar al presentado originalmente por el gobierno norteamericano. 

La fiscalía pidió en el informe previo a la sentencia (PSR) las siguientes mejoras:

1.- Cantidad de droga: El nivel de delito base es 38  porque el objeto de la conspiración era importar más de 450 kilogramos de cocaína.

2.- Posesión de Armas de Fuego: Debido a que los acusados y sus guardaespaldas poseían armas de fuego peligrosas, se añaden dos niveles.

3.-Amenazas de violencia: Debido a que Campo Flores hizo amenazas creíbles de violencia en favor de la conspiración a la que se unió Flores de Freitas y en la cual se preveía una conducta violenta, se añaden dos niveles.

4.- Uso de Aeronaves Privadas: Debido a que la conducta relevante de los acusados involucró el uso de aviones privados durante la conspiración que buscaba la importación de cocaína a los Estados Unidos, se añaden dos niveles.

5.-Intento de soborno a las autoridades: Debido a que los acusados ​​intentaron sobornar agentes de la  policía en Venezuela y Honduras para facilitar la comisión del delito, se añaden dos niveles.

6.-Importación a los EEUU: Debido a que un ajuste de rol agravante es apropiado y el objeto de la conspiración involucra la participación directa de los acusados ​​en la importación de una sustancia controlada, se agregan dos niveles.

7.-Rol de liderazgo: Debido a que los acusados ​​eran organizadores y líderes de actividades criminales que involucraban a cinco o más participantes, se añaden cuatro niveles.

8.-Obstrucción a la justicia: Debido a que los acusados ​​presentaron declaraciones juradas falsas en apoyo de sus mociones antes del juicio y la Corte ya rechazó varias de sus mentiras, se añaden dos niveles.


El juez fue enfático con la defensa

La primera moción negada por Crotty a la defensa fue la relacionada con el cambio del monto de los kilos de cocaína que comprendía la conspiración. Los defensores decían que no hubo droga en el caso y que la cifra de los 800 kilos de droga había sido fijada por los informantes de la DEA. El juez sostuvo que las evidencias señalaban que el plan era realizar un primer envío equivalente a los 800 kilos, razón por la cual se mantendrá dicho parámetro en el informe. 

De acuerdo a la reglas federales, las gravedad de una defensa se eleva al máximo nivel cuando la cocaína envuelta en la conspiración supera los 450 kilos.

La segunda moción negada fue la posesión de armas de fuego. Los abogados repitieron los argumentos según los cuales los acusados no estaban armados al momento de la conspiración y aseguraron que las fotografías que presentó la fiscalía eran de armas de Paintball Pellets las llamadas armas "Airsoft ". El juez Crotty negó de manera rotunda este argumento y dijo que la mejora se mantenía.

La tercera mejora negada por el juez fue la relacionada con el uso de aviones privados durante la conspiración. Los abogados insistieron en que Campo Flores y Flores de Freitas no eran capaces de usar aviones privados para trasladar la droga, porque -entre otras cosas- no hubo tráfico de drogas, pero Crotty les recordó que los dos acusados usaron aeronaves privadas para ir a Honduras y Haití, y habían previsto todo lo necesario para que el vuelo en el que harían el envío previsto para el 15 de noviembre de 2015 con los 800 kilos de cocaína. 

La cuarta solicitud negada por el magistrado es la relacionada con el intento de soborno a las autoridades. La defensa dijo que no había evidencias que sus clientes hayan pagado coimas a los agentes de la ley en los Estados Unidos  durante la conspiración. No obstante, el juez dijo que las evidencias señalaban que los dos acusados habían previsto el pago de 900 mil dólares para  que sus asociados en Honduras recibieran la droga, y pagaran los sobornos a los policías del aeropuerto de la isla de Roatán. Asimismo, recordó que en las evidencias había elementos que comprobaban que Campo y Flores habrían pagado sobornos a funcionarios en Venezuela.

Crotty negó igualmente la moción que involucra a los acusados con la participación directa ​​en la importación de una sustancia controlada a los Estados Unidos. Los abogados de Campo y Flores dijeron que habían sido los informantes de la DEA quienes dijeron que la droga tendría como destino final Norteamérica. Tanto la fiscalía como el juez informaron que las grabaciones de audio y video dejaban claro que los demandados conocían hacía dónde se estaba exportando la droga y que ambos habían participado directamente en la conspiración.

La última moción negada por el juez a la defensa  fue la relacionada con el rol de liderazgo de los acusados en la conspiración. Los abogados reiteraron que los acusados eran "muchachos sin experiencia en el narcotráfico e incapaces de coordinar, supervisar a cinco o más participantes". Rody dijo que "la fiscalía había fracasado en su intento de nombrar a los miembros de la conspiración" y que inclusive "no lograron establecer una lista puesto que los conspiradores en su mayoría trabajaban para el gobierno". El juez aclaró que las evidencias demostraron que los acusados ciertamente  actuaron como​​ organizadores y líderes de actividades criminales que involucraron a cinco o más participantes. No obstante, el magistrado decidió bajar dos niveles por este argumento. La fiscalía inicialmente había solicitado que se cargaran cuatro niveles, lo que influye severamente en el cálculo de la sentencia.

Dos solicitudes de la defensa fueron aprobadas

Crotty decidió aprobar dos solicitudes hechas por la defensa. La primera está relacionada con el uso de la violencia a lo largo de la conspiración y que incluían amenazas de muerte a los que no cumplieron lo acordado por parte de los dos acusados. En este aspecto, el juez recordó que Campo Flores había usado en otra oportunidad el verbo matar con un sentido diferente al que realmente tiene. "Cuando él estaba siendo interrogado por el agente especial de la DEA, Sandalio González, éste le preguntó si él le había comunicado a su familia que estaba vinculado a negocios de narcotráfico y Campo respondió que sí lo hacía lo matarían". Esta decisión del juez elimina dos niveles en la tabla de sentencia.

El otro argumento que la defensa pidió que se rechazara era el relacionado con  la supuesta obstrucción a la justicia por parte de los acusados durante el proceso. El juez acordó eliminar esta mejora lo que le resta dos niveles de gravedad a la ofensa.

Resultado de la audiencia


Carlos Pérez, abogado criminal, aseguró que los logros de la defensa en la audiencia de argumento fueron pocos, por lo que no habrá grandes modificaciones en las directrices que regirán para el cálculo de la sentencia. 

Por lo general los cambios que se producen en estas discusiones no afecta sustancialmente la tendencia  que se prevé para que el juez decida la condena, aseguró Pérez.

Lo que indica que Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores enfrentan la posibilidad de una sentencia severa que los podría llevar a permanecer detrás de las rejas por más de tres décadas, según la petición mínima hecha por el gobierno. 

***
Concluida la discusión, el juez levantó la sesión no sin antes anunciar que los dos acusados serán sentenciado el 14 de diciembre de 2017. A Flores de Freitas se le leerá su condena en la mañana y a Campo Flores en la tarde de ese mismo día. La defensa debe entregar las conclusiones de su informe el 1 de diciembre y la fiscalía tiene hasta el 8 de ese mismo mes para hacer entrega del suyo.

Al salir el juez de la sala, los alguaciles se llevaron a los dos acusados del lugar. Salieron cabizbajos, tristes y silenciosos. Los cuatro abogados y sus asistentes también abandonaron el salón con rostros que mostraban preocupación e insatisfacción. 

En el pasillo hablamos con Randall Jackson, el enérgico litigante que ha llevado la defensa de Campo Flores. 

-¿Cuál es tu opción sobre el resultado de la audiencia?, le pregunté.

Se encogió de hombros y se disculpó. "Por ahora no puedo declarar. Es muy difícil esta parte de la materia. Prefiero no comentar".

Por su parte, el defensor de Flores de Freitas, David Rody salió apresurado y malhumorado. 

Así concluyó una jornada más del célebre caso de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana. 

Desde el 10 de noviembre de 2015, Campo y Flores fueron arrestados en Haití y trasladados a Nueva York donde fueron juzgados y hallados culpables de delitos de narcotráfico. La lectura de la sentencia ha sido prorrogada en tres oportunidades a petición de la defensa.

lunes, 18 de septiembre de 2017

La larga conducta criminal de los 'narcosobrinos'

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La fiscalía del Distrito Sur de Nueva York entregó a la Corte un informe donde aparecen una serie de chats en los cuales los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas conversaban con terceros, con quienes buscan "cuadrar" negocios ilegales tales como: cobro de coimas, extorsión, asesinatos para cobrar deudas, etc. 
Las comunicaciones forman parte de las evidencias que el gobierno de los EEUU está usando para demostrar que Campo Flores y Flores de Freitas era criminales antes de ser arrestados por la policía antinarcóticos de Haití.

Uso del poder político de su familia para delinquir

El gobierno de los EEUU señala que a comienzos del mes de agosto de 2015, Campo y Flores ​​trabajaron con un núcleo de conspiradores, entre ellos, un hombre al que se ha referido en varias ocasiones como "Pepero", "Ppr" y "Pepe". Los convictos usaron su poder político en Venezuela para enviar grandes cargas de cocaína desde el Aeropuerto Internacional “Simón Bolívar”, en Maiquetía, a otros países.

Según documentos oficiales, los acusados ​​y Pepe trabajaron por primera vez con un grupo de individuos llamados "Mayweather Jr.", "Elio" y "El Samurai", para liberar a un narcotraficante encarcelado en Venezuela llamado Hermágoras González Polanco, a cambio de un pago a los acusados entre aproximadamente uno y dos millones de dólares, y para enviar aviones cargados de cocaína desde Venezuela a narcotraficantes mexicanos conocidos como "taco people" basados ​​en "el sombrero".
Los acusados, Pepe y los miembros de la Organización Sombrero intentaron, pero aparentemente fallaron, utilizar aviones Cessna a hélice y, luego, un avión Gulfstream, para enviar hasta tres toneladas de cocaína desde el aeropuerto de Maiquetía. "Esto no fue un aguijón, y las fuentes confidenciales de la DEA no jugaron ningún papel en estas actividades", dice el fiscal.

Narcotraficantes antes de ser reconocidos por la DEA

Aproximadamente a finales de septiembre de 2015, un venezolano conocido como "Hamudi" presentó a los acusados ​​a un narcotraficante de Honduras llamado, Cesar Orlando Daza Cardona, a / k / a "Flaco", a / k / a "Negrito" k / a "Negrito Nico". Daza, que no actuaba bajo la dirección de la DEA, presentó a los acusados ​​a un narcotraficante y asociado, Carlos Amilcar Leva Cabrera, alias "El Sentado", que sin el conocimiento de los acusados ​​y Daza, estaba intentando cooperar con el Gobierno de los EE. UU. en ese momento.

Entre las evidencias no hay de que El Sentado —ya sea actuando solo o por medio de sus secuaces—, inició el crimen o estableció la participación de los demandados en la conspiración que estaba en movimiento. Daza y El Sentado se reunieron con los acusados ​​en Honduras el 3 de octubre de 2015 y discutieron el envío de cientos de kilogramos de cocaína desde el Aeropuerto de Maiquetía al Aeropuerto Internacional “Juan Manuel Gálvez” en Roatán, localidad del citado país centroamericano. 

Después de la reunión, los acusados ​​y Pepe cambiaron el enfoque de su conspiración de narcotráfico para enviar enormes cantidades de cocaína al aeropuerto de Roatán, que estaba controlado, entre otros, por dos de los coacusados, a saber, Roberto de Jesús Soto García y Carlos González —este último, más tarde, se convirtió en un testigo colaborador—para que CS-1 y su hijo CS-2 pudieran importar las drogas a los Estados Unidos.

Drogas de las FARC
Los acusados ​​negociaron el acuerdo y entregaron una muestra de cocaína a CS-1 y CS-2 durante las reuniones celebradas en Caracas los días 23, 26 y 27 de octubre de 2015. Flores viajó a Honduras el 6 de noviembre de 2015 para negociar los detalles finales del primer envío de 800 kilogramos de drogas que involucró a CS-1 y CS-2, y que Flores acordó en nombre de él y de su primo ​​para enviar a Honduras desde Venezuela el 15 de noviembre de 2015.

La evidencia mostró que los acusados ​​planeaban enviar múltiples cargas de cocaína de varios cientos de kilogramos desde el aeropuerto de Maiquetía para que las drogas pudieran ser importadas a los Estados Unidos. Campo declaró explícitamente, en grabaciones y en comunicaciones electrónicas, que los acusados ​​estaban motivados no sólo por la codicia personal, sino también por su deseo de usar el dinero de la droga para ayudar a financiar la campaña de la primera dama venezolana, Cilia Flores, para obtener una curul en la Asamblea Nacional venezolana.

Los acusados viajaron a Haití para recoger los millones que correspondían al primer envío de drogas desde el aeropuerto de Maiquetía a Honduras y de otros que estaban previsto. En su lugar fueron arrestados y expulsados de Haití. Ambos confesaron sus crímenes cuando fueron interrogados por los agentes de la DEA durante el vuelo que los trasladó desde Puerto Príncipe a Nueva York, donde fueron juzgados y hallados culpables por un jurado.

Conducta adicional relevante a la sentencia

Los teléfonos que poseían los acusados ​​en el momento de su detención en Haití contenían pruebas de conductas delictivas y corrupción adicionales, algunas de las cuales se describen a continuación. El Gobierno notificó a la defensa de estas pruebas durante el descubrimiento, de conformidad con la Regla 404 (b) por carta de fecha 12 de octubre de 2016.

A. La solicitud de Campo de un soborno de 1.5 millones de dólares para recuperar una aeronave de carga de drogas incautada alrededor del 6 de abril de 2015. Un individuo que usó una cuenta de WhatsApp Messenger con el nombre de pantalla "Jonathan Query" ("Jonathan") escribió a Campo sobre una oportunidad de hacer algo de dinero en relación con la recuperación de un avión que había sido incautado por las autoridades antinarcóticos.

Jonathan envió un enlace a un artículo en línea relacionado con el arresto y detención de Juan Carlos Araujo Durán el 30 de marzo de 2015. El artículo indicaba que Araujo Durán, un sargento de la Guardia Nacional Bolivariana y otros 4 hombres, habían sido detenidos en relación con una investigación en curso relacionada con la incautación de aproximadamente 450 kilogramos de cocaína en la República Dominicana, alrededor del 17 de marzo de 2015 , de un jet privado que fue despachado desde Venezuela.

Varias horas después de que Jonathan enviara el artículo, Campo escribió que podía "prepararlo, pero sólo si hablaba directamente con la gente", y ordenó a Jonathan que "inmediatamente les dijera que había que pagar una gran cantidad de dinero y que este tenía que ser pre-pagado antes de tiempo.

Campo también instruyó a Jonathan para "ser claro cuando hablará con ellos  y explicara que están haciendo negocios con un sobrino de alguien…"(haciendo referencia a Cilia Flores).

El 7 de abril de 2015, o alrededor de ese año, Campo escribió a Jonathan: "Me están pidiendo 1,5 millones y hay una manera de sacarlo de allí". Los mensajes intercambiados entre Jonathan y Campo el 13 y 14 de abril sugieren que un asociado de Araujo Durán viajó a reunirse con Campo alrededor de ese tiempo. El 16 de abril, Campo informó a Jonathan que se le había ofrecido "una casa que vale 4 millones", pero la oferta era "pura mierda". Las comunicaciones subsecuentes indican que Araujo Durán no pagó el soborno a Campo.

B. La petición de los demandados de sobornos de deudores de PDVSA

Durante su declaración posterior a la detención, Campo informó a la DEA que su primo, Carlos Erick Malpica-Flores, había rechazado un acuerdo propuesto en el cual Campo buscaría recoger "comisiones", es decir, sobornos, de los deudores del petróleo estatal venezolano Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), a cambio de colaborar con Malpica-Flores para que PDVSA aprobara e hiciera pagos de ciertas deudas. Las comunicaciones incautadas de los teléfonos de los acusados ​​corroboran la declaración de Campo e indican que los acusados, ​​de hecho, persiguieron tal esquema.

El 6 de junio de 2015 aproximadamente, Flores envió a Campo una fotografía de un documento e intercambiaron las siguientes comunicaciones:

Flores: Esta es la empresa que tiene la deuda con pdvsa
Campo: ¿Cuánto es lo que deben?
Flores: Como 38 millones
Campo: ¿De quién es ese?
Flores: Es el tipo de fonseca
Campo: Un mm ok

Flores: Que el tipo va de viaje esta semana y quiere que le digamos algo para finalizarlo todo ahora

En o alrededor del 30 de julio de 2015, Jonathan informó a Campo que estaba en comunicación con una persona que buscaba cobrar deudas de PDVSA.
Campo respondió: "si es Pdvsa recuerda que mi primo está en el tablero, que él es el tesorero. . . . Asi que eso significa que trabajaré de cualquier manera para nosotros.".

El 8 de agosto de 2015, Campo comunicó a Jonathan que él "habló con el tipo" y que, a cambio de un "avance" de $ 2 millones -es decir, un soborno inicial- y un soborno adicional en un total de 8 % de la deuda, PDVSA pagaría el resto de la deuda en una serie de cuotas.

El 9 de agosto, Campo le explicó a Jonathan "la idea es que ese [$ 2 millones de soborno] sea pagado y establecer una reunión con Erick por ahora.

Después de que los deudores comunicaron a Jonathan que no podían pagar el soborno inicial, Campo respondió a Jonathan el 12 de agosto: "De ninguna manera hermano.. no hay vida sin pagar que los 2 millones de dólares… Eso es una pérdida de tiempo… Recuerda que te dije que jugaba sucio y que el tipo es serio, pero si no le pagas no va a empezar a trabajar.

Campo reiteró al día siguiente: "Están tratando con los únicos que pueden resolver" la deuda, y "no hay nadie más alto que Erick". Campo también dijo a Jonathan: "Estoy en medio de todo y el que ejecuta allí es Carlos Erick (Malpica Flores)… Que es mi primo hermano… Él es actualmente la máxima autoridad allí… Porque él es un Flores.

El 16 de agosto, Jonathan informó que los deudores no estaban dispuestos a pagar el soborno.

C. La participación de los demandados en los esfuerzos de cobranza de deudas violentas relacionadas con un acuerdo previo de fraude en materia de drogas.

Durante una reunión de octubre de 2015 en Caracas, Campo dijo a CS-1 y CS-2 sobre al menos una transacción fallida de drogas en la que los acusados ​​habían participado.

Campo explicó que él "consiguió una mala hora una vez" de alguien que le dijo él podría proporcionar "'Cosas muy sólidas, lo mejor que puedes conseguir'". Los mensajes de texto de los acusados ​​demuestran que estaban trabajando con otros para cobrar una deuda relacionada con un fracasado acuerdo de drogas ya en junio de 2015.

El 16 de junio de 2015, Flores y Campo intercambiaron mensajes sobre contactar a un "comisionado de policía" en relación con una reunión de narcotraficantes relacionada con una deuda pendiente. Campo señaló que uno de los traficantes había amenazado con que "estaban pagando un contrato de homicidio por ellos" y "había enviado a sus perros". Flores respondió que "tenía envidia" cuando la amenaza fue transmitida, y Campo dijo que los "rostros" de los deudores eran "graciosos" cuando "él le dijo eso". Campo criticó a otro participante en la reunión por haber "dejado que sus emociones asumieran el control", amenazando con que "incluso 5 años más tarde, todavía lo cortaremos".

El 20 de junio, Flores envió a Campo fotografías de una cabeza humana cortada de un hombre y el tronco desmembrado. Flores también envió una fotografía de dos hombres y una mujer (todos vivos en el momento de la foto), y un intercambio de mensajes en el que le dijo a un asociado que Campo "quiere hablar para que no se metan con la niña" y el asociado accedió a "verse más tarde".

Campo respondió a Flores: "No me lo mande… Dígale que hablaré en persona y que si él no puede hacer nada para hablar con nosotros francamente y que yo me ocuparé de eso a través de otro lugar, pero no voy a dejarla morir así por ninguna razón". Al día siguiente, Flores envió a Campo mensajes de un asociado que escribió: "Ellos ya asesinaron a un tipo que sospechaban que también había contado sobre él. También lo cortaron [.].

El 30 de junio de 2015, aproximadamente, un individuo que usaba una cuenta de BlackBerry Messenger con el nombre de pantalla "Peter pan & campanita", preguntó a Campo si podían reunirse en persona. Campo respondió que Flores asistiría a la reunión e instruyó a Pedro: "no hablar de algo por teléfono… Absolutamente nada… Tenga cuidado con lo que habla sobre los teléfonos."

El 21 de julio de 2015, Campo escribió a Pedro: "El tipo que hicieron hizo las cosas más complicadas."
Campo elaboró ​​entonces: Tuve un gran problema con mi tío Vladimir, que es el Inspector General del CICPC.  Ellos sacaron a Daniel del caso y ahora Daniel está en problemas también, incluso el director de CICPC, José Gregorio Sierra Alta oyó hablar de él y se reunió con Daniel y mi tío y la mierda golpeó al abanico. Aunque les dije que no hicieran mierda ahora. Ahora mi tío quiere follar a todo el mundo que tiene algo que ver con eso, el tipo que maneja las cosas en el DIM  lo llamó, es un espectáculo de mierda ahora, y tengo la casa está en llamas y les dije no hacer eso.

Campo le dice a su interlocutor que está poniendo presión para evitar que las cosas empeoren, “pero el tipo que está consiguiendo Frank y yo es un tonto en problemas.. sólo nos dejó saber después que hizo las cosas. Ahora todo el mundo está hablando de nosotros y tú haces las cosas sin consultarnos y así no es cómo funciona, amigo, si ese fuera el caso, deberías haber hecho las cosas a tu manera y no involucrarnos. Amigo, estoy avanzando con todo, pero usted está metiendo a mi familia en problemas, estoy en muy malos términos con mi tío Vladimir ahora mismo y él tiene el caso ahora, todo lo relacionado con la granada, los rifles y la última cosa que pasó. Sólo sé que no puedo hacer nada más por ti, y no digas que no te advertí”.

Pedro respondió: Darn buddy es raro lo que me estás diciendo, esto porque después de que arrancamos la bomba nos dijiste que no pusiéramos en marcha más bombas y comenzáramos a matar y sabes que el dinero no es solo de nosotros cuatro, que el dinero tiene muchos dueños y de hecho somos los que hemos dejado muchas cosas y aún más estamos super quebrados y queremos recoger ese dinero y lo sabes.
Campo dijo entonces: Ningún tipo después de la gasolinera. Te dije que tomaras dos más abajo porque no podían morir ahora. Te dije antes de encender la bomba que esos tipos tenían que ser asesinados Te dije después -cuando la cosa en la gasolinera en Las Mercedes pasó- que no deberías hacer nada a esos chicos, ahora mismo no deberías hacerlo.

Te dije claramente que no pueden morir por ahora. No ahora, al menos espera un poco para que las cosas se calmen, pero ahora no porque el hecho está siendo investigado y es el DIM y esto atraería más atención, vamos a esperar un poco.

Peter entonces indicó que: "aquí no tomamos decisiones por nuestra cuenta", elaborando:

Recuerda lo complicado que es este negocio, solo fuimos a pedirte ayuda al final porque recuerdas que el plan inicial era hablar con Fernando para que pagara a mi hermano... todo el mundo aquí está quebrado y harto y me imagino que están enojados también todos  los que quieren conseguir su dinero.

Campo respondió, en parte: Entiendo que estés molesto, pero eso no es una excusa para tomar decisiones apresuradas porque cosas como ésta están obligadas a suceder ahora que el tipo está muerto, la familia está lanzando acusaciones y el tipo -cuyo nombre le envié es infierno doblado- colocó la denuncia en un momento, con la esperanza que no llegue a la fiscalía.

Peter continuó: Sí amigo. Yo entiendo pero sabes que este negocio es todo sobre honrar la palabra de uno y sabes cómo los colombianos recolectan su debido amigo de otra manera me dicen cómo se puede recoger algo de todos modos el tipo que murió fue un peligro para nosotros y para usted porque él pidió demasiados preguntas y era demasiado idiota.

Campo respondió: "pero este no fue el momento porque dijo un montón de cosas y ahora el tipo que te envié corre la boca por todo el lugar. . . . Debería haber esperado. .

Peter respondió: "Ningún tipo, no estoy preguntando por Efraín, confiamos en tu hermano [.]".

En comunicaciones separadas transmitidas a través de WhatsApp Messenger, Campo envió a Flores sustancialmente todo este intercambio con Peter, y Flores proporcionó información sobre lo que Campo debería escribir a Peter.

Posteriormente, el 31 de agosto de 2015, Campo hizo referencia al fracasado acuerdo de drogas que llevó a esta deuda de drogas en comunicaciones con Pepe. "La última vez que nos dejaron colgando y tuvimos que pagar un poco de dinero para que me entendieran las chuletas de cerdo, este era tu amigo Juan Carlos".

Refiriéndose a  González Polanco, Campo explicó que "el que está encerrado ha cortado a algunas personas para nosotros y al final fue sólo una tontería".

Al día siguiente, Campo le preguntó a Pepe por "el nombre del tipo encerrado", y Pepe respondió "Hermágoras González", es decir, Polanco, narcotraficante encarcelado involucrado en las negociaciones de los acusados ​​con la Organización Sombrero.