Mostrando entradas con la etiqueta China y Rusia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta China y Rusia. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de marzo de 2022

Joseph Humire: Se equivocan quienes piensan que Nicolás Maduro desistirá de su lealtad a Vladimir Putin y se aliará con EE. UU.

 La visita de emisarios de la Casa Blanca a Caracas no puede interpretarse como un distanciamiento del dictador venezolano con Rusia.

Por Maibort Petit

  Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea en general están cayendo en una trampa, perfectamente diseñada por Rusia y China los cuales tenían perfectamente calculada la reacción del mundo occidental respecto a la invasión-ataque a Ucrania. Vladimir Putin y sus aliados chinos sabían que la Federación Rusa debía enfrentarse a las severas sanciones que le impondrían y se había preparado para ello. A sabiendas de que Occidente no daría una respuesta militar, Rusia actuó en consecuencia y con el apoyo del régimen chino en espera de las sanciones que, cuando se aplican desproporcionadamente, pierden su efecto e impacto y, sencillamente, no tendrán el efecto deseado que es frenar la guerra, mientras, por el contrario, el dólar pierde fuerza, tal como lo planeó el Kremlin.

  Estas consideraciones las formuló Joseph Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS, por las siglas en inglés de Center for a Secure Free Society), quien igualmente, aseguró que Rusia y China actúan conjuntamente a pesar de que esta última en la ONU aboga públicamente por el diálogo y el entendimiento, entretanto actúa tras bastidores en apoyo a Vladimir Putin. Una situación que, sostiene ocurre de igual manera con Nicolás Maduro, quien mantendrá su lealtad con el líder ruso, pese al acercamiento que la Casa Blanca ha iniciado con el régimen venezolano.

    Humire advierte el grave error que cometen quienes piensan —entre ellos el gobierno de Joe Biden— que el régimen venezolano se distanciará del Kremlin en razón de que Washington le ha propuesto comprarle petróleo a cambio de que marque distancia con el gobierno ruso. La inmediata reunión de la vicepresidenta venezolana, Delsy Rodríguez, con el canciller ruso, Serguéi Lavrov, tan pronto hubo terminado el encuentro en Miraflores con los enviados de la administración estadounidense, es un claro ejemplo que lo que ocurrirá de ahora en adelante. Simplemente Nicolás Maduro informará con detalle a Rusia acerca de cada propuesta o planteamiento recibido de EE. UU.

  Una información que, obviamente, será utilizada para manipular y diseñar nuevas actuaciones de parte de la alianza Rusia-Venezuela, pues la sociedad chino-rusa ha emprendido una lucha contra toda la estructura occidental. Y es que, advierte Joseph Humire, las políticas fracasadas lideradas por Occidente permitieron la alineación de los peores regímenes del mundo. “La guerra viene cuando la política fracasa y esto es lo que está pasando”, alerta el director de SFS y se atreve a referir que “estamos entrando en la tercera guerra mundial, como consecuencia de todas las políticas fracasadas de muchos países, no sólo EE. UU., nos han trajeron a este momento”.

  En tal sentido, recordó que las políticas de Barack Obama, Bill Clinton, George Bush apuntaron al empoderamiento de China, la diversificación de Irán y el permitir que Vladimir Putin se impusiera en Rusia “y el resultado de eso es guerra”. Es así que alerta: “No se van a quedar contentos con Ucrania, con Taiwán o el sur de Irak, van a ir por más. Eso lo sabemos porque los observamos Latinoamérica y aunque Washington no lo percibe, sabemos que están dominando esa región también”.

  La acción de Vladimir Putin en Ucrania, nada tiene que ver con los argumentos esgrimidos por Rusia de reivindicación de su soberanía territorial, sino con el deseo de destruir a Estados Unidos. “Hay estar muy pendientes porque ese objetivo está avanzado muy rápidamente y creo que esa es una carta que aún Putin no ha jugado abiertamente”, sentencia Humire.

  Para el especialista en temas de seguridad, la interpretación que hacen algunos respecto a un supuesto distanciamiento que ya estaría teniendo lugar entre Maduro y Putin se equivocan al suponer que regresar a las negociaciones con la oposición en México —en caso de que se produzcan— sería un signo de debilidad, pues por el contrario de los encuentros previos quien salió fortalecido fue el régimen venezolano cuando obtuvo todas las concesiones mientras la alianza democrática no obtuvo nada.

  Apunta Humire el peligro del chantaje que se corre permitiendo que las cesiones de Nicolás Maduro se limiten a la entrega de rehenes y presos políticos, pues estos se convertirían en un incentivo perverso que solamente estimula la captura de más rehenes y el encarcelamiento de más opositores que pasarían a ser moneda de cambio para el régimen venezolano.

  Indica que la guerra también se libra cuando la izquierda avanza en América Latina, encontrándose Colombia y Brasil en la mira, esa es la estrategia en la región, por lo que nada puede interpretarse como pérdida. “Están jugando a apuntar al Caribe. No veo dónde están perdiendo. Están ligando la economía de Venezuela muy intensamente con el Medio Oriente al que quieren convertir en el primer inversor de Venezuela. No importa que Venezuela no alcance el esplendor económico de épocas anteriores, pues lo fundamental para ellos es el poder, desinformar y desestabilizar para introducir nuevas formas de sistemas económicos.

“El objetivo común de Venezuela, Rusia, Irán, China, en el ámbito económico es mezclar lo ilícito con lo lícito, es complementar la actividad legítima que llevan a cabo, con economías ilícitas en el comercio exterior. Implementar el nuevo sistema financiero servirá no solamente para lícito y programas de gobierno, sino también para el delito, los terroristas y narcotraficantes”, sentencia Joseph Humire.





martes, 8 de marzo de 2022

Las Américas no están preparadas para enfrentar y combatir las nuevas formas del crimen organizado: El fenómeno de la digitalización

  La experta en seguridad nacional advirtió que las organizaciones criminales cuentan con mejores recursos que los gobiernos que deben combatirlas.

Por Maibort Petit

   En tiempos de globalización, los gobiernos de las Américas enfrentan a las organizaciones del crimen organizado sin contar con los recursos necesarios para ello, entretanto estas se actualizan constantemente con todos los elementos y herramientas que ofrece la tecnología.


  La advertencia la hizo Celina Realuyo, profesora del Centro “William J. Perry” de Estudios Hemisféricos de Defensa de Washington DC, Estados Unidos, durante el Foro Parlamentario de Inteligencia y Seguridad, ciudad de Guatemala que tiene lugar en con el auspicio del Congreso de dicha república centroamericana.
   La experta en temas de seguridad nacional, advirtió que los adelantos y beneficios tecnológicos del mundo globalizado trae consigo igualmente están disponibles para los agentes del crimen organizado, las cuales, aprovechando las ventajas que ofrece el mundo interconectado, han intensificado tráfico de drogas, trata de personas, migrantes y el comercio irregular de armas.

  Realuyo mostró el lado oscuro de la globalización e hizo referencia a los factores que contribuyen a la globalización de las redes ilícitas en Latinoamérica y el Caribe. Veamos:

1. La inseguridad y la corrupción

  Celina Realuyo dejó sentado que la corrupción es la condición básica para que los grupos armados y criminales promocionen sus “nefastas agendas”, en razón de que la institucionalidad es muy débil, obstaculizando el mantenimiento del orden y la paz en estas democracias, por lo general muy jóvenes.

  La inseguridad ciudadana también prevalece como consecuencia de la inequidad, una situación que aprovechan actores externos que se inmiscuyen en los asuntos políticos, sociales y económicos de los países de la región. A esto se suman los desastres naturales característicos de la región.

2. Convergencia de las redes ilícitas

  En las Américas, refiere la experta, EE. UU. es el país destino de drogas y migrantes irregulares, al tiempo que es también el mayor exportador de armas y dinero sucio.

  Realuyo advierte, que ya no se debe hablar de países productores, tránsito y consumo, porque los países de la región con el flagelo del desarrollo de drogas sintéticas ya se encuentran en las tres fases.

  Explica que en la actualidad se habla de un mundo ciber-físico, pues todas estas actividades ilícitas del mundo real, ahora se complementan en el ciberespacio —a través de la promoción y venta en línea de productos y servicios— y también enriqueciendo y empoderando las redes ilícitas, ya sean criminales o terroristas.

3. El impacto del Covid-19

  Aunque los delitos del crimen organizado no son nuevos conceptos, Celina Realuyo refiere que con la globalización se han incrementado en términos de magnitud, velocidad y riqueza. Indica que ahora los grupos criminales y/o terroristas disponen de más recursos para comprar más tecnología, la cual muchas veces supera a la de los servicios de seguridad encargados de contrarrestar estos fenómenos.

 Durante la pandemia estos grupos criminales y/o terroristas se adaptaron a las nuevas tecnologías y aprovecharon el ciberespacio para multiplicar sus mercados ilícitos.

4. Flujos financieros ilícitos

  Celina Realuyo informa que las organizaciones criminales y/o terroristas se valen del ciberespacio y las criptomonedas para ampliar sus opciones para lavar y esconder el dinero de sus actividades.

5. Economía ilícita empoderada

  Las redes ilícitas se han empoderado, de acuerdo a la experta, quien refiere que el Darknet y las criptomonedas le ofrecen oportunidades para afianzarse. Entretanto, ellas se fortalecen, los gobiernos están muy atrasados respecto a las novedades de la digitalización de las redes ilícitas. Además, durante la pandemia, los grupos criminales y/o terroristas amplificaron y expandieron sus mercados al ciberespacio.

6. Las redes sociales facilitan las redes ilícitas

  Celina Realuyo refiere que las redes sociales facilitan el narcotráfico, la trata de personas, el reclutamiento de jóvenes por pandillas, carteles, terroristas, en razón de la imposibilidad de poder establecer un monitoreo de las mismas.

7. Espectro de amenazas cibernéticas

 Existe un espectro de amenazas cibernéticas —ciberataques y ciberinseguridad—  en términos de estado-nación; como también están los ciberdelitos; además del activismo con motivaciones más políticas y el uso del internet por grupos criminales y/o terroristas.

8. Competencia de las grandes potencias

  Las grandes tres potencias —Estados Unidos, China y Rusia— compiten entre sí y buscan influir en las Américas y en los acontecimientos que tienen lugar en este hemisferio.

9. Rivalidad entre EE. UU., China y Rusia

  Celina Realuyo indica que cada país —no solamente Estados Unidos, China y Rusia— dispone de ciertos instrumentos de poder nacional, como la diplomacia, fuerzas armadas, información, herramientas económicas, observándose en la región una inversión estratégica por parte de las tres potencias en muchos países de las Américas.

  Esto lo hacen de acuerdo a sus intereses, siendo la información, las noticias falsas en redes sociales, la manipulación de estas últimas, herramientas bien para dar una impresión positiva, como sobre todo, para afectar la imagen de ciertos gobernantes de la región.

10. La zona gris

  La experta en seguridad explica que como zona gris se conoce el periodo intermedio entre la paz y la guerra, tiempo en el cual se complica enfrentar un adversario.

  En este tiempo operan los estados malditos, gobiernos autócratas como China, Rusia, Irán, Corea del Norte, y en nuestro hemisferio a Venezuela, Nicaragua y Cuba; también las redes ilícitas que son aprovechadas por las redes criminales pues en la zona gris no existen reglas de comportamiento; en la guerra híbrida se mezclan todos los instrumentos de poder para atacar y degradar el estado nacional.

11. Digitalización de las redes ilícitas

 Celina Realuyo explica que opera una digitalización de las redes ilícitas, las cuales evolucionan y se adaptan más rápido que los gobiernos encargados de promover la seguridad y la prosperidad.

  Esto es un riesgo para las Américas, toda vez que se está socavando la economía lícita y el sistema financiero; se incrementa la inseguridad; los grupos ilícitos o ciertos partidos indagan cómo aprovechar el ciberespacio para desestabilizar la sociedad.

12. Cooperación necesaria

 Por último, Celina Realuyo alerta sobre la necesidad de que se produzca la cooperación interagencial como un esfuerzo de todos los gobiernos, pero también un esfuerzo internacional para enfrentar y combatir la digitalización de las redes ilícitas en el nuevo orden mundial.