Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de marzo de 2020

EE. UU. debe frenar la expansión de China, Rusia e Irán en el hemisferio occidental

  Especialistas centraron su exposición en los avances que estos regímenes han experimentado, especialmente, en América Latina, particularmente en Venezuela.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  De lograr la reelección en la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump debe incrementar sus esfuerzos para frenar la expansión que China, Rusia e Irán han experimentado en América Latina, especialmente en Venezuela. Así lo advirtió Joseph Humire, quien alertó sobre el hecho de que dichos países han estado asumiendo el control a sabiendas de que la solución al conflicto que la nación suramericana vive, está más allá de sus propias fronteras pues, “la solución de Venezuela ya no está dentro de Venezuela, sino que está fuera de su control”.
Un cartel muestra al secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, al presidente venezolano Hugo Chávez y al líder árabe Jamal Abdel Nasser el 7 de diciembre de 2006 en Beirut. (foto cortesía AFP)
  “Creo que, dentro de un año, el presidente Trump tendrá que lidiar muy seriamente con la crisis de Venezuela y tendrá que lidiar con ella en una plataforma global y lidiar con ella neutralizando a Irán, Rusia y China y sus actividades a este lado de la carretera. [Se requiere] Básicamente, un renacimiento de la Doctrina Monroe, pero incluso mejorada, lo que yo diría sería la Doctrina Trump”.
   Estas fueron parte de las reflexiones surgidas durante el CPAC 2020 en la jornada en que fue abordado “El nuevo eje del mal” en el contexto del temario de “Lo que yace debajo de la superficie: la lucha global por los recursos y el eje del mal socialista del siglo XXI”.
  Los exponentes fueron Erielle Davidson, del Centro para Oriente Medio y Derecho Internacional de la Universidad George Mason; Joseph Humire, del Centro para una Sociedad Libre; Kim Kwang-dong, PhD, Autor; bajo la moderación de Gordon Chang.

  Partiendo de la tesis que sostiene que, durante la última década, China, Rusia, Irán y Corea del Norte han conformado una coalición para oponerse, no solamente a Estados Unidos y a Occidente, sino al resto del mundo, Joseph Humire advirtió que Venezuela se ha convertido en el mayor desafío para los Estados Unidos, algo que puede constatarse al examinar la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE. UU., que se publica anualmente la Casa Blanca, donde se analiza lo que se denomina la era de la Gran Competencia de Poder (GPC).
  En este sentido, Humire subraya que la lucha no es únicamente contra las amenazas transnacionales como el terrorismo o el crimen organizado, sino también contra actores estatales que trabajan mancomunadamente con Rusia, China, Corea del Norte, Turquía e Irán. En este contexto, Venezuela —que recibe apoyo continuo de Cuba— es un escenario donde todos estos países están presentes en procura de su desestabilización, tal como lo hicieron con Siria y en donde se accionan armas de guerra asimétrica. “La migración ha sido una especie de arma de guerra, el narcotráfico se ha convertido en un arma de guerra. Utilizan otros elementos que no son tradicionales para poder desestabilizar la región para deslegitimar a los Estados Unidos”, alerta.
Erdogan, tras recibir el 3 de diciembre en Caracas una réplica de la espada de Bolívar de manos de Maduro
El papel de Irán

  En particular, sobre la presencia de Irán en Venezuela, Joseph Humire se remite a su libro “La penetración estratégica de Irán en América Latina”, publicado en 2014, en el que hacía mención a los métodos encubiertos utilizados para llevar a cabo esta penetración, entre los que refirió el que llegó a conocerse como el vuelo de “aéreo terror” como lo denominó la inteligencia brasileña, que operó entre 2007 y 2012, en el que se transportaban terroristas desde Irán y Siria a Venezuela. Se refiere el expositor al vuelo de la aerolínea venezolana Conviasa, el cual se instrumentó a pesar de que “no hay turismo entre estos dos países. Entonces, no fueron los turistas los que fueron traídos en estos vuelos, fueron terroristas. Ese vuelo se detuvo en 2012 y recién comenzó hace dos semanas, nuevamente. Ese mismo avión —es un Airbus A340— de Conviasa que aterrizó en Venezuela hace dos semanas y fue a Uruguay, Nicaragua, Panamá y Venezuela. Ésta es la aerolínea nacional de Venezuela, pero los pilotos son iraníes. Eso es solo para mostrarle el nivel de confianza que estos países tienen entre sí”.
  A estos comentarios se suma el de Erielle Davidson, quien recuerda que Irán, como actor importante en el Golfo Pérsico y Medio Oriente es igualmente la principal amenaza para Israel. Recordó que, durante la administración de Barack Obama, el país islámico quiso vender una falsa imagen de nación que buscaba la paz, lo cual desembocó en la firma del acuerdo sobre las armas nucleares. Una estrategia que contrasta con la implementada en el actual gobierno de Donald Trump, cuando se ha demostrado la existencia de un tercer camino o alternativa, a saber, la presión máxima.

  Agrega que hacia esa dirección apunta el plan del secretario de estado, Mike Pompeo, respecto a Irán, el cual ha demostrado que el país oriental “retrocederá si mostramos un poco de fuerza. Creo que eso es importante porque, nuevamente, cuando llegamos a los años de Obama, nos dijeron que la única opción que teníamos era apaciguar a los mulás. La única forma en que pudimos hacer eso fue levantando las sanciones y, por lo tanto, creo que ahora más que nunca, es un giro positivo de la administración Trump cuando estamos viendo una realineación del Medio Oriente”.

  Subraya que Israel está descubriendo que tiene una serie de aliados en el Medio Oriente que “realmente temen genuinamente el surgimiento del régimen iraní y la exportación de la revolución entre comillas”.

   Erielle Davidson se refiere a las estimaciones de algunos expertos que, de no revertirse lo establecido en el acuerdo nuclear con Irán, consideran que Irán podría erigirse como una amenaza importante que puede desarrollar un dispositivo nuclear importante. Se remite a la Resolución 2.231 del Consejo de Seguridad de la ONU, el cual se constituye como la contraparte del acuerdo con Irán, donde se estipula que, “si algún estado participante de JCPOA decide invocar la cláusula de reversión, todas las sanciones que se han rescindido previamente en virtud del acuerdo con Irán se aplicarán nuevamente”.

  Esto, advierte, aterroriza a Irán pues ello significa que al régimen de sanciones que Estados Unidos aplica, se sumarán las que el resto de los países del Consejo de Seguridad deberán también aplicar en consonancia a lo establecido en la resolución.

 La disposición de reversión de sanciones permitiría que las sanciones contempladas en las en seis resoluciones diferentes podrían ser invocadas si se comprobare el incumplimiento lo establecido en la 2.231 por parte de Irán. “En particular, hay tres sanciones diferentes que expiraron o expirarán muy pronto en octubre de 2020, este año, (quinto año), tendremos un embargo de armas que supuestamente se levantará, por lo que ahora Irán podrá comprar armas que no pudieron comprar previamente. También tenemos una prohibición de misiles, creo que eso se reducirá en el año ocho y luego en el año diez, no se nos permitiría imponer sanciones a Irán, en teoría, en absoluto”.

  Cree Davison que tal posibilidad aterroriza a Irán porque ello significa, no solamente que el régimen de sanciones por parte de Estados Unidos continuará, sino que todos los demás miembros del Consejo de Seguridad de la ONU tendrán que imponerlas también, es decir, Rusia y China, “todos los aliados tibios de Irán (…) El Departamento de Estado nos ha alertado al respecto, por lo que debemos ser conscientes de que eso podría estar viniendo en camino. Ha recibido mucha atención porque cuando la cláusula se coló en el acuerdo con Irán en 2015, nadie sospechó que un presidente de Estados Unidos lo usaría. Legalmente, es factible. Diplomáticamente, es una pregunta completamente diferente”.

  Por su parte, Kim Kwang-Dong toca lo inherente al papel de Corea del Norte como aliado y contribuyente del programa nuclear iraní y alerta acerca de la efectividad de las sanciones internacionales en materia de disuasión y negociaciones. Asegura que China se encuentra por detrás del régimen coreano. “China es el actor real que está detrás de todas estas presiones y está aplicando esta presión teniendo a Corea del Norte como frontera y escondiéndose detrás de Corea del Norte. China es el actor que aplica toda esta presión”.
Imagen cortesía Fox News.
   Para Erielle Davidson es fundamental que a Estados Unidos y su política de incrementar la presión, se sume Europa la cual, es preciso que abandone su tibieza a la hora de sancionar a los países infractores, especialmente Irán. “Aún estamos otorgando exenciones de sanciones a varios países, especialmente en Europa. Los europeos han sido muy tibios cuando se trata de Irán por una serie de razones, principalmente económicas, porque hay mucha integración con el comercio europeo e iraní. Pero, en general, creo que los europeos están muy nerviosos acerca de cómo se va a comportar la administración Trump en los próximos seis meses, especialmente con respecto a la disposición 2.231”.

  Mas allá de las sanciones de carácter económico, Joseph Humire hace referencia a las acciones emprendidas por Estados Unidos contra figuras fundamentales de estos regímenes, como es el caso del general Qasem Soleimani. “Debo felicitar al presidente Trump por uno de los movimientos más escalofriantes que se han hecho en el Medio Oriente en los últimos 20 años. Al matar al general Qasem Soleimani, no solo mató a un general. Realmente desestabilizó toda la infraestructura de un régimen terrorista que se había exportado a todo el mundo. Había aliados de Irán, desde Venezuela a Rusia, completamente en estado de shock, porque nunca vieron venir esto”.

  En tanto para Humire no se puede considerar como retroceso esta acción, dado el papel que Soleimani tuvo, no solamente en Irak, sino por su patrocinio del terror en todo el Medio Oriente y el mundo, “también en la guerra civil en Yemen, en la guerra civil en Siria, en el conflicto en Venezuela. La idea de usar los conflictos como una forma de desestabilizar es algo que Soleimani entendió porque usan redes. Las redes no estatales son actores no estatales, hacen esfuerzos cohesivos”.

  Acusó a Soleimani de valerse del narcotráfico y el terrorismo como herramientas, de unirlos, algo realmente significativo si se toma en cuenta el componente teológico.

 Descubrimos que, cuando se trata de redes logísticas, trabajan juntas, por lo que creo que el retroceso ocurrirá con más confianza en el Medio Oriente y en aquellas empresas que reciben apoyo de otras partes del mundo, como América Latina.

China extiende su influencia

  Sobre el papel de China en Latinoamérica, Humire alerta que los intereses de del país asiático van más allá de lo económico y su influencia abarca, incluso, a lo militar, lo estratégico, la inteligencia. La influencia china se extiende y la nación oriental intenta infiltrarse en las economías de unos 70 países en el mundo. Tal posición, por supuesto, tendrá un peso fundamental a la hora en que China tenga que tomar decisiones en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU. Por tanto, cualquier resolución que se adopte estará irradiada igualmente hacia todo el eje de influencia chino.

  Humire advierte que es un error pensar que el único interés de China es su inversión económica. Eso es un mito, alerta. Advertencia que hace a propósito del avance chino en Venezuela y su apoyo al régimen de Nicolás Maduro donde han realizado inversiones por el orden de los 63 mil millones de dólares —una deuda que no cuenta con el aval del Poder Legislativo venezolano— y donde ha dirigido programas de tarjetas electrónicas para el control social y la organización.

  En tal sentido, Joseph Humire explica que el dinero que China ha invertido en Venezuela lo ha hecho a sabiendas de que, igualmente, está comprando su acceso a sistemas de inteligencia, al territorio, a redes. Es decir, China ha usado Venezuela como plataforma de lanzamiento para controlar toda la región.
  Recordó que, en Argentina, China tiene una estación espacial satelital dirigida por el Ejército de Liberación del Pueblo, la cual es controlada por militares chinos. Se trata de un acuerdo firmado por Cristina Kirchner, la ex-presidenta y vicepresidente actual. Tal acuerdo fue rechazado pro Mauricio Macri al llegar a la presidencia e intentó por fin al mismo, pero no fue posible. El contrato contiene una cláusula en la que amarraron todas sus demás inversiones a éste, de manera que al renegociar lo relativo a la estación espacial, debían revisar cada una de las inversiones comerciales de China en Argentina. “Eso significa que, si negocian el satélite, deben renegociar los proyectos de infraestructura, los créditos, los préstamos, todo. China los engañó y trajeron una estación satelital militar china a su territorio”.

  Humire hace mención a que China controla, por lo menos, 50 por del Canal de Panamá desde hace 30 o 40 años. “Han estado comprando territorio alrededor de los canales, puertos e instalaciones que se extienden hasta Nicaragua y hasta Chile a lo largo de la costa del Pacífico y el Caribe. China es muy estratégica sobre lo que hacen”.

  A su juicio, China estudió muy bien la región desde hace mucho tiempo, sus ecosistemas, Los Andes, el Cono Sur, el Amazonas y el Caribe y ahora están tratando de construir una infraestructura comercial alternativa para poder reemplazar el Canal de Panamá e desplazar el acceso al mercado estadounidense. “Es una estrategia a muy largo plazo, una estrategia muy inteligente, pero solo se hace con la complicidad de los estados latinoamericanos y eso es contra lo que tenemos que luchar. Si perdemos nuestra libertad en América Latina, perdemos nuestra libertad en todo el mundo: eso es el 60 por ciento del acceso al mercado para los Estados Unidos”.

  Estima que Estados Unidos no le ha prestado suficiente atención a nuestro propio hemisferio, ni ha estado atento a sus asuntos e inquietudes. Con esta actitud contrasta lo que, por el contrario, Rusia, China e Irán, han tenido sumo cuidado en hacer, expandiéndose por la región. “De hecho, comercialmente lo están comprando todo”.

 Joseph Humire subraya el hecho de que EE. UU. haya permanecido sumamente atento a lo que ha ocurrido en Siria durante los últimos 8 años, pero se ha mantenido indiferente a lo que ha estado sucediendo en Venezuela, que se encuentra a solamente a 1.500 millas de Florida. “Eso es muy preocupante. Vea el número de los refugiados aumentan en 2.5 millones y para esta fecha el próximo año probablemente reemplazaremos la crisis de refugiados sirios. Eso es insostenible”.

 Sobre esta expansión China, Kim Kwang-Dong advierte que esta nación proporciona una energía estratégica a Corea del Norte y permite que los coreanos trabajen en China con la posibilidad de enviar sus salarios a su país. 

  Sostiene que Corea del Norte trabaja arduamente en aras de obtener el apoyo de China. En términos de entablar negociaciones con Corea del Norte, si Estados Unidos espera que cedan en su posición “que en realidad es lo que China quiere”, la nación coreana seguirá ganando terreno. “Hasta el momento hubo seis pruebas nucleares y hubo muchas provocaciones y aunque se hicieron esfuerzos para evitar que ocurrieran, como resultado, en cualquier caso, terminó debilitando la alianza entre los EE. UU. y Corea y eso también tienen un impacto diferente. Al debilitar la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur y también al reducir los ejercicios militares que están ocurriendo entre los dos países, está ocurriendo exactamente lo que tanto China como Corea del Norte querían”.

Europa reacciona, pero algo tarde

  Entretanto, Erielle Davidson ve que Europa ha comenzado a reaccionar ante la influencia y expansión China, aunque advierte que lo hace algo tarde.

  Hace mención al hecho de que la Unión Europea haya aprobado la resolución 452, la cual estableció los lineamientos que rigen la inversión extranjera directa, especialmente en lo atinente a la iniciativa de China que había comenzado en 2013, consistente en infiltrarse en las economías de 70 países en todo el mundo, incluidos los principales actores de la UE.

  El deseo de algunos países de abandonar la Unión Europea obedece a su rechazo a estas nuevas condiciones que rigen la inversión. Un ejemplo de ello es el Brexit. Igualmente, Italia quiere seguir teniendo inversiones de China, pues siente que “está ayudando a su economía, les gusta, probablemente no piensen a largo plazo, lo que creo que es un gran error. Eso es algo en lo que se debería pensar globalmente sobre cómo podemos ayudar a estos países cuyas economías podrían ser más vulnerables a la inversión china”.

China el coronavirus

  Capítulo aparte hacen los especialistas para referirse a la crisis que mundialmente se vive por la pandemia del coronavirus, la cual tiene su origen en territorio chino y ante la cual, el gobierno de la China mantuvo un gran hermetismo durante su aparición y primeros avances.

  Durante seis semanas, el sistema político chino, caracterizado por la censura, permitió que una enfermedad altamente transmisible asolara su territorio y al pueblo chino sin que se informara claramente al respecto a objeto de que se implementaran medidas de protección y de freno a la epidemia.

 El moderador Gordon Chang comenta como China decidió incrementar aún más control sobre la información, “por lo que estamos viendo que un virus común, se convirtió en una epidemia en toda China y quizás en una pandemia en todo el mundo”.

  Erielle Davison agrega que a esto se suma algo de apatía política, en tanto las personas pareciera que se resignan a la estructura del gobierno en aras del avance económico. “Pueden ver el hecho de que la pobreza global se ha reducido a la mitad en los últimos 40 años y casi exclusivamente en China e India. Y es debido a ese bache económico que las personas a veces se vuelven políticamente apáticas”.

  Refiere que igual sucedió en la Unión Soviética después de que Vladimir Putin llegó al poder. “Hubo un gran aumento en los precios del petróleo después de que Yeltsin salió y la gente comenzó a asociar el progreso económico con el régimen de Putin, imponiéndose. Una especie de complacencia política”.

  Algo que Joseph Humire estima no que ha ocurrido en Irán, donde el pueblo ha demostrado una y otra vez su inconformidad con el régimen de gobierno. “Han estado protestando desde 2009 (…) los estudiantes han estado protestando una y otra vez y se han dado cuenta de que no pueden hacer esto solos. No tienen ningún apoyo y creo que confían en el gran poder de los Estados Unidos que puede lidiar con los grandes poderes que los están oprimiendo por dentro”.

  Para finalizar, Erielle Davison subraya lo fundamental que es neutralizar a Irán, una tarea que no se puede llevar a cabo solos, sino que requiere del concurso de todos los países.  Por ello toca ejerce una presión al máximo. “La economía iraní está sufriendo, pero todavía está relativamente a flote y lo que es realmente interesante es que el coronavirus en este momento está llegando al escalón superior del liderazgo iraní. Muestra cuán fracturado y cuánta disidencia hay dentro de la sociedad iraní y cuánta información falsa es realmente difundida por el gobierno iraní. En este momento, Irán está experimentando presión desde adentro y desde afuera, pero nuevamente la campaña de presión máxima puede hacer mucho”.