Mostrando entradas con la etiqueta CADAFE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CADAFE. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de noviembre de 2020

Nervis Villalobos Cárdenas: ex-funcionario chavista vinculado a varios casos de corrupción

   La justicia de varios países lo reclama para procesarlo por los delitos presuntamente cometidos.

Por Maibort Petit

   El nombre de Nervis Villalobos Cárdenas ha adquirido notable resonancia a la hora de hablar de la corrupción imperante en Venezuela, toda vez que figura en una serie de casos que han significado la pérdida de miles de millones de dólares del erario público.

   Natural de Maracaibo y casado con Milagros Coromoto Torres. Ingeniero eléctrico egresado de la Universidad del Zulia, Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas, se desempeñó como viceministro de energía eléctrica durante la presidencia del finado expresidente, Hugo Chávez Frías. A este viceministerio llegó de la mano de Rafael Ramírez. De hecho, en varias oportunidades, fue nombrado encargado del Ministerio de Energía y Minas, cuando Ramírez se ausentaba.

   También fue director general de Energía del Ministerio de Energía y Minas durante la gestión de Alí Rodríguez Araque. Antes de esta posición trabajo en Enelven donde ocupó cargos gerenciales.

  En la cartera eléctrica, Villalobos Cárdenas se encargó de planes de incremento de la generación eléctrica, a través de proyectos que luego fueron denunciados como focos de corrupción.

  El portal Poderopedia[1] refiere que desde el inicio de su gestión en la administración pública comenzaron a surgir denuncias sobre las irregularidades supuestamente por él cometidas. La Consultoría Jurídica de la Fundación para el Desarrollo del Servicio Eléctrico (Fundelec), advirtió en 2003 que una serie de evidencias señalaban la comisión de irregularidades en la ejecución de 8 mil millones de bolívares por parte del Ministerio de Energía y Minas correspondientes a un contrato para una campaña de concientización del ahorro energético destinada a varios canales de televisión. Precisaron los abogados de Fundelec que Villalobos Cárdenas, que para entonces era director general de Energía del ministerio, suscribió los contratos con las televisoras aún cuando carecía de facultades para ello. Por este mismo caso fue objeto de investigación por parte de la Contraloría General de la República y el Ministerio Público.

Denunciado por Tascón

  Para el año 2007, el fallecido diputado oficialista, Luis Tascón, lo denunció de ser responsable de contratar empresas incursas en malversación de fondos en la construcción de la central eléctrica Fabricio Ojeda, mejor conocida como La Vueltosa, ubicada en el estado Mérida. El parlamentario acusó una presunta estafa de USD 60 millones en aquel proyecto y dijo que Villalobos, incluso contravino las observaciones formuladas por el personal técnico.

  Desde el año 2009 tiene a su cargo la dirección de la empresa Ingeniería Gestión Proyectos Energía, C. A. de la cual es propietario del 50 por ciento de las acciones. Su esposa es dueña del restado 50 por ciento. Se trata de una compañía que ofrece servicios de ingeniería eléctrica y figura en el Registro Nacional de Contratistas con dos contratos de asesoría para la compañía Logistic Logs Cargo, C.A., que a su vez presta servicios de transporte y almacenaje para la Electricidad de Caracas.

  Además de viceministro de energía eléctrica, Nervis Villalobo ocupó en paralelo la presidencia de la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe) y anunció desde 2005 una inversión millonaria de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) en obras eléctricas para enfrentar la crisis eléctrica.

Socio de los bolichicos

  Fue señalado por el exembajador de Estados Unidos en Venezuela, Otto Reich, como el responsable de ofertar sobornos de parte de la empresa Derwick Associates ante el exministro Rafael Ramírez.

  Villalobos lo negó y aseguró que sólo se dedicaba a la consultoría. Un reportaje de Últimas Noticias publicado en diciembre de 2012, refiere que Nervis Villalobos era usuario frecuente del mismo avión con siglas de EE. UU. empleado por los directivos de Derwick.

  El diario zuliano La Verdad publicó en octubre de 2014 una nota en la que se hacía referencia a otros hechos de corrupción en la construcción la planta de generación Termozulia IV, ubicada en el Complejo Termozulia, en el municipio La Cañada de Urdaneta de esa entidad. El trabajo periodístico mostraba un documento de la empresa contratista estadounidense Energy Parts Solutions, el cual indicaba que por lo menos USD 9,3 millones de los USD 66 millones destinados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) para la compra de dos turbinas, fueron desviados para el pago de “comisiones”.

Con la plata en Andorra

   El diario español El Mundo publicó en marzo de 2015, una nota en la que a Nervis Villalobos se le incluía entre un grupo de altos jerarcas del gobierno venezolano con cuentas en el Banco de Madrid y el Banco Privado de Andorra. Dichos ahorros en dólares supuestamente era dinero proveniente de las comisiones obtenidas en negociaciones irregulares con la empresa española Duro Felguera, la cual en 2009 obtuvo el contrato para construir la central eléctrica El Sitio en los Valles del Tuy, Miranda, por más de USD 2.000 millones.

   Y es que Villalobos Cárdenas figura junto a Diego Salazar y Omar Farías Luces, en la rogatoria internacional que la jueza de instrucción de delitos económicos, Canólic Mingorance Cairat, de la Sección de Instrucción Especializada I de la Bastilla de Andorra remitió a la Fiscalía General de la de Venezuela en 2012.

  El documento muestra los movimientos de cuentas que Villalobos, Salazar y Farías Luces, realizaron en la BPA a través de un conjunto de empresas de fachada, lo cual les permitió lavar el dinero proveniente de comisiones cobradas a cambio de la aprobación de contratos de PDVSA[2].

La empresa en España

  El portal KonZapata reveló en 2015 que Nervis Villalobos y su esposa, Milagros Coromoto Torres, son propietarios de una empresa registrada en Madrid de nombre Kingsway Europe SI, la cual tiene un capital de 1.5 millones de euros. Agrega la reseña que el 13 de octubre de 2014 se hizo una actualización del registro y el capital se elevó a 3 millones de euros.

  Por su parte, el portal El Confidencial recogió en una nota en septiembre de 2016 las declaraciones de Nervis Villalobos en las que negó las irregularidades acusadas en el cobro que recibió en Banco Madrid.

El caso KCT

  Nervis Villalobos igualmente se vio involucrado en el caso de los empresarios cubano-americanos Luis Díaz Jr. y Luis Javier Díaz, padre e hijo, quienes fueron encontrados culpables por un jurado de Nueva York por ayudar a lavar millones de dólares a funcionarios y exfuncionarios del gobierno venezolano, así como a varios contratistas que recibieron que negociaron irregularmente con PDVSA y Corpoelec para atender la emergencia eléctrica.

  Durante el juicio se conoció que los Díaz usaron su empresa Miami Equipment & Export para transferir más de USD 100 millones a varias empresas venezolanas, que de este modo triangulaban pagos de sobornos a funcionarios y ex funcionarios chavistas con cuentas bancarias en paraísos fiscales. Entre estos los funcionarios se encontraba Nervis Villalobos Cárdenas, así como Fidel Ramírez Carreño (hermano de Rafael Ramírez), Enrique Rafael Cid Montes (asesor del exministro de Energía y Minas, Jesse Chacón), Mario Vega Pérez (Ingeniero empleado de Cadafe), José Luis Léon, Teddy Peralta (Ingeniero Electricista de Cadafe), José V. Rangel Mendoza y Ali Enrique Matute Tovar (Corpoelec y Cadafe).

  En este proceso se supo que Nervis G. Villalobos Cárdenas recibió millones por asesorías que llevó a cabo, pues los expertos del FinCEn mostraron un balance que señalaba que el exviceministro de Energía Eléctrica recibió de la empresa de los acusados más de USD 17 millones a través de la empresa Kingsway LDA. Los fiscales mostraron falsas facturas firmadas por Villalobos Cárdenas donde se reflejaba que había hecho asesorías en varios proyectos de ingeniería, entre ellos destacaba uno en la planta termoeléctrica Bajo Grande, ubicada en el estado Zulia[3].

Acusado en EE. UU.

  Atendiendo a una orden de arresto emitida en su contra en Estados Unidos, Nervis Villalobos fue detenido el 26 de octubre de 2017 en España. Los cargos imputados son por su presunta participación en un plan de sobornos relacionado con PDVSA.

  Además de Villalobos, la Guardia Civil española detuvo a Luis Carlos de León y César Rincón Godoy, pues el Departamento de Justicia los acusa de diseñar un esquema de corrupción en PDVSA en Houston que significó, supuestamente, la malversación de fondos destinados a atender la emergencia eléctrica en Venezuela.

   En la acusación aprobada por un Gran jurado con contra de Javier Alvarado Ochoa, expresidente de Bariven, así como contra dos gestores patrimoniales europeos de haber lavado dinero proveniente de las arcas de Petróleos de Venezuela, se conoció el esquema de corrupción que incluyó el pago de más de USD mil millones en coimas que condujo a la cárcel a más de 20 personas, entre ellos Roberto Rincón y Abraham Shiera.

   En los alegatos generales de la acusación se refiere que Nervis Villalobos Cárdenas, Alejandro Isturiz Chiesa, Rafael Reiter Muñoz, Javier Alvarado Ochoa, Daisy Rafoi-Bleuler y Paulo Casqueiro Murta violaron la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero al pagar sobornos a oficiales de PDVSA, a través de Bariven en su sede en Houston.

  Entre 2011 y 2013, Nervis Villalobos, Alejandro Isturiz, Rafael Reiter, Javier Alvarado, Luis Carlos De Léon Pérez y César David Rincón Godoy solicitaron a los contratistas de PDVSA el pago de sobornos y comisiones a cambio de proveerles asistencia en la obtención de contratos. También brindaron "los servicios" de gestoría para lograr que la petrolera les pagara las facturas que adeudadas de manera expedita durante la crisis de liquidez que experimentó la estatal en el período en el que se desarrolló la conspiración[4].

Ante la justicia

   Un juzgado de Andorra lo procesó el 13 de septiembre de 2018, por su presunta vinculación en la legitimación de capitales en establecimiento bancario y por su supuesta pertenencia a una red de corrupción que entre 2007 y 2012, cobró sobornos de empresas a cambio de la adjudicación de contratos de PDVSA. Nervis Villalobos habría movilizado 124 millones de euros a través de una decena de depósitos en Andorra.

  La Audiencia Provincial de Madrid admitió el 14 de septiembre de 2018, el recurso que la defensa de Villalobos —detenido en octubre de 2017 y en libertad desde el 11 de octubre de 2018— interpuso contra su detención dictada por un juez en mayo de 2018. La orden de arresto del magistrado obedeció a una investigación por un delito de lavado de dinero que supondría una transferencia de casi USD 7 millones que Villalobos hizo entre octubre de 2011 y junio de 2012 a la sucursal en Lisboa del Banco Madrid. La Audiencia consideró que “en el presente momento no se ve con suficiente claridad” que la transacción “pueda desembocar en una condena penal”.

   Un trabajo de investigación de El País dio a conocer que la empresa energética vasca Elecnor, supuestamente pagó USD 11,5 millones a Villalobos. Esto habría ocurrido entre 2010 y 2012 para supuestos asesoramientos. Sin embargo, los documentos en poder del diario español indican que Nervis Villalobos otorgó dos contratos a Elecnor, en donde esta se comprometía a pagar un 5 por ciento de comisión a dos empresas del exministro chavista por el proyecto de la planta termoeléctrica Juan Manuel Valdez en Güiria, estado Sucre.

  Y aunque Elecnor  niega la contratación de Villalobos, en uno de los papeles en poder de los tribunales de Andorra al que El País tuvo acceso revela que el entonces director del área internacional de la empresa vasca, Germán Junquera, afirmó que “Nervis Villalobos colabora, asesora y gestiona proyectos para Elecnor S. A. y empresas de su grupo, en el mercado eléctrico en Latinoamérica”. Elecnor se comprometía a pagar un 5 por ciento de comisión a dos sociedades instrumentales de Villalobos por la adjudicación del proyecto de la planta de ciclo combinado Juan Manuel Valdez en Güiria, en el Estado de Sucre[5].

  El 17 de octubre de 2018, Nervis Villalobos fue objeto de una nueva detención por orden del juzgado 41 de Madrid, la cual fue dictada ante el hallazgo de nuevos indicios de que hubiera incurrido en el lavado de USD de 7 millones transferidos al Banco de Madrid.

   Un mes después, en noviembre de 2018, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela declaró procedente la solicitud de extradición de Villalobos Cárdenas para procesarlo judicialmente por la presunta comisión delitos de corrupción pasiva simple, tráfico de influencias, legitimación de capitales y asociación.

   Posteriormente, a principios de 2019, España autorizó la extradición a Estados Unidos por seis meses.

  El País reveló también en mayo que Nervis Villalobos mediante un entramado empresarial internacional con vínculos en España, supuestamente lavó 53,4 millones de euros de fondos provenientes de la corrupción en Venezuela, de acuerdo a lo que arrojó la investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la policía Nacional. Villalobos habría contratado al experto portugués en blanqueo, Hugo Ramalho Gois, para legalizar su botín.

    En abril de 2020, Nervis Villalobos, en una entrevista con el diario El Mundo que reprodujo Tal Cual, negó las acusaciones que Estados Unidos ha formulado en su contra las cuales lo señalan de presuntamente estar vinculado a actividades de narcoterrorismo y al habérsele incluido entre un grupo de personas encabezado por Nicolás Maduro y por los cuales se ha ofrecido una recompensa a quien contribuya a su captura.

  Villalobos dijo que no ha estado “ni estará” investigado por el referido delito, esto a pasar de que la DEA lo haya incluido en el esquema del supuesto narcotráfico y recordó que los hechos por los que se le investiga tienen que ver con corrupción. Precisó que su participación en el caso obedece a “haber tenido firma autorizada en una cuenta bancaria suiza que nunca usó ni para disponer de fondos ni para cualquier otro instrumento financiero”.

   Dijo que no guarda relación con el gobierno desde su salida de la administración pública en 2006. “Ese año dejé el Gobierno y no he sido funcionario ni he participado en actividades ilícitas o incompatibles”.

  La nota hace referencia al patrimonio de Nervis Villalobos el cual está compuesto por un “centenar de inmuebles en Marbella, más de 40 plazas de garaje o un chalé en La Moraleja, según el departamento Anticorrupción”[6].

CITAS

[1] Poderopedia. Nervis Villalobos. https://poderopediave.org/persona/nervis-villalobos/

[2] Venezuela Política. “Así pasaron miles de millones de PDVSA a las cuentas bancarias del BPA de exfuncionarios chavistas”. 8 de mayo de 2018. https://www.maibortpetit.info/2018/05/asi-pasaron-miles-de-millones-de-pdvsa.html

[3] Venezuela Política. “Jurado declaró culpable a dos empresarios que ayudaron a lavar millones de dólares a funcionarios chavistas en Miami”. 16 de noviembre de 2017. https://www.maibortpetit.info/2017/11/jurado-declaro-culpable-dos-empresarios.html

[4] Venezuela Política. “Javier Alvarado Ochoa, otro acusado de lavado de dinero y corrupción por el gobierno de EE. UU.”. 20 de septiembre de 2019. https://www.maibortpetit.info/2019/09/javier-alvarado-ochoa-acusado-de-lavado.html

[5] El País. “Una firma española pagó 11 millones a un exviceministro de Chávez tras recibir una obra en Venezuela”. 21 de septiembre de 2018. https://elpais.com/internacional/2018/09/20/actualidad/1537457102_535453.html

[6] Tal Cual. “Nervis Villalobos dice que no ha estado ni estará investigado por narcotráfico”. 8 de abril de 2020. https://talcualdigital.com/nervis-villalobos-aseguro-que-no-ha-estado-ni-estara-investigado-por-narcotrafico/


 


 

jueves, 26 de julio de 2018

¿Qué ocurrió con las obras contratadas por Corpoelec con EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A.?

De las negociaciones con la empresa portuguesa que significaron grandes erogaciones para el estado venezolano, se desconoce el resultado de las mismas, pues ninguno de los organismos involucrados da cuenta de la puesta en funcionamiento de las obras encomendadas.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Aparte de los anuncios formulados durante la firma de los acuerdos entre Venezuela y Portugal y los suscritos posteriormente para la ejecución de obras en  el contexto de dichos acuerdos de cooperación, no hay noticias oficiales acerca de la conclusión de los trabajos encomendados a la empresa lusa EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A. En estas páginas daremos cuenta al lector de las negociaciones que tanto CADAFE como Corpoelec suscritos con la citada compañía para la ejecución de la línea de transmisión de la Subestación Buena Vista a la Subestación Morochas II, la construcción de la subestación El Venado, la ampliación de la S/E Buena Vista, el suministro y montaje para la línea de transmisión El venado-Buena Vista y la interconexión El venado-Línea Yaracuy-El Tablazo.

Estos contratos se suscribieron en su mayoría durante la gestión al frente de Corpoelec de Argenis Chávez Frías, la cual tuvo lugar entre el 6 de septiembre de 2011 y el 22 de abril de 2013, sobre la cual la Comisión Mixta para el estudio de la Crisis eléctrica en el país de la Asamblea Nacional recomendó investigar los proyectos contratados y ejecutados durante su administración al presumirse “posibles sobrecostos”[1].

Como indicamos líneas arriba, estas negociaciones se hicieron en ejecución del Acuerdo Marco de Cooperación entre la República de Venezuela y la República Portuguesa, suscrito en Caracas el 17 de junio de 1994 y el Acuerdo Complementario Económico y Energético, entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Portuguesa, suscrito en Caracas el 13 de mayo de 2008.

El citado Acuerdo Marco de Cooperación entró en vigor el 12 de junio de 1996 y contempla la cooperación cultural, política y económica, encontrándose circunscritas a esta última los estudios y proyectos conjuntos, la divulgación y promoción de la capacidad de oferta de bienes y servicios y oportunidades de inversión en ambos países, el intercambio recíproco de información sobre licitaciones públicas nacionales e internacionales, la realización de estudios y proyectos en los sectores agrícola, agroindustrial y acuicultura, energía, industria, pesca, ciencia y tecnología, transporte marítimo, telecomunicaciones, aviación civil, turismo, medio ambiente y recursos naturales[2].

EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A. es una empresa portuguesa perteneciente al Grupo EIP que, según información de su página web, se encuentra en el mercado desde 1956, dedicada “esencialmente a la Concepción, Proyecto, Suministro y Construcción de Sistemas de Energía” que “desarrolla su actividad en la transmisión (Construcción de Líneas y Subestaciones) y distribución de energía, en la fabricación de estructuras metálicas en serie y en la metalmecánica pesada, en trabajos bajo tensión, en la construcción de parques fotovoltaicos y eólicos, en el suministro e instalación de equipos hidromecánicos y electromecánicos (presas, plantas hidroeléctricas, aprovechamientos hidroagrícolas, estaciones de abastecimiento y de tratamiento de aguas) y en la construcción, conservación y mantenimiento de infraestructuras de ferrocarriles (catenaria)”[3].

De acuerdo al portal Bloomberg, la empresa atiende a clientes en España, Francia, Italia, Argelia, Angola, Mozambique, Venezuela, Colombia, Chile, Costa Rica, los Estados Unidos e internacionalmente. Tiene su sede en el Edifício E.I.P., Av. Duque de Loulé 110, Lisboa 1050-093, Portugal. Sus teléfonos son 351 21 371 5870, Fax: 351 21 385 7805. Como miembros de la junta, el portal refiere a José António Schroeter de Oliveira Pires Horta Osório, a Pedro da Câmara de Horta Osório, a José Diogo Sousa da Câmara Horta Osório y a Rui Miguel de Oliveira Horta e Costa[4].
En Venezuela el Grupo EIP tienen sus oficinas la Av. Sucre con 5ta. Transversal, Edificio Centro, Piso 18, Oficina 18-1, Urbanización Los Dos Caminos-Caracas, Estado Miranda – C.P. 1071. Teléfonos: +58 212 935 5355. Fax: +58 212 935 5356.

El primer contrato

En fecha 2 de agosto de 2010, la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE), representada por su presidente Raúl Arocha, debidamente autorizado para llevar a cabo la contratación mediante punto de cuenta a la junta directiva Nro. 18230-JD-015-2010 de fecha 26 de julio de 2010, y resolución de junta directiva N° 2010-13-15, de fecha 27 de julio de 2010, por una parte y por la otra, la empresa EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A., representada por su director de proyectos especiales, José Mendes Ginja, suscribieron un contrato (N° 2010-CJ-0222) que, según su cláusula primera tenía por objeto el que la contratista ejecutara para CADAFE “todas las actividades inherentes a la rehabilitación de la línea de transmisión 230KV, 1T, 130 KM, S/E Buena Vista-S/E Morochas II”.

Precio del contrato y la forma de pago

En la cláusula tercera quedó establecido el monto del contrato, el cual ascendía a USD 27.240.272,50 que calculados a una tasa de cambio de Bs. 2,60 por dólar equivalían a Bs. 70.824.708,50.

La cláusula cuarta precisó la manera cómo debían cancelarse el monto antes señalado y, en tal sentido, estableció que CADAFE pagaría ala contratista previa verificación del cumplimiento del objeto del contrato.

El Anticipo del 50 por ciento del monto total, pagadero en divisas, es decir, la cantidad de USD 13.620.136,25, a través de transferencia bancaria a la cuenta que la contratista indicara, lo cual ocurriría después de la firma del contrato y la respectiva acta de inicio, previa presentación de la fianza de anticipo por el mismo monto, para garantizar el debido reintegro de la suma.

Cien por ciento del monto total, contra presentación de las valuaciones y de las facturas correspondientes, debidamente aprobadas por CADAFE. Las facturas debían incluir el cien por ciento del monto bruto ejecutado, menos el 50 por ciento de amortización del anticipo.

Los pagos de las valuaciones se harían dentro de los 60 días continuos siguientes a la presentación a CADAFE de la factura de que se tratara.

Se estipuló en la cláusula quinta que el contrato estaba sujeto en cuanto a su validez, al pago de anticipo, la firma de la respectiva acta de inicio y la notificación de la disponibilidad de los recursos financieros. De no obtenerse el financiamiento para el pago del mismo, el contrato se tendría como no realizado y no generaría obligación a ninguna de las partes.

Plazo de ejecución

En la cláusula sexta se asentó lo relativo al plazo de ejecución del contrato, el cual quedó fijado en seis meses contados a partir de la fecha de la firma del mismo.

Se establecieron dos fases de ejecución, la primera de 4 meses para la elaboración de proyecto civil y electromecánico, el suministro de materiales importados, la ejecución de los trabajos preliminares y de logística necesarios para la ejecución de la obra, la ejecución de obras civiles y premontajes de partes y piezas, y el pago por daños en el trazado de la línea y/o construcción de caminos de acceso.
La segunda fase, de dos meses, para el desmontaje de herrajes, aisladores y cables, la sustitución y/o rehabilitación de torres, y la instalación de nuevos herrajes y tendido de cables y conductores. Esta fase debía ser ejecutada con la línea totalmente desenergizada.
Debían las partes dejar constancia de la fecha en que se iniciara efectivamente la obra mediante la firma del acta de inicio, la cual debía ser suscrita en un lapso no mayor de 5 días hábiles, contados a partir de la firma del contrato, salvo que por causas justificadas se requiriera un lapso adicional, para lo cual las partes de mutuo acuerdo debían dejar constancias en dicha acta.

Las garantías
El contrato contempla las garantías que la contratista debía presentar en la cláusula séptima.
A saber, estas garantías eran: Fianza de anticipo equivalente el 50 por ciento del monto del contrato, es decir, USD 13.620.136,25, la cual garantizaría a CADAFE la devolución del en caso de incumplimiento por parte de la contratista de los términos del contrato; Garantía de fiel cumplimiento por un monto equivalente al 15 por ciento del monto del contrato, es decir, por USD 4.086.040,88 para garantizar la fiel, cabal y debida ejecución, así como, la completa y oportuna entrega de la obra; Garantía de funcionamiento equivalente al 15 por ciento del monto actualizado del contrato para garantizar la buena calidad de los materiales y equipos empleados, la correcta ejecución del objeto de la contratación y el cumplimiento de cualquier otra obligación derivada de los documentos que forman parte del contrato; Póliza de responsabilidad civil por un monto equivalente al 10d por ciento del monto total del contrato, es decir por Bs. 7.082.470,85, para garantizar cualquier responsabilidad civil y daño a instalaciones y equipos de terceros que pudieran originarse durante y después de la ejecución de la obra.

Cobertura y variaciones del precio del contrato

En la cláusula novena se preció lo relativo a los conceptos que cubría el precio del contrato, estableciéndose que el mismo comprendía la ingeniería, mano de obra, gastos de nacionalización, (gastos de importación, flete y seguro) transporte, agua, electricidad, materiales, equipos, accesorios y cualesquiera otros implementos o previsiones requeridos para la realización de la obra.

A su vez, la cláusula décima indicaba que la contratista podía solicitar variación en el precio de las partidas del contrato, cuando el precio de los materiales, equipos, suministros, fletes y otros insumos utilizados en la ejecución de los trabajos variaran a consecuencia directa de medidas arancelarias o de regulaciones adoptadas por el Ejecutivo Nacional, siempre que esas medidas hubieren sido dictadas en fecha posterior a la presentación de la oferta del contrato.

Se contemplaron en el contrato las formalidades de rigor en este tipo de negociación.

El contrato N° NCO-CAP-10-0185/2012

El 27 de noviembre de 2012, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada por su presidente Argenis de Jesús Chávez Frías, autorizado para llevar a cabo la negociación por la resolución de junta directiva de la empresa estatal N° DIR-0694 de fecha 20 de julio de 2011, por una parte y, por la otra, la empresa E.I.P-Electricidades Industrial Portuguesa S.A., representada por su apoderado Jose Mendes Ginja (esta empresa portuguesa está igualmente representada en Venezuela por su sucursal E.I.P. Electricidade Industrial Portuguesa S.A.) suscribieron el contrato N° NCO-CAP-10-0185/2012.

El objeto del contrato lo establece la cláusula primera que indica que la contratista se obliga a ejecutar para Corpoelec a todo costo, por su exclusiva cuenta y con sus  propios elementos los trabajos de “Construcción de la subestación El Venado 400 KV, ampliación y adecuación de la subestación Buena Vista a 400/230/115 KV y suministro y montaje de las líneas de transmisión a 400 KV El Venado-Buena Vista e interconexión de la subestación El Venado con la apertura de la línea Yaracuy-El Tablazo N°1”.

Advertía la cláusula segunda que el plazo de ejecución y la validez del contrato estaba sujeto al cumplimiento de la suscripción del acta de inicio, el pago del anticipo y la disponibilidad presupuestaria y financiera para la Fase 1, quedando pendiente para la ejecución de las subsiguientes fases, correspondiente a los ejercicios fiscales, la disponibilidad financiera de los mismos por parte de Corpoelec. Una vez cumplida dicha condición suspensiva, las partes suscribirían el acta de inicio y la contratista iniciaría la ejecución del alcance del contrato.

En caso de no obtenerse los recursos financieros para la ejecución de los trabajos contemplados en el objeto del contrato, este quedaría sin efecto para ambas partes, no teniendo implicaciones económicas de ningún tipo.

Los plazos

E.I.P-Electricidades Industrial Portuguesa S.A. se comprometió, de acuerdo a lo que reza la cláusula quinta del contrato, a ejecutar la obra en un 20 meses contados a partir de la fecha de la firma del acta de inicio.

Los trabajos se ejecutarían en tres fases:

La fase 1 que abarcaba desde la suscripción del acta de inicio de la obra hasta el 31 de diciembre de 2012.  Esta etapa comprendía las actividades de ingeniería de detalle, estudios, construcción obras civiles y fabricación de los equipos, hasta por el monto que fuera aprobado en la propuesta de reprogramación para 2012.

La fase 2 comprendía desde el 1° de enero de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2013 contemplándose las actividades de ingeniería de detalle, obras civiles, estudios, obra electromecánica, fabricación y entrega CIF de los equipos, gastos de importación, transporte local y suministro material nacional, montaje hasta por el monto que fuera aprobado en la propuesta 2013.

La fase 3  comprendía desde el 1° de enero de 2014 hasta cumplido el plazo de ejecución de la obra. Estaban contempladas las actividades de obras civiles, obras electromecánicas, fabricación y entrega CIF de los equipos, gastos de importación, transporte local y suministro material nacional, montaje y pruebas hasta por el monto que fuera aprobado en la propuesta para 2014.

La ejecución de las Fases 2 y 3 estaba sujeta a la disponibilidad presupuestaria y financiera por parte de Corpoelec y de que la contratista cumpliera con sus obligaciones.

El monto de la negociación

En la cláusula séptima se estipuló el precio de la obra.

1) Precio total de la obra que comprendía un componente pagadero en bolívares igual a Bs. 283.605.264,93; un componente pagadero en dólares igual a USD 116.302.807,63.

Así tenemos que el precio de la obra era en bolívares equivalentes de Bs. 783.707.337,72.

La tasa de cambio utilizada fue de Bs. 4,30 por dólar.

2) Precio total de la obra discriminado por subestaciones: La cifra anterior quedaba discriminada así:

— Subestación El Venado 400 KV comprendía una parte pagadera en bolívares, a saber, Bs. 72.885.338,26; una parte pagadera en dólares, igual a USD 29.636.692,36.

Esto, en bolívares equivalentes hacía un total de Bs. 200.323.115,41.

— Subestación Buena Vista 400/230/115 KV que comprendía una parte pagadera en bolívares de Bs. 72.105.083,40; una parte pagadera en dólares de USD 34.586.237,01.

El total equivalente en bolívares para este segmento era de Bs. 220.825.902,54.

— Suministro y Montaje Línea de Transmisión a 400 KV El Venado-Buena Vista e interconexión S/E El Venado con la línea de transmisión a 400 KV Yaracuy-El  Tablazo No. 1 comprendía una parte pagadera en bolívares igual a Bs. 138.614.843,27; una parte pagadera en dólares, a saber, USD 52.079.878,26.

La equivalencia en bolívares para este segmento era de Bs. 362.558.319,77.

3) Precio total de la obra discriminado por conceptos de las S/E El Venado y Buena Vista:

Así tenemos que el precio total definido anteriormente discriminado por conceptos, es el siguiente: Precio F.O.B. Puerto de Embarque de los materiales y equipos importados igual a USD 48.244.605,33, una cifra equivalente en bolívares a Bs. 207.451.802,92. El precio por este concepto era firme e invariable y no sujeto a ajuste por concepto de escalación.

Precio del transporte y seguro marítimo tenía un monto pagadero totalmente en dólares de USD 1.561.419,32, cuya equivalencia en bolívares era de Bs. 6.714.103,08. El precio por este concepto era firme e invariable y no sujeto a ajuste por concepto de escalación.

Precio de los impuestos de importación, tasa de servicios aduanales, caleta, estiba, almacenamiento, comisionista de aduana, totalmente pagadero en bolívares era de Bs. 38.200.327,98.

Precio del Transporte Terrestre más Seguro en Venezuela de los materiales y equipos adquiridos en el exterior hasta el sitio de la obra, totalmente pagadero en bolívares era Bs. 3.292.507,92.

Precio C.I.F. Sitio de la obra de los materiales y equipos adquiridos en Venezuela totalmente pagadero en bolívares era de Bs. 2.371.676,47.

Precio total del proyecto en lo que respecta al pago en dólares era de USD. 2.067.558,00 equivalentes en bolívares a Bs. 8.890.499,40.

Precio total de las obras civiles con un componente en bolívares de Bs. 85.575.992,28 y un componente en dólares de USD 9.528.006,47.

El total de esto equivalente en bolívares era de Bs. 126.546.420,11.
El precio pagadero en bolívares por este concepto estaba sujeto a escalación, mientras que el precio pagadero en dólares por este concepto es firme e invariable.

Precio total del montaje en lo que respecta al componente en bolívares era Bs. 13.761.615,84, mientras que el componente en dólares era de USD 2.454.251,72.

La suma de esto equivalía en bolívares a Bs. 24.314.898,24.

El precio pagadero en bolívares por este concepto está sujeto a escalación, mientras que el precio pagadero en dólares Americanos por este concepto es firme e invariable y no sujeto a ajuste por concepto de escalación.

El precio total de las pruebas y puesta en servicio con un componente en bolívares de Bs. 1.788.301,24 y un componente en dólares de USD 367.088,53, que en total equivalían Bs. 3.366.781,92. El precio por este concepto era firme e invariable y no sujeto a ajuste por concepto de escalación.

4) Precio total discriminado por conceptos de la Línea de Transmisión a 400 kV El  Venado- Buena Vista e interconexión S/E El Venado con la línea de transmisión a  400 kV Yaracuy-El Tablazo No. 1 cuyo precio total definido anteriormente  discriminado quedó así:

— Precio CIF de los materiales y equipos importados pagadero en dólares USD 40.529.266,37 equivalentes a Bs. 174.275.845,37. El precio por este concepto era firme e invariable.

— Precio C.I.F. sitio de la obra de los materiales y equipos adquiridos en Venezuela pagaderos en bolívares a Bs. 1.855.677,34. El precio por este concepto es firme e invariable y no sujeto a ajuste por concepto de escalación.

— Precio de los Impuestos de Importación, IVA, tasa de servicios aduanales, caleta, estiba, almacenamiento y comisionista de aduana y demás gastos de importación pagaderos en bolívares a Bs. 30.037.999,97.

— Precio del montaje y obras civiles de la línea de transmisión con un componente en bolívares de Bs. 88.940.114,89 y un componente en dólares de USD 7.793.510,89, que sumados equivalen en bolívares a Bs. 122.452.211,72.

— Precio de los seguros pagaderos en bolívares a Bs. 5.857.656,11, discriminado así: Seguro de Responsabilidad Patronal a Bs. 1.333.503,86; Seguro de Responsabilidad Civil General, Extra Contractual, Contractual y Cruzada a Bs. 4.524.152,25;

— Precio total de los estudios e ingeniería pagaderos en bolívares a Bs. 2.104.394,96.

A saber serían: Estudio de Ruta Bs. 203.127,70; Estudio de resistividad y puesta a tierra Bs. 170.060,40; Estudio de impacto ambiental Bs. 902.826,86; Planos finales como construido  Bs. 42.680,00; Estudio de Bs. 785.700,00.

Total pagadero en dólares USD 1.300.673,00.

Diseño de Fundaciones USD. 970.000,00; levantamiento topográfico USD 330.673,00; Proyecto electromecánico USD 2.456.428,00.

Total equivalente en bolívares suma Bs. 16.155.534,30.

— Precio total de los avalúos y derechos de paso pagadero en bolívares a Bs. 9.819.000,00 que incluye el levantamiento catastral por Bs. 1.018.500,00; Elaboración de avalúos por Bs. 1.600.500,00; Derecho de paso por  Bs. 7.200.000,00.

Total pagadero en bolívares es de Bs. 9.819.000,00.

El anticipo y la forma de pago de la obra

La materia referida al anticipo que Corpoelec debía cancelar a EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A. se encontraba estipulado en la cláusula octava, donde se refería que la empresa eléctrica estatal debía otorgar a la contratista Bs. 75.378.427,97 equivalentes al 35 por ciento de lo contemplado en un conjunto de apartes de la cláusula séptima del contrato.

Igualmente, la cantidad de USD 48.847.179,20, equivalente al 42 por ciento de lo contemplado en otro grupo de apartes de la misma cláusula en calidad de anticipo previa presentación de una Fianza de Anticipo por el mismo monto y a satisfacción de Corpoelec.

El monto del anticipo otorgado sería deducido en igual porcentaje del monto de cada valuación.

La cláusula novena, a su vez, hacía referencia a la forma de pago, estableciéndose que Corpoelec cancelaría la obra a la contratista mediante valuaciones que se fijarían de acuerdo al volumen de trabajo realmente ejecutado y aprobado por la estatal contra presentación de valuación debidamente conformada por el ingeniero inspector de Corpoelec en el sitio donde se ejecución de los trabajos y de la factura correspondiente también debidamente aprobada por la persona autorizada por empresa eléctrica venezolana.

Se hacen referencia en esta cláusula, así como en la novena y en la décima, a una serie de procedimientos que se seguirán para que se proceda a la emisión de los pagos de las obras de las subestaciones El Venado y Buena Vista y para el suministro y montaje de la línea de transmisión a 400 KV El Venado-Buena Vista y la interconexión de la S/E El Venado con la línea de transmisión a 400 KV Yaracuy-El Tablazo N°1.

El contrato hace referencia, además a las fianzas, seguros, el ajuste de precios por escalación, la estructura de costos, así como al resto de las formalidades que contemplan este tipo de negociaciones.

Penalidades

Las penalidades se establecen en la cláusula vigésima primera, la cual indica que en caso de que el contratista no iniciara, suspendiera, terminara o no hiciera entrega de alguna de las líneas y subestaciones que conformaban la obra, servicio o suministro, objeto del contrato, dentro del período establecido en la cláusula referente al plazo de ejecución, o dentro de cualquier extensión o prórroga si la hubiere, pagaría a Corpoelec por concepto de daños y perjuicios, y sin necesidad de requerimiento previo, una cantidad de dinero equivalente al uno por mil (1/1000) del precio discriminado por subestación a penalizar, por cada día calendario de retraso o fracción de otro, hasta un máximo de 10 por ciento del monto total del precio discriminado por líneas y subestaciones a penalizar, indicado en el contrato.
Se refiere que cuando las penalidades superaran el 10 por ciento del monto del contrato, Corpoelec podría rescindir el contrato según el procedimiento establecido en el mismo.

Se advertía que el pago de la multa no relevará a la contratista de la aplicación por parte de Corpoelec de las demás sanciones contempladas en los documentos del contrato incluyendo la ejecución de las garantías y la rescisión del contrato, aun cuando el monto de la penalidad no supere el máximo establecido en esta cláusula.

Acta de acuerdo del Contrato N° NCO-CAP10-0185/2012

En fecha que no podemos determinar, pero que suponemos posterior al 27 de noviembre de 2012 cuando se suscribió el contrato a que hace referencia este documento, la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, representada por su presidente Argenis de Jesús Chávez Frías, por una parte y, por la otra, la empresa EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A., representada por sus apoderados Leonardo José Mazzacan López y Manuel Salcedo Volcanes, firmaron un acta de acuerdo sobre contrato antes mencionado. La contratista es representada en Venezuela por E.I.P. Electricidade Industrial Portuguesa S.A., sucursal de la empresa portuguesa.
Las partes, convinieron suscribir un Acta de Acuerdo del Contrato N° NCO-CAP10-0185/2012 cuyo objeto es la “Construcción de la subestación El Venado 400 KV, ampliación y adecuación de la subestación Buena Vista a 400/2301115 KV y suministro y montaje de las líneas de transmisión a 400 KV El Venado-Buena Vista e interconexión de la subestación El Venado con la apertura de la línea Yaracuy-El Tablazo N°1”.

El acta establece unos considerandos encabezados por el hecho de la firma del contrato N° NCO-CAP10-0185/2012 para llevar a cabo la obra citada anteriormente con la empresa E.I.P. Electricidade Industrial Portuguesa S.A. por un monto de Bs. 783.707.337,72.

Igualmente se consideró la aprobación del Punto de Cuenta al Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela signado con el N° 001-2013, de fecha 17 de enero de 2013 en el cual el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela autorizó reorientar la cantidad de USD 11.500.000,00 equivalentes a Bs. 56.000.000,00, calculados a tasa de cambio de Bs. 4,30 por dólar, provenientes del Fondem.

También se consideró la necesidad de acometer los trabajos de desarrollo que conllevaba el proyecto para el sector eléctrico.

En virtud de dichos considerandos, las partes dispusieron:

En primer lugar, que Corpoelec otorgara a la contratista la cantidad de Bs. 75.378.427,97, equivalente al 35 por ciento de lo contemplado en la acta de acuerdo en la cláusula séptima, la cantidad de USD 48.847.179,20, equivalente al 42 por ciento de lo contemplado en otros apartes de dicha cláusula, el cual sería pagado mediante un primer pago parcial de USD 11.500.000,00, equivalentes a Bs. 49.450.000 y Bs. 56.000.000,00, provenientes de la reorientación de recursos indicada según el Punto de Cuenta al Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela signado con el N° 001-2013, de fecha 17 de enero de 2013.

La diferencia del resto del anticipo, que ascendía a USD 37.347.179,20, equivalentes Bs. 160.592.870,56, y la cantidad de Bs. 19.378.427,97, se cancelaría una vez se contara con la disponibilidad de los recursos financieros.

En segundo lugar, la contratista se comprometía a presentar la Fianza de Anticipo por la cantidad de Bs. 75.378.427,97, equivalente al 35 por ciento de lo contemplado en unos apartes de la cláusula séptima, la cantidad de USD 48.847.179,20, equivalente al 42 por ciento de lo contemplado en otros apartes.

Se mantuvieron todas las demás disposiciones del contrato.

El Addendum N° 1

En fecha 2 de abril de 2015, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada por Wilfredo José Morales Márquez, Gerente General de Proyectos Mayores, anteriormente designado como director de Ingeniería y Ejecución de Proyectos Mayores en carácter de encargado, designado por el  presidente de la junta interventora de Corpoelec y debidamente delegado para este acto por la junta directiva de la estatal eléctrica, a través de la Resolución DIR-JD-022, de fecha 24 de marzo de 2015, por una parte y, por la otra, la empresa EIP Electricidade Industrial Portuguesa S.A. y la empresa EIP Electricidades Industrial Portuguesa S.A. representada por sus apoderados Leonardo Mazzacan y Sergio Ramón Rodríguez Ruiz, suscribieron el Addendum N°1 al contrato N° NCO-CAP-10-0185/2012, en el interés de ambas partes de finalizar y culminar las obligaciones pactadas, en cumplimiento de los acuerdos y de los términos suscrito, asegurando el resguardo del interés general, a satisfacción del ente contratante.
En el documento en su cláusula segunda modifica la cláusula quinta del contrato referida al plazo de ejecución de la obra, a objeto de aprobar un nuevo lapso adicional de ejecución de 19 meses, contados a partir desde el 17 de febrero de 2015 hasta el 18 de septiembre de 2016, de acuerdo con lo aprobado en la resolución de junta directiva identificada N° DIR-JD-022, de fecha 24 de marzo de 2015, quedando la nueva cláusula redactada de la siguiente forma: “El Contratista se compromete a ejecutar la obra objeto de este contrato en un lapso de treinta y nueve meses (39) contados a partir de la fecha de la firma del Acta de inicio”.

Se mantuvo en plena vigencia y vigor el contenido de todas y cada una de las demás cláusulas disposiciones y documentos del contrato.

Disclaimer

Para la realización de esta nota intentamos consultar la opinión de los representantes de la empresa EIP Electricidades Industrial Portuguesa S.A pero al cierre de esta nota no recibimos respuesta. Si alguna de las compañías o personas mencionas desea contar su punto de vista sobre los detalles aquí expresado, les solicitamos que  se comuniquen a nuestro correo electrónico blogvenezuelapolitica@tuta.io. En este blog el derecho a réplica está garantizado.

[1] Transparencia Venezuela. Comisión Mixta para el estudio de la Crisis eléctrica en el país. Informe final. https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2017/02/Informe-CMECEP.pdf

[2] Gobierno Bolivariano de Venezuela. Embajada en Portugal. Acuerdos y tratados. http://portugal.embajada.gob.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=6&Itemid=9&lang=es

[3] E.I.P. http://www.eip-sa.pt/es/

[4] Bloomberg. Company Overview of E.I.P.- Electricidade Industrial Portuguesa, S.A. https://www.bloomberg.com/research/stocks/private/people.asp?privcapId=30644090