Mostrando entradas con la etiqueta Boies. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Boies. Mostrar todas las entradas

jueves, 8 de septiembre de 2016

Efraín Campos Flores suma una nueva abogada a su costoso equipo de defensa

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Una nueva abogada de la prestigiosa firma Boies, Schiller, & Flexner LLP,  Joanna C. Wright se une -desde este viernes 9 de septiembre- al equipo de defensores del hijastro de Nicolás MaduroEfraín Antonio Campos Flores quien se encuentra detenido en Nueva York acusado de conspirar para traficar hacia los Estados Unidos 800 kilos de cocaína.
Joanna C. Wright se unió a Boies, Schiller y Flexner en 2014. La nueva miembro del equipo de defensa de Campos Flores tiene poca experiencia en materia criminal.  Fue representante  de un banco internacional en litigios de valores respaldados por hipotecas residenciales.

Asimismo, fue representante legal de uno de los  co-fundadores de Arizona Iced Tea en un procedimiento judicial de rescisión y abogado de un adolescente de Ecuador asilado en los Estados Unidos.

Wright fue editora de la Revista de Derecho de la Universidad de Columbia y trabajó en el Proyecto Nacional de Prisiones de la ACLU. 

Se graduó de abogado en la Escuela de Leyes de la Universidad de Columbia en 2012 y  obtuvo una licenciatura  en Filosofía y Francés en Boston College en el 2005. 

Wright informó por medio de una misiva dirigida al juez Paul Crotty la decisión de Campos Flores de incluirla en su equipo de abogados defensores a partir de este viernes 9 de septiembre, cuando se realizará la audiencia de supresión de pruebas en la Corte del Distrito Sur de NY.

viernes, 18 de marzo de 2016

¿ Quiénes son Boies, Schiller & Flexner LLP, el nuevo bufete de abogados de los narcosobrinos?

Por Maibort Petit

La nueva firma de abogado que llevará la defensa de Efraín Campos Flores cuenta con 282 de profesionales especializados en diferentes áreas del derecho, fue fundada en 1997, y el año pasado logró ganancias por más de$345 millones de dólares. Tienen un total de 12 oficinas, la principal está ubicada en Nueva York . Fue fundada por David Boies  y Jonathan Schiller y el 1999 se unió Donald Flexner. La firma creció en 2002, cuando un bufete de 27 abogados, con sede en Miami, llamado Zack Kosnitzky se combinó con  Boies, Schiller & Flexner.

Este bufete es conocido por la defensa de casos muy importantes. Representó a un fabricante de software en el proceso de infracción Estados Unidos v. Microsoft. Pocos años después de eso, Boies y su firma se enfrentaban con el veterano litigante Ted Olson en el Tribunal Supremo, en Bush v. Al Gore.

La firma se centra en litigio, pero tiene una cobertura más amplia. A pesar de que tiene una serie de abogados que son especialistas y cada abogado es litigante. este escritorio jurídico ha representados casos prominentes, incluyendo el relacionado con Ted Olson.  Boies, Schiller y Flexner  y el Gobierno EE.UU lograron un arreglo multimillonario de $ 155 millones en un caso de violación de la Ley de Reclamaciones Falsas contra la gigante Medco.

Los abogados que trabajan para ese prestigioso escritorio jurídico reciben salarios que van desde $194,349 al inicio, hasta $238,438. Boies, Schiller y Flexner es conocida en el mundo legal por los generosos bonos que le otorgan anualmente a sus asociados litigantes.

En 2010 pasó a la prestigiosa lista de las mejores 100 firmas nacionales de abogados de acuerdo al  The American Lawyer, que también calificó Boies Schiller en el cuarto lugar de rentabilidad por socio, tercero en ingresos por abogado, y en 2009, la empresa se situó en el lugar 89 en ingresos brutos. 

Sus clientes están excelentemente bien representados y pagan honorarios exorbitantes por un servicio profesional. Los abogados ganan excelentes bonos no todos los empleados son felices, según se desprende de  un comentario publicado en http://www.indeed.com sobre la firma, donde un exempleado señala que trabaja más de 300 horas al mes, en una organización sin estructura, la administración no le intersa lo feliz o saludable que son sus empleados. 

Dice lo siguiente: "La parte más difícil del trabajo no es en realidad el trabajo legal o las horas extraordinarias exigidas; la parte más difícil es encontrar la manera de trabajar de manera efectiva con los abogados, a menudo no profesionales y altamente volátiles que se sienten habilitados para el tratamiento de los miembros del personal muy mal, probablemente por el ejemplo presentado a ellos por la alta dirección." He sido testigo de abogados llorando por sí mismos a puerta cerrada, junto con varios otros incidentes que son indicativos de un ambiente de trabajo muy poco saludable. Ni que decir tiene, no se han hecho cambios notables para mejorar lo que es claramente una oficina infeliz.