Mostrando entradas con la etiqueta Banco Activo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Banco Activo. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de enero de 2022

Conozca la tragedia que padecen los ahorristas de IBank Corporation, corresponsal del Activo International Bank de Puerto Rico (BANCO ACTIVO)

   El reclamo de los haberes de un pequeño ahorrista del IBank Corporation, corresponsal del Activo International Bank de Puerto Rico, intervenido por las autoridades financieras de Estados Unidos, da cuenta del calvario que viven quienes confiaron sus ahorros a una entidad perteneciente al Grupo Activo.

Por Maibort Petit 

  La desesperanza se ha apoderado de los clientes del iBank U.S., especialmente de los pequeños y medianos ahorristas, quienes confiaron sus haberes a la entidad bancaria y ahora se sienten en absoluta situación de indefensión al no poder disponer del dinero que le entregaron a dicha institución relacionada con el Grupo Activo perteneciente al banquero venezolano José Antonio Oliveros Febres. Tal es el caso de Jaime J. Gallardo S, un pequeño comerciante propietario de Hidráulica Tamanaco S.A., una empresa familiar fundada en 1973 con sede en Caracas, la cual comercializa equipos de bombeo de aguas domésticas e industriales. Desde principios del año 2020, Gallardo brega con el iBank —un intercambio de correos con el servicio de atención al cliente del iBank en nuestras manos lo comprueba— objeto de que le reintegre USD 36.000, sin que sus diligencias hayan tenido ningún éxito.

   Se pregunta Gallardo si el I-Bank U.S. y sus ahorristas son un víctima del Grupo Activo o sus cómplices, sin que su interrogante encuentre respuesta.

   La situación de Jaime Gallardo se replica en cientos de personas, naturales y jurídicas, muchos de los cuales igualmente han manifestado su inquietud a Venezuela Política, confiados en que la denuncia de sus casos sirva como mecanismo de presión a las autoridades correspondientes a objeto de que les sean restituidos sus ahorros e inversiones. Nos enfocaremos en esta entrega al caso de Gallardo.

  Como lo referimos, Gallardo es el representante legal de la empresa venezolana, Hidráulica Tamanaco S.A.

  Dicha firma posee como número de Registro de Información Fiscal (RIF) el J 000831947. Está domiciliada en la Calle Guaicaipuro, Quinta Regina, Número 20, Urbanización El Rosal, Chacao, estado Miranda.

  La deuda de IBank USA con la empresa de Gallardo es actualmente de US$ 36.000,00, aprox, de unos fondos que la empresa recibió vía transferencia del Comité Internacional de la Cruz Roja por los trabajos de rehabilitación de 06 pozos de agua ubicados en 06 hospitales en Caracas en el año 2019.

   El 31 de diciembre de 2021 venció el plazo para que el Banco I-Bank USA hiciera efectivo el pago correspondiente al referido año, tal y como ordenó la Oficina de Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico, sin que tal cancelación se haya producido.

Un poco de historia

  Cabe destacar que el Activo International Bank de Puerto Rico se encuentra en proceso de reestructuración desde que el 10 de febrero de 2020 el Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico emitió una Orden de Consentimiento de Emergencia por el cual Activo International Bank. La autoridad bancaria dispuso que frente a tal restructuración estuviera Fortunato Benacerraf — banquero venezolano, dueño de 100% Banco en Venezuela— quien es uno de los principales acreedores de la entidad intervenida.

  Así lo informa una nota de Cuentas Claras Digital (CCD), en la cual se da indica que, aparte de Benacerraf, otros banqueros venezolanos —Arístides Maza (Banco Caroní) y Michel Goguikian (Bancrecer), entre otros— fueron víctimas de Oliveros Febres y quedaron con fondos atrapados en Activo International Bank. Las estimaciones ubican en una cifra superior a los USD 40 millones, la deuda del banco con sus clientes y acreedores.

  El comisionado otorgó a Benacerraf un plazo de 30 días a partir de la fecha de la Orden de Consentimiento para que presentar el plan, de reestructuración de la entidad financiera, lo cual debía incluir la sustitución de la junta directiva y de administración, así como el cumplimiento de los cambios ordenados por la autoridad financiera puertorriqueña.

  Entretanto esto ocurría y se lograban los objetivos de la intervención, los depositantes no podrán retirar su dinero ni tampoco el banco podía pagar a los acreedores. Tales tipos de transacciones sólo procederían si así el Comisionado George Joyner, lo autorizaba por escrito.

  Una restricción de la que dan cuenta los correos intercambiados entre Jaime Gallardo y el servicio de atención al cliente del iBank. Uno de ellos fechado el 9 de marzo de 2021, con copia a Robert Acosta e Yzabell Silva, donde se le informa que la orden de consentimiento del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico dispone que que, “con el interés de proteger los derechos de todos los depositantes del Banco, la Orden indica que a partir de su fecha de vigencia y hasta el 10 de mayo de 2020 (o cualquier otra fecha que determine el Comisionado), el Banco suspenderá todos los pagos (...)".

   En tal sentido, iBank U.S. refirió que se mantendría en contacto con el banco corresponsal, a permanente, a saber, el Activo International Bank, a objeto de “encontrar la mejor solución para nuestros clientes” implementando “en el mejor tiempo posible, soluciones favorables para nuestros depositantes”.

Un aviso similar asoma ante la página web de TBB International Bank

  Al interior de la página se explica que, de acuerdo a lo establecido en la “Ley número 36 del 28 de julio del 1989, los fondos abandonados o no reclamados son cantidades de dinero y otros bienes líquidos que no han sido reclamados por sus legítimos dueños. El artículo 2 de la Ley número 36, define como ‘dueños’ aquellas personas con derecho a reclamar el dinero, ya sea por ser el dueño original, beneficiario o heredero de tales bienes. La ‘persona’ es definida como cualquiera persona natural o jurídica”.

   Agrega que el TBB International Bank, en razón de que las entidades bancarias internacionales están exentas del requisito de publicar el aviso en un periódico de circulación general impuesto por ley, la entidad , en su página web2, publica el listado de las “personas naturales y jurídicas con derecho a reclamar las cantidades correspondientes a cuentas que se han mantenido inactivas o en estado durmiente por un periodo de cinco años o más desde su última transacción o comunicación por escrito en poder e interés de dicha cantidad cuyo valor agregado sea de cien dólares (…)”.

  Indica que en o antes del 10 de diciembre de cada año, TBB transferirá al Secretario de Hacienda de Puerto Rico, los fondos que no fueron reclamados luego de publicar el aviso antes mencionado. Por tanto, a partir de esa fecha, las reclamaciones deberán ser dirigidas a la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico. Mientras que los datos sobre las cantidades no reclamadas pueden obtenerse en el enlace: http://www.ocif.pr.gov/DocumentosLegales/Pages/default.aspx.

   Refiere la página que las cantidades de dinero y los bienes líquidos no reclamados a TBB International Bank serán transferidos al Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), quien deberá ser el receptor de cualquier reclamo a partir del 30 de noviembre del 2021.

   Jaime Gallardo, informa que en virtud de lo infructuoso que han resultado sus reclamos, denunciaría el caso en la página web de la Reserva Federal de los Estados Unidos, al tiempo que conminó a todas las personas afectadas a conformar frente común para llevar a cabo un acción conjunta en contra del banco.

Viejos rumores, situación incierta

   La situación de los bancos de José Antonio Oliveros Febres ha sido denunciada en los últimos años, de hecho, Banco Activo en Venezuela se encuentra intervenido desde el 30 de enero de 2019 por orden del Juzgado Décimo de Primera Instancia en lo Civil de Caracas, según lo refiere la citada nota del CCD, la cual precisó que dicho tribunal emitió una medida cautelar que prohíbe la venta o traspaso de las acciones del citado Oliveros Febres. Se designó un depositario que asumió los derechos y obligaciones del accionista mayoritario y presidente de la entidad.

  Tales acciones son consecuencia de una demanda interpuesta por Guillermo Barroso y Edgar Raúl Leoni contra José Oliveros Febres y su madre, Zonia Coromoto Oliveros Mora, directora del banco, por daños morales y perjuicios.

   Ya desde antes de que se produjera esta demanda, se aseguraba insistentemente que no solamente Banco Activo en Caracas estaba en situación comprometida, sino también el resto de las entidades que conforman el Grupo Activo, a saber, Activo International Bank Inc. de Puerto Rico y Banco Múltiple Activo Dominicana, de República Dominicana.

  Subraya CCD que Activo International Bank de Puerto Rico es el principal accionista de Banco Múltiple Activo Dominicana, por lo que la ordenada reestructuración del primero mantiene en incierto destino las negociaciones del segundo.

Demandas y acusaciones contra Oliveros Febres-Cordero

  Ya Venezuela Política había advertido de esta situación en marzo de 2020 cuando hizo pública una demanda por incumplimiento de contrato fue interpuesta por Cainvest Bank & Trust Ltd. contra Activo International Bank Inc. Esta acción obedecía al hecho de que la demandada no había respondido a las solicitudes de transferencia de fondos ordenada por el demandante. Cainvest reclamaba el reintegro de USD 3.052.018,26 depositados en su cuenta en la referida entidad.

  Referiríamos en ese entonces que contra José Antonio Oliveros Febres-Cordero caía una lluvia de acusaciones y demandas por la comisión de supuestas irregularidades en el manejo de sus instituciones bancarias. Apropiación ilegal de fondos, violación a los derechos fiduciarios, estafa, robo, apropiación indebida calificada y corrupción, son los señalamientos que, para aquel entonces, y se le hacían al banquero venezolano en Puerto Rico, República Dominicana y Curazao.

   En Venezuela, a las demandas indicadas líneas arriba, se sumarían otros procedimientos civiles y penales, así como investigaciones por parte de la Fiscalía General de la República por apropiación calificada, estafa, corrupción, daños y perjuicios, asociación para delinquir, entre otros cargos.

   Hacíamos referencia, igualmente, a que José Antonio Oliveros Febres se le vinculaba a Baldo Sansó, administrador autónomo de PDVSA y cuñado de Rafael Ramírez. También se le relacionaba con Matthias Krull, declarado culpable de lavado de dinero en Estados Unidos.

   Las estimaciones de los expertos ubican en USD 40 millones el hueco de las finanzas del Grupo Activo, el cual comenzó a hacerse notorio en 2019 a raíz de la escasez de dólares ocurrida en Venezuela como consecuencia de la crisis financiera y económica que padece el país.

La tragedia de Gallardo

  Pero la situación de los ahorristas del iBank U.S. ni del resto de los depositantes del banco corresponsal en Puerto Rico, Activo International Bank, no mejoró con el tiempo como anunció el correo electrónico enviado a Jaime Gallardo.

  En mayo de 2020, otro mensaje de Mariángeles Combes en representación de la entidad le informaba a Hidráulica Tamanaco SA que la transferencia de fondos solicitada se produciría con una serie de restricciones.

   Combes informó que los clientes de Activo International Bank con un saldo mayor a USD 25.000, se regirán en 2020 con 10 por ciento, en 2021 por 15 por ciento, en 2022 por 20 por ciento, en 2023 por 25 por ciento y en 2024 por 30 por ciento. Es decir se aplicaba un “corralito” a los retiros de fondos de los depositantes.

  Por ello, Jaime Gallardo en el recién terminado 2021, sólo podía disponer de 10 por ciento de su saldo en el banco corresponsal.

  A esto se sumaba las restricciones por la pandemia del Covid-19 y la cuarentena anunciada por el gobierno de Puerto Rico.

    Lejos de mejorar la situación se agravó, pues el 17 de septiembre le informaron a Gallardo que al haber entrado el Activo International Bank en reestructuración, el Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico devolvió todas las transferencias que se encontraban en tránsito.

  Dos meses después, el 16 noviembre de 2020, Jaime Gallardo sólo recibió USD 4.000 de sus haberes en el Activo International Bank, según consta en un correo en nuestro poder remitido por el servicio de atención al cliente del i-Bank U.S.

  Los USD 4.000 llegaron el 19 de noviembre de 2020.

   Ante el reclamo de Jaime Gallardo al iBank por la baja cantidad del reembolso, la respuesta no se hizo esperar. Así, el 1 de diciembre de 2020 le aclararon que “el 10% se refiere al saldo de nuestra cuenta de iBank con el corresponsal, no se refiere a su cuenta particular. En consecuencia, hemos tratado de ser equitativos y prorratear esa disponibilidad del 10% de nuestra cuenta, entre todas las transferencias de nuestros clientes que estaban pendientes de envío”.

Anunciaron el próximo pago para el primer trimestre del 2021.

  El 26 de marzo de 2021 informaron que la transferencia estaba en proceso de ejecución.

  Jaime Gallardo quiso saber en diciembre de 2021, como se producirían los próximos pagos.

   Y la respuesta llegó al día siguiente cuando lo indicaron que sería en enero de 2022 cuando, luego de registrar la transferencia en la página web de la institución, Gallardo recibiría el 20 por ciento de su saldo en cuenta.

  Consecuente, Jaime Gallardo remitió al i-Bank U.S. el 3 de enero del presente año 2022, un correo informándoles que ya había hecho la solicitud de transferencia equivalente al 20 por ciento de su saldo disponible en cuenta.

 Jaime Gallardo aguarda por su dinero, mientras sus preguntas continúan sin respuesta.

Referencias

Grupo Activo: Se acabó la fiesta https://www.cuentasclarasdigital.org/2020/03/grupo-activo-se-acabo-la-fiesta/

2 TBB. Fondos abandonados. https://www.tbbinternationalbank.com/FondosAbandonados

3 OCIF. http://www.ocif.pr.gov/Consumidores/Pages/default.aspx

4 Venezuela Política. “Demanda en Puerto Rico demuestra iliquidez del Banco Activo”. 17 de marzo de 2020. https://www.maibortpetit.info/2020/03/demanda-en-puerto-rico-demuestra.html

martes, 17 de marzo de 2020

Demanda en Puerto Rico demuestra iliquidez del Banco Activo

   Ante la imposibilidad de responder a las solicitudes del cliente, Activo ofreció activos como compensación, lo cual tampoco cumplió.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Una demanda por incumplimiento de contrato a una de sus filiales en Puerto Rico, revela la grave situación financiera que exhibe el Banco Activo, a tal estado que ha tenido que presentar ofertas de compensación de pago con algunos de los activos de sus accionistas.
El presidente del Banco Activo, José Antonio Oliveros Febres Cordero se encuentra bajo investigación con otros miembros de la entidad.
  La demanda en cuestión corresponde a la acción legal interpuesta por Cainvest Bank & Trust Ltd. en contra de Activo International Bank Inc., entidad que no ha podido responder a las solicitudes de transferencia de fondos que el demandante exige desde su cuenta por un monto que asciende a USD 3.052.018,26.

  Una nota del portal Anti Lavado de Dinero informó que, ante esta situación, la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico (OFIC) ordenó que Activo International Bank presente un plan de restructuración de su deuda a objeto de recuperar la operatividad del banco “a la brevedad posible”. Los entes reguladores de la banca puertorriqueños dispusieron que, debido a los problemas del AIB, no pueden “aceptar ni realizar solicitud de pago alguna” a menos que la OFIC lo apruebe. Todos los demás servicios continúan operando normalmente. Alerta la reseña que el Banco Activo también presenta problemas operativos en República Dominicana, donde es objeto de un rescate financiero y que la entidad de origen venezolano aseguró que esto no afecta sus operaciones en Venezuela[1].

  Por su parte, Banco Activo aseguró a través de un comunicado que, a raíz de los dispuesto por el ente regulador de la banca en Puerto Rico, esa entidad ha cumplido con todas actividades dirigidas a establecer un plan de restructuración en los plazos establecidos. Alega que estas medidas le impiden al banco efectuar retiros de fondos.

  El propietario de la entidad bancaria, José Antonio Oliveros Febres-Cordero, es objeto de acusaciones y demandas por supuestas irregularidades como apropiación ilegal de fondos, violación a los derechos fiduciario, estafa, robo, apropiación indebida calificada y corrupción en República Dominicana, Puerto Rico y Curazao, según lo da a conocer el portal Por la Noticia, que agrega que estas averiguaciones se llevan a cabo en conjunto con el FBI.

  Entretanto en Venezuela, refiere la nota, cursan en su contra más de una decena de procedimientos civiles, acusaciones penales e investigaciones en fiscalía por apropiación indebida calificada, estafa, corrupción, daños y perjuicios, asociación para delinquir, entre otros cargos.

  A Oliveros Febres-Cordero se le vincula a Baldo Sansó, administrador autónomo de PDVSA y cuñado de Rafael Ramírez y también se le relaciona con Matthias Krull, declarado culpable de lavado de dinero en Estados Unidos. A los bancos de Oliveros se les señala de, supuestamente, ser escenario para llevar a cabo esquemas de lavado de dinero y operaciones irregulares[2].

La demanda

  El 6 de febrero de 2020, ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, Cainvest Bank & Trust Ltd. presentó una demanda contra Activo International Bank Inc., la cual quedó identificada con el número 20-1070, por incumplimiento de contrato, al estimar la entidad demandante que el demandado no cumplió sus instrucciones de transferir depósitos que la primera mantenía en el segundo. Tal acción se sustenta en lo establecido en los artículos 1631 a 1645 del Código Civil de Puerto Rico, 31 L.P.R. A. §§4511 a 4572.
  Cainvest solicitó al tribunal ordene al Banco Activo el cumplimiento de las obligaciones explícitas e implícitas, de conformidad con el contrato y que pague todos los daños e intereses consecuentes debido a su incumplimiento.

  Como alternativa, Cainvest plantea que el tribunal sentencie que Banco Activo pague USD 3.052.018,26 que corresponden a los impagos por los cuales se han realizado solicitudes de transferencia.

  Además, Cainvest Bank & Trust Ltd. exige ser resarcido por los daños que las acciones del Banco Activo —obradas de “mala fe” según su criterio— las cuales crearon una relación de dependencia de Cainvest de las representaciones de Activo. Estima el demandante daños por no menos de USD 400.000. Por daños y perjuicios, Cainvest pide no menos de USD 200.000.

  Del mismo modo, Cainvest solicitó el pago de costos y honorarios de abogados de acuerdo a lo que la Corte estime razonable.

  Sostienen que Banco Activo mantuvo, previo al litigio, una conducta imprudente al negarse a cumplir con su obligación obvia de atender las solicitudes de transferencia de fondos.

   El tribunal se declaró con jurisdicción para dirimir la controversia, de conformidad con 28 U.S.C. §1332 (a) (2), la cual involucra a un ciudadano de un estado extranjero y un ciudadano de Puerto Rico. El monto en disputa excede los USD 75.000.00, sin incluir intereses, costos y honorarios de abogados.

Las partes en disputa

  Cainvest Bank & Trust Ltd. es una institución bancaria constituida bajo las leyes de las Islas Caimán, la cual brinda servicios de banca institucional, habiendo brindado también, hasta hace poco, servicios de banca privada. Opera bajo supervisión de la Autoridad Monetaria Internacional de Caimán (CIMA).

  Es una institución que, según su página web[3], que es producto de la fusión de 3 bancos, a saber, Sul America International Bank (Cayman) Ltd., Intertrust Bank (Cayman) Ltd.y el Dartley Bank and Trust Ltd.

  El portal Bank Daily refiere que se trata de una institución que “brinda servicios bancarios a personas de alto patrimonio, administradores de activos externos y clientes de banca institucional en las Islas Caimán”[4].

 Entretanto, Activo International Bank Inc. es una entidad bancaria internacional (respecto a Puerto Rico), autorizada con el número EBI-59 por la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), de conformidad con la Ley Nº 52 de agosto de 1989.

  El portal Open Corporates refiere que Activo International Bank Inc. está inscrita en Puerto Rico el 30 de septiembre de 2008, bajo el número 61-611, cuyo estatus actual es activo y que tiene su domicilio en 221 Ponce de León, Suite 1101, San Juan, PR 00918, Puerto Rico. El agente registrador es Francisco Vizcarrondo quien mantiene el mismo domicilio que la institución que representa[5].

  En la demanda se explica que Activo mantiene fondos en depósitos para sus clientes, incluidos otros bancos, como Cainvest.

Los hechos

  Cainvest Bank & Trust Ltd. contrató con  Activo International Bank Inc. en junio de 2015 la apertura de una cuenta en la que estimaba depositar alrededor de USD 4.000.000 mensuales y retiraría unos USD 3.000.000.

  El contrato suscrito establecía las circunstancias limitadas en las que el demandado podía retener el pago o la transferencia de fondos a solicitud.

  Para octubre de 2019, Cainvest tenía depósitos que sumaban un total de USD 4.45.819,20 y sostiene que Activo no había cumplido las solicitudes de transferencia.

  El 2 de octubre de 2019, Cainvest solicitó por correo electrónico la transferencia de USD 2.000.000 a su cuenta con Interactive Brokers LLC.  El 8 de octubre de 2019, Cainvest envió otro correo electrónico a AIB reiterando la solicitud de transferencia. A esto siguieron otros pedidos —8 de noviembre de 2029, 17 de diciembre de 2019, 27 de enero de 2020— que tampoco fueron atendidos, por lo que Cainvest expresó en la demanda que “Por información y creencias, nunca fue la intención de Activo cumplir con esta solicitud para remesas”.

  Ante estos hechos, el 17 de diciembre de 2019, un tercero interesado contactó a OCIF acusando “Fondos retenidos injustamente por el Licencee [sic] Activo Bank”. Refiere que tres días después de que OCIF fue notificado de la situación, Activo entregó los USD 300.000. Se indica que a otras solicitudes de transferencia Activo no ha respondido, reteniendo USD 3.052.018,26 a pesar que para el momento de la demanda la cuenta de Cainvest mostraba un saldo de USD 3.061.771,26.

 En noviembre de 2019, Activo propuso a Cainvest entregarle ciertos activos consistentes en hipotecas en cuatro propiedades inmobiliarias en Miami, como equivalentes en especie a los montos retenidos indebidamente. La propuesta la presentó Alejandro J. Valencia, presidente y CEO de Activo International Bank y José Antonio Oliveros Febres-Cordero, a quien se estima como accionista principal de Activo International Bank.

  Luego de un avalúo de los activos que llevó varios meses, cuando Cainvest solicitó los documentos de dichos bienes, Valencia informó que no los enviaría, como de hecho hasta el momento de la demanda no había ocurrido.

  A pesar del incumplimiento, Activo hizo cobros de intereses a Cainvest, la cual llevó a cabo otras diligencias sin respuesta, por lo que decidió presentar la demanda.







[1] Anti lavado de dinero. “Activo International Bank: Accionistas buscan acelerar su reactivación”. 21 de febrero de 2020. https://www.antilavadodedinero.com/activo-international-bank-accionistas-buscan-acelerar-su-reactivacion/





[2] Por la noticia. “Autoridades de EE.UU. investigan a banquero José Antonio Oliveros Febres-Cordero de Banco Activo”. 8 de octubre de 2019. https://porlanoticia.com/index.php/2019/10/08/autoridades-de-ee-uu-investigan-a-banquero-jose-antonio-oliveros-febres-cordero-de-banco-activo/

[3]  Cainvest Bank & Trust Ltd. https://cainvest.com/

[4] Bank Daily. https://m.banksdaily.com/info/cainvest-bank

[5] Open Corporates. Activo International Bank Inc. https://opencorporates.com/companies/pr/61-611