Mostrando entradas con la etiqueta Alex Naim Saab Morán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alex Naim Saab Morán. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de agosto de 2020

Defensa de Saab denuncia que a su cliente se le negó el derecho de declarar en la corte

   Los abogados, José Manuel Pinto Monteiro, Rutsel Silvestre J , y Martha Baltazar Garzón exponen sus criterios sobre la estrategia de la defensa del colombiano.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Tras conocerse la decisión del Tribunal de Apelaciones que aprobó la extradición de Álex Saab a los Estados Unidos, el equipo de la defensa del colombiano, acusado de haber lavado más de 350 millones de dólares en el sistema financiero norteamericano en vinculación con el régimen de Nicolás Maduro, denunció que la justicia de Cabo Verde denegó "al Enviado Especial Saab su derecho a declarar ante la Corte".

   En un comunicado de los abogados de Saab, se informa que "la resolución del Tribunal de Barlavento sobre la extradición de Alex Saab fue notificada con 4 días de retraso a la defensa. Esta llega cuando el Enviado Especial estaba esperando fecha para declarar ante este tribunal.

A continuación el comunicado:

  En la tarde de ayer, 3 de agosto de 2020, fue notificada a este equipo de defensa la decisión del Tribunal de Apelaciones de Barlavento, con fecha 31 de julio, en la que se recogía la decisión de dicho tribunal sobre la extradición del Enviado Especial de Venezuela, Alex Saab. A pesar de que dicho Tribunal ya había dictado la resolución, esta no la notificó hasta el día de ayer, sorprendentemente, y mientras que el Sr. Saab estaba esperando la fecha de la audiencia prescrita por la ley, en la que ejercer, con igualdad de armas, su derecho de defensa. Esta decisión viola, por tanto, el derecho de defensa y el de debido proceso, dejándolo sin posibilidad de defensa en esta instancia.

  El Tribunal de Barlavento ha decidido de forma arbitraria, sin sustento legal y con absoluta falta de motivación, aprobar la extradición del señor Saab y, por tanto, su entrega al agente perseguidor por razones políticas (EEUU). Esta decisión ha sido tomada de forma parcial, basándose exclusivamente en las alegaciones de los fiscales y laminando los derechos de la defensa del señor Saab. Con esta decisión, se ha privado al Sr. Saab de un recurso efectivo en Cabo Verde, lo que llama la atención ante los contundentes argumentos de la defensa expresados en un documento de oposición y el apoyo de varios dictámenes internacionales independientes.

Te puede interesar: 

  La decisión proferida es sumamente perturbadora, no solo del ordenamiento jurídico interno, sino también, del ordenamiento internacional y, especialmente del derecho humanitario y de los derechos humanos, que han sido groseramente eliminados, algo que no encaja con la incuestionable adecuación al sistema judicial de Cabo Verde.

  El derecho a un recurso efectivo está establecido en numerosos instrumentos internacionales de los que Cabo Verde es parte y constituyen referencia obligada para la adecuada defensa de los Derechos Humanos, tales como la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (también conocida como la Carta de Banjul), la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención Europea de Derechos Humanos.

Te puede interesar:

  El Tribunal de Apelaciones de Barlavento ignoró el derecho del Enviado Especial Saab a un remedio efectivo y justificó erróneamente su desatención del documento de oposición de la defensa, declarando que la ley solo le permite revisar la solicitud de extradición por motivos limitados.

  La defensa se muestra gravemente preocupada por el desconocimiento reiterado de las más elementales normas del debido proceso y derecho de defensa del señor Saab que ve como se le está prejuzgando y condenando sin posibilidad de defensa alguna, lo que implica una actuación parcial por parte del tribunal que ha decidido este trámite la extradición.



  La defensa apelará esta decisión ante la Corte Suprema dentro de los 10 días prescritos. En caso de que esta apelación falle, se presentará una solicitud de amparo ante el Tribunal Constitucional. El señor Saab, se reserva las acciones judiciales locales e internacionales a que hubiere lugar para hacer efectivos sus derechos, ahora vulnerados. 

miércoles, 29 de julio de 2020

Aún no existe fecha para la extradición de Álex Saab a los Estados Unidos

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Fuentes cercanas al caso del colombiano arrestado en Cabo Verde confirmaron a Venezuela Política que, hasta este miércoles, no hay una fecha estimada para la extradición de Álex Saab a los Estados Unidos.
    Las mismas fuentes aseguraron que "se gestionó una solicitud por parte de las autoridades de Cabo Verde a los Estados Unidos para preparar la logística para un eventual traslado de Saab a Miami.

  Álex Saab, considerado testaferro de Nicolás Maduro, está acusado por el gobierno norteamericano de haber lavado al menos unos 350 millones de dólares en programas vinculados al régimen venezolano quien deberá enfrentar cargos por corrupción y lavado de dinero en la Corte del Distrito Sur de la Florida.

   En los actuales momentos, el caso de Saab se encuentra en una etapa procesal que podría resolverse en las próximas semanas. El Tribunal Supremo Constitucional  se encuentra evaluando el recurso presentado por la defensa del colombiano que busca obtener su libertad de inmediato y evitar la extradición solicitada por los Estados Unidos.

   Las decisiones dictadas por el Tribunal Constitucional de Cabo Verde  sobre asuntos sujetos a su jurisdicción, prevalecen sobre las tomadas por cualquier otro tribunal de ese país y son obligatorios para todos entidades públicas y privadas.

  Dentro del calendario actual, el Tribunal Constitucional prevé un plazo hasta el 31 de agosto para concluir con un fallo sobre el recurso que introdujeron los abogados de Saab, pero el proceso puede prolongarse por unas semanas más.

   Las acciones de los tribunales internacionales no son vinculantes a las decisiones jurídicas de Cabo Verde, lo que indica que las demandas ante la Corte Penal Internacional que ha anunciado el equipo de abogados de Saab, encabezado por el exjuez español, Baltasar Garzón no interrumpirá el proceso que tiene lugar en la nación africana.

miércoles, 15 de julio de 2020

La extradición de Álex Saab está a la vuelta de la esquina

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  La extradición del empresario colombiano, Álex Saab podría concretarse en un tiempo menor al previsto inicialmente, según fuentes internas consultadas por Venezuela Política. El caso entró a la fase judicial luego que el Ministerio de Justicia de Cabo Verde autorizara la extradición del acusado y pusiera fin al ciclo administrativo. Desde este martes, el expediente se elevó a la Corte Suprema de Justicia para ser procesado por los jueces.
  Alex Saab ha sido acusado por el gobierno de los Estados Unidos de la comisión del delito de lavado de dinero proveniente de la corrupción de la administración de Nicolás Maduro en Venezuela, actualmente que se encuentra detenido en Sal, Cabo Verde. 

   Fuentes vinculadas al caso aseguran que la extradición se dará porque se cumplieron todos los requerimientos establecidos en la ley y en los convenios firmados por Estados Unidos y Cabo Verde. Las personas consultadas dijeron estar seguras que se impondrá la justicia y el estado de derecho. y Saab será extraditado a Miami a mediados del verano.

Ir hasta la Haya

   Ante la amenaza de la defensa de Saab de acudir al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, el primer Ministro de Cabo Verde, Ulisses Correia e Silva, dijo este miércoles que no podía dar detalles del proceso porque está bajo la consideración de la justicia. No obstante, sostuvo que su gobierno está en disposición de argumentar sus actuaciones ante instancias internacionales. 


  Advirtió que el proceso de Saab está bajo decisión judicial y que esperarán el momento correcto, por lo que harán comentarios al respecto, pero dijo que Cabo Verde podría hacer algún comentario si se produce una acción de la defensa que anunció que tomarían acciones legales contra de Estados Unidos y de Cabo Verde.

Los anuncios de los defensores


  La defensa de Saab, en manos del abogado José Manuel Pinto Monteiro, informó que el gobierno de Cabo Verde había aprobado la extradición de Saab. La decisión final sobre su entrega a Estados Unidos será tomada por el Tribunal Supremo de Justicia.

  Saab fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión realizó una parada técnica en Cabo Verde, supuestamente para repostar combustible en un periplo que, de no haber sido por su detención, le hubiera conducido hasta Irán, para llevar a cabo operaciones que el régimen de Nicolás Maduro ha insistido en calificar como una misión diplomática.  

  Tanto las autoridades de Caracas como la defensa del empresario han insistido en que Saab es un alto funcionario del gobierno venezolano, con el objetivo de investirlo de inmunidad diplomática y evitar así su extradición. 

  El arresto respondía a una alerta roja de la Interpol, emitida por una acusación en Estados Unidos por delitos de lavado de dinero.

  Pinto Monteiro, en declaraciones recientes a la agencia de noticias EFE, dijo que la decisión adoptada por el gobierno de Cabo Verde se sustentó en "la opinión judicial favorable de la Procuraduría General de la República (PGR)", que la remitió al Tribunal de Apelaciones de Barlavento, instancia que tendrá la última palabra. “Nuestro equipo está trabajando con optimismo para obtener los resultados definidos, es decir, la liberación inmediata de nuestro cliente”, aseguró.

  Pinto Monteiro también informó que Álex Saab había sumado a su defensa al exjuez español, Baltasar Garzón, quien se encargará de representarlo en este caso en el que Estados Unidos a solicitado la extradición a su territorio. Agrega la nota que el jurista “entablaría denuncias ante el tribunal internacional de justicia de La Haya por la supuesta violación a la inmunidad jurisdiccional contra el ciudadano colombiano”.

  Como se sabe, la Procuraduría General de la República de Cabo Verde recibió el 29 de junio la solicitud de extradición que le formuló del Departamento de Justicia de Estados Unidos, para lo cual contaba con 65 días para decidir. A partir de ahora, los abogados de Saab cuentan con un plazo hasta el día jueves 16 de julio, para interponer un recurso contra la decisión del gobierno. Si en dicha instancia no tuviere una respuesta favorable, aún podría apelar ante el Supremo Tribunal de Justicia (STJ) y, en última instancia, presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

  Sobre la incorporación al equipo de defensa del exjuez Baltazar Garzón, una reseña de EFE añade que entre las acciones del jurista también estará el intentar abrir ante la Justicia de Cabo Verde un proceso de indemnización contra el Estado de Cabo Verde por daños patrimoniales y de imagen” de Álex Saab, pudiendo rondar el reclamo entre los 5 y los 12 millones de dólares.

  El considerado testaferro de Nicolás Maduro cuenta con un equipo de abogados caboverdianos, a los que se suma Pinto Monteiro; el holandés Rutsel Martha, quien fue director de asuntos legales de Interpol; la ucraniana Maryna Pogibko, quien es experta vinculada a la firma británica Amadeus en Londres; y, ahora, Baltazar Garzón.

  El exmagistrado español, cuya fama data de 1998 cuando dirigió el proceso judicial contra el exdictador chileno, Augusto Pinochet, en la actualidad se dedica al ejercicio privado del derecho en el bufete Ilocad ubicado en Madrid, figurando entre su clientela, Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien está detenido en el Reino Unido aguardando que se decida su extradición a Estados Unidos, así como varias personas vinculadas al régimen de Maduro, entre quienes se destacan el empresario Wilmer Ruperti, y el presunto narcotraficante, Hugo Carvajal ahora prófugo de la justicia estadounidense.

Molesto por los mosquitos

  Luego de su detención, Saab fue recluido en la cárcel central de Ribeirinha, en la ciudad de Mindelo, en la isla de San Vicente, de la cual fue sacado para ser trasladado por vía aérea a la Isla de Sal. Se trató de un sorpresivo traslado que, según las autoridades, se debió con el otorgamiento de medidas de seguridad más altas.

  En esa ocasión, uno de sus abogados, João do Rosário, manifestó que el traslado no había sido notificado a la defensa, por lo cual estaba "tratando de entender" qué había sucedido y "¿cuáles son las razones reales?" de la medida.

  Las molestias de Álex Saab continuaron y manifestó a través de sus abogados su queja por la estrechez de su celda, por lo que exigió más comodidad y espacio, además de protestar por las hormigas y los mosquitos, cuyas picaduras al parecer no soporta.

  También solicitó la visita periódica y reglamentada de un médico que se encargue de revisar su estado de salud. Otra de sus quejas fue por la que estima una inadecuada su alimentación. “Bastante diferente de la dieta a la que está habituado”, dijo su abogado.

  Saab pidió a las autoridades mejores condiciones, dado que padece de hipertensión y disfunción de tiroides, según sus abogados.

  En junio, Saab también había denunciado malos tratos, así como haber sido víctima de robo por parte de los agentes policiales.

La familia también se queja

   A través de una carta remitida el 5 de julio al presidente de Cabo Verde, José Carlos Fonseca, los familiares de Álex Saab le solicitaron su intervención para que el empresario sea dejado en libertad, al calificar de injusta su detención.

   Denunciaron en la misiva que las autoridades de Cabo Verde no han permitido que a Saab se le administre un tratamiento diario contra "problemas de salud graves".

  Al tiempo de asegurar que su familiar es "completamente inocente" de los cargos que se le imputan y sugirieron que estos serían "infundados y políticamente motivados".

  "En este período de intervención, esperábamos que Cabo Verde permitiera a Alex recibir el tratamiento que debería otorgarse bajo sus obligaciones bajo el derecho internacional y proporcional a su condición de Enviado Especial para la República de Venezuela. Desafortunadamente, este no fue el caso".

“No me voy a suicidar”

  En la misma fecha, Álex Saab advirtió que no tenía intención alguna de quitarse la vida.

“No me voy a suicidar”, habría dicho según informó el diario El Tiempo de Colombia y “Aseguró que quería dejar constancia de que se encontraba en óptimas condiciones y de que no va a intentar suicidarse. Teme que lo asesinen y que parezca que se quitó la vida”, de acuerdo a lo dicho por un allegado del colombiano.

  Del mismo modo, el diario colombiano refiere que Saab habría pedido a las autoridades de Cabo Verde ser revisado por un médico y un psiquiatra, de modo que constataran que se encuentra en buena salud y equilibrado mentalmente. 

El sospechoso avión de PDVSA

  Un trabajo conjunto del portal Armando.info y Expresso da cuenta un vuelo sospechoso de una aeronave propiedad de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), con la matrícula Y-2486, calificada por el Departamento del Tesoro como “sospechosa”, estuvo cuatro días en Bisáu (Guinea).

  Las fuentes consultadas por ambos portales, refirieron que del avión y los pasajeros no cumplieron con el control aéreo, no estuvieron en la ciudad, ni pudieron ser identificados durante la estadía que se extendió del 26 al 30 de junio.

  Se conoció que entre sus ocupantes habría agentes de operaciones especiales cubanos, dado que el avión, previo a su aterrizaje en Bisáu, hizo escala en La Habana, por lo que podría presumirse que la misión era tantear un rescate de Álex Saab.

  Otra nota de Armando.info hizo referencia a la trama de corrupción supuestamente encabezada por Álex Saab, la cual permanecería intacta, por cuanto las autoridades mexicanas, se limitaron a hacer un amago de castigo a los presuntos cómplices del empresario colombiano.



martes, 30 de junio de 2020

Los negocios del oro venezolano operados por Álex Saab

Por Maibort Petit

  Álex Saab se mueve por distintas áreas. Por ello, desde 2018 incursionó en el negocio del oro. Una decisión que coincide con la escasez de divisas que existe en Venezuela, a tal extremo que el gobierno de Nicolás Maduro comenzó a usar el metal precioso para pagar algunos contratos.

  El empresario busca ayudar al gobierno de Maduro a liquidar el oro extraído en Venezuela y convertirlo en divisas.

   También Saab trabajó con Tareck El Aissami, actual ministro del Poder Popular de Petróleo y personero de la administración venezolana con nexos con el Medio Oriente y grupos terroristas como Hezbolá. Con él, Saab busca crear una estructura para que el gobierno venda oro a Turquía. Como resultado de estas operaciones corruptas y para evitar que Maduro y sus asociados “exploten aún más al pueblo y los recursos de Venezuela, el Departamento del Tesoro identificó al sector del oro de la economía venezolana como sujeto a sanciones en noviembre de 2018.

  Álex Saab firmó un contrato con el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES) para adquirir moneda venezolana para comprar oro de mineros locales. A su vez el gobierno presionó a los mineros para que vendieran oro a Saab a una tasa de mercado oficial inflada, en lugar de mercado negro. Parte del oro fue enviado a Caracas para ser refinado, luego vendido al Banco Central de Venezuela (BCV) y, posteriormente, ser exportado fuera de Venezuela a lugares como los Emiratos Árabes Unidos y Turquía. Las entidades turcas comprarían oro al gobierno venezolano y como mecanismo de pago, depositarían dinero en cuentas en Turquía, que a su vez transferiría fondos a una cuenta mantenida por el BCV en la nación oriental.  Mulberry, la compañía de Álex Saab en Turquía, compró bienes en ese país en nombre de clientes venezolanos, subiendo los precios antes de ser vendidos nuevamente a Venezuela.

   Se trata, pues, de un conjunto de irregulares transacciones con el oro venezolano que han sido señaladas de malos manejos y relacionadas con grupos criminales venezolanos, así como con funcionarios de seguridad corruptos y de la guerrilla colombiana, el Ejército Nacional de Liberación (ELN).

  Cabe acotar, que la comercialización del oro proveniente de Venezuela ha sido sancionada por el Departamento del Tesoro[1].

Las sanciones de la OFAC

  En julio de 2019, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos emitió una serie de sanciones en contra de Álex Nain Saab Morán, por sus actividades especulativas erigidas como una vasta red de corrupción por medio de la cual, el expresidente venezolano, Nicolás Maduro y su régimen, se han beneficiado irregularmente a través de la importación y distribución de alimentos.

   Según la OFAC, Saab obtuvo s contratos sobrevalorados, entre ellos el correspondiente al programa alimentario del gobierno denominado Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Para ello, conformó una sofisticada red de empresas fantasma con socios comerciales y miembros de la familia, que le permitieron supuestamente lavar millones de dólares en en todo el mundo.

  Las investigaciones de las autoridades estadounidenses determinaron que los tres hijastros de Nicolás Maduro, a saber, Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores, así como al sobrino de la primera dama venezolana, Carlos Erick Malpica Flores, conocidos como “los chamos”, recibieron dinero del empresario colombiano, a cambio de resultar favorecido con contratos públicos, entre ellos el correspondiente al programa de subsidio de alimentos.

  Esta relación con los familiares de Nicolás Maduro y Cilia Flores habría sido determinante para el acceso de Saab y Pulido a los funcionarios del gobierno de Venezuela, “permitiéndoles pagar los sobornos y comisiones ilegales necesarios para obtener contratos gubernamentales”.

   “Los Chamos” también tuvieron acceso frecuente Tareck Zaidan El Aissami Maddah, designado el 13 de febrero de 2017 de conformidad con la Ley de Designación de Narcotraficantes de Narcóticos Extranjeros por su papel en el tráfico internacional de narcóticos. Como resultado, “Los Chamos” pudieron manipular a los destinatarios de los contratos y Saab tuvo la oportunidad de trabajar con los niveles más altos del gobierno venezolano.

  “Álex Saab se involucró con los expertos de Maduro para administrar una red de corrupción a gran escala que usaron cruelmente para explotar la población hambrienta de Venezuela. El Tesoro está apuntando a quienes están detrás de los sofisticados esquemas de corrupción de Maduro, así como a la red global de compañías fantasmas que se benefician del programa de distribución de alimentos controlado por el ejército del antiguo régimen", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien agregó: “La red de corrupción que opera el programa CLAP ha permitido a Maduro y a sus familiares robar al pueblo venezolano. Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos".

   Refiere la OFAC que el programa CLAP, creado en 2016, “En lugar de garantizar que la población vulnerable reciba los alimentos que necesita desesperadamente, el régimen lo utiliza como una herramienta política para recompensar el apoyo y castigar las críticas políticas. Al ofrecer alimentos a través de este programa, el régimen mantiene su influencia porque muchos venezolanos no tienen suficiente dinero para comprar alimentos y, por lo tanto, dependen de las raciones que proporciona el CLAP para sobrevivir.

   “La participación de Saab con el programa CLAP comenzó en 2016 cuando él y Pulido idearon una estructura corporativa para adquirir la comida de un distribuidor extranjero, ensamblarla en un país extranjero y enviarla a Venezuela, todo al precio más rentable para ellos. Bajo la supervisión de Maduro, Saab obtuvo ganancias sustanciales e importó sólo una fracción de los alimentos necesarios para el programa CLAP”.

   Saab y Pulido usaron negocios en México, como Group Grand Limited bajo el control del hijo de Pulido, Emmanuel Enrique Rubio González, para maximizar las ganancias. Álex Saab se valió de una empresa estatal venezolana del estado Táchira que estaba exenta de impuestos a la importación. En la trama de corrupción intervinieron el para entonces gobernador tachirense, José Gregorio Vielma Mora, y Rodolfo Clemente Marco Torres, quien fungía como ministro de Alimentación. Ambos influyeron para que le fuera asignado el contrato a Saab.

   Varias empresas tuvieron participación en el esquema corrupto: Asasi Food FZE, Mulberry Proje Yatirim Anonim Sirketi (Mulberry), Group Grand Limited. Estas compañías, luego de ser designadas sin licitación, recibían la aprobación de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (CORPOVEX) para importar alimentos.

    En muchos casos, estas empresas fantasmas recibían anticipos del gobierno de Venezuela, fondos de los cuales pagaban sobornos a los funcionarios del gobierno que facilitaban las operaciones. Tales desvíos se justificaban mediante cuentas corporativas de su propiedad o de otras empresas ficticias y de fachada. “Para oscurecer aún más el origen del dinero, estas compañías de fachada enviarían una parte del dinero robado a cuentas comerciales de compañías relacionadas cuya actividad financiera no estaba relacionada con el suministro de alimentos o la logística. Finalmente, utilizando estas cuentas, los conspiradores enviarían una parte del dinero robado a corruptos personajes políticos venezolanos de alto rango, sus familiares o asociados”.

   Entonces, las empresas contratadas por el CLAP procedían a presentar facturas fraudulentas que reflejaban la compra de bienes por un monto alineado con el valor del contrato original sobrevaluado. “En muchos casos, las empresas contratadas por CLAP subcontratarían con otras empresas para cumplir con los términos del contrato, como comprar alimentos o armar cajas de alimentos a menudo con un valor nutricional inferior al estándar. Las compañías contratadas por CLAP trabajaron con compañías navieras y de seguros controladas por funcionarios corruptos del gobierno venezolano o sus socios comerciales para organizar el transporte físico de alimentos a los puertos venezolanos”, refiere el informe de la OFAC.

El proceso judicial en EE. UU.

   El 25 de julio de 2019, se conoció que la Fiscalía General de los Estados Unidos había acusó a los empresarios colombianos, Álex Naim Saab Morán y a Álvaro Pulido Vargas, por la supuesta comisión de los delitos de conspiración para cometer lavado de dinero y de lavado de instrumentos monetarios.


   Específicamente, la acusación contempla que, en el Distrito Sur de la Florida, los demandados cometieron un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero y siete cargos de lavado de dinero. Se alega la pérdida de más de USD 350 millones que representan la cantidad de fondos involucrados en la violación.

  La acusación formal contra Saab y Pulido refiere que estos presuntamente desempeñaron roles fundamentales en el lavado del producto de las “violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) en relación con un plan para pagar sobornos para aprovechar el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela”.

  La acción legal la emprendieron el Fiscal General Adjunto, Brian A. Benczkowski, de la División Criminal del Departamento de Justicia; la Fiscal Federal, Ariana Fajardo Orshan, del Distrito Sur de Florida; y el Agente Especial a Cargo, Adolphus P. Wright, de la División de Campo de Miami de la Administración de Control de Drogas (DEA) de Miami.

  Se explica que “a partir de noviembre de 2011 y aproximadamente hasta septiembre de 2015, Saab y Pulido conspiraron con otros para lavar el producto de un esquema de soborno ilegal de cuentas bancarias ubicadas en Venezuela a través de cuentas bancarias ubicadas en los Estados Unidos. Según la acusación, Saab y Pulido obtuvieron un contrato con el gobierno venezolano en noviembre de 2011 para construir viviendas de bajos ingresos. Los acusados y sus cómplices supuestamente aprovecharon el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela, según el cual se podían obtener dólares estadounidenses a un tipo favorable, mediante la presentación de documentos de importación falsos y fraudulentos sobre bienes y materiales que nunca se importaron a Venezuela y sobornando funcionarios del gobierno venezolano para que aprobarán esos documentos. 

   La acusación formal alega que la actividad ilegal fue un esquema de soborno que violó la FCPA e implicó delitos de soborno contra Venezuela. También alega que se realizaron reuniones para promover el pago de sobornos en Miami y que Saab y Pulido enviaron dinero relacionado con el esquema a cuentas bancarias en el Distrito Sur de Florida. Como resultado del plan, Saab y Pulido transfirieron aproximadamente USD 350 millones de Venezuela, a través de los Estados Unidos, a cuentas en el extranjero que poseían o controlaban”[2].

  Pero también en Nueva York se realiza una investigación sobre las actividades delictivas de Saab y Pulido, junto a otros nombres de ciudadanos colombianos que, supuestamente, integran el entramado de corrupción que movió millones de dólares provenientes del régimen de Maduro por Suiza, Emiratos Árabes, Francia, Bélgica, Italia, Turquía, Irán y Rusia.

CITAS

[1] U.S. Department of the Treasury. “Treasury Disrupts Corruption Network Stealing From Venezuela’s Food Distribution Program, CLAP”. 25 de julio de 2019. https://home.treasury.gov/news/press-releases/sm741



[2] Department of Justice. Office of Public Affairs. “Two Colombian Businessmen Charged With Money Laundering in Connection With Venezuela Bribery Scheme”. 25 de julio de 2019. https://www.justice.gov/opa/pr/two-colombian-businessmen-charged-money-laundering-connection-venezuela-bribery-scheme

sábado, 13 de junio de 2020

Este es el avión donde viajaba Alex Naim Saab Morán cuando fue arrestado en Cabo Verde

  Saab viajó de Teherán a Cabo Verde, el plan de vuelo original dice que iría a Algeria. No obstante, el acusado fue a Cabo Verde porque hay un barco, retenido en esa isla, cargado con gasolina que sería transportada a Venezuela. El armador se niega a salir con la carga porque teme a las sanciones impuestas por los Estados Unidos al régimen de Maduro.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   El empresario colombiano, Alex Naim Saab Morán, quien fue arrestado en Cabo Verde este viernes, viajaba en el avión G5000 matrícula T7JIS, registrada en San Marino. La nave se le asocia (sin documentación evidente) a la empresa administradora de aeronaves Altair Jets Corp, registrada en Panamá.

Foto: FlightAware

     Alex Nain Saab Morán está acusado por el gobierno de los Estados Unidos  se ser parte de una trama de corrupción y lavado de dinero, vinculada directamente con Nicolás Maduro, Cilia Flores y sus más cercanos colaboradores.

  De acuerdo a las bases de datos consultadas, este avión, registra varios vuelos hacia Venezuela en 2019.

  Open Corporation refleja que la firma Altair Jets Corp, es propiedad de Amado Faraco Heredia y David Faraco Heredia, este último, Teniente Aviación FAN (2003).

   Según registros en el portal LinkedIn, Altair Jets Corp. cuenta con personal procedente del sector público venezolano (de origen militar) como es el caso de Valker Aular (piloto) y Betzabeth Palma, Gerente de Operaciones.

   La página oficial de Altair Jets Corp, asegura que tienen sedes en Panamá, Colombia, Dubai, Francia y República Dominicana.

  La Gaceta Oficial de 2003 donde consta que David Faraco Heredia es efectivo de la Aviación Militar de Venezuela.


El caso

  De acuerdo a los documentos federales, Alex Saab está acusado de delitos de lavado de dinero. La querella sostiene que el empresario pagó sobornos a funcionarios venezolanos y que canalizó más de $ 350 millones a cuentas en el extranjero como parte de un programa de alimentos CLAP del régimen de Nicolás Maduro. 

Alex Saab estaba en Irán

  Fuentes cercanas al caso informaron que Alex Saab se encontraba en Teherán gestionando los envíos de gasolina a Venezuela, en el marco de los acuerdos que el régimen venezolano logró con la República Islámica de Irán.

  Las fuentes aseguran, inclusive, que Alex Saab compró una lujosa propiedad en Irán y que operaba desde allá en el manejo y negociación de los envíos de gasolina.