martes, 30 de noviembre de 2021

Segundo día de juicio: Pasa al estrado la primera de las cuatro acusadoras de Ghislaine Maxwell

   La acusada, según el testimonio de la víctima, participó activamente en algunos de los encuentros sexuales de Jeffrey Epstein con las menores.

Por Maibort Petit

   La primera de sus cuatro acusadoras —identificada en el proceso judicial con el nombre ficticio de “Jane”— se sentó en el estrado de la Corte del Distrito Sur de Nueva York y, ante el jurado, aseguró que Ghislaine Maxwell no solamente participó como reclutadora, sino que llegó a estar presente cuando se producían las interacciones sexuales —teniendo ella solamente 14 años de edad— con el magnate Jeffrey Epstein.

   Definida en el primer día de juicio por la fiscalía —a cargo de la fiscal Lara Pomerantz— como una “mujer peligrosa” y como “socia criminal” de  Jeffrey Epstein, la cual se dedicó, entre 1994 y 2004, a engañar a niñas a objeto de que le sirvieran como objeto sexual a su exnovio, manipulándolas y llevándolas a que cumplieran los deseos del magnate, Ghislaine Maxwell enfrentó este martes 30 de noviembre la segunda jornada de su proceso judicial en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

“Jane” sostuvo que Maxwell la adiestró acerca de la manera de brindarle masajes sexuales a Epstein, habiéndose sumado en algunas oportunidades a los encuentros.

  También narró que ella y Ghislaine Maxwell se conocieron en 1994 cuando ella —“Jane” — en procura de forjarse una carrera como cantante, comenzó a asistir a un campamento de música. Allí, la acusada se le acercó y se presentó como donante e iniciaron una conversación en la que descubrieron que ambas vivían en Palm Beach, en el estado de la Florida.

   Después de esto, ella y su madre recibieron invitaciones para asistir a la casa de Jeffrey Epstein. A partir de allí comenzaron las salidas a comprar ropa —incluida ropa interior de Victoria's Secret— acompañada del magnate y la Ghislaine Maxwell.

  Entonces, un día habría comenzado el ciclo de abusos, en una oportunidad en que el financiero la tomó de manera abrupta y le ordenó que la siguiera hasta el área de la piscina donde se bajó los pantalones, la atrajo hacia él y se masturbó. “Estaba congelada de miedo (…) Nunca antes había visto un pene (…) Estaba aterrorizada y me sentí asquerosa y avergonzada".

  Refirió que, en otra oportunidad, fue llevada a un salón que estaba destinado a los masajes de Epstein, donde la acusada y el magnate procedieron a aprovecharse de ella. "Había manos por todas partes y Jeffrey se masturbó de nuevo”.

   Habría habido otros encuentros en los se utilizaban juguetes sexuales o se llevaban a cabo orgías de sexo oral con otras mujeres jóvenes, una actividad en la que Maxwell también participaba.

  Ghislaine Maxwell, de 59 años, se declaró inocente de los seis cargos, a saber, conspiración para atraer a menores a viajar para participar en actos sexuales ilegales; seducir a un menor de edad para que viaje y participe en actos sexuales ilegales; conspiración para transportar a un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; transporte de un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; tráfico sexual de menores; y conspiración de tráfico sexual. Así como también otros dos cargos de perjurio —que serán abordados en juicio aparte— pues la fiscalía la acusa de mentir bajo juramento cuando se la consultó previamente sobre asuntos relacionados con Epstein. En total, deberá responder por ocho cargos federales.

Habla el piloto de Epstein

  Un hombre que trabajó durante casi 30 años como piloto de avión para Jeffrey Epstein, a saber, Lawrence Paul Visoski Jr., fungió entre los primeros testigos y, al pasar al estrado en el juicio contra Ghislaine Maxwell, dijo que entre los hombres de alto perfil a los que trasladó en la aeronave del magnate, figuraban los expresidentes Bill Clinton y Donald Trump.

  El nombre de los ex-mandatarios estadounidenses retumbó entre las paredes de la sala de audiencia de la Corte de Manhattan cuando Christian Everdell, abogado defensor de Maxwell, interrogó a Visoski Jr. acerca de si Clinton, figuraba entre los hombres de alto perfil que volaron en la aeronave del magnate. A lo que Everdell respondió afirmativamente.

— ¿El ex presidente Bill Clinton voló en algunos de los vuelos? — consultó Everdell.

—Sí — contestó el piloto.

  Lawrence Paul Visoski, citado por la fiscalía como testigo, hizo mención a las celebridades y políticos que acostumbraban viajar en los aviones de Epstein y citó el caso del príncipe Andrés de España, así como también el expresidente Donald Trump, quien lo habría hecho en más de una ocasión.

  El abogado interrogó si Trump había viajado en las aeronaves de Epstein con su familia, Visoski dijo no recordar, pero remató al exmandatario efectivamente lo sí lo recordaba. "Ciertamente recuerdo al presidente Trump".

   Kevin Spacey, el comediante Chris Tucker, el famoso violinista Itzhak Perlman y los ex senadores George Mitchell y John Glenn, también figuran entre las personas que Visoski recordó haber visto en el avión del magnate.

  Categóricamente negó que haber presenciado actividades de índole sexual en los vuelos, pues, aunque se quedaba mayormente en la cabina, iba en ocasiones salía para tomar café o ir al baño. “Nunca”, fue la respuesta cuando lo interrogaron sobre si había encontrado condones usados o había visto actos sexuales con mujeres menores de edad en los aviones. 

  Aseguró que nunca fue advertido por Epstein de tener que quedarse en la cabina y evitar acceder al área de la aeronave donde supuestamente se llevaban a cabo las actividades de índole sexual.

  Sin embargo, Visoski dijo no poder visualizar a “Jane” el nombre ficticio con que se identifica en el juicio contra Maxwell a una de sus acusadoras. “No puedo visualizarla sentada en el compartimiento de pasajeros como lo haría, por ejemplo, con el presidente Clinton".

  Entre los hechos rememorados por el piloto, estuvieron los vuelos con Jeffrey Epstein a Columbus, Ohio, lugar donde este último tenía una casa en las cercanías a una propiedad de Les Wexner, fundador de Victoria's Secret y socio comercial difunto pedófilo. El piloto precisó que Epstein llamaba “cliente” a Wexner.

  Según Visoski, la acusada, Ghislaine Maxwell se encargaba de asuntos como los informes de gastos de Epstein, que ella llevaba las propiedades de Epstein en Nueva York. "Maxwell fue el número 2 y el señor Epstein fue un gran número 1”, dijo el piloto.

  Refirió que, conforme pasaron los años, él tuvo un mayor acercamiento con Maxwell e, incluso, asistió con ella a clases de licencia de helicóptero cuando se adiestraba para convertirse en piloto en Florida.

   Asimismo, dijo que sus dos hijas, cuyas edades oscilaban entre los 11 y 14  años, montaron a caballo con Ghislaine Maxwell en Nuevo México, en el rancho de Jeffrey Epstein.

  Lawrence Paul Visoski Jr. contó que Jeffrey pagó la educación secundaria privada de sus hijas y durante los años que trabajó para él, le regaló valiosos regalos, entre ellos, 40 acres de tierra en el rancho de Nuevo México para que construyera una casa

No hay comentarios:

Publicar un comentario