lunes, 8 de noviembre de 2021

Conozca las principales claves para comprender el caso de Álex Saab

   Estos son los aspectos fundamentales que llevaron al empresario colombiano al banquillo de los acusados en un tribunal de los Estados Unidos.

Por Maibort Petit

   He aquí algunas claves que sintetizan la esencia del caso del empresario colombiano naturalizado venezolano, Álex Saab, recientemente extraditado de Cabo Verde a los Estados Unidos a objeto de que enfrente a la justicia que lo señala de conspirar para cometer el delito de lavado de dinero.
La acusación

   Álex Naim Saab Morán —junto a su socio Álvaro Pulido Vargas— fue acusado el 25 de julio de 2019 por la Fiscalía General de los Estados Unidos para el Distrito Sur de la Florida por la supuesta comisión de los delitos de conspiración para cometer lavado de dinero y de lavado de instrumentos monetarios. En específico, la acusación establece que los demandados cometieron un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero y siete cargos de lavado de dinero. El gobierno de los EE. UU. alega la pérdida de más de USD 350 millones que representan la cantidad de fondos involucrados en la violación. Los fiscales señalan que Saab y Pulido presuntamente desempeñaron roles fundamentales en el lavado del producto de las “violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) en relación con un plan para pagar sobornos para aprovechar el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela”.
   Álex Saab y Álvaro Pulido suscribieron un contrato con el gobierno venezolano en noviembre de 2011 cuyo objeto era la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos y se aprovecharon, junto con sus cómplices, del tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela, el cual les permitía obtener dólares estadounidenses a un tipo favorable, mediante la presentación de documentos de importación falsos y fraudulentos sobre bienes y materiales que nunca se importaron a Venezuela y sobornando funcionarios del gobierno venezolano para que aprobarán esos documentos.

   Se explica en la acusación formal que los imputados instrumentaron un esquema de soborno que violó la FCPA e implicó delitos de soborno contra Venezuela. Para ello llevaron a cabo reuniones para promover el pago de sobornos en Miami y enviaron dinero relacionado con el esquema a cuentas bancarias en el Distrito Sur de Florida. Este plan de Saab y Pulido se materializó con la transferencia de aproximadamente USD 350 millones de Venezuela, a través de los Estados Unidos, a cuentas en el extranjero que poseían o controlaban”[1].


   En razón del acuerdo de extradición que el gobierno estadounidense estableció con su homólogo de Cabo Verde, al ser en esta última nación la pena máxima para el delito de lavado de dinero equivalente a 20 años, la fiscalía del Sur de la Florida retiró los siete cargos relacionados con el lavado de instrumentos monetarios a objeto de que la pena que le sea impuesta, en caso de ser declarado culpable, no sobrepase la que se le impondría en la nación africana por el mismo delito.

Supuesto testaferro de Maduro

   Existe la presunción de que Álex Saab actúa como testaferro o prestanombres de Nicolás Maduro. De hecho, la ex-fiscal general, Luisa Ortega, lo catalogó en 2017 como el “principal testaferro de la autocracia” de Maduro y su familia. Según Ortega Díaz, sus investigaciones la llevaron a presumir que Maduro era el verdadero propietario de Group Grand Limited (GGL), aunque Saab y Pulido sean quienes figuren como dueños.

   Y es que, al contrario de otros empresarios colombianos que tuvieron que dejar de exportar a Venezuela por la incertidumbre que generaban los pagos y controles en el cambio de divisas impuestos por el gobierno, las operaciones de Saab se incrementaron, como también lo hicieron sus negociaciones con el régimen, tanto en el área de la construcción como con el CLAP.
 Álex Saab habría cumplido un papel determinante en el establecimiento y mantenimiento de las redes de financiamiento ilícitas para facilitan la corrupción del régimen venezolano. Se cree que Maduro, presuntamente, le habría confiado su fortuna personal. Por ello el proceso judicial que comenzó a desarrollarse en los Estados Unidos, pudiera permitir establecer la veracidad o falsedad de estos supuestos, así como también ayudaría a comprender y a obtener detalles de las actividades ilícitas que sirven de sustento al régimen venezolano.

   El Departamento del Tesoro refiere que Álex Saab en 2016 diseñó el esquema del CLAP a través de una estructura corporativa para comprar alimentos de un distribuidor extranjero, ensamblarlos en un país extranjero y enviarlos a Venezuela a una tarifa más rentable para ellos. El Tesoro sostiene que, bajo la supervisión de Nicolás Maduro, Saab obtuvo ganancias sustanciales e importó sólo una fracción de los alimentos necesarios para el programa CLAP.
   De vendedor de llaveros pasó a ser contratista del régimen chavista, primero en 2011 con un contrato de construcción de viviendas de interés social; luego la construcción de gimnasios verticales por lo que recibió USD 100 millones a pesar de que a la fecha muchos están sin terminar; después la venta de leche en polvo a través del CLAP y a la venta de alimentos para dicho programa. Ya entre 2016 y 2018, amasaba una fortuna de más de USD 1.500 millones.

  Lo cierto es que Saab es de fundamental importancia para Maduro, hecho que se deja ver con su actitud de patear la mesa de negociaciones que mantiene con la oposición en México, tan pronto se concretó la extradición del empresario colombiano a los Estados Unidos.
Las empresas de Saab

  Dos fueron las empresas que sirvieron a Álex Saab y a su socio, Álvaro Pulido, a saber, Group Grand Limited (con sede en Hong Kong y también registró en México). En la nación azteca, Group Grand Limited, S.A. de C.V. está controlada por el hijo de Pulido, Emmanuel Enrique Rubio González).

  La otra empresa es Asasi Food FZE, igualmente manejadas por Saab y Pulido.

La verdad de los proyectos del chavismo

   En la acusación que la fiscalía del Distrito Sur de Florida formula contra Alex Naim Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas, se explica cómo estos, luego de haber accedido a dólares preferenciales a través de CADIVI, justificaron sus operaciones con facturas y documentos falsos y fraudulentos, resultando que en muchas ocasiones los bienes negociados nunca llegaron a Venezuela.

    El juicio a Saab servirá, por tanto, para que salga a la luz la verdad de los proyectos de construcción de viviendas de interés social por los cuales se les juzgará y, asimismo, podría conocerse la verdad sobre el programa de alimentación CLAP que ha sido ampliamente cuestionado.

¿Por qué serán juzgados en Estados Unidos?

   Por la sencilla razón de que se valieron del sistema estadounidense para lavar fondos ilícitos productos de sobornos pagados a funcionarios gubernamentales venezolanos a cambio de la aprobación de contratos irregulares.

   Saab y Pulido transfirieron dichos fondos corruptos a entidades bancaria y financieras de los Estados Unidos violando así la legislación de este país, específicamente la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA).

  De este modo, fondos por USD 350.041.500 habían sido introducidos a través de diversas transferencias electrónicas desde cuentas bancarias en Venezuela a cuentas bancarias corresponsales en los Estados Unidos.

Corrupto sistema de control de cambios

  El juicio contra Álex Saab también develará el corrupto sistema de control de cambios imperantes en Venezuela durante largos años.

  Se verá cómo el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), la Comisión Nacional de Administración de Divisas (CADIVI), la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB) actúan corruptamente en Venezuela, permitiendo el desarrollo de actividades delictivas aun cuando el deber ser de todas estas instituciones se supone era el resguardo de la legalidad.

  Es decir, la realidad de un gobierno devenido en entidad criminal podría develarse durante el proceso criminal que se le seguirá a Álex Saab en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida.

También investigado en Colombia

   Las actividades de Álex Saab también fueron objeto de investigación en su país de origen, Colombia, donde en 2018 fue objeto de la pesquisa de la Fiscalía por el supuesto lavado de activos.

  Saab habría recurrido a todo tipo de argucias para evadir sus responsabilidades tributarias y aduaneras y para dar apariencia de legalidad a un esquema irregular de exportaciones e importaciones llevadas a cabo a través de la empresa Shantex S.A.

  Se le expropiaron seis propiedades evaluados en 38 mil millones de pesos.

  En el país neogranadino se le vincula a la exsenadora y excandidata presidencial, Piedad Córdoba, quien habría sido el puente que lo relacionó con el gobierno venezolano y lo habría ayudado a gestionar el pago de facturas pendientes desde la administración del finado Hugo Chávez.

Gestor del chavismo en el exterior

   En los últimos tiempos, a raíz de las sanciones impuestas al régimen de Maduro por los Estados Unidos, Álex Saab se convirtió en un importante agente del gobierno venezolano en el extranjero en razón de sus relaciones.

   Así, aparte de sus negocios con el CLAP, Saab pasó a diligenciar financiamiento para el régimen de Maduro y se convirtió en intermediario del dictador con sus nuevos aliados, a saber, Turquía e Irán, para llevar a cabo otros asuntos, como las exportaciones de oro.

   De hecho, al verse acorralado en Cabo Verde, la administración de Nicolás Maduro recurrió a la estrategia de catalogarlo como agente diplomático de Venezuela que, al momento de su detención, se encontraba en misión de estado viajando en calidad de enviado especial para negociar gasolina y ayuda humanitaria.

Con información privilegiada

   La comparecencia de Saab ante la justicia estadunidense se espera sirva para el empresario suministre información sobre las negociaciones irregulares llevadas a cabo por el régimen de Maduro, no solamente en materia del CLAP, sino de otros ámbitos.

   De hecho, tiene plena conciencia el gobierno de Maduro, el cual a través de una comunicación que le remitió el entonces canciller, Jorge Arreaza, le advirtió a Saab de que “Está usted en posesión de información concerniente a la seguridad y defensa de la nación considerada ‘clasificada’. Tenemos razones bien fundadas para estimar que, en caso de ser extraditado a Estados Unidos, usted será presionado por cualquier método, legítimo o no, para la revelación de dicha información, lo que supondría un gran riesgo para nuestro país”.

REFERENCIA 

[1] Department of Justice. Office of Public Affairs. “Two Colombian BusinessmEn Charged With Money Laundering in Connection With Venezuela Bribery Scheme”. 25 de julio de 2019. https://www.justice.gov/opa/pr/two-colombian-businessmen-charged-money-laundering-connection-venezuela-bribery-scheme

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario