lunes, 15 de noviembre de 2021

Camila Fabri: Imagen de sufrida mujer que oculta a la socia de Álex Saab y sus turbios negocios

   Aliada y cómplice necesaria, sería el perfil más adecuado para describir a la cónyuge del empresario colombiano tenido como testaferro de Nicolás Maduro.

Por Maibort Petit
   Las imágenes de una mujer bañada en llanto —que semejaba casi a una viuda— daban cuenta de una esposa desesperada que denunciaba el secuestro de su marido a manos de las autoridades de Estados Unidos. Se trataba de Camila Fabri en Caracas quien, haciéndole coro al régimen venezolano, se alzó sobre una tarima en la Plaza Bolívar de la capital venezolana, donde llorando acusó que su esposo había sido secuestrado, como denominó la extradición de que fuera objeto Álex Saab desde Cabo Verde al estado de la Florida en EE. UU. 

  “Nosotros somos y siempre hemos sido una familia muy unida y, como él está secuestrado, nosotros también lo estamos como familia”, dijo entre lágrimas ante los asistentes a la manifestación convocada por Maduro y sus acólitos, quienes daban vítores a la sufrida fémina. A ellos le leyó una carta en la que dio su versión de los hechos: “Esto ocurrió cobardemente de espalda a los abogados, y nosotros nos enteramos por su hermana, que fue la única autorizada a pasar un tiempo con él y visitarlo algunas veces. El día de ayer fue a visitarlo y no estaban los 100 guardias que rodeaban el lugar donde lo tenían secuestrado, un guardia le dijo ‘simplemente aceleraron la extradición”[1].

   Pero la estampa de mujer abnegada estaría muy distante de la que acusan, por ejemplo, las autoridades italianas, las cuales la señalaron en 2020 de cometer fraude fiscal. Para el fisco no había consonancia entre la vendedora con un sueldo de 1.800 euros mensuales que decía ser, con la que vivía en un apartamento a su nombre en la Vía Condoti con un valor de 4,7 millones. El parecer de los agentes la Guardia di Finanza de Italia, era Fabri habría lavado dinero de su esposo.
    Otro dato que no correspondía al de la modesta mujer trabajadora, era su vehículo Rover Range Evoque de 54.000 euros.

   Fue así que las autoridades fiscales italianas, en 2019, luego de una investigación, procedieron a incautarle 1,8 millones de euros y el lujoso apartamento en el que encontraron 8 obras de arte y un tapiz.

“Los resultados de las investigaciones señalaron que la propiedad estaba registrada a nombre de una empresa atribuible a Camilla Fabri. La policía fiscal de Italia tenía sospechas de corrupción internacional, tráfico ilegal de oro, lavado de dinero, malversación de fondos, entre otros delitos. Medios locales dijeron que en las averiguaciones estarían involucrados empresarios colombianos que forman parte de una red de corrupción internacional que manejarían contratos para proveer los alimentos a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción”, se lee en una nota del portal Urgente 24[2].

Fabri y Saab

   Camila Fabri y Álex Saab se habrían conocido en un restaurante en Francia, según refiere el periodista Gerardo Reyes, en su libro “Alex Saab: la verdad sobre el empresario que se hizo multimillonario a la sombra de Nicolás Maduro”. Según esta versión, el empresario colombiano no le quitó los ojos de encima desde que la vio en el lugar desde una mesa cercana. Al poco tiempo ya estaban viviendo juntos en un lujoso apartamento del barrio Saint Germain de París.

  Nació en 1994 —por lo tanto, tiene 27 años— en Fidene, una localidad ubicada a ocho kilómetros de Roma. Creció en el barrio Tufello, en la periferia de Roma. Se dedicaba al modelaje y llegó a participar en algún programa de televisión, fue dependienta de una tienda de ropa, ese, por el cual ganaba 1.800 euros por un desempeño a tiempo parcial.

   Fabri decidió cambiar sus sueños de fama por la vida de lujos que le ofrecía Saab. El matrimonio tuvo lugar en 2014, luego vinieron sus dos hijas, una de 4 años y la otra de 18 meses de edad.

  El apartamento que compartieron en Roma estaba en Parioli, un barrio acomodado, pagaba una renta 5.800 euros al mes, de acuerdo al contrato firmado por Fabri en 2016. Después vinieron el carro y el apartamento en Vía Condoti de los que ya hablamos líneas arriba y que le valió las sospechas de la Guardia de Finanzas y ésta participó el asunto a la fiscalía.

   El nuevo dato es que los 4.923.850 euros que pagó por él vinieron del Reino Unido, a través de la empresa Kinlock Investment, gerenciada por Lorenzo Antonelli, novio del hermano de Camilla Fabri, quien además tiene acciones en manos de un fideicomiso inglés y una empresa de Dubai.
    Entonces vinieron las averiguaciones que dieron luz a la razón de aquella vida de lujos de la muchacha de 24 años. “Un continuo flujo de dinero sucio que se movía en paraísos fiscales, entre fideicomisos (‘trust’) cuya propiedad era desconocida y empresas blindadas. El capital generado por una red internacional de corrupción y blanqueo de capitales con sede en Venezuela, investigado por la justicia estadounidense, llegaba también a Italia. Al frente de ese tráfico estaba Álex Nain Saab Morán, y su hermano Luis Alberto, ‘blanqueadores de ganancias ilícitas’”, según el informe de la magistratura italiana.

   La conclusión de la fiscal del caso fue contundente: “Alex Saab Morán está involucrado en una vasta red de corrupción internacional encaminada a obtener numerosos y grandes contratos comerciales con el gobierno de Venezuela, entre ellos el relacionado con los subsidios alimentarios, asunto vinculado al presidente Nicolás Maduro”.

  Igualmente, se le investigaba en Estados Unidos donde la fiscalía determinó que la irregularidad de sus negocios sumaba 350 millones de dólares.

  Ante estos hechos, el matrimonio se pintó de colores de la capital italiana, vivieron en Moscú hasta la detención de Saab en Cabo Verde[3]. Camila Fabri evitó con su huida la aprehensión que planificaban las autoridades italianas de ella.

Esposa y cómplice

   Estaría, por tanto, distante Camila Fabri de ser la esposa inocente que desconoce las actividades de su marido y se perfilaría, más bien, como la cómplice necesaria del corrupto empresario.
   Y es que la segunda esposa del barranquillero habría sido incluida en muchos de los negocios de su cónyuge.

  “La registró como dueña de la firma inglesa Kinloch Investments Limited y la autorizó para recibir giros de Multibank de Panamá y del UBS de Suiza”, sostiene Reyes en su libro.

  La mujer llorosa de la Plaza Bolívar de Caracas nada tiene que ver con esta que revelan los hechos.

REFERENCIAS

[1] Semana. ““Esto es un segundo secuestro”: la historia de Camilla Fabri, la modelo que “enloqueció” de amor a Álex Saab”. 18 de octubre de 2021. https://www.semana.com/nacion/articulo/esto-es-un-segundo-secuestro-la-historia-de-camilla-fabri-la-modelo-que-enloquecio-de-amor-a-alex-saab/202102/



[2] Urgente 24. “Camilla Fabri: Negocios oscuros detrás de una cara bonita”. 22 de octubre de 2021. https://urgente24.com/foco/camilla-fabri-negocios-oscuros-detras-una-cara-bonita-n528706





1 comentario:

  1. Maibort, me encanta tu veracidad en tus investigaciones, desmintiendo asi cualquier narrativa del régimen y sus aliados..Eres valiente, inteligente y audaz..Te apoyamos al 100...Gracias por siempre contarnos la Verdad de los hechos ✅ 😉 👍

    ResponderEliminar