martes, 14 de julio de 2020

Las mafias de Bolívar: Así denunció Jesús Curvelo la corrupción de Francisco Rangel Gómez y Julio Fuentes Manzulli

   A través de un informe-denuncia, este oficial de la Fuerza Armada, dio a conocer los supuestos vínculos del exgobernador y su secretario de seguridad, con las organizaciones criminales de la zona.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   Múltiples fueron las alertas que se emitieron antes y después de la masacre de Tumeremo, las cuales daban cuenta de las irregularidades y hechos de corrupción que tenían lugar al sur del Orinoco en lo que tiempo después se convirtió en proyecto bandera del gobierno de Nicolás Maduro y que se conoce con el nombre de Arco Minero. Una de ellas la lazó el teniente Jesús Leonardo Curvelo, quien advirtió en un informe remitido al diputado Américo de Grazia, acerca de los delitos y acciones criminales cometidos en el estado Bolívar al amparo del exgobernador de esa entidad, Francisco Rangel Gómez y de quien fue el encargado de resguardar la seguridad en la región, Julio César Fuentes Manzulli.
    Primer teniente Jesús Leonardo Curvelo, quien se desempeñó por 14 años como asistente personal del general Julio César Fuentes Manzulli, exdirector de la policía y exsecretario de seguridad ciudadana de la gobernación de Bolívar, lo denunció por hecho de corrupción y cometer irregularidades.

  Curvelo fue detenido el 24 de octubre de 2015 en la Troncal 10 con más de 33 millones de bolívares en efectivo que llevaba almacenados en 31 cajas, por lo que fue acusado por la Fiscalía de pertenecer a una red criminal y lo mantuvo preso por 106 días [1].

“La Fiscalía estableció que Curvelo y Pedro Rafael Goitía Salazar, el conductor del vehículo en que trasladaban el dinero, formaban parte de una organización criminal más amplia. No identificó a otros involucrados, a pesar de que obtuvo pruebas de que el dinero procedía de cuatro organizaciones gubernamentales relacionadas con programas sociales: Mercal, Pdval, Red de Abastos Bicentenario y Gas Comunal, y que algunos de estos programas sociales tenían su sede en instalaciones militares” refiere el portal “Arco Minero. Crimen, corrupción y cianuro”, el cual recoge una serie de trabajos periodísticos y de investigación sobre este proyecto gubernamental.

  A Curvelo lo mantuvieron detenido por 106 días, pero el 3 de febrero de 2016 le concedieron el beneficio de casa por cárcel, una situación que le facilitó su huida del país y solicitar asilo político en Portugal.

   Desde entonces, se dedicó a recabar algunos datos para completar la información privilegiada que ya poseía gracias a sus 14 años de servicio junto a Fuentes Manzulli, comisionado de la gobernación de Bolívar para los pueblos del sur con la función de combatir las mafias mineras.

   Fue así como el 28 de septiembre de 2016 presentó al diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, Américo De Grazia, en el que afirma que el dinero que le incautaron era una encomienda de Fuentes Manzulli y que “...sería empleado para la compra de oro por Juan Gabriel Rivas Núñez, Juancho...”.

  Igualmente, relata que el general Fuentes Manzulli, aprovechaba su posición como mano derecha del entonces gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, para facilitar a los “pranes” o líderes de bandas criminales protección gubernamental y armamentos, además de encubrir a los delincuentes.
   En una entrevista telefónica que concedió desde Portugal, Jesús Leonardo Curvelo dijo que la referida, no fue la única operación irregular que realizó para Fuentes Manzulli. Contó que “la última remesa de dinero que intentó llevar al jefe del pranato en Las Claritas se frustró porque ‘no hubo coordinación’ entre los jefes militares destacados en los pueblos del sur del estado Bolívar”.
   Narró que cuando fue detenido, un sobrino de Cilia Flores, de nombre Eduardo Gámez Flores, quien es teniente coronel de la Guardia Nacional Bolivariana, lo llamó por teléfono para asegurarle que se encontraba “resolviendo el problema, mi problema. En verdad, yo creo que era un problema que se podía resolver fácilmente: un teniente, un carro del gobierno (...) Lo que pasó es que nunca se pusieron de acuerdo”.

  Curvelo sostiene que, además de dinero, “suministró armas de fuego a los jefes de las bandas criminales vinculadas con la minería. ‘No podría decir un número exacto. Hagan un registro de las armas que decomisan en los pueblos del sur y compárenlas con las que supuestamente han inutilizado. Vamos a darnos cuenta de que son las mismas, que es un reciclaje’, agregó. En el expediente del caso Curvelo no aparecen mencionados, ni siquiera referencialmente, el general Fuentes Manzulli o el teniente coronel Gámez Flores. Después de la huida del teniente del Ejército a Portugal, el asunto quedó en el olvido”[2].

El informe de Curvelo

   El 28 de septiembre de 2016, el primer teniente del ejército, Jesús Leonardo Curvelo, remitió al diputado Américo de Grazia, un informe denominado “Denuncias, testimonios y pruebas sobre actos irregulares en el estado Bolívar y en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana” en el que refirió la acción criminal de la entidad, la dotación y distribución de armas de fuego a los pueblos del sur, la vinculación de altos funcionarios del gobierno nacional y de la FANB en la compra y negociación de oro y diamantes[3].

   En su presentación, Curvelo refiere que egresó el 5 de julio de 2002, en la promoción “Cnel. Ermenegildo Mujica”. Es Licenciado en Administración de Empresas y al momento de su detención se encontraba en Comisión de Servicio en la Gobernación del Estado Bolívar. Tal comisión se extendió desde agosto de 2006 hasta febrero de 2016.

   Seguidamente, procede a hacer del conocimiento público una serie de situaciones de corrupción y acción criminal cometidos regionalmente en el estado Bolívar, así como nacionalmente y en los niveles jerárquicos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

   Aseguró que su integridad y su vida corría peligro, toda vez que era víctima de las acciones del entonces gobernador, Francisco Rangel Gómez, como de Julio César Fuentes Manzulli, quienes pretendían hacerlo responsables de las irregularidades y hechos de corrupción por ellos cometidas. Señaló a estos funcionarios de cometer una “corrupción desmedida, violando los derechos humanos del pueblo, de funcionarios y subalternos a su cargo sin importar que no existan basamentos legales para inculparme hechos que a su vez son empleados para apartarme de las filas militares”.

El arresto según Curvelo

   Se remite al día 24 de octubre de 2015, fecha en que fue detenido en el Punto de Control La Romana, ubicado en Upata, Municipio Piar, cuando cumplía una orden directa de su jefe inmediato, a saber, el G/B Julio César Fuentes Manzulli, quien le había encomendado llevar unas cajas con 33 millones de bolívares en efectivo desde Ciudad Bolívar a Tumeremo, en el Municipio Sifontes. Esta tarea la llevó a cabo en un vehículo marca Toyota, modelo chasis largo de color blanco, sin placas, perteneciente al estado venezolano, que le habría entregado el propio Fuentes Manzulli.

  Del mismo modo, le entregó el dinero en efectivo, el cual estaba destinado a la compra de oro por parte de “Juan Gabriel Rivas Núñez, nacido en Colombia, pero nacionalizado con la cédula de identidad V-15.962.862, conocido como ‘Juancho’, quien, gracias a las relaciones con altos funcionarios del estado venezolano”.

  Fuentes Manzulli y alias “Juancho”, según Curvelo, mantenían una relación de negocios de compra y venta de oro.

   Juan Gabriel Rivas Núñez supuestamente poseía otra identidad con el nombre de Aponte Rodríguez Wilson Starling, según la cédula V-15.349.063.

   Refiere que, en todo momento, sostuvo que el dinero no le pertenecía y, al mismo tiempo denunció que, al momento de su detención, fue objeto de extorsión por parte del comandante del punto de control en el que fue arrestado, teniente coronel, Yusti Luna, “quien me pidió que le diera 10 de las cajas que trasladaba para así poder continuar mi camino hasta Tumeremo, Municipio Sifontes. El G/B Julio César Fuentes Manzulli se comunicó con el comandante Luna y al no llegar a ningún acuerdo, este último dio parte al Ministerio Público sobre la situación que había generado un gran clima de confrontación entre ambos oficiales superiores.

   Narra que lo mantuvieron privado de libertad “en condiciones inhumanas en una celda 3x2 junto a 20 delincuentes en el Centro de Coordinación Policial Los Olivos en Puerto Ordaz, Municipio Caroní, por orden del Gobernador Francisco Rangel Gómez”.

   En el informe, Curvelo advierte que el Ministerio Público pudo comprobar la veracidad de sus afirmaciones luego de investigar su historial y patrimonio, así como por el hecho de que se pudo verificar, por la relación numérica de las pacas de los billetes incautados, que estos procedían de entidades estatales, como PDVAL, Mercal, Abasto Bicentenario y Gas Comunal, como habría supuestamente comprobado y asentado en el expediente del Ministerio Público, en la página 172, donde constan todos estos datos.

   Igualmente, el teniente Curvelo advierte en su denuncia, que tal cantidad de dinero, Bs. 33.034.920,00, provenientes del Banco de Venezuela y Banco Exterior, así como de Blindados de Oriente a través de las empresas del estado como son Mercal, PDVAL, Bicentenario y Gas Comunal, solamente puede ser entregada bajo la coordinación y autorización de un alto funcionario estatal.

Testigo de irregularidades

   El teniente Jesús Leonardo Curvelo relata en su informe de denuncia, que los 14 años en los que estuvo asignado en comisión de servicios en el estado Bolívar, tanto en el 512 Batallón de Infantería de Selva “Tomás de Heres”, en Tumeremo, Municipio Sifontes, como en la gobernación del estado Bolívar, en la Policía del estado Bolívar y en la Secretaría de Mantenimiento y Servicios Generales, fue testigo de los vínculos existentes entre el general Julio César Fuentes Manzulli con “pranes” de la zona sur de la entidad a quienes brindaba protección gubernamental y armamentos.

  Del mismo modo, el exsecretario de seguridad también contactaba a estos líderes irregulares con altos funcionarios del gobierno nacional, tal es el caso del M/G, Efraín Velasco Lugo, quien para el año 2013-2014 cuando era director del Despacho del Ministerio de Interior y Justicia y, presuntamente, habría ayudado a borrar los registros policiales de Juan Gabriel Rivas Núñez, alias “Juancho”, “a cambio de grandes sumas de dinero. Rivas Núñez, de acuerdo a la versión de Curvelo, tenía registros por delitos de homicidios y se encontraba solicitado por las delegaciones del CICPC de Villa de Cura y de Cagua.

  Otro caso referido por Curvelo, fue el de Jesús Emmanuel Morocoima, exfuncionario policial, quien supuestamente fungía como enlace entre Julio César Fuentes Manzulli y el fallecido “Gordo Bayón”, así como con quien para el momento de la redacción del informe ejercía como “pran” y era conocido como “Capitán”, el cual operaba entre San Félix, Municipio Caroní y las minas de Guasipati, Municipio Roscio.

  A este sujeto, el general Fuentes Manzulli le habría entregado un armamento tipo sub ametralladora, marca HKMP5, calibre 9mm, serial C301847 para ser trasladado a la población minera de Tumeremo, Municipio Sifontes. A partir de dicha entrega, quien para la fecha del informe era funcionario policial y chofer de Fuentes Manzulli, Hernán Castillo Bolívar, denunció ante el CICPC Guayana, el supuesto hurto de dicho armamento del vehículo del citado general en una oportunidad en que se encontraba estacionado en el Parque La Llovizna, Municipio Caroní.

   De acuerdo a la denuncia de Jesús Leonardo Curvelo, este es uno de los procedimientos utilizados por Fuentes Manzulli para dotar de armamento a los grupos delictivos de las zonas mineras. “En el año 2009-2010, en la Dirección de Armas y Explosivos (DAEX), donde funciona el Parque Nacional de Armas se encontraba el Gral. Julio César Morales Prieto como director. Este General promoción año 85 (Centauros), es compañero y amigo del G/B Julio César Fuentes Manzulli. En reiteradas ocasiones se reunían en una finca vía a la población de El Manteco, Municipio Piar, que lleva por nombre ‘El Lechozo’, propiedad del señor Álvaro González, exsuegro del G/B Julio César Fuentes Manzulli, donde pude observar la entrega de dinero en efectivo y barras de oro”.

  También, Curvelo, por instrucciones de Julio César Fuentes Manzulli, supuestamente debía retirar armamentos provenientes del Plan Desarme que se encontraban en el Parque Nacional de Armas de la Dirección de Armas y Explosivos (DAEX), para trasladarlos a las poblaciones del sur del Estado Bolívar, un hecho del que estaba en conocimiento el entonces gobernador, Francisco Rangel Gómez.

   Explica que entre 2011 y 2012, al frente del DAEX se encontraba el G/B, Gustavo Ygnacio Velazco Ramos, mientras que la de jefatura del Parque Nacional de Armas la ocupaba el Mayor del Ejército, Alexander Rafael Salazar Laviera, quien para la fecha de redacción del informe tenía el grado de teniente coronel. A Salazar Laviera le correspondía facilitar a Fuentes Manzulli a través de Curvelo, armas cortas y largas (AR15), “las cuales eran dirigidas al pranato ubicado en los pueblos mineros del sur del Estado Bolívar. A raíz de la venta de dicho armamento este Tcnel. adquirió un inmueble (apartamento) en la ciudad Capital”.

   Salazar Laviera administró entre 2003 y 2004, el 512 BIS “Tomás de Heres” acantonado en Tumeremo, donde el G/B Julio César Fuentes Manzulli era el comandante, “por tal motivo tienen vínculos de mucha confianza y amistad”, asegura Curvelo.

“Cabe destacar que recibí órdenes específicas del G/B Julio César Fuentes Manzulli de gestionar la permisología de portes de armas a sus conocidos, tal es el caso de Jesús Emmanuel Morocoima, Juan Gabriel Rivas Núñez ‘Juancho’ y muchos más, lo que incluye a compradores de oro, ya que el G/B Julio César Fuentes Manzulli y Francisco Rangel Gómez a través de su hijo Francisco Rangel Escobar, sostienen negocios con la compra de oro y diamantes que luego son vendidos fuera del país, hechos que denuncio en mi carácter de testigo ocular”, también denuncia Jesús Leonardo Curvelo.

Otro sobrino de Cilia Flores

  En el listado de hecho irregulares denunciados por el teniente, Jesús Leonardo Curvelo, también figura un sobrino de la Cilia Flores, a saber, el (para la fecha del informe) teniente coronel, Eduardo Gámez Flores, quien prestaba servicios en el destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana en la población de Santa Elena de Uairén, Municipio Gran Sabana.

  El familiar de la primera dama venezolana, supuestamente sería el enlace con los oficiales generales y superiores de el área de Defensa Integral (ADI) Guayana, quien estaba directamente vinculado en la compra de oro y diamante “con un ciudadano conocido con el remoquete ‘Toti’, juntos coordinaban la entrega de dinero en efectivo desde Maturín, Estado Monagas y otras partes del país, presuntamente proveniente de las empresas del Estado venezolano, como Mercal donde se encontraba como sub jefe estadal, José Narváez Flores. Este dinero en efectivo era retirado por el “Toti”, quien se hacía acompañar por su padre y de su supuesto sobrino. Asimismo, en varias oportunidades recibí la orden del G/B Julio César Fuentes Manzulli de trasladarme hacia el conjunto residencial Loma Linda Country Club, ubicado en el Municipio Caroní, donde el ‘Toti’ resguardaba dinero en efectivo y oro producto de dichos negocios, siempre contando con la protección de un funcionario de la PEB. Tengo conocimiento que, a raíz de mi detención, el ciudadano Toti salió del país junto a su esposa Lois, dejando en Ciudad Bolívar, Municipio Heres a su padre y su supuesto sobrino.

Otras sociedades

  De acuerdo a la denuncia de Jesús Curvelo, Julio César Fuentes Manzulli se vale de socios y testaferros para guardar las apariencias. Inmobiliarias, agencias de venta de carros, agropecuarias y fincas en el estado Bolívar, en manos de estos socios servirían a Fuentes Manzulli para ocultarse. Entre los presuntos socios se encontrarían Manuel Rosales, Nelson López, Fernando conocido como “Fercho”, de nacionalidad colombiana y Castro.

  Las fincas supuestamente estarían ubicadas, una en Tumeremo y otra en el sector Agua Linda, Municipio Heres, vía a la población de Maripa, Municipio Sucre. Estas serían sociedad con Manuel Rosales y Patricia de las Nieves Velásquez Hernández, quien es o era concubina de Fuentes Manzulli. Esta mujer, igualmente sería propietaria de un Town House en un conjunto residencial ubicado en el sector Chilemex, avenida Estados Unidos, en el municipio Caroní.

   María Alejandra González Fernández, expareja de Julio César Fuentes Manzulli, también se cuenta entre los socios del general. Esta mujer, de acuerdo a la narración de Curvelo, es propietaria de una casa en la urbanización Florida Suite y otra en Caroní. Entretanto, Ludmila de Lourdes Rojas de Fuentes, es dueña de una quinta en la urbanización “La Rosaleda” de San Antonio de los Altos, Estado Miranda. Todos estos bienes, insiste Jesús Leonardo Curvelo, son el resultado de las ganancias obtenidas con la vinculación de las compras de oro y negocios fraudulentos, dándole así la apariencia legal.

  Cuenta Curvelo que, en una ocasión en el año 2013, por órdenes del gobernador Rangel Gómez, debió acompañar a Julio César Fuentes Manzulli a Caracas, adonde arribaron a bordo del avión privado del Ejecutivo, que aterrizó en el aeropuerto militar La Carlota, “donde nos esperaba el ciudadano Manuel Alcocer para llevarnos a una quinta en El Rosal cerca de la sede principal del PSUV, donde retiramos 20 bolsos grandes contentivos con dinero en efectivo y cajas de tarjetas de telefonía móvil para ser distribuidas supuestamente en los municipios del Sur para la campaña electoral”.

Extrañas muertes y agresiones

  Jesús Leonardo Curvelo se refiere, entonces, al caso del subteniente (EJ), Alejandro Alfonso Guevara Barrios, quien era plaza del 512 BIS “Tomás de Heres”, donde Fuentes Manzulli era Comandante. Este hombre tenía un expediente abierto por la Fiscalía Militar y, “extrañamente”, fue asesinado en Caracas, el 18 de agosto de 2007 cuando llegaba a su casa.

  Guevara Barrios habría colaborado en varias oportunidades con Julio César Fuentes Manzulli en la compra de diamantes y oro en la isla de Anacoco, San Martín de Turumban, Municipio Sifontes. Estas operaciones supuestamente las realizó “a través de un guyanés conocido como ‘Andy’”.

  Para Curvelo, también resultó sospechosa la extraña muerte de Yorman Pedro Márquez Rodríguez, conocido como “Gordo Bayón”, hecho que ocurrió en Caracas.

— El 27 de octubre de 2015, cuando llegué a los calabozos del Centro de Coordinación Policial Los Olivos, en Caroní, se encontraban tres individuos de nombres Franklin José Córdova (Tripa), Elvis Ramón Leiba (Vista al Sol) y Ramón José Pinto (Fito,) pertenecientes a la banda del líder negativo conocido con el remoquete de “Capitán”. El primero de los mencionados me abordó negativamente supuestamente por mi condición de funcionario militar, extorsionándome para no herirme con un arma punzo penetrante, pero en realidad el objetivo que le había ordenado su “patrón” era agredirme físicamente dejándome en peligro de muerte. Durante esos 108 días que permanecí en los calabozos con estos delincuentes, Franklin José Córdova en reiteradas oportunidades me preguntaba por qué mi cabeza tenía precio, cuestionamiento que no entendía al desconocer el origen del mismo. Al salir en libertad Franklin José Córdova fue asesinado en extrañas circunstancias por un individuo a bordo de una camioneta tipo pick up modelo Hilux de color blanca sin placas, que sin mediar palabras le propinó un disparo en el pecho, como lo reflejaran los diarios nacionales[4]. Da que pensar que el móvil del asesinato pudo tratarse del incumplimiento de una orden de su “patrón”, situación que me impulsa a ratificar mi denuncia sobre el interés que tienen de asesinarme.

   Curvelo señala que Julio Fuentes Manzulli supuestamente impartía órdenes de cometer asesinatos a un funcionario policial de apellido Bravo, conocido como “Cara Cortada”, quien fue involucrado en un homicidio en Ciudad Bolívar, Municipio Heres, específicamente en el relleno sanitario. Bravo se habría librado de la cárcel por la mediación de Fuentes, intervino para que lo reincorporaran en las fuerzas policiales.

“Quiero dejar en evidencia también una de las razones por la cual el G/D Francisco Rangel Gómez destituyó en tanto solo 11 meses (16/09/2014-25/08/2015) de su cargo de Comandante de la PEB al G/B Juvenal Villegas, reincorporándolo al Comando de la ZODI Bolívar por negarse a encubrir una serie de irregularidades que ocurren en las poblaciones del sur del Estado Bolívar, por tal motivo es designado al Comisario Gerónimo Guerra como nuevo Comandante de la PEB, ya que este responde a los intereses del G/B Julio César Fuentes Manzulli, específicamente en las poblaciones mineras”.

En peligro de muerte

  En la última parte de su informe, el teniente Jesús Leonardo Curvelo, denunció encontrarse en peligro de muerte. “Mi vida y la de mi familia están en peligro de muerte”.

  Tal afirmación la hizo en razón de que Julio Fuentes Manzulli, supuestamente buscaba incriminarlo para que procediera su detención y, posteriormente, mientras estuviera en un centro de reclusión, ordenar su muerte.

  Precisó que la acción se llevaría a cabo por orden de Fuentes Manzulli, a través del M/G, Jesús García Tousen, Comandante General del Ejército Nacional Bolivariano de Venezuela, quien fue su compañero de promoción y amigo personal. Juntos procuraban separarlo de la Fuerza Armada, argumentando que habría incurrido en faltas establecidas   en el Reglamento del Castigo Disciplinario.

  Igualmente denunció que exgobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, de tergiversar el origen real del dinero en efectivo por el cual fue detenido y acusado. El objetivo es, asegura, alejar las sospechas de los verdaderos responsables, “ya que estarían en peligro funcionarios de alto nivel del Estado venezolano, dejando en clara evidencia los actos de corrupción cometidos por el G/B Julio César Fuentes Manzulli, comisionado especial en los pueblos del Sur y a su hijo Francisco Rangel Escobar, manipulando la justicia a su favor para que a cambio de mi silencio se me otorgase a través del Presidente del Circuito Penal del Estado Bolívar, Gilberto López, la medida de Derecho a la Salud”.

   Curvelo acusa que para que se llevaran a cabo estas acciones en su contra, por órdenes de Rangel Gómez supuestamente se pagaron 10 millones de bolívares a Gilberto López, los cuales habrían sido depositados en una cuenta en el Banco de Venezuela, el 29 de enero de 2016.


 También se habrían pagado 8 millones de bolívares al abogado, Celestino Adolfo Flores Castillo; un millón de bolívares en la cuenta Banesco a nombre de la abogada, María Pérez, según transferencia número 547208472; y un millón de bolívares en efectivo, entregados al abogado, Marco Antonio Hernández Ruiz, para aprobar dicha medida.

 Finaliza la denuncia insistiendo “que la estrategia es responsabilizarme del hecho que se me imputa y ser recluido en un centro penitenciario donde posteriormente sería asesinado, de esta manera no existiría testigo alguno de los actos cometidos por estos altos funcionarios del Gobierno bolivariano. Por tal motivo hago responsable al gobierno del presidente Nicolás Maduro, al gobernador del Estado Bolívar, G/D Francisco Rangel Gómez, y al G/B Julio César Fuentes Manzulli, comisado especial en los pueblos del sur del Estado Bolívar, ante el peligro de muerte en el que me encuentro y el riesgo que corre mi esposa, mi madre y mis dos hijos”.

CITAS

[1] Diario 2001. “Detienen a funcionario de la Gobernación Bolívar por legitimación de capitales”. 28 de octubre de 2015. https://www.2001online.com/en-la-calle/113961/detienen-a-funcionario-de-la-gobernacion-bolivar-por-legitimacion-de-capitales.html

[2] Arco Minero. Crimen, corrupción y cianuro. “Una mafia disfrazada de sindicato está al mando. Capítulo 01. Edgar López. https://arcominerodelorinoco.com/capitulo-01/

[3] Linkedin. Slide Share. “Informe del comisario Jesus Curvelo revela nexos de la Gobernación con pranes mineros al sur del estado Bolívar”. 24 de marzo de 2017. https://es.slideshare.net/LaCausaRVe/informe-de-comisario-curvelo-del-sebin-revela-nexos-de-la-gobernacin-con-pranes-mineros-al-sur-del-estado-bolvar



[4] El Diario de Guayana. “Ejecutan a presunto atracador frente a su residencia en El Mangal”. 15 de junio de 2016. https://www.eldiariodeguayana.com.ve/ejecutan-a-presunto-atracador-frente-a-su-residencia-en-el-mangal-2/


No hay comentarios:

Publicar un comentario