viernes, 10 de abril de 2020

Carlos Enrique Urbano Fermín presuntamente pagó a Luisa Ortega Díaz $100.000 para que no investigara los contratos fraudulentos que sus empresas tenían con PDVSA y sus subsidiarias

Por Maibort Petit
@maibortpetit

   La Fiscalía del Distrito Sur de la Florida acusó a Carlos Enrique Urbano Fermín de haber participado en una trama de corrupción que incluyó pago de sobornos a una funcionaria del gobierno de Venezuela, que sería la fiscal Luisa Ortega Díaz, para que la Fiscalía General de la República Bolivariana de Venezuela no investigara los fraudulentos contratos obtenidos por las empresas del acusado con las petroleras Sinovensa, PetroMiranda y Petrocedeño.
   Carlos Enrique Urbano Fermín residió en Venezuela hasta inicios de 2017. El acusado es dueño de varias empresas que son proveedoras de equipos y servicios a PDVSA y a sus subsidiarias, incluyendo la firma CEUF Corporation Limited y Constructora Urbano Fermín C.A.

  De acuerdo a la demanda, el oficial (1) del gobierno de Venezuela, cuya identidad es conocida en Estados Unidos [la Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega Díaz], el intermediario (1) es un abogado venezolano que tiene una relación muy cercana con la Oficial (1) se unieron en una conspiración para cometer el delito de lavado de dinero en Estados Unidos.

  Destacan los documentos que "desde 2014 hasta 2017, en el estado de la Florida, Carlos Enrique Urbano Fermín, estaba conspirando y acordó con los otros co-conspiradores y otros que incluyen y no se limitan a la oficial (1) y el intermediario para cometer delitos financieros en los Estados Unidos".

  Sostiene que los acusados sabían que las transacciones eran una actividad ilegal, y que las mismas  envolvían el pago de sobornos a un oficial público extranjero que está contemplado en el Código de los Estados Unidos, Título 18, y que dicha actividad fraudulenta envolvió una transacción que hizo daño al sistema financiero estadounidense, "una ofensa contra una una nación extranjera que incluye el pago de sobornos a los funcionarios extranjeros".

  Asegura la acusación que los individuos que participaron en la conspiración, "acordaron hacer transacciones financieras que promovieron un esquema de sobornos para pagarle a una funcionaria del gobierno de Venezuela".

  Los sobornos fueron para evitar que las empresas de Carlos Enrique Urbano Fermín no fueran investigadas en la fiscalía por sus actividades corruptas relacionadas con el proceso de procura en las subsidiarias de PDVSA.

  El soborno pagado por Urbano Fermín a la funcionaria [Luisa Ortega Díaz] se hizo en una cuenta bancaria de un banco de los Estados Unidos en el estado de la Florida que está a nombre de un tercero.

  Al inicio de 2017, el intermediario informó a Carlos Enrique Urbano Fermín que ella [Luisa Ortega Díaz] podía prevenir cargos criminales en su contra, debido a su cercanía con la funcionaria. El 3 de abril  de 2017, Urbano Fermín transfirió aproximadamente $100.000 de una cuenta a nombre de Urbano Fermín de un banco estadounidense a una cuenta del intermediario (1) en un banco de la ciudad de Coral Gables, Florida.

  La acusación está firmada por la fiscal del Distrito Sur de la Florida, Ariana Fajardo y el fiscal asistente Michael N. Berger, Robert Zink, Jefe de la División Criminal, Sección Fraude del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

  Urbano Quintero enfrenta una posible sentencia de más de un año.

Ortega Díaz niega las acusaciones

  A través de su cuenta Twitter, Luisa Ortega Díaz negó los cargos, y aseguró que las acciones constituían una venganza en su contra del actual Fiscal al servicio del régimen de Nicolás Maduro, Tarek William Saab. Ver video en el siguiente link.
https://twitter.com/lortegadiaz/status/1248071777512640517?s=20

No hay comentarios:

Publicar un comentario