martes, 17 de marzo de 2020

Demanda en Puerto Rico demuestra iliquidez del Banco Activo

   Ante la imposibilidad de responder a las solicitudes del cliente, Activo ofreció activos como compensación, lo cual tampoco cumplió.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

  Una demanda por incumplimiento de contrato a una de sus filiales en Puerto Rico, revela la grave situación financiera que exhibe el Banco Activo, a tal estado que ha tenido que presentar ofertas de compensación de pago con algunos de los activos de sus accionistas.
El presidente del Banco Activo, José Antonio Oliveros Febres Cordero se encuentra bajo investigación con otros miembros de la entidad.
  La demanda en cuestión corresponde a la acción legal interpuesta por Cainvest Bank & Trust Ltd. en contra de Activo International Bank Inc., entidad que no ha podido responder a las solicitudes de transferencia de fondos que el demandante exige desde su cuenta por un monto que asciende a USD 3.052.018,26.

  Una nota del portal Anti Lavado de Dinero informó que, ante esta situación, la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico (OFIC) ordenó que Activo International Bank presente un plan de restructuración de su deuda a objeto de recuperar la operatividad del banco “a la brevedad posible”. Los entes reguladores de la banca puertorriqueños dispusieron que, debido a los problemas del AIB, no pueden “aceptar ni realizar solicitud de pago alguna” a menos que la OFIC lo apruebe. Todos los demás servicios continúan operando normalmente. Alerta la reseña que el Banco Activo también presenta problemas operativos en República Dominicana, donde es objeto de un rescate financiero y que la entidad de origen venezolano aseguró que esto no afecta sus operaciones en Venezuela[1].

  Por su parte, Banco Activo aseguró a través de un comunicado que, a raíz de los dispuesto por el ente regulador de la banca en Puerto Rico, esa entidad ha cumplido con todas actividades dirigidas a establecer un plan de restructuración en los plazos establecidos. Alega que estas medidas le impiden al banco efectuar retiros de fondos.

  El propietario de la entidad bancaria, José Antonio Oliveros Febres-Cordero, es objeto de acusaciones y demandas por supuestas irregularidades como apropiación ilegal de fondos, violación a los derechos fiduciario, estafa, robo, apropiación indebida calificada y corrupción en República Dominicana, Puerto Rico y Curazao, según lo da a conocer el portal Por la Noticia, que agrega que estas averiguaciones se llevan a cabo en conjunto con el FBI.

  Entretanto en Venezuela, refiere la nota, cursan en su contra más de una decena de procedimientos civiles, acusaciones penales e investigaciones en fiscalía por apropiación indebida calificada, estafa, corrupción, daños y perjuicios, asociación para delinquir, entre otros cargos.

  A Oliveros Febres-Cordero se le vincula a Baldo Sansó, administrador autónomo de PDVSA y cuñado de Rafael Ramírez y también se le relaciona con Matthias Krull, declarado culpable de lavado de dinero en Estados Unidos. A los bancos de Oliveros se les señala de, supuestamente, ser escenario para llevar a cabo esquemas de lavado de dinero y operaciones irregulares[2].

La demanda

  El 6 de febrero de 2020, ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, Cainvest Bank & Trust Ltd. presentó una demanda contra Activo International Bank Inc., la cual quedó identificada con el número 20-1070, por incumplimiento de contrato, al estimar la entidad demandante que el demandado no cumplió sus instrucciones de transferir depósitos que la primera mantenía en el segundo. Tal acción se sustenta en lo establecido en los artículos 1631 a 1645 del Código Civil de Puerto Rico, 31 L.P.R. A. §§4511 a 4572.
  Cainvest solicitó al tribunal ordene al Banco Activo el cumplimiento de las obligaciones explícitas e implícitas, de conformidad con el contrato y que pague todos los daños e intereses consecuentes debido a su incumplimiento.

  Como alternativa, Cainvest plantea que el tribunal sentencie que Banco Activo pague USD 3.052.018,26 que corresponden a los impagos por los cuales se han realizado solicitudes de transferencia.

  Además, Cainvest Bank & Trust Ltd. exige ser resarcido por los daños que las acciones del Banco Activo —obradas de “mala fe” según su criterio— las cuales crearon una relación de dependencia de Cainvest de las representaciones de Activo. Estima el demandante daños por no menos de USD 400.000. Por daños y perjuicios, Cainvest pide no menos de USD 200.000.

  Del mismo modo, Cainvest solicitó el pago de costos y honorarios de abogados de acuerdo a lo que la Corte estime razonable.

  Sostienen que Banco Activo mantuvo, previo al litigio, una conducta imprudente al negarse a cumplir con su obligación obvia de atender las solicitudes de transferencia de fondos.

   El tribunal se declaró con jurisdicción para dirimir la controversia, de conformidad con 28 U.S.C. §1332 (a) (2), la cual involucra a un ciudadano de un estado extranjero y un ciudadano de Puerto Rico. El monto en disputa excede los USD 75.000.00, sin incluir intereses, costos y honorarios de abogados.

Las partes en disputa

  Cainvest Bank & Trust Ltd. es una institución bancaria constituida bajo las leyes de las Islas Caimán, la cual brinda servicios de banca institucional, habiendo brindado también, hasta hace poco, servicios de banca privada. Opera bajo supervisión de la Autoridad Monetaria Internacional de Caimán (CIMA).

  Es una institución que, según su página web[3], que es producto de la fusión de 3 bancos, a saber, Sul America International Bank (Cayman) Ltd., Intertrust Bank (Cayman) Ltd.y el Dartley Bank and Trust Ltd.

  El portal Bank Daily refiere que se trata de una institución que “brinda servicios bancarios a personas de alto patrimonio, administradores de activos externos y clientes de banca institucional en las Islas Caimán”[4].

 Entretanto, Activo International Bank Inc. es una entidad bancaria internacional (respecto a Puerto Rico), autorizada con el número EBI-59 por la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), de conformidad con la Ley Nº 52 de agosto de 1989.

  El portal Open Corporates refiere que Activo International Bank Inc. está inscrita en Puerto Rico el 30 de septiembre de 2008, bajo el número 61-611, cuyo estatus actual es activo y que tiene su domicilio en 221 Ponce de León, Suite 1101, San Juan, PR 00918, Puerto Rico. El agente registrador es Francisco Vizcarrondo quien mantiene el mismo domicilio que la institución que representa[5].

  En la demanda se explica que Activo mantiene fondos en depósitos para sus clientes, incluidos otros bancos, como Cainvest.

Los hechos

  Cainvest Bank & Trust Ltd. contrató con  Activo International Bank Inc. en junio de 2015 la apertura de una cuenta en la que estimaba depositar alrededor de USD 4.000.000 mensuales y retiraría unos USD 3.000.000.

  El contrato suscrito establecía las circunstancias limitadas en las que el demandado podía retener el pago o la transferencia de fondos a solicitud.

  Para octubre de 2019, Cainvest tenía depósitos que sumaban un total de USD 4.45.819,20 y sostiene que Activo no había cumplido las solicitudes de transferencia.

  El 2 de octubre de 2019, Cainvest solicitó por correo electrónico la transferencia de USD 2.000.000 a su cuenta con Interactive Brokers LLC.  El 8 de octubre de 2019, Cainvest envió otro correo electrónico a AIB reiterando la solicitud de transferencia. A esto siguieron otros pedidos —8 de noviembre de 2029, 17 de diciembre de 2019, 27 de enero de 2020— que tampoco fueron atendidos, por lo que Cainvest expresó en la demanda que “Por información y creencias, nunca fue la intención de Activo cumplir con esta solicitud para remesas”.

  Ante estos hechos, el 17 de diciembre de 2019, un tercero interesado contactó a OCIF acusando “Fondos retenidos injustamente por el Licencee [sic] Activo Bank”. Refiere que tres días después de que OCIF fue notificado de la situación, Activo entregó los USD 300.000. Se indica que a otras solicitudes de transferencia Activo no ha respondido, reteniendo USD 3.052.018,26 a pesar que para el momento de la demanda la cuenta de Cainvest mostraba un saldo de USD 3.061.771,26.

 En noviembre de 2019, Activo propuso a Cainvest entregarle ciertos activos consistentes en hipotecas en cuatro propiedades inmobiliarias en Miami, como equivalentes en especie a los montos retenidos indebidamente. La propuesta la presentó Alejandro J. Valencia, presidente y CEO de Activo International Bank y José Antonio Oliveros Febres-Cordero, a quien se estima como accionista principal de Activo International Bank.

  Luego de un avalúo de los activos que llevó varios meses, cuando Cainvest solicitó los documentos de dichos bienes, Valencia informó que no los enviaría, como de hecho hasta el momento de la demanda no había ocurrido.

  A pesar del incumplimiento, Activo hizo cobros de intereses a Cainvest, la cual llevó a cabo otras diligencias sin respuesta, por lo que decidió presentar la demanda.







[1] Anti lavado de dinero. “Activo International Bank: Accionistas buscan acelerar su reactivación”. 21 de febrero de 2020. https://www.antilavadodedinero.com/activo-international-bank-accionistas-buscan-acelerar-su-reactivacion/





[2] Por la noticia. “Autoridades de EE.UU. investigan a banquero José Antonio Oliveros Febres-Cordero de Banco Activo”. 8 de octubre de 2019. https://porlanoticia.com/index.php/2019/10/08/autoridades-de-ee-uu-investigan-a-banquero-jose-antonio-oliveros-febres-cordero-de-banco-activo/

[3]  Cainvest Bank & Trust Ltd. https://cainvest.com/

[4] Bank Daily. https://m.banksdaily.com/info/cainvest-bank

[5] Open Corporates. Activo International Bank Inc. https://opencorporates.com/companies/pr/61-611

No hay comentarios:

Publicar un comentario