sábado, 3 de agosto de 2019

Guaidó vs. Maduro: Conoce la opinión del tribunal de Delaware sobre quién puede reconstituir las juntas directivas de las entidades CITGO

En la pelea por el control de CITGO, los antiguos directivos de CITGO entablaron una demanda en un tribunal de primera instancia en Delaware para que se determinara quién tiene la capacidad jurídica para reconstituir las juntas directivas de las entidades de CITGO ¿Guaidó o Maduro?. En esta nota aparecen todos los detalles de la primera decisión de la corte.

Por Maibort Petit
 Una opinión emitida por el Tribunal de Cancillería de Delaware, con fecha 2 de agosto de 2019, en respuesta a una demanda interpuesta por los directivos de CITGO designados por el régimen de Nicolás Maduro, encabezado por Rodolfo Enrique Jiménez y Adán Chávez y otros, contra los miembros de la Junta Directiva designada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó (reconocido por Estados Unidos y más de 50 países como presidente interino de Venezuela), otorga a los demandantes 10 días -a partir de la fecha de la resolución- para que revisen una serie de documentos y presenten una declaración jurada ante esa instancia judicial.
La decisión -dice el tribunal- trata las mociones de los acusados ​​como unas de juicio sumario y otorga a los demandantes (Maduro) la oportunidad de presentar una declaración jurada que identifica los hechos disputados que excluyen el juicio sumario a favor de los acusados.

El objetivo de la demanda presentada por los directivos de CITGO designados por Maduro es que el tribunal, basado en las leyes del estado de Delaware, donde fue registrada CITGO, desconozca a los directivos designados por Guaidó y restablezca a los que ocupaban los cargos antes que la junta Ad hoc nombrada por la Asamblea Nacional hiciera el nombramientos de la directiva que en estos momentos operan la filial de PDVSA en Estados Unidos, que está encabezada por Luisa Palacios.

La naturaleza de la demanda hace que el tribunal haya dejado claro en su conclusión que por una serie de mociones encontradas presentadas por las partes, "la resolución de esas mociones se suspende para permitir que los demandantes (Directiva designada por Nicolás Maduro) presenten una declaración jurada de conformidad con la Regla 56 (e)", dice la conclusión.

El Tribunal de Cancillería de Delaware es una corte de primera instancia, sin jurado, que actúa como tribunal de jurisdicción de equidad original y exclusiva de Delaware y juzga una amplia variedad de casos relacionados con fideicomisos, bienes inmuebles, tutela, derechos civiles y litigios comerciales. Está conformado por un canciller y seis vicecancilleres deben ser aprendidos en la ley y deben ser ciudadanos de Delaware.

La opinión sobre cuál de las juntas directivas de CITGO (Maduro o Guaidó) debe tener legalmente el control de la corporación petrolera venezolana con sede en Houston recayó sobre la vicecanciller Kathaleen St. J. McCormick, quien es la que emite el documento que a continuación reproducimos en su totalidad para ustedes.

La controversia

En enero de 2019, después de una controvertida elección presidencial, la Asamblea Nacional de Venezuela declaró ilegítima la presidencia de Nicolás Maduro y nombró al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino. En respuesta, el Presidente de los Estados Unidos reconoció oficialmente al gobierno de Guaidó como soberano. Después de que Guaidó asumió el cargo, su gobierno nombró una nueva junta directiva para gobernar Petróleos de Venezuela, S.A. PDVSA, la compañía petrolera estatal de Venezuela. Los directores recién nombrados por Guaidó luego sustituyeron a los directores de las juntas de los acusados ​​nominales en esta acción: tres entidades de Delaware de propiedad directa o indirecta de PDVSA.

Los demandantes (Maduro) se desempeñaron como directores de los acusados ​​nominales antes de que Guaidó asumiera el cargo. Comenzaron este litigio de conformidad con la Sección 225 de la Ley General de Corporaciones de Delaware buscando una declaración de que comprenden las juntas legítimas de los acusados ​​nominales. Los acusados, que son los directores nombrados por el directorio de PDVSA de Guaidó, respondieron contra una declaración en competencia.

Las partes se han cruzado para juzgar los alegatos. Acuerdan que el Presidente de Venezuela tiene el poder de nombrar a los miembros de la junta de PDVSA e, indirectamente, determinar la composición de las juntas de los acusados ​​nominales (las empresas). Las partes no están de acuerdo sobre quién posee el título de Presidente de Venezuela, si las acciones de Guaidó reconstituyeron con éxito la junta de PDVSA y si la junta de PDVSA reconstituyó con éxito las juntas de los acusados ​​nominales.

El resultado gira en torno a dos cuestiones de umbral que implican expresiones doctrinales del concepto de separación de poderes: la cuestión política y el acto de las doctrinas estatales. La doctrina de la cuestión política requiere que los tribunales acepten como vinculantes la determinación del presidente de los Estados Unidos de reconocer a un gobierno extranjero. El acto de la doctrina estatal requiere que los tribunales asuman la validez de un acto oficial de un gobierno extranjero reconocido, realizado dentro de su propio territorio. Aplicando estas doctrinas, esta decisión acepta como vinculante el reconocimiento del presidente de los Estados Unidos al gobierno de Guaidó y asume la validez de los nombramientos del gobierno de Guaidó para la junta de PDVSA.

Los demandantes plantean innumerables argumentos en un esfuerzo por complicar este análisis directo. Analizan la declaración oficial del presidente de los Estados Unidos reconociendo al gobierno de Guaidó, argumentando que la autoridad de Guaidó como presidente "interino" es limitada. Enfrentan la doctrina de asuntos internos contra la cuestión política más potente y el acto de las doctrinas estatales, argumentando que la primera debería anular la segunda. Invocan excepciones al acto de doctrina estatal, argumentando que el gobierno de Guaidó carece de signos jurisdiccionales de estadidad y excedió sus limitaciones territoriales al nombrar directores para la junta de PDVSA. Ninguno de estos argumentos persuade, y esta decisión resuelve estos problemas a favor de los acusados.

Pero esta decisión no llega a la última pregunta de quién comprende las juntas de los acusados ​​nominales. Los consentimientos para nombrar a los directores se proporcionaron a los demandantes como anexos a la sesión informativa y no se consideran adecuadamente en una moción de juicio sobre los alegatos. Por lo tanto, esta decisión trata la moción de los acusados ​​como una de juicio sumario y otorga a los demandantes la oportunidad de presentar una declaración jurada que identifica los hechos disputados que excluyen el juicio sumario a favor de los acusados.

I. ANTECEDENTES HECHOS

Como ambas partes observan correctamente, la Corte no necesita profundizar en los hechos en disputa sobre la reciente agitación política de Venezuela para resolver los problemas legales discretos presentados por las mociones cruzadas. Sin embargo, ignorar esos eventos engañaría a los futuros lectores de contexto significativo. Por lo tanto, solo para el contexto, estos antecedentes de hecho incluyen un resumen de esos eventos, que no se consideran a los fines del análisis legal. De lo contrario, los hechos se extraen de las respectivas partes alegatos, documentos integrales o incorporados por referencia en ellos,  y hechos judicialmente perceptibles.

A. Reciente agitación política en Venezuela

Tras la muerte en 2013 del presidente venezolano Hugo Chávez, su heredero político Maduro se convirtió en presidente de Venezuela. Durante el primer mandato de Maduro, la economía de Venezuela cayó en espiral, lo que resultó en hiperinflación y escasez de alimentos y suministros médicos. Algunos culparon a Chávez y la economía de Maduro políticas, incluidos controles estrictos de precios. Se produjeron protestas e insurrecciones civiles. Los arrestos siguieron.

A fines de 2015, la coalición opositora había ganado el control del cuerpo legislativo de Venezuela, la Asamblea Nacional. Antes de que los legisladores recién elegidos asumieran el cargo, la Asamblea Nacional llenó el Tribunal Supremo de Justicia con jueces que, según informes, eran leales a Maduro. A principios de 2016, citando irregularidades electorales, el Tribunal Supremo emitió un fallo que bloqueaba la toma de posesión de tres legisladores de la oposición. Sin embargo, la coalición opositora juró a los tres legisladores, alegando que el fallo del Tribunal Supremo fue diseñado para despojar a la oposición de su supermayoría en la Asamblea Nacional. En respuesta, el Tribunal Supremo declaró nulas y sin valor las decisiones tomadas por la Asamblea Nacional mientras los tres legisladores ocupaban sus escaños. En marzo de 2017, el Tribunal Supremo asumió los poderes legislativos de la Asamblea Nacional. Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional condenaron esta acción, lo que llevó al Tribunal Supremo a revertir el curso en abril de 2017.

El 1 de mayo de 2017, el régimen de Maduro adoptó un nuevo enfoque, llamando a una Asamblea Nacional Constituyente en virtud del Artículo 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Miembros de la comunidad internacional denunciaron la medida como un esfuerzo inconstitucional para concentrar el poder político y la coalición opositora. Estados Unidos prometió "tomar medidas firmes y rápidas" contra los miembros del régimen de Maduro, a quienes el Departamento de Estado de los Estados Unidos se refirió como los "arquitectos del autoritarismo".  Según algunos informes, las protestas y la violencia marcaron el comienzo de los resultados electorales.

Según los informes, en su primer mes de existencia, la Asamblea Constituyente expresó su apoyo a Maduro, se otorgó el poder de legislar y votó para juzgar a los líderes de la oposición por traición. La Asamblea Nacional se negó a subordinarse a la Asamblea Constituyente, lo que resultó en dos cuerpos legislativos que pretendían gobernar Venezuela.

Maduro descalificó a los partidos de la oposición de participar en las elecciones presidenciales de 2018, que luego afirmó ganar.

En medio de un colapso de la economía y una creciente crisis humanitaria, Maduro juró un segundo mandato como Presidente de Venezuela el 10 de enero de 2019. La Asamblea Nacional declaró ilegítima la presidencia de Maduro el 15 de enero de 2019. Invocando el Artículo 233 de la Constitución venezolana, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, fue nombrado presidente interino de Venezuela el 23 de enero de 2019.

B. PDVSA y las entidades CITGO

Aunque la economía de Venezuela tiene dificultades, el gobierno de Venezuela reclama poseer las mayores reservas probadas de petróleo del mundo. PDVSA es una empresa venezolana formada en 1975 por el presidente de Venezuela. Venezuela posee PDVSA, que indirectamente posee CITGO Petroleum Corporation (“CITGO Petroleum”), una corporación de Delaware con sede en Houston y una de las mayores refinerías de petróleo en operación en los Estados Unidos.

PDVSA posee CITGO Petroleum a través de otras dos corporaciones de Delaware, PDV Holding, Inc. y CITGO Holding, Inc. Venezuela es el único accionista de PDVSA, y a su vez, PDVSA es el único accionista de PDV Holding. PDV Holding es el único accionista de CITGO Holding, y CITGO Holding es el único accionista de CITGO Petroleum.

Históricamente, el Presidente de Venezuela tenía el poder de nombrar a los miembros de la junta directiva de PDVSA por decreto. Maduro ejerció esa autoridad por última vez en octubre de 2018.

En octubre de 2018, Maduro decretó que las siguientes personas formarían parte del directorio de PDVSA: Manuel Salvador Quevedo Fernández Miguel José Quintana Castro; Rodolfo Enrique Jiménez Jiménez; José Alejandro Rojas Reyes; Nemrod Antonio Contreras Mejías; Marcos Alejandro Rojas Marchena; Fernando Manuel de Quintal Rodríguez; Yurbis Josefina Gómez; Ricardo Andrés León Sabala; Wils Asención Rangel Linares; Simón Alejandro Zerpa Delgado; Ricardo José Menéndez Prieto; y Tareck  El Aissami.  Decreto No 3.637 (22 de octubre de 2018). 

C. Estados Unidos reconoce al gobierno de Guaidó.

El mismo día en que Guaidó se convirtió en el presidente interino de Venezuela, Estados Unidos y otros países reconocieron al gobierno de Guaidó. En una declaración pública el 23 de enero de 2019, el presidente de los EE. UU. Declaró:

Hoy, estoy reconociendo oficialmente al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como Presidente interino de Venezuela. En su papel de la única rama legítima del gobierno debidamente elegida por el pueblo venezolano, la Asamblea Nacional invocó la constitución del país para declarar ilegítimo a Nicolás Maduro y, por lo tanto, el cargo de la presidencia quedó vacante. . . .
Alentamos a otros gobiernos del hemisferio occidental a reconocer al presidente de la Asamblea Nacional, Guaidó, como presidente interino de Venezuela, y trabajaremos constructivamente con ellos en apoyo de sus esfuerzos para restaurar la legitimidad constitucional. Seguimos manteniendo el régimen ilegítimo de Maduro directamente responsable de cualquier amenaza que pueda representar a la seguridad del pueblo venezolano.

El 25 de enero de 2019, el Departamento de Estado de los Estados Unidos aceptó la designación del presidente interino Guaidó de Carlos Alfredo Vecchio como Encargado de Asuntos del gobierno de Venezuela.

Según los demandantes, Maduro continuó ejerciendo el control real sobre las operaciones venezolanas de PDVSA. Según los acusados, Maduro ejerció este control a través de la fuerza militar. 

Según el Poder Ejecutivo de los Estados Unidos, el régimen de Maduro hizo "continuos intentos de socavar al Presidente interino" de Venezuela y socavar la Asamblea Nacional, la única rama legítima del gobierno debidamente elegida por el pueblo venezolano, y para evitar que el Presidente interino y la Asamblea Nacional ejerzan autoridad legítima en Venezuela". 

Citando estas preocupaciones, el Presidente de los Estados Unidos emitió una orden ejecutiva el 25 de enero de 2019, que extendió las sanciones preexistentes a los miembros del régimen de Maduro.13 Luego, el 28 de enero de 2019, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los EE. UU. agregó a PDVSA a su Lista de nacionales y personas bloqueadas especialmente designadas. Esta designación prohíbe a las personas de EE.UU "Participar en transacciones o tratos" con PDVSA en ausencia de una licencia emitida por OFAC. Simultáneamente con la designación, para mitigar las interrupciones del mercado derivadas de estas sanciones, la OFAC emitió licencias creando excepciones a las sanciones a PDVSA y las entidades de CITGO. 

El 31 de enero de 2019, la OFAC publicó una respuesta a la pregunta más frecuente: “¿Cuándo se levantarán las sanciones a PDVSA o cualquier entidad en la que posee PDVSA, directamente o indirectamente? La respuesta dice:

El camino hacia el alivio de sanciones para PDVSA y sus subsidiarias es a través de la transferencia expeditiva del control de la compañía al presidente interino Juan Guaidó o un gobierno subsecuente, elegido democráticamente, que se compromete a tomar acciones concretas y significativas para combatir la corrupción, restaurar la democracia y respetar derechos humanos. Una transferencia de control de buena fe asegurará que el los activos de Venezuela se conservan para la gente del país, en lugar de ser mal utilizados y desviados por el ex presidente Nicolás Maduro. El Tesoro continuará utilizando sus herramientas económicas para apoyar al presidente interino Guaidó, la Asamblea Nacional y los esfuerzos del pueblo venezolano para restaurar su democracia.

A la fecha de esta decisión, la OFAC no ha cambiado su posición.

D. El gobierno de Guaidó nombra directores para la Junta Directiva de PDVSA.

El 5 de febrero de 2019, la Asamblea Nacional aprobó y adoptó un Estatuto para gobernar una transición a la democracia para restablecer la validez de la Constitución de la República de Venezuela (el "Estatuto de transición"). El Estatuto de transición fue adoptado para facilitar una "transición democrática" en Venezuela en tres fases: (1)" Poner fin al régimen dictatorial "de Maduro, (2)"Establecer un gobierno provisional para la unidad nacional, para garantizar que se restablezca el sistema democrático y se convoquen elecciones libres [;] Y (3) "Restaurar un Estado democrático celebrando elecciones libres, claras y justas en el menor tiempo posible ". 

El Estatuto de Transición identificó a Guaidó como "el Presidente legítimo a cargo" de Venezuela. Específicamente, autorizó a Guaidó a "nombrar una Junta Administrativa Ad hoc" de PDVSA"para ejercer los derechos de PDVSA como accionista de PDV Holding [.].  El Estatuto de Transición además ordenó a las Entidades CITGO que "no tengan ninguna relación "con Maduro y su régimen".

El 8 de febrero de 2019, de conformidad con la autoridad que le otorgó el Estatuto de Transición, Guaidó nombró a cinco personas como la Junta Administrativa ad hoc de PDVSA "con el fin de llevar a cabo todas las acciones necesarias para nombrar una Junta Directiva" para PDV Holding. El 13 de febrero de 2019, la Asamblea Nacional aprobó esta acción por resolución.

El 14 de febrero de 2019, el Tribunal Constitucional de Venezuela, una subdivisión del Tribunal Supremo, emitió una decisión que declara que el Estatuto de Transición es inconstitucional y declara que el Estatuto de Transición y la resolución de la Asamblea Nacional son nulas e inválidas. El Tribunal Constitucional consideró que el nombramiento de Guaidó de la Junta Directiva de PDVSA ilegal y lo declaró nulidad.


E. La Junta Directiva de PDVSA reconstituye las Juntas de las Entidades CITGO.

El 15 de febrero de 2019, la Junta Directiva designada por Guaidó, que actuaba para PDVSA como el único accionista de PDV Holding, tomó medidas por consentimiento escrito de conformidad con la Sección 228 de la Ley General de Sociedades de Delaware ( DGCL) para elegir una nueva junta directiva de PDV Holding.

También el 15 de febrero de 2019, cada miembro de la nueva junta de PDV Holding ejecutó un consentimiento unánime por escrito de conformidad con la Sección 141 (f) de la DGCL eligiendo un nuevo oficial de PDV Holding. Ese oficial luego hizo que PDV Holding actúara por consentimiento escrito como el único accionista de CITGO Holding para elegir una nueva junta directiva de CITGO Holding.  La junta directiva de CITGO Holding repitió los pasos para CITGO Petroleum.

Los demandados alegan (y los demandantes disputan) que el consentimiento escrito del accionista, eligiendo las nuevas juntas de las Entidades CITGO que entraron en vigencia el 18 de febrero de 2019, cuando se entregó cada consentimiento a la Entidad CITGO respectiva.

Los demandados también alegan (y la disputa de los demandantes) que, al final de este proceso, la nueva junta de PDV Holding estaba compuesta por los directores Luisa Palacios, Edgar Rincón, Fernando Vera, Elio Tortolero y Andrés Padilla. La nueva junta de CITGO Holding estaba compuesta por los directores Palacios, Rincón, Ángel Olmeta, Javier Troconis y Rick Esser. Y la nueva junta directiva de CITGO Petroleum estaba compuesta por los directores Palacios, Rincón, Luis Urdaneta, Olmeta, Padilla y Esser.

F. Este litigio

El 25 de junio de 2019, los demandantes iniciaron esta acción de conformidad con la Sección 225 de la DGCL alegando que dicha demanda comprende las juntas de cada una de las Entidades CITGO. Por ley, las acciones de la Sección 225 son procedimientos sumarios, por lo que los demandantes se trasladaron a procedimientos acelerados al mismo tiempo que presentan su queja, y los acusados ​​aceptaron la expedición. 

El 9 de julio de 2019, los acusados ​​respondieron y reclamaron. Ese mismo día, los demandantes respondieron a la reconvención. Ambas partes se pronunciaron sobre los alegatos, presentando escritos de apertura cruzada sobre 11 de julio de 2019 y resúmenes de respuesta cruzada el 16 de julio de 2019. El Tribunal escuchó un argumento oral el 18 de julio de 2019.

Antes del argumento oral, pero después de la segunda ronda de información de las partes, la Corte otorgó a Venezuela permiso para participar como amicus curiae en apoyo de la moción de los acusados. Es típico presentar un informe amicus después de la presentación de la información principal de las partes y permitir que Venezuela participe como amicus curiae es consistente con una ley bien establecida. Los demandantes no sostuvieron lo contrario. Sin embargo, durante el argumento oral, el abogado de los demandantes expresó su preocupación de que no pudieran responder a los argumentos formulados por el amicus curiae. 

Para abordar esta inquietud y permitir que las partes se dirijan a las autoridades legales identificadas por el Tribunal durante la discusión,  la Corte ordenó otra ronda de información posterior a la discusión, que se presentó el 23 de julio de 2019.

II NORMA LEGAL

Las partes se movieron para juzgar los alegatos de conformidad con la Regla 12 (c) del Tribunal de Cancillería. La Corte otorgará una moción de la Regla 12 (c) "solo cuando no exista una cuestión material de hecho y el demandante tenga derecho a juicio como una cuestión de derecho". Al decidir sobre mociones cruzadas para la sentencia sobre los alegatos, la Corte tomará la decisión sobre los hechos bien alegadosy los contenidos en los alegatos operativos y "'ver los hechos alegados y las inferencias que deben extraerse de dichos hechos. . . a la luz más favorable para la parte que no se mueve ".  Los alegatos a los que puede recurrir este Tribunal no se limitan a quejas o reconvenciones, sino que también incluyen respuestas y afirmaciones de las defensas. En una moción de la Regla 12 (c), la Corte puede considerar documentos integrales a los alegatos, incluyendo documentos incorporados por referencia y pruebas adjuntas a los alegatos, y hechos sujetos a notificación judicial.

III. ANÁLISIS JURÍDICO

Las partes acuerdan que el Presidente de Venezuela tiene el poder de seleccionar a los miembros de la junta de PDVSA, que a su vez tiene el poder de determinar las juntas de las Entidades CITGO. No están de acuerdo en tres puntos. Primero, discuten quién ejerce la autoridad soberana del Presidente de Venezuela, un tema que gira en torno a la doctrina de la cuestión política. En segundo lugar, discuten si la autoridad soberana de Venezuela reconstituyó adecuadamente la junta de PDVSA, un problema que se basa en el acto de doctrina del estado En tercer lugar, discuten la cuestión final de quién constituye las juntas respectivas de las Entidades CITGO, que se centra en los hechos que no se presentan ante el Tribunal en la etapa de alegato.

R. Según la Doctrina de la cuestión política, el reconocimiento del presidente de los Estados Unidos al gobierno de Guaidó es un factor que obliga a este tribunal.

Según la doctrina de la cuestión política, la decisión de reconocer a un soberano extranjero presenta una cuestión política no justiciable, porque el reconocimiento de un soberano extranjero es exclusivamente una función del Poder Ejecutivo. Aplicando esta doctrina, los acusados ​​sostienen que el reconocimiento del Poder Ejecutivo del gobierno de Guaidó es vinculante para este Tribunal. Y según los acusados, invalidar las acciones de Guaidó para reemplazar a la junta de PDVSA socavaría efectivamente el reconocimiento del Poder Ejecutivo del gobierno de Guaidó. Los demandados dicen que, por lo tanto, debe denegarse la solicitud de reparación de los demandantes. 

Los demandantes (Maduro) responden que, aunque el presidente de los Estados Unidos emitió una declaración de reconocimiento, esa declaración es limitada en su cara y respalda la reparación solicitada por los acusados.

Como Director Ejecutivo, el Presidente de los Estados Unidos es el "único órgano del gobierno federal en el campo de las relaciones internacionales [,]" y, por lo tanto, tiene el poder exclusivo de reconocimiento de un gobierno extranjero. "El reconocimiento es un" acto formal reconocimiento ". . . 'que un régimen particular es el gobierno efectivo de un estado' ". El propósito mismo del reconocimiento por parte de nuestro gobierno es que nuestros ciudadanos pueden ser asesorados de manera concluyente con qué gobierno pueden llevar a cabo transacciones comerciales de manera segura y quiénes son sus representantes. El reconocimiento puede lograrse expresamente a través de una declaración del Poder Ejecutivo o implícitamente mediante la recepción de representantes diplomáticos.

Dada la naturaleza exclusiva de la autoridad de reconocimiento del Poder Ejecutivo, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha sostenido que cualquier decisión del Ejecutivo de reconocer (o no reconocer) a un gobierno extranjero es una cuestión política no justiciable que los tribunales federales y estatales deben aceptar.  La decisión fundamental de la Corte Suprema sobre el reconocimiento de un gobierno extranjero, Oetjen v. Central Leather Co., abordó la incautación de pieles de animales en México por parte del general Francisco Villa, un representante del gobierno revolucionario de Venustiano Carranza. se esconde para satisfacer una evaluación impuesta por el régimen revolucionario, y las pieles finalmente se vendieron al acusado. El demandante presentó una demanda alegando que el acusado carecía de un buen título sobre las pieles porque el general Villa las había obtenido ilegalmente. Durante la pendencia del acción en los tribunales inferiores, Estados Unidos reconoció al gobierno de Carranza como el gobierno de facto y de jure de México, lo que resultó ser decisivo en la apelación. La Corte Suprema sostuvo:

Quién es el soberano, de jure o de facto, de un territorio no es un asunto judicial, sino político, cuya determinación por los departamentos legislativo y ejecutivo de cualquier gobierno vincula de manera concluyente a los jueces, así como a todos los demás funcionarios, ciudadanos y súbditos de ese gobierno. Este principio siempre ha sido confirmado por este tribunal, y se ha afirmado en una gran variedad de circunstancias.

Aplicando ese principio, la Corte sostuvo que el gobierno de Carranza "debe ser aceptado como el gobierno legítimo de México" y le dio a esa conclusión un efecto retroactivo.60 La Corte invocó aún más el acto de la doctrina estatal, un compañero de la doctrina de la cuestión política discutida más a fondo. en la siguiente sección de esta decisión, presumir las acciones válidas del general Villa para apoderarse de las pieles en nombre del reconocido gobierno de Carranza.

Oetjen es una ley bien establecida. Múltiples decisiones de la Corte Suprema y los tribunales inferiores han aplicado su tenencia. Bajo Oetjen y su progenie, la regla aplicable es claro: la decisión del Poder Ejecutivo de reconocer un estado extranjero "vincula de manera concluyente" a todos los tribunales nacionales, de modo que deben aceptar esa decisión. Esta decisión exige una aplicación directa de esa regla.

El 23 de enero de 2019, el Poder Ejecutivo emitió una declaración "reconociendo oficialmente al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como Presidente Interino de Venezuela". Esa declaración también describió a la Asamblea Nacional como "la única rama legítima del gobierno debidamente elegido por el pueblo venezolano [.] "La palabra" solo "significa" solo en una categoría "o para el exclusión de otros. Por lo tanto, ninguna otra rama elegida del gobierno en Venezuela —ni Maduro ni la Asamblea Constituyente— es legítima a los ojos del Poder Ejecutivo. Las determinaciones del Poder Ejecutivo son inequívocas: se reconoce a Guaidó, la Asamblea Nacional es legítima y ni Maduro ni la Asamblea Constituyente son partes legítimas del gobierno venezolano.

Como su primera línea de defensa, los demandantes objetan el lenguaje de la declaración del 23 de enero. Los demandantes describen que la declaración tiene un efecto limitado: ni elevar al gobierno de Guaidó a una posición superior ni degradar al gobierno de Maduro a un papel subordinado. Señalan que la declaración reconoce a Guaidó como el "Presidente interino", no el Presidente. Para los demandantes, la palabra “interino” impide que Guaidó “invoque [los poderes] que vienen con el título” de Presidente. Alternativamente, argumentan que el término “interino” hace que la declaración sea ambigua, lo que requiere un mayor desarrollo de la ley venezolana sobre la  significado de "interino",  y una revisión de la construcción administrativa de la política del Poder Ejecutivo. 

Los demandantes a continuación señalan que la declaración del 23 de enero declinó "dar de baja" expresamente al régimen de Maduro, que según ellos es significativo según la ley de relaciones exteriores. Para los demandantes, el régimen de Maduro es simplemente "no reconocido" a los ojos de los Estados Unidos.

Ninguno de estos intentos de distinción tiene consecuencias para los problemas ante el Tribunal. "Reconocimiento" es un término de arte utilizado por el Poder Ejecutivo para identificar un régimen que "es el gobierno efectivo de un estado".  Independientemente del título que tenga Guaidó, Guaidó y su régimen son el gobierno efectivo de Venezuela. Igual de importante, es el hecho que ningún otro régimen en Venezuela está actualmente "reconocido", incluso utilizando la nomenclatura preferida de los demandantes. En la actualidad, por lo tanto, no se puede discutir que Guaidó es la voz del único gobierno efectivo de Venezuela, según lo reconocido por el presidente de los Estados Unidos. Este Tribunal está obligado por esa determinación.


B. Según la Ley de Doctrina del Estado, la Reconstitución de la Junta de PDVSA por parte del Gobierno de Guaidó es válida.

El reconocimiento del gobierno de Guaidó tiene consecuencias significativas en este litigio porque los soberanos extranjeros tienen derecho a los beneficios del acto del estado doctrina. Esa doctrina confiere validez presunta a los actos oficiales de un soberano extranjero realizado dentro de su propio territorio. En este caso, significa que la creación de la Junta Directiva de PDVSA por parte de Guaidó es válida.

Producto de la ley federal común, las bases jurisprudenciales para la doctrina han evolucionado. La declaración clásica del acto de la doctrina estatal se encuentra en Underhill, que surgió de un período previo de disturbios en Venezuela. En ese caso (Underhill), el demandante era un ciudadano estadounidense que trabajaba en la ciudad venezolana de Bolívar. Cuando la revolución  estalló, fue detenido físicamente en Bolívar por las fuerzas revolucionarias. Al regresar a los Estados Unidos, presentó demandas que sonaban en agravio contra sus captores. Las fuerzas revolucionarias fueron finalmente exitosas y posteriormente reconocidas por los Estados Unidos. La Corte Suprema de los Estados Unidos sostuvo que “[e] un estado muy soberano está obligado a respetar la independencia de todos los demás estados soberanos, y los tribunales de un país no se pronunciarán sobre los actos del gobierno de otro, realizados dentro de su propio territorio". Aplicando esta regla, el Tribunal se pronunció a favor del acusado y sostuvo que la decisión de detener al demandante fue un acto presuntamente válido de un soberano reconocido.

La Corte Suprema de los Estados Unidos reexaminó y reformuló el acto de doctrina del estado en Sabbatino. Sabbatino implicó una disputa sobre los ingresos de la venta de carga de azúcar, que había pertenecido a una empresa de propiedad estadounidense, pero que el gobierno cubano confiscó mientras la carga estaba en aguas cubanas. Los acusados ​​argumentaron que el acto de confiscación violaba el derecho internacional y, por lo tanto, no tenía derecho a la deferencia bajo el acto de la doctrina estatal. Para abordar este argumento, la Corte revisó las bases jurisprudenciales de la doctrina.

Los casos subyacentes e intervinientes habían articulado el acto de la doctrina estatal como una expresión de cortesía y derecho internacional. La Corte en Sabbatino rechazó esa teoría, reformulando la doctrina como resultado de "fundamentos constitucionales" o "las relaciones básicas entre las ramas del gobierno en un sistema de separación de poderes. Se refiere a la competencia de instituciones diferentes para tomar e implementar tipos particulares de decisiones en el área de las relaciones internacionales. Como parte de la familia de teorías derivadas de los principios de separación de poderes, el acto de la doctrina estatal anula la ley de otro modo vinculante, incluido el estado y derecho internacional. La decisión de Sabbatino explicó que el Poder Judicial no examinará la validez de una toma de propiedad dentro de su propio territorio por un gobierno soberano extranjero, existente y reconocido por este país en el momento de la demanda, en ausencia de un tratado u otro acuerdo inequívoco sobre el control de los principios legales, incluso si el La queja alega que la toma viola el derecho internacional consuetudinario.

La Corte Suprema de los Estados Unidos tuvo la oportunidad de reexaminar el acto de la doctrina estatal en W.S. Kirkpatrick, aclarando aún más su funcionamiento de dos maneras significativas. El Tribunal distinguió primero el acto de la doctrina estatal de la cuestión política y las doctrinas de inmunidad soberana, y sostuvo que "el acto de la doctrina estatal no es una vaga doctrina de abstención sino un" principio de decisión vinculante tanto para los tribunales federales como estatales. A continuación, el Tribunal aclaró el alcance de los actos oficiales protegidos por la doctrina. Antes de W.S. Kirkpatrick, en los casos de la Corte Suprema de los EE. UU. Que aplican el acto de la doctrina estatal involucraron actos de expropiación por parte de gobiernos extranjeros, dejando abierta la cuestión de si la Corte aplicaría la doctrina a otras acciones. En W.S. Kirkpatrick, el Tribunal Supremo describió la doctrina como aplicable a cualquier "acto oficial de un soberano extranjero realizado dentro de su propio territorio". 

En resumen, en su forma moderna, el acto de la doctrina del estado deriva del principio de separación de poderes. Se aplica a una multitud de actos extranjeros realizados por soberanos reconocidos dentro de los límites territoriales. Una vez aplicada, la doctrina requiere que la Corte asuma la validez del acto oficial en cuestión.
En este caso, el acto de doctrina estatal resuelve la cuestión de quién constituye la junta de PDVSA. La reconstitución del gobierno de Guaidó de la junta de PDVSA fue el acto oficial de un soberano reconocido tomado completamente dentro de su propio territorio. Según el acto de la doctrina estatal, este Tribunal debe aceptar esa acción como válida sin más investigación.

Los demandantes presentan tres argumentos en respuesta, ninguno de los cuales es convincente. Los demandantes primero disputan la aplicabilidad del acto de la doctrina estatal, alegando en general que las acciones de Guaidó al nombrar a la junta de PDVSA deben ser revisadas por sus méritos bajo la ley de Venezuela de acuerdo con la doctrina de asuntos internos. A continuación, los demandantes sostienen que una parte que busca los privilegios de un "estado" para invocar el acto de la doctrina estatal debe tener control sobre un territorio reconocido. Según los demandantes, el gobierno de Guaidó no controla de hecho territorio o pueblo, y por lo tanto no se les debe otorgar las presunciones de soberanía. Los demandantes disputan aún más el efecto territorial de la acción en cuestión, alegando que funcionó fuera de Venezuela y que la Corte no puede aplicar la doctrina a las acciones de un estado "Diseñado en gran medida para tener un efecto fuera del territorio de un estado extranjero".

1. El acto de la doctrina estatal anula la doctrina de los asuntos internos.

Como su primer argumento contra el acto de la doctrina del estado, los demandantes recurren a la doctrina de los asuntos internos. Los demandantes describen la doctrina de asuntos internos como "dominante", "firmemente establecida" y "raramente" exceptuada. Luego argumentan sobre lo que hace que la ley venezolana controle la determinación de la composición adecuada de la junta de PDVSA. Además sostienen el Tribunal Constitucional ya determinó que, según la ley venezolana, prevalecen los demandantes. Los demandantes consideran que la doctrina de los asuntos internos prevalece sobre el acto de la doctrina estatal, cuando lo contrario es cierto.

La Corte Suprema de los EE. UU. ha declarado que el acto de la doctrina estatal es un principio del derecho consuetudinario federal que anula cualquier interés estatal o internacional. Antes de que Sabbatino, discutido anteriormente, los estados aplicaran su propia ley para considerar las tomas ineficaces de soberanos extranjeros.
En Nueva York, en particular, los códigos promulgados para implementar la política pública del estado de no hacer cumplir decretos y expropiaciones confiscatorias extranjeras. Sabbatino sostuvo que "ordenar nuestras relaciones con otros miembros de la comunidad internacional debe ser tratado exclusivamente como un aspecto de la ley federal" y que el acto de la doctrina estatal se aplica incluso si el acto viola el estado o el “derecho internacional consuetudinario”. Como resultado, el derecho federal gobierna y excluye la aplicación de leyes o políticas estatales cuando entran en conflicto con el acto de la doctrina estatal. Esto es cierto a pesar de la multitud de pecados que pueden desencadenar la aplicación del acto de doctrina estatal, que va desde la expropiación de bienes hasta la negación de derechos y libertades personales.

Sobre la prioridad atribuida al acto de la doctrina estatal, la decisión de Air Panamá es particularmente instructiva. En 1988, el general Manuel Antonio Noriega se negó a renunciar como Comandante de las fuerzas de defensa panameñas, y luego hizo que la legislatura de Panamá intentara eliminar al soberano reconocido de Panamá, Presidente Eric Arturo Delvalle. A las pocas semanas del intento de golpe, el régimen de Noriega reemplazó a la junta directiva y a los ejecutivos de Air Panamá, una corporación de propiedad total de la República de Panamá. En respuesta, Delvalle nombró una nueva junta y comenzó un litigio para declarar válidos sus nombramientos. Los nombrados por Noriega argumentaron que la ley panameña controlaba la disputa y favorecía su posición. El tribunal no estuvo de acuerdo y sostuvo que el acto de la doctrina estatal tenía primacía:

El acto de la doctrina del estado. . .obvia la necesidad de que la Corte investigue la ley privada panameña. Los nombramientos del presidente Delvalle y el embajador Sosa para la gestión de Air Panama son actos de estado, es decir, son actos del estado soberano de Panamá, realizados dentro del territorio de Panamá. En consecuencia, estos actos de estado deben ser aceptados por este Tribunal como válidos. Judicial la investigación de la ley del Estado soberano subyacente a estos actos no es necesaria ni apropiada [.] 

De acuerdo con Sabbatino, y al igual que en Air Panama, el acto de la doctrina estatal tiene prioridad sobre la doctrina de asuntos internos. Evaluar los actos del gobierno de Guaidó bajo la ley venezolana u otra no es necesario ni apropiado.

Cita :

En caso de que este tribunal dictaminara lo contrario, los acusados ​​argumentaron que la decisión del Tribunal Constitucional venezolano no es digna de deferencia e invocan una serie de pruebas multifactoriales para reconocer juicios extranjeros en virtud de las leyes federales y de Delaware. Esta decisión no necesita realizar este análisis, ya que el acto de la doctrina estatal resuelve este problema. El acto de la doctrina estatal requiere que este tribunal asuma el acto oficial del gobierno de Guaidó como válido, lo que impide que este tribunal deferencia a la decisión del Tribunal Constitucional que pretende invalidar los nombramientos del gobierno de Guaidó a la junta de PDVSA. Además, como se discutió, el reconocimiento de un gobierno soberano debe interpretarse para excluir a otros organismos, incluidos los tribunales legales, de pretender ejercer la autoridad en nombre de un gobierno diferente. Subrayando este punto, el Poder Ejecutivo de los Estados Unidos ha dado el paso extraordinario de declarar ilegítimo al Tribunal Constitucional de Venezuela y sancionar a los miembros de ese tribunal.

El gobierno de Guaidó califica como estado a los efectos del acto de doctrina estatal.

Los demandantes luego argumentan que el gobierno de Guaidó de hecho no controla ningún territorio o pueblo y, por lo tanto, no califica como un estado con derecho a los fines del acto de la doctrina estatal. Los demandantes citan a las autoridades para la proposición de que “[o] una de las condiciones fundamentales de la doctrina del 'acto de estado' es que el estado extranjero cuyo acto está involucrado tiene una base jurisdiccional claramente reconocible para su acción, generalmente una basada en el control territorial sobre el tema de su acción.  Los demandantes transmutan esta declaración general en una nueva regla, argumentando que el reconocimiento del Ejecutivo de un gobierno de jure no es suficiente para satisfacer el acto de la doctrina estatal. Sostienen que un gobierno debe ejercer un control real sobre su territorio soberano para que se aplique el acto de la doctrina estatal. Llegan al extremo de decir que “ningún tribunal ha extendido el acto de doctrina estatal a gobiernos de jure que no tienen [estas] características. . . . ”.  No es necesario mirar muy lejos para probar que la declaración de los demandantes es incorrecta.

Si bien criterios como el control territorial a veces pueden ser relevantes para evaluar el concepto de estadidad de facto, la pregunta principal y con frecuencia dispositiva a los fines del acto de la doctrina estatal es si el soberano extranjero ha recibido el reconocimiento de jure por parte de los Estados Unidos. Sobre este tema, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha hablado inequívocamente: La doctrina de la cuestión política hace que el reconocimiento de un gobierno extranjero sea "concluyente en todos los tribunales nacionales, que están obligados a aceptar esa determinación". Este pronunciamiento bien establecido no permite que los tribunales nacionales ignoren el reconocimiento de jure del Poder Ejecutivo basado en su propia evaluación del control de facto de un soberano extranjero.

Una vez más, Air Panama está en este punto. En ese caso, el reconocido gobierno de Delvalle había sido desplazado por un golpe militar y carecía de control sobre el activos corporativos en cuestión. Al aplicar el acto de la doctrina estatal, el tribunal no evaluó el alcance del territorio realmente controlado por el gobierno de Delvalle. Más bien, el tribunal explicó que debe otorgar una "deferencia judicial completa"  y fue "concluyente" por la decisión del Poder Ejecutivo de reconocer al gobierno de Delvalle. Este principio rige todos los aspectos del análisis del tribunal. 

El acto de la doctrina estatal incluso se extiende a decretos de gobiernos reconocidos en el exilio que no controlan ningún territorio. Por ejemplo, antes de la decisión de Franklin D. Roosevelt de 1933 de reconocer a la Unión Soviética, Estados Unidos reconoció al gobierno provisional de Rusia ubicado en los Estados Unidos y dirigido por Alexander Kerensky. El gobierno provisional no tenía territorio pero, debido únicamente al reconocimiento, tenía el derecho a comparecer en los tribunales de los Estados Unidos. Este reconocimiento validó la representación provisional del gobierno de los intereses rusos en los Estados Unidos. Fue sólo después del reconocimiento de jure del presidente Roosevelt Unión Soviética que sus representantes tenían autoridad para actuar en pos de los intereses del gobierno ruso en los tribunales de los Estados Unidos.

Las autoridades de los demandantes no ayudan a su causa. Invocan casos en los que el soberano de jure ejerció el control de facto sobre su territorio. Pero esa correlación poco sorprendente no convierte el control de facto en un requisito previo para aplicar el acto de la doctrina estatal, y ninguna de las autoridades suministradas declara algo en contrario.

En la base, los demandantes invitan a un ataque colateral contra la decisión del Poder Ejecutivo de reconocer al gobierno de Guaidó. El acto de la doctrina estatal "surge de las relaciones básicas entre las ramas del gobierno en un sistema de separación de poderes". Refleja el “Distribución adecuada de funciones entre las ramas judiciales y políticas del Gobierno en asuntos relacionados con asuntos exteriores”.  Una regla que exige que los tribunales ignoren el reconocimiento de jure y, en su lugar, apliquen criterios subjetivos de estadidad, invitaría a los tribunales a adivinar las determinaciones debidamente conferidas dentro de el poder Ejecutivo. Tal regla permitiría decisiones múltiples y potencialmente divergentes donde esta nación debe hablar con "una sola voz". Los tribunales han rechazado sistemáticamente ese tipo de escrutinio judicial en esta esfera.

Por lo tanto, aunque el control de facto del gobierno de Guaidó sobre el territorio y las personas tiene implicaciones trascendentales más allá de estas páginas, no importa para el Propósito de este análisis legal. El reconocimiento de jure del Ejecutivo del gobierno de Guaidó por sí solo establece una estadidad suficiente para invocar el acto de la doctrina estatal.

Los demandantes sostienen alternativamente que las acciones del régimen de Maduro, que caracterizan como "no reconocidas" o "no reconocidas", tienen el mismo derecho a presunciones de validez bajo el acto de la doctrina estatal. Sin embargo, según al menos una articulación de la ley de letras negras, un "estado da de baja un régimen cuando reconoce a otro régimen como el gobierno". Este concepto es sólido. La aplicación del acto de la doctrina estatal a las acciones de múltiples soberanos competidores socavaría el propósito del reconocimiento, que es identificar la autoridad singular con la que esta nación y los nacionales pueden comprometerse. Por consiguiente, el reconocimiento de una autoridad soberana debe excluir a otros, particularmente cuando esos otros cuerpos han tomado posiciones contrarias al soberano reconocido. Así, el reconocimiento de la  El gobierno de Guaidó dio de baja efectivamente al régimen de Maduro, y los argumentos de los demandantes basados ​​en el no reconocimiento fallan.

3. El acto relevante se logró dentro del territorio soberano de Venezuela.

Finalmente, los demandantes argumentan que el acto oficial no ocurrió dentro del territorio soberano de Venezuela porque tuvo efectos extraterritoriales que impidieron la aplicación del acto de la doctrina estatal. Para ser claros, el "acto oficial" relevante son los nombramientos de Guaidó a la junta de PDVSA, y los demandantes no argumentan que este acto ocurrió fuera de los límites territoriales de Venezuela, ni podrían hacerlo. Los demandantes en cambio argumentan que debido a que la Asamblea Nacional dirigió al gobierno de Guaidó para reemplazar la junta de PDVSA "con el propósito" de reconstituir las juntas de las corporaciones de Delaware con sede en Houston, el efecto principal del acto oficial tuvo lugar fuera de Venezuela.

Aunque ningún caso de la Corte Suprema de los Estados Unidos ha abordado directamente esta defensa, los tribunales inferiores la han rechazado. Por ejemplo, en Interamerican Refining Corp. v. Texaco Maracaibo, Inc., el demandante alegó que los acusados ​​participaron en un Boicot diseñado para negar el petróleo del demandante necesario para sus operaciones. Los acusados no negaron que se negaron a hacer negocios con el demandante, pero argumentaron que el gobierno venezolano les prohibió hacer negocios con el demandante en un acto de estado presuntamente válido.  El tribunal federal de distrito se pronunció a favor de los acusados en virtud del acto de la doctrina estatal. El tribunal sostuvo que regular el comercio dentro de las fronteras de uno califica como un acto de estado, incluso si el efecto es compulsivo y queda fuera de la jurisdicción del estado que actúa.

Ninguna de las autoridades en las que se basan los demandantes apoya la propuesta de que un efecto extraterritorial de un acto oficial por sí solo puede impedir la aplicación de la doctrina. Más bien, la mayoría de las autoridades de los demandantes se dirigen cómo aplicar el territorio. limitaciones a los actos oficiales que involucran propiedad intangible. el tribunal analizó el sitio ficticio de la propiedad intangible (marcas registradas o deudas) para determinar si el acto oficial excedió el dominio territorial del soberano a los efectos del acto de la doctrina estatal. En cada decisión, el sitio legal de la propiedad intangible determinó si El acto de la doctrina del Estado aplicado. Los tribunales no necesitaban analizar o analizar los efectos del acto oficial en cuestión.

Sin duda, el dictamen en una de las autoridades de los demandantes proporciona un punto de apoyo no frívolo para la teoría de los demandantes. Allied Bank se refiere a los "efectos" de la ley oficial al abordar los límites territoriales, declarando que "actos de gobiernos extranjeros que pretenden tener un efecto extraterritorial. . . por definición, caen fuera del alcance del acto de la doctrina estatal. . .”. Esta referencia a “efectos”, encontrada en una transición oración, no se refiere ni forma la base de ningún análisis, y es puramente dictum. La cita carece de fundamento teórico dentro de la propia decisión o jurisprudencia en general.

En este caso, el acto oficial es el reemplazo de la junta de PDVSA. Ese acto ocurrió dentro de los límites territoriales de Venezuela y los demandantes no afirman lo contrario. Los efectos colaterales de ese acto que tuvo lugar fuera de Venezuela no hacen que el acto original sea extraterritorial.

Las firmas en los consentimientos de los accionistas los hacen presuntamente válidos según la ley de Delaware. Ver Parshalle v. Roy, 567 A.2d 19, 27 (Del. Ch. 1989) (señalando que los representantes de los accionistas son presumiblemente válidos "por el accionista que coloca su firma en el poder"). En general, este Tribunal no mirará más allá de un consentimiento para determinar su validez a menos que la parte que disputa su validez proporcione alguna razón para hacerlo. Ver, por ejemplo, Flaa v. Montano, 2013 WL 5498045, en * 6–8 (Del. Ch. 4 de octubre de 2013) (buscando evidencia extrínseca para resolver el desafío a la autoridad del ejecutor del consentimiento). Véase también Mainiero v. Microbyx Corp., 699 A.2d 320, 323 (Del. Ch. 1996). 

Los demandantes no parecen impugnar la autoridad de los signatarios a los consentimientos, aparte de su impugnación a nivel de la junta de PDVSA, que esta decisión resuelve como una cuestión de derecho. Se reconoce que "El Presidente de PDV Holding tiene la autoridad general para actuar en nombre de la empresa, lo que incluye la ejecución de consentimientos por escrito en nombre de PDV Holding; que el Presidente de CITGO Holding tiene la autoridad general para actuar en nombre de la empresa, lo que incluye la ejecución de consentimientos por escrito en nombre de CITGO Petroleum. 

En consecuencia, los demandantes no tienen derecho a ser descubiertos antes de presentar su declaración jurada.

Esta Decisión no resuelve quién constituye las Juntas de las Entidades CITGO.

Debido a que el nombramiento de directores de Guaidó para la Junta Administrativa de PDVSA es válido, los demandados argumentan que tienen derecho a una declaración de que los consentimientos escritos que eligen nuevas juntas de las Entidades CITGO también son válidos. Los demandados no adjuntaron los consentimientos escritos en cuestión a sus contrademandas. Proporcionaron esos documentos a los demandantes en relación con la información sobre su moción de juicio sobre los complementos.

El Tribunal, por lo tanto, no puede considerar estos documentos sobre una moción de conformidad con la Regla 12 (c). debido a que los acusados ​​presentan documentos fuera de los alegatos en apoyo de su moción, la moción de los acusados ​​será tratada como una para juicio sumario según la Regla 56.

Los demandantes no identificaron ninguna deficiencia en el consentimiento de los accionistas en su escrito de respuesta, en el argumento oral o en su escrito complementario presentado después del argumento. En cambio, los demandantes se quejaron de que tenían un tiempo limitado para revisar los documentos. Antes de ese momento, los demandantes negaron las acusaciones en las contrademandas de los demandados con respecto a los consentimientos escritos. De hecho declararon que los demandantes "no habían recibido los consentimientos escritos y no habían participado en su redacción, firma o entrega" y estaban "sin conocimiento o información suficiente para admitir o negar [sus] contenidos" de los documentos.

Los demandantes ahora han tenido tiempo suficiente para revisar los documentos. Los demandantes deberán presentar una declaración jurada de conformidad con la Regla 56 (e) dentro de los diez días a partir de la fecha de esta decisión.

IV. CONCLUSIÓN

Por las razones anteriores, las mociones cruzadas de juicio sobre los alegatos se convierten en mociones cruzadas para juicio sumario. La resolución de esas mociones se suspende para permitir que los demandantes presenten una declaración jurada de conformidad con la Regla 56 (e).

No hay comentarios:

Publicar un comentario