jueves, 20 de diciembre de 2018

Juicio del Chapo Guzmán: El acusado se descontrola y expresa su amor al ver a sus hijas gemelas en la corte

Por Maibort Petit
@maibortpetir

  La presencia de las hijas gemelas de Joaquín Guzmán Loera con su esposa Emma Coronel en la sala donde se realiza el juicio del supuesto ex líder del cártel de Sinaloa, mostró al jurado una faceta que aún no habían visto del acusado y es el amor que profesa a sus dos niñas de 7 años. Besos, gesto de cariño (pajaritos) y ojos llorosos fueron las mejores imágenes que dejó la sesión matutina que se celebró en corte del Distrito Este de la ciudad de Nueva York.

   Es la primera vez  que las niñas asisten al juicio y su presencia  fue apreciada por algunos de los presentes como un toque perfecto de la defensa para darle una pincelada de humanidad a Guzmán, quien ha sido descrito por los fiscales y testigos como uno de los criminales más peligrosos del mundo, y un hombre que ha actuado sin piedad y misericordia frente a sus enemigos y los allegados que lo han traicionado, supuestamente enviando a sus pistoleros para asesinarlos. 

          La defensa negó que la emocionalidad inyectada a la audiencia por la presencia de las hijas del acusado fuera parte de la estrategia planificada por su equipo de abogados, aunque obviamente estaban contentos con en ambiente positivo que se generó en la sala.

        Algunos miembros del jurado se veían conmovidos por la escena que tenían ante sus ojos y algunos de ellos inclusive no prestaban atención al testigo sino a los gestos y miradas de amor que el acusado expresaba a las gemelas que lucían vestían chaquetas blancas que combinan con adornos en la cabeza. Las niñas se notaban por ratos aburridas y en algún momento hasta se acostaron en a lo largo de la banca.  La prensa por su lado, que ocupa la primera fila se apartó para que Guzmán pudiera tener una visión más completa del panorama que no es usual en un juicio criminal de esta envergadura.

    Guzmán estaba tan emocionado que llegó un momento que se levantó para ver mejor a las niñas y un aguacil le llamó la atención y le pidió sentarse y seguir atento a los testigos y al juez. 

      El acusado se estrujó los ojos llorosos de la emoción y no ha dado muestras de estar concentrado en la testificación de los agentes  de la ley en su contra.


    De acuerdo a informaciones que se han venido dando a conocer por la defensa, Guzmán Loera ha podido ver a sus hijas, Emalí Guadalupe y María Joaquina Guzmán Coronel, en las instalaciones de la cárcel en Manhattan, no así a su esposa u otros miembros inmediatos de su familia. Durante las visitas familiares los prisioneros no pueden tener contacto físico con los visitantes.


Seguiremos informando.



1 comentario: